N° 325
NetEscrito 13
Marihuana
Alerta Jóvenes Alerta Roja


Soy humano, humano soy y cual humano me sé falible e imperfecto.
Como tal escribo lo que estimo es real y verdadero sin nada imponer, tan solo exponer.
Al CiberEscribir para el Portal Mundo Mejor intento ser objetivo sin a ninguno segregar.
Sin embargo, frente al más grande holocausto planetario como lo es el de la drogradicción,
para nada me resulta fácil mantener la objetividad y de reojo miro hacia el botón rojo.
Hace 26 años al tema, en mi primer libro con un capítulo, preocupado me referí.
En noviembre de 2004 un severo escrito a la "Diosa blanca" le dediqué.
Hoy, molesto, en la marihuana me centraré.

Un amigo experto en drogas señala que si del ámbito mundial las drogas legales e ilegales desaparecieran, a lo menos la mitad de la población debería quedar internada en los manicomios. La mitad de la población son más de 4.000 millones de personas...

Se dice que el dinero que mueve la droga (legal e ilegal) es de 500.000 millones de dólares al año, esto sería lo oficial, lo estimado superaría la cifra de 1.000.000 de millones de dólares anuales, es decir, el ingreso anual bruto de 9 naciones como Chile. Hace 26 años mientras, bajo la máscara social de connotados purpurados, pastores, religiosos, jurisconsultos, políticos, médicos, psicólogos, economistas, investigadores, filósofos, educadores... intentaban, a como de lugar, hacernos creer que la marihuana era inocua, gratificante y ayudaba en algunos problemas de salud, al dar forma a mi primer libro dediqué un capítulo al tema droga con una mención especial a la marihuana. Allí señalé:

ARMONÍAS DE UN RÉQUIEM PARA LA DROGA

La mente es como un pulido espejo y tenemos

que vigilar que se mantenga limpio.
Shen-hsiu

El actor Peter Seller señaló: Tras la máscara de nosotros los payasos, se esconde la tristeza y los corazones destrozados. Es una gran verdad, una realidad humana dentro de este absurdo circo en que hemos convertido al mundo. Vivimos tras una máscara o careta que oculta la verdad. Puede doler, pero saquemos la máscara y veamos la realidad, ¿cuál realidad?

Cada día son más los jóvenes que dañan de manera irreversible su cerebro con la droga y dejan su mente bloqueada en diferentes grados. La debilidad, desorientación, frustración y desesperanza los hace permeables al medio ambiente y a los criminales que cometen el crimen histórico de bloquear las juveniles mentes induciéndolos a la drogadicción.

La marihuana u hoja del cáñamo común, es la más barata y fácil de conseguir. Algunos religiosos, científicos, políticos y educadores cuya moralidad e intenciones resultan difícil de calificar, han señalado públicamente que la marihuana no es nociva y sus consumidores y proveedores no deben ser penalizados. Los estudios médicos son categóricos y concluyentes, de manera alarmante destacan:

La marihuana perjudica las juveniles mentes de los adictos en forma irreversible; gradualmente disminuye el natural talento juvenil en el estudiante, son alterados el modo de vida y la diaria actividad, el derrumbe es lento. Se deteriora una de las funciones mentales como lo es la memoria, cunde la apatía con un desgano cada vez mayor rechazando la actividad deportiva, social y familiar. La fuerza de voluntad es cada vez menor, la frustración es cada vez mayor, lo que lleva a más consumo y la búsqueda de otras drogas. Se crea la dependencia a la marihuana cuya droga es liposoluble por lo que se fija en las grasas del cuerpo, teniendo una lenta eliminación. En el drogadicto la droga se acumula en el organismo produciendo una solapada intoxicación que es permanente. Los efectos de la drogadicción casi no se notan al principio, pese a ser ya el daño irreversible. Se pierde la agilidad mental y la capacidad de concentración. Los estudios neurológicos son aterradores al demostrar significativas lesiones cerebrales irrecuperables e irreparables.

Descuidadamente esparcimos semillas que suponemos no ver más;
pero, de ellas brotan plantas cuyo fruto hemos de cosechar.
Juan Keble

En el siglo pasado (XIX) el naturalista alemán Eduard Poppig decía:
La coca es para el peruano la fuente de sus mayores placeres, pues bajo el influjo de ella se disipa la melancolía y su paralizada fantasía se anima con imágenes que nunca se le ofrecen en su estado normal. Inútil para todas las misiones dignas de la vida, el coquero es un esclavo de su pasión mayor todavía que la del bebedor.

La cocaína es un poderoso estimulante del sistema nervioso central, alterando el estado psicofísico del consumidor. Actúa como un vigorizante físico, reduce el hambre y la fatiga, dando una sensación general de bienestar y disposición hacia el trabajo. Produce euforia y excitación, con más energía y optimismo. Es de corta acción en sus efectos. Su adicción lleva a la angustia, alucinaciones, impotencia sexual e insomnio, con ilusiones paranoides, reacciones de pánico y agresividad. Se embota el juicio y las inhibiciones son liberadas. Crea una fuerte dependencia psíquica. En sus inicios el consumidor, por 45 minutos hasta 2 horas, se siente fuerte y animado, capaz de emprender cualquier acción. La fatiga se reduce y se tiene una agradable sensación de riqueza y poder. Ello da lugar, al desaparecer sus efectos transitorios, a depresión y fatiga, cefalea y un malestar que estimula a drogarse de nuevo. La adicción en muchos casos, tras grave calvario, lleva a la muerte.

Como la dosis de cocaína purificada es cara, se usa entre los menos adinerados la llamada pasta base, la que se fuma y lleva a una dependencia más rápida de la droga, con la necesidad de fumar cada vez más el "pito". En la elaboración de la pasta base de coca se emplea el keroseno, los carbonatos de sodio y potasio, los ácidos sulfúrico, muriático y clorhídrico, lo que la hace una droga sumamente tóxica. Su adicción incontrolada lleva a la prostitución, robo y el crimen, para conseguir el dinero que satisfaga su consumo. Es una toxicomanía infernal que conduce al deterioro cerebral. Y pensar que hay legisladores que desean legalizar su consumo para controlarlo...

La paste base, es droga para el pueblo, y su purificada cocaína es droga que abunda entre la "gente linda" del medio y entre aquellos profesionales que desean rendir y rendir muchas horas en su trabajo. No lo saben ellos, pero ya son esclavos del sistema que rige la droga. Ante estos hechos ¿Cómo poder advertir a los padres, profesores, religiosos, legisladores, líderes de opinión y autoridades sobre lo dramático que resultan las cifras de los jóvenes ya drogadictos y cada vez a más temprana edad? En un mundo de reales 7.000 millones de habitantes, más de 1.000 millones de personas que nacieron con cerebros normales, están ya deteriorados en sus cerebros de por vida por la drogadicción que corroe todos los cimientos de la sociedad en lo religioso, filosófico, científico, artístico, académico, político, escolar, universitario y del diario vivir en general. Las cifras como tales son impersonales, pero muestran el reflejo de un mundo decadente al que hay que salvar a como de lugar.

No puedo culpar a los niños de EE.UU. si a los 11 años fuman,
son alcohólicos, drogadictos o pervertidos sexuales, no,
no puedo culparlos a ellos, pues solo imitan a sus padres.
Un predicador

¿Es responsable esa juventud en su debilidad, frustración e ignorancia del criminal deterioro irreversible que producen con la droga en sus cerebros y mentes que no pueden manifestarse bien en cerebros dañados? NO, NO SON ELLOS LOS CULPABLES, otros son los señalados desde lo alto como responsables del peor CRIMEN HISTÓRICO que afecta a la humanidad.

***
En estos 26 años transcurridos entre 1982 y 2008 he podido, cual espectador, contemplar cómo actores connotados del drama mundial a toda costa han intentado convencer que la marihuana es inocua, que debería legalizarse y ser comercializada sin restricciones. Son 26 años los transcurridos y sigue el mismo conglomerado humano intentando la legalización y libre distribución de la marihuana. Esto me hace pensar y preguntar sin entender: ¿Qué interés los mueve? ¿A quién representan? 

La ciencia ha evolucionado y ahora se dan a conocer nuevos informes sobre el consumo de marihuana y su relación con el daño cerebral en el adicto, daño que es irreversible. Nuevamente me pregunto sin encontrar racional respuesta: ¿Por qué esos connotados quieren que la juventud sea dañada con la marihuana? No puedo ser objetivo con quienes han llevado a más de 1.200 millones de personas al daño cerebral irrecuperable. ¿Cómo ser tolerantemente objetivo ante semejante crimen histórico? 



