575

Albert Espinosa:

Transformar las pérdidas en ganancias




«Toda pérdida trae su ganancia, sólo hay que esperarla»
El autor presenta su nueva novela como homenaje a la muerte de su padre para hablar del duelo y la superación de esa etapa
Su séptima novela vuelve a ser todo un éxito. Esta vez Albert Espinosa se embarca en una historia de «pérdidas, padres, niños perdidos, 'bullying' y dolor a la vez que felicidad. Todos los temas que me apasionan», afirma. Con el 90% de su texto escrito el mismo día que faltó su padre, es una obra que supura mucho sentimiento y mucha verdad. Por eso es su novela favorita. 'Lo que te diré cuando te vuelva a ver' fue escrita a mano en el lago Como en paralelo a su anterior libro 'Los secretos que jamás te contaron', ambos relacionados con decir adiós a algo/alguien importante en tu vida. Sus historias ayudan a miles de personas, de las que él aprende también cada día. Por eso le encanta la firma de libros y más si es en Valencia, tierra natal de su querido padre al que va dedicado el libro.
-¿Escribir esta historia de un niño que pierde a su padre le ha supuesto reabrir alguna herida personal?

Me ha ayudado a superar la muerte de mi padre, porque no encontré ningún libro que me obligase a hacer el duelo en positivo y esta novela cuando la lea quien haya perdido un padre, un ser querido, un amor o un trabajo, ayuda a hacer las paces con la pérdida. Hay que empaquetar los recuerdos porque es entonces cuando sacas jugo a tu propia inteligencia y felicidad. El libro te impulsa a embalar emociones para vivir el presente y no el pasado.
-Siempre esconde mensajes y consejos. ¿Cuáles son las moralejas espinosianas de esta nueva entrega?
Por un lado que todo hijo reta a su padre y cuando muere esa persona a la que desafiabas cambias y tu vida da un giro. Y por otro, la idea de que toda pérdida trae su ganancia, solo hay que esperarla. También es una novela que habla mucho de los niños, de cómo las sombras los protegen y hacen que si te has perdido de pequeño no lo hagas de mayor. Esa moraleja la plasmo en la ilustración de la portada.
Cita: «todos los temores aparecen cuando eres consciente de tu mortalidad». ¿Cómo diría que se combate el miedo a la muerte?
Los miedos son dudas no resueltas. Por eso nos deben enseñar a morir y también a vivir hablando de la muerte sin miedo. Yo por ejemplo quiero morir un viernes, porque es cuando me han pasado las cosas más increíbles. Pero ahora hay una sensación de infinito cuando en realidad tenemos que aceptar las pérdidas como parte del juego.
«Todo cambia tan rápido que sino estas preparado emocionalmente y nadie te educa en ese sentido...», alega. 
¿Cree que la sociedad de hoy tiene esa asignatura pendiente?
Sí, sobre todo desde niños. Si en el colegio hubiesen asignaturas relacionadas con amor, sexo y muerte el mundo iría mejor. Necesitamos más educación emocional. Los niños y los adolescentes son la clave de esa felicidad, por eso el país que tenga un niño por presidente será el primero que funcione.
¿Diría que hay mucho «loco emocional»?
Creo que hay poca memoria emocional. Haces algo por alguien durante mucho tiempo y quizás fallas una sola vez y ya te tiran a la papelera. Es importante no perder el norte emocionalmente y no dejar de traficar constantemente con emociones, porque eso al final es lo más interesante del mundo.
«Cuando crees que conoces todas las respuestas, llega el universo y te cambia las preguntas». ¿En qué momento de su vida se ha vuelto un «loco emocional y empatiza con Izan, el protagonista?
Con la muerte de mi padre. Yo deje de trabajar un año porque mi padre me cuidó los 10 años del cáncer y yo sólo le pude cuidar uno a él cuando tuvo el suyo. Fíjate que yo he perdido a mucha gente en el hospital, pero la de un padre trastoca tu idea del mundo. Pero en mi vida he tenido muchos, mis cuatro cánceres, perder una pierna, un pulmón... y todavía me quedan muchas por vivir. Buenas y malas.
Izan pierde la audición, la madre, el padre... ¿Cuál es el secreto para ser feliz cuando la vida está siendo tan dura?
Parece que la sociedad actual no te deja tiempo para hacer duelo.
Hay que entender que no dura solo una semana, es un periodo, y cuando lo entiendes vienen las ganancias. Por ejemplo mi época del cáncer se transformó en la serie 'Pulseras Rojas' que tanto ha ayudado a otras personas. Además quien quiere solo lo bueno realmente no está viviendo.
A casi libro por año, ¿ya hay nuevas historias en mente?
Tengo pensado escribir 11 novelas. La octava vendrá en un par de años seguida de la novena, porque me ha gustado y he visto que puedo escribir dos libros a la vez, como ha sido el caso de estos últimos.
Como persona «muy positiva», ¿qué le diría a la gente que dice que vivir viéndolo todo con tanto positivismo es imposible?
A mi me han pasado cosas muy complicadas, no es positivismo porque sí, pero simplemente les digo que si se puede vivir con una sonrisa en este mundo, ¿por qué vivir sin ella?
https://www.lasprovincias.es/culturas/libros/201705/20/toda-perdida-trae-ganancia-20170520015728-v.html


Albert Espinosa: "Para mí, la muerte no es triste. No me da miedo morir"
El creador de 'El mundo amarillo' y 'Pulseras rojas' regresa con los 20 cuentos de 'Finales que merecen una historia'
Ha creado una icónica y popular filosofía vital marcada por la superación del cáncer siendo adolescente, experiencia que volcó sobre todo en ‘El mundo amarillo’ y en ‘Pulseras rojas’, la serie que tanto emocionó a Spielberg que decidió producir la versión estadounidense. Con dos millones y medio de ejemplares de sus libros vendidos en 40 países, el escritor y guionista Albert Espinosa (Barcelona, 1973) regresa con los 20 relatos de ‘Finales que merecen una historia’ (Grijalbo / Rosa dels vents). Los ilustra Vero Navarro emulando antiguos carteles de cine, porque, alerta al autor le gustaría, alerta, “convertirlos en 20 películas”. Uno lo será seguro: ya ha firmado el contrato, revela.  
La génesis de los relatos está en el hospital, cuando era niño.
Sí. Hace un año iba a un concierto de Battiato, tropecé, me caí y me rompí la cadera. Y entonces me pasaron dos cosas maravillosas: una, me pusieron un tornillo, a mí, que siempre me ha faltado uno, y me equilibré... La otra fue que me instalé en casa de mi madre para que me cuidara y descubrí muchas cosas de ella. Y me recordó que cuando yo tenía 14 años y estaba en el hospital me dijo que pensara finales que merecieran una historia. Y los rescaté. Me salieron más de 80, me quedé con 21, y al final me guardé uno porque pensé que no estaba preparado para explicarlo. Los he retocado todos excepto el que escribí aún en el hospital, con 16 años, cuando creía que iba a morir. 
Admite que es el más personal.
Sí, era un canto a la vida, un repaso de un niño, por fechas, de lo que pasó [diagnóstico, amputación de una pierna, recaída, extirpación de un pulmón y parte del hígado]. Tuve un final, del cáncer, un final que merecía una historia. Y la ilustración del relato, de un niño gladiador con gotero, casco y espada, simboliza la lucha: el chico soñando batallas, batallas contra la quimio y la pérdida. Que los niños con cáncer digan ‘mis héroes no llevan capa sino pulseras rojas’ me emociona. 
Al inicio de cada cuento recupera una cita distinta de ‘su’ dama de 94 años. 
Era una mujer que conocí en el hospital y fue como mi maestra. Me gustaba su forma de ver el mundo. Según ella, para ser un gran valiente has tenido que ser antes un pequeño cobarde. 
"Mi padre quería morir. Perder tus capacidades, no recordar... nadie necesita ese final si sabes que no vas a vivir. Algún día se comprenderá la importancia de la muerte digna"

