623

Conciencia y Realidad 

La Conciencia es el:
1. Conocimiento que el ser humano tiene de su propia existencia, de sus estados y de sus actos.
2. Conocimiento responsable y personal de una cosa determinada, como un deber o una situación.

Qué es la Realidad:
La realidad es una abstracción por medio de la cual se designa la existencia real y efectiva de los seres y las cosas. La palabra, como tal, proviene del latín realitas, que a su vez deriva de res, que significa ‘cosa’.


Proemio

Alucinación y vida religiosa
En el trabajo diario de la clínica neuropsiquiátrica, las alucinaciones son un fenómeno de gran importancia, por muchas razones: en primer lugar, capturan la atención de quien las vive, le provocan inquietud, fascinación o terror. Las reacciones intelectuales y emotivas a la alucinación son muy variadas, pero las personas suelen transitar hacia estados de extrañamiento y divergencia: cuando la experiencia es intensa y continua, genera cambios en el pensamiento, el estado de ánimo, las interacciones con el mundo. Algunos sujetos se retraen o aíslan, otros despliegan un repertorio problemático de comportamientos alucinatorios.
A la manera de una pequeña imagen en movimiento, comparto el relato de un paciente, a quien llamaré Z. Se encontraba en la universidad, resolviendo un examen de licenciatura. Vio entrar al salón de clases, de súbito, a un hombre con chamarra blanca, pantalón de mezclilla y zapatos deportivos, quien saltó y subió en la mesa donde mi paciente hacía su examen. Z miró al extraño desde abajo, sin alcanzar a distinguir rasgos de su cara o características de su cabello. Esta persona comenzó a propinarle puntapiés en la cara, que provocaron dolor y sorpresa; Z acomodó sus brazos en un gesto de defensa, cubriendo su rostro. La maestra le gritó, pues nadie más veía al hombre agresivo, y entonces Z comprendió que se trataba de una alucinación. Decidió no hacerle caso y continuó con su examen, aunque el extraño parado en la mesa, silencioso, no desapareció. Cuando entregó su examen, el hombre había desaparecido. Aunque estudió intensamente (era un buen alumno), Z reprobó el examen y tiempo después abandonó la universidad.
Por deformación profesional, mi punto de partida en este texto ha sido el problema clínico de las alucinaciones como un problema que requiere atención médica o psicológica. El fascinante libro del neurocientífico Anil Seth (Being You, 2021) invierte la fórmula del sentido común al estudiar la arquitectura funcional de la conciencia. El doctor Seth propone que la construcción cotidiana de nuestra experiencia subjetiva puede entenderse como una alucinación controlada: lo que tipificamos en la práctica clínica como alucinación es meramente una “alucinación descontrolada”.
Mi mirada está sesgada por mi contacto diario con personas que padecen la experiencia alucinatoria o la escenifican mediante actos de alto riesgo para sí mismos y los otros. Pero algunos no acuden necesariamente al médico o al psicólogo, y de hecho gozan las experiencias alucinatorias, por su dimensión estética, porque les provocan sentimientos plácidos o extáticos, y porque enriquecen su sentido de vida: algunos aseguran que tales experiencias significan un contacto pleno, efectivo, con las realidades espirituales que están ausentes en la racionalidad (científica) moderna. También hay casos fascinantes que atraviesan ambas dimensiones: la dura realidad clínica y las vivencias fundadoras del pensamiento mítico y religioso. A Philosophy of Madness (MIT Press, 2020), de Wouter Kusters, se desarrolla en esa encrucijada.

https://www.razon.com.mx/el-cultural/alucinacion-vida-religiosa-467239


Desarrollo

-I-
(a)
 "La consciencia para cada uno de nosotros es todo lo que existe. Sin ella no hay mundo, no hay yo, no hay nada en absoluto".
Anil Seth.

En el Congreso Futuro:
Anil Seth
"El cerebro es una máquina de predicción"

El neurocientífico británico fue el primer invitado en presentarse en la octava versión del evento de difusión científica más importante de la región. Su charla se centró en las percepciones y la conciencia.

SANTIAGO.- A las 10:30 de mañana de este lunes, el científico de 47 años, Anil Seth, se presentó en el salón de honor del ex Congreso Nacional. Su charla, que se extendió por 30 minutos, se enfocó en sus trabajos para integrar diversos aspectos de la cultura humana y su evolución, como también en el trabajo de la conciencia y percepción en la forma de ver el mundo.
El neurocientífico, que también ha participado activamente en charlas TED, fue aclamado por el público luego de presentar su charla. "Abre tus ojos a un nuevo mundo" fueron las palabras con que dio inicio a su conferencia. El británico, quien mencionó que siguió los pasos del chileno Francisco Varela, explicó cómo las expectativas de lo que queremos ver influyen directamente en lo que vemos. "La percepción tiene que ser la combinación de las experiencias con las expectativas para formar su mejor predicción" que según manifestó el experto, es lo que finalmente vemos. El investigador además comentó que a lo que llamamos realidad es el consenso sobre la percepción. De acuerdo al estudio presentado durante su exposición, el ser humano tiene la capacidad de ver más rápido lo que espera. Siguiendo esta línea, el británico manifestó que el cerebro es capaz de "anticipar", catalogándolo como "una máquina de predicción". 