COLLAGE con Ciber recortes tomados desde InterNet

Universidad de marihuana
Un centro de estudios privado del área de San Francisco dedicado al estudio de la industria del cannabis está dando un nuevo significado a la educación: enseña a cultivar, cosechar y preparar marihuana, así como a administrarla a otros.
El objetivo, según la dirección de la Oaksterdam University, es educar a los consumidores sobre los beneficios de esta planta y alentar a los graduados a iniciar sus propios dispensarios en California, pese a que la posesión de esta droga sigue estando prohibida según la ley federal.
El centro de estudios, que tomó como modelo un instituto similar en Amsterdam, abrió en noviembre pasado y recientemente comenzó a ofrecer clases en Los Angeles.
Un grupo de estudiantes se reúne en una antigua farmacia en el centro de Oakland para una clase que abarca temas como la política de la marihuana, la horticultura y tratamiento de los brotes.
Ciclistas con colas de caballo y tatuajes comparten la clase junto a mujeres de mediana edad y toman nota sobre la historia de la droga.
Más tarde, los estudiantes ejemplifican qué hacer si son detenidos por un policía y aprenden sobre el balance de PH, el secado y curado de la planta.
Al final del intensivo de un fin de semana, los estudiantes dan una prueba que, si es aprobada, les dará un certificado que podrían usar para conseguir trabajo en un dispensario de marihuana.
*
La Global Marijuana March (GMM) también conocida como Million Marihuana March (MMM) o Marcha del Millón de Porros (MMP) se realiza desde 1999 el primer fin de semana de mayo de cada año, en simultáneo en ciudades de todo el mundo. Tiene como objetivos hacer evidente la cantidad de consumidores para terminar con la discriminación y las detenciones, promover políticas de reducción de daños y avanzar hacia la despenalización, haciendo hincapié en las libertades individuales de las personas y los perjuicios de la desinformación.                                            http://www.mancia.org/foro/otros/17230-marcha-mundial-marihuana-convocatoria-artistas.html
*
A pesar de que los defensores de la marihuana la describen como una droga suave y poco peligrosa, los diversos estudios científicos que se han realizado desde los años setenta indican lo contrario. La nueva investigación subsidiada por el Instituto Nacional de Investigación sobre el Abuso de Drogas en la Escuela de Medicina de Harvard es una prueba más de que los usuarios crónicos de marihuana sufren del síndrome de abstinencia cuando dejan de fumar la sustancia. El comportamiento agresivo es parte importante de este síndrome, caracterizado también por insomnio, agitación, pérdida del apetito e irritabilidad. Si bien el síndrome es menos pronunciado que el de la abstinencia del alcohol, los opiáceos o la cocaína, es suficientemente fuerte para motivar la reincidencia en el hábito. Es esencial llegar a un mejor conocimiento de la naturaleza de ese síndrome para poder desarrollar estrategias contra el uso de la marihuana, que es la droga ilícita usada más comúnmente en los Estados Unidos de América. En la encuesta de hogares sobre el uso indebido de drogas que se llevó a cabo en 1997, más de 11 millones de personas declararon que habían fumado marihuana durante el mes anterior. Esta droga no solo causa adicción y un consumo compulsivo que afecta a las relaciones del usuario con la familia y su desempeño en la escuela o el trabajo, sino que causa problemas físicos, como una tos crónica relacionada con el hábito de fumar o problemas psicológicos por el efecto de sedación que tienen las dosis altas.
http://www.scielosp.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1020-49891999000500006
*
La Marihuana se elabora a partir de las hojas secas del cannabis, o cannabis sativa como se conoce en botánica la planta, y sus efectos psicoactivos son debidos a uno de sus principios activos: el THC (9-delta-tetrahidrocanabinol). Además de la marihuana, el hachís es también una sustancia derivada del cannabis que se elabora a partir de la resina almacenada en las flores de la planta hembra. Su concentración de THC es superior a la de la marihuana por lo que su toxicidad potencial es mayor. Se suele fumar en forma de cigarrillo (pito o porro). El hachís se presenta, como polvo fino, comprimido en pastillas o tabletas de color pardo oscuro, de 100, 200, 500 o 1000 gramos, envueltos en papel de estaño o aluminio. El THC es liposoluble, es decir, soluble en un medio graso, por lo tanto su proceso de eliminación orgánica resulta bastante complejo y partículas de ellas se alojan en tejido blando orgánico (pulmones, riñones, hígado, corteza cerebral...). El consumo de marihuana produce entonces daño cerebral por alteración de esta química; daño pulmonar y en vías respiratorias altas. Tiene una vida media de tres semanas, por lo que a la semana de su consumo aún se mantiene sin eliminar el 50% aprox. del principio activo, favoreciendo su acumulación cuando el consumo es regular, y por su tendencia a fijarse en tejidos grasos, serán órganos como el cerebro, el hígado, los pulmones y el aparato genital interno los más afectados.
*
De las drogas ilegales las que más se consumen en orden y en frecuencia son marihuana y cocaína... La marihuana que se está consumiendo hoy en día es más dañina que la de hace 15 años; ha aumentado la pureza y con ello la concentración de THC. Los jóvenes son más propensos al daño cerebral por el THC.
*
La marihuana favorece la lentificación bioeléctrica, indicativa de mal funcionamiento y DETERIORO CEREBRAL y se demuestra elevado porcentaje de fracaso académico entre los adictos a la marihuana por bloqueo de los procesos intelectuales.
*
Una vez inhalado, el THC penetra rápidamente en la sangre (en menos de diez minutos). Dada su afinidad por las grasas, se fija en los tejidos ricos en lípidos, principalmente en el cerebro. Igualmente, puede pasar a la leche materna y a la placenta. La eliminación total de THC del organismo puede durar entre dos y tres semanas, por lo que un consumo frecuente de cannabis conlleva una acumulación de THC en el cerebro.
*
El THC le debe muchos de sus efectos a la similitud que tiene con una familia de sustancias químicas llamadas cannabinoides endógenos que son las sustancias químicas parecidas al THC producidas naturalmente por el cuerpo. Como la molécula del THC tiene la misma forma que estos cannabinoides endógenos, ésta interactúa con los mismos receptores en las células nerviosas -los receptores de cannabinoides- que los cannabinoides endógenos e influye en muchos de los mismos procesos. Las investigaciones han demostrado que los cannabinoides endógenos ayudan a controlar una variedad de procesos mentales y físicos en el cerebro y en todo el cuerpo, incluyendo la memoria y la percepción, la coordinación motora fina, las sensaciones de dolor, la inmunidad a las enfermedades, y la reproducción. (Organización Panamericana de la Salud 2006).
*
Cuando alguien fuma marihuana, el THC estimula en exceso a los receptores cannabinoides, conduciendo a la alteración del control normal de los cannabinoides endógenos. Esta sobreestimulación produce la intoxicación que sienten los fumadores de marihuana que, con el tiempo, puede alterar la función de los receptores de cannabinoides. Esto, conjuntamente con otros cambios en el cerebro, puede ocasionar los síntomas del síndrome de abstinencia y la adicción.
*
El médico psiquiatra Dr, Ginés González García señala: “Hay un tema que creo que es importante aclarar y es el tema de la marihuana porque es el tema central alrededor del cual giran los despenalizadores y los legalizadores. La legisladora que hizo el proyecto de despenalización sostiene que la marihuana no es una droga pero en el fundamento de ese proyecto no se consultó a ningún médico. Todos los médicos, hasta un estudiante que recién empieza, puede decirle a esta legisladora y a todos los jueces despenalizadores que la marihuana es una droga más peligrosa que el tabaco y que si el tabaco mata 40 mil argentinos por año, la marihuana si se legaliza va a matar más porque es más cancerígena que el tabaco y tiene efectos que el tabaco no tiene: es alucinógena, altera los sentidos, altera los reflejos, la conciencia, la visión. Es una droga que con el tiempo provoca daño cerebral. No se puede decir que la marihuana no es una droga. Y el consumo de esta droga creció porque la Argentina tiene una gran tolerancia social frente a la marihuana, hay una gran propaganda encubierta a favor de la legalización desde los medios de difusión. Y la marihuana es la droga ilegal más consumida. Todavía queda mucho por hacer”.
http://www.sentirypensar.com.ar/modules.php?name=News&file=article&sid=225
*
Más de 1,6 millones de argentinos se drogan.
Lo revela una encuesta oficial realizada en todo el país. De ellos, 440 mil utilizan cocaína y 1,2 millones fuman marihuana. La gente afirma que se consigue fácilmente.
http://www.blog-medico.com.ar/noticias-medicina/argentinos-y-drogas.html
*
La marihuana también aparece como droga de inicio, pero el alcohol y el tabaco no pierden su importancia como puertas a la drogadicción. Y “si no comenzamos a disminuir los índices de inicio de fumado y de bebida en los muchachos, cada vez, mucho antes de haber entrado a la universidad ya habrán usado marihuana, y cocaína”, alerta.
http://www-ni.laprensa.com.ni/archivo/2003/julio/08/nosotras/temacentral/temacentral-20030708-01.html
*
Actualmente una buena parte de todas las clases sociales del mundo conocen los efectos de esta planta y sus derivados. Una encuesta de las Naciones Unidas realizadas en uno de los momentos punta (1967-1968) estimó que en el mundo existía de 200 a 300 millones de consumidores regulares (es decir, un 7-10% de la población mundial), la mayoría de ellos en regiones donde su uso es ilegal (Asia y Norte de África). Estados Unidos tiene datos epidemiológicos más completos sobre el problema en su medio: 1977 se consideró que el número de consumidores habituales (al menos una vez por día) era superior a los tres millones; más de 30 millones de norteamericanos que habían probado alguna vez, y tres de cada cinco jóvenes norteamericanos entre 18 y 25 años conocían sus efectos. Hoy, a lo menos, con la cifra del 10%, cifra que es mayor, el número de consumidores de la marihuana supera a los 800.000.000 de personas del ámbito mundial.
*
El consumo de marihuana acarrea criminalidad y comportamiento antisocial – El consumo de marihuana entre los jóvenes ha estado asociado con una amplia gama de comportamientos peligrosos. Los niños que comienzan a fumar “porros” (cigarrillos de marihuana) a una edad temprana tienen menos probabilidades de terminar los estudios y son más propensos a cometer actos de robo, violencia, vandalismo y otro comportamiento de alto riesgo en comparación con los niños que no fuman marihuana.
*
La marihuana es una droga depresora del Sistema Nervioso Central, tiene decenas de elementos psicoactivos, el más potente el THC, que posee su propio receptor en el cerebro. El THC es soluble en grasa, por lo que dura alrededor de 1 mes en el organismo, al ser fumado pasa a la sangre y es transportado rápidamente a hígado, pulmones y los tejidos grasos, como el cerebro. El THC , o delta-9-tetra-hydro-cannabinol, tiene un receptor específico en el cerebro que facilita su asimilación. Existe en el cuerpo humano una sustancia similar al THC, la anandamida cuyas utilidades se desconocen, pero el THC se queda durante semanas en el cerebro humano dificultando las sinopsis en determinados lugares cerebrales. Su eliminación variará de cada persona.
La acumulación de THC en las neuronas entorpece la memoria del cerebro, provoca grandes déficit de memoria a corto plazo, disminuye la capacidad de aprendizaje y de concentración, letargo, paranoias y problemas de locomoción. El THC podría generar problemas psiquiátricos en aquellos usuarios crónicos con una condición esquizofrénica pre-existente, pueden despertar la locura.
Si se mezcla el consumo marihuana con alcohol, puede ocasionar mareos o lipotimias por causa de la acción vasodilatadora del alcohol y el aumento de consumo cerebral de oxígeno al fumar marihuana. El cerebro necesita más oxígeno de lo normal y dispone de una cantidad menor 
El cerebro dirige todas las funciones del resto de los órganos del cuerpo, es el substrato de la inteligencia humana, memoria, deseos, sentimientos y emociones. La especie humana nació para usar su cerebro, el cannabis lo destruye poco a poco. Fumar marihuana es dañino.
http://www.dedrogas.com/2005/09/17/danos-que-causa-la-marihuana-en-el-cerebro-thc/
*
NUEVA ZELANDA. 1 de agosto de 2007. Un cigarrillo de marihuana puede provocar tanto daño en los pulmones como el que provoca fumar cinco cigarrillos de tabaco, uno tras otro. Esa es la conclusión de un estudio científico llevado a cabo en Nueva Zelanda. El estudio descubrió que el cannabis daña tanto los conductos respiratorios superiores, como los pequeños conductos de los pulmones, encargados de transportar oxígeno. Es por eso, dice el estudio publicado en la revista Thorax, que los fumadores de marihuana a menudo tosen, estornudan o experimentan presión en el pecho. Tal como dijo a BBC Ciencia el doctor Carlos Luna, de la Asociación Latinoamericana del Tórax, "es un estudio novedoso, porque presenta datos con una precisión que no se conocía". "Pero también confirma datos que se conocen hace tiempo sobre la existencia de sustancias tóxicas en el humo de la marihuana, similares a los tóxicos del humo del tabaco", agrega el experto. Hace unos días otra investigación científica reveló que la marihuana puede aumentar hasta 40% el riesgo de sufrir enfermedades psicóticas como la esquizofrenia.
*
¿Cuál es el alcance del uso de la marihuana en los Estados Unidos?
La marihuana es la droga ilícita de uso más difundido en el país. De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre el Uso de Drogas y la Salud (NSDUH, por sus siglas en inglés) del 2002, más de 94 millones de americanos (40 por ciento) mayores de 12 años han probado la marihuana por lo menos una vez. El consumo de marihuana está muy difundido entre los adolescentes y adultos jóvenes. El porcentaje de estudiantes de la escuela media que reportaron usar marihuana aumentó al comienzo de los años noventa.
*
El uso de marihuana en la actualidad tiene enormes diferencias con la modalidad utilizada a comienzos de la década del '60. Por aquellos años, representaba un estandarte del movimiento pacifista que se oponía a guerras colonialistas como en Vietnam, asociado a los primeros megafestivales de rock como Woodstock y en clara relación con la rebeldía adolescente de esa época. Actualmente ha sido incorporada en muchos grupos como una "única y exclusiva forma" de "diversión, relajación y placer", ignorando que la manipulación y mejora de los cultivos de cannabis sativa han potenciado la concentración de los alcaloides responsables de sus efectos sobre el organismo, principalmente el tetra hidro cannabinol o THC. En efecto este alcaloide es el responsable de la capacidad adictiva de la marihuana pero también lo es de los efectos sobre el psiquismo y la conducta.
*
Los cannabinoides son sustancias que derivan de la planta Cannabis. El producto resultante del corte de la parte superior de la planta (hojas y tallos), cuando ésta es troceada y enrollada como cigarrillos, recibe el nombre de marihuana.
El hashish es el exudado de resina seco que se extrae por filtración de la parte superior de la planta y de la cara inferior de las hojas
El aceite de hashish es un concentrado destilado de hashish.
Habitualmente, los cannabinoides se fuman, pero pueden ser consumidos por vía oral y a veces mezclados con té o comida.  
*
Cuando alguien fuma marihuana, el THC estimula en exceso a los receptores cannabinoides cerebrales, conduciendo a la alteración del control normal de los cannabinoides endógenos. Esta sobreestimulación produce la intoxicación que sienten los fumadores de marihuana que, con el tiempo, puede alterar la función de los receptores de cannabinoides. Esto, conjuntamente con otros cambios en el cerebro, puede ocasionar los síntomas del síndrome de abstinencia y la adicción.
*

El nombre dado a la marihuana, según algunos países, es:

España

Cáñamo, Grifa, Hachich, Hierba, Kifi, Mierda, Tila, Chocolate, Chicle

Italia

Canape, Canape Indiana, Cannacoro, Hachich

Francia

Chanvre, Chanvre Indien, Herbe de Chanvre Indien, Hachich, Hach ó Has, Mari ó Mari Jeanne

Argentina

Porro, faso. Maconia, churro, hierba, pasto

Alemania

Hanfkant

Inglaterra

Hemp

Mozanbique

Banga

Africa del Noroeste

Chira (Resina)

Egipto

Kamonga

Marruecos

Kif

Africa del Sur

Dagga

Brasil

Liamba, Cangoba, Daboa, Pobre, Pinto, Planta da felicidade

México

Marijuana o Marihuana, Grifa, Soñadora

Costa Rica

Hierba Santa, Mala Vida, Mariquita, Zacate Chino

India

Bang, Ganja, Madi, Misari, Magoon

Turquía

Kabak

Arabia

Kinnab

Japón

Taima

Oriente Medio

Zhara

Chile Pito, Yerba


Un texto encontrado en InterNet me motivó adaptarlo para darle el siguiente título:

Trampa inicial, Caos final

Si se fuma, los efectos de la marihuana comienzan de manera rápida apenas entra la droga al cerebro y duran de 1 a 3 horas. Si la marihuana se ingiere en un alimento o bebida, el inicio de los efectos a corto plazo es más lento, generalmente comenzando entre media hora y una hora después, y los mismos duran más, hasta 4 horas. Si se fuma la marihuana, se deposita mucho más THC en la sangre que al comerla o beberla.
A los pocos minutos de inhalar el humo de la marihuana, el corazón comienza a latir más rápido, los pasajes bronquiales se relajan y se ensanchan, y los vasos sanguíneos en los ojos se dilatan, haciendo que los ojos se vean rojos. El corazón, que normalmente late de 70 a 80 latidos por minuto, puede aumentar su ritmo en unos 20 a 50 latidos por minuto o, en algunos casos, hasta puede duplicarse.
La TRAMPA INICIAL está  cuando el THC llega al cerebro, el usuario se siente eufórico o "entra en onda" (estar "high"), porque ésta actúa sobre el sistema de gratificación cerebral, es decir, las áreas del cerebro que responden a estímulos como la comida y la bebida, así como a la mayoría de las drogas de abuso. El THC activa el sistema de gratificación de igual manera que lo hacen casi todas las drogas, es decir, estimulando las células cerebrales para inhibir el GABA cuya función es la de impedir el exceso de formación de dopamina que entonces actúa sin regulación.
El usuario de marihuana puede experimentar sensaciones placenteras, los colores y sonidos le parecen más intensos, y el tiempo le parece transcurrir muy lentamente. Siente la boca seca y repentinamente tiene mucha hambre o mucha sed. También le pueden temblar las manos y las puede sentir frías.
La euforia pasa después de un tiempo y entonces el usuario puede sentir sueño o depresión. A veces, el uso de marihuana produce ansiedad, temor, desconfianza o pánico.
La marihuana es una droga depresora del Sistema Nervioso Central, tiene decenas de elementos psicoactivos, el más potente el THC (tetrahidrocannabinol), que tiene su propio receptor en el cerebroEl CAOS FINAL está en que el consumo de la marihuana daña, atrofia y envejece de manera imperceptible, gradual y progresiva a los juveniles cerebros.

Veamos un esquema cuya fuente está en la: Organización Panamericana de la Salud (2006)

Los efectos de la marihuana en el cerebro

Cuando se fuma marihuana, su ingrediente activo, el THC, viaja por el cuerpo incluyendo al cerebro para producir sus efectos diversos. El THC se adhiere a sitios llamados receptores de cannabinoides ubicados en las células nerviosas del cerebro, afectando la manera en que éstas funcionan. Hay abundancia de receptores de cannabinoides en las partes del cerebro que regulan el movimiento, la coordinación, el aprendizaje, la memoria y las funciones cognitivas superiores, como el juicio y el placer.

