190
Eliyahu Rips
Y el Código Secreto del Génesis Bíblico

Si hoy, agosto de 2005 uno busca en el Google (http://www.google.com/intl/es/) de InterNet la frase entre comillas "código secreto de la biblia", encontrará una serie de sitios con referencias, algunas absurdas, otras serias... He tomado algunas de esas referencias para finalizar con una síntesis de lo por allá en el año 1998 escribí y terminar con la Reflexión.

* * *

Matemáticos israelíes habrían descubierto un código que estuvo escondido en el texto original de la Biblia en hebreo por más de tres mil años. En él se hallarían todos los sucesos que afectarían al mundo, tanto en el pasado como en el futuro, como la gran depresión económica, las guerras mundiales, los asesinatos de los hermanos Kennedy y del Primer Ministro Israelí, Itzhak Rabin, entre otros, incluyendo la fecha exacta, el lugar y el nombre de los asesinos.

El código oculto en la Biblia fue encontrado en el texto hebreo del Antiguo Testamento, es decir, en la primera versión escrita del libro sagrado. Aunque ha sido traducida a todos los idiomas, los acontecimientos pueden develarse solamente en la versión en hebreo, ya que éste es el idioma original de la Biblia.

Pero, ¿cómo se pudo conservar intacto el código, después de 3.000 años? El texto original de la Biblia ha permanecido inalterado a través de los siglos.

Todas las Biblias en lengua hebrea original que existen en la actualidad son iguales letra por letra. Según Adin Steinzsaltz, principal traductor de textos hebreos antiguos, el Talmud (libro que contiene la tradición, doctrinas, ceremonias y preceptos de la religión judía) señala claramente que no puede usarse, y ha de ser enterrada bajo tierra, toda copia de la Tora (libro de la Ley de los judíos) que tuviera una sola letra errónea.

Aunque fue primero intuido por el rabino H.M. D. Weissmandel, hace más de 50 años, fue en realidad el Dr. Eliyahu Rips, experto mundial en teoría de grupos (modelo matemático en que se basa la física cuántica), quien lo descubrió, y posteriormente otro físico israelí, Doron Witztum, fue quien completó el modelo matemático para descifrar el código. Este fue corroborado por matemáticos de la Universidad de Harvard, Yale y de la Universidad Hebrea. También fue verificado por un experto en decodificación del Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Este descubrimiento fue anunciado primero en la revista norteamericana especializada Statistical Science (Ciencia Estadística), no sin antes someterlo al análisis de otros expertos, procedimiento habitual de verificación en revistas de este tipo. El experimento original fue llamado "Secuencias equidistantes de letras en el libro del Génesis", en cuyo resumen se leía: "El análisis randomizado (aleatorio) señala la existencia de información oculta en el texto del Génesis, imbricada en forma de secuencias equidistantes de letras. Su nivel de acierto es del 99.998%".

Para dar con el código, Rips eliminó los espacios entre palabras y convirtió la totalidad del texto bíblico original en una "hebra" continua compuesta por 304.805 letras. Al hacerlo, la estaba devolviendo a la forma primigenia que los grandes sabios le atribuyen. Según la historia, ésa es la forma en que Moisés habría recibido la Biblia de Dios: continua, sin separación de palabras.

El computador explora esta hebra en busca de nombres, palabras y frases codificadas. Comienza por la primera letra de la Biblia y verifica todas las secuencias alternas posibles: palabras formadas por saltos de 1, 2, 3 y así, hasta varios miles de espacios. Luego repite la búsqueda empezando por la segunda letra, luego por la tercera, la cuarta, hasta llegar a la última letra del texto. Como en un crucigrama, la información codificada puede aparecer en forma vertical, horizontal o diagonal. Cuando localiza una palabra clave, el computador se dedica a buscar información relacionada con ella que encuentra generalmente en el mismo tramo del texto.

Nadie puede explicar, sin embargo, cómo fue creado el código. Todos los científicos, matemáticos y físicos que han aceptado su existencia, coinciden en señalar que ni los más veloces ordenadores de que disponemos, incluidos los del Pentágono, las unidades centrales de la IBM, ni todos los computadores del mundo trabajando juntos, podrían obtener un texto como el que fue codificado hace tres mil años. Según el Dr. Rips, la información contenida en él "es infinita".

Uno de los episodios más dramáticos para los científicos fue descubrir, con un año de anticipación, el registro del asesinato de Itzhak Rabin. Aunque trataron de advertir al Primer Ministro, no pudieron evitar su muerte. Por más de tres mil años, el suceso estuvo esperando en la Biblia a que alguien lo descubriera.

Otras profecías:

Sin embargo, Drosnin señala que "la Biblia no es una bola de cristal: es imposible encontrar algo si uno no sabe qué es lo que está buscando".

Existe también una diferencia con otras profecías, tipo Nostradamus, ambiguas, como: "una estrella surgirá del oriente y caerá el Gran Rey". En la Biblia, aparecen los detalles precisos, señalando nombres, fechas, ciudades y eventos como holocausto, guerra, terremoto y asesinato.

En el siglo XVIII, un sabio llamado el Genio de Vilna, escribió: "es regla que todo lo que fue, es y será hasta el fin de los tiempos, está incluido en la Tora, desde la primera hasta la última palabra". El físico Albert Einstein dijo por su parte: "Por persistente que sea, la distinción entre pasado, presente y futuro es pura ilusión". Decía que el tiempo no es lo que parece, no fluye en una única dirección. Para él, el futuro y el pasado coexisten.

Isaac Newton, quien descubrió la ley de la gravitación universal, no sólo afirmó que el futuro ya existe sino que creía en la posibilidad de predecirlo. El creía que había un código escondido en la Biblia que revelaba el futuro, aprendió hebreo y dedicó la mitad de su vida a buscarlo, pero no es sino hasta ahora, con la aparición de las computadoras, que se hace posible descifrarlo.

Para el futuro, el código señala la destrucción de Jerusalén. También la posibilidad de una tercera guerra mundial en el 2006, que acabaría con la humanidad debido al uso de las bombas atómicas. Anuncia un devastador terremoto en Los Ángeles, California, para el año 2010 y fuertes terremotos en Japón. Sin embargo, plantea la posibilidad de cambiar el futuro.

