582
Resiliencia




-I-
Significado de Resiliencia

Qué es Resiliencia:
La palabra resiliencia se refiere a la capacidad de sobreponerse a momentos críticos y adaptarse luego de experimentar alguna situación inusual e inesperada. También indica volver a la normalidad.
Resiliencia es un término que deriva del verbo en latín resilio, resilire, que significa "saltar hacia atrás, rebotar".
La resiliencia es una aptitud que adoptan algunos individuos que se caracterizan por su postura ante la superación de una adversidad y de mucho estrés, con el fin de pensar en un mejor futuro.
No obstante, no todas las personas poseen esta característica, aunque tampoco se relaciona con la genética.
Muchas veces esta habilidad es desconocida por el individuo y la descubre únicamente cuando se encuentra en medio de una situación difícil que logra superar gracias a su postura de lucha y de seguir adelante.
Ahora bien, se denomina como resiliente a aquella persona que, en medio de una situación particular, es asertiva y convierte el dolor en una virtud como, por ejemplo, el padecimiento de una enfermedad, la pérdida de un ser querido, la pérdida de cualquier parte de su cuerpo, quedar en bancarrota, entre otros.
Algunos sinónimos que se pueden emplear para indicar la palabra resiliencia son fortaleza, invulnerabilidad y resistencia.
Resiliencia en la psicología
La resiliencia en el ámbito de la psicología se entiende como la capacidad que posee la persona para hacer frente a sus propios problemas, superar los obstáculos y no ceder a la presión, independientemente de la situación.
Es la capacidad de un individuo para sobreponerse a períodos de dolor emocional y traumas. Se corresponde, de manera aproximada, con el término "entereza".
La teoría dice que la resiliencia es la capacidad del individuo de ser asertivo y tomar una decisión cuando se tiene la oportunidad de tomar una actitud correcta, a pesar de tener miedo de lo que eso puede causar.
Por consiguiente, esta cualidad se origina cuando la persona demuestra si sabe o no hacer frente a una situación de presión, superarla e integrar el aprendizaje a su vida.
Lo opuesto a la resiliencia es la anomia.
Resiliencia ambiental
La resiliencia ecológica o ambiental es la capacidad que tiene un determinado sistema para recuperar el equilibrio después de haber sufrido una perturbación. Este concepto se refiere a la capacidad de restauración de un sistema.
El término de resiliencia del medio ambiente se conoció a partir del año 1970, gracias al trabajo del famoso ecologista canadiense C. S. Holling.
Resiliencia en adolescentes y niños
El desarrollo de una personalidad resiliente en niños y adolescentes es parte de su desarrollo emocional y social para lograr la adaptación al entorno de manera saludable.
Cuando se pone en práctica la resiliencia, se logran destacar las fortalezas y oportunidades de una situación negativa para seguir adelante en el proyecto de vida.
El desarrollo de la resiliencia es esencial para determinar la confianza, optimismo, autoestima y para creer y desarrollar la capacidad de superación ante las adversidades.
Otros tipos de resiliencia Ejemplos de resiliencia
Se puede hacer mención de algunas personas famosas, reconocidas por su trayectoria profesional y personal y que, a su vez, han sido ejemplo de personas resilientes, como el científico Stephen Hawking, que a pesar de su enfermedad y las limitaciones físicas que esta le genera, no ha dejado de investigar y generar contenido sobre el universo.
Nelson Mandela es otro ejemplo de una persona resiliente, después de 27 años de cárcel y muchas situaciones de discriminación, se postuló como presidente de su país, Sudáfrica, y ganó las elecciones.
Se puede apreciar en los proyectos de organizaciones no gubernamentales que se basan en reforzar la capacidad de educación y preparación de aquellos grupos sociales que viven en situación de vulnerabilidad, a fin de que las personas sepan cómo afrontar y actuar ante tal situación.
https://www.significados.com/resiliencia/

-II-
El deporte paralímpico recibe el 'III Premio Resiliencia'
"El ejemplo de estos deportistas es muy importante para la sociedad y nos hace mejores", afirmó Miguel Carballeda, presidente del Comité Paralímpico Español.

La resiliencia es, por definición, la capacidad de afrontar la adversidad, superarla y salir fortalecido, algo que propicia una mejora personal y profesional. Una premisa que encaja como un guante en el caso de los deportistas paralímpicos. De ahí, que hayan sido galardonados con el 'III Premio Resiliencia' recibido de manos de Marina del Corral, secretaria general de emigración e inmigración. "Nos queda mucho por hacer, pero entre todos apoyaremos que la educación mejore el entorno porque hay miedo a lo diferente", expuso Del Corral.
Miguel Carballeda, presidente del Comité Paralímpico Español, agradeció el reconocimiento: "Nuestros deportistas se lo merecen. Si tenemos en cuenta toda Europa hay más de cien millones de personas con alguna discapacidad y mil en todo el mundo. Cada uno tiene una historia. Yo nací con un problema visual y tuve una hija que ve bien, pero mi segundo hijo nació con Síndrome de Down. El ejemplo de estos deportistas es muy importante para la sociedad y nos hace mejores. España es el segundo país del mundo donde su sociedad conoce y reconoce el papel de sus deportistas paralímpicos. Lo que logramos es muy importante, pero aún más lo que superamos. Nos sentimos orgullosos de representar a nuestro país, nuestra bandera. La sociedad que reconoce vuestro papel se lo merece".
Pau Gasol, Javier Fernández y Rafael Nadal, en un vídeo, elogiaron al movimiento paralímpico. Ellos fueron galardonados con este premio en ediciones anteriores. "Os animo a superar la adversidad y no poneros límites", dijo Gasol, a lo que continuó Javier Fernández: "Valores como la constancia, el esfuerzo y la dedicación, así como el dolor, el cansancio y el sufrimiento nos ayudan a ser mejores deportistas". Acabó Nadal: "Ganar muy bonito, pero también hace feliz saber todo el esfuerzo y sacrificio que has hecho para el objetivo".
Previamente, la jornada de 'Neurociencia, deporte paralímpico e inserción laboral: la resiliencia se aprende' albergó una mesa redonda que contó con la presencia de la levantadora de peso Loida Zabala, el lanzador de jabalina Héctor Cabrera, la judoka Marta Arce, el jugador de tenis de mesa Álvaro Valera, el triatleta Jairo Ruiz y el atleta David Casinos.
"Nuestra resiliencia no es voluntaria. Y muchas veces no te queda otro remedio que explicar tus circunstancias y, al final, así, vas educando a la gente porque cuando te conocen empatizan más contigo", arrancó Marta Arce, a lo que Héctor Cabrera añadió: "Nuestra resiliencia es el día a día". De ahí que Álvaro Valera hiciera esta reflexión sobre la sociedad: "La gente no está familiarizada con la discapacidad. Siente miedo y no sabe cómo actuar. Cuando lo tratas con naturalidad, bromeas, ven que eres una persona igual que ellos".
Loida Zabala también contó su experiencia en primera persona: "Cuando me senté en la silla de ruedas fue un momento emocionante después de haber estado metida entre cuatro paredes. Mi gente me miraba pensando... 'Qué duro'. Y yo, sin embargo, pensaba: 'Ya puedo sentir el aire en la cara'. A partir de ahí soy independiente y he hecho cosas que otra gente sin discapacidad no haría porque no sale de su forma de confort. Le agradezco a la vida haberme tratado así".
Para Jairo Ruiz los logros deportivos deben primar por encima de las capacidades, algo que no siempre sucede. "Yo soy discapacitado desde que nací. Al principio me enfadaba mucho. Yo quería hablar sobre mi trabajo y cuando salía a relucir mi discapacidad me cabreaba. No hago nada extraordinario porque aprendí a hacer las cosas de una forma, de una forma diferente, pero no es nada especial", expuso.
David Casinos quiso contar su historia haciendo referencia a su mejor ejemplo de resiliencia... lo tenía en casa. "Yo soy resiliente porque mi madre lo era. Cuando le dijeron a mi madre que ya no vería más, me dijo: 'No te preocupes ya no te tendré que comprar más tebeos' (
es una de las tradiciones de historieta más importantes a nivel europeo, hasta finales de los setenta y mediados de los
ochenta). La normalización no es lo que pasa en las pistas sino en los proyectos y planes futuros".
Y es que la familia ha sido fundamental para todos ellos. Lágrimas, lucha, esperanza, retos y cimas conquistadas. "Mi madre ha llorado mucho en el hospital y he tenido que educar a mi familia. Mis amigos me recibieron con una pancarta gigante y mi madre se dio cuenta de que podía tener una vida normal. Mi abuela se cabreaba con el comentario de sus amigas de pobrecita. Ahora me ven con admiración y no con pena", comentó Loida Zabala.
De esa protección también habló David Casinos. "Mi madre me confesó hace poco que estuvo dos años de mi vida siguiéndome. Mi padre se fue sufriendo porque quería que viera, hay que aceptar lo que eres y cuando lo asumes y aprendes no hay barreras. La familia es la primera raíz que hay que regar. Para que mi madre no llorara tenía que ser fuerte yo", explicó emocionado.
Marta Arce rememoró su transformación, su metamorfosis y esa catarsis vivida de la infancia a la adolescencia: "Yo recuerdo haber llorado mucho cuando descubrí que había una realidad que me marcaba. Me sentí como el patito feo y remonté. Hice una metamorfosis. No me paraba nada. He construido una familia y mis hijos tampoco saben que no veo. Ellos son el futuro. Para ellos las capacidades de su madre no son discutibles".
Del proceso de aceptación y superación, del camino conjunto con los seres queridos versó la intervención de Álvaro Valera. "La familia es sinónimo de amor incondicional. Con el diagnóstico, la familia y yo mismo tuvimos que vivir un proceso de duelo. Y crecer juntos. Tu gente quiere que seas feliz y tengas una buena vida. Cuando interiorizas lo que te ha tocado es cuando se produce el milagro, sacas la fuerza y queda atrás el victimismo. Así vas recuperando la autoestima", argumentó.
Finalizó Jairo Ruiz desempolvando su niñez en su Almería natal. "He tenido mucha suerte. No sé muy bien cómo lo hicieron mis padres, pero lo hicieron bien. Siempre lo trataron con naturalidad. Tengo un hermano mayor sin discapacidades y heredaba sus cosas que había que adaptar. Eso les tenía muchas noches sin dormir, pero mi padre con sus inventos lo conseguía. Y salía con mis amigos. Siempre fui un niño normal. Ahora a mi padre le dejo que me gane. Es al único que le dejo", concluyó en un acto celebrado en el Colegio Oficial de Médicos de Madrid, en una sala donde dieron clase Ramón y Cajal y Severo Ochoa. 
https://as.com/masdeporte/2017/10/20/polideportivo/1508500140_540658.html                                                                                                          