Le dedica el relato que usa para el subtítulo del libro, ‘Lo que perdimos en el fuego renacerá en las cenizas’.
Son relatos bajo esa premisa: todos los personajes renacen. También hablan de inconformistas, de luchadores. Como ‘El rugido del león’, que da pie a la tercera temporada de 'Pulseras rojas' (que a la espera de que se materialice el proyecto en España ya se han estrenado versiones en Italia y Alemania). Y enseña que lo importante no es vivir o morir sino luchar. El cáncer te enseña muchas cosas pero si te curas no debes olvidar las lecciones que te dio. También es de luchadores mi cuento favorito, el de una chica en silla de ruedas. Cuando me rompí la cadera y estuve cuatro meses en silla de ruedas me di cuenta de la cantidad de obstáculos que hay. Y decidí no pisar un lugar donde no se pudiera entrar en silla de ruedas. ¡Hasta cambié de gimnasio! Ella me dijo: "O entramos todos o no entra nadie". Si todo el mundo lo dijera las cosas cambiarían. 
Otro cuento lo dedica a Antonio Mercero. 
Sí, porque cuando le diagnosticaron alzhéimer me dijo: ‘Ojalá un día encuentren algo para curarlo y puedas ver cómo te tratan cuando creen que no te das cuenta de nada. Muchos tratan a estos enfermos como objetos. Lo más triste, me cuentan los familiares, es cuando la gente dice que no viene a verlos porque "como no se acuerda de mí...". Pero yo creo que lo sienten todo. Lo último que hice con Mercero fue ver ‘Planta cuarta’. Y se reía. Su muerte y la de mi padre son las que más me han afectado. 
¿Vivimos de espaldas a la muerte? 
Para mí la muerte no es triste, me lo inculcó aquella mujer de 94 años, que decía que lo triste era no vivir intensamente. No me da miedo morir. A los 16 años me dieron un 3% de probabilidades de vivir y si aprendes a morir aprendes a vivir. Yo no esperaba vivir tantos años. Cuando me rompí la cadera, mi médico ya me había advertido de que me pasaría hacia los 45, por los efectos secundarios de 140 tandas de quimioterapia. El 90% de niños con osteosarcoma sufrirá osteoporosis. Me dijo que mis 50 años serían como los 80 de otra persona. 
"El 'bullying' se solucionaría haciendo a los padres del niño acosador corresponsables penales"

¿Por eso en el libro anuncia su “retirada” a los 50?  
Es un retiro para hacer otras muchas cosas de las que tengo ganas. Lo de la cadera fue un aviso. No significa que te vayas a morir pero está bien plantearse el tiempo de forma distinta. Quiero hacer tres libros más y una película y una serie más. Ya lo tengo todo atado. Los libros ya los tengo construidos en la cabeza. Hay un cuarto que está escrito y que saldrá en abril. 
Un relato habla de visitas al tanatorio de les Corts cada domingo...
Allí están las emociones más brutales. La gente solo va cuando tiene un muerto pero si vas un día cualquiera te das cuenta del sentido de la vida. Es el único lugar donde la gente demuestra las emociones a través de la muerte. Como yo no esperaba superar los 17 años lo veo de forma distinta, de ahí mi forma feliz de ver la vida. Debes prepararte para la muerte y convertir las pérdidas en ganancias. La vida es aprender a perder todo lo que has ganado. Es ley de vida. 
En el libro no elude el suicidio, la muerte, las enfermedades terminales, el ‘bulliyng’...
El ‘bulliyng’ me preocupa mucho. Solo se solucionaría haciendo a los padres del niño acosador corresponsables penales. El problema está en la educación en la familia. Me gustaría que el cuento ayudara a cambiar las cosas. Y la eutanasia: qué terrible y qué necesaria es. Tras un mes en la UVI mi padre quería morir y me decía ‘pégame un tiro’. Perder tus capacidades, no recordar... nadie necesita ese final si sabes que no vas a vivir. Algún día se comprenderá la importancia de la muerte digna.
https://www.elperiodico.com/es/ocio-y-cultura/20181106/entrevista-albert-espinosa-libro-finales-merecen-historia-7104041


Albert Espinosa: "La vida consiste en ser feliz hoy"
Albert Espinosa es una de esas personas a las que es obligatorio escuchar de vez en cuando. Su vitalidad, su entereza y su concepción del mundo como un lugar en el que disfrutar, son los pilares en los que fundamenta su vida. Para este escritor, guionista e ingeniero industrial la felicidad radica en la misma vida, "si estas vivo eres feliz" y todo depende de la manera que tiene cada uno en encarar el mundo.
Espinosa reivindica que sus libros no son de autoayuda, 'Los secretos que jamás te contaron' (Ed. Grijalbo), es un homenaje a su padre, fallecido hace una año y medio. Un relato que convierte esa pérdida en casi algo positivo, "es un libro nacido de una pérdida pero trasformado en ganancia, entendiendo la energía que tengo dentro de mí", asegura.
Tiene muy activo su yo interior, de hecho asegura que cada persona en realidad son dos, "cada noche hay que hablar con la persona que está dentro de ti". Esa persona, que según Espinosa habita dentro de cada uno, es alguien con el que se debe hablar.
Sus palabras son una oda a la vida, una manera de expresar los dos secretos para él se esconden detrás de la felicidad. ”No es triste morir, lo que es triste es no vivir intensamente”,  y “cualquier perdida es una ganancia”. Además como premisa fundamental, asegura que no hay que preguntarse el porqué de las cosas.
¿Qué ocurriría si en el colegio se impartieran asignaturas más emocionales? Albert Espinosa reivindica clases sobre el amor, la muerte, el sexo o la música, para desarrollar el sentido del amor por la vida. “En el mundo de las emociones utilizamos sólo un 2% nuestras capacidades”, matiza. En el bulling los padres de esos niños son co-responsables, asegura.
Su libro se ha publicado en 43 países, es líder de ventas es España, Italia y Alemania y cada día recibe una media de 8.000 correos electrónicos, que contesta todos los martes y domingos. Además invierte una media de cinco horas diarias en firmar libros.
Su crónica de vida se resume en una sola frase y en un consejo: “la vida consiste en ser feliz hoy”, y “susurra algo durante unos segundos al día, porque lo que susurras, se cumple”.
https://cadenaser.com/programa/2016/11/28/la_ventana/1480348579_666077.html


«No escribí este libro para cambiar la vida de la gente»
Albert Espinosa, autor barcelonés de éxitos como Si me dices ven, lo dejo todo… pero dime ven (2011), vuelve con una nueva publicación, Los secretos que jamás te contaron, esta vez desde el dolor y el afán de superar la pérdida de su padre, que murió hace un año y medio. Lo presentó el pasado viernes 18 ante el público zaragozano en la Casa del Libro.

