389

Mis 50 años de Médico




No es fácil decir que se han cumplido 50 años de Médico en ejercicio y haber sido por ello homenajeado por mi Regional Valparaíso del Colegio Médico de Chile y además haber sido el homenajeado que finalizó la Ceremonia con el Discurso tradicional. Eso sucedió el día viernes 30 de noviembre, el mismo día en el que previamente había hecho llegar al ciberespacio de manera Oficial mi libro 388 del Portal "Mundo Mejor", titulado Puclaro, libro que debía cibercircular a contar del mes de noviembre; entró por los palos, pero llegó a la meta la mañana del último día de noviembre...

Por estar al día en mis cuotas gracias a mi ordenada esposa que me lo recordaba, fui a finales del 2011 con ella al Regional Valparaíso para pagar las cuotas del 2012, me informan que figuraba en la lista oficial de los colegas graduados en 1962, y como tal sería invitado a participar de las Solemnes Ceremonias del Regional Valparaíso y del Colegio Médico de Chile en Santiago de noviembre del año siguiente 2012 por mis 50 años de Médico. Mi señora dejó la forma física a inicios del 2012 y no pudo asistir a la Ceremonia Solemne del Regional que lo fue por personalizada invitación del Presidente Dr. Juan Eurolo Montecino, a realizarse el día viernes 30 a las 11 hs. en el Auditorio "Dr. Patricio Cancino" en la sede del Colegio en Viña del Mar, para finalizar con un cóctel de camaradería. El auditorio estaba lleno de público, los homenajeados, familiares y algunos otros colegas. No olvidar que era un día laboral. Se llevó a cabo la ceremonia de distinción a los médicos que cumplieron 50 años de profesión, los doctores:


Agustín Ascorra, Ernesto Contreras, Gustavo Charme, Raúl Dazzarola, Patricio Dazzarola, Ernesto Kaplan, Mónica Leniz, Luis Martínez, Fernando Meyer, Carlos Páez, José Francisco Puig, Jorge Ruiz, Simón Sacks e Iván Seperiza.


Luego de ser presentados los 14 colegas y, por orden alfabético ser yo el último o N° 14, para cada uno se leían sus datos y currículo. En mi caso breve currículo que hice llegar con dos títulos post-beca, haber sido Presidente de un Consejo Regional del Colegio Médico... Recibí junto a un obsequio la fraterna felicitación del Presidente Regional del Colegio. En la pantalla de fondo aparecía la foto y el nombre de cada homenajeado al ser presentado. Fui llamado subí al escenario, se leyó mi currículo, el único sin foto de fondo era yo, solo el nombre, la realidad es que no envié ninguna foto cuando se me pidió junto con los datos del currículo... Luego de los aplausos formales, bajo a tomar asiento al lado de mi hija Astrid que vino desde Puerto Varas para acompañarme.  

Varios asistentes, con justa razón por lo demás, se deben haber sentido sorprendidos cuando, el presentador dice, un momento doctor, tiene que venir al estrado para hablar. Con querer queriendo le mostré cara de sorpresa, subí y escucho al presentador, con cierta preocupación en voz baja decir: Va a improvisar... Qué alivio para él cuando ve que del bolsillo saco las dos hojas preparadas.

¿Por qué eso, supongo, tiene que haber provocado sorpresa?:

1. En mi llegada a la zona tuve un cambio, en especial en el Servicio de Oftalmología, mi padre me había dicho que mientras él fue Médico Director del Hospital Van Buren los médicos más conflictivos eran los oftalmólogos, él los toleraba porque eran necesarios... Después ganó el cargo de Jefe Zonal de Santiago y finalizó su carrera funcionaria con el más alto cargo médico logrado por concurso, el de Jefe del Departamento Técnico de la época.