Otra parte importante de la charla magistral fue el tema de las alucinaciones, las que clasificó como "percepciones no controladas". En su exposición, Seth comentó que vemos el mundo como somos, donde influyen las expectativas y experiencias en la forma de percibir el mundo. Por lo que, para saber qué especie queremos ser, tenemos que ver el mundo como somos. Tras finalizar la ponencia, el neurocientífico conversó sobre este mismo tema y agregó que "todas las percepciones son construcciones que generamos. Y cuando entendemos esto, podemos comenzar a entender por qué percibimos las cosas en la forma en que lo hacemos, por qué las distintas personas pueden percibir las cosas de maneras distintas y también cómo nos percibimos a nosotros mismos". En esta misma línea, Seth sostiene que "cuando el Congreso Futuro propone "¿Qué especie queremos ser?", primero debemos entender quiénes realmente somos". De esta manera se dio inició a la octava versión del Congreso Futuro, la que reunirá a 110 expertos internacionales y nacionales durante esta semana. 
https://www.emol.com/noticias/Tecnologia/2019/01/14/934245/Anil-Seth-en-el-Congreso-Futuro-El-cerebro-es-una-maquina-de-prediccion.html



}

Anil Seth en el Congreso Futuro: "El cerebro es una máquina de predicción" El neurocientífico británico fue el primer invitado en presentarse en la octava versión del evento de difusión científica más importante de la región. Su charla se centró en las percepciones y la conciencia.

Fuente: Emol.com - https://www.emol.com/noticias/Tecnologia/2019/01/14/934245/Anil-Seth-en-el-Congreso-Futuro-El-cerebro-es-una-maquina-de-prediccion.html

(b)
Cómo el cerebro alucina con la realidad.
Anil Seth, neurocientífico:

El director del Centro Sackler de las Ciencias de la Conciencia de la U. de Sussex es el encargado de dictar la charla magistral que da inicio al Congreso Futuro 2019. "Nuestras experiencias del mundo y de nosotros dentro de él son tipos de alucinaciones controladas moldeadas a lo largo de millones de años de evolución para mantenernos vivos en mundos llenos de peligro y oportunidad", explica.
¿Cómo el cerebro alucina con la realidad? Esa es la pregunta que el neurocientífico británico Anil Seth, parte del panel de invitados del próximo Congreso del Futuro y quien dará el puntapié inicial al evento que convertirá a Chile, durante una semana, en la capital mundial de la ciencia.
“Algunas personas dicen que está más allá del alcance de la ciencia, pero en los últimos 25 años ha habido una explosión de trabajo científico en esta área”, dice Seth respecto a las investigaciones que dan cuenta cómo el cerebro y el cuerpo dan lugar a la conciencia.
Junto a un grupo de científicos de diferentes disciplinas agrupados en el Centro Sackler de las Ciencias de la Conciencia de la Universidad de Sussex, el británico está tratando de entender cómo ocurre la conciencia. Hace un tiempo “la gente pensaba que la propiedad de estar vivo no podría explicarse por la física o la química, que la vida tenía que ser algo más que un simple mecanismo”, dice, “pero la gente ya no piensa eso”.
Conforme los biólogos avanzan el trabajo de explicar las propiedades de los sistemas vivos, el investigador asegura que “el misterio elemental de qué es la vida empieza a desvanecerse”. “Una vez que se comienza a explicar la vida en términos de cosas que suceden dentro de nuestros cerebros y cuerpos, el misterio aparentemente irresoluble de lo que es la conciencia, debe comenzar a desvelarse”. Al menos ese parece ser el plan del neurocientífico que dictará una charla magistral el día lunes 14 de enero en la 8° versión del Congreso del Futuro.
El cerebro como motor de predicción
Con más de 3 millones de visitas en la web, Anil Seth desarrolla en sus charlas la explicación de sus investigaciones y las vincula con sus propias experiencias cercanas a la muerte. Experiencias claves en el proceso de descubrir cómo funciona el cerebro y las informaciones sensoriales que reciben nuestros cuerpos.
Seth piensa en la conciencia de dos formas diferentes: una, como el mundo de experiencias que nos rodean -donde está la vista, los sonidos y los aromas y donde tenemos una panorámica multisensorial 3D, como una película interior inmersiva-; y dos, dice el británico, está el yo consciente: “la experiencia específica de ser tú o ser yo, que es el protagonista de esta película interior, y quizá el aspecto de la conciencia al que todos se aferran más estrechamente”.
El cerebro, dice el experto en neurociencia, “está encerrado dentro de un cráneo óseo, tratando de imaginar lo que hay en el mundo. No hay luces dentro del cráneo. Tampoco hay sonido. Solo debe seguir las corrientes de impulsos eléctricos indirectamente relacionadas con las cosas del mundo, cualesquiera que sean”.
Así argumenta la forma en que funciona la percepción, indicando que ésta adivina qué es cada cosa a través de un proceso de conjeturas informadas, donde el cerebro combina señales sensoriales con sus expectativas o creencias anteriores sobre cómo es el mundo. De esta forma, hace su mejor conjetura de lo que causó esas señales. “El cerebro no oye ni ve la luz. Lo que percibimos es su mejor suposición de lo que hay en el mundo”, cuenta.
A través de interesantes “juegos mentales” y experimentos clásicos, Seth demuestra que el contexto y la información que recibimos en nuestros cerebros puede cambiar en cada individuo. Agrega que la percepción es un proceso activo y constructivo, y que las señal es que llegan al cerebro desde el mundo exterior, dependen tanto o más de predicciones perceptivas que fluyen en la dirección opuesta. Por ende, no solo percibimos pasivamente el mundo, sino que también lo generamos activamente.
 “No solo experimentamos nuestros cuerpos como objetos del mundo desde el exterior, también los experimentamos desde dentro, y las experiencias del cuerpo desde el interior son muy diferentes de las experiencias del mundo que nos rodea.  Las experiencias de ser un yo encarnado se relacionan más con el control y la regulación que con averiguar qué hay allí. Así, nuestras experiencias del mundo y de nosotros dentro de él son tipos de alucinaciones controladas moldeadas a lo largo de millones de años de evolución para mantenernos vivos en mundos llenos de peligro y oportunidad. Nos predecimos para existir, agrega.
No somos seres apartados de la naturaleza
La charla de Seth termina con algunas conclusiones que dejan mucho por reflexionar:
Primero: así como podemos percibir erróneamente el mundo, podemos percibirnos mal cuando los mecanismos de predicción funcionan mal. Entender esto abre nuevas oportunidades en psiquiatría y neurología, porque finalmente podemos llegar a los mecanismos en lugar de solo tratar los síntomas en enfermedades como la depresión y la esquizofrenia.
Segundo: lo que significa ser “yo” no se puede reducir ni subir a un programa de software que se ejecuta en un robot, por muy elegante o sofisticado que sea. Somos animales biológicos de carne y hueso, cuyas experiencias conscientes se forman en todos los niveles mediante mecanismos biológicos que nos mantienen vivos. Simplemente hacer las computadoras más inteligentes no va a hacerlas sensibles.
Tercero: nuestro propio universo interior individual, nuestra forma de ser conscientes, es sólo una posible forma de ser consciente. Incluso la conciencia humana, en general es solo una pequeña región en un vasto espacio de posibles conciencias. Nuestro yo y nuestro mundo individual son únicos para cada uno de nosotros, pero todos están basados ​​en mecanismos biológicos compartidos con muchos otros seres vivos.
“No somos el centro del universo,
estamos relacionados con todas las otras criaturas hasta nuestros días. Con un mayor sentido de comprensión viene un mayor sentido de asombro y un mayor entendimiento de que somos parte de y no aparte del resto de la naturaleza. Y… cuando llega el fin de la consciencia, no hay nada que temer. Nada en absoluto”, finaliza.
https://www.futuro360.com/data/anil-seth-neurocientifico-como-el-cerebro-alucina-con-la-realidad_20190108/