La agencia EFE distribuyó un cable fechado en Moscú, que da cuenta del peligro de que un asteroide de 1.5 Km. de diámetro se estrelle contra la Tierra en el año 2006. El cable dice: "su nombre es Caro, tiene una masa de varios centenares de millones de toneladas y se aproxima a la Tierra con una velocidad de 70 Km. por segundo. Según científicos rusos, su impacto con la Tierra causaría una explosión equivalente a la de un millar de cargas termonucleares, con una potencia de un millón de toneladas cada una".

* * *

Isaac Newton, científico inglés del período denominado de la ilustración, profesaba una profunda convicción de que Dios había inscripto mensajes codificados en las Santas Escrituras. A pesar de los avances científicos de su época, nunca contó con una herramienta efectiva para relacionar tanta cantidad de datos, y finalmente murió en 1727 sin poder demostrar la existencia del buscado código. Newton no logró su cometido, pero luego de su muerte se instaló en la comunidad científica la creencia de que existían en La Biblia mensajes codificados.

A mediados del siglo XX, durante la Segunda Guerra Mundial, el rabino Weissmandel (sin poseer conocimientos científicos avanzados) encontró relaciones que darían pie para el futuro desarrollo del denominado código de La Biblia. Weissmandel logró escapar milagrosamente del Holocausto nazi y por casualidad descubrió un método para hallar analogías en las Sagradas Escrituras. Simultáneamente, se producía en EE.UU. el nacimiento de la primera computadora. Otra enigmática casualidad...

A finales del siglo XX, un grupo de matemáticos israelíes encabezados por Eliyahu Rips, informó a la comunidad científica que habían logrado descifrar el código secreto gracias a la inestimable ayuda de un ordenador. Estas apreciaciones lograron relevancia mundial al publicarse un artículo en la revista "Statiscal Science" en 1994.

El código fue descubierto utilizando la versión hebrea del Antiguo Testamento (Torah), eliminando los espacios entre palabras y convirtiendo el texto en una única línea de 304.805 letras. Desarrollaron un sistema informático que permite explorar y encontrar relaciones ingresando una palabra o frase. Tomándola como referencia, se reordenan luego todas las letras del texto principal en una nueva matriz. Uno de estos sistemas se denomina ELS (Equidistant Letter Sequences) que significa "secuencias de letras equidistantes". Este proceso hubiera sido imposible de realizar sin contar con un ordenador.
Lo enigmático del código es que en las matrices, es posible encontrar palabras relacionadas con hechos producidos cientos de años después de haber sido escrita La Biblia. Se indican nombres completos, fechas, lugares y otras características sobresalientes de cada uno de los sucesos.


* * *
http://www.global.is/zoe76/elamen9.html

"Veamos un simple ejemplo del método llamado: Secuencias de letras equidistantes. En la frase ENTRE COJOS OSADOS. Saltar 5 letras nos arroja la palabra ECOS." El descubrimiento se debe al matemático Eliyahu Rips de la Universidad Hebrea de Jerusalén y destacados matemáticos de todo el mundo lo han confirmado. Para ello, capturaron en la computadora todas las palabras del texto hebreo original de la Torah, quitaron todos los espacios blancos y examinaron el rollo de 304, 805 letras en búsqueda de palabras que podrían emerger a determinados intervalos tales como cada 15 ó 50 letras. Esta equidistancia se podía apreciar claramente, de manera gráfica, en diversos despliegues de igual número de letras por línea: aparecían palabras en forma vertical, horizontal o diagonal como si se tratara de crucigramas. Al considerar estadísticamente las probabilidades de que un evento se repita de la manera en la que estos se han hallado , son prácticamente nula (para la relación 1 a 50, la probabilidad es de 1 cada 8 millones de intentos). Si se considera el azar para la incidencia de los hallazgos, la probabilidad es cero. No conformes con la aparición de códigos en forma directa, empezaron a solicitar pares de palabras asociadas; por ejemplo:

pluma - papel sangre - cordero sacerdote - levita

Alimentaron a la computadora con 300 pares de palabras, hallando diferentes pares de palabras codificadas. Las probabilidades de que esto sucediera, en un texto natural, obra del azar, son de una en 5 trillones. De la misma manera, fueron descodificados algunos eventos del futuro. Al considerar las noticias del siglo XX, se hallaron códigos que apuntaban a ellos: Ejemplo, en Gén. 19 se relata la historia del castigo sobre Sodoma y Gomorra. El intento fue considerando el capítulo como señalando los años 1900.., por lo que pidieron a las computadoras que buscara la palabra SIDA. ¡Increíble! La palabra SIDA aparece en ese capítulo de Génesis codificada cada 33 letras. Una noticia del surgimiento del SIDA en los años ochenta, lo señala como el castigo sobre la humanidad por la conducta homosexual. En otro marco de noticias, se consideraron los eventos de la Segunda Guerra Mundial, y el holocausto Nazi: la presencia de los campos de concentración: Auschwitz, Treblinka, etc. con las masacres allí ocurridas. En Deut 10:17 en adelante, concluyendo en el 11, con la promesa sobre el pueblo para la obediencia y la maldición en caso de la desobediencia se habla de la misericordia y la justicia que el pueblo de Dios ha de observar. Los eruditos ingresaron para codificar en estos versos el número 13 (códigos cada 13 letras), y de manera apabullante les da las siguientes respuestas:

"EN EL MAR DE LA AMARGURA DE AUSCHWITZ" "HITLER" "PRINCIPE DE LOS NAZIS" "BERLIN"

En la década de los ‘70, Egipto tuvo un presidente: Anuar El Sadat, quien fue asesinado en un atentado durante un desfile, por un fanático religioso-político en 1981. Se buscó el evento en la computadora, en el libro de Deuteronomio, y la respuesta fue contundente:

"Sadat" "Presidente" "Asesinato" "Arma de fuego" "Balazo" "Desfile militar" "1981".

Al examinar el Nuevo Testamento encontramos al etíope que va leyendo Isaías 53, una de sus preguntas fue "¿de quién dice él esto, de sí mismo o de otro? a quien Felipe le explica la doctrina hasta el bautismo en agua. Se buscó en la computadora Isaías 53, se codificó cada 20 letras, obteniendo como respuesta en forma repetida:

"MI NOMBRE ES JESUS’.