2. No estudié en Chile, por lo tanto no tenía compañeros de Universidad.
3. No iba a asistir a la Ceremonia. En noviembre de 2011 mi señora me pidió que fuéramos, la decisión la tomé en noviembre de 2012.
4. A diferencia de Puerto Montt no concurrí a reuniones de mi Colegio Regional.
5. No participé en ningún acto para la elección de la Directiva del Regional.
6. Nunca estuve en alguna de las celebraciones anuales del día del Médico.
7. No pertenezco a la Sociedad Regional de Oftalmología.
8. Desde hace años me aislé de mis pares, soy atípico, no pertenezco a grupo alguno y además me dediqué a la mente en su relación con los tiempos actuales y sobre ello escribir con la intención que los más posibles se preparen...
9. De los otros 13 colegas había varios de distinguida trayectoria profesional y académica, uno en especial, que fue en 1962 el Mejor Graduado en la Universidad de Concepción y Premiado por el Colegio Médico de Chile como el Mejor Graduado Nacional, además de su brillante trayectoria profesional y docente. Desde mi lógica él debió decir el Discurso de cierre de sesión si lo hubiera así él deseado.

 

Qué sucedió que hablé yo el día 30 de noviembre del 2012?



Estando ya viudo, en octubre-noviembre decido ir al Colegio Médico a pagar, esta vez solo, la cuota anual del fondo de solidaridad. La noche antes, cual sueño lúcido pensé que mi esposa por algo un año antes quería que fuéramos a este homenaje, era como si me lo pidiera. Escribí un discurso breve e improvisado de dos hojas. Al amigo de tesorería se lo comenté, él recordó a Olga que hacía un año estaba sentada a mi lado y se veía tan bien y se reía cuando le decía que no vendría al homenaje del próximo año, justo hacía un año. Me nace decirle que por Olga deseo estar presente y hablar yo. Me señala que el problema es que hay discurso demasiado extensos, le muestro las dos hojas, ve algunos párrafos, lo comenta con otro funcionario y dicen que estaba bueno. Pido el fono celular del Presidente del Colegio, un destacado neurólogo y académico jefe de servicio. Lo llamo, fue una amable conversación, en persona no nos conocíamos. Le dije que por mi señora quería hablar en la solemne sesión, serían dos hojas con unos 7 minutos de exposición, sin nada confrontacional, por el contrario. Me dijo que estaba bien y que yo hablaría.

Fue el discurso que más veces rediseñé, puliendo hasta el último día sin que perdiera su esencia y quedé conforme considerando que era para el homenaje de 50 años de profesión, homenaje en una sesión solemne de nuestro Colegio Regional. Igual tenía ciertas dudas que fuera yo quien hablara y si no lo hacía lo comprendía.

Lo hice, es decir hablé, tal parece el vibrato de la voz y algo más cautivó a la mayoría. Hubo personas que se emocionaron. A la salida al refrigerio en el patio, se lo pasé el discurso al Presidente y me señaló que sería publicado. Una secretaria del Colegio, con ojos brillosos me dijo que estuvo a punto de llorar... He aquí su texto:

Sr. Presidente, Dr. Juan Eurolo. Distinguidos colegas homenajeados.    
Amigas, Amigos:  

            Fue en el 2011 cuando mi esposa me pidió estuviéramos hoy aquí presentes. Estaba convencido que ella me sobreviviría por varios años. Olga partió hacia el Más Allá el 11 de enero, yo estoy acá y ese Sino, aun no lo entiendo.         