Regiones del cerebro en que los receptores de cannabinoides son abundantes

Región del cerebro

Funciones asociadas con esa región

Cerebelo

Coordinación de los movimientos corporales

Hipocampo

Aprendizaje y memoria

Corteza cerebral, especialmente las
regiones cingulada, frontal y parietal

Funciones cognoscitivas superiores

Núcleo accumbens

Gratificación

Ganglios basales
- Sustancia negra reticulada
- Núcleo entopeduncular
- Globo pálido (globus pallidus)
- Putamen

Control del movimiento

Regiones del cerebro en donde hay una concentración
moderada de los receptores de cannabinoides

Región del cerebro

Funciones asociadas con esa región

Hipotálamo

Funciones de disposición corporal
(regulación de la temperatura, equilibrio de la sal y el agua, función reproductiva)

Amígdala cerebral

Respuesta emocional, miedo

Médula espinal

Sensaciones periféricas, incluyendo el dolor

Tallo del cerebro

Dormir y despertar, regulación de la temperatura, control motor

Sustancia gris central

Analgesia

Núcleo del tracto solitario

Sensación visceral, náusea y vómito

http://www.monografias.com/trabajos36/dependencia-marihuana/dependencia-marihuana2.shtml


Neurofisiología de la marihuana
 
La Neurofisiología es la rama de la Fisiología que estudia el sistema nervioso.
La marihuana produce una inicial sensación de relajación, euforia y mareo, con falta de coordinación, hambre y fallas en la memoria. Esto se debe a que el principio activo THC de la marihuana suplanta la función del neurotransmisor anandamida que está en diferentes partes del cerebro. La anandamida se almacena en las vesículas situadas en el extremo del axón de las neuronas. Cuando una señal eléctrica llega allí se libera la anandamida en la sinapsis o el espacio entre dos neuronas. La anandamida se mueve ahora a través de la sinapsis hacia la neurona contigua y una vez  transmitido el mensaje la anandamida retorna a su neurona original. El THC se comporta en parte como la anandamida  pero lo hace alterando la normal función inter neuronal, además el THC inhibe el GABA cuya función cerebral es la de impedir el exceso de formación de dopamina, por lo tanto el THC permite que  aumente la liberación de dopamina en forma indirecta. Esta acción lleva a la dependencia de la marihuana. El cerebro contiene varios receptores a los que la anandamida y el THC se pueden adherir, lo explica algunos de los efectos típicos de la marihuana. Estos receptores se encuentran en el hipocampo, el hipotálamo, el cerebelo y los ganglios basales. 
El hipocampo maneja la memoria a corto plazo, el THC interfiere con el funcionamiento de la memoria.
El hipotálamo es el centro del apetito, por ello el THC puede activar la sensación de hambre.
El cerebelo regula la coordinación y al equilibrio, el THC afecta estas funciones.
Los ganglios basales están relacionados con el movimiento involuntario de los músculos, el THC da lugar a problemas en la coordinación física.
La localización presináptica de los receptores CB1 sugiere que los canabinoides ejercen una función en la modulación de la liberación de neurotransmisores por los axones terminales.
Últimos estudios han demostrado que el THC cambia la forma en que la información de los sentidos llega y se procesa en el hipocampo o zona límbica cerebral relacionada con el aprendizaje, la memoria y la integración de las experiencias sensoriales con las emociones y las motivaciones. Las investigaciones han demostrado que el THC suprime las neuronas del sistema de procesamiento de información del hipocampo. Además han descubierto que los comportamientos aprendidos, que dependen del hipocampo, también se deterioran.

Historia neurofisiológica

El principio activo de la marihuana fue aislado y descrita su estructura por Raphael Mechoulan, químico de la Universidad Hebrea de Jerusalén. La denominó "tetrahidrocanabinol" (THC), dado que el nombre científico de la marihuana es Cannabis sativa. En 1992 el mismo autor también descubrió una sustancia química que se producía naturalmente en el cerebro y que actuaba en forma similar al THC. Se trataba de un pequeño ácido graso, que denominó "anandamida". Posteriormente se pudo demostrar que tanto el THC, como la anandamida, ejercían su acción uniéndose a un receptor proteico que se encontraba localizado en la superficie de las células cerebrales. A él se le denominó “Proteína Receptora de Canabinoide", o para ser más corto: “CB1”.
Poco después, Daniel Piomelli y Nephi Stela de la Universidad de California en Irvine, descubrieron otro lípido natural, el 2-araquidonil glicerol (2AG), que actuaba del mismo modo que la marihuana. Desde entonces estos dos compuestos (anandamida y 2AG), pasaron a denominarse canabinoides endógenos o endocanabinoides, dado que actuando como canabinoide, eran producidos naturalmente por las células del organismo.
Posteriormente se ha demostrado la existencia de un segundo receptor celular para los llamados canabinoides. Es así como en el año 1993, Nuna Abu-Shaar y sus colegas del Medical Research Council Laboratory en Cambridge, Inglaterra, encontraron el segundo receptor, que denominaron con la sigla "CB2", y que a diferencia del anterior se encuentra preferentemente en células periféricas del organismo, donde participa en la regulación de diversas funciones. En resumen, el receptor CB1 se encuentra preferentemente en células cerebrales, mientras que el CB2, se encuentra preferentemente en células periféricas.
Parece extraño que el THC, que se encuentra en la marihuana, tenga igual función biológica que dos substancias naturales producidas en el propio organismo (2AG y anandamida). Mas llama la atención que teniendo una estructura química tan diferente, para ejercer su acción se unan a los mismos receptores celulares específicos. Pero ello no es tan raro, dado que igual coincidencia sucede con la morfina, que siendo producida por la planta amapola, tiene igual efecto que endorfinas que se producen naturalmente en el cerebro.

Metabolismo


La marihuana es transformada por el hígado, el pulmón y el cerebro mediante reacciones de hidroxilación y demetilación. Los cannabinoides tienen una alta afinidad por los tejidos grasos (SNC, gónadas), lo cual explica su acumulación en estos tejidos. La excreción se realiza en heces y orina. Si se fuma la marihuana, se deposita mucho más THC en la sangre que al comerla o beberla. El THC se queda durante semanas en el cerebro humano sustituyendo la acción de la anandamida y dificultando las sinapsis en determinados lugares cerebrales.
***
La química cerebral es una compleja interacción microquímica neuronal que actúa en equilibrio y con armonía por medio de los neurotransmisores, entre los adictos a la marihuana por acción del THC hay alteraciones en la síntesis y liberación de acetilcolina, norepinefrina, dopamina, serotonina y GABA, lo que lleva a la inicial euforia del adicto y la adicción por ansia a consumir más droga.La microquímica no la regula de manera autónoma el cerebro, tiene que ver con la Fuerza Interior, o energía vital que, de manera constante nuestro subconsciente mental envía para que el cerebro la use y distribuya, haciéndola llegar a cada célula del organismo, lo cual nos permite vivir. Ingresado al cerebro una sustancia exógena como el TCH que sustituye a la natural endógena llamada anandamida, da lugar a cortocircuito cerebral con una reacción de defensa y bloqueo ante el agresor. Si la acción se mantiene en el tiempo lleva a daño y deterioro en el cerebro, daño en parte recuperable y después irreversible. Cada ser humano nace con su personal genoma celular y ADN específico, la regulación microquímica cerebral viene estructurada en los genes, siendo diferente para una u otra persona. Solo el propio organismo, regido por la mente por medio del cerebro, sabe la cantidad precisa de neurotransmisores que necesita usar y cómo hacerlo. Al sustituir de manera artificial esta función por medio de la drogadicción vemos los catastróficos resultados que estamos contemplando a pesar del oficial manto de silencio sobre ellos.

Efectos en el adicto a la marihuana

Efectos inmediatos:

- Euforia seguida de somnolencia.
- Relajación
- Coordinación reducida
- Presión sanguínea baja
- Somnolencia
- Fallos de atención
- Alteraciones de la percepción (tiempo / espacio)
- Desorientación temporal.
- Sensación de lentitud en el paso del tiempo
Distorsiones visuales y auditivas.
- Ansiedad, unida a ideas paranoicas.
- Dificultad en el ejercicio de funciones complejas: expresarse con claridad, memoria inmediata, capacidad de concentración y procesos de aprendizaje.
- Las más frecuentes reacciones orgánicas son: el aumento del apetito, sequedad de la boca, ojos brillantes y enrojecidos, taquicardia, sudoración, alteración en la coordinación de movimientos.

Más adelante aparece

Indiferencia, falta de ilusión y motivación, ansia por tomar de nuevo la droga con progresiva debilitación del discernimiento y permeabilidad para la fácil caída en la adicción a otras drogas.

Efectos tardíos:

En el aparato respiratorio:
          o Bronquitis crónica.
          o Alteración de la función de los pulmones y de las vías aéreas.
          o Cáncer de pulmón.
 
En el aparato reproductor:
          o Retraso de la pubertad en los varones.
          o Disminución del número de espermatozoides.
          o En las mujeres, desarreglos en la menstruación.
 
En el cerebro: El THC, destruye algunas células nerviosas de la parte del cerebro responsable de la memoria, lo que se traduce en:
          o Dificultades para comprender la lectura.
          o Disminución de la capacidad para resolver problemas.
          o Incapacidad para recordar hechos recientes.
          o Incapacidad para concentrase y aprender.
 
En las funciones motoras:
          o Disminución de las funciones motoras y reflejos, lo que supone un importante peligro, por ejemplo, a la hora de conducir vehículos.
 
 Efectos físicos:
          o La marihuana deteriora los pulmones y las células, sobre todo los glóbulos blancos y los espermatozoos. Acelera las pulsaciones. Disminuye las defensas. Daña la garganta (faringitis, tos). Un sólo porro deja más alquitrán en los pulmones que varios cigarrillos entre otros motivos porque se fuma sin filtro (bronquitis, asma).
 
Efectos psíquicos:
          o La marihuana distorsiona la percepción estropeando la sensibilidad, disminuye la memoria y la voluntad, dificulta pensar, aprender y tomar decisiones, produce ansiedad y agresividad alterando el equilibrio psíquico. Hace perder interés y motivación por las cosas normales (vida, higiene...) para centrar la atención en la droga y sus rituales. La marihuana crea dependencia psíquica disminuyendo la libertad mientras el afectado piensa que sucede lo contrario. Causa daños cerebrales irreversibles o de lenta recuperación. Aumenta el desorden personal y se deteriora el aspecto externo.
 
Efectos sociales:
          o La marihuana produce disgustos familiares, inestabilidad laboral, pérdida de capacidades profesionales, actos delictivos, propagación de la droga, aislamiento en grupos de drogadicción. La marihuana es el paso previo a drogas más fuertes (a menudo basta con que uno del grupo empiece).
  

Collage sobre la relación CEREBRO y marihuana

El presente capítulo refuerza y repite conceptos de la Neuropatología del THC que ataca a una serie de áreas cerebrales. Más allá, mi intuitiva y personal percepción dice que el THC además daña a ese 10% de neuronas de salto cuántico que tenemos, al interferir en sus microtúbulos bloqueando la función de los electrones que están a la vez en el cerebro y la mente uniendo ambas realidades, la mental y la cerebral.

La marihuana aumenta las sensaciones negativas, algo a lo que el consumidor de cannabis no puede hacer frente debido a su forma concreta de pensar, lo que le causa ansiedad y necesidad de repetir su administración. Por lo tanto, la única solución para salir de esta situación es fumar cannabis de nuevo, con el fin de deshacerse de las malas sensaciones. Estas sensaciones no desaparecen, reaparecen, y de esa forma se impone la necesidad de continuar fumando.
El cortex prefrontal (que tiene un papel importante de ordenamiento lógico de los estímulos internos y externos) se ve drásticamente alterado en el estado adictivo y explica el grado de deterioro en la respuesta de afrontamiento ante un hipotético conflicto. La función ejecutiva de planear y ejecutar patrones comportamentales (tarea prefrontal), no es un fenómeno todo o nada sino que depende de otras funciones cognitivas, pero en los estudios de flujo sanguíneo cerebral en los consumidores crónicos de cannabis, la región dorsolateral del cortex prefrontal muestra una baja actividad de metabolización. Esta región es un coordinador de todos los procesos cognitivos. El disfuncionamiento cognitivo se produce con un consumo de una frecuencia superior a las 6 semanas durante dos años aproximadamente o a veces una vez por semana es suficiente. Estos cambios producen un nuevo estado de conciencia "estado cannabis-dependiente". Probando el cannabis el consumidor está intoxicado frecuentemente de forma aguda y experimenta un estado normal de conciencia no intoxicado. Después de la intoxicación aguda los pacientes se encontrarán pasivos y obtusos durante unos cuantos días. Si el consumidor fuma nuevamente dentro de un período de 6 semanas o menos, estas consecuencias serán más duraderas. El consumidor experimentará entonces un estado agudo de intoxicación sobre el efecto de la influencia crónica (pasivo y obtuso). Después de un período crítico de consumo crónico, el estado agudo de intoxicación es percibido entonces por el consumidor como algo que le crea una sensación de ser útil y normal. Este estado dura 2 a 3 horas.

Es concluyente ya que la marihuana afecta al cerebro e incita el consumo de otras drogas. Esta nueva teoría pone en tela de juicio la extraña idea de que la marihuana es una droga blanda e inofensiva. Su consumo afecta al cerebro y estimula la secreción de sustancias químicas que generan iniciales sensaciones placenteras creando dependencia. Además lleva al adicto a que se inicie en otras drogas. Recientes estudios demuestran que el cannabis no es inofensivo, como se hacía creer, por el contrario daña al cerebro. 

Cuando el THC llega al cerebro, el usuario se siente eufórico o "entra en onda" (estar "high"), porque ésta actúa sobre el sistema de gratificación cerebral, es decir, las áreas del cerebro que responden a estímulos como la comida y la bebida, así como a la mayoría de las drogas de abuso. El THC activa el sistema de gratificación de igual manera que lo hacen casi todas las drogas, es decir, estimulando las células cerebrales para que liberen una sustancia química llamada dopamina.

El daño producido por la marihuana en la memoria a corto plazo ocurre porque el THC altera la manera en que la información es procesada por el hipocampo, el área del cerebro responsable por la formación de la memoria.

Eduardo Kalina, médico psiquiatra especializado en adicciones y director de la Clínica Psiquiátrica Villa Guadalupe explica que:
"Hoy se sabe que la droga puede producir estados de serio deterioro de la salud no sólo mental, sino también física. La marihuana, por ejemplo, a bajas dosis produce euforia, relajación y alteraciones perceptuales. A dosis medianas, estimulación psíquica y falta de coordinación, ya dosis altas, una severa incapacidad psicomotriz y pérdida de la memoria. En consumidores abusivos se han encontrado zonas de hiperfusión en diferentes regiones del cerebro mediante tomografía de fotón único (SPECT), lo que indica que llega un punto en la historia del consumo en el cual se presenta sufrimiento neuronal, fenómeno que por el momento parecería ser irreversible. En el caso de la cocaína, sus efectos son excitantes y euforizantes, pero a la vez produce insomnio y depresión física y psicológica, deterioro en el sistema vascular, destrucción de neuronas y disminución de la masa cerebral, convulsiones, crisis cardíacas y edemas pulmonares, en estos últimos 25 años mucha luz hay sobre el problema de las adicciones. Al aumentar la entrada masiva de la droga en las poblaciones más desarrolladas del mundo occidental, se comienzan a observar psicosis tóxicas, evolución hacía brotes psicóticos en las personalidades borderline, y su transformación en cuadros crónicos de muy difícil diagnóstico, a los que se los suele llamar adultos jóvenes psicóticos crónicos o esquizofrénicos indiferenciados, rápidas descompensaciones en pacientes esquizofrénicos o con otro tipo de psicosis hasta ese momento compensadas y, sobre todo, el desencadenamiento del síndrome esquizofrénico en cualesquiera de las formas habituales de presentación."

El doctor Jean Lud Cadet, del Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas explicó haber examinado los cambios de niveles de la proteína apolipoproteína que desempeña un papel clave en el metabolismo de los triglicéridos, un tipo de lípido que se encuentra en la sangre. Un aumento en esta proteína provoca un crecimiento de los lípidos que, en niveles elevados, pueden provocar un endurecimiento de las arterias, aumentar el riesgo cardiovascular de ataque cerebral o cardíaco y de enfermedades en general. Cadet comparó el nivel de esta proteína en la sangre de 18 grandes consumidores de marihuana de larga data y 24 voluntarios que jamás utilizaron la droga. El estudio mostró un aumento nítido de la apolipoproteína (30%) en la sangre de los consumidores de marihuana con relación al grupo testigo, dijo. "Aunque no comprendemos qué dosis de marihuana podrían provocar un aumento de apolipoproteína en la sangre, esta proteína podría ser una de las razones por las cuales los grandes usuarios de esta droga tienen mayor riesgo de ataque cardíaco o cerebral".