Nota: Al Ver en TV deportes paralímpicos me queda en el grato recuerdo la admiración de las carreras de ciegos con un compañero guía vidente al lado, partidos de tenis con jugadores en sillas de ruedas, competencias de natación… ... ... Un Gran Ejemplo de Resiliencia.

 




-III-
Coronavirus y Resiliencia: ¿Cómo resistir en tiempos de cuarentena?
30 de Abril de 2020
¿Qué es la resiliencia?
La Asociación Americana de Psicología la define como el proceso de adaptarse bien a la adversidad, a un trauma, tragedia, amenaza, o fuentes de tensión significativas, como problemas familiares o de relaciones personales, problemas serios de salud o situaciones estresantes del trabajo o financieras.
"Ser resiliente" no es algo extraordinario, tampoco significa que las personas no sufran ni sientan dolor; de hecho, el camino hacia la resiliencia está lleno de circunstancias que pueden alterar el estado de ánimo y traer mucho sufrimiento, la clave está en saber sobreponerse ante estas situaciones y obtener una enseñanza positiva.

La resiliencia es un conjunto de pensamientos, conductas y acciones que pueden ser aprendidas y adquiridas a lo largo de la vida, cualquier persona puede desarrollarlas.
Así que, podemos poner en práctica (o aprender) esta habilidad en tiempos de cuarentena, dónde parecen habernos puesto un campo minado de obstáculos para vencer durante el confinamiento.

Resiliencia en tiempos de Cuarentena.
Aproximadamente, un tercio de la población del planeta se encuentra en aislamiento como medida para prevenir el contagio del Covid-19.
Esto ha significado poner una pausa en nuestras vidas, actividades laborales, comerciales, recreativas y sociales, todas suspendidas como medida de prevención.
Las personas han tenido que cambiar sus vidas drásticamente para cumplir con las normas impuestas por las naciones para evitar los contagios. El aislamiento social puede influir negativamente en nuestras vidas y podemos estar pasando por un momento de gran estrés.
Sin embargo, ¿qué podemos hacer en casa para sentirnos mejor?, porque escondernos en nuestros hogares no nos va a preparar para hacerle frente a la pandemia y a la oleada de consecuencias que ésta traerá en nuestras vidas.
Es momento de ejercer la resiliencia, tomar conciencia de nosotros mismos, de nuestros actos y sus consecuencias, vivir el presente con optimismo y ayudar a los demás en estos momentos de tanta dificultad.
En casa, debemos enriquecer nuestra rutina diaria con actividades que nos dejen un aprendizaje, tenemos que darle un propósito a nuestras vidas incluso si en medio de la pandemia hemos perdido nuestra propia perspectiva.

Consejos prácticos para ejercer la resiliencia durante la cuarentena.

Sobreponernos a la gran adversidad que representa la pandemia por coronavirus, la cuarentena y las subsecuentes consecuencias económicas, no debe abrumarnos. Debemos vivir un día a la vez, fraccionar la gran carga en pequeñas cosas que podamos lograr con recursos limitados y practicar la conciencia de vivir en el presente.
Dormir suficientes horas (ni más, ni menos), mantener un horario estable, comer lo más balanceado posible y en cantidades adecuadas, establecer una rutina (independientemente del día que sea) para que los días no parezcan un eterno domingo y que al final del día se pueda decir "hoy logré esto y aquello", son consejos a seguir para darle un poco de sentido a nuestras vidas y sentirnos productivos en este tiempo de confinamiento.
Ejercitar la mente: Leer un libro, aprender un idioma, hacer cursos en línea, escribir, mantener la mente activa y ocupada en cosas útiles.
Ejercitar el cuerpo: Hacer ejercicio, practicar yoga o alguna clase de actividad física de forma rutinaria, llevar sol a diario durante unos minutos, nos ayuda a mantener nuestro cuerpo en óptimas condiciones.
Ejercitar el corazón: En sentido figurado, enriquecer los lazos afectivos pasando tiempo de calidad en familia, realizando actividades juntos; haciendo uso racional de las redes sociales para mantener comunicación con los seres queridos.
Ejercitar el alma: Meditar, encontrar paz en un espacio tranquilo y usarlo para la reflexión, dedicar un momento a la espiritualidad, también nos puede ayudar a encontrar esperanza.