Los investigadores de los códigos bíblicos han encontrado una gran cantidad de ellos demostrando fehacientemente la autenticidad del canon, conformado por los 66 libros reconocidos como inspirados por el Espíritu Santo. Si nosotros tomáramos un libro cualquiera para intentar aplicar las constantes de combinaciones (cada 2, 3, 7, 50 letras, etc.) probablemente encontraríamos alguna frase suelta, pero no con la precisión matemática de los hallazgos bíblicos. En Génesis 45:19, la decodificación de la historia en la forma de la "sopa de letras" (buscando las palabras o frases en todas direcciones del texto) dice: "vagones" "Auschwitz" "Ziklon-B" (veneno con el que mataban a los judíos en los crematorios) "Cámara de gas" "Cianuro" (derivado del Ziklon-B). En la historia de José, cuando es hecho prisionero en Egipto, para ser llevado a la cárcel, aparecen unas frases sumamente interesantes:

"Francia" "Bastilla" "Revolución"

En otra porción de Génesis se encuentra la siguiente frase:

"Eichmann exterminará a un pueblo grande, un tercio". "Brasil"

El pueblo judío durante la época de la Segunda Guerra Mundial, disperso en el mundo consistía en 18 millones de personas. El holocausto Nazi consumió a 6 millones. Al parecer, Eichmann se refugió en el Brasil. Más adelante se encuentran las siguientes frases:

"Auschwitz" "Un gran pueblo ha sido exterminado por los SS"

Un periodista del Wall Street Journal, Michael Drosnin, al tanto de estos estudios con anterioridad, estableció contacto con el matemático Eliyahu Rips y empezó a realizar controvertidas investigaciones sobre qué otras informaciones podrían estar codificadas en la Biblia. De esta manera, encontró, entre saltos de 4772 letras, un extraño entrecruzamiento de palabras: en la vertical aparece el nombre "Itzhak Rabin" atravesado por palabras hebreas que se traducen como "asesino que asesinará". Más de un año antes del asesinato de Rabin y con testigos de por medio trató de advertirle lo que había hallado. Drosnin ha encontrado códigos sobre la elección de Clinton, la fecha de la Guerra del Golfo Pérsico (una semana antes de que comenzara), y un posible apocalipsis nuclear en el año 2000 o quizás el 2006. Todo ello reportado en el best-seller, El Código Secreto de la Biblia. Al preguntarle al matemático y descubridor de los "códigos", Eliyahu Rips, en una entrevista para la televisión chilena sobre esto, dice: "él (Drosnin) hace pronósticos que yo no comparto, como un terremoto que asolará Los Angeles para el 2010. Eso es muy temerario, mi método pierde seriedad con esas cosas."

¡Y en verdad tenemos hoy en día, con la ayuda de Dios, la interpretación perfecta de la Palabra con vindicación Dívina!

William Branham 23.Agosto.64

* * *
¿Quién escribió la Biblia?

En torno a esta pregunta se barajan varias respuestas: por un lado tenemos la respuesta de índole religiosa, por otro lado tenemos la respuesta de índole filosófica o científica. Pero, ¿cuál es la correcta? Quien sabe, tal vez, ninguna. Quizás la verdad se encuentre en el contenido bíblico en sí.

Lo que haré mención más adelante no intenta por ningún motivo ofender a las creencias religiosas, sólo procuraré mostrar algo que a mi entender es altamente significativo y que puede desencadenar en una realidad ignorada durante más de 3.000 años, hasta hoy día...

El 3 de agosto de 1994 en la revista del Institute of Mathematical Statistics de Estados Unidos se publica el experimento original probatorio de la existencia de un código oculto en la Biblia. ¿Cómo un código? Sí, se ha encontrado lo que muestra que hay mensajes escondidos en el libro del Génesis, y que dichos manifiestos constituyen hechos muy significativos que afectaron lapsos muy importantes de nuestra historia, como la guerra del golfo, el holocausto de Hitler, el asesinato de Kennedy, la bomba de Hiroshima, todos predecidos con absoluta perfección en nuestro gran libro sagrado.

Para llegar a estas conclusiones, al parecer, a la Biblia se la imaginó y modificó como un gigantesco crucigrama (o sea sin separación entre las letras). Allí se logró encontrar que estaba codificada de principio a fin con palabras que al conectarse entre sí, revelaban una historia oculta. El código de la Biblia fue descubierto en el texto original del Antiguo Testamento, o sea en la primera versión de dicho libro sagrado, en hebreo (el idioma original del mismo). Un libro que hoy en día casi todos los habitantes del planeta lo poseen, traducido en casi todos los idiomas.

El descubrimiento del código se debe al matemático Eliyahu Rips, uno de los expertos mundiales en teorías de grupos (modelo matemático en el que se basa la física cuántica). Destacados matemáticos de todo el mundo lo han confirmado.

"Usé un computador (ordenador) y atravesé el umbral" – Según Rips.

Así fue como, gracias a las computadoras de nuestra era moderna, el matemático logró descifrar algo que había permanecido oculto por miles de años y que nos concierne a todos, se quiera o no.

Pero al parecer Rips no fue el único interesado en descubrir un código en la Biblia. Muchos años antes Isaac Newton, estaba seguro que en el libro sagrado existía la clave para revelar el futuro. Murió sin hallarlo. Ya que por variados y complejos que fueran sus modelos matemáticos, todos obedecían a la mente humana y ésta, por cierto, es limitada para casi todos nosotros en este tipo de cosas. Pero la llegada de la era informática renovó todo. Así fue que Rips logró descubrir un Enigma "plantado" hace miles de años.

En su libro "El código secreto de la Biblia", Michael Drosnin narra sus experiencias y empeño de encontrar la verdad sobre el mencionado código. En el libro explica como su fe en el código bíblico se fortalece, al comprobar una de sus predicciones (como tantas otras que aún esperan ser comprobadas, "esperemos que no sea así").

En estas breves líneas intentaré sólo hacer mención de lo que para mí demostraría, con base científica de lado, de una vez por todas que no estamos solos y que existe una inteligencia muy superior a la nuestra (El libro de Drosnin es muy interesante y recomendado para todo aquel que quiera sumergirse en los misterios escondidos que encierra el libro sagrado).