Un grupo de investigadores de la Universidad de Melbourne, en Australia, llegaron a una conclusión reveladora sobre el consumo abusivo de marihuana: aseguran que reduce el cerebro.
En estudio publicado en los Archivos de Psiquiatría General de la revista de la Asociación Médica Americana, constó en realizar escáneres cerebrales a 15 hombres que habían fumado al menos cinco porros de marihuana al día durante los últimos 20 años. La hipótesis del trabajo sostenía que el consumo abusivo durante largos períodos de tiempo de una sustancia derivada de la planta de cannabis puede reducir partes importantes del cerebro. Y así es. Los científicos determinaron que se “achica” en un 12 por ciento.
A través de los análisis mostraron que el hipocampo (regula la memoria y las emociones) de los hombres era un 12 por ciento más pequeño y la amígdala (participa en el control del miedo y la agresividad) un siete por ciento más pequeña que los de un grupo de control de 16 hombres que no consumían marihuana.
Como era de esperar, el test a los 15 hombres consumidores de 39 años promedio dieron malos resultados. En el examen debían memorizar una lista de 15 palabras. La mayoría tuvo problemas de memoria y retención de información. Otra condición para participar del estudio, era no haber tomado regularmente otro tipo de drogas ilegales. 

Según reveló el neurólogo Murat Yucel al diario The Heral Sun:
"Estos hallazgos ponen en entredicho la percepción generalizada de que el cannabis no tiene consecuencias sobre el cerebro, o que éstas son limitadas".
"Aunque un consumo moderado no tenga por qué provocar efectos neurotóxicos, estos resultados sugieren que el consumo abusivo a diario puede ser ciertamente tóxico para el tejido cerebral".

Las pruebas de imagen revelaron que el hipocampo izquierdo y la amígdala de los consumidores eran significativamente más pequeños que los del resto de participantes. Respectivamente, el volumen era un 12% y un 7,1% inferior. El uso diario es efectivamente tóxico para los tejidos del cerebro.

Con el microscopio electrónico en cerebros de primates a los que se administró marihuana en dosis análoga a la consumida por sujetos humanos se encontró grave daño irreversibles de preferencia en el sistema límbico, lo que explicaría la aparición de depresiones en los consumidores de drogas.

Los efectos surgen porque el THC trastorna la función del neurotransmisor anandamida, encontrado en diferentes partes del cerebro. El neurotransmisor anandamida es almacenado en vesículas en el extremo del axón. Cuando una señal eléctrica llega ahí, las vesículas se fusionan con la pared de la neurona. Esto libera la anandamida en el espacio (sinapsis) entre dos neuronas. La anandamida se mueve ahora a través de la sinapsis hacia la neurona contigua. Una vez el mensaje es transmitido por las dendritas, la anandamida se separa de su receptor y fluye de vuelta a su neurona original. Las proteínas de reabsorción la ayudan a entrar, dónde es reciclada. Las neuronas contienen receptores a los cuales se puede adherir la anandamida. Cuando ésta se adhiere a uno de estos receptores el mensaje se transmite más allá.
La marihuana por su ingrediente activo THC, altera estas condiciones normales. El THC se comporta como la anandamida, imita al neurotransmisor, adhiriéndose a los receptores que están diseñados para la anandamida. Toma posesión del trabajo de ésta. Cuando el THC se adhiere al receptor, el mensaje es mal transmitido. Una vez el mensaje es transmitido, el THC se desprende del receptor y se destruye en el organismo
.

La marihuana induce a un sentimiento  placentero y relajado, y a una sensación de bienestar. Esto se consigue al estimularse indirectamente el centro de refuerzo del cerebro. El centro de refuerzo  es estimulado por el neurotransmisor dopamina. El cannabis aumenta la liberación de dopamina de forma indirecta. El THC no puede provocar que la neurona de la dopamina libere más dopamina por si solo. Una tercera sustancia ejerce también su papel: el neurotransmisor GABA. El GABA normalmente impide la emisión en exceso de dopamina. Como se puede ver, la dopamina no es liberada. Pero el THC interfiere ahora con la liberación del GABA. Esto permite que sea activada más dopamina. Negativo multiplicado por negativo es igual a positivo. Las altas cantidades de dopamina estimulan el centro de refuerzo del cerebro. Ya hemos visto que el THC estimula la liberación de dopamina. El efecto que la dopamina tiene en el centro de refuerzo de tu cerebro puede hacerte dependiente del cannabis. Quieres experimentar ese sentimiento placentero una y otra vez. El cerebro contiene aun más receptores a los que la anandamida y el THC se pueden adherir. Están situados en puntos específicos del cerebro, lo cual puede explicar algunos de los efectos típicos del cannabis. Muchos de estos receptores se encuentran en el hipocampo, el hipotálamo, el cerebelo y los ganglios basales. El hipocampo es vital para la memoria a corto plazo. Cuando el THC se adhiere a los receptores cannabinoides, esto interfiere con el funcionamiento de la memoria. Encuentras más difícil almacenar acontecimientos recientes en tu memoria. El hipotálamo es conocido como el centro del apetito en el cerebro. Al adherirse al receptor cannabinoide el THC puede provocar ataques de hambre. El THC afecta también a tu coordinación y al equilibrio. Estas funciones están normalmente reguladas por el cerebelo. Los ganglios basales están relacionados con el movimiento involuntario de los músculos. Estos son los movimientos que haces sin tener que pensar en ello. Aquí también puede crear el cannabis problemas con la coordinación física. El cannabis tiene diferentes efectos en tu cerebro. Estos son generados por su principio activo THC. El THC imita al neurotransmisor anandamida, y también incrementa la liberación de dopamina indirectamente. Esto te da un sentimiento placentero. El riesgo de adicción al cannabis es menor que el de otras drogas como la cocaína o el speed, pero igual lleva a la dependencia de la droga y búsqueda de otras. El THC se adhiere también a otros puntos de tu cerebro. Esto puede afectar negativamente a tu memoria a corto plazo y a tu coordinación.

Investigadores británicos afirman que su investigación "ofrece la evidencia más clara de que el cannabis tiene un impacto importante en el cerebro". Los científicos agregan que "si con una sola dosis una sustancia tiene un efecto activo en la inducción de psicosis, no nos sorprendería que una dosis repetida provocara una condición crónica". En los últimos años, los científicos se han dado cuenta de que la marihuana es mucho más peligrosa de lo que se creía.

El premio Nobel Dr. Julius Axelrod descubrió que el índice de regeneración celular de los consumidores de marihuana es menos de la mitad del normal.

Sir William Paton, profesor de farmacología en Oxford, descubrió que la atrofia cerebral en jóvenes consumidores de marihuana es equivalente a la de ancianos de 80 años.
*

Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía de Chile entregó opinión científica
contraria a la legalización de la marihuana
http://www.risolidaria.tdata.cl/Portada/Dirseccion/Home_Voluntariado.asp?id=2431&dir=Julio-2003&Not=true&tit=x

Julio 2003
MARIHUANA Y LEGALIZACIÓN 

         La marihuana es la droga ilegal más consumida en Chile y el mundo, apareciendo en el último tiempo algunas voces que proponen legalizarla, a partir de supuestos sobre sus posibles usos medicinales, su inocuidad y la necesidad de separarla de otras drogas denominadas “duras”, manejadas por las redes del narcotráfico.
         A partir de este debate nacional, la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía (SONEPSYN), sociedad científica abocada por más de setenta años al estudio, perfeccionamiento y difusión de nuestras especialidades, desea entregar su opinión científica desde una perspectiva de salud mental integral y preventiva, con el fin de contribuir responsablemente a la necesaria discusión biopsicosocial y política que se plantea.
 
¿Es la marihuana una droga con efectos Medicinales?
 
         Una gran diversidad de estudios científicos sobre los posibles efectos medicinales de la marihuana se viene realizando en diferentes centros mundiales desde hace más de 20 años.  La recopilación de los estudios validados metodológicamente hasta el momento no muestra resultados claros a favor de los posibles efectos terapéuticos de la marihuana o de algunos de sus componentes.  La única área de desarrollo que ha generado cierto consenso científico es su posible efecto antiemético, es decir, inhibiendo los vómitos en ciertas patologías crónicas de carácter terminal.  A pesar de esto, la calidad de esta función es largamente superada por otras sustancias farmacológicas existentes en la actualidad en el mercado.  Otras posibles utilidades, a veces mencionadas, como son un efecto ansiolítico, hipnótico, antihipertensivo ocular, analgésico y estimulantes del apetito, han sido hasta ahora descartadas por los mínimos y contradictorios resultados obtenidos.  Es necesario, además, considerar que la gran mayoría de los estudios científicos se realizan con fármacos con componentes de la planta Cannabis Sativa y no con la marihuana comercializada como droga.
         Considerando todos los antecedentes anteriormente expuestos, en la reciente reunión extraordinaria de la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas, efectuada en Viena en abril de 2003, los 60 países participantes acordaron, en forma unánime, apoyar la estrategia mundial actual en políticas de prevención, tratamiento y control de drogas.  En este encuentro se revisó en forma particular el tema de la legalización desde un punto de vista científico y político, concluyéndose que no hay antecedentes válidos en ninguna área de estudios en el mundo para apoyar una estrategia en tal sentido, haciéndose expresa referencia a la situación de la marihuana.

¿Es la marihuana una droga inocua para la Salud?
 
         La investigación científica recopilada por años indica definitivamente que la respuesta es negativa.  El consumo de marihuana claramente puede provocar problemas y/o daños.  En este aspecto, son destacables los siguientes antecedentes entregados por la investigación mundial y nuestra experiencia en el trabajo con personas con problemas de abuso y dependencia de marihuana en Chile.
 
  1. Se advierte un aumento del porcentaje de THC (tetrahidrocanabinol) presente en la marihuana, con su respectivo incremento del efecto psicoactivo.  En los años 70 su porcentaje era de un 1 a 3%, y en la actualidad varía entre un 5 a 20% a nivel mundial.
  2. Estudios validados científicamente demuestran que el consumo crónico produce daños al ser humano, tales como alteraciones en los sistemas respiratorios (síndromes obstructivos, restrictivos y cáncer pulmonar), cardiovascular (taquicardia y variaciones de la presión arterial), inmunológico (disminución de las defensas) y alteraciones en el área de la fertilidad.  Históricamente, en el seno de la comunidad científica la temática más controvertida ha sido el posible deterioro cerebral permanente planteado por el consumo crónico de marihuana, persistiendo aún diferencias de opinión en varios grupos de investigación mundial.  En esta área, el fenómeno más reconocido es el síndrome amotivacional, producido por una disfunción frontal reversible que da cuenta del enlentecimiento y la falta de propositividad vital del consumidor crónico de marihuana.
  3. En el país se constata una creciente peligrosidad de la marihuana que se consume, debido al cada vez más frecuente uso de marihuana prensada con solventes (mayor daño) y mezclada con pasta base (mayor dependencia y daño).
  4. Se aprecia una relación entre el consumo de marihuana y el consumo de cocaína.  Estudios nacionales recientes, aportados por CONACE, muestran que el 93,7% de los que declaran consumo de cocaína, refiere también haber consumido marihuana.  Si se invierte la evaluación y se considera a las personas que declararon haber consumido marihuana alguna vez en la vida, un 21% también refirió haber consumido cocaína.  Lamentablemente, si se segmenta el estudio y se considera a la población joven de entre 19 y 34 años, que declaró haber consumido marihuana antes de los 15 años, uno de cada dos (52,3%) reporta haber consumido también cocaína y en todos los casos ello ocurrió después del inicio del consumo de marihuana.
  5. Datos provenientes de diversas fuentes muestran una mayor incidencia a nivel mundial del uso e intoxicación con marihuana en la participación de accidentes de tránsito.  Claramente, el efecto de enlentecimiento motor y de alteraciones de la concentración, memoria a corto plazo y habilidades visoespaciales, influyen disminuyendo la capacidad de respuesta psíquica y motora.
  6. El fenómeno del desarrollo de abuso y dependencia está científicamente demostrado.  La marihuana actualmente es una droga cuyo consumo regular y prolongado puede originar problemas de abuso y dependencia.  A pesar de que la marihuana ciertamente no es una de las drogas más adictivas, el desarrollo de dependencia, cuando ocurre, genera habitualmente grandes sufrimientos personales y familiares, los cuales sobrepasan cualquier consideración científica y/o política.  En este aspecto, expresamos nuestro rechazo a posibles represiones y estigmatizaciones que se antepongan a la necesidad de ayuda de las personas que presentan esta grave enfermedad denominada dependencia.
  7. En los últimos años hemos visto en Chile un incremento de los problemas derivados del uso de marihuana, ya sea por sus daños, asociaciones y potencial de abuso y dependencia.  En este sentido, a nivel mundial se ha visto un aumento de los trastornos ansioso-depresivos asociados al consumo, destacando particularmente las crisis de angustia.  Por otro lado, el fácil acceso a la marihuana en la comunidad, ha llevado a que los pacientes más vulnerables, aquellos con patología psiquiátrica mayor como la esquizofrenia, presenten más a menudo complicaciones en su evolución y pronóstico, derivados del consumo  de la droga.  Además, si se toman los antecedentes aportados por las últimas evaluaciones nacionales, destaca que un porcentaje significativo de los consultantes a los programas primarios de atención, acude en forma espontánea por problemas derivados del consumo de marihuana, desvirtuando la idea de la inocuidad de su consumo.
     A la luz  de la evidencia disponible, SONEPYSN considera que la marihuana no debe ser legalizada.  Las dos grandes razones científicas que pueden llevar a legalizar una sustancia, como son su beneficioso efecto terapéutico y la ausencia de problemas colaterales mayores, no se cumplen en el caso de la marihuana, la cual, como se ha planteado, puede generar abuso y dependencia.
 
¿Es conveniente legalizar la marihuana para separarla de las otras drogas denominadas “duras” y de los problemas derivados del narcotráfico?
 