          ¿Cómo olvidar que hace 50 años orgulloso regresé al hogar y a la Patria con mi título de Doctor en Medicina? Me recibió el Colegio Médico de Chile que era por Ley el Organismo encargado de la supervisión del ejercicio de la profesión. Ley que por decreto se borró e ignoro la razón que impidió recuperar esa Ley... Colegas: ¡Cuánta falta nos ha hecho!
            En 1962 fui contratado como Médico General de Zona, comencé en Pediatría del Hospital Gustavo Fricke donde conocí a los hermanos trillizos Drs. Dazzarola, Patricio y Raúl acá, para el homenaje presentes, Germán en el Más Allá. Partí a la Beca en la Escuela de Salubridad donde conocí al Dr. Agustín Ascorra acá, para el homenaje presente. No era mi camino la Salud Pública que la iniciaría como Médico Jefe de la Sub-Zona de Arica. Ya Licenciado de Salubrista el Profesor Dr. Juan Arentsen me invitó para realizar en su Cátedra la Beca de Oftalmología en el Hospital San Juan de Dios. Acepté y en ese Hospital me encontré con Olga, la Enfermera Jefa de Pabellón, que fue mi esposa con la cual tuvimos dos hijos, Astrid desde Puerto Varas acá presente. Terminé la Beca con la nota máxima de mi Maestro y el título de la especialidad. Por 5 años estuvimos en Puerto Montt y fui Presidente del Colegio Médico Consejo Regional Puerto Montt entre 1971 - 73. En octubre del 73 llegamos a Quilpué e inicié mi labor en el Hospital Van Buren, donde mi padre había sido su Médico Director. Trabajé en el Servicio de Oftalmología y allí conocí al Dr. Fernando Meyer acá, para el homenaje presente, a quien respeté y admiré por su calidad profesional y docente. Hubo, como decirlo; un sutil momento con un punto de inflexión en el que no me sentí a gusto en aquel Servicio. Dejé el Servicio, de manera gradual me alejé de los pares. De él ahora recuerdo a dos colegas como amigos que no están, el subjefe Dr. Carlos Muñoz padre y el Dr. Manuel Garcés, puede que ahora ellos, desde el Más Allá, me entiendan...

        Tal parece además la mente era mi senda, arcanos me abrieron sus sellos y mostraron algunos secretos, lo Recibido, que fue mucho, se refleja con más de 30.000 páginas escritas en 388 libros que he dejado en el Portal de Internet MUNDO MEJOR, sin nada pedir a cambio ni a nadie discriminar si al Sitio desea ingresar.

 En 1961 el prestigioso médico Dr. Carl Gustav Jung nos advirtió: 

“Mi conciencia de Médico me aconseja cumplir con el deber de advertir, que a la Humanidad le esperan hechos tales, que corresponden al Fin de una Era y  me inquieta la suerte de aquellos que sin estar preparados hayan de ser sorprendidos por los acontecimientos. Hasta ahora, que yo sepa, nadie se ha sentido movido a considerar los posibles efectos psíquicos del cambio que es de prever”.

 

        El Mensaje de Jung fue ignorado. Sin embargo, tras 51 años de esa advertencia, ante lo que sucede y que ya a muchos alerta en el ámbito público y privado, se podría decir que vivimos una acelerada serie de sucesos planetarios que aumentan en intensidad frecuencia y magnitud.

        En cuanto a los posibles efectos psíquicos que Jung visionó, ahora, no tan solo en psiquiatría, en todas las especialidades, llegan algunos pacientes con variados cuadros clínicos quizá nuevos, atípicos. Pienso que podrían ser parte del síndrome de los tiempos que de manera tan magistral el Dr. Carl Gustav Jung previó y se requiere no tan solo de la habitual terapia médica para tratarlos, ellos además necesitan ser escuchados, orientados, apoyados por medio de la empatía y la Palabra del Profesional que Tranquilice y alivie su subconsciente temor. Ellos por su mayor sensibilidad, en variable medida están atónitos por el Fin de Era que vivimos, la magnitud del Cambio los está superando. Como pacientes van en significativo aumento, no siempre encuentran en nosotros solución a su problema y recurren a la oferta de charlatanes que abundan y, de algunas personas serias para buscar alivio. Los serios, si tienen el llamado don de sanación, convendría estudiarlos y cotejar los resultados de su método, por ejemplo con el efecto placebo: Si, de manera significativa lo superan, ¿por qué no tenerlos presente? Pienso podrían ser complementarios pero no llamados alternativos de nuestra Medicina. Dirán que es sugestión, los respeto, comprendo y a su vez digo:

Qué lástima que, a modo de complemento, no me enseñaron científicamente a sugestionar en la Universidad para haber logrado aliviar de manera más satisfactoria a algunos pacientes.