-II-

El cerebro crea la realidad a su manera

Las personas creemos firmemente en nuestra realidad, si bien es algo cambiante y expuesto a una gran cantidad de estímulos, percepciones y emociones distintos. Además, la evocación de los recuerdos de la memoria está también sujeta a modificaciones de acuerdo al estado emocional e incluso al número de eventos simultáneos que forjaron ese recuerdo. De hecho, cuantos más acontecimientos sucedieron durante la generación de ese aspecto de la memoria, es más probable que nuestro recuerdo no se parezca demasiado a lo que realmente ocurrió.
El cerebro se "inventa" la realidad a partir de las herramientas con las que cuenta.
¿Qué es la realidad en la mente?
Según los especialistas, la conciencia es la que nos mantiene vivos y apegados a una realidad particular. La conciencia tiene diversas facetas desde la percepción de nuestro cuerpo y de los órganos internos, de uno mismo y del mundo en el que vivimos. Sin embargo, la conciencia se forja de acuerdo a la actividad cerebral, a partir de un sinfín de estímulos que el cerebro procesa y para la que genera predicciones en base a la experiencia previa. Por consiguiente, la conciencia es relativa.
En otras palabras, a partir de unas pinceladas preliminares sin entrar en los detalles precisos el cerebro se inventa el resto de la historia.
Ello nos prmite por ejeplo ler esta frse anque le faltn letrs.
¡El cerebro no es del todo fidedigno para reproducir la realidad!
Previsualizar una actividad es para el cerebro como si ya estuvieras haciéndola
El cerebro se utiliza para casi todo : sensaciones, apetito, digestión respiración, temperatura corporal, movimiento, memoria, aprendizaje, lenguaje, conciencia, atención, voluntad, motivación, comportamiento, habilidades sociales, capacidad de comunicación, abstracción, creatividad, estado anímico, voluntad y la regulación de las emociones y sensaciones.
Con esta ferviente actividad es evidente que consume una altísima cantidad de energía y oxígeno, por lo que procura también ser "metabólicamente ahorrativo" a la hora de generar nuevos pensamientos que almacenar. Por ello, frente a experiencias similares que la mente cree reconocer, utiliza parte de lo que ya había generado previamente para crear (recrear) la nueva decisión o conclusión.
Esta es una de las razones por las cuales, por ejemplo, una persona puede caernos bien de entrada sin que haya tenido créditos para ello por el mero hecho de parecerse físicamente a otra persona que en una experiencia previa nos causó alguna buena experiencia.
De hecho, con tan solo previsualizar una tarea concreta, el cerebro puede modificarse anatómicamente como si realmente estuviera ejecutando la tarea. Un ejemplo de esta fantástica capacidad se basa en los experimentos efectuados en personas en las simplemente imaginando que estaban tocando el piano se observaba en el cerebro una actividad similar que cuando el pianista lo está tocando realmente.
¿Vivimos en la ficción?
Según la investigación neurocientífica, la mente humana genera unos 60.000-70.000 pensamientos al día. Cuando comento este hecho a algunas personas, suelen afirman que no les extraña. "No paro de pensar. Incluso cuando quiero dejar la mente en blanco, sigo pensando".
Sin embargo, tan solo somos conscientes de alrededor de un 25% de los pensamientos que generamos. Personalmente, este hecho me resulta me particularmente curioso cuando pienso la cantidad de energía que las neuronas del cerebro deben gastar para alimentar el inconsciente.
Teniendo en cuenta que tan solo por existir nuestro cerebro gasta cerca de 600 kcal al día, ¿Cuánto gastamos en pensamientos que no repercuten en nada concreto? ¿En estímulos neuronales que ni siquiera llegan a ser conscientes es nuestra existencia? Resulta realmente fascinante imaginar la cantidad de kilocalorías que se dedican a tareas en apariencia inservibles.
Libertad de pensamiento... ¿Realidad o ficción?
Algunos investigadores que han marcado historia en la neurociencia, como la neurocientífica Rita Levi Montalcini (Premio Nobel 1986) afirman que las emociones son uno de los motores cerebrales fundamentales, son el sistema más complejo que alberga el cerebro y predomina en nuestra existencia.
Hasta el punto de que las emociones positivas, la sensación de bienestar y felicidad viene directamente ligado al bagaje de personas que fomentan nuestra felicidad. Este aspecto es tan importante que se calcula que el riesgo de mortalidad aumenta en un 20% en personas que se declaran infelices frente a aquellas que se consideran felices.
Ante estas premisas, - el cerebro en su forma de percibir y hacer de ello la realidad junto con la necesidad de bienestar emocional -, es tentador utilizar esta información para inducir en las percepciones un tipo de realidad y de necesidad que generamos con, por ejemplo, fines puramente comerciales. En otro ámbito, los artistas de la prestidigitación llevan muchísimos años haciéndonos ver la realidad que no existe toda vez que nos ocultan aquello que estamos viendo. Los magos son auténticos artífices de la manipulación de la percepción del cerebro humano.
En el campo del neuromárketing ¿Os imagináis si pudierais tener acceso a métodos para alterar las percepciones y orientar las emociones hacia algo que queramos que otros nos compren y consideren imprescindible para su bienestar? Es altamente tentador y estamos mucho más cerca de conseguirlo si la toma de decisiones se delega a algoritmos matemáticos que decidan por nosotros.
Ya se han ganado elecciones a presidencia con estas estrategias. Es probable que la libertad de pensamiento esté en alto riesgo de desaparición para sustituirlo por meras herramientas de consumo.

https://www.huffingtonpost.es/raquel-marin/el-cerebro-crea-la-realidad-a-su-manera_a_23689774/



-III-
Información, conciencia y realidad. Hacia una visión informacional de la relación entre sujeto y objeto a la luz de la ciencia contemporánea y la filosofía de la no-dualidad