        Tomando en cuenta los antecedentes anteriormente expuestos, consideramos que lo que puede ser experiencia sin riesgo de unos, no puede ser generalizado para políticas nacionales que consideran especialmente aquellos grupos más vulnerables biopsicosocialmente, los cuales son en última instancia los más afectados por este problema.  En este sentido, las organizaciones representativas y los líderes de opinión debemos tener especial cuidado en nuestras intervenciones y en los mensajes emitidos en los medios de comunicación, los cuales al ser a veces parcializados, pueden generar modelajes sesgados en los niños o en las poblaciones vulnerables a futuro.  
     Con estas consideraciones no pretendemos satanizar el consumo de marihuana, ya que sin duda el problema principal de las dependencias no son las drogas, sino las personas que se exponen y pueden afectarse por su consumo.  En este contexto, desde un punto biológico la marihuana está lejos de ser la droga más nociva y generadora de dependencia, existiendo en el mercado actual otras drogas legales (tabaco y alcohol) e ilegales, igual o más dañinas.  Tal vez el principal problema, está en radicalizar afectiva e ideológicamente la discusión en torno a la marihuana, colocándola como una droga exenta de problemas o como la causante de todos los males.  
     Subrayamos, como sociedad científica, la urgente necesidad de seguir investigando en estas áreas tan determinantes de los estilos y los proyectos de vida de las personas, buscando orientaciones válidas para fomentar la salud mental de nuestra comunidad.
     En suma, desde nuestra perspectiva científica y clínica, declaramos que la marihuana genera daños, problemas y patologías, por lo cual estimamos nuestro deber advertir a la comunidad acerca de estos riesgos, como asimismo expresar que SONEPSYN está en contra de su legalización.  
 
SOCIEDAD DE NEUROLOGÍA, PSIQUIATRÍA Y NEUROCIRUGÍA DE CHILE
(SONEPSYN)
http://www.wpanet.org/zonalv/sonepsynmarihuana.doc

Síntesis

La marihuana es la droga ilegal de más consumo en el planeta y produce daño físico y bloqueo mental.
La marihuana por medio de su principio activo THC actúa de manera directa sobre el cerebro alterando su funcionalidad al suplantar la anandamida situada en las vesículas del extremo del axón de las neuronas con cortocircuito en la conducción nerviosa para el salto cuántico con la mente.
En forma indirecta induce adicción al evitar eliminación de dopamina.
El THC es un bloqueante mental por paralizar la función de los microtúbulos de salto cuántico entre el cerebro y la mente.

El fumador de marihuana padece más daño pulmonar que el adicto al tabaco. Siendo el principal daño el acelerado deterioro y envejecimiento cerebral en los jóvenes.
Deja la puerta abierta a la adicción a otros bloqueantes mentales.
Cada vez es menor la edad de adicción entre los jóvenes y su cifra en aumento es alarmante y preocupante.
La cantidad de dinero que mueve su consumo y tráfico es impresionante en cuanto megacifras de dinero dedicado a ella y posterior blanqueo de capital.
La marihuana es uno de los jinetes que preceden y anuncian el derrumbe de nuestra sociedad.



Para ti Joven Amigo Pensante:

Si quieres ganar la guerra,
conoce bien a tu enemigo.

Sun Tzu

Activa tu orgullo noble Guerrero si quieres vencer al enemigo, entonces, conócelo bien. ¿Por qué temer la derrota y aceptar que el enemigo te avasalle y vivir de siervo de otros sin ser LIBRE y en esa LIBERTAD ser el victorioso Señor regente de ti mismo? Conoces al enemigo, posees las armas de Luz para ganarle la guerra.

Eres de la elite de los pensante que por algo y para algo encarnó en estos tiempos. Lo acá mostrado son tan solo pinceladas de un elemento más del caótico conjunto de Fin de Tiempo en el que sobrevivimos. Se trata de un elemento bloqueante mental destinado a dañar y disminuir tu capacidad cerebral para que no logres discernir ni manifestar tu potencial mental, potencial que es de Luz. 

Joven pensante, al referirme al cerebro y decir que a lo más usamos el 10% de su capacidad, no estoy afirmando que tan solo se tiene en acción a 20.000 millones de neuronas de los 200.000 millones que representan el 100%. Señalo que el 100% de las neuronas de tu cerebro está en permanente actividad, pero de ellas, a lo más, tan solo el 10% posee en función la capacidad de salto cuántico con la mente, mente que se expresa según el humano cerebro que se tenga. Cada una de esas neuronas de salto cuántico tiene a su vez en acción una red de miles de microtúbulos con un electrón para cada microtúbulo en su interior. Allí, en esos miles de millones de especiales electrones que están a la vez en las dos dimensiones, la física y la mental, se encuentra el misterio del salto cuántico entre el cerebro y la mente, entre la realidad exterior y la realidad interior, entre lo denso y lo sutil, entre lo humano y lo suprahumano. Y es allí donde la artera droga daña de manera selectiva al cerebro. Me explico:

Si has nacido con el potencial del 10% cuántico cerebral activado eres un joven brillante y con un futuro de vida adulta asegurado. Al caer en la vil trampa de la marihuana dejas abierta la puerta al alcohol, cocaína y otras drogas, que te bloquean aun más tu cerebro de por sí ya alterado por el THC de la marihuana. Y ese maravilloso cerebro que tenías con un 10% de desarrollo cuántico cerebro mental baja al 5% o 3% de su cuántica funcionalidad, es decir, bloqueas en un 50% a 70% tu manifestación mental, y eso, aunque duela escucharlo, se llama idiotización irreversible. Del asegurado futuro de tu vida en inteligencia, creatividad y libertad pasarás a una caótica forma de vida subnormal, desconectado de la realidad y siendo un servil instrumento de otros.

Piensa, Joven pensante, que más de 1.500 millones de personas, la mayoría desde jóvenes, están ya dañados cerebralmente de manera irreversible por culpa de la drogadicción en general y piensa que cada día son más los jóvenes de menor edad que entran en la senda de la suicida danza de la adicción a la droga.

Piensa, Joven pensante que hay quienes no desean que despiertes y por ti mismo aprecies la realidad existencial. Hace milenios usaron el alcohol y alucinógenos para apagarlos, después vino el sutil control mental instrumentalizado por medio del fanatismo, el dogmatismo y el sectarismo que los mantuvo ligados al grupo de los no pensantes por sí mismo, los siervos que seguían al líder que opinaba. Llegó la Diosa Blanca que, cual ceniza volcánica saturó el planeta. Uno de los recursos empleados para que se inicien en ella es el de la solapada marihuana, droga que por sí misma ya es altamente dañina para el drogadicto y, en su dependencia adictiva, lleva a buscar nuevas experiencias que potencian el daño cerebral. Entonces había que manejar a la opinión pública para que creyera que la cannabis o marihuana era inocua. Lo hacen para que caigas en sus redes y después caigas en el alcohol, cocaína, otras drogas y la música idiotizante, es decir, seas siervo de ellos.

Desde Finis Terrae, desde una fértil tierra que fue señalada, desde el único foco de luz emisor planetario sito en lugar habitado, se te señala el PELIGRO. No lo olvides: No quieren que despiertes, necesitan siervos, no quieren que irradies tu Luz, quieren seres apagados. Eres de Luz y no te apagarán, debes saber que ya son muchos los personales focos encendidos y puedes unirte a ellos.

Piensa, Joven pensante que cada día de consumo de droga acerca al vasallaje humano en el lado oscuro de la vida y aleja de la Libertad en el lado luminoso de la Vida. Hemos nacido para ser LIBRES y no siervos de nada ni de nadie. Escapa al humano entendimiento del Libre el relativismo ético y moral de quienes, cual siervos,
trabajan para quien los rige fomentando la juvenil drogadicción.

Piensa, Joven pensante en cuántos escolares superdotados y brillantes universitarios han quedado a la vera del camino, cual zombis deambulando por el lado oscuro de la vida, por culpa de la droga. Eso es un CRIMEN HISTÓRICO.

Yo no soy juez, no estoy juzgando el comportamiento de nadie, pero sí se que desde lo Alto los responsables son señalados.


La profecía se cumple, tiene dos caras: una oscura y la otra luminosa. Tan solo de ti dependerá por cual te guiarás. Si Despiertas y ves la realidad sabrás que eres LIBRE y perteneces al Divino Linaje de los Seres de Luz. No eres un hijo de la sombra. Entonces tu mente se reactivará y Tú, por ti mismo, la ReproGramarás pensando cada día un poco mejor e irradiando, sin tú saberlo, una positiva Fuerza mental que ayudará al planeta, a la Naturaleza, a los demás y a ti mismo. Al así hacerlo cumplirás la Misión para la cual naciste en este Fin de Tiempo.

Joven Amigo Pensante, a pesar del difícil momento ya desatado, no pierdas la FE, con Fe soporta el cambio e intenta ayudar a otros para que lo hagan. Lo que sucede es fruto de la disolución de las tinieblas que, a su debido tiempo, te permitirán apreciar la Luz en su máximo esplendor.

No naciste en la sombra, al llegar lo hiciste rodeado de Luz, reflejo de tu Luz interior. Tienes por Misión preservar Tu Santuario Interior del ataque de las tinieblas. Eres parte de un conjunto y las tinieblas se diluyen ante vuestra presencia y Mejor Pensar. Activen aun más vuestra luz y ayuden a otros para que así lo hagan pues...

Gracias Joven Amigo.

¿
CiberAnexo informativo sobre marihuana y cerebro

El consumo de marihuana durante el embarazo perjudica seriamente al desarrollo y la salud del feto. Entre los posibles daños que pueden sufrir los recién nacidos que han estado expuestos a la marihuana cuando se encontraban en el útero materno, se encuentran las malformaciones, el retardo de crecimiento fetal intrauterino, la leucemia infantil, etc.
Un reciente estudio publicado en la revista Journal of Pediatrics desarrollado por investigadores de la Universidade Federal de Sâo Paulo (Brasil), muestra que estos bebés además, sufren cambios en el comportamiento durante los primeros días después del nacimiento.
En la investigación estudiaron a 561 bebés recién nacidos, 26 de ellos habían estado expuestos a la marihuana, esto lo supieron tras examinar el cabello de la mamá y las heces del bebé, pues sólo una de las madres reconoció haber fumado marihuana durante el embarazo.
Los expertos que examinaron a los bebés desconocían cuáles de ellos eran los que habían estado expuestos a la droga, controlaron las respuestas neuroconductuales de todos y los resultados mostraron que los bebés cuyas madres habían consumido marihuana mostraban mayor excitación, eran más irritables, respondían menos a los estímulos y era más difícil calmarlos.
También mostraban mayor ansiedad, se sobresaltaban con más facilidad y lloraban mucho más.
Los autores explican que el tetrahidrocannabinol (THC), el ingrediente activo de la marihuana, llega a la sangre del feto atravesando la placenta, y aseguran que ésta dispara la expresión del neurotransmisor dopamina, lo que puede provocar alteraciones del sistema nervioso a largo plazo.
Por desgracia, todavía hay bebés que pagan las consecuencias de la insensatez (entre otras cosas) de su mamá, que les ha robado el derecho de nacer sano.
22 de enero de 2007
http://www.bebesymas.com/salud-infantil/la-marihuana-durante-el-embarazo-perjudica-seriamente-al-feto

Un paso crítico en el desarrollo del cerebro en los fetos está gobernado por cannabinoides propios del cuerpo humano. Un estudio realizado en el instituto Karolinska de Suecia, publicado en Science muestra que estas moléculas cannabinoides regulan cómo ciertas células nerviosas se reconocen entre sí y forman conexiones en el período de crecimiento. Esto puede ayudar, dicen los científicos, a saber cómo es que fumar marihuana (cannabis) durante el embarazo puede dañar el cerebro del feto, y producir así un bebé con serios daños cerebrales.La formación de las conexiones entre las células nerviosas ocurre durante un período relativamente corto en el cerebro fetal. Aunque el apropiado cableado de los cientos de miles de células en nuestro cerebro determinarán si podremos pensar, recordar, movernos o mostrar emociones a lo largo de nuestras vidas. Así que es de vital importancia que una célula nerviosa reconozca a sus pares y establezca conexiones, este proceso es guiado por señales químicas específicas.
Este grupo de científicos han identificado que los cannabinoides endógenos, moléculas producidas naturalmente por nuestro cerebro, juegan un rol inesperadamente significante en establecer cómo ciertas células nerviosas se conectan entre sí.
Entonces los científicos han descubierto que el uso de cannabis, o sea fumar marihuana, durante el embarazo podría dañarel desarrollo del cerebro fetal, y por consiguiente imponer daños cognitivos, sociales y motores en el bebé cuando nazca.
“Esto es de impacto social dado el continuo crecimiento del uso de marijuana, la droga ilícita más común en nuestra sociedad”, dijo Dr. Tibor Harkany, líder del estudio.
7 de junio de 2007
http://demedicina.com/fumar-marihuana-durante-el-embarazo-dana-el-cerebro-del-feto/

La marihuana "trastorna" el cerebro
BBC Mundo
2 de mayo de 2007
La investigación fue llevada a cabo por el equipo del Instituto de Psiquiatría del King's College en Londres.
Los científicos dieron a voluntarios sanos un ingrediente activo que se encuentra en la marihuana, el tetrahidrocannabinol o THC.
Descubrieron que la sustancia reduce la actividad en un área del cerebro encargada de mantener bajo control a los pensamientos inapropiados.
Se cree que en años recientes se han duplicado los niveles de THC en la planta que se vende en la calle.
"Estamos viendo que el nivel de consultas por consumo de cannabis ha aumentado drásticamente", dijo a BBC Ciencia el profesor Juan Carlos Mansilla, director del Centro de Asistencia a la Drogodependencia de la Universidad Nacional de Córdoba. Argentina.
"Hay una tendencia entre jóvenes y adolescentes de mayor abandono escolar y de mostrar comportamientos y crisis psicóticas".
"Y lo atribuimos en parte a la mayor concentración de THC que se ha encontrado en el cannabis", afirma el experto.
La investigación será presentada en una conferencia sobre el impacto del uso del cannabis en Londres esta semana.
Se cree que millones de personas en todo el mundo mantienen una dependencia de la marihuana.
Y que la mitad de los jóvenes de 16 a 29 años la han probado alguna vez.
Recientemente, sin embargo, se ha registrado en todo el mundo un incremento en el número de personas que buscan ayuda en el hospital por problemas provocados por el cannabis.
Y los pacientes son cada vez más jóvenes.
"La cuestión es que hoy en día la cultura juvenil asume la marihuana creyendo que es una sustancia no solamente inofensiva sino también curativa", afirma el profesor Mansilla.
"Y esto es obviamente una creencia errónea", agrega.
"Ahora estamos frente al problema de que la marihuana de hoy en día no es la misma marihuana de hace 20 años".
Según los expertos el cannabis callejero se ha vuelto cada vez más potente.
Se cree que en promedio el contenido de THC en la planta se ha triplicado en años recientes.
Los investigadores del Instituto de Psiquiatría dieron a voluntarios hombres sanos que no habían abusado del cannabis, cápsulas que contenían THC, CBD, o un placebo.
Posteriormente los científicos llevaron a cabo escáneres cerebrales y varias pruebas en los voluntarios.
Descubrieron que los que tomaron THC mostraron una reducción en la actividad del cortex frontal inferior.
Esta zona mantiene bajo control pensamientos y conducta inapropiados, por ejemplo, la paranoia o la agresión.
Los efectos en los voluntarios fueron de corta duración, pero algunos individuos mostraron ser más vulnerables que otros.
La marihuana contiene en promedio unos 60 compuestos y unas 400 sustancias químicas.
El THC es el compuesto más psicoactivo de la planta.
Los investigadores británicos afirman que esta investigación "ofrece la evidencia más clara de que el cannabis tiene un impacto importante en el cerebro".
Hasta ahora no se han podido comprobar los efectos a largo plazo, ya que es éticamente imposible provocar una psicosis a largo plazo en voluntarios.
Sin embargo, los científicos agregan que "si con una sola dosis una sustancia tiene un efecto activo en la inducción de psicosis, no nos sorprendería que una dosis repetida provocara una condición crónica".
Los brotes psicóticos suelen caracterizarse por una conducta de aislamiento y distorsiones en la percepción de la realidad.
A menudo se presentan manías persecutorias, ideas delirantes y alucinaciones auditivas.
Cuando la enfermedad se vuelve crónica podría conducir a enfermedades como esquizofrenia, con brotes psicóticos recurrentes y pérdida progresiva de las funciones cognitivas.
"Necesitamos más estudios para confirmar que efectivamente la marihuana produce psicosis entre adolescentes", afirma Juan Carlos Mansilla.
"Pero al parecer, entre ciertos jóvenes con cierta predisposición a la psicosis, la marihuana tiene la capacidad de activarla o producirla".
"Lo cierto es que no habría tanta aparición de este tipo de patología si el consumo no fuera tan alto como hoy en día", señala el experto.
"Estamos hablando de jóvenes y adolescentes con una alta vulnerabilidad a la psicosis -agrega- y esta vulnerabilidad no se hubiera activado si no hubiera sido por el abuso de la marihuana".
En los últimos años, los científicos se han dado cuenta de que la marihuana es mucho más peligrosa de lo que se creía.
http://www.ops.org.bo/servicios/?DB=B&S11=12244&SE=SN

