210
Sobre una Enseñanza de Sri Ramakrishna

Sri Ramakrishna
1836-1886. Maestro, místico, swami vedanta de la India

La historia del Paramahansa Ramakrishna es la de la religión en práctica.

Su vida nos permite ver a Dios cara a cara.
M. Gandhi

Algunos cristianos y algunos brahmoístas ven toda la religión en el sentido del pecado. Los hombres no se dan cuenta de la fuerza de la costumbre. Si estáis diciendo constantemente: "Soy un pecador", acabarás siéndolo hasta la eternidad. Se olvidad que el sentimiento del pecado señala solamente la primera e inferior etapa de la espiritualidad.

Aquel que no encuentra a Dios dentro se sí mismo, tampoco lo hallará afuera. Pero el que Lo ve en el templo de su propia alma, también Lo ve en el templo del mundo externo.

Aquello que el hombre piensa, eso llega a ser.

Aquellos que viven en el mundo y al mismo tiempo tratan de lograr la salvación, pueden compararse a los soldados que combaten desde los bastiones de una fortaleza, mientras que los ascetas que renuncian al mundo en busca de Dios, son como los soldados que pelean en campo abierto. Luchar contra un enemigo desde un fuerte es más conveniente y seguro que pelear a campo abierto.

¿Cómo podemos vencer la animalidad que vive en nosotros? Cuando la fruta crece, los pétalos de la flor caen por sí solos. De igual modo, cuando crece en ti la Divinidad, todas las debilidades de tu naturaleza humana desaparecen por sí solas.

¡Cuán dulce es la simplicidad de un niño! Prefiere un juguete a toda la prosperidad y riqueza del mundo.

Cuando Jesús fue crucificado por los judíos, ¿cómo pudo pedir, a pesar de Su sufrimiento, que ellos fueran perdonados? Si se perfora con un clavo la cáscara de un coco común, el clavo penetra en la pulpa de la fruta. Pero, en el caso de una nuez o almendra seca, la pepita se separa de la cáscara y se puede perforar ésta sin tocar la pepita. Jesús era como una nuez seca; Su alma estaba separada de su cáscara física. En consecuencia, los sufrimientos del cuerpo no Lo afectaban. Aunque Su carne estaba atravesada por los clavos, Él pudo orar con serena tranquilidad para el bien de sus enemigos.

Cuanto mayor es el apego que se tiene al mundo, tanto menor es la posibilidad que tiene el hombre de obtener el Conocimiento. Cuando menos está apegado al mundo, más probabilidades tiene de alcanzar el Conocimiento.

Cuídate de lo siguiente: Del charlatán; del hombre que no es de corazón abierto; del que hace ostentación de su devoción; de la mujer que lleva un largo velo; y del agua estancada de los pantanos la cual es muy nociva para la salud.

Descubre dentro de ti mismo la dulzura de la conciencia espiritual.

Dios es uno, pero se le adora en distintas épocas y regiones de la tierra bajo diversos nombres y formas.

Dios está en todos los hombres, pero no todos los hombres están en Dios, es por eso que sufren.

Dios no se manifiesta donde reinan la timidez, el odio y el miedo.

El conocimiento lleva a la unidad, como la ignorancia a la diversidad.

El desaliento es el más grande enemigo en la senda del progreso.

El Conocimiento no puede ser comunicado todo de una sola vez. Su logro es una cuestión de tiempo.

El hombre es recompensado de acuerdo a sus pensamientos y propósitos. Nace en este mundo con dos tendencias, una la de buscar el sendero de la liberación y la otra la de la inclinación a la mundanalidad y la esclavitud. El alma encadenada es el hombre, pero cuando está libre es el Señor...

El lavandero tiene una gran cantidad de ropa sucia en su casa, pero no es suya. Tan pronto entrega la ropa lavada, queda el local vacío. Los hombres que no tienen pensamientos originales, son como el lavandero. No seas un lavandero de tus pensamientos.