Bien, según muchos científicos las matemáticas forman parte fundamental de todo el universo, todo se rige y puede ser medido por dicha forma. Pero hay límites que la mente humana no puede alcanzar, por eso se utilizan computadoras que realizan procesos que son imposibles de hacerlos por nosotros mismos. Así fue, como mencioné antes, que al utilizar este medio informático se pudo leer los mensajes codificados de la Biblia.

A este punto se podría decir que quien haya codificado "el libro sagrado" estaba "muy al tanto" de estos sistemas computacionales. Al parecer no es sólo un simple escrito en papel, sino también un complejo programa de ordenador. Quien la grabó seguramente sabía que se descubriría en esta era. ¿Pero quién o qué fue lo que codificó dichos mensajes? O mejor aún, ¿quién conoció el futuro de nuestra historia?

Todo estaría indicando que su creador no estaba limitado al tiempo y el espacio. Los científicos, matemáticos y físicos que han aceptado su existencia coinciden en señalar que ni los más veloces ordenadores de todo el mundo trabajando simultáneamente podrían obtener un texto como el que fue codificado hace 3.000 años.

Si bien "el libro sagrado" que conocemos está lleno de pasajes cuyo contenido es variable dependiendo de cada interpretación, dentro de éste hay otro infiltrado, camuflado, que con claridad nos señala nuestra vida, nuestra historia, nuestro porvenir...

Para muchos el código prueba que existe Dios. Pero también es posible que esa inteligencia superior no necesariamente sea Dios, sino, alguien con una mente superior a la nuestra, y con una tecnología extraordinaria. Las preguntas aquí son:

¿Es posible que sea una raza de seres extraterrestres?

¿Serán viajeros del tiempo?
¿Es una antigua civilización que pobló nuestro mundo?
¿El ciclo en el que vivimos puede ser repetitivo, o sea, todo lo que fue vuelve a ser?

La respuesta, tal vez, se encuentre en el código bíblico.

Ahora, la misma Biblia dice que su autor, obviamente es Dios, y que Moisés recibió de El los primeros cinco libros en el monte Sinaí. Pero, en esa época, ¿cómo sabía Moisés si estaba ante Dios o un Ser extraterrestre? Hay cientos de testimonios que describen a los supuestos tripulantes de Ovnis, con características muy semejantes a las nuestras.

Lo cierto es que "alguien" le otorgo las tablas: "Dijo Yahvé a Moisés: Sube hasta mí, al monte; quédate allí y te daré las tablas de piedra con la ley (el Torá) y los mandamientos que tengo escritos en ellas, a fin de que los enseñes a los pueblos..."

En ese momento según describe la Biblia, Moisés sube al monte, el cual se cubrió luego por una nube durante seis días, luego se fue transformando como si la cima del monte estuviera ardiendo. Allí mismo subió Moisés en medio de aquella niebla, donde estuvo cuarenta días y cuarenta noches.

El relato extraído de la misma Biblia, ¿podría estar narrando la aparición de una astronave sobre el mencionado monte? ¿Cómo sabía Moisés que estaba ante una nave voladora o ante los poderes de Dios? O quizás, lo sabia (?)...

Con esto sólo deseo plantear una posibilidad de lo que pudo haber sucedido por aquellos tiempos, de ningún modo pretendo ofender las creencias religiosas, ya que aún carezco de la verdad. ¿Pero quién determina que es lo aceptable o no?, ¿los intereses personales?, ¿la fe?, ¿o la intuición?

Siguiendo con el relato. Allí en la Biblia donde Dios dice: "Mira, voy a hacer una alianza; realizaré maravillas delante de todo tu pueblo" en el código se lee "ORDENADOR".

Lo que el código del "libro sagrado" parece plantear es que dentro de los textos del Antiguo Testamento se esconde una tecnología avanzada de fondo. O, tal vez, también está la posibilidad de que lo llame ordenador para que nosotros podamos entenderlo. La palabra que designa en hebreo a "ordenador" (computador) significa también "pensamiento", y podría estar refiriéndose a una mente (claro, no como la nuestra).

El titulo de "código de la Biblia" también esta codificado en el libro sagrado. En una de las matrices, la frase "sellado ante Dios" cruza las palabras "código de la Biblia".

También aparece codificado un texto que dice: "guarda estas palabras y sella el libro hasta el fin" junto a "ordenador".

Luego figura una mención que dice: "para vosotros los secretos ocultos fueron codificados" junto a la fecha 1997 y a la frase: "sella el libro hasta el tiempo del fin".

Todo esto estaría indicando que el libro fue decodificado finalmente en esta época, gracias a la actual tecnología y a su vez dándonos una advertencia sobre el fin de los días... (Quizás porque en toda era moderna cuando se avanza se debería frenar para no arremeter con todo y destruir, como ocurre con la contaminación de los mares, la destrucción de bosques, etc. y etc. Y eso mismo es lo que el código intenta avisarnos).

Lo real es que en el gran libro sagrado está la información necesaria para impedir la destrucción del mundo (Hay muchos hechos que predice para nuestro futuro y no son nada agradables).

Por todo lo mencionado se puede plantear que la Biblia es la mejor evidencia de que existió el contacto con una inteligencia superior a la común. Aún no podemos especificar si fue de origen divino o extraterrestre, ni siquiera sabemos si debiera haber distinción entre estos términos, sólo se puede barajar diferentes teorías. El mensaje a mi entender es contundente y obligado: el que escribió la Biblia no fue un ser humano, esta inteligencia en un tiempo estuvo en contacto con nosotros y nos dejó un legado, ahora en los umbrales del nuevo milenio, la verdad comienza a salir a la luz poco a poco, sólo hay que seguir investigando y avanzando en su búsqueda.

"Por persistente que sea, la distinción entre pasado, presente y futuro es pura ilusión"
Albert Einstein
1955

Sebastián Jarré
Buenos Aires – Argentina

* * *

El matemático israelí Eliyahu Rips, y el informático Yeov Rosenberg que ideó un programa para buscar en la Tora los posibles mensajes, descubrió que en los cinco primeros libros de la Biblia se hallaban codificados los nombres, fechas de nacimiento y muerte de 32 célebres rabinos. Según los cálculos, la probabilidad de que sólo uno de ellos estuviera codificado allí era de 1 entre 62.500.