Partimos del problema de la fragmentación de la existencia, que implica tanto a las cosas que conforman el mundo como al pensamiento. La fractura fundamental se da entre sujeto y objeto, y se refleja en la separación entre lo individual y lo universal, entre lo material y lo consciente. El objetivo principal de esta investigación es aportar nuevos enfoques respecto al problema de la dualidad sujeto-objeto, que es uno de los puntos de partida incuestionados de Occidente, y tratar de reintegrar al sujeto consciente en una realidad que se ha llevado al extremo de la objetividad. Se ha investigado si lo separado e individual es propio de lo existente o por el contrario las dualidades tienen su origen en el modo de operar de la mente.
Para abordar estas cuestiones se ha revisado la imagen de la realidad que aporta la ciencia contemporánea en su permanente proceso de avance y a qué límites conceptuales conduce. Como contrapunto y complemento se expone un enfoque actual de la antigua filosofía índica de la no-dualidad (Vedanta Advaita), que asume a la conciencia como base de todo lo existente y considera la no diferenciación (no-dualidad) entre sujeto y objeto como fundamental.
La revolución conceptual derivada de la física del siglo XX obliga a ver el universo como una totalidad interconectada y fluyente, lo que rompe con el orden cartesiano de cuerpos individuales y autosuficientes. Todas las categorías con que se definía la realidad física (espacio, tiempo, masa, energía, partícula, trayectoria, causalidad, continuidad, etc.) han sufrido un profundo cambio de concepción. La mecánica cuántica ha puesto en cuestión el realismo y el determinismo, y su descubrimiento de que el observador influye en el resultado de la medida ha generado sorpresa entre los científicos: la frontera entre sujeto y objeto se hace difusa. Los hallazgos más relevantes de la termodinámica, la biología molecular, la biología evolutiva, la ecología, la teoría del caos y otras disciplinas muestran una naturaleza llena de fuerzas antagónicas (dualidades), que hay que integrar a través de un pensamiento complejo. Se empieza a poner en cuestión el reduccionismo imperante en biología y los sistemas naturales devienen sujeto, pues son informacionalmente activos y se genera autoorganización. Las neurociencias por su lado destierran al sujeto sustancial y los estudios sobre la percepción delatan que esta es discontinua, al contrario de lo que se suponía. El objeto percibido y el yo parecen ser construidos por el procesamiento de información en el cerebro, lo que deja un vacío ontológico que contradice el más fundamental sentido de la existencia y de lo real. Esto exige la reconsideración de las nociones de conciencia, de mente y de “yo”.
Todo ello demanda un nuevo modelo de realidad. El trasfondo informacional que impregna la mayor parte de los procesos naturales, incluidos los cerebrales, ofrece una posibilidad inmejorable de integración entre lo objetivo y lo subjetivo a través del concepto de información. La información inunda nuestras sociedades y está presente en todas las ciencias, además es común a sujeto y objeto, por lo que en un capítulo central dentro de la investigación se indaga su naturaleza polimórfica. Pero allende los límites restrictivos de su enfoque computacional y pragmático más extendido, aquí se propone un enfoque diferente: la idea de un continuo infinito de información como base de la realidad.
En este sentido, la teoría de los campos de cognición y de información de Sesha, basada en la filosofía de la no-dualidad, aporta un modelo cognitivo y metafísico novedoso: tanto la realidad material como la ideal pueden interpretarse mentalmente como campos de información, que pueden ser cerrados o abiertos. Esto ayuda a diluir las dualidades y a tender un puente entre lo diverso y lo indiviso, lo finito y lo infinito, lo físico y lo metafísico. Es un modelo de tipo holográfico en el que información y conciencia son equivalentes y universales. También predice que son posibles diferentes relaciones entre sujeto y objeto (estados de conciencia) más allá de la dual que se suele asumir como única. Estas experiencias cognitivas pueden experimentarse a través de ciertas técnicas meditativas basadas en la continuidad de la atención y comienzan a ser verificadas por las investigaciones neurofisiológicas más recientes.
En conclusión, todo apunta a que las dualidades son producto de determinadas dinámicas cognitivas que generan fronteras en la información, cuyo resultado es la diferenciación entre sujeto y objeto y la apariencia de un mundo compuesto de cosas individuales. Un modo de cognición basado en una atención sostenida a los eventos que fluyen en el presente modifica la percepción y erradica las fronteras cognitivas entre objetos, y entre sujeto y objeto. Esto da lugar a la experiencia de la no-dualidad, la realidad última a la que se refiere la filosofía perenne. Desde este enfoque se podrían superar algunas de las paradojas generadas por los resultados de la ciencia y dar luz a algunos viejos problemas del pensamiento.

https://dialnet.unirioja.es/servlet/tesis?codigo=122483


-IV-

La física cuántica afirma que las partículas elementales existen a partir de ser observados. Los seres vivos y todo lo que tenemos a nuestro alrededor está formado por átomos, así como lo que creemos que es la realidad. ... Es decir que la existencia la da el observador, quien por el solo acto de observar, la transforma.