P–¿Cuáles son esos secretos que jamás nos contaron?
R–para para Son secretos que aprendí cuando estuve en el hospital con mi padre, el último año y medio de su vida, escribí todos los secretos que compartí con él, luego también otros pacientes que me contaban sus secretos, gente de 90 años. Son secretos que inspiran, que tienen que ver con la felicidad, hablan de sentirse bien con uno mismo. Dentro de ti hay otra persona y tienes que hablar con ella todas las noches.

P–¿Otra persona?
R–Dentro de ti vive otra alma, otra energía y cada noche tienes que hablar con esa persona, entender sus miedos, que ella entienda los tuyos. Es la persona que cuando expiras, cuando mueres, continúa su camino. Creo realmente que hablar contigo mismo, sentir la otra energía que hay dentro de ti forma parte de los secretos del libro.

P–¿Se pueden resumir todos esos secretos en una actitud de vida?
R–El libro habla sobre todo de que la felicidad no existe, existe ser feliz cada día, que estar vivo es ser feliz, y habla mucho de la sensación de no planear, de disfrutar el momento, es un libro con dibujos, letra muy grande, y que se tiene que inspirar, no leer, no es un libro de autoayuda.

P–¿Por qué no lo consideras un libro de autoayuda?
R–Bueno, es un libro de autoayuda en el sentido de que a mí me ha ayudado el escribirlo, para superar la muerte de mi padre; las 17 horas después de la muerte de mi padre estuve escribiendo el libro, luego lo dejé el libro apartado hasta que transformé la pérdida en ganancia… en ese sentido sí que es un libro de autoayuda, pero no escribí el libro porque quiera cambiar la vida de la gente, yo quiero que la gente inspire el libro y le sirva.

P–¿Qué sensaciones te han transmitido los lectores al leerlo?
R–Ya vamos por la cuarta edición en castellano y la tercera en catalán. Yo recibo casi 8.000 mails diarios, y muchos te cuentan la emoción de este libro, cómo les ha llegado, muchos te cuentan cómo les gusta y cómo lo regalan, es bueno saber que les gusta tanto que quieren regalarlo.

P–El diseño, junto con las ilustraciones, llama la atención...
R–Yo hice a mi manera la idea de los dibujos, que yo no sé dibujar, y luego tuve a dos ilustradores que me ayudaron y han hecho un trabajo increíble, que va más allá de los primeros diseños que yo tenía. Además quería un libro con letra grande, que lo pudiera leer cualquier persona con problemas de vista, un libro que se inspirase fácil.

P–El libro tiene tres partes diferenciadas, ¿hay un hilo conductor?
R–Sí, hay que diferenciar entre tres partes, la primera habla de los secretos para ser feliz en este mundo, la segunda es para vivir en el mundo, y la tercera, que se llama Las Tijeras Dulces, por el gato de un amigo que, cuando éste corta jamón dulce con las tijeras el gato aparece siempre porque le gusta el sonido, y el capítulo habla de las cosas que te gustan en la vida, esos retazos, esos recuerdos breves. Y finalmente en el libro viene la expiración final que tiene que ver con transformar muerte en vida.

P–¿Son secretos para todas las edades?
R–Es para todos los públicos, y lo demuestra el que a las firmas de libros acudan jóvenes y mayores por igual.
https://www.elperiodicodearagon.com/noticias/escenarios/no-escribi-libro-cambiar-vida-gente_1161163.html


Albert Espinosa: "Reírme de lo que me ha pasado no es macabro". La pérdida es una ganancia
Barcelona, 41 años. Soy guionista, escritor, cineasta y actor. A los 14 perdí una pierna; a los 16, un pulmón; y a los 18, parte del hígado. Tras ‘Pulseras rojas’ y ‘El mundo amarillo’, publico ‘El mundo azul’.
XLSemanal. Parece que le divierte hacer humor negro con las cosas que a los demás nos producen pena.
Albert Espinosa. Son las ventajas de pasar diez años en el hospital y que la gente no venga a verte por miedo a que le pase lo mismo. Al final, las penas son miedos no resueltos.

XL. Me refería a los chistes morbosos que hace sobre sus amputaciones.

-A.E. Es que si digo que tengo un pie en el cementerio es porque enterré allí mi pierna. Y si digo que pierdo aceite es porque mi pierna ortopédica se ha estropeado …

XL. ¡Pare, pare! Esto es macabro y no le voy responder en esa línea.

-A.E. ¡Eh, no te cortes! Si quieres hacer una broma con mi pierna, me reiré seguro. No me parece macabro ni morboso: hay que entender que, al final, cualquier pérdida es una ganancia.

XL. ¿Ha ganado mucho sin una pierna, sin un pulmón y sin medio hígado?

-A.E. Sí, gané mucho porque aprendí que con la mitad se puede vivir. Además, desde que me quitaron un trozo de hígado con forma de estrella pienso que llevo un sheriff dentro [ríe]. Creo que las muertes dan mucha vida.

XL. ¡Deje! Cuanto más tarde, mejor.

-A.E. Veamos: si yo te pregunto cuál es la muerte que más te ha tocado, seguro que sé por qué eres como eres.

XL. ¡Menos mal que pregunto yo! [Risas].

-A.E. Digamos que yo vivo de milagro: me dieron un 3 por ciento de posibilidades de vivir y me aconsejaron irme a una isla a pasar mi último mes Y aquí estoy.

XL. Así empieza su libro: cinco niños terminales se conocen en una isla a la que van a cumplir su último sueño.

-A.E. Sí, aunque solo el inicio es autobiográfico.

XL. Está claro, los cinco niños mueren…

-A.E. Pero cuento muchas cosas que he visto: mis mejores amigos del hospital eran niños que, al morir, me traspasaron sus vidas. Por eso tengo 4,7 vidas.

XL. Las cosas que viven estos niños son irreales, utópicas y hasta casi absurdas.

-A.E. Sí, porque las mejores aventuras son siempre increíbles. Amo El principito. Lo he leído más de 200 veces. He intentado hacer un Principito con mi historia.