Estas cuatro cosas nos ayudarán a darle propósito y estructura a nuestra existencia y crearán un ambiente de seguridad en medio de la incertidumbre que estamos viviendo. Además, llevar a cabo una rutina ayudará a mantener estable nuestro ciclo circadiano (de vigilia y sueño), lo cual también contribuye mantener nuestra buena salud.


Si tenemos que cuidar a nuestros hijos en casa, los niños también necesitan una rutina que les ayude a mantener sus vidas en orden. Las actividades educativas, recreativas y el juego libre y estructurado deben formar parte de la rutina; hacer ejercicio de forma regular, limitar el tiempo de uso de dispositivos electrónicos (aunque se puede ser flexibles) y enriquecer sus actividades cotidianas con oportunidades de aprendizaje y de interacciones sociales, son aspectos claves para tener éxito cómo padres durante este tiempo de confinamiento.

Recordemos también que no estamos de vacaciones, debemos ver este tiempo en confinamiento (voluntario o impuesto) como una oportunidad de mejorarnos a nosotros mismos. Hacerle frente a la pandemia implica estar sanos, necesitamos tener una buena salud para poder obtener inmunidad ante el coronavirus causante de la actual pandemia.

La solidaridad debe prevalecer.
Estamos pasando por una gran adversidad, muchas personas han perdido o perderán sus trabajos como consecuencia de la pausa económica y la recesión que vendrá después. Muchas otras se encuentran en condición de aislamiento y sin tener acceso a los productos básicos. Es momento de ser solidarios y de ayudar a quienes más lo necesiten, así sea con un pequeño gesto o una palabra de apoyo.
Resiliencia en tiempos de cuarentena significa que debemos aceptar que esta circunstancia es inevitable, pero también es temporal. La humanidad ya ha superado muchas pandemias en el pasado, más o menos virulentas y mortales, pero las ha superado.

 
Esta es una gran oportunidad para mejorar nuestra salud, hacer algo productivo, aprender cosas nuevas y pasar tiempo de calidad con nuestra familia e hijos.
 
Quizás las cosas nunca vuelvan a ser exactamente como antes, la humanidad debe superar esta situación y seguir adelante, pero es imperativo un cambio en nuestra forma de ser para que el mundo sea un mejor lugar.
Todo va a mejorar eventualmente, solo hay que mantener una actitud positiva; implementar estos consejos ayudará a sobrellevar el confinamiento, es momento de que nuestro “yo resiliente” tome el control y empecemos a ver esta situación como el catalizador que tanto ha necesitado la humanidad en tiempos modernos para lograr un cambio positivo en el mundo.
https://www.brainlatam.com/blog/coronavirus-y-resiliencia-%C2%BFcomo-resistir-el-tiempo-en-cuarentena-1408



-IV-
Síntomas en la población infantil
Estudio U. de Chile identifica el impacto de la cuarentena en la salud mental de escolares y preescolares
29-01-2021
"Estar triste", con "falta de ganas, incluso para hacer actividades que le gustan" y "cambios en el apetito" fueron algunas de las observaciones de casi 5.000 apoderados de Cerro Navia, Lo Prado y Pudahuel sobre las condiciones socioemocionales de sus hijos durante la pandemia. La investigación, centrada en escolares de prekínder a cuarto básico, fue realizada por académicas del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental Norte de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.
l proyecto “Impacto en la Salud Mental de Preescolares y Escolares Chilenos Asociado a la Cuarentena por COVID-19” analizó las respuestas que dieron los apoderados de 4.772 estudiantes de prekínder hasta cuarto básico, cuyas edades fluctuaron entre los cuatro y los 11 años, pertenecientes a 46 establecimientos de educación pública de las comunas de Cerro Navia, Lo Prado y Pudahuel, quienes completaron un cuestionario online de condiciones socioemocionales respecto a sus hijos.  
El estudio fue desarrollado por las doctoras Marcela Larraguibel y Muriel Halpern, especialistas en Psiquiatría Infantil y del Adolescente, y la psicóloga infanto-juvenil María Elena Montt, todas académicas del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental Norte de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, junto al doctor en Psicología Rodrigo Rojas-Andrade, docente de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano. 
“El instrumento de evaluación fue elaborado por un panel de expertos y encargado por el Departamento de Educación Pública de Ministerio de Educación, y es una herramienta que incorpora, entre otras dimensiones, un reporte de sintomatología de salud mental antes y durante la cuarentena por COVID-19. La encuesta online fue distribuida por el Servicio Local de Educación Pública, desde el 18 de agosto al 26 de octubre del año 2020, a todos los colegios públicos de todo el país, y su aplicación estuvo a cargo de los profesores jefes y las duplas psicosociales de cada escuela. Nosotras nos centramos en las respuestas que dieron los apoderados de las comunas señaladas, para lo cual contamos con el apoyo y las autorizaciones tanto de los establecimientos como del Mineduc, sin descartar que, a futuro, podamos estudiar qué pasó en otros sectores de la capital o regiones del país, de manera de comparar las respuestas y hacer un análisis más global”, explica la doctora Larraguibel.
Todos los síntomas aumentaron
Las investigadoras dividieron la muestra entre aquellos niños que no presentaban presencia de sintomatología antes y durante cuarentena; los que presentaron sintomatología solo durante la cuarentena; aquellos que durante la cuarentena disminuyeron sus síntomas y, por último, los que mantuvieron sus síntomas durante y antes la cuarentena.
Entre los resultados, las académicas destacan que el 20,6 por ciento de los padres señalaron que sus hijos evolucionaron de no presentar ningún síntoma referido a su salud mental antes de la pandemia a tener al menos uno durante la cuarentena. “Todos los síntomas pesquisados aumentaron, pero los que presentaron un aumento más significativo fueron “estar triste”, en un 24,6 por ciento; “falta de ganas, incluso para hacer actividades que le gustan”, en un 29,5 por ciento; “cambios en el apetito, ya sea comiendo más o menos que antes”, en un 26,4 por ciento, y “problemas para dormir” –ya sea que no quiere acostarse, le cuesta conciliar el sueño, despierta en la noche o tiene mucho sueño durante el día-, en un 26,4 por ciento”. 
Añade además que los síntomas más frecuentes referidos por los padres en sus hijos durante la cuarentena fueron la “irritabilidad, mal genio” (71,9 por ciento), “No obedecer” (70,7 por ciento) y “cambios en el apetito” (72,8 por ciento), los cuales también han sido reportados en otros estudios internacionales. Pero cabe destacar que en estos casos la línea de base antes de la cuarentena de estos síntomas ya era alta; es decir, de un 56, 57,3 y 51,3 por ciento, respectivamente.
Asimismo, las investigadoras cifraron el aumento del resto de síntomas entre un 15,4 y un 22,3 por ciento. “Siendo que todos los síntomas aumentaron en promedio, en algunos niños se presentó la disminución de algunos de ellos; y entre los síntomas que mostraron un descenso, los que lo hicieron en mayor medida fueron los de “preocupación por las tareas escolares” y “quejarse de dolor de cabeza o de guatita”, por lo que se puede presumir que en esos casos el ir al colegio les generaba un cierto estrés”, señala la doctora Larraguibel.
El análisis de las causas, tras los resultados de este estudio descriptivo, es multifactorial, dice la académica. “El aumento de la sintomatología en cuarentena puede deberse a, por ejemplo, el miedo a infectarse o morir él o sus familiares, el cambio de las rutinas, la disminución o desaparición de las interacciones sociales con sus familiares y pares, la falta de ejercicio y actividades al aire libre y el cambio en la metodología de aprendizaje académico. También, a que los papás pueden estar estresados o irritables por las pérdidas económicas, familiares y laborales, además de ver disminuidas sus habilidades parentales por el teletrabajo. Cualquiera de estos factores u otros pueden estar presentes, lo que favorece  la expresión de síntomas en la esfera de la salud mental en los niños.  Cada familia tiene un perfil diferente de razones que pueden estar dando cuenta de esta situación”.
La especialista plantea que “el sentido de este estudio es apuntar a que se puedan tomar medidas para la detección temprana de estos síntomas, lo cual permite hacer intervenciones tempranas  para promover la resiliencia en ellos y sus familias, previniendo o mitigando el impacto de la pandemia en su salud mental y cambiar trayectorias psicopatológicas que podrían ser perdurables en el tiempo”.
¿Estos resultados pueden avalar la importancia de un posible retorno a clases presenciales?
Claro que sí, porque todos estos síntomas podrían disminuir si los chicos pueden volver a clases de manera presencial. Y para los padres puede ser un factor protector que los niños vayan al colegio, porque les permitiría trabajar tranquilos, y no tener que estar apoyando su escolaridad como mediadores del aprendizaje en la casa, porque esta fue una tarea que se les agregó a las que ya habitualmente tienen, quizás sin que cuenten con las herramientas académicas necesarias. Si es necesario mantener la cuarentena, se deben tomar medidas para mitigar el impacto de esta en la salud mental de los niños; por ejemplo, a través de psicoeducación o programas que fomenten la salud mental infantil.
https://www.uchile.cl/noticias/173108/determinan-el-impacto-de-la-cuarentena-en-la-salud-mental-de-escolares