        En lo interno como seres humanos tenemos una sutil Fuerza Mental que se puede proyectar hacia lo externo con la Potencia de una Mágica Palabra. Si percibimos el cuántico sentido cósmico de esa Palabra, su Energía nos permitirá tolerar mejor el Cambio y ayudar, por resonancia mórfica a otros que no están preparados.
La palabra es AMOR.

        Olga, esposa, hace dos meses, cual sueño lúcido, rememoré que tú querías estuviéramos presentes en esta Ceremonia Solemne del Día del Médico con homenaje a los 50 años de profesión, te cumplí. El homenaje es tuyo. 

Gracias.
 
Dr. Iván Leonardo Seperiza Pasquali

El día lunes 3 de diciembre, a las 11 hs. fue la ceremonia en Santiago, en el campus del Colegio Médico de Chile, Santiago, comuna de lo Barrenechea, calle La Dehesa. Un campus que ha crecido bastante y cuenta con muchas comodidades. En una gran carpa con mucho calor se realizó la sesión, estaba lleno y fuimos casi 70 los homenajeados del país, quienes estábamos sentados al medio y adelante. Me ubiqué no tan adelante y al lado del pasillo. Vine con mis dos hijos, Iván, Astrid, un conocido que en un rent-a-car nos trajo, quien como por unas ocho veces en el 2011 lo hizo con mi señora y yo para sus exámenes e inmunoterapia. Lo invité al acto. Antes de comenzar la ceremonia mi hija vino a conversar conmigo y se acerca a saludarnos el Dr. Juan Eurolo, nuestro Presidente Regional quien estaba en la testera que presidió la sesión. En la conversación le señalo que le haré llegar mi último libro, el 388 titulado Puclaro y en broma le señalo: Espero que no lo quemes. Entre risas responde que ya no hay Inquisición y agrega: Los peces muertos van con la corriente, los peces vivos van contra la corriente. Ese pensamiento lo sentí como un Mensaje.

En Santiago, para el acto nacional, fueron llamados al escenario de cuatro en cuatro los homenajeados, cada uno recibió una hermosa medalla y un Diploma por Premio Emérito del Colegio Médico de Chile, a las damas además les fue entregado un hermoso bouquet de flores. La medalla, mi medalla, quedó colgada en el dormitorio, el diploma en uno de mis dos lugares de trabajo.

Terminada la ceremonia en la cual hubo otros homenajes, como el del Premio al mejor egresado nacional del año 2012, y en los tres intermedios actuó un conjunto musical no de arte moderno acompañado de una soprano de exquisita voz, partimos hacia el aeropuerto pues la hija regresaba hacia el Sur, en su ciudad de Puerto Varas, ella vino de forma exclusiva a estos homenajes y estaba tan orgullosa al igual como lo hubiera estado su madre que dejó la forma física el 11 de enero del 2012. Para nada me arrepiento de haber participado en mi regional y menos aún entregado el discurso en nombre de los homenajeados, como se ve en la doctoral foto, por el contrario, ahora me siento orgulloso, fue muy gratificante además haber asistido y estado presente en Santiago...

Lo sucedido me ha dejado pensativo, muy pensativo. En Puclaro, Valle del Elqui, se cerró un círculo. El día del médico del 2012 se ha cerrado otro círculo. Jamás pensé estar en la forma física cuando se cumplieran los 50 años de mi médica profesión y, acá estoy y sigo escribiendo y trabajando como médico oftalmólogo.