XL. ¡Válgame Dios! Apunta alto, ¡eh!

-A.E. [Ríe]. Pues creo que a la gente le está llegando: he sido el más vendido en Sant Jordi y, en unos días, me recibe el Papa, que quiere conocerme. Estoy feliz.

XL. Y Spielberg le pidió su pulsera roja.

-A.E. Sí, al comprar los derechos de la serie. Pero no se la daré nunca a nadie; al Papa tampoco. Es mi mayor tesoro.
https://www.xlsemanal.com/estilo/20150517/albert-espinosa-reirme-de-lo-que-me-ha-pasado-no-es-macabro-la-perdida-es-una-ganancia.html


Entrevista a Albert Espinosa y El Mundo Amarillo
Primero que todo, contarles que la entrevista a Albert Espinosa tuvo lugar gracias a la gestión de Penguin Random House, editorial que ha publicado en Chile tres de los cuatro libros escritos por el autor. Además, la entrevista fue colaborativa con el sitio Cinebooom.cl, quienes tendrán el registro gráfico de la entrevista, y los booktubers: Stephanie de Bitácora de Lectura, Ignacio de Libros Inmortales y Angie de Navegando entre libros.

-En la serie hablas de que un grupo está conformado por cierto número de personas y en las entrevistas de hoy dijiste que te identificabas con dos personajes, Lautaro y Sebastián. Por lo que la pregunta que surge es, ¿quién eres en el grupo, y si es que puedes cambiar de rol dentro de tu grupo?

-AE. Tuve cáncer 10 años, salí curado a los 24, y durante ese tiempo fundamos el grupo Pulseras Rojas. Y de alguna manera siempre he sido el personaje de Lautaro y el de Sebastián, he sido los dos. Cuando llegas al hospital eres Sebastián porque no sabes nada, porque tienes que enfrentarte al cáncer y a la perdida de tu pierna. Pero más o menos a los 8 o 9 meses o al año, te conviertes en Lautaro, eres como un veterano, entonces, yo creo que me reflejan estos dos personajes.
Además, el personaje de Lucas en la segunda temporada, porque habla un poco de en lo que yo me he convertido cómo escritor, alguien tiene que explicar la historia en un futuro y en él me he convertido con el tiempo.

-El libro El Mundo Amarillo tiene una estructura muy especial, lo cuentas con listas, ¿por qué el libro es tan diferente a Pulseras Rojas? Sabemos que existe un ajuste formato pero ¿por qué uno es una historia y el otro está escrito como un manual?

-AE. Escribí El Mundo Amarillo el 2008 y la serie, los 13 capítulos materiales de la primera temporada, en los que está basado el libro, los escribí el 2010. Entonces, intenté que no se pareciesen, exclusivamente porque yo pensaba que El Mundo Amarillo son lecciones del cáncer aplicadas a la vida. Es como parte de esas historias, pero a la hora de llevarlo a televisión, quería que fuera muy dinámico, que enseguida la gente supiera cómo enganchar, que le gustara. Por un lado explico mi propia despedida a la pierna, la fiesta, las canciones, el baile con la enfermera y de otra manera ya no lo explico como si fuera un recuerdo sino como una serie. Muchas cosas que tú puedes leer en el libro, por ejemplo, cómo es el abrir una carta, la espera, y luego puedes ver un capitulo, el tercer capítulo de Pulseras Rojas, donde ves cómo la amistad se crea a través de esa carta.
La idea es que se complementaran, nunca he creído mucho en hacer un libro que sea idéntico a una serie porque ¿para qué lo leerás luego, si ya has visto la serie? También evité mucho crear un libro de la serie propiamente porque creo que me gustaba ese complemento con la realidad.

-El Mundo Amarillo más que ser un libro sobre el cáncer o una enfermedad, es como un manual, un libro sobre la vida, y a partir de eso, ¿vas aprendiendo cosas nuevas cada vez que lo lees? Considerando que es un libro que, según nosotros, debes leer en diferentes etapas de tu vida porque te dirá cosas diferentes y te enseñará cosas diferentes, ¿a ti te pasa lo mismo cuando creas o cuando escribes o cuando te vuelves a leer a ti mismo?

-AE. No acostumbro volver a leerme, es una manía que tengo, una vez que escribo un libro nunca los he vuelto a leer. Nunca he vuelto a leer El Mundo Amarillo desde aquel 2008, pero sí tienes razón en que para mí no es un libro sobre el cáncer, es un libro de las lecciones del cáncer aplicadas a la vida. Prefiero hacer muchas veces libros de cómo superar el cáncer, cómo se cura el cáncer, pero yo no tengo la receta, no la sé, a mi me dieron 3% de posibilidades de vivir y estoy aquí, pero tampoco sé cómo lo hice.
Sí que tienen razón en que el libro cambia, yo recibo 5 mil, 8 mil mails diarios, el libro ha vendido más de 2 millones de ejemplares, y la gente me comenta que faltan los animales amarillos o la música amarilla o los cuadros amarillos. Hay gente que piensa que su perro es un amarillo, y hay gente que me ha escrito mails enormes sobre cómo ha variado la filosofía amarilla para él y creo que al final el libro se hizo para la gente.
Hace poco salió una lista de los libros más regalados en el mundo y el tercero era El Mundo Amarillo, la gente lo compra y luego lo regala 10 o 12 veces, y lo bonito es que la gente ha hecho El Mundo Amarillo suyo. Sí que entran ganas muchas veces de revisar El Mundo Amarillo, de hacer una segunda parte por decirlo, y que no es sobre el cáncer si no que es mi opinión sobre la vida, los sentimientos, lo que me he encontrado, y siempre he pensado cuál podría ser el titulo y de qué podría tratar, aún le doy vueltas, no lo tengo claro.

-En todos tus libros tienes conceptos muy específicos, como “Perlas y diamantes”, “Archipiélagos de felicidad”, “Amarillos”, éstos invitan a conocer gente de manera mucho más íntegra, ¿cómo lo compatibilizas con la actitud indiferente de las personas en la actualidad?