-V-
Apuntalando la Resiliencia, cómo desarrollar una Personalidad Resistente

La vida puede ser vista como una fuente de oportunidades y realización personal, o como un entorno amenazante y generador de estres. Y no es que sea ni una cosa ni otra, la vida simplemente es, tiene momentos, acontecimientos, situaciones, que no podemos cambiar ni controlar, solo se pueden vivir, y es precisamente cómo los vivimos lo que nos diferencia como personas.
A todos nosotros, en alguna ocasión, nos habrá tocada vivir uno de esos momentos que hubiéramos preferido no tener que experimentar, sin embargo, continuamos viviendo y tratando de sacar el mayor jugo posible a la vida, disfrutándola y amándola. Y es que, a pesar de la cara no amable que a veces nos muestra la vida, hay personas que son capaces de seguir manteniendo una perspectiva y actitud positiva ante la misma, seguir funcionando de una manera óptima y eficaz, logrando incluso superarse, desarrollarse y crecer como personas. Aunque la vida no les ofrezcan su mejor cara, ellos siguen mirándola apreciativamente.
Este tipo de personas tienen lo que los doctores Maddi y Khoshaba definieron como “Personalidad Resistente”, una serie de actitudes y acciones que ayudan a transformar las situaciones estresantes de potenciales desastres a oportunidades de crecimiento. Esto autores han realizado diversas investigaciones en diferentes ámbitos (empresa, ejercito, educación, servicios comunitarios), que han revelado que la personalidad resistente protege contra la enfermedad, es un predictor del buen rendimiento académico y profesional, y un factor que favorece los comportamientos óptimos y los hábitos eficaces. La Personalidad Resistente la definen 3 actitudes clave:
CLAVES DE LA PERSONALIDAD RESISTENTE
Compromiso frente a desvinculación: la persona resistente se implica en su entorno, con las personas y con las situaciones que le afectan. No se desentiendo o se desvincula, no se aisla o se retrae, al contrario, participa activamente, ésta, interviene.
-Control frente a pasividad: ante los acontecimientos la persona resistente actúa, no mira para otro lado, no se queda esperando a que algo suceda, no se instala en la queja, ni espera a que alguien venga a salvarla, sino que decide intervenir y tener influencia en lo que ocurra, en su vida.
-Reto frente a inmovilidad: aceptar la vida como es, con sus oportunidades y amenazas, y descubrir en ambas ocasiones para experimentar y aprender continuamente, y no quedarse a cubierto, resguardado y seguro, como mero espectador que contempla la vida pasar por delante sin ser parte de ella, creyendo que así puede evitar los momentos negativos, malos o dolorosos.
Estas 3 actitudes son una fuente de energía muy importante para la persona que las experimenta, y esta energía es la que explica la fuerza, la motivación, la voluntad y el coraje que suelen demostrar las personas resistentes ante los acontecimientos adversos, afrontándolos con valentía y positividad, en vez de negarlos, obviarlos, enmascararlos o victimizarlos.
Las personas resistentes saben cómo desarrollar una motivación optima, y es esta motivación la que les ayuda a afrontar las situaciones difíciles, a ver el lado positivo de las mismas, a valorar la posibilidad de crecimiento que pueden encerrar, a buscar estrategias para transformarlas en oportunidades de aprendizaje, y a perseverar en sus acciones para superarlas a pesar del tiempo y las dificultades.
Ahora bien, la Personalidad Resistente no nace, se hace, es decir, se desarrolla, y esto implica llevar a cabo una serie de acciones de manera habitual. La Personalidad Resistente, lo mismo que la Felicidad se construye día a día con decisiones y acciones. Eso sí, si bien no se nace con ella, si hay un factor impulsor muy importante de la misma, especialmente relevante en la infancia, como señalan las investigaciones de Maddi y Khoshaba: “las personas que son alentadas, por los que les rodean, a creer que ellas pueden convertir la adversidad en oportunidad, y a observarse a sí mismas haciendo que esto se haga realidad”, desarrollan una personalidad resistente desde la temprana edad.
Este factor impulsor nos da las pistas de tres estrategias a desarrollar en nuestra vida para llegar a tener una personalidad resistente:
1.- Rodéate de personas que crean en ti y te ayuden a creer en ti, es decir, que refuercen lo que Albert Bandura denomina autoeficacia (creer que se puede). Este es el trabajo que como mentora y coach desarrollo con mis clientes.
2.- Experimenta, pasa a la acción para probarte, retarte y comprobar que sí puedes. Esto es lo que impulsamos en los procesos de mentoring y coaching de una forma guiada, acompañando, dando soporte y apoyo, estimulando, favoreciendo, facilitando oportunidades de aprendizaje, y ayudando a que las identifiquen y creen en sus entornos.
3.- Reflexiona sobre tus experiencias de logro y superación, pues en ellas están las fuentes de tu autoeficacia y tu fortaleza. Este es el pilar de una sesión de mentoring y coaching. En todas ellas se favorece la reflexión sobre lo realizado entre sesiones, los comportamientos llevados a cabo, los resultados obtenidos, y las estrategias de acción identificadas como efectivas que deben consolidarse.
Además de estas tres estrategias, puedes experimentar la construcción de una Personalidad Resistente llevando a cabo la siguiente dinámica que te invito a realizar: “La Resiliencia está en tus manos” , basada en el HardiTraining desarrollado por Maddi y Khoshaba.
Comenzamos:
Piensa en una situación de tu vida complicada, difícil, desagradable que te genere estrés, inquietud, ansiedad, y que quieras superar y solucionar. Coge un folio en blanco, pon tu mano boca abajo sobre él, y rodea la misma palmo a palmo con un rotulador para dibujar sobre el folio su contorno.
1.- Afrontamiento utilizando la reconstrucción situacional: Imagínate otras formas de ver esa situación, que hasta ahora no hubieras contemplado. Profundiza en ella y contémplala como espectador no como actor. Puedes usar la técnica de las posiciones perceptivas, que explica mi compañera Marta Antuña en su blog. De esta nueva perspectiva surgirán ideas nuevas para afrontar la situación, antes no vislumbradas.
Si la emocionalidad negativa es muy alta y bloquea la creatividad, trabaja sobre las emociones negativas para liberarlas, y con ello despertar la imaginación. Si no se logra romper con este patrón y no puedes afrontar la situación, la opción es aceptarla, y concentrarse en trabajar alguno de los elementos estresantes que produce y que si están a tu alcance superar, lo que se conoce como técnica de la superación personal compensatoria de Maddi.
Diseña un Plan de Acción para cambiar la situación y que deje de ser estresante. Establece una meta en base a lo que haya surgido de la fase de reconstrucción situacional, define las acciones a llevar a cabo para lograrla, y ponles fecha en el calendario. Pasa a la acción y proporciónate retroalimentación continua sobre las acciones desarrolladas, los resultados obtenidos, y los aprendizajes extraídos.
Indica sobre el pulgar de tu mano dibujada, la meta y las acciones a llevar a cabo.
2.- Apoyo social: identifica las personas de tu entorno con las que puedes contar, a las que puedes pedir ayuda para afrontar la situación, que te pueden servir de espejo o pueden hacerte ver la situación desde otras perspectivas. Acércate a ellas con empatía, solicítales ayuda, exprésales como te sientes, que necesitas. Pídeles que te den retroalimentación sobre tu plan de acción.
Indica sobre el dedo índice de tu mano dibujada a las personas a las que vas a pedir ayuda, retroalimentación o que simplemente te escuchen o aconsejen.
3.- Relajación: toma conciencia de tu cuerpo, dedica unos momentos al día para escucharle y sentirle. Puedes realizar respiraciones abdominales, algún ejercicio físico que te permita entrar en contacto con tu cuerpo (yoga, pilates, danza), meditar, pasear. Incorpora pautas de serenidad en tu día a día para vaciar la mente de pensamientos y acceder a una mayor perspectiva, positividad y creatividad. Una mente serena es una mente resistente y poderosa.
Indica sobre el dedo corazón de tu mano dibujada que pausa de serenidad vas a incorporar a tu día a día.
4.-Nutrición: una buena alimentación ayuda a mantener niveles óptimos de activación y energía que nos ayudan a afrontar el día a día con más eficacia y bienestar. Identifica los malos hábitos alimenticios que tengas en tu vida, y aquellos buenos hábitos que quieres incorporar.
Indica sobre el dedo anular de tu mano dibujada el hábito alimenticio que has escogido incorporar o desechar de tu vida.
5.- La Actividad Física nos da energía, vitalidad, entusiasmo. Ayuda a reforzar nuestro sistema inmunológico y a hacernos más resistentes frente a la enfermedad. Piensa en una actividad física que te apetezca realizar, que te gustaría probar, que disfrutes y no te suponga una carga. Valora la hora del día en que más fácil te pueda resultar llevarla a cabo. 20-30 minutos al día son suficientes
Indica sobre el dedo meñique de tu mano dibujada la actividad física que vas a realizar y cuando
Las 3 actitudes de la personalidad resistente favorecen el desarrollo de las habilidades necesarias para llevar a cabo las acciones que te propongo en la dinámica “La Resiliencia está en tus manos”, y la práctica habitual de estas acciones fortalece las 3 actitudes citadas, con lo que se crea una espiral ascendente de crecimiento personal y resiliencia. Ahora te toca a ti ponerlo en práctica, cuelga el dibujo de tu mano con tus 5 compromisos en un lugar visible donde puedas verlo todos los días, y lleva a cabo los compromisos que has dibujado en la misma. Cada día que los realices estarás poniendo un nuevo peldaño en la construcción de tu resiliencia.
https://www.escueladementoring.com/articulos/apuntalando-la-resiliencia-como-desarrollar-una-personalidad-resistente/