La física cuántica demuestra que cada persona tiene su propia realidad
Los físicos han sospechado durante mucho tiempo que la mecánica cuántica permite que dos observadores experimenten realidades diferentes y conflictivas. Ahora esta suposición ha quedado demostrada.
Según un estudio publicado en el portal ArXiv, físicos de la Universidad Heriot-Watt (Reino Unido) demostraron por primera vez cómo dos personas pueden experimentar realidades diferentes, y lo hicieron recreando en la práctica un experimento teórico de física cuántica.
En 1961, el físico Eugene Wigner, ganador del Premio Nobel dos años después, describió un experimento mental que mostraba cómo la extraña naturaleza del universo permite que dos observadores, por ejemplo, 'Wigner' y 'los amigos de Wigner', experimenten realidades distintas.
El experimento involucró a dos personas que observaron el mismo fotón, la unidad cuantitativa más pequeña de luz, que en diferentes condiciones puede existir tanto en forma de polarización horizontal como vertical. Un fotón puede existir en uno de estos dos estados, pero hasta que no hayan sido polarizados —es decir, observados—, se encuentran en 'superposición', es decir, un estado en el que ambas condiciones se cumplen al mismo tiempo.
El experimento mental descrito por Wigner consiste en que un científico analice con calma el fotón y determine su posición. Otro científico, desconocedor de la medición de su colega, es capaz de confirmar que el fotón (y, por lo tanto, la medición del primer científico) aún existe en una superposición cuántica de todos los resultados posibles.
Como resultado, cada científico está en su propia realidad. Y, técnicamente, ambos tienen razón, incluso si no están de acuerdo el uno con el otro.
Para dar vida a este experimento teórico, se tomó un láser con un sistema de separación de haz y una serie de seis fotones que anteriormente fueron medidos por varios dispositivos que sustituían a los dos científicos humanos del experimento imaginado por Wigner. Según la página web del Instituto Tecnológico de Massachusetts, el desarrollo de una instalación de este tipo ya se había llevado a cabo anteriormente, pero esta fue la primera vez que se logró realizar el experimento hasta el final.
Utilizando estos seis fotones se crearon dos realidades alternativas: una que representa a 'Wigner' y otra que representa a 'los amigos de Wigner'. 'Los amigos de Wigner' midieron la polarización de un fotón y almacenaron el resultado. Luego 'Wigner' realizó una medición de interferencia para determinar si la medición y el fotón estaban en superposición. 
El experimento produjo un resultado inequívoco. Resultó que ambas realidades pueden coexistir aunque produzcan resultados irreconciliables, tal como lo predijo Wigner.
"Eso plantea algunas preguntas fascinantes que obligan a los físicos a reconsiderar la naturaleza de la realidad", indicaron los científicos del MIT.

https://actualidad.rt.com/actualidad/308761-fisica-cuantica-realidad-objetiva


-V-
Física Cuántica: crea tu futuro!
La Física Cuántica habla de la Teoría del Observador, según la cual, todo lo que existe en el universo físico está hecho de partículas subatómicas como los electrones; estas micropartículas, cuando existen como puro potencial, están en estado de onda y no de materia; potencialmente, son “todo” y “nada” hasta que son observadas; existen por todas partes y en ningún lugar hasta que son observadas. Así, el comportamiento de las micropartículas cambia dependiendo del observador, es decir, cuando el observador mira, se comportan como una onda, y cuando no lo hace, se comportan como una partícula (que no es más que una pequeña parte de materia). Ello quiere decir que las expectativas del observador influyen en la Realidad de las partículas subatómicas, y cada uno de nosotros está formado por millones de átomos. ¿Conclusión? Nuestra Realidad es producto de nuestras propias expectativas (como dije en post 1/1, sin ser absolutistas). Si una partícula puede comportarse como materia o como onda, nosotros podemos hacer lo mismo.
Si las partículas subatómicas pueden existir en una infinidad de posibles lugares de forma simultánea, somos capaces –en potencia– de colapsar en una infinidad de posibles realidades. Así, si puedes imaginar cualquier cosa en tu vida futura basándote en tus deseos o expectativas, esta realidad ya existe en el campo cuántico como posibilidad y sólo necesita que la observes para manifestarse.
Tu mente moldea la energía de las posibilidades infinitas y, si la materia está hecha de energía, tiene sentido que mente (o conciencia) y energía (o materia) estén íntimamente relacionadas o, incluso, sean lo mismo. La conciencia es energía y la energía tiene conciencia. Imagínate qué poder te da esto: puedes influir en la materia porque eres energía con conciencia (o materia consciente). El universo cuántico está esperando a que tú o cualquier otra persona lo observe e influya en la energía con su mente (o conciencia) para que las ondas de probabilidades energéticas se manifiesten en forma de materia física, en forma de acontecimientos en nuestra vida. En el modelo cuántico, el universo físico es un campo de información no-material, unificado e interconectado, que potencialmente lo es todo pero a nivel físico no es nada… Y nosotros, igual que TODO, también estamos conectados a ese mar de información que se encuentra más allá del espacio y del tiempo.
Por eso, la observación y la auto-observación son básicas. Y, cuando aprendes a mejorar esta habilidad para influenciar tu futuro, estás en el camino perfecto para vivir la vida que tú hayas escrito para ti y para ser la mejor versión de ti mismo que hayas podido imaginar (por eso, en Coaching decimos que, cuando te responsabilizas de tu vida y coges el timón, “tú eres el que escribe el guión de tu vida y lo puedes modificar tantas veces como quieras”).
Y, puesto que la información del campo cuántico se encuentra más allá del espacio y del tiempo, podemos afectar a los elementos físicos incluso estando lejos de ellos. Nuestro cuerpo (materia física) se compone de energía e información que forma una unidad con todo lo existente en el campo cuántico. De ahí que, aunque el ego nos dice que “yo soy yo” y, por tanto, separado del resto, no es cierto; todos somos uno, el modelo es holístico y no divisorio.
Cada uno de nosotros, igual que TODO el resto de la materia, emite un determinado patrón de vibración energético, y esta energía, a su vez, lleva una determinada información consigo. Y, puesto que nuestros estados mentales son cambiantes, este patrón de vibración también lo es porque está influenciado por ellos. Cuanto más positivos sean nuestros estados mentales mejor, pues esa es la vibración que emitiremos y el universo cuántico nos devolverá acontecimientos que tengan la misma vibración energética (la Ley de la Atracción).