Los jóvenes que consumen mucha marihuana tienden a sufrir –más que los jóvenes que no consumen- problemas de desarrollo cerebral, en áreas relacionadas con la memoria, la atención, la toma de decisiones, el lenguaje y las habilidades ejecutivas, señala un estudio realizado en The Children’s Hospital of Philadelphia.
Esto se debe a que la adolescencia es un periodo crucial para el desarrollo y la maduración del cerebro, y éstos pueden verse afectados por el consumo de cannabis.
El estudio fue realizado con varones de una edad media de 19 años. Todos tenían un largo historial como consumidores de cannabis durante su adolescencia: habían fumado marihuana desde los 13 años y hasta los 18 y 19, seis porros diarios como media.
Con un tipo de escáner de imagen de resonancia magnética se revelaron en el cerebro de los participantes daños o detención en el desarrollo de la mielina, que es la sustancia que cubre a las neuronas, y que permite que las señales eléctricas circulen entre ellas a una velocidad adecuada. Si la mielina no funciona correctamente, el cerebro “va” más despacio, explican los científicos.
Estos resultados sugieren que comenzar a consumir marihuana a una edad temprana altera el desarrollo de los circuitos de materia blanca, especialmente el de las conexiones entre las regiones frontal, parietal y temporal del cerebro, afectando a las funciones cognitivas.
4 de febrero de 2009
http://www.tendencias21.net/notes/El-consumo-de-marihuana-en-adolescentes-dana-las-funciones-cognitivas_b1216902.html

Los jóvenes que consumen marihuana tienden a sufrir problemas de desarrollo cerebral, en áreas relacionadas con la memoria, la atención, la toma de decisiones, el lenguaje y las habilidades ejecutivas, señala un estudio realizado en The Children’s Hospital of Philadelphia. Esto se debe a que la adolescencia es un periodo crucial para el desarrollo y la maduración del cerebro, y éstos pueden verse afectados por el consumo de cannabis.
El estudio fue realizado con varones de una edad media de 19 años. Todos tenían un largo historial como consumidores de cannabis durante su adolescencia: habían fumado marihuana desde los 13 años y hasta los 18 y 19, 6 porros diarios como promedio.
Con un tipo de escáner de imagen de resonancia magnética se revelaron en el cerebro de los participantes daños y detención en el desarrollo de la mielina, sustancia que cubre a las neuronas, y que permite que las señales eléctricas circulen entre ellas a una velocidad adecuada. Si la mielina no funciona correctamente, el cerebro funciona más despacio.
Si ya eres estúpido como para consumir drogas, serás aún más estúpido a causa de ellas.
4 de febrero de 2009
http://www.aeromental.com/2009/02/04/el-consumo-de-marihuana-en-adolescentes-dana-al-cerebro/
La investigación médica amenaza el estatus de droga blanda del que goza el cannabis y sus derivados, el hachis y la marihuana. Nuevos estudios están destapando su potencial tóxico particularmente entre un grupo de consumidores en ascenso: los adolescentes. La evidencia es cada vez más clara respecto a que fumar porros de forma habitual en esta etapa vital incrementa las probabilidades de desarrollar con los años un trastorno psicótico. A corto plazo, las consecuencias no son menos alarmantes. Se asocia a una alta tasa de fracaso escolar debido a problemas de memoria y de concentración y una mayor frecuencia de episodios depresivos y ansiedad. Las demandas de terapia por abuso de cannabis en menores se han disparado. A los centros acuden padres desesperados con un tipo de paciente desconocido hasta hace poco: niños de 13 años con problemas en el ‘cole’ y comportamientos agresivos.
Si se quiere evitar en el futuro una epidemia de trastornos psiquiátricos hay que retrasar la actual edad de inicio en el consumo del cannabis, que se sitúa sobre los 14 años.
La primera ‘luz roja’ se encendió a raíz de un estudio sueco que tras seguir a un grupo de 50.000 jóvenes durante 15 años comprobó que el riesgo de desarrollar esquizofrenia se multiplicaba por seis entre los que fumaban cannabis de forma regular a los 18 años.
Posteriormente, otros trabajos han confirmado la relación entre el uso habitual de la droga y un riesgo de dos a tres veces superior de sufrir esta grave dolencia psiquiátrica, así como otros trastornos psicóticos que se manifiestan con delirios, alucinaciones y alteraciones cognitivas y del comportamiento que interfieren con el desarrollo de una actividad normal.
9 de febrero de 2009
http://cannabisymas.com/blog/cannabis-cerebro-y-adolescencia/
El consumo de marihuana en adolescentes y adultos jóvenes aumenta la probabilidad de que existan problemas en el desarrollo cerebral. Los investigadores del Children's Hospital en Philadelphia, E.E. U.U., encontraron anomalías en las zonas del cerebro que conecta las regiones implicadas en la memoria, la atención, la toma de decisiones y el lenguaje.
Se realizaron estudios de imagen a 14 jóvenes sometidos a un tratamiento de desintoxicación y se compararon los resultados con el de sujetos control sanos. Los 14 sujetos de estudio tenían un historial de gran consumo de cannabis durante la adolescencia. Como promedio, habían fumado marihuana desde los 13 hasta los 18 años, cerca de 6 veces al día en el último año antes de abandonar esta adicción. Los estudios de neuroimagen mostraron como se dañó o detuvo el desarrollo de las vainas de mielina y sugieren que el consumo temprano de marihuana puede alterar el desarrollo de los circuitos de la materia blanca, especialmente las conexiones entre las áreas frontal, parietal y temporal del cerebro.
26 de febrero de 2009
http://www.tdah-catalunya.org/index.php?option=com_content&view=article&id=66:la-marihuana-causa-anormalidades-en-el-cerebro-&catid=
1:latest-news&Itemid=50


La revista Nature Neuroscience, ha publicado un estudio de investigadores de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona han identificado la diana específica sobre la que actúa el cannabis y el mecanismo por el que esta sustancia causa pérdida de memoria, una de las consecuencias más perjudiciales asociadas a dicha droga. 
Andrés Ozaita, profesor agregado de Farmacología de la UPF y uno de los directores de la investigación, promovida por la Unidad de Neurofarmacología del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud de ese centro. Ha explicado que "Aunque el efecto amnésico y los déficit de memoria que produce la marihuana no eran ningún secreto, no se conocían los mecanismos moleculares implicados, y es sobre lo que este estudio arroja ahora luz".
Los responsables del estudio, creen que sus trabajos servirán para el desarrollo de estrategias contra la afectación en la memoria del consumo de cannabis, sustancia que se administra como tratamiento en determinadas patologías como el cáncer, el sida, las migrañas crónicas o el glaucoma.
Los receptores cannabinoides CB1 son, además, responsables de diversos efectos fisiológicos en el cuerpo humano, como por ejemplo modular la ingesta y el consumo calórico, pero también pueden producir hipotermia, un descenso de la actividad motora o incluso tienen un efecto analgésico, señala Ozaita.
Los trabajos realizados con los animales en laboratorio ponen de manifiesto que el déficit cognitivo producido por la administración de D9-Tetrahidrocannabinol (THC) -principal componente psicoactivo de la marihuana- está mediado por los receptores CB1.
El estudio demuestra también que los mencionados efectos amnésicos comportan una síntesis de nuevas proteínas en el hipocampo. La síntesis de proteínas, recuerda Ozaita, es necesaria para crear la memoria que dura más de 24 horas.
"Se ha utilizado una metodología para medir la memoria a largo plazo, ver si el ratón recuerda o no lo que le había pasado 24 horas antes y comprobar los efectos del Tetrahidrocannabinol sobre los mismos", ha señalado Ozaita. A partir de ahí, analizaron los procesos de señalización intracelular en el cerebro que se ponen en marcha cuando el ratón recibe el cannabinoide, y comprobaron que algunos de estos procesos estaban involucrados en la amnesia.   "Hemos encontrado un mecanismo por el que un cannabinoide, que tiene efectos amnésicos, activa además las vías intracelulares implicadas en la producción de nuevas proteínas", explica el investigador, que subraya que si experimentalmente se bloquean las vías de señalización que el cannabinoide pone en marcha, "se evitarían también sus efectos sobre la memoria".Este estudio ha sido el tema de la tesis doctoral de Emma Puighermanal, dirigida por Ozaita y el catedrático de la UPF Rafael Maldonado, y es uno de los ámbitos de investigación de Arnau Busquets, investigador y responsable de los estudios conductuales, coautores todos del artículo publicado en Nature.
4 de agosto de 2009
http://septimageneracion.com//index.php?option=com_content&task=view&id=1255&Itemid=36

?

Reflexión final

Pese a tanto apoyo sobre beneficios y no daño, en la marihuana a julio de 2012 podemos valorar que:

Nuevos cultivos poseen un 15% más de THC
Viernes 16 de Diciembre de 2011 
Holanda prohíbe a turistas fumar marihuana

Prohibiciones para los turistas en Holanda
Holanda decidió que desde el 1º de enero de 2012 los famosos coffeshops sólo puedan ser aptos para ciudadanos de ese país. De esta forma, los turistas no podrán utilizar los locales para fumar marihuana.
En la actualidad existen unos 650 locales en todo Holanda y buena parte de sus clientes son extranjeros. La decisión de las autoridades surge luego del aumento de la potencia del cannabis producido en ese país. Estudios prevén que una mayor concentración de los efectos de la droga sobre el cerebro.
La manipulación sufrida por la planta durante su cultivo contiene más de un 15% de tetrahidrocannabiol (THC), el principio activo del cultivo. "Supone un peligro para el fumador más vulnerable: los adolescentes y jóvenes", ha dicho Ivo Opstelten, ministro de Justicia, al explicar las medidas.
http://www.ambito.com/noticia.asp?id=616329

Daño cerebral por consumo de marihuana
Dadmelis A. Solórzano
9 de Abril del 2012
Un grupo de investigadores revelaron que el uso crónico de la marihuana causa un notable descenso en el número de receptores que participan en una amplia variedad de funciones mentales y corporales importantes, entre ellas la concentración, la coordinación del movimiento, el placer, la tolerancia al dolor, la memoria y el apetito, señaló HealthDay.
Al llevar a cabo el estudio, los investigadores compararon los cerebros de treinta fumadores crónicos diarios de marihuana con no fumadores durante un periodo de aproximadamente cuatro semanas. Mediante el uso de imágenes moleculares, los investigadores pudieron visualizar los cambios en los cerebros de los participantes, y encontraron que los receptores canabinoides CB1 de los fumadores se habían reducido en aproximadamente veinte por ciento en comparación con personas por lo demás sanas que tenían una exposición de por vida limitada a la marihuana.
"Con este estudio, pudimos mostrar por primera vez que la gente que abusa del cannabis tiene anomalías en los receptores canabinoides del cerebro", apuntó en un comunicado de prensa de la Sociedad de Medicina Nuclear el autor líder, el Dr. Jussi Hirvonen. Los investigadores volvieron a escanear a catorce de los fumadores tras un mes de abstinencia, y encontraron un aumento notable en la actividad del receptor en áreas que eran deficientes a inicios del estudio. Los investigadores concluyeron que estos hallazgos sugieren que los efectos adversos del uso crónico de marihuana son reversibles.
"Esta información podría resultar vital para el desarrollo de tratamientos novedosos para el abuso de cannabis. Además, esta investigación muestra que la disminución de los receptores en las personas que abusan del cannabis vuelve a la normalidad cuando dejan de fumar la droga", añadió Hirvonen.
Fuentes: HealthDay, extraído de la revista ?Society of Nuclear Medicine?, EE.UU.
http://www.tumedico.com.ve/noticia-da%C3%B1o_cerebral_por_consumo_de_marihuana-9-1492.html