-VI-
85 Frases sobre la Resiliencia tan sólo con la fuerza de su contenido y dejadas en orden alfabético:

 
1- A medida que mis sufrimientos aumentaban, pronto me di cuenta de que había dos maneras en las que podía responder a mi situación – reaccionar con rencor o buscar la manera de transformar el sufrimiento en fuerza creativa. Decidí optar por la última.

2-
Algo muy bonito pasa a la gente cuando su mundo se ha venido abajo: una humanidad, una nobleza, una inteligencia superior surge justo en el momento en que nuestras rodillas golpearon el suelo.  
 
3- Aprende a escribir tus heridas en la arena y graba tus alegrías en la piedra.
 
4- Aprende a ser feliz con lo que tienes mientras persigues todo lo que quieres.
 
5- Aquel que tiene un porqué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo.
 
6- Aunque nadie puede volver atrás y tener un nuevo comienzo, todos pueden empezar desde ahora y tener un nuevo final.
 
7- Cada adversidad, cada fracaso, cada angustia, lleva consigo la semilla de un beneficio igual o mayor.
 
8- Caerse siete veces, levantarse ocho.  
 
9- Camino despacio pero nunca camino hacia atrás.

10- Confía en ti, tú puedes. 

11- Cuando abordamos obstáculos, nos encontramos con reservas ocultas de coraje y resistencia que no sabíamos que teníamos. Y es sólo cuando nos enfrentamos con el fracaso cuando nos damos cuenta de que estos recursos estaban siempre allí, dentro de nosotros.
 
12- Cuando escapas eres más propenso a tropezar.
 
13- Cuando crees que todo está perdido, el futuro permanece.
 
14- Cuando todo parezca ir contra ti, recuerda que el avión despega contra el viento, no a favor de él.
 
15- Cuando una puerta de la felicidad se cierra, otra se abre; pero a menudo miramos tanto tiempo a la puerta cerrada que no vemos la que se ha abierto para nosotros.
 
16- Cuanto mayor es el obstáculo, más gloria hay en superarlo.
 
17- Debemos aceptar la decepción finita, pero nunca debemos perder la esperanza infinita.
 
18- Debemos aceptar que el cambio es parte de la vida.
 
19- Deja que tus esperanzas, y no tus heridas, den forma a tu futuro.
 
20- Del sufrimiento surgen las almas más fuertes. Los caracteres más sólidos están plagados de cicatrices.
 
21- El carácter no puede ser desarrollado en tranquilidad y quietud. Sólo a través de pruebas y sufrimiento se puede fortalecer el alma, despejar la visión, inspirar ambición y lograr el éxito.
 
22- El coraje es resistencia al miedo, control del miedo, no ausencia de miedo.
 
23- El espíritu humano tiene fuerza más allá de cualquier medida, el tipo de fuerza que es capaz de derrumbar todos los muros y todas las paredes que aparezcan en nuestro camino.
 
24- El éxito es la suma de pequeños esfuerzos realizados día tras día.
 
25- El fracaso nunca me supera si mi determinación de triunfar es lo suficientemente fuerte.
 
26- El fracaso es parte de la vida. El éxito no te enseña nada, pero el fracaso te enseña resistencia. Te enseña a tomarte y volver a intentarlo.
 
27- El fracaso no es caer, sino negarse a levantarse.
 
28- En las profundidades del invierno finalmente aprendí que en mi interior habitaba un verano invencible.
 
29- En medio de la dificultad reside la oportunidad.
 
30- En tres palabras puedo resumir todo lo que he aprendido acerca de la vida. Continúa hacia delante.
 
31- Es tu reacción a la adversidad, no la adversidad en sí misma lo que determina cómo se desarrollará la historia de tu vida.
 
32- Estamos diseñados para vivir con estrés a diario. Para este propósito, poseemos dentro de nosotros, como un regalo, un conjunto de recursos que hemos heredado del pasado y que constituyen nuestra “resistencia”. Y la resistencia es la norma en los seres humanos, no la fragilidad; resistencia psicológica, es decir, la capacidad de persistir en la búsqueda de objetivos difíciles, enfrentando efectivamente las dificultades que surgen.
 