-AE. Creo mucho en esa sensación de crear tu propio mundo, y yo, en El Mundo Amarillo, creo en mi propio mundo. Al final, el mundo te indica una manera de vivir, te dice deberías estudiar, deberías dedicarte a esto, obtener dinero, casarte, tener hijos, ser de una manera en el amor, en el sexo, en la familia. Te da como diez mil coordenadas que siempre he considerado que la mayoría no tienen ningún sentido, cada uno tiene que hacer lo que le indique su forma de ser, lo que desea, lo que le gusta, lo que no le gusta y siempre, sobre todo, respetando la libertad individual.
Yo dejé el cole a los 13 años y de alguna manera no me eduqué en un colegio, no tuve una educación tradicional, me pasé 10 años en algo así como un colegio, luego estudié ingeniería industrial porque me apetecía, la acabé, pero luego no me dediqué a ello, yo escribí libros. Siempre he hecho un poco, lo que necesitaba hacer, entonces creo que hay que encontrar a esa gente especial que yo llamo Amarillos, que llamo Perlas, y de alguna manera confiar en los desconocidos.
La gente no entiende la ternura, el buen rollismo y el creer en la gente. Yo digo que existen los 10 terroristas más buscados y yo busco los 10 ternuristas más buscados, en este mundo es como un delito. Siempre pienso que la gente tiene su mundo en el que cree y yo tengo un mundo en el que yo creo, y la base es realmente encontrar a esa gente. Si somos millones de personas, encontrar a 23 amarillos o 12 perlas no es difícil. Al final se deben juntar por afinidad y esa gente aparece.
Creo muy poco en seguir lo que el mundo desea, yo siempre pienso que éste es el día que moriré y cuando me voy a dormir pienso, la gran alegría del día, estoy vivo. Pensar más allá de 24 horas, una semana, es un error que han creado para que puedas comprar mil cosas, para que puedas hipotecarte, para que te tengan cogido para que trabajes y para que te dediques.
Hay un libro que a mí me entusiasma, que es “El Manantial” y él habla de la importancia de ser creador de tu vida y de que el sentido de la vida solo aparece de tres maneras: escribiendo una obra o algo que tu desees, dedicándote a un sentimiento enorme que te llene, que puede ser el amor o cualquier otro y el tercero es un sufrimiento, no provocado, pero un sufrimiento también te puede dar un sentido a la vida. Cada uno debe encontrar su fórmula y sobre todo amar tu propio caos que es lo más importante y hacerlo único. La gente, la televisión, la radio, te dice “no, tú tienes que mejorar o cambiar en ciertas cosas, parecerte más a los demás”, y yo creo que es al revés, tienes que amar tu propio caos.
*“El Manantial”, escrito por Ayn Rand. Adaptada al cine con Gary Cooper como protagonista.
-
A todos nos asombra mucho esta perspectiva que tienes sobre la vida, es muy optimista, pero para ti es algo normal, es tu forma de ver la vida. Entonces, ¿cómo asimilas eso? Además, en la mañana mencionabas que ibas a hacer charlas con los doctores y que los dejabas esperando una hora para que entendieran lo que era sentirse como pacientes, ¿cómo das a entender que es tu visión de vida y no es algo que quieras imponer?

-AE. La gente confunde que cuentes cómo es tu visión del mundo a que la quieras imponer, por eso yo siempre niego que El Mundo Amarillo sea un libro de autoayuda. Si fuera un libro de autoayuda yo querría imponer, pensaría que yo puedo ayudar a otra gente, y yo no tengo la sensación de poder ayudar a la otra gente. Para mí es un libro donde cuento mis experiencias y sobre todo es mi filosofía, es en lo que yo creo, pero ni mucho menos tiene que ser en lo que crean los demás.
No dejan de ser muchos libros de ficción, series, con los que intento de alguna manera ficcionar mi mundo amarillo, pero en realidad mis películas, historias, libros, todas resumen lo mismo, que es la ternura y un sentimiento de poder ser lo que quieras ser en esta vida. Creo que hay bastante gente que te dice: dedícate a esto o a esto otro, y cuando me dediqué al guión, mucha gente me dijo “no llegarás a ningún sitio”, “no gustarán tus libros”, mucha gente me dijo que debería dedicarme a la ingeniería, un trabajo que da frutos. Creo que los miedos de la gente a que no consigas dinero, o a que tu trabajo no funcione, no es tan importante como el miedo que pueda tener uno mismo a dedicarse a lo que uno le gusta.
Si te has dedicado a lo que te gusta, funcione o no funcione, en mi caso funcionó, pero también tardó sus 5, 6 años, en conseguir un primer éxito. No fue automático, al final es uno mismo quién ha de creer la frase “Si crees en los sueños ellos se crearán”, el creer y el crear se parece porque están a una letra de distancia.

-Por lo general uno ve el cáncer como una enfermedad muy triste, muy negativa, pero tu mirada es totalmente al revés, esta enganchada al positivismo que hay en tu libro, en El Mundo Amarillo, entonces, ¿cuándo se realizó ese cambio de visión desde que supiste que tenías cáncer hasta el momento actual?

-AE. Fue en el hospital, es lo que viví, con mis amigos, lo que viví era felicidad, sabíamos lo que teníamos, sabíamos que podíamos morir pero nuestra vida no se iba a paralizar en el hospital. No teníamos moto pero teníamos silla de ruedas, no podíamos ir a discotecas pero teníamos diez plantas y a todos nos faltaba una pierna y teníamos un grito de guerra que era “somos cojos, somos cojonudos” por lo cual, había una felicidad en nosotros. Yo luego lo que hice es transformar como escritor la felicidad que viví en series y en libros, porque todo lo que veía siempre eran películas de niños enfermos sin pelo por la quimio, y siempre morían. Y era una imagen que me resultaba muy chocante, y por eso decidí cambiarla, y ahora lo bonito es que las visitas en España a los hospitales infantiles han aumentado un 40% y la segunda cosa más bonita es que los niños tienen héroes, los personajes de la serie. Muchas veces te dicen mis héroes no llevan capa, llevan pulseras rojas.

-Ahora hablando un poco más sobre tus otros libros, los títulos que tienes hay que leerlos en voz alta porque el ritmo que tienen es especial pero al mismo tiempo llama la atención, ¿por qué tan largos los títulos de tus libros?

-AE. Creo que empecé con un título muy pequeño, El Mundo Amarillo, era sencillo. Para la segunda novela, me acuerdo que estaba con una amiga con la que hago teatro, estábamos al lado de una pareja y un chico le dijo a una chica “Todo lo que podríamos haber sido tú y yo, si no fuéramos tú y yo” y ella le contestó lo mismo. Yo estaba escribiendo una novela y dije: esta tiene que ser la primera o la última frase de una novela, y tiene que ser el título porque creo que ya es muy complicado ser tú y yo, esa sensación de que hay tantas cosas que nos diferencian, y aquella novela fue un éxito en España.
Todo el mundo decía “es el tipo de los títulos largos” así que no los quería defraudar, conocí a una señora muy mayor en una panadería, y hay una canción de Los Panchos muy conocida que dice “Si tú me dices ven yo lo dejo todo” y ella me dijo: tengo un título para ti porque mi vida hubiera cambiado si a esa frase, si tú me dices ven yo lo dejo todo, le hubieran puesto: pero dime ven, que a veces la gente te tiene que demostrar sus sentimientos. Y me regaló el título de aquella novela y se convirtió en un Bestseller de casi millón y medio de ejemplares.
Y el tercer libro ya me fui a un título más pequeño, yo quería que se llamara “Brújulas que buscan sonrisas perdidas en puños cerrados” pero no cabía en la portada, y quedó en “Brújulas que buscan sonrisas perdidas”. Al final los títulos me encuentran a mí y son títulos largos, difícilmente podría hacer títulos muy cortos, pero sí en otros formatos, en series, tengo títulos muy cortitos.