Básicamente el funcionamiento del método es el siguiente: si del texto original en hebreo se eliminan los signos de puntuación, uniendo todas las letras en una inmensa línea de caracteres, se trataría de buscar “secuencias equidistantes de letras” (ELS, siglas en inglés) que formaran palabras y que estas se cruzaran a su vez con otras formando los mensajes significativos. Sería similar a una gran sopa de letras de los libros de pasatiempos.

Por supuesto habría que distinguir entre las ELS debidas al azar y las que no lo eran. El equipo científico tomó tantas precauciones respecto a esto último que su trabajo sobre los rabinos fue publicado, -pasando rigurosos controles científicos-, en la revista Statistical Science.

Por otra parte, en el libro del Éxodo (24,9) se cuenta que Yahvé entregó a Moisés las Escrituras grabadas “en piedra de zafiro”. Resulta que zafiro en hebreo, pero al revés, se escribe “rips”, el apellido del matemático descubridor del código. Y para rizar el rizo, del mismo modo, “piedra de zafiro” ofrece la lectura de “Rips profetiza”.

* * *
La palabra "POSPUESTO" o POSTERGADO se encuentra en numerosas ocasiones en el texto oculto, la mayoría de ellas en temas relacionados con el fin del mundo; éste se habría pospuesto varias veces en los últimos años: finales de los ochenta, 1.998 y otra vez en los próximos años. Pero el código también la fecha del definitivo "fin del mundo", ni más ni menos que en el año 2.012 (!!!). Sí, efectivamente, el año 2.012 es el año que los mayas predijeron que se acabaría el mundo, por lo que no hicieron ningún calendario posterior a ese año. Cuando menos es curiosa esa macabra coincidencia.

* * *

Un grupo de matemáticos israelíes afirmaron que cuando buscaron nombres en proximidad cercana a fechas de nacimiento o fallecimiento (como las publicadas en la Enciclopedia de Grandes Hombres de Israel) encontraron muchas equivalencias. Doron Witztum, Eliyahu Rips y Yoav Rosenberg publicaron sus conclusiones en la revista Ciencia Estadística (Statistical Science) (1994, Vol. 9, No. 3, 429-438) bajo el título de “Secuencias de letras Equidistantes en el libro del Génesis”. El editor de la revista comentó:

Cuando los autores usaron una prueba al azar para ver cuan poco frecuente los patrones que ellos encontraron pudieron originarse solo por casualidad obtuvieron un resultado altamente significativo, con la probabilidad p = 0.000016. Nuestros árbitros estaban confundidos: sus creencias anticipadas les hicieron pensar que el Libro del Génesis no podría contener referencias significativas de personas contemporáneas, aún cuando los autores llevaron a cabo análisis y verificaciones adicionales el efecto persistió.

Esto es, la probabilidad de obtener los resultados que ellos tuvieron fue de 16 en un millón o de 1 entre 62,500. Los autores manifiestan: “Análisis aleatorios muestran que el efecto es significativo a el nivel de 0.00002 [y] la proximidad de las SLE con los contenidos relacionados en el Libro del Génesis no es debida a la casualidad”.
Harold Gans, ex-criptógrafo en el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, duplicó el trabajo del equipo israelí y coincidió con sus conclusiones. Witztum más tarde afirmó que, de acuerdo a una medición, la probabilidad de conseguir esos resultados por azar es de 1 en 4 millones. Aunque aparentemente ha cambiado de idea y ahora afirma que la probabilidad es p = 0.00000019 (1 entre 5.3 millones). Jason Browning, un científico creacionista, afirma que los primeros cinco libros de la Biblia contienen patrones de palabras ocultos y que eso ha sido “matemáticamente demostrado como imposible que haya ocurrido por azar”.

Como evidencia adicional de la significancia estadística de sus resultados, el equipo israelí analizó la versión hebrea del Libro de Isaías y los primeros 78,064 caracteres de una traducción hebrea de la Guerra y la Paz (War and Peace) de Tolstoi. Y encontraron muchos nombres en cercana proximidad a fechas de nacimiento o muerte, pero los resultados fueron estadísticamente insignificantes. (El Libro del Génesis usado en su estudio, la versión Koren, consta de 78,064 caracteres).

* * *

Tal vez lo que impulsó a Newton a esta investigación fue el siguiente texto:
"...Y en cuanto a ti, oh Daniel, haz secretas las palabras y sella el libro, hasta el tiempo del fin. Muchos discurrirán, y el verdadero conocimiento se hará abundante..." (Daniel, cap. 12, vers. 4 - La Biblia.)
Newton esperaba descifrar el acertijo divino pero murió sin lograrlo.
Fue necesaria la invención de la computadora, a través de la cual el matemático israelí Eliyahu Rips logró descifrar el código (siguiendo los pasos que el rabino H.M.D. Weissmandel había tomado medio siglo antes).
El código fue descubierto en la versión hebrea del Antiguo Testamento (Torah), eliminando los espacios entre palabras, y convirtiendo el texto en una única hebra de 304805 letras. La computadora explora esta larga tira en busca de las palabras y frases que se le ingresan al programa. Comienza con la primera letra, primero de corrido, luego saltando de a una letra, luego de a dos, y así sucesivamente hasta terminar. Seguidamente, rehace el mismo proceso comenzando desde la segunda letra, y luego desde las demás hasta terminar. Esto se denomina ELS (Equidistant Letter Sequences) que significa "secuencias de letras equidistantes", que luego se reordena para presentarlo como matriz.

* * *

Durante miles de años los judíos han mantenido intacto el texto original del TORA, copiando exactamente cada carácter del texto original que le fue entregado a moisés, cada sinagoga judía conserva las palabras exactas que le fueron entregadas a moisés, si alguno de los textos por alguna razón se ven deteriorados, los judíos lo entierran y lo reemplazan inmediatamente, por que han puesto tanto interés en esto, posiblemente ahora lo sepamos, y gracias a la tecnología ahora existente somos capaces de poder descifrar lo que realmente oculta la biblia, estamos ante un hallazgo realmente sorprendente que esta pasando desapercibido por la sociedad, pero no para los altos mandatarios del planeta, el gobierno de estados unidos se ha tomado muy enserio y tiene un proyecto en marcha para descifrar todas las claves, de hecho en este momento lo están utilizando para encontrar a Bin Laden….