33- Fija metas pequeñas y no te rindas nunca. 
 
34- Hay cosas mucho mejores delante de nosotros que aquellas que hemos dejado atrás.
 
35- Incluso si la felicidad se olvida de ti un poco, nunca te olvides completamente de ella.
 
36- La adversidad es como un fuerte viento que nos arranca todo menos las cosas que no pueden ser arrancadas. En ella nos vemos como realmente somos.
 
37- La esperanza sola no es suficiente. Se necesita otro recurso para superar los traumas, superar los dolores del pasado, recuperarse después de cada caída, curar las heridas, escapar de las trampas de la depresión. Y este segundo recurso es la resiliencia.
 
38- La historia ha demostrado que los ganadores más notables generalmente encontraron obstáculos desgarradores antes de triunfar. Ganaron porque se negaron a desanimarse por sus derrotas.
 
39- La permanencia, perseverancia y persistencia a pesar de todos los obstáculos, desalientos e imposibilidades: es eso lo que distingue las almas fuertes de las débiles.
 
40- La persistencia y la capacidad de recuperación provienen solo de haber tenido la oportunidad de superar problemas difíciles.
 
41- La resiliencia es aceptar tu nueva realidad, incluso si es menos buena de la que tenías antes.
 
42- La resiliencia es la capacidad de enfrentar las dificultades de manera positiva al cultivar los recursos que están dentro de nosotros.
 
43- La resiliencia es la capacidad de un individuo para enfrentar y superar un evento traumático o un período de dificultad. Es la palabra perfecta de nuestros tiempos.
 
44- La resiliencia es la capacidad de un sistema, empresa o persona para mantener su propósito principal e integridad ante circunstancias radicalmente cambiantes.
 
45- La resiliencia es más que resistir, es también aprender a vivir.
 
46- La resiliencia es saber que eres el único que tiene el poder y la responsabilidad de levantarte.
 
47- La resiliencia nace cuando te aferras al amor propio, cuando te atreves a llegar a cotas que no pensabas que podías lograr.
 
48- La resiliencia nos hace ver que podemos actuar de una forma u otra cuando las cosas no van bien.
 
49- La resiliencia se entiende como la capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas y ser transformado positivamente por ellas.
 
50- La vida no es esperar a que pase la tormenta, es aprender a bailar bajo la lluvia.
 
51- La vida no se hace más fácil o más indulgente, nosotros nos hacemos más fuertes y resilientes.
 
52- La visión más valiente del mundo es ver a un hombre que lucha contra la adversidad.
 
53- Las dificultades a menudo preparan a la gente común para un destino extraordinario.
 
54- Las dificultades fortalecen la mente, así como el trabajo fortalece el cuerpo.
 
55- Las mejores personas poseen un sentimiento de belleza, el coraje para tomar riesgos, la disciplina para decir la verdad, la capacidad de sacrificio. Irónicamente, sus virtudes los hacen vulnerables y a menudo son heridas, a veces destruidas
 
56- Las personas fuertes saben cómo organizar su sufrimiento de forma que puedan soportar sólo el dolor necesario.
 
57- Las personas más bellas con las que me he encontrado son aquellas que han conocido la derrota, conocido el sufrimiento, conocido la lucha, conocido la pérdida y han encontrado la forma de salir de las profundidades. Estas personas tienen una apreciación, una sensibilidad y una comprensión de la vida que los llena de compasión, humildad y una profunda inquietud amorosa. La gente bella no surge de la nada.
 
58- Lo que se esconde detrás de ti y lo que está en frente de ti, palidece en comparación con lo que está dentro de ti.
 
59- Los desafíos son una oportunidad para ponerte a prueba y llegar al siguiente nivel.
 
60- Los retos de la vida no están hechos para paralizarte, sino para ayudarte a descubrir quién eres.
 
61- No dejes que lo que no puedes hacer interfiera con lo que puedes hacer.
 
62- No importa en qué parte de tu camino estés, ahí es donde debes estar; el final siempre queda adelante.
 
63- No me juzgues por mis éxitos, júzgame por las veces que me caí y volví a levantarme.
 
64- No puedes detener las olas, pero puedes aprender a surfear.
 
65- No sabes lo fuerte que eres hasta que ser fuerte es la única opción que te queda.
 
66- No sufras por tu pasado, ya no se puede cambiar; en su lugar vive el presente y mira al futuro. 
 
67- Para conquistar la frustración, uno debe permanecer totalmente enfocado en los resultados, no en los obstáculos.
 
68- Para tener éxito, las personas necesitan un sentido de autoeficacia, luchar juntos, para enfrentar los inevitables obstáculos e inequidades de la vida.
 
69- Para vivir en grande, debemos desarrollar la capacidad de enfrentar los problemas con coraje, la decepción con alegría y triunfar con humildad.
 
70- Piensa en ti y también ayuda a los demás.
 
71- Puede que tengas que pelear una batalla más de una vez para ganarla.
 
72- Puedes encontrar muchas derrotas pero no debes ser derrotado. Incluso puede ser necesario enfrentar la derrota para que podamos saber quiénes somos. Para que podamos decir: ‘Es me sucedió y me levanté justo donde me habían derribado.’ Y así es como te conoces a ti mismo.
 
73- Quienes dicen que es imposible no deben molestar a quienes lo están haciendo.
 
74- Recuerda siempre que eres más grande que tus circunstancias, eres más que cualquier cosa que te pueda ocurrir.  
 
75- Ser desafiado en la vida es inevitable, ser derrotado es opcional.
 
76- Si llevas alegría en tu corazón, puedes sanar en cualquier momento.
 
77- Si te sientes perdido, decepcionado, vacilante o débil, regresa a ti mismo, a lo que eres, aquí y ahora y cuando llegues allí te descubrirás a ti mismo como una flor de loto en plena floración, incluso en un estanque fangoso, hermosa y fuerte.
 
78- Si tu barco no viene a salvarte, nada hacia él para encontrarlo.
 
79- Sin importar lo mala que sea tu vida, enfréntala y vívela. No la ignores y digas que es difícil.
 
80- Soy dueño de mi destino, soy el capitán de mi alma.
 
81- Un problema es una oportunidad para dar lo mejor que tienes.
 
82- Una actitud positiva ante la adversidad hace mucho.
 
83- Una buena mitad del arte de vivir es la resiliencia.
 
84- Una pequeña grieta en ti no significa que estés roto, significa que te pusieron a prueba y no te desmoronaste.
 
85- Y uno tiene que entender que el valor no es la ausencia de miedo, sino más bien la fuerza para seguir adelante a pesar del miedo.