-¿Cuál es el libro que sientes más cercano después de El Mundo Amarillo?

-AE. “Si tú me dices ven yo lo dejo todo… pero dime ven”, habla de un chico al que le deja su novia, que ha de encontrar a un niño perdido, y ese niño perdido no deja de ser él mismo, que de alguna manera se perdió hace muchos años pero no se ha encontrado. Y habla un poco de ese punto del que hablaba en El Mundo Amarillo, que cuando me curé tenía 14 y 24, y creo que es la búsqueda del niño, de ese no perder ser un niño, de lo que va la novela. Esa novela, cuando escribí las primeras páginas, me dije que me iba a gustar escribirla, que la iba a disfrutar mucho.
A las otras dos novelas las quiero mucho pero en “Si tú me dices ven” lo es todo, desde encontrar al pintor que hace las portadas, que siempre le compro las portadas que son estos muñequitos en sitios enormes. Este pintor es de Menorca, y cuando va a Barcelona, Menorca es muy pequeño y Barcelona es muy grande, él se siente así cuando va por la calle, se siente muy pequeñito entre gente muy grande. Y creo que ese cuadro y el título de la señora de la panadería, me dieron toda la historia y quizás es el preferido.

-Las tipografías que usan tus libros, ¿es alguna tipografía que tú mismo diseñaste?

-AE. No, esto fue idea de la editorial que puso una letra como de niño y se ha quedado como marca de la casa. Luego, han llegado muchas novelas a España que han copiado también esta tipografía, por lo cual ya no es ni mía, hay veces que ya no sé si veo mi libro o el de otro autor. Pero creo que fue una idea de la editorial y al final  cuando la gente ve esos títulos largos y ese tipo de letra, ya sabe que la novela es mía, pero es una cosa del marketing.

-En general hablas de la penalización que hace el cine y la televisión sobre el cáncer y eso, en cierto modo, nos ha condicionado a nosotros al momento de enfrentarnos a alguien que tiene cáncer, ¿qué piensas sobre la lástima? Porque tal vez no se hace con mala intención, sino porque la sociedad nos ha instaurado eso de mirar con lástima a alguien que esté enfermo o a alguien especial.

-AE. Al final la lástima no tiene ningún sentido, no se aprovecha, porque la lástima o la compasión no te traen visitas, la gente no te va a ver al hospital, tú sientes lástima desde la calle. Cuando voy por la calle con pantalones cortos, la gente hace como que no ve la pierna pero al pasar se giran a mirarme, yo siempre me giro y los pillo a todos, y les digo “¿por qué no preguntáis? si es lo más importante de mi vida” y creo que es importante preguntar.
El cine ha convertido el cáncer en una cosa terrible, el niño sin pelo, la quimioterapia, siempre es lo mismo, no hay felicidad y yo era feliz cuando tenía cáncer porque el que tengas cáncer no significa que dejes de enamorarte y otras cosas, yo fui feliz.
Y la televisión lo ha hecho con todo, si tú ves las historias de amor en el cine, son increíbles y cuando tú las vives, no se pueden parecer a eso. Las rupturas, en una película pueden durar dos minutos, tres minutos, si tú rompes una relación, seguramente tardarás meses en romperla. Y el sexo es muy diferente, el que muestran en un cine al de la vida real. Entonces, el cine y la televisión te crean unos clichés que te cambian mucho, y en el caso de las enfermedades, si llegara cualquiera de vosotros y dijera que tiene cáncer, su imagen es de dolor. Yo tuve tres de los cánceres teóricamente más dolorosos por el cine, durante diez años, y nunca tuve dolor físico por el cáncer. Y no es que sea un superhéroe sino es simplemente el dolor físico existe solo en un 4% de los casos.

-Y para terminar esta entrevista, has estado muy poco en Chile y has conocido muy pocos lugares del país, pero aún así nos gustaría saber, de tu estadía en Chile, ¿qué es lo que más te ha gustado, o más te ha llamado la atención de los lugares y la gente que quizás hayas podido conocer?

-AE. Lo que más me ha llamado la atención de la gente de Chile es que es muy feliz, comparado con otros países en los que he estado, y he estado en muchos.  Me parece mucho más feliz la gente de aquí que en España o que en Argentina, que en Estados Unidos. Por la calle la gente se comunica con una sonrisa y tiene como una simpatía muy grande, sobre todo a la gente joven se le ve muy felices, muy cercanos y hay como mucho contacto físico cuando te despides, hay mucho beso, es una cosa que me ha llamado la atención.
Y lo segundo, puede que también sea porque conocí las últimas palabras del Presidente Allende, estar delante de la casa de la Moneda y recordar aquellas frases hasta que se cortara la comunicación, es un sitio que me parece que tiene como una vida, que es emblemático y yo siempre hablo en mis libros de plazas, de islas, y aquella plaza es muy emblemática.
Ayer escuchaba una canción de Ismael Serrano que se llama Bienvenido al Norte que habla un poco de Santiago de Chile, y me recordaba parte de ello, la cosa que he tenido muy poco tiempo de visitar Chile, y espero volver y ver más sitios y conocer más este país, porque me encantaría hacer lo que hago normalmente, yo conozco un país y lo inserto en una novela. La última vez que estuve en Argentina, y de los sitios que más me gustaron puse algunos en la novela de Brújulas, y ojalá que en la que saco el año que viene salgan muchos sitios de Chile.
Así que me he llevado la sensación de que sois gente feliz y gente que se despide de una manera muy amigable, he pasado por muchos sitios y me gusta la manera en que chicos con chicos, chicos con chicas, chicas con chicas se despiden de una manera muy cariñosa, muy amigable y con una sonrisa, esto ya no se ve normalmente en el mundo.
https://www.google.cl/?gws_rd=ssl