LA MARIHUANA (PORRO)
A. EFECTOS DE LA MARIHUANA
1. ¿Qué es la marihuana? Es una planta (cannabis sativa) con los efectos tóxicos de una droga debido a que contiene una sustancia química llamada delta-9 tetrahidrocannabinol (THC). Para obtener la droga se puede usar toda la planta. Las hojas dan el kifi, de las flores se obtiene la grifa, y con la resina de las flores se forma el hashish o hachís. Los cigarrillos de marihuana suelen llamarse porros.
2. Efectos de la marihuana.- Los efectos dependen de la concentración de thc, de las características y enzimas de cada persona, de la vía de administración y la experiencia, incluso del ambiente. Sus efectos son peores en jóvenes. Algunos efectos de la marihuana son inmediatos, otros se producen con el uso continuado.
3. Efectos inmediatos de la marihuana (varían):
4. Efectos secundarios de la marihuana (también varían):
5. ¿Cómo se empieza a tomar marihuana? Los motivos de comenzar son parecidos a los de otras drogas (imitación, estar de moda, deseo de olvidar problemas, etc.). Normalmente se empieza por una calada o un porro que te regalan. El paso siguiente es comprar: así uno se introduce más en el ambiente, aprendiendo nuevas formas de drogarse. Luego se pasa a vender, etc.
6. ¿Cómo dejar de tomar marihuana? La marihuana disminuye la voluntad y crea adicciones psíquicas; por esto es costoso dejarla. Para conseguirlo se recomienda: tener el tiempo ocupado, cortar con los ambientes de droga y buscar el apoyo de alguien (ver el tema drogas). Pero lo mejor es no empezar a tomarla. Así me insisten varios amigos que dejaron la droga: para dejarlo lo mejor es no comenzar, y para no empezar lo mejor es no ir con gente que se drogue; y no plantearse dudas.
7. ¿Todos esos efectos se producen fumando marihuana un poco? No siempre suceden todas las consecuencias, y desde luego los efectos de la marihuana son menores si se fuma menos, (lógico). Pero no debe olvidarse que las neuronas dañadas se regeneran con dificultad, y un sólo porro afecta al cerebro, como cualquiera puede apreciar.
8. ¿Cómo se conocen los efectos de la marihuana? Hay dos o tres caminos para conocerlos: hacer una investigación propia, estudiar lo que otros han investigado seriamente, o mezclar ambos sistemas. En cambio, es poco exacto fiarse de uno o dos casos privados, porque los efectos a veces varían.
9. ¿Es necesario fumar marihuana para conocer sus efectos? No, no. Un médico no necesita enfermar para conocer los efectos de una dolencia, basta analizarlos en sus pacientes o aprender de otros médicos que los hayan investigado.
10. ¿Duran mucho los efectos de la marihuana en el cerebro? (Hacen esta pregunta desde México). Los efectos varían de unas personas a otras. Respecto a los daños cerebrales se puede decir:
B. ALGUNOS ESTUDIOS SOBRE LA MARIHUANA
1. Marihuana y memoria a corto plazo.- En 1989, Schwartz y otros realizaron un test sobre este tema entre jóvenes de unos 16 años de similares características educativas e intelectuales. Los fumadores de marihuana fallaron mucho más en la memoria a corto plazo. Al cabo de un mes sin droga, aún presentaban fallos superiores a los no fumadores.
2. Marihuana y actividad psicomotora.- En 1991, se reunió a diez pilotos experimentados, y se les entrenó con un simulador de vuelo. El test comenzó con un aterrizaje previo. Luego, unos fumaron un solo porro, y otros un cigarrillo sin marihuana. El vuelo simulado se repitió una, cuatro y venticuatro horas más tarde. En las tres pruebas, los que habían fumado marihuana tuvieron importanes dificultades para alinear el avión en el centro de la pista. Y ninguno notó que la marihuana le había afectado.
3. Marihuana y esquizofrenia.- Un estudio sueco de 15 años de duración sobre 55.000 militares mostró que los consumidores habituales de marihuana tienen seis veces más probabilidad de volverse esquizofrénicos.
4. Marihuana y envejecimiento.- El premio Nobel Dr. Julius Axelrod descubrió que el índice de regeneración celular de los consumidores de marihuana es menos de la mitad del normal.
Sir William Paton, profesor de farmacología en Oxford, descubrió que la atrofia cerebral en jóvenes consumidores de marihuana es equivalente a la de ancianos de 80 años.
5. Información sobre la marihuana proporcionada en la web de algunos gobiernos:
http://www.ideasrapidas.org/marihuana.htm


Fumar diariamente mariguana afecta receptores del cerebro
09/06/2011
El uso diario de la mariguana podría tener un efecto perjudicial en el cerebro, de acuerdo a un nuevo reporte presentado antes la Sociedad de Medicina Nuclear de Estados Unidos. 
El estudio revela, a través de tomografías cerebrales, que el uso crónico de la droga disminuye el número de receptores involucrados en importantes funciones mentales y corporales, como la concentración, la coordinación de movimientos, el placer, la tolerancia al dolor, la memoria y el apetito
Cuando un individuo fuma mariguana, los químicos psicoactivos de la droga se unen a ciertos receptores del cerebro y llegan al cuerpo, lo cual influye en una serie de estados mentales y acciones.  
Investigadores analizaron a 30 personas que consumían diariamente mariguana con individuos que no la fumaban, durante 4 semanas. A través de un escáner molecular, los investigadores lograron ver cambios en el cerebro de los voluntarios. Encontraron que ciertos receptores cerebrales de los fumadores habían disminuido 20%, en comparación con los cerebros de los participantes no fumadores, o que habían tenido algún tipo de exposición menor a lo largo de su vida.  
“Con este estudio, somos capaces de demostrar por primera vez que la gente que abusa de la cannabis tiene anormalidades en algunos receptores del cerebro” mencionó el autor del estudio, el Dr. Jussi Hirvonen, en el boletín de noticias de la Sociedad de Medicina Nuclear.  
En otro experimento, se volvió a analizar a 14 fumadores crónicos de mariguana después de un mes de abstinencia de la droga, y se encontró un notable incremento en la actividad de los receptores en las áreas que habían resultado deficientes en el estudio anterior. Lo cual sugiere que los efectos adversos de la mariguana pueden ser reversibles.
http://www.salud180.com/jovenes/adicciones/drogas/fumar-diariamente-mariguana-afecta-receptores-del-cerebro


Marihuana, un peligro para el cerebro adolescente
19 de noviembre de 2010
Fumar marihuana antes de los 15 años potencia los efectos dañinos de la marihuana sobre la función ejecutiva del cerebro. El dato fue dado a conocer este lunes, por la Sociedad de Neurociencias de EEUU. Es el resultado de un estudio con escaner cerebrales realizado en el Hospital McLean de Harvard, bajo la dirección de la doctora Staci Ann Gruber.
Por Gabriel Genri | En 2005, informes de la SEDRONAR* dieron cuenta que la edad de inicio en el consumo de estupefacientes de los estudiantes de nivel medio había bajado de los 15 a los 13 años para el alcohol y los 14 años para la marihuana y la cocaína.
Para el 2010, SEPADIC, la secretaría cordobesa de prevención de adicciones detectó que en las emergencias hospitalarias ingresaban niños de 10 años por problemas derivados del consumo de drogas.
Casi al mismo tiempo, el Ministerio de Salud de Tucumán dio a conocer casos de hijos de parejas adictas con consumo de sustancias psicoactivas a partir de los 5 años.
En este marco, la investigación dirigida por la doctora Staci Ann Gruber, directora del centro de neuroimagen cognitiva en el Hospital McLean cobran nueva relevancia en Argentina.
El estudio se realizó sobre 35 fumadores crónicos de marihuana, con una edad promedio de 22 años, y con condiciones socioeconómicas y educativas similares.
Veinte de ellos comenzaron a fumar regularmente marihuana antes de los 16 años. Los otros 15 comenzaron a fumar la droga luego de los 16 años.
Mientras eran monitoreados por escaners cerebrales, a los sujetos se les pidió completar una evaluación de la función ejecutiva.
Esta es la encargada de los procesos cerebrales de la planificación y del pensamiento abstracto, juega un rol central en la comprensión de las normas y es la responsable de inhibir las acciones inapropiadas.
Para la prueba se entregó a los sujetos tarjetas con números, formas y colores diferentes. Los ejercicios brindaban una medida de la flexibilidad cognitiva, la capacidad de mantener la concentración y la adhesión a las normas, como así también la capacidad de controlar las respuestas impulsivas.
Quienes comenzaron a fumar marihuana a edades más tempranas, puntuaron significativamente más bajo que aquellos que tuvieron un comienzo tardío en la droga.
Al respecto, la Doctora Gruber indicó que “cometieron más errores y alcanzaron menos aciertos en la clasificación de tarjetas. También eran mucho más propensos a repetir sus errores. Sin dejar de dar respuestas incorrectas, incluso después de haber dicho que estaban equivocados”.
"Tenemos que entender que el cerebro en desarrollo no es el mismo que el cerebro adulto", dijo Gruber y resaltó que a los 15 años el cerebro sigue cambiando, siendo "la parte que modula la función ejecutiva la última en desarrollarse."
Otro dato
Otro dato a tener en cuenta es que los sujetos que habían comenzado a fumar marihuana en la adolescencia temprana, en la actualidad, consumían casi tres veces más drogas, que aquellos que se iniciaron en las drogas en su adolescencia tardía.
“Los primeros estaban fumando un promedio semanal de 14,7 gramos de marihuana. Mientras que los segundos consumían unos 5,9 gramos por semana” precisó Gruber.
Sin embargo, destacó que los malos resultados de la prueba no se deben a la cantidad de droga fumada, sino a los efectos nocivos propios de la marihuana.
http://www.cincometas.com/nacionales/46-informacion-ser-humano/1562-marihuana-un-peligro-para-el-cerebro-adolescente.html


El consumo de marihuana en adolescentes daña las funciones cognitivas
04/02/2009

Los jóvenes que consumen mucha marihuana tienden a sufrir –más que los jóvenes que no consumen- problemas de desarrollo cerebral, en áreas relacionadas con la memoria, la atención, la toma de decisiones, el lenguaje y las habilidades ejecutivas, señala un estudio realizado en The Children’s Hospital of Philadelphia.
Esto se debe a que la adolescencia es un periodo crucial para el desarrollo y la maduración del cerebro, y éstos pueden verse afectados por el consumo de cannabis.
El estudio fue realizado con varones de una edad media de 19 años. Todos tenían un largo historial como consumidores de cannabis durante su adolescencia: habían fumado marihuana desde los 13 años y hasta los 18 y 19, seis porros diarios como media.
Con un tipo de escáner de imagen de resonancia magnética se revelaron en el cerebro de los participantes daños o detención en el desarrollo de la mielina, que es la sustancia que cubre a las neuronas, y que permite que las señales eléctricas circulen entre ellas a una velocidad adecuada. Si la mielina no funciona correctamente, el cerebro “va” más despacio, explican los científicos.
Estos resultados sugieren que comenzar a consumir marihuana a una edad temprana altera el desarrollo de los circuitos de materia blanca, especialmente el de las conexiones entre las regiones frontal, parietal y temporal del cerebro, afectando a las funciones cognitivas. http://www.tendencias21.net/notes/El-consumo-de-marihuana-en-adolescentes-dana-las-funciones-cognitivas_b1216902.html


¿Cómo afecta la marihuana a la memoria?
julio 3, 2012
La marihuana afecta a la memoria de trabajo (memoria a corto plazo), reduciendo la capacidad de retener y procesar transitoriamente la información para razonar, comprender y aprender. Según un estudio que acaba de publicar la prestigiosa revista Cell, la clave reside en que el ingrediente psicoactivo principal de esta droga (el tetrahidrocannabinol o THC) no afecta a las neuronas sino a los astrocitos, las células de la glía que les dan soporte y les sirven como “andamios”. Eso implica que los astrocitos, además de nutrir y proteger a las neuronas, tienen un rol activo en la formación de los recuerdos.
http://necesitodetodos.org/2012/07/como-afecta-la-marihuana-a-la-memoria/

Abundan en InterNet los comentarios favorables a la marihuana, es especial de consumidores de
una de las drogas que más se intenta legalizar y minimizar en sus dañinos efectos como lo es la marihuna, abundan falsas informaciones idílicas de políticos e interesadas personas en mantener, en especial, a la juventud idiotizada para su mejor control y evitar que puedan pensar por sí mismos:

Lagos Weber llama a discutir autocultivo de marihuana
31 de agosto de 2010
En una distendida conversación en el programa de Canal 13 ( de la Pontificia Universidad Católica de Chile) Acoso Textual, el senador PPD, Ricardo Lagos, hijo del ex Presidente de la República Ricardo Lagos Escobar, se refirió a su experiencia de juventud con las drogas señalando que "yo he probado marihuana de joven y tengo muchos amigos que consumen. A mí no me gustó mucho. Yo he probado diversas drogas en mi vida, he vivido en distintas partes del mundo. No consumo droga". Lagos califico el tema como complejo, debido al problema de la adicción, pero agregó que "no censuro a nadie, apoyo a la revista Cáñamo, creo que podríamos discutir el autocultivo de algunos chilenos, pues el autocultivo tal vez terminaría con la delincuencia en casos de droga".
http://diario.latercera.com/2010/08/31/01/contenido/pais/31-37157-9-lagos-weber-llama-a-discutir-autocultivo-de-marihuana.shtml


Como está científicamente y socialmente demostrado, la marihuana DAÑA, es acumulativa e irreversible en especial a nivel cerebral; daña al feto de la embarazada adicta y es el camino previo para que los jóvenes caigan después en las redes de la cocaína con su pasta base y/o en el del éxtasis...

En esta Sodoma y Gomorra mundial, con Calentamiento Global, Cambio Climático... mi reflexión es personal dejando este Mensaje:


Estamos informados y advertidos, que cada uno decida por sí mismo...