Uno de los 4 homenajeados, que por extraña coincidencia subió al estrado conmigo, tal parece fue un compañero de curso del Colegio Hispano Americano, el de sacerdotes españoles donde para ellos pasé a ser uno de los peores alumnos por mi rebeldía con causa, este colega por el contrario era uno de los tres mejores alumnos del curso. Él me miró, como si yo fuera una aparición, no lo podía creer... así es la vida amigo mío, tiene muchas sorpresas y ahora pienso en cuál será el título del escrito 390, el de término del año 2012.


Pienso, Existo. En este existir ¿cómo llegué a ser lo que soy? Recuerdo el pasado que se hace presente. Surge aquel día en que no ingresé a Medicina. Todos los detalles están en mi Auto Biografía. Sentí un vacío, frustración, tenía la impresión de ser señalado: ¡Allí va un fracasado! Camino por la Alameda, hay un papel doblado que lo chuteo y llega a un rincón, lo miro y allí había un billete, lo tomo, compro el diario El Mercurio y unos dulces con una bebida helada. Me voy a la plaza, bajo la sombra me siento y abro el diario, veo un aviso destacado, al manos para mí y mi vida lo fue. La Universidad Católica inauguraba la carrera de psicología y las inscripciones vencían al día siguiente. Llevaba todos mis papeles y caminé hasta la universidad. En psicología la secretaria me señala que por mi puntaje en el Bachillerato debo de dar examen, que pase a esa oficina. Ingreso y allí estaba sentado junto al escritorio lleno de papeles un Ser especial que me recordó a Einstein. Ojos azules, mirada serena penetrante, con  europeo castellano me invita a sentarme, toma mi carpeta y me dice:

¿Qué libro ha leído recientemente? La hora 25 de Virgil Georgiu fue mi rápida respuesta. ¿Qué le pareció? Respondo que gracias a él entendí un cuadro de Picasso en que se ven ojos, manos, pies agrupados y pensé en los camiones cargados de judíos hacia la cámara de gases.

Hubo otra pregunta y, luego de mi respuesta con gran letra escribe: ¡Muy Apto!

No lo podía creer, yo, el fracasado era considerado Muy Apto por ese ser tan especial. Era el organizador y director de la nueva carrera de psicología, Bèla Székely, judío húngaro, maestro mundial de la psicología, cuyos padres murieron en la cámara de gases. Su señora nos hacía clases sobre los test y querían que me fuera con ellos a su Escuela de Psicología Psicosomática Espiritual en Austria.

Un día caminando por los pasillos de la Casa Central de la Universidad veo sentado en la capilla, en estado de meditación a mi Maestro Bèla Székely. Me siento a su lado y me dice: ¿Qué piensas? Pienso que cómo siendo usted judío está en oración en esta Capilla católica. Me responde que Dios está en todas partes. Entonces le pregunto: ¿Cómo puedo encontrar a Dios? Me entregó una iniciática respuesta que, años después al estudiar la mente comprendí. Dijo:

Primero deberás encontrarte contigo mismo
Después encontrarte con los demás.
Y entonces podrás acercarte a Dios.

 

Allí, en psicología de la Universidad Católica, supe que algunos chilenos iban a estudiar Medicina a Argentina. Mi camino era la Medicina, él, mi Maestro, me dio la fuerza para dar ese salto. Pienso cómo habrán sufrido mis padres viendo como yo, el hijo único, dejaba lo seguro y partía hacia lo desconocido en otro país. Por ello en cada examen pedía un certificado de aprobación para hacerlo llegar a mi hogar. De los 35 ramos 18 los adelanté rindiendo como alumno libre lo que me significó llegar antes al hogar y la Patria con mi título.

Supe que Chile no me reconocería los estudios de Argentina, escribí a varios lugares y recibí respuesta de Uruguay que tenía un convenio vigente con Chile desde el año 1916. Con ese hermoso diploma llegué a Chile y, superando barreras logré ser reconocido por el Colegio Médico, la Contraloría...