El nombre conduce en última instancia al sin nombre, la forma a la sin forma, la palabra al silencio, la emoción a la serena Realización de la paz.

El progreso espiritual de una persona depende de su condición mental y modo de pensar y no de sus actos externos.

El próximo nacimiento del hombre está determinado por lo que piensa en el momento de morir.

En la naturaleza del hombre está el cometer pecados; pero, si es cierto que él peca, es doblemente cierto que el Señor crea los medios para su redención.

En un gran estanque hay varias escaleras para llegar al agua. Podemos bajar por cualquiera de ellas, pues, lo importante es bañarse o llenar su propia vasija con agua, y no discutir inútilmente sobre si una escalera es mejor que otra. En forma similar, hay muchas escaleras que conducen a las aguas de la fuente de Eterna Dicha. Cada religión es una de esas escaleras. Desciende rectamente, con sincero y anhelante corazón, por uno de esos ghats y llegarás al agua de la Bienaventuranza Eterna. Pero no digas que tu religión es mejor que la de otro. Las diferentes creencias no son más que diferentes caminos que conducen al Único Dios. De modo similar, varios son los senderos que toman los hombres para llegar a Dios. Cada religión no es más que uno de esos senderos.

Entre los miles de cometas que se remontan en el espacio, sólo uno o dos cortan el hilo y quedan libres. De igual modo, de cientos de aspirantes que practican disciplinas espirituales, solamente uno o dos se liberan del cautiverio del mundo.

Es el sexo y el oro los que manteniendo al alma en el plano superficial del cuerpo la desvían gradualmente hacia lo más bajo o denso.

Es un verdadero hombre aquel que se respeta a sí mismo. Otros, de hombres sólo llevan el nombre.

Fíjate en el yunque del herrero; cuántos golpes recibe, sin embargo no se mueve de su lugar. Aprende del yunque a tener paciencia y saber resistir.

Hay muchos que pueden dar buenos consejos, pero son pocos quienes los siguen.

Hasta que no te vuelvas simple como un niño, no recibirás la iluminación divina. Olvida toda tu sabiduría mundana e ignórala por completo como si fueras un niño; sólo así llegarás a conocer la Verdad.

Hay dos clases de personas que pueden obtener el conocimiento del Ser: aquellas cuya mente no está abotagada de erudición, vale decir, llena con las ideas ajenas; y aquellas que, después de estudiar las escrituras y las ciencias, llegan a la conclusión que no saben nada.

Hay muchos que pueden dar buenos consejos, pero son pocos quienes los siguen.

Haz tu mismo lo que quieres que otros hagan.

La gente no se da cuenta de que la ciencia se ocupa solamente del conocimiento condicionado, y no trae ningún mensaje de la tierra de lo Incondicionado.

La meta no puede ser alcanzada hasta que se fortalezca la mente y se tome la firme resolución que debe lograrse la realización en esta misma vida, más aún, en este mismo momento.

La mente es todo. Si tu mente pierde su libertad tú también dejas de ser libre. Si tu mente es libre, tú también lo eres. La mente puede teñirse con cualquier color, como una blanca tela recién lavada. Si a la mente se la deja en mala compañía, las malas influencias colorean sus pensamientos. La mente cambia su naturaleza de acuerdo con el ambiente en que vive y actúa.  La mente es la que está ligada y es la mente la que se libera. Mientras gobiernas a la mente con firmeza, ella trabaja bien y ventajosamente, pero en cuanto descuidas tu vigilancia, se desvía del recto sendero. La meta no puede ser alcanzada hasta que no se fortalezca la mente y se tome la firme resolución que debe lograrse la realización en esta misma vida, más aun, en este mismo momento. La mente puede ser teñida con cualquier color, como una tela blanca recién lavada. La mente es la que está ligada y es la mente la que se libera. Mientras gobiernas a la mente con firmeza, ella trabaja bien y ventajosamente, pero en cuanto descuidas tu vigilancia, se desvía del sendero recto. Si tú estás siempre en guardia, ningún mal pensamiento podrá entrar en tu mente y despojarla de su bondad. El progreso espiritual de una persona depende de su condición mental y modo de pensar.