ALBERT ESPINOSA, GUIONISTA DE “TU VIDA EN 65′”
«”TU VIDA EN 65′ ES UNA COMEDIA SOBRE LA MUERTE»
El guionista Albert Espinosa, curtido tanto en cine (Planta 4ª, Nadie es perfecto) como en televisión (Abuela de verano, Tempus fugit, Autoindefinits, El cor de la ciutat), y las jóvenes actrices Tamara Arias y Nuria Gago visitan Valencia para presentar la película Tu vida en 65’ dirigida por María Ripoll, que se inspira en un guión de una obra de teatro de Albert Espinosa que se estrenó en el teatro Talía en noviembre de 2004. El film narra una emotiva historia de amistad, amor y muerte protagonizado por un grupo de jóvenes veinteañeros.
-No hay muchas películas que traten con esa cercanía y cotidianeidad el tema de la muerte durante la juventud, y mucho menos sobre el suicidio. ¿De dónde surge la idea del film?
-Escribí el guión de Tu vida en 65’ hace casi cinco años para rellenar un hueco de dos semanas en un teatro de Barcelona, pero la obra se convirtió en un gran éxito al estar más de dos años y medio en varios teatros de la ciudad. También se representó en otros diez países. Finalmente la compró Carles Alberola para hacer su propia versión. Tras adaptar «Los Pelones» al cine con Planta 4ª decidieron adaptar «Tu vida en 65’» porque entendieron muy bien la idea que se planteaba: una comedia sobre la muerte. Todo nació a partir de Planta 4ª, donde explico mi vida de pequeño. Tuve cáncer de los 14 a los 24 años y perdí una pierna y un pulmón. Pero a pesar de todo fui feliz, yo pasé una infancia en los hospitales pero nunca me vi reflejado en las películas que trataban el cáncer, con esos chavales tristes sin pelo, quimioterapia, dolor… Yo no lo viví así. En Planta 4ª mostré la realidad del mundo del cáncer. Me quedó por tratar el tema de la muerte, por eso escribí «Tu vida en 65’», una comedia sobre la muerte donde hubiera un cúmulo de casualidades y donde la muerte diera vida. Siempre he creído que la muerte transmite vida. En el hospital mismo, cuando moría un chico de cáncer nos repartíamos su vida entre los que estábamos allí. Desde entonces tengo la sensación de que la muerte genera vida, enfatiza la vida y la refuerza a su alrededor.
-De hecho, a causa de la muerte de Albert Castillo el protagonista descubre el amor y esa sensación de tener algo que no había tenido antes, el momento más feliz de su vida.
-Claro, la casualidad lleva al protagonista a encontrarse con alguien en un lugar tan poco predispuesto a conocer gente y enamorarte como un tanatorio. Pero, ¿por qué no? ¿Por qué no puedes conocer a tu pareja en un funeral? ¿No es políticamente correcto? ¿Quién lo dice?
-¿Qué sentido tiene por tanto el suicidio del protagonista, si alcanza aquello que siempre ha deseado?
-Me parecía interesante mostrar cómo es la vida de alguien que decide suicidarse, mostrar el proceso por el cual decide quitarse la vida. En el film el suicidio tiene su importancia por el encuentro con su padre, que significa superar una pérdida y reencontrarte con esa persona, y por la sensación de haber conseguido unos objetivos en la vida y de haber vivido lo suficiente. Es feliz por eso. Dani decide hacer algo que le hace sentir orgulloso. Creo que es positivo haber mantenido ese final y puede servir a mucha gente a entender la muerte, saber qué significa. Siempre se considera negativa en cualquier circunstancia, pero no es lo mismo morir por vejez que por enfermedad, morir sufriendo o morir feliz, voluntaria o involuntariamente… Creo que se puede ver la muerte como algo positivo. Cuando una persona muere deja a los vivos recuerdos, emociones, sentimientos que no tienen por qué ser malos. Para entender realmente la película uno de los personajes principales tenía que morir. Cuando representamos la obra de teatro, recuerdo que una gran cantidad de psicólogos mencionaba la obra para explicar la muerte y más concretamente el suicidio a aquellas personas que habían pensado en él o lo habían intentado, y a los familiares de personas que se habían suicidado. Decían que la película hablaba de vida y era muy positiva y vitalista. Enfocaba muy bien el proceso que vive una persona antes de quitarse la vida.
-Es muy destacable el universo femenino del film, los personajes femeninos son de lo más complejos y aportan una gran variedad de actitudes, comportamientos y reflexiones sobre la amistad, el amor y la muerte.
-Los personajes femeninos son básicos en la historia no solamente porque viven en primera persona la pérdida de un ser querido y forman parte del círculo íntimo del fallecido sino también porque intentábamos explicar la vida del protagonista a través de ellas, que casualmente son sus exnovias y la chica de la que se enamora.
-¿Por qué en 65’?
-Es un juego de casualidades. El 65 era un número vital cuando escribí la obra de teatro. Empecé un 6 de mayo, la primera versión tenía 65 páginas, el primer ensayo duró 65 minutos… Durante el partido de fútbol, justo en el minuto 65 marcó gol el Barcelona. También hace referencia a esas redacciones que en el colegio nos mandaban escribir con un tope máximo de palabras.
Pau Vanaclocha
https://vanavision.com/2006/07/albert-espinosa-guionista-de-tu-vida-en-65/


Albert Espinosa se ha convertido en el gran fenómeno de la literatura española
Siempre que comienza la feria del libro, muchos son los que buscan la oportunidad de comprar ese libro que llevan buscando mucho tiempo sin encontrarlo, y además, si se da el caso, conseguir que el autor de ese libro se lo firme. Miles de libros circulan en la Feria del Libro de Madrid, que abrió sus puertas el pasado viernes 31 de mayo. Y si tenemos que ponernos en pensar en un autor que puede ver como sus libros se venden bien ese es Albert Espinosa.
El escritor, guionista, actor y director es uno de los más demandados en los últimos años, sobre todo después de la publicación de ‘Un mundo amarillo’, una novela autobiográfica en la que se basó el guión de ‘Pulseras rojas’, la última serie de éxito de Antena 3. Además, también autobiográfica fue el guión de ‘Planta 4ª’. Además, este escritor ha escrito y dirigido películas como ‘Tu vida el 65’’ y ‘No me pides que te bese, porque te besaré’.
Desde la publicación de este libro y la forma de escribir de Espinosa, siempre mirando el optimismo y la esperanza, llegó su segundo gran éxito: “Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tu y yo”.
El libro trataba el dolor de la perdida de una madre de un niño que conoce a una persona que le ayudará a ver lo bueno que tiene la vida. Lo dicho, optimismo y alegrías, nada de llantos. El libro se convirtió en un ‘boom’ y todo el mundo esperaba con ganas su siguiente novela.
Y así fue, ‘Si tú me dices ven lo dejo todo…pero dime ven’, fue su tercera novela, una novela que se convirtió en un éxito de ventas. Dani se dedica a buscar niños desaparecidos. En el mismo instante en que su pareja hace las maletas para abandonarle, recibe la llamada de teléfono de un padre que, desesperado, le pide ayuda. El caso le conducirá a Capri, lugar en que afloraran recuerdos de su niñez y de los dos personajes que marcaron su vida: el señor Martin y George.
El reencuentro con el pasado llevará a Dani a reflexionar sobre su vida, sobre la historia de amor con su pareja y sobre las cosas que realmente importan.
Y este año, el escritor catalán ha publicado su cuarta novela, la novela que promete arrasar en esta Feria del Libro y del que todo el mundo habla. El amor verdadero, la familia, la venganza, las segundas oportunidades y la sinceridad son algunos de los temas que trata el nuevo libro de Albert Espinosa, ‘Brújulas que buscan sonrisas perdidas’. Por ahora el libro ha respondido bien. Ahora habrá que ver su trayectoria.
https://www.teinteresa.es/ocio/Albert-Espinosa-convertido-literatura-espanola_0_930507712.html




Información personal de Albert Espinosa   
Nacimiento 5 de noviembre de 1973 (47 años) Barcelona   
Nacionalidad  Española  
 Educación. Educado en:
    * Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Barcelona
    * Universidad Politécnica de Cataluña 
    Información profesional:   
Ocupación: Escritor, guionista, ingeniero, director de cine, periodista, actor y novelista Géneros: Dramaturgia, literatura y cinematografía