Actualización agosto 2013

Confirman que la marihuana deteriora la capacidad cerebral
16.08.2013 | Drogas
Uno de los estudios más amplios sobre los efectos en la salud del uso persistente de cannabis revela que deteroria el coeficiente intelectual y que afecta la memoria y otras funciones mentales. Los daños, aseguran los científicos, son irreversibles. 
Georgina Elustondo
gelustondo@clarin.com / t: @georginaelus
Se ha instalado y crecido al amparo de discursos que la aseguran inocua. Se dice, de la marihuana, que no genera adicción, que es menos tóxica que el tabaco y que hasta puede resultar beneficiosa en algunas circunstancias. Tres "mitos" que gozan de una controvertida aceptación social y que la ciencia médica refuta a rajatabla. "Nada más alejado de la realidad", enfatizaron desde la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar) al difundir que uno de cada cuatro pacientes en tratamiento en centros dependientes del organismo esteban siendo rehabilitados por adicción a la marihuana. Pues bien: una flamante investigación, realizada en Nueva Zelanda, asegura que su uso persistente, sobre todo en adolescentes, deteriora significativamente y de forma irreversible las funciones cerebrales.
La investigación es una de las más amplias que se han llevado a cabo sobre los efectos de la marihuana en el cerebro. Los científicos siguieron durante más de 20 años a un grupo de 1.000 jóvenes y encontraron que los que habían comenzado a usar marihuana antes de cumplir los 18 años -cuando su cerebro estaba aún desarrollándose- mostraban una reducción "significativa" en su coeficiente intelectual.
Un equipo de investigadores, dirigido por la profesora Madeline Meier de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte, Estados Unidos, analizó el impacto del uso de marihuana en varias funciones neuropsicológicas de 1.037 individuos nacidos entre 1972 y 1973. Los científicos siguieron a los participantes hasta que cumplieron 38 años, realiándoles entrevistas y estudios periódicos. Tomaron en cuenta factores como dependencia de alcohol y/o al tabaco, uso de otras drogas y nivel de educación.
Al evaluar todos los casos, encontraron que los participantes que habían usado persistentemente marihuana mostraban un "amplio deterioro" en varias áreas neuropsicológicas, como funcionamiento cognitivo, la atención y la memoria. Quienes habían usado la droga al menos cuatro veces a la semana, año tras año, durante su adolescencia, sus 20 años y, en algunos casos, sus 30 años, mostraron una reducción en su coeficiente intelectual. La relación, concluyel el estudio, es inapelable: cuanto más fumaba el individuo, mayor la pérdida en el CI.
Uno de los puntos mas importantes del estudio fue demostrar que el daño era irreversible. Al dejar de usarla o reducir su uso no lograron restaurar completamente su pérdida de CI. Es decir, los efectos neurotóxicos son clarísimos y el daño es permanente.
El estudio fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). Robin Murray, profesor de psiquiatría del King's College de Londres, explicó que el estudio es "una investigación extraordinaria. Es probablemente el grupo de individuos que ha sido más intensamente estudiado en el mundo y, por lo tanto, los datos son muy buenos. Hay muchos informes anecdóticos de que los usuarios de marihuana tienden a ser menos exitosos en sus logros educativos, matrimonios y ocupaciones. Este estudio ofrece una explicación de por qué puede ocurrir".
Fuertemente adictiva
Según datos del Registro Continuo de Pacientes en Tratamiento de SEDRONAR, en 2005 la marihuana motivó el tratamiento del 25% de los 2.369 pacientes que estaban siendo rehabilitados en 53 centros de todo el país. "Este alto porcentaje desmiente los discursos habituales sobre la marihuana, que insisten en instalarla como una droga que no genera mayores daños sobre la salud. Es mucha la gente que no puede dejarla ni manejarla y que está padeciendo las consecuencias de su consumo", destacó Diego Alvarez, que estaba al frente del Observatorio de Drogas del organismo en ese momento.
"Es un mito que la marihuana no tiene toxicidad. Es una droga con sustancias psicoactivas muy potentes, que impactan sobre el sistema nervioso central y el aparato cardiovascular", agregó la toxicóloga Norma Vallejo. "El uso crónico genera pérdida de interés y del deseo, fatiga, alteraciones de humor, disminución de la capacidad de concentración y depresión del sistema inmunológico. Además, afecta la fertilidad y aumenta las probabilidades de sufrir cáncer, enfermedades pulmonares y psicosis", subrayó. "Muchos aseguran que el porro es menos dañino que el tabaco, y no es así. Su toxicidad es mayor porque se fuma distinto: se retiene más en las vías respiratorias y, en el proceso de fumado, desprende más monóxido de carbono que un cigarrillo".
Los daños que puede generar la marihuana son múltiples y difieren mucho según la persona: como dicen en la jerga, "a cada uno le pega distinto". Pero hay algo que afecta a todos los consumidores por igual: la adicción. "La marihuana genera dependencia física y, sobre todo, psicológica. Como otras drogas, excita y provoca un aparente estado de bienestar porque actúa sobre el sistema de recompensa del cerebro. El mismo, al ser estimulado, pide más", destacó la especialista.
En el caso de la marihuana la adicción no está asociada necesariamente a la frecuencia de consumo. Tiene que ver con las particularidades de cada persona. Para evaluar si hay dependencia se observa si el consumidor desarrolló tolerancia (si el organismo se habituó y debe fumar más para lograr el mismo efecto), si su cotidianidad sufrió cambios (rutinas, hábitos, manejo del tiempo) y si hay manifestaciones que indiquen síndrome de abstinencia: "Si no puede dejar de fumar, si se pone irritable, transpira frío o no puede socializarse ni disfrutar cuando no fuma", explican los expertos.
Los efectos menos conocidos del cannabis
Según diversos estudios de sociedades científicas de gran prestigio internacional, el uso persistente de marihuana provoca pérdida de memoria, reduce el rendimiento y altera las capacidades cognitivas. Puede producir depresión, ansiedad, psicosis y, en el peor de los casos, esquizofrenia
Los poderes psicotrópicos del cannabis son conocidos por el ser humano desde hace miles de años. Sus 'propiedades embriagadoras', como decía Herodoto en el siglo V, se deben fundamentalmente al delta-9-tetrahidrocanabinol (THC), el cannabinoide responsable de sus efectos en el cerebro. Cuando se inhala esta sustancia, el THC llega rápidamente al cerebro a través de la sangre. Sus efectos se sienten a los pocos minutos y pueden durar hasta dos o tres horas.
Una de las consecuencias menos conocidas tienen que ver con los trastornos psiquiátricos. El consumo de porros multiplica por dos las probabilidades de sufrir brotes psicóticos (con más riesgo a mayor dosis). Varios estudios coinciden en que la marihuana podría actuar como desencadenante de estos ataques en personas con una cierta predisposición genética. El riesgo se acentúa cuando el consumo se inicia antes de los 15 años.
A su vez, un informe elaborado por expertos de la Oficina de Control de Drogas de la Casa Blanca (EEUU), advierte de que los adolescentes que fuman marihuana tienen hasta un 40% más de riesgo de sufrir depresión, ansiedad, psicosis (alucinaciones) o algún tipo de enfermedad mental; especialmente en el caso de las chicas. Y aunque no se ha demostrado de una manera estadísticamente significativa que pueda causar esquizofrenia, sí parece que empeora sus síntomas y agrava los ataques.
No es lo mismo usar una droga que ser adicto a ella. Muchos consumidores no se convierten en adictos. Pero vale medir y conocer las consecuencias. Según datos del 2007, en nuestro país más del 6 por ciento de la población consume habitualmente marihuana, una cifra que convierte a la Argentina en el país de mayor consumo de América latina.
http://www.entremujeres.com/vida-sana/salud/Confirman-marihuana-deteriora-capacidad-cerebral_0_973102755.html


Colegio Médico de Chile y neurólogos muestran 'profunda preocupación' por aumento de consumo de marihuana
28 Julio 2014
Sociedades científicas de neurología, psiquiatría, pediatría, el Colegio Médico, directivos y profesores de facultades de Medicina, entre otros, manifestaron, a través de una declaración, "su profunda preocupación por el aumento, sin precedentes en el país, en el consumo de marihuana en la población escolar".
Expresaron que existe en el país una "disminución de la percepción de riesgo junto con un mayor acceso a la marihuana (…) y un discurso liviano y poco responsable que se ha venido instalando progresivamente en la opinión pública, que minimiza los efectos nocivos del consumo" de la cannabis sativa.
Las sociedades mencionaron que el consumo de la marihuana tiene como riesgo "la adicción, la deserción escolar, disminución del coeficiente intelectual (CI), psicosis, accidentes de tránsito y bronquitis crónica, entre otros, publicados extensamente en la literatura científica".
Agregaron que "erróneamente algunos asumen que las propuestas en políticas de drogas destinadas, en teoría, a regular la conducta de los adultos, no afectarán los hábitos de consumo de niños y adolescentes, desconociendo de manera sorprendente la lamentable experiencia nacional y mundial con el consumo de alcohol y tabaco. Cuando decimos que el consumo de marihuana es un asunto de salud pública, no queremos decir que se legalice, decimos que hay que redoblar los esfuerzos para proteger la salud".
"Hacemos un llamado a los padres para que no se dejen confundir por mensajes ambiguos, que principalmente desinforman. Los llamamos a proteger la salud de sus hijos y a fomentar una ética del cuidado y del bienestar", dijeron.
"Podemos afirmar categóricamente -agregaron- que la marihuana es dañina para los jóvenes y su consumo debe desincentivarse para proteger su salud. Llamamos a los jóvenes a que cuiden sus cerebros y su salud en general, ya que los necesitamos no sólo en el futuro, sino también en este importante momento histórico de la educación de nuestro país. También llamamos a las instituciones educativas, los profesores y la comunidad educativa en su conjunto, para proteger la salud de los estudiantes que pasan gran parte del día en los establecimientos".
Expresaron que además "invitan a los medios de comunicación para que tomen conciencia de su poder y a utilizarlo para mejorar la salud de nuestra población, en especial de los menores de edad. También solicitamos a las autoridades de Senda y ministerio de Salud que redoblen sus esfuerzos para proteger la salud de los niños y adolescentes de nuestro país a través de la implementación de programas de prevención y tratamiento de calidad. Solicitamos al gobierno, diputados y senadores, intervenir seriamente en el fenómeno del consumo de drogas que profundiza aún más las inequidades en nuestro país".
También dijeron que "a pesar del desfavorable panorama en el consumo de marihuana que muestra el último estudio de drogas dado a conocer el viernes último por Senda, la significativa disminución del consumo de tabaco entre nuestros jóvenes evidencia la importancia de contar con un discurso social coherente y responsable que desincentive sistemáticamente el uso de sustancias dañinas para la salud".
Otros profesionales que respaldan la declaración son los doctores Carlos Ibáñez y Mariano Montenegro de Sonepsyn, el presidente de ésta, José Luis Castillo; doctor Enrique Paris, presidente del Colegio Médico de Chile; doctores Humberto Soriano, Paula Donoso y Verónica Gaete, representantes de la rama de adolescencia de Sochipe, Hernán Sepúlveda, presidente de Sochipe; doctores Alejandro Maturana y María Alicia Espinoza de Sopnia, y doctora Viviana Venegas presidente de Sopnia; profesor y doctor Humberto Guajardo, decano de Facultad de Medicina, Usach; profesora y doctora Katia Gysling, el doctor Daniel Martínez; Ps. Lorena Contreras, de Ceda y Padeu de la Pontificia Universidad Católica, y los profesores del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Chile, doctores Luis Risco y Julio Pallavicini.
http://www.publimetro.cl/nota/cronica/colegio-medico-y-neurologos-muestran-profunda-preocupacion-por-aumento-de-consumo-de-marihuana/xIQngB!cnn0wR03EwVTI/


Médicos alertan sobre riesgos del consumo de marihuana
Sociedades médicas de Pediatría, Psiquiatría y Neurología, manifestaron preocupación por impacto en niños y adolescentes.
11/07/2015
Preocupación por la aprobación del proyecto de Ley que despenaliza el autocultivo de marihuana y el aumento del consumo de esta sustancia durante 2014 en el país, manifestaron ayer representantes de distintas  sociedades médicas.
“En el marco de la publicación del Estudio Nacional del Consumo de Drogas (del Senda) y del debate en curso sobre el cambio legislativo acerca del uso y producción de cannabis, las Sociedades Médicas de Chile hacemos notar  nuestra preocupación por el aumento significativo del consumo de marihuana, especialmente en jóvenes y los daños que trae para ellos y la sociedad”, dijo el presidente de Sociedad Chilena de Pediatría, Luis Felipe González.
Enfatizó que “nos parece contraproducente  que a pesar de que pasamos de tener 75 mil consumidores de marihuana en 2010 a 255 mil en 2014, los parlamentarios hayan aprobado la  idea legislar del proyecto que permite la posesión de seis plantas de marihuana por hogar (...) esta iniciativa aumenta el acceso de marihuana”.
Efectos
Basándose en los resultados de dos estudios realizados en población escolar consumidora de cannabis, y su  capacidad de aprendizaje, la doctora Anneliese Dörr, de la Universidad de Chile, indicó que “en todas las pruebas de habilidades que les pasamos, sus resultados eran significativamente menores a los que no consumían nada”. 
El psiquiatra Rolando Chandía, dijo que “me siento en el deber de sacar el mito de que no produce dependencia. El 16% de los jóvenes que consumen en altas cantidades en ellos se genera dependencia”. 
El profesional agregó que “cuando se habla de que vamos a tener seis plantas, vamos a disponer de una marihuana que  no sabemos cuáles serán los efectos en la salud”.
http://www.latercera.com/noticia/nacional/2015/07/680-638289-9-medicos-alertan-sobre-riesgos-del-consumo-de-marihuana.shtml


15 de mayo de 2015

"MARIHUANA transforma a los jóvenes en adictos y los impulsa a dejar la educación"
Bachelet nombra en el Senda a médico que contribuyó a poner a la marihuana en la lista de drogas duras
Mariano Montenegro trabajó en el área de tratamiento y contribuyó con su opinión para situar al Canabbis al mismo nivel que la cocaína. Su designación además de la molestia que generó en el PPD partido al que pertenecía la ex directora que no fue ratificada, va en sentido contrario de la promesa presidencial en campaña de "revisar" la ley 20.000 para flexibilizar el estatus de la sustancia.
Según informó el Gobierno a través de un comunicado. el médico siquiatra Mariano Montenegro, es el nuevo director del  Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA) seleccionado a través del Sistema de Alta Dirección Pública, de todas maneras su designación provocó molestia en el PPD partido al que pertenece la directora saliente Lidia Amarales, que no fue ratificada y quedó fuera de la terna final de postulantes a pesar de una gestión que había realizado el ex Ministro del Interior Rodrigo Peñailillo para extender su permanencia por un año. 
“Cuesta comprender esta decisión, más aún cuando el proceso que llevó adelante la alta dirección pública fue objeto de reclamaciones. Sería bueno conocer si existe por parte de Interior un cambio de enfoque en la política de drogas”, dijo el presidente del PPD Jaime Quintana a El Mercurio. 
Amarales había tenido roces con la subdirectora de la repartición Paulina Saavedra (PS) a quien desvinculó en abril, hecho que habría contribuido a la falta de respaldo desde la Subsecretaría de Interior de la cual depende el organismo y que encabeza Mahmud Aleuy.
Pero además de las fricciones políticas asociadas al nombramiento, el perfil de Mariano Montenegro es contrario a flexibilizar el estatus de la marihuana como sustancia ilicita. Durante el primer gobierno de Michelle Bachelet el actual director trabajó en el área de tratamiento del entonces Conace y contribuyó con su opinión para que finalmente la marihuana fuera incluida en la lista de drogas duras, al igual que la cocaína entre otras.
Su perfil “prohibicionista” se puede advertir recordando algunas de sus declaraciones, a propósito de las cifras que demuestran un alto consumo de marihuana entre los más jóvenes. “La marihuana produce la alteración de la mente, los transforma en adictos y los impulsa a dejar la educación. Altera la memoria, afecta el desarrollo y el despliegue de sus capacidades” y pidió terminar la idea de que es una “sustancia inocua”. 
En otra declaración de este año aseguró que “si hay restricción hay menos consumo”.
Su nombramiento ocurre cuando en el gobierno se discute sacar a la marihuana de la lista de drogas duras, en sintonía con una de las promesas de campaña de Michelle Bachelet que aseguró que iba a “revisar” la ley 20.000
http://www.elmostrador.cl/pais/2015/05/15/bachelet-nombra-en-el-senda-a-medico-que-puso-a-la-marihuana-en-la-lista-de-drogas-duras/

Sin desconocer que en el cáncer terminal, para el dolor, habría alivio, entregada la droga médicamente:
¿Qué hizo dar este cambio tan brusco presidencial a un tema de campaña electoral en favor del consumo de la nefasta Marihuana?




Dr. Iván Seperiza Pasquali
Doctor en Medicina
Lic. en Salud Pública y en Planificación de Salud
Quilpué, Chile

Julio de 2008
MUNDO MEJOR
isp2002@vtr.net