* * *

En mi libro 17 de MUNDO MEJOR,  CÓDIGO FINAL del año 1998 destaco:

Rips descubrió que ese código predice el futuro. Cualquier texto hebreo llevado a una línea continua entre todas las letras de sus palabras unidas entrega nombres con este programa, pero sólo la Biblia posee un código criptográfico computacional específico para cada situación consultada, del pasado, el presente o el futuro, código que supera lejos al azar y demuestra una mente que lo programó encriptándolo en un texto considerado sagrado. La información allí codificada en la Torah es a lo menos de 20 billones, es decir está todo: pasado, presente y futuro. Sería como un holograma instantáneo desde que Moisés lo recibió hasta el día final, holograma estructurado en varios niveles o dimensiones, holograma encriptado computacionalmente en forma interna en un texto externo, que escapa a la humana comprensión y escapa al humano entendimiento de quién fue el que pudo programarlo, dado que nos encontramos ante una mente que supera a nuestra imaginación. Sería el Libro de la Vida individual de cada ser humano, y el Libro Colectivo de la humanidad, libro en el que cada uno estaría registrado desde hace 3.000 años, libro que nos señala lo que pronto sucederá, libro, en ese sentido Apocalíptico.

Rips y Witztum hicieron un trabajo científico publicado en Agosto de 1994 en la prestigiosa revista matemática Statistical Science. Para ello seleccionaron en The Encyclopaedia of Prominent Jewish Scholars, una lista de 34 sabios a los que la Enciclopedia destinaba más de tres columnas, buscando para cada uno una fecha que le fuera característica. Ante una crítica hicieron una segunda lista con 32 nombres que figuraban con una y media a tres columnas de la enciclopedia, el resultado de acuerdo al cálculo de probabilidades señaló uno en diez millones. Un catedrático especializado hizo la lista. Aplicado un programa hecho por otro catedrático de Harvard, que aceptó la realidad del código bíblico pero se declaró incapaz de explicar su funcionamiento, aparecieron los nombres codificados junto a sus respectivas fechas de nacimiento y muerte que a cada uno caracterizaba. Otro investigador, un escéptico, creó su propio programa y utilizó los mismos nombres, lo hizo con el fin de desautorizar la investigación y para su sorpresa, las fechas de nacimiento y muerte de esos sabios aparecían en el criptograma codificado para cada nombre. No conforme con ello buscó si aparecían las ciudades, y, aparecían para las 66 personas el nombre de las ciudades de nacimiento y muerte de cada uno. Tuvo que validar el código señalando que él era ateo, pero que la Torah era obra de Dios, un gigantesco crucigrama hecho como programa de computador, una revelación oculta bajo el texto conocido. Otro famoso matemático de Israel, Robert Aumann considera que el planteamiento científico del trabajo de Rips es impecable y sus resultados altamente significativos, de un modo poco usual para el ámbito de la ciencia, más allá de lo que se puede pedir en términos estadísticos, como mínimo sus resultados son de uno en cien mil, cosa poco frecuente en la experimentación científica, el sabio manifestó: Psicológicamente es muy difícil de aceptar, pero los procedimientos científicos usados son impecables. El día 19 de Marzo de 1996 Aumann comunicó a la Academia de Ciencias de Israel que su conclusión era que el código de la Biblia encontrado por Rips era un hecho demostrado, algo que contradice la formación matemática, que se aleja tanto del conocimiento científico, nada igual en la ciencia moderna, y que ninguno de los destacados matemáticos consultados en el ámbito mundial, pudo señalarle el más mínimo fallo. Esto descubierto, para Rips es como un gigantesco puzzle de millones de piezas a las que le estamos conociendo apenas unos cientos. Un código que contiene cada instante de la historia humana.

Varios libros en hebreo fueron analizados y ninguno mostró algún código o algo parecido, aunque fuera mínimo, dado que el cálculo de probabilidades que ello ocurra por azar es muy alto, puede aparecer una coincidencia aleatoria sin significado válidamente estadístico. Sólo la Biblia hebrea analizada computacionalmente mediante un programa específico muestra esta sorprendente realidad, específica para cada consulta que en ella se analiza, realidad que, por decirlo de alguna manera supera nuestra imaginación y el mundo de la ciencia no puede rechazar y en silencio, profundo silencio, tiene que aceptar.

Todas las matrices encontradas por Rips y colaboradores, junto con sus notables combinaciones de palabras, rechazan estadísticamente el azar, y lo hacen muy por sobre lo que la ciencia matemática determina como válido. El computador analiza las palabras emparejadas mediante dos verificaciones, comprobando que su proximidad sea significativa y no aleatoria, y que los saltos entre letras que forman la palabra sean los más cortos.

La revista Statistical Science, previo a publicar el trabajo de Rips y Witztum, titulado Equidistant Letter Sequences in the Book of Genesis, solicitó como es la norma, el análisis de dos prestigiosos matemáticos, quienes dijeron que era un trabajo válido y debía ser editado. No conforme con ello el editor, consultó la opinión de un tercer científico de prestigio, quien no encontró objeción a la validez del trabajo. Hasta el año1997 nadie intentó rebatirlo. Es decir, la ciencia demostró, gracias al computador, al genio matemático intuitivo de Rips y a programas computacionales especiales, que la Torah es un código computarizado secreto que contiene más de 20 billones de variables de información de todo lo que uno pueda imaginar desde la época de Moisés hasta el día del Juicio Final, sólo es necesario hacer un programa adecuado para lograr encontrar parte de esas casi infinitas variables de predicción, variables sorprendentes, irrefutables y que superan nuestra limitada humana imaginación y entendimiento. Rips demostró con su software o programa que la Biblia contiene bloques encriptados con homogénea información de todo lo sucedido y lo que sucederá. Estas matrices de palabras entrecruzadas de crucigrama en sentido horizontal, vertical y diagonal de adelante hacia atrás y de atrás hacia adelante, que el programa entrega en una plantilla propia para cada información solicitada, son exclusivas de la Biblia, no existe en ningún otro texto analizado, y sus posibilidades de respuestas son infinitas y predice el futuro, superando sus probabilidades, lejos los parámetros que la ciencia pide para eliminar el factor azar. Al respecto Rips señala que si uno se empeña en buscar ejemplos en otros libros, por azar pueden aparecer palabras próximas con cierta relación entre sí, pero solo en la Biblia la información es constante, significativa y consistente.