Algunas Frases de Albert Espinosa

-A mí me emociona todo lo que tú haces, simplemente porque es parte de ti.
-A veces, las palabras son las que te proporcionan los caminos. Pocas palabras pueden engendrar en uno una idea. A veces las frases más importantes son las que menos importancia creemos que tienen.
-A veces el rumbo puede estar en lo que nos provoca indiferencia, en aquello que no nos apasiona ni aborrecemos. Has de confiar en ti, no en lo que crees que te gusta a ti... La senda no la marca lo que te gusta a ti, sino que la marcas tú...
-A veces todo es mucho más simple pero preferimos complicarlo.
-Aquel que tiene por qué vivir, puede enfrentarse a cualquier cómo.
-Con el tiempo he descubierto que los códigos tienen sentido en lo laboral, en lo personal jamás.
-Cuando crees que conoces todas las respuestas, llega el Universo y te cambia todas las preguntas.
-Cuanto más tienes, más arraigado estás en este mundo y más te duele perder.
-El cáncer me quitó cosas materiales: una pierna, un pulmón, un trozo de hígado, pero me dio a conocer muchas otras cosas que jamás podría haber averiguado solo. ¿Qué puede darte el cáncer? Creo que la lista es interminable: Saber quién eres, saber cómo es la gente que te rodea, conocer tus límites y sobre todo perder el miedo a la muerte.
-El caos es la personalidad sin juicio ni moral. Si amas tu caos, acabarás descubriendo que las respuestas jamás te las dará este mundo, sino que están dentro de ti.
-El goce de ganar nunca debía ser superior al de perder.
-En días claros, uno puede ver... Su alma.
-Es la base para convertir pérdidas en ganancias. Entender que el universo se comunica cambiándonos las preguntas. Cuando te pasa algo inesperado has de entender que el universo te veía muy tranquilo y quiere que formes parte del mundo y vuelvas a replantearte todo lo que tenías ya muy claro.
-Es increíble cómo la vida da tantos vuelcos cuando ni tan siquiera lo esperas.
-Ese amor no deseado, ese deseo no correspondido, es un gran regalo que te hacen.
-Hay cosas que el paso de los años no nos arrebata.
-La base de todo es pensar que hoy es el día que morirás. Eso da sentido a la vida. No hay más. Y cuando al día siguiente despiertes, tendrás la mayor de las alegrías al darte cuenta de que te han regalado veinticuatro horas más.
-La dificultad de la pendiente te hace olvidar que no paras de progresar y subir.
-La felicidad no existe. Sólo existe ser feliz cada día.
-Lo bueno de escribir las cosas es que te das cuenta de que esta vida es cíclica: todo vuelve y vuelve.
-Lo difícil no es aceptar cómo es uno, sino cómo es el resto de la gente.
-Lo mejor de recordar es que puedes regresar cuando lo deseas, nadie te puede robar o impedir eso.
-Lo que nos gusta no es nuestro camino, ni tampoco lo que no nos gusta. 
-Me encanta cuando descubro pasión; la pasión es lo que más me interesa.
-Me gustan los computadores. Me gusta saber que cuando algo no funciona puedes apagar y encender de nuevo el computador; es una solución mágica. Creo que no estaría mal que ocurriera lo mismo con las personas, que cuando no entendieras a alguien, cuando algo fuera realmente extraño, pudieras reiniciar a esa persona, apagarla y encenderla de nuevo.
-Mi odio hacia alguien que le quita a un niño parte de su infancia es grandioso. A mi entender, ése es uno de los mayores crímenes que existen, ese robo de la inocencia...
-Mucha gente cree que jamás viajaremos al futuro, pero yo creo que lo hacemos cada noche. Duermes y cuando despiertas han pasado cosas increíbles: se han firmado tratados, han cambiado los valores de la bolsa, hay gente que ha roto con su pareja o se ha enamorado en otras partes del planeta, donde la vida sigue...
-Negar las experiencias es poner una mentira en los labios de la propia vida.
-No se trata de sufrir, se trata de comprender el sufrimiento. Se trata únicamente de vivir.
-No se trata de saltarse prohibiciones, se trata de no dar valor a esas prohibiciones.
-Nunca se sabe qué encontrará uno tras una puerta. Quizá en eso consiste la vida: en girar pomos.
-¿O acaso puedes admirar algo que no envidias? ¿O puedes envidiar algo que no admiras?
-Poca es la gente que no claudica a vivir de forma mediocre.
-¿Qué es estar vivo? (...) Estar vivo es... Dar vida. Dar vida a los que te rodean, recuérdalo.
-Qué mejor que poder releer lo que te preocupaba hace dos o tres años, y darte cuenta de que ahora eso te importa un pepino.
-Quizá ese es el sentido de la vida, todos somos ignorantes que ignoramos cosas diferentes hasta que desaparecemos... El conocer la verdad nos permite marchar.
-"Rompí a llorar", me encanta esa expresión. No se dice "rompí a comer" o "rompí a caminar". Rompes a llorar o a reír. Creo que vale la pena hacerse añicos por esos sentimientos...
-Si tu me dices ven, lo dejo todo...Pero dime ven. Y voy.
-Siempre apuesta lo que no necesites.
Siempre he creído que en la vida hay personas que te alimentan, que te quieren y que necesitas de tal manera que cuando los pierdes nadie puede llenar ese vacío.
-Si crees en los sueños estos se crearán.
-Si juegas al límite, sin pensar en roles, todo mejora. Este mundo tiene los límites que desees ponerte.
-Sonreí. Qué forma más preciosa de comenzar...
-Todo el mundo tiene dos cumpleaños, el día que nace y el día que despierta a la vida.
-Yo quiero seguir siendo diferente y luchar contra aquellos que desean que seamos iguales.



Amiga, Amigo:

La vida de este notable escritor, pensador y motivador español está graficada en una de sus frases: 

-"El cáncer me quitó cosas materiales: una pierna, un pulmón, un trozo de hígado, pero me dio a conocer muchas otras cosas que jamás podría haber averiguado solo. ¿Qué puede darte el cáncer? Creo que la lista es interminable: Saber quién eres, saber cómo es la gente que te rodea, conocer tus límites y sobre todo perder el miedo a la muerte".

Es decir lo que predica sobre Transformar las Pérdidas en Ganancias lo es sobre la base de la propia experiencia de su vida, además del don de ser un excelente escritor que logró desarrollar el arte de la motivación para así con fundamentos ayudar y estimular a otros en el Arte de Vivir y vivir mejor y ello me motivó a dejaros en el Portal este capicúa escrito 575.



Dr. Iván Seperiza Pasquali
Quilpué, Chile
Febrero de 2021
Portal MUNDO MEJOR: http://www.mundomejorchile.com/
Correo electrónico: isp2002@vtr.net