-VII-
La sabiduría "popular" dice que no hay que abusar de las cosas buenas, pues todo en exceso acaba por ser malo:

agosto 17, 2017
“La Resiliencia, definida como la capacidad psicológica para adaptarse a las circunstancias estresantes y para recuperarse de los acontecimientos adversos, es un rasgo de personalidad muy buscado en el lugar de trabajo moderno, así como en los negocios e incluso en la vida personal”.
Como Sheryl Sandberg y Adam Grant argumentan en su reciente libro, podemos pensar en la resiliencia como una especie de músculo que se contrae durante los buenos tiempos y se expande durante los malos.
En ese sentido, la mejor manera de desarrollar la resiliencia es a través de la dificultad, por ejemplo, Séneca observó “las dificultades fortalecen la mente, como el ejercicio lo hace con el cuerpo” y Nietzsche expresó “lo que no nos mata, nos fortalece “.
Pero… pero… ¿puede una alta capacidad de resiliencia, convertirse en algo malo?, ¿al igual que demasiada masa muscular puede ser mala para la salud – quiero decir, poniendo alta tensión en el corazón?
Estudios científicos a gran escala sugieren que incluso las competencias adaptativas se vuelven desadaptativas si se llevan al extremo. Como las investigaciones de Rob Kaiser sobre la versatilidad del liderazgo indican que, las fortalezas en exceso se pueden convertir en debilidades, se pueden concebir situaciones en las que podemos ser demasiado resilientes en contra de nuestro propio bienestar.
Por ejemplo, la extrema resiliencia podría conducir a las personas a ser excesivamente persistentes con objetivos inalcanzables, por lo que suele ser más efectivo ajustar nuestros objetivos a niveles más alcanzables, lo que de ninguna manera significa renunciar a los demás, solo es necesario ser más realistas, de tal forma que no nos frustremos en el intento de alcanzar algo que no vamos a conseguir, por lo menos en un determinado período de tiempo o con una cantidad definida de recursos.

Vale un dicho que señala: “El límite de la Persistencia está en el momento en el cual sufres por hacerlo”

En la misma línea, demasiada resiliencia podría hacernos demasiado tolerantes a la adversidad. Por ejemplo, podría llevarnos a soportar empleos aburridos o desmoralizadores -y especialmente malos jefes- durante más tiempo de lo necesario.
Tal vez si fuéramos menos resilientes, podríamos tener más probabilidades de mejorar nuestras condiciones laborales, como hacen muchas personas cuando deciden abandonar el empleo tradicional para trabajar por sí mismas. Sin embargo, la gente está mucho más dispuesta a soportar un mal trabajo (o jefe) que una mala relación.
Por otro lado, demasiada resiliencia puede obstaculizar la eficacia del liderazgo y, por consiguiente, la efectividad de nuestros equipo de trabajo o de la organización donde trabajamos, a lo que llamamos “burnout”, como menciona este estudio reciente, de Adrian Furnham y sus colegas que demostraron que hay diferencias dramáticas en la capacidad de las personas para adaptarse a empleos estresantes y ambientes de trabajo.
“Frente a circunstancias aparentemente desesperadas, algunas personas se asemejan a un personaje de dibujos animados de superhéroes que atraviesa una pared de ladrillo: sin emoción, sin temor e hiperflemático. Para protegerse contra el daño psicológico, despliegan mecanismos de defensa que pueden inflar artificialmente sus egos. Mientras tanto, otros tienen un conjunto de propensiones que los hacen actuar un poco diferente cuando están bajo presión y estrés. Se vuelven emocionalmente volátiles y temen el rechazo. Y, por consiguiente, se alejan de los grupos, levantan muros para no ser criticados y admiten abiertamente las fallas como una forma de protegerse de la vergüenza pública”.
A pesar de que el superhéroe resiliente suele ser percibido como mejor, hay un lado oscuro oculto, que viene con los mismos rasgos que inhiben la auto-conciencia y, a su vez, la capacidad de mantener un auto-concepto realista, que es fundamental para desarrollar su potencial de carrera y talento de liderazgo.
En suma, no hay duda de que la resiliencia es una habilidad muy útil, especialmente frente a eventos traumáticos. Sin embargo, cuando se lleva al extremo, puede enfocarnos en metas imposibles y hacernos innecesariamente tolerantes a circunstancias desagradables o contraproducentes.
Como siempre digo, ninguno de los extremos en la vida es bueno, es importante intentar mantenernos en un MEDIO o MITAD de las cosas, adaptarnos a las circunstancias es muy importante, sin embargo es necesario reconocer nuestras fuerzas y capacidades con el fin de mantenernos balanceados y no llegar a puntos extremos.
https://www.alexandraponton.com/2017/08/17/lado-oscuro-la-resiliencia/




***
El concepto Ayúdate lo podemos entender como resiliencia de auto ayuda o auto apoyo al intentar cada uno por sí mismo lograr el Desarrollo Personal, que puede activar positivas latentes potencialidades humanas que todos tenemos: Permite con el trabajo de crecimiento personal que la persona aprenda, a través de la conciencia de sí mismo, a aprovechar sus posibilidades de pensar, sentir y actuar para: ▪ Usar el pensamiento positivo.
▪ Ser líder de sí mismo. ▪ Lograr éxito en sus emprendimientos…


Amiga, Amigo:

Como caso de resiliencia recuerdo un cuento:

El patito feo
Cuento de Hans Christian Andersen

En la granja había un gran alboroto: los polluelos de Mamá Pata estaban rompiendo el cascarón.
Uno a uno, comenzaron a salir. Mamá Pata estaba tan emocionada con sus adorables patitos que no notó que uno de sus huevos, el más grande de todos, permanecía intacto.
A las pocas horas, el último huevo comenzó a romperse. Mamá Pata, todos los polluelos y los animales de la granja, se encontraban a la expectativa de conocer al pequeño que tardaba en nacer. De repente, del cascarón salió un patito muy alegre. Cuando todos lo vieron se quedaron sorprendidos, este patito no era pequeño ni amarillo y tampoco estaba cubierto de suaves plumas. Este patito era grande, gris y en vez del esperado graznido, cada vez que hablaba sonaba como una corneta vieja.
Aunque nadie dijo nada, todos pensaron lo mismo: “Este patito es demasiado feo”.
Pasaron los días y todos los animales de la granja se burlaban de él. El patito feo se sintió muy triste y una noche escapó de la granja para buscar un nuevo hogar.
El patito feo recorrió la profundidad del bosque y cuando estaba a punto de darse por vencido, encontró el hogar de una humilde anciana que vivía con una gata y una gallina. El patito se quedó con ellos durante un tiempo, pero como no estaba contento, pronto se fue.
Al llegar el invierno, el pobre patito feo casi se congela. Afortunadamente, un campesino lo llevó a su casa a vivir con su esposa e hijos. Pero el patito estaba aterrado de los niños, quienes gritaban y brincaban todo el tiempo y nuevamente escapó, pasando el invierno en un estanque pantanoso.
Finalmente, llegó la primavera. El patito feo vio a una familia de cisnes nadando en el estanque y quiso acercárseles. Pero recordó cómo todos se burlaban de él y agachó la cabeza avergonzado. Cuando miró su reflejo en el agua se quedó asombrado. Él no era un patito feo, sino un apuesto y joven cisne. Ahora sabía por qué se veía tan diferente a sus hermanos y hermanas. ¡Ellos eran patitos, pero él era un cisne! Feliz, nadó hacia su familia.

Siento que ese Cisne al ver que nunca fue un patito feo, pero sí era un hermoso Cisne, desplegó sus alas volando con los suyos por los cielos.