El experto en estadística de Harvard, Persin Diaconis, sugirió el año 1990 a Rips y Witztum, que para dar validez al trabajo y publicar los hallazgos, requerían de un nivel de certeza de un millar o más. Las pruebas, de acuerdo a las pautas de Diaconis demostraron que las probabilidades eran de una en diez millones. Entonces Diaconis recomendó la publicación del trabajo.

El editor de la revista Statistical Science, del Instituto de Estadísticas Matemáticas de los Estados Unidos, manifestó en el vol. 9, núm. 3 de agosto de 1994, a manera de nota preliminar del trabajo de Witztum, Rips y Rosenberg, lo siguiente:

Nuestros revisores estaban desconcertados. La posibilidad de que el libro del Génesis contuviera información significativa acerca de personajes actuales iba contra todas sus convicciones. No obstante, las pruebas adicionales reconfirmaron el fenómeno.

Rips se transformó y al trabajar lo más anónimo posible enfrente del computador en su programa del código bíblico, siente una presencia que lo acompaña, como si estuviera en contacto con otra forma de inteligencia. Él sabe que no está sólo y sabe que no fue por azar su descubrimiento. Sabe que lo que ha de suceder sucederá y lo acepta con fe, es más, no deja Israel a pesar de la profecía que el código le mostró sobre Jerusalén. Drosnin, el ateo escritor mediático en cambio intenta buscar honores y la fama, y se esfuerza por demostrar que esa profecía sobre el futuro es sólo una señal para evitar que lo que sucederá suceda, y busca la forma de advertir para evitarlo. Sin embargo en su segundo libro es cat6egórico para decir que el año 2006 habrá guerra nuclear...

Pero el trabajo de Rips superó lejos los parámetros de la ciencia al demostrar la realidad del código bíblico, un complejo programa computacional hecho hace más de 3.000 años atrás, demostrar mediante un trabajo científico publicado en una revista científica del mayor prestigio internacional y muy rigurosa para evaluar previamente cada trabajo que publica, en donde 66 sabios estudiados, primero 34 y después otros 32, tomados sus nombres de una Enciclopedia especializada, en la que cada uno, gracias al computador y el método creado mediante un programa computacional por Rips, aparece con su fecha de nacimiento y muerte, y después quien quiso destruir este trabajo, buscando ciudades para cada una de esas fechas, demostró que aparecen las ciudades de nacimiento y muerte de cada uno de los sabios consultados. La ciencia en silencio, dado que es mejor callar cuando el dogma científico se ve superado, aceptó entre cuatro paredes esta realidad, es más, con herido orgullo señaló que supera lejos la validez científica de otros trabajos.

EL GÉNESIS ORIGINAL DE LA BIBLIA ES UN CÓDIGO OCULTO EN UN PROGRAMA COMPUTACIONAL HECHO HACE MÁS DE 3.000 AÑOS ATRÁS CON MILES DE MILLONES DE VARIABLES EN LAS QUE TODO LO QUE SE CONSULTE FIGURA ALLÍ: PASADO, PRESENTE Y FUTURO INDIVIDUAL Y DE LA HUMANIDAD. CÓDIGO NO FÁCIL DE CONSULTAR E INTERPRETAR. CÓDIGO CON UNA CARA NEGATIVA DESTINADA A ESTIMULAR PENSAMIENTOS CATASTROFISTAS, Y OTRA CARA POSTIVA DEJADA CON EL FIN DE ESTIMULAR PENSAMIENTOS POSITIVOS DESTINADOS A LOGRAR UN MUNDO MEJOR.

Esta es una realidad científica demostrable en la que aparece el futuro. ¿Qué gana uno con saber esto? Mucho de ese futuro sólo se lo aprecia en el criptograma después de ocurrido, antes NO... Pese a todo lo demostrado en forma indesmentible y mediante el riguroso método científico, para muchos, heridos en su dogma, serán sólo patrañas, para otros, más cautos, meras probabilidades, para los menos, una esperada realidad. Esos menos al estar advertidos pueden reaccionar, prepararse y activar la mente. La mente es nuestra carta de triunfo. La fe es otra carta de triunfo. La esperanza es otra carta más de triunfo.

¿Por qué afirmo esto? Lo hago dado que Jesucristo nos predijo nuestra transformación y ascenso cuando los tiempos fueran llegados, y los tiempos han sido llegados.

Qué daría por saber hebreo y tener el programa de Rips, para buscar por ejemplo las palabras Mesías, Ovni, Reencarnación, Transfiguración y Ascenso del Hombre, Cuarta Dimensión... Rips señala que encontró una referencia sobre la quinta dimensión. Conviene tener presente la posibilidad de que nosotros ascenderemos a evolucionar en la cuarta dimensión, y que el codificador de la Biblia sería un Ser de la quinta dimensión.

Ese Ser que cual un holograma de varias dimensiones, programó el código de la Biblia demostró un profundo amor y comprensión por nosotros. Él no debía impedir los acontecimientos señalados en el Plan Divino que nos rige, pero sí estaba autorizado para advertirnos de manera tal que a su debido tiempo nos enteráramos de la profecía final. Él sabía que el hombre descubriría y desarrollaría de manera masiva el computador, por ello usó un programa computacional para revelar un contenido infinito de información, un contenido asombroso de visión de cada detalle del futuro, de cada hecho, lugar y persona. Y en especial una advertencia sobre los últimos días; advertencia que muy pocos querrían escuchar y en ella creer.