La ostra que contiene la perla, tiene muy poco valor en sí, sin embargo, es esencial para que la perla se desarrolle. Pero, la concha pierde todo valor para aquel que sacó la perla. Así también, las ceremonias y rituales no son más necesarios para aquel que ha alcanzado la más elevada verdad: Dios.

Las personas de mente espiritual forman un mundo aparte, que está por encima de todos los convencionalismos sociales.

Lo más importante en la práctica espiritual es esta sinceridad; la vida interior debe concordar con la exterior, el pensamiento con la palabra.

Los hombres están prontos para alabar y prontos para criticar; por lo tanto, no prestes atención a lo que los demás digan de ti.

Los hombres necios caen en las redes del mundo, atraídos por su falso brillo; y como es más fácil entrar que renunciar, se quedan atrapados.

Los libros sagrados sólo indican el camino que conduce a Dios. Cuando se conoce el camino, ¿de qué sirven los libros?

Mientras vivo, aprendo.

Nadie puede alcanzar a Dios teniendo la mente calculadora de un hombre mundano.

No critiquéis a quienes tienen la plena convicción de que las sendas que siguen conducen a la realización de Dios. Cualquier cosa que se cree ardientemente y se adopta como medio para realizar a Dios, no debe ser criticada. No se debe condenar la actitud de ningún aspirante, puesto que cualquier camino, si es seguido sinceramente, conduce a Dios, que es el destino y consumación de todas las prácticas. Seguid buscando a Dios, cada uno a su manera, sin criticar el sendero de los demás.

No hagas daño a nadie, pero, al mismo tiempo, no permitas que otros te dañen a ti.

No podemos saber qué es libertad hasta que no alcanzamos el estado de plenitud. ¿Cómo podemos ser libres, mientras sintamos que nos falta algo, que hay obstáculos que se oponen a nuestros deseos y que nuestra felicidad depende de cosas, personas o circunstancias sobre las cuales no tenemos ningún control?

No prestes atención a lo que los demás digan de ti.

No seas como la rana en el pozo. La rana que habita en el pozo no reconoce nada mejor y más grande que su propio pozo. Así son todos los fanáticos. Piensan que no puede existir nada mejor que su creencia particular.

Olvida toda tu sabiduría mundana e ignórala por completo como si fueras un niño; sólo así llegarás a conocer la Verdad.

Para ser grande, hay que sentirse humilde. La alondra hace su nido en el suelo, pero vuela muy alto en el espacio. Las altas montañas no son aptas para el cultivo. En cambio, los valles son fértiles porque retienen el agua.

Por más que trates de razonar dentro de ti mismo que estás más allá del nacimiento y la muerte, de la virtud y vicio, del placer y dolor, el hambre y sed. Que tú eres Inmutable, Existencia, Conocimiento y Dicha Absoluta; sin embargo, en el momento que tu cuerpo es atacado por las enfermedades, o tu mente se enfrenta con las tentaciones del mundo y es atraída por los efímeros placeres del sexo y la riqueza, y como consecuencia cometes algún acto pecaminoso, caes bajo el dominio de la ilusión, el pesar y la miseria, te ves privado del discernimiento y la virtud. Es bueno que sepas que nadie puede alcanzar la realización y librarse de todas las miserias, a menos que Dios le muestre su misericordia.

¿Por qué degenera la religión? El agua de lluvia es pura, pero cuando toca la tierra se ensucia debido al medio por donde pasa. Si los techos, las cañerías y los canales son sucios, el agua que pasa tiene forzosamente que ser turbia. Del mismo modo la religión es manchada por el medio a través del cual se manifiesta.