Y la vida del autor del cuento El Patito Feo; Hans Christian Andersen es a su vez la de una auténtica resiliencia de vida:
(Odense, 2 de abril de 1805 - Copenhague, 4 de agosto de 1875) Fue un escritor y poeta danés, famoso por sus cuentos para niños, entre ellos El patito feo, La sirenita, El traje nuevo del emperador, y La reina de las nieves.
Hijo de un humilde zapatero, pronto aprendió diversos oficios, pero no finalizó ninguno. Con catorce años, huyó con poco dinero a Copenhague dispuesto a hacer fortuna como actor y cantante; malvivió, escribió algunas obras y después de privaciones y desengaños, consiguió despertar el interés de personalidades del país que se ocuparon de su formación. Andersen siempre sintió que su origen humilde era un lastre y fantaseaba que era el hijo ilegítimo de un gran señor.
Además de novelas, poesía y teatro, escribió una autobiografía (La aventura de mi vida, 1855) y publicó valiosos libros de viajes fruto de sus experiencias, ya que se pasó aproximadamente diez años de su vida viajando; el autor visitó Alemania, Gran Bretaña, Turquía y España entre muchos otros países. Viajaba siempre con una cuerda en su maleta, por si debía escapar por la ventana a causa de un incendio. Fruto de su viaje más largo es el libro El bazar de un poeta (1848). En 1851 publicó sus vivencias por Suecia (En Suecia) y en 1862 lo que vivió durante su estancia en España (En España)
Sin embargo, a Hans Christian Andersen se le conoce sobre todo por sus cuentos infantiles, algunos inspirados en cuentos y leyendas nórdicas, pero la mayoría de ellos inventados por él y caracterizados por una gran imaginación, humor y sensibilidad. Algunos críticos sugieren que estas historias no eran tan inocentes, siendo censuradas cuando se editaron, y que, en cualquier caso, reflejan parte de los conflictos internos del escritor. Se ha hablado mucho, entre otros, del paralelismo entre El patito feo y la vida de su autor.
En cualquier caso, estos más de doscientos relatos, algunos traducidos a muchas lenguas, han sido reeditados y gracias a ellos tuvo el privilegio de ser reconocido en vida como autor, convirtiéndose en uno de los clásicos de la literatura infantil. Según el Index Translationum es uno de los autores más traducidos. Su obra ha inspirado películas –especialmente de animación–, obras de teatro y ballets.​
En Odense, su ciudad natal, se encuentra su casa museo, con fotografías, dibujos y recuerdos de Andersen, y se ha convertido en un centro que organiza actividades dirigidas fundamentalmente a la infancia.
Fuente: Wikipedia

Amiga, Amigo:
 
Al considerar que la actual Pandemia equivale a la ruptura del elástico de la tolerancia por tanto daño que hemos hecho y hacemos a la Madre Tierra pienso en anteriores escritos que por variadas razones presentía algún día sucedería este presentimiento:

Recuerdo que hubo varios títulos, entre ellos; en el N° 95 de noviembre de 2002 advertía:

Estamos en tiempos de crisis de cambio en que hemos sido llevados por los rectores del mundo y la condicionada masa humana hasta el borde del abismo. Esto no da para más pues el elástico de la tolerancia y del negativo pensar se estiró demasiado. Creedlo, la explotación, vasallaje y abuso de los pocos con más sobre los muchos con menos llegó ya al punto crítico sin retorno.

El capítulo 123 de junio de 2004 donde destacaba:

Vivimos en un mundo terminal para el orden establecido globalizado, mundo regido por el culto al oro verde y el amarillo, culto que visionó el año 1940 el vidente argentino Benjamín Solari Parravicini al señalar en trance: "Caerá con el oro maldito". Mundo inmerso en la corrupción estatal política y la especulación privada que lleva cada día a tener más a los menos a costa de los más con menos, en un estiramiento del elástico que pronto debiera cortarse...

El N° 143 de noviembre de 2004, reiterando lo mismo en el N°146 de noviembre de 2004 y seis años después en el N° 360 del 4 de julio de 2010,
donde preocupado advertía:

Pareciera que cada día pensamos peor y peor... Pareciera que se marcha hacia el suicidio colectivo... ¡Y así es! Como sensitivo siento que esto ya no da para más, que el elástico de la tolerancia planetaria se estiró al punto sin retorno y se romperá...
Eso no quita que sea crítico y esté consciente que el Nuevo Orden mundial ha estirado demasiado el elástico de la tolerancia planetaria y cósmica sin que nada se pueda hacer para impedirlo, viendo entre otras cosas cómo tanto joven es bloqueado por la droga idiotizando su potencial mental...

En febrero de 2009 en el escrito N° “338” ya escribía esta advertencia:


Que no pase nada y la situación de vida por los factores del cambio en sobrepoblación llegue a un natural punto crítico de implosión, cuando el estiramiento del elástico de la iniquidad ya no de para más, y esta vez no lo es para una civilización puntual como en el pasado, lo es en el globalizado ámbito de la Sodoma y Gomorra mundial.

En el escrito 339 de marzo de 2009 insistía que:

Lo que se vive es el estiramiento del elástico de la tolerancia a un punto sin retorno.
¿Seremos capaces de intentar pensar mejor? LO DUDO... ¿por qué lo dudo? Basta ver los resultados en el ámbito mundial, nacional e individual para responder...

En el escrito 373 de agosto de 2011:

La amoralidad aumenta y es hasta justificada por la modernidad. Lo ético moral estorba a la modernidad. Esto y mucho más son señales que indican un Fin, el de una situación de vida alienante cuyo elástico no se puede estirar más. La pérdida del sentido religioso, del respeto al hogar, la violencia...

En el escrito 387 de octubre de 2012:

Entre la gente común cunde la inseguridad ciudadana frente a la desatada delincuencia que tiene leyes cada vez más permisivas, ante la inseguridad laboral y como frustrante reacción por la carencia de horizonte para sus hijos y tanta injusticia social reinante... ¿Es esto acaso justo? ¿Hasta cuándo el elástico de la tolerancia humana podrá ser estirado?

Y entonces:

Pasaron desde la personal primera ALERTA 16 años y un extraño virus actuó desde China y como lo presentía:

El elástico se rompió hace ya más de un año por la Pandemia que es una PLAGA de Origen Superior:

En este trágico real contexto con millones de contagiados, casi tres millones de muertos, gran desempleo, invaluable crisis económica mundial, prolongadas cuarentenas que afectan el equilibrio emocional de muchas personas etc., etc., etc. Todo por un Virus Pandémico que por su magnitud nos hace olvidar por ejemplo lo serio del cambio climático, la masificación del tráfico de drogas y... ... ... Igual creo que en medio de todo esto PODEMOS intentar vivir en Resiliencia lo mejor posible y con Esperanza saber que la personal Resiliencia es un don mental humano, don que en lo creativo del subconsciente nos ayudará en el plano consciente. Además al estar en Pandemia tener el CRITERIO de no pasar a llevar las normas sanitarias que rigen en cada Nación la Pandemia; Vacunarse si se puede, en lo personal ya recibí las dos dosis de la Vacuna Sinovac: No confiarse y usar la mascarilla, la distancia social o entre personas, además del frecuente lavado de manos, usar alcohol gel...  

Esta pandemia tiene en el conjunto satinario de la primera línea a héroes que sacrifican su personal seguridad intentando salvar vidas y lo hacen con abnegación por sobre su agotamiento y dolor al ver que muchas vidas se van...

Para quien es creyente sugiero rogar a lo Alto; para el agnóstico pedir a la Vida que estos caóticos tiempos en Pandemia sean acortados, aliviados y soportados por los más posibles. Hacerlo con la Esperanza que habrá una post pandemia que lo será con un Mundo Más Justo y Solidario en el que por Inspiración y Revelación cada ser humano o persona entenderá la Cósmica y justa Magnitud de la Pandemiaen ya que todos de una otra forma hemos actuado cual virus tóxico planetario y somos responsables del daño hecho a nuestra Madre Tierra entre tantas cosas además abusando de energías no renovables y tan dañinas como lo son el Carbón y el petróleo. Y presiento que ese día llegará y cada persona por sí misma y a su manera intentará ser Mejor y Pensar Mejor… ... ...



Dr. Iván Seperiza Pasquali
Quilpué, Chile
Abril de 2021
Portal MUNDO MEJOR: http://www.mundomejorchile.com/
Correo electrónico: isp2002@vtr.net