Al escribir la auto biografía entendí que cada uno tiene su hilo de Ariadna que lo puede sacar del laberinto de la Vida y ese hilo es el subconsciente mental. Estaba en la beca de Oftalmología del Hospital San Juan de Dios, me encontraba en el comedor y veo bajar una "diosa vikinga" con el verde traje de pabellón, en ella veo a mi hijo Iván, lo suprasensible carece de palabras para intentar ser comprendido. Era Olga la enfermera jefa de pabellón del Hospital. El guerrero escorpión se movió y fue mi esposa y nació Iván, estando en Puerto Montt nació la Hija Astrid. Pienso en lo útil que es escribir, de manera espontánea, la auto biografía y entender por qué algo no sucedió o el por qué ese algo sí sucedió. Hubo para ello un designio superior que viene desde la propia alma que, antes de uno nacer, en la etapa fetal, inserta la mente con el subconsciente programado. Existe el libre albedrío y, esa libre capacidad de decidir lo es frente a situaciones en las que uno decide para bien o para mal. Aun eso decidido para mal tiene variables alternativas de decisión que después orientan el sentido de la vida, excepto en los estados de bloqueo mental, en especial en la drogadicción lo que representa un suicidio mental. La mente, solo se puede expresar según el cerebro que se tenga. Da pena ver mentes brillantes que se apagaron por la droga... y eso va en aumento.

Pienso que, si algún detalle de mi vida no se hubiera dado no la habría a Olga conocido ni mis hijos serían quienes son, Olga se hubiera ido a California donde ya tenía trabajo asegurado cuando la conocí. Yo ignoro lo que sería, seguro que esto no estaría escribiendo. El alma programa en el subconsciente mental el programa de vida con miles de miles de variables. Fue impresionante apreciar todas las que recuerdo para llegar donde estoy, mirando mi medalla y el diploma de Premio Emérito otorgado por el Colegio Médico de Chile. Nunca antes había recibido un homenaje ni premio alguno: Mi Colegio me lo otorgó...

Estando en la elitista Escuela de Salubridad de aquel entonces, un curso internacional para quienes serían líderes de Salud Pública y Planificación de Salud, contra la fuerza de grupos me hice elegir Presidente de Curso y como tal exigí estar presente en las reuniones del consejo de profesores, con derecho a voz y sin derecho a voto. Para llevar las inquietudes del selecto curso de profesionales alumnos. Señalé que en un nivel de postgrado si las pruebas mostraban un significativo número de malas notas, como sucedía en algunos ramos, ello significaba que el profesor era malo... Lo decía teniendo yo buenas notas y les recordaba que varios colegas alumnos al regresar a sus países, terminado el curso, serían Ministros de Salud... No entendí que al venir de visita un médico chileno con alto cargo internacional captara tanto servilismo, me sorprendió, era otro ser humano que merecía respeto, pero respeto es diferente a servilismo, quizá eso me alejó aún más de lo grupal.

En Puerto Montt me hice nombrar Presidente del Colegio Regional del Colegio Médico de Chile. Lo fue porque así lo sentí como una Misión. Pude conocer la otra cara de la moneda que ahora se muestra y aprendí a Perdonar y Olvidar...

El querer hablar ahora fue algo superior a mi entendimiento, lo hacía por Olga y algo más, un algo más que ignoro. De manera sutil quedaron en el breve Discurso algunos mensajes subliminares que ojalá hayan llegado a destino. Como médicos además somos ciudadanos en un mundo nave sideral fuera de control. Fue un mérito del alma el haber encarnado para ser médicos en este Cambio de Era. Quizá tanta tecnología moderna deshumanizó a nuevas generaciones de profesionales. Nuestro Presidente Regional en su discurso destacó:

Hoy distinguimos a profesores y guías en nuestros comienzos de la práctica de la medicina, quienes nos inculcaron la importancia de esta clásica práctica que es la clínica, la semiología, el examen y la anamnesis, todas las cuales producen ese ambiente mágico de confianza mutua, casi confesional, que es la relación médico-paciente... 