Preguntan si todos los hombres verán a Dios: Nadie se quedará en ayunas durante el día entero; algunos consiguen la comida a las nueve de la mañana; otros al mediodía; y otros, en cambio, por la tarde o cuando baja el sol. En forma similar, tarde o temprano, en esta misma vida, o después de muchas otras vidas, todos deben ver y verán a Dios.

¿Puede un actor, cuando está en el escenario, sacarse la máscara? Los hombres están representando ahora sus respectivos papeles, pero, a su debido tiempo, se despojarán de su falsa apariencia.

Puedes ver muchas estrellas en el cielo durante la noche, pero no cuando sale el sol. ¿Puedes, por eso, decir que no hay estrellas en el firmamento durante el día? ¡Oh hombre!, porque no ves a Dios en los días de tu ignorancia, no digas que Dios no existe.

Si a un elefante se le deja suelto, vaga de aquí para allá arrancando plantas y arbustos, pero se calma tan pronto el cornac le aplica la picana en la cabeza. Del mismo modo, la mente, cuando no se la controla, vaga en una selva de pensamientos vanos, pero enseguida se tranquiliza si se la golpea con la vara del discernimiento.

Si tienes fe, alcanzarás la meta anhelada. Permanece siempre firme y constante en tu propia fe, pero aléjate de todo fanatismo e intolerancia.

Si tú vives en el mundo, haz que los demás te respeten. No hagas daño a nadie, pero, al mismo tiempo, no permitas que otros te dañen a ti.

Si una persona que está poseída de un mal pensamiento llega a darse cuenta de ello, el mal pensamiento lo abandona de inmediato.

Sólo entra en el Reino de los Cielos aquel que no es un ladrón de sus propios pensamientos.

Toda persona que haga ejercicios espirituales con la creencia de que hay un solo Dios, llegará a ÉL, cualquiera sea el aspecto, el nombre o el modo en que Él es adorado.

Un día, Jesucristo caminaba a la orilla del mar. Se le acercó un devoto y le preguntó: Señor, ¿cómo puedo hallar a Dios? Jesús avanzó en el mar con el devoto y lo sumergió en el agua. Después de un rato lo soltó y levantándolo de un brazo le preguntó: ¿Cómo te sentiste debajo del agua? El devoto contestó: Sentí como si mi último momento hubiera llegado; mi condición era desesperada. Entonces Jesús le dijo: Verás al Padre cuando tu corazón llegue a anhelar a Dios con la misma intensidad con que deseabas un poco de aire hace un momento.

Varios son los senderos que toman los hombres para llegar a Dios. Cada religión no es más que uno de esos senderos.

¿Verán todos los hombres a Dios? Nadie se quedará en ayunas durante el día entero; algunos consiguen la comida a las nueve de la mañana; otros al mediodía; y otros, en cambio, por la tarde cuando baja el sol. En forma similar, tarde o temprano, en esta misma vida, o después de muchas otras vidas, todos deben ver y verán a Dios.

"Yo" y "mío" es producto de la ignorancia. "Tú" y "Tuyo" es Conocimiento.


Reflexión

Vivekananda a quien hice referencia en la Reflexión 19 fue el discípulo de Ramakrisna, el elegido para la misión de llevar la Luz de los Sagrados Libros Vedas a Occidente. Una vez profetizó así:

Un día, cuando Vivekananda entre en contacto con los sufrientes, con los miserables, el orgullo de su carácter se fundirá en un modo de compasión infinita. Su fuerte fe en él será el instrumento que restablezca la confianza y la fe perdidas en los corazones desanimados. Y su libre conducta, fundada en un potente imperio de sí, resplandecerá ante los ojos de los demás, como la manifestación de la verdadera libertad de SÍ.

En esta ocasión siento que La Enseñanza del Maestro merece una privada Reflexión en unión con la Voz Interior...

Dr. Iván Seperiza Pasquali
Quilpué, Chile
Septiembre
de 2005

Direcciones de acceso al Portal MUNDO MEJOR
http://mm2002.vtrbandaancha.net/
http://www.isp2002.co.cl/
isp2002@vtr.net