https://sentidoyproposito.wordpress.com/2014/05/17/fisica-cuantica-crea-tu-futuro-ii/


Amiga, Amigo:

DESTACO DEL ÚLTIMO ARTÍCULO QUE:
La Física Cuántica habla de la Teoría del Observador, según la cual, todo lo que existe en el universo físico está hecho de partículas subatómicas como los electrones; estas micropartículas, cuando existen como puro potencial, están en estado de onda y no de materia; potencialmente, son “todo” y “nada” hasta que son observadas; existen por todas partes y en ningún lugar hasta que son observadas. Así, el comportamiento de las micropartículas cambia dependiendo del observador, es decir, cuando el observador mira, se comportan como una onda, y cuando no lo hace, se comportan como una partícula (que no es más que una pequeña parte de materia). Ello quiere decir que las expectativas del observador influyen en la Realidad de las partículas subatómicas, y cada uno de nosotros está formado por millones de átomos. ¿Conclusión? Nuestra Realidad es producto de nuestras propias expectativas (como dije en post 1/1, sin ser absolutistas). Si una partícula puede comportarse como materia o como onda, nosotros podemos hacer lo mismo.
Si las partículas subatómicas pueden existir en una infinidad de posibles lugares de forma simultánea, somos capaces –en potencia– de colapsar en una infinidad de posibles realidades. Así, si puedes imaginar cualquier cosa en tu vida futura basándote en tus deseos o expectativas, esta realidad ya existe en el campo cuántico como posibilidad y sólo necesita que la observes para manifestarse.

Lo que me hace recordar una Charla que entregué en Octubre de 2013, titulada La Ventana Cuántica en donde exponía: 

Si actuales sabios Premios Nobel de Física con antecedentes te señalan que:

1--Lo que ves y vives no es real, la materia solo es mientras alguien pensante la está observando.

2--Que las partículas como los electrones poseen inteligencia, son telépatas y nosotros para otros planos seríamos cual partículas pensantes

3--Que el universo sería la computadora de un ser pensante, todo dentro de ella, incluyéndonos a nosotros. Por lo tanto en algún lugar debe haber una Omni Mente programadora que todo lo rige

4--Que el universo solamente puede existir si alguien lo observa, el universo existe simplemente porque somos todos los pensantes conscientes de su existencia.

5--Que son necesarias mentes humanas y suprahumanas de observadores para dar existencia al mundo

6--Que cuanto más se mira algo en detalle la materia menos sólida empieza a parecer y mucho más inentendible nos resulta.

7--Que todo esto que nos rodea con certeza real representa tan solo lo que los limitados sentidos hacen creer a la mente que es, y es mucho más...

8--Que la Filosofía Cuántica insiste en que tenemos que despertar del engaño de los sentidos que a la mente le hacen creer real lo que no es, y debemos acceder a la realidad que es cósmica.