El Dr. Eurolo enfatizó que antes los médicos tenían la cualidad de usar muy bien la Semiología con su diagnóstico clínico, que se debe recuperar. El interés del Colegio y suyo es lograr reforzar la Enseñanza de la Ética médica en la relación médico paciente... En Santiago nos comentó que él como profesor de Neurología es estricto en cuanto a la Semiología con sus alumnos, que es la base inicial del diagnóstico en donde cada examen que se pide debe tener una real justificación para solicitarlo.

La semiología médica es el capítulo de la Medicina dedicado a estudiar los signos (manifestaciones clínicas objetivas) y síntomas (percepciones subjetivas) presentados y referidos, respectivamente, por el paciente, para, mediante su organización en síndromes, jerarquización y razonamiento, llegar al diagnóstico. Esta información es obtenida, generalmente, durante la confección de la Historia Clínica (interrogatorio y examen físico) en el contexto de la entrevista médica. El método de trabajo aplicado se conoce como método clínico. En la Semiología Médica Básica de Mogollón se destaca que: "La semiología médica es la disciplina clave para realizar el diagnóstico".        


Lo que en mi discurso destaco sobre el Síndrome (conjunto de síntomas de una enfermedad) de Fin de Era es real y de mayor cuantía de lo imaginado. Uno mismo a ratos cae bajo la influencia de este Síndrome que, pareciera está sembrado en la atmósfera. Esa energía con Actitud Mental Positiva se la puede manejar invirtiendo su polaridad hacia lo positivo que nos beneficiará.

El pasado pasó, el futuro es una incógnita. Siento que todavía debo seguir en la forma física, no para hablar en la TV ni ser un charlista itinerante de fin de tiempo. La Misión es y recibo Fuerza para que ella sea. No tengo temor, ¿cómo tenerlo si el Padre es sólo Amor hacia nosotros? ¿Si los Seres de Luz que con Él colaboran son solo amor hacia nosotros? Se que al morir, aunque llegue harapiento, seré limpiado y vestido de blanco y radiante atavío. Podré llegar cual hijo pródigo, pero volviendo por fin a mi Hogar y lo haré desde un mundo que, desde niño sentí no era el mío...

Se que sacrifiqué el éxito profesional y mis pares por lógica me critican. Sabía que esta actitud de vida tenía su costo: Menor ingreso económico al dejar la cirugía mayor para la que tenía muy buena mano y creatividad y no disfrutar del actual auge del Plan Auge en cuanto abundantes operaciones de Catarata, por ejemplo. Sabía que mis colegas no me entenderían, pero no soy grupal por lo tanto eso no me afectó. Seguí trabajando y llegan pacientes afectados en su psiquismo por el Síndrome de Cambio de Era y, de mi Consulta los más salen sonrientes. Dicen que me llaman "médico del pueblo" por aranceles menores y...

Sin soberbia pregunto:

¿Qué hubiera dejado al futuro si sigo mi carrera profesional de manera brillante? Más bienes materiales para los herederos. ¿Qué dejé al cumplir Mi Misión?

En especial desde 1988 por mi Portal de Internet Repartí un Conocimiento que muchos de diversos lares, lugares, naciones, recibieron. En el Portal desde Quilpué, Chile se ofrece al mundo lo dejado, a la fecha, con 389 títulos, escritos o libros, de una u otra forma orientados a ayudar a entender estos tiempos y afrontarlos mejor. Eso ha permitido que miles de personas de diferentes países, están agradecidos, entendieron la razón de ser de vivir, orientaron mejor su vida, no se suicidaron, salieron de la droga, volvieron al grupo en el que debían estar, encontraron un sentido a su vida sin sentido, alumnos superaron el miedo escénico que los limitaba. Sin pertenecer a grupo alguno, a los grupos serios reforcé... destacando que sigas donde estás intentando ser mejor y solo cultivando lo positivo de ese credo. Muchos ya entienden que somos más, mucho más que cerebro cuántico, somos lo que al cerebro así le permite ser. Sin este cerebro la mente no se podría acá expresar, sin la mente el cerebro no sería. Dejé un personal Paradigma aclaratorio, síntesis cósmica de lo que somos:

Antes que tu cerebro fuera tu mente ya era.
Antes que tu mente fuera tu alma ya era.
Antes que tu alma fuera tu espíritu ya era.
Antes que tu espíritu fuera Dios ya era, es y será.
Como espíritu desde Dios emanaste.
Como alma por tu espíritu eres regido.
Como mente desde tu alma programado vienes.
Como cerebro por tu mente eres conducido.

Como organismo por tu cerebro eres dirigido.


Sobre esta base afirmo que ninguno es superior a otro ni inferior a nadie. Acá se da la diferencia, en lo que realmente somos no hay diferencia.

Con mi hijo los días 17, 18, 19 de Noviembre por invitación de Joakín Bello estuvimos en el Valle del Elqui, en su isla Puclaro. El sábado 17 disfrutamos un suprasensorial concierto de la magia musical de Joakín, el domingo en la mañana hice una entrevista al Amigo Joakín, en la tarde di una charla improvisada ante un selecto auditorio repleto. Esa charla de tantas que he dado, es la "top one" por la energía que allí había. Respondí 27 preguntas cuyas respuestas aclararon dudas y el sentido de la Charla, ayudando a ampliar el Conocimiento entregado. La Enseñanza dice: El Conocimiento no se da, se le recibe. Quedé con la sensación que muchos, en esa especial zona, lo recibieron.

La trascripción de la entrevista grabada a Joakín Bello con la Charla y sus 27 preguntas con respuesta dieron lugar al libro 388, titulado Puclaro.


Al regresar al Valle del Elqui después de tantos años se cerró un círculo con broche de oro que se inició cuando en Cochihuaz un maestro swami me encargó una Misión... 

Al participar de los homenajes en Sesión Solemne por parte del Colegio Médico Regional Valparaíso donde hablé y por parte del Colegio Médico de Chile en Santiago donde recibí la medalla y el Diploma por Premio Emérito, se cerró otro círculo con broche de oro. ¿Qué más ya puedo pedir a la Vida?

Sigo adelante, sin embargo no me es del todo fácil seguir adelante por una serie de, como llamarlos; achaques, los que afronto con una Sonrisa, la Meditación y la certeza que deberé seguir hasta que así sea. Es por ello que manejo mi auto, atiendo Consulta y continúo escribiendo, lo haré hasta que reciba la señal que la Misión terminó. Ese día agradecido dejaré la forma física por haber recibido tanto, sabiendo hacia dónde voy en la senda del retorno que a todos nos aguarda.

No busco ni me interesó el humano reconocimiento, halago y honores. Es suficiente con mirarme al espejo y ver la tranquilidad del Guerrero que, sentado sobre la roca a la vera del camino, mira hacia el sendero recorrido y dice con orgullo: ¡Misión cumplida! Mira a lontananza hacia el por recorrer y se pregunta: ¿Tengo otra Misión para realizar? ¿O ya debo prepararme para retornar al Hogar?

P. D. Estamos en febrero de 2016, todo lo profetizado no se cumplió, si eran advertencias serias significa que “Alguien” las pospuso. Yo sigo acá y en el Portal ya hay 455 escritos que reflejan Fe y Esperanza en que estos dolores de Parto Planetario darán lugar al RENACER de la Humanidad toda, sin premio por mérito ni castigo por humano error, pero sí acorde con el grado de evolución de cada alma que por tantas encarnaciones nos ha regido gracias a la mente…



Dr. Iván Seperiza Pasquali
Diciembre de 2012
Con la absoluta certeza que pasaremos 2013 - 2016 y... ... ...
isp2002@vtr.net

http://www.isp2002.co.cl/