No fue Dios en persona quien entregó a Moisés la Torah, sino un intermediario suyo. No fue Dios en persona quien creó en lo físico al hombre, sino intermediarios suyos. No aparecen los textos originales que dieron lugar a las traducciones del Nuevo Testamento. Jesucristo dejó su enseñanza externa en las parábolas que quedaron escritas y su Enseñanza interna en el nivel oculto, quizás debajo de las parábolas. ¿Estará ese conocimiento guardado como programa computacional codificado, en algún código secreto del original en arameo de los libros del Nuevo Testamento? Jesucristo en un fragmento encontrado de un texto oculto, texto original de un escrito primitivo anterior a los textos del Nuevo Testamento, señala a sus discípulos:

No olvidéis que por sobre mí esta el Padre, y por sobre el Padre está Dios

Doron Witztum el colaborador de Rips, preocupado al ver cómo se les escapa de la mano su serio trabajo, y ya da, y dará con seguridad masivamente lugar al chuchoqueo barato y parafernálico manifiesta:

El código de la Biblia, pese a tratarse de uno de los descubrimientos matemáticos más asombrosos de la historia, no puede ni debe ser utilizado para establecer pronósticos, ya que la complejidad de los cálculos necesarios para encontrar una matriz referida a una determinada persona o situación, obliga a saber con absoluta precisión qué se está buscando. Escudriñar a ciegas acontecimientos futuros, sólo puede conducir a que, tarde o temprano alguien cometa un error, profetizando algo que quizá no llegara a suceder, lo que de cara a la opinión pública representaría un serio baldón para un hallazgo de enorme importancia científica, el cual no debería ser estudiado fuera de los círculos académicos, y mucho menos con un ánimo mercantil o sensacionalista. Un hecho que por otra parte, ya está comenzando a suceder.


* * *

REFLEXIÓN

La razón por la que se acalló lo serio del trabajo de Rips, un místico "tocado" por la Inspiración, está dada porque así debía ser, y en lo humano, en parte, porque figura varias veces mencionado Jesucristo como el Mesías que vino y...  El mismo poder que permitió que Jesucristo fuera el único SER que naciera como LUZ para condensarse cual niño; que fuera el Mesías y, que al dejar la forma física su cuerpo se desmaterializara en LUZ dejando impresa su figura cual negativo fotográfico en la Sindone que lo cubría, tiene que ver con la codificación de un texto entregado a Moisés, texto que debía ser conservado sin permitir que ninguna copia tuviera algún mínimo error o letra no nítida, para una posteridad: La era computacional, única manera que a un genio inspirado permitió demostrar que allí había un Código con miles de millones de variables que responden todo lo que, a su debido tiempo se le pueda consultar... No era un texto de adivinación,
pero fueron dados a conocer pronósticos, en lo personal resto validez a los de Drosdin en sus dos libros comerciales, en especial el de la Guerra nuclear del próximo año 2006. PERO el que sí me hace pensar, y mucho es cuando Rips consulta sobre el año 2013 y recibe por respuesta:

Una Tierra desolada, vacía, despoblada...

Hay grupos poderosos que trabajan para entronizarse en la Tierra usando bajo el lema derechos humanos la esclavitud de los más con menos a costa de ellos los menos con más; Otros trabajan de manera mística o fanática para que Armagedón suceda y así llegue el Mesías; Otros trabajan por el becerro de oro para dominar al mundo sometiendo al hombre masa que dominan... Todos ellos olvidan que lo que deba pasar sucederá y, si el Enviado llega no lo será por la acción de ninguno de estos grupos sino por aquellos anónimos humildes que intentan pensar mejor y elevan su media mental vibratoria.

Postulo desde acá que el Código no tan sólo es la más grande base de datos imaginable de todas las encarnaciones de las almas asignadas a este Orbe planetario, estructurado más allá de la línea del espacio tiempo relativo. Allí están todos los seres humanos que fueron, son y serán pero no con un rígido y racional estilo matemático informático sino que que con un suprahumano estilo dinámico sobre la base de las variaciones mentales humanas. Con ello quiero decir que una respuesta a un futuro el Código la entregará de acuerdo con la mente o mentalidad del momento de la pregunta y que esa misma pregunta obtendrá otra respuesta si esa media mental mejoró, respuesta dentro de las diferentes variables que cada vida tiene para cada circunstancia de vida, circunstancia que se van consolidando según cada uno de nosotros piense y mejore la media vibratoria mental.

Al consultar Rips sobre el año 2013, en aquella época, hacia ya varios años la respuesta señaló una Tierra desolada, vacía, despoblada. Eso podría ser que la vida se fue bajo Tierra, fuera del planeta o se desapareció. Si hemos logrado mejorar nuestra media de pensar por sobre la del 30% de pensamientos positivos diarios y reducir el 70% diario de pensamiento basura que nos caracteriza, la respuesta sobre el año 2013 debe ya ser DIFERENTE y más esperanzadora.

Este es un tema que debiera estar en su arcano y por algo me nació iniciar con él la nueva sección Reflexiones, sabiendo que lo apocalíptico, que lo Armagedón y que lo catastrófico que el coro de los de siempre volverá a repetir, lo es a mirada humana sobre la base del análisis humano de la realidad, pero a mirada Divina como lo es la de los autores del Código, estamos por trasponer el Portal Dimensional hacia la Redención mediante nuestra transmutativa transformación, en parte gracias a los que lograron PENSAR MEJOR y en especial por la llegada de la Fuerza del Cambio del Enviado...

El Mensaje que el Codificado Libro, que lo fue en la Quinta Dimensión, nos predice a cada uno de nosotros, tiene variables y esas variables van de lo negativo hacia lo positivo en la medida en que PENSEMOS MEJOR. Es decir lo que un día aparece codificado y es negativo podrá ser mejorado en la medida que uno ELEVE SU MEDIA VIBRATORIA MEDIANTE LA EMISIÓN DE MEJORES PENSAMIENTOS... Por lo tanto el CÓDIGO del GÉNESIS de la BIBLIA no es algo estático, lo que ya resulta un MegaMisterio, sino que es algo dinámico en relación con nuestra mente y manera de pensar... lo que ya supera cualquier idea humana o intento de proyección sobre esa REALIDAD en donde fue, para nosotros codificado...


Dr. Iván Seperiza Pasquali
Quilpué, Chile
agosto de 2005

Direcciones de acceso al Portal MUNDO MEJOR
http://mm2002.vtrbandaancha.net/
http://www.isp2002.co.cl/
isp2002@vtr.net