9--Que sin seres conscientes habría sólo superposición de posibilidades sin que nada definitivo suceda nunca realmente.
Lo que me lleva a comprender vuestra justa reacción:

Tenemos una percepción del mundo para nosotros cierta pero que no es verdadera

 
A su vez en un escrito inspirado en la Física Cuántica para lograr entender de akguna manera lo anterior señalaba que:
La doble rendija cuántica es considerado el experimento más bello de la física, un experimento mental de Richard Feynman que él nunca pensó se podría llegar a realizar, se realizó, demostró la validez de lo imaginado por Feynman y tuvo consecuencias inesperadas; se habla de la naturaleza cuántica del universo:
-) En el universo todo podría estar influenciado por todo, señalan nuevos resultados teóricos:
Uno de los fenómenos más sorprendentes de las partículas subatómicas es que, según las leyes de la física cuántica, se pueden relacionar entre ellas a distancia de manera instantánea o a velocidades superiores a la de la luz. Si las partículas subatómicas pueden existir de forma simultánea en una infinidad de posibles lugares, somos en potencia capaces de colapsar en una infinidad de posibles realidades. Es decir, si puedes imaginar un acontecimiento futuro en tu vida basándote en cualquiera de tus deseos, esta realidad ya existe como posibilidad en el campo cuántico, esperando a que la observes. Si tu mente puede influir en la aparición de un electrón, en teoría también puede influir en la aparición de cualquier posibilidad. 
 -) Nunca es posible observar a un sistema sin perturbarlo. Esta idea implica que en un sentido filosófico y profundo el sistema depende a tal extremo del observador para originarse como tal que resulta más práctico asumir sencillamente que el observador y el sistema forman parte de un solo sistema cibernético.
-) Los electrones son en cierto sentido conscientes, la mente del físico se vincula con la mente del electrón. Vincular lo observado con el observador. Se trata de una sola mente en funcionamiento. Incluso las partículas elementales se encuentran dotadas de una cierta forma y nivel de (proto) conciencia. De algún modo y en una cierta medida, toda la materia es consciente, no pudiéndose afirmar que la conciencia sea categóricamente inmaterial. En ese caso, no existe una división categórica entre la materia y la mente. El mundo, a su vez, es una simple concepción de nuestros pensamientos.
-) La mente es la matriz de toda materia. La materia y la mente no están separadas y no son realidades diferentes; son aspectos de una realidad más profunda que tiene tanto un aspecto material externo, como un aspecto mental interno. El registro de una imagen de un objeto en la mente del observador crea un objeto nítido en el mundo. El acto “exterior”, la aparición repentina del objeto, es simultáneo a la observación del objeto. Se trata de una relación mente-materia. Se trata de la acción de la conciencia. La Física Cuántica comienza a abrir un nuevo camino al conocimiento verdadero reconociendo la divinidad en nosotros mismos y el poder de co-creación que todos poseemos. El hombre se da cuenta de que puede elegir y crear de forma consciente cómo quiere interrelacionarse con la realidad. 

-) No existe un fenómeno a escala cuántica, hasta que es observado, ese es "el efecto-observador". Las implicaciones del efecto-observador son profundas, significaría que para que algo se pueda manifestar físicamente debe primero ser observado. Presumiblemente la observación no puede darse sin la pre-existencia de algún tipo de consciencia que observe. El efecto-observador implicaría que el universo tal y como lo percibimos, como Max Planck lo sostuvo, es el resultado directo de la consciencia.

-) Un anillo de oro puede parecer muy sólido, pero está formado casi completamente por espacio vacío; la bola de billar blanca no golpea a la roja, sino que los campos eléctricos de los electrones de los átomos que las componen se repelen: si no fuera por ellos, una pasaría a través de la otra sin enterarse. 

-) Desde el punto de vista del mundo cuántico, nosotros y las cosas que nos rodean somos mayormente espacio vacío, un 99.9% vacío sustentado en un 0.1% de algo que sería una probgabilidad matemática) pero que con la mente toma forma de realidad. El modo en que experimentamos las cosas que nos rodean y a nosotros mismos en el mundo clásico es en realidad tan sólo una representación mental moldeada por nuestros sentidos.
-) El hombre es una mente individual. Es un ser material individualizado con capacidad para percibir conscientemente la realidad última. Fundamentado en la mente cósmica originaria, el hombre es un ser material psíquico con relativa independencia del todo capaz de sentir físicamente y pensar conscientemente la realidad. El hombre, como mente individual ligada al cosmos, está llamado a un comportamiento consciente superior.
-)
Eso que llamamos realidad, no es otra cosa que una construcción de nuestra mente. La mente y su funcionamiento tiene una estrecha relación con las leyes del mundo cuántico. Afuera es un espejo de Adentro, y en consecuencia el Universo es Mental, lo cual acerca al Hombre en su cuántico gradual ascendente retorno a su origen: a Dios.


El amplio tema es fascinante pero demasiado complejo en cuanto al entendimiento que de esa cósmica realidad tengamos, pero es fundamental considerarlo: ¿No lo crees?
Pues bien en este escrito 623 os lo dejo...


FINALE

Dr. Iván Seperiza Pasquali
Quilpué, Chile
Febrero de 2022
Portal MUNDO MEJOR: http://www.mundomejorchile.com/
Correo electrónico: isp2002@vtr.net