496
Causalidad




Definición de causalidad
La Causalidad proviene de la Causa, la causa fundamenta los orígenes de un algo, ese algo tiene un motivo por el cual se creó. La causalidad se manifiesta en los orígenes, es como una dependencia de un todo a algo que nace. La aplicación del término está estrechamente relacionada con una serie de posturas enunciadas en muchos campos técnicos y de la vida cotidiana, pero todos conducen a que la causalidad es producto y resultado de los orígenes de un algo. La causalidad ha servido para determinar los orígenes de la vida en el planeta tierra, pues la falta de información datada y referente no permite revelar con exactitud cómo fue en realidad la llegada del hombre a la tierra.
La causalidad enuncia muchos preceptos, por ejemplo: la filosofía sostiene en una de sus principales posturas que la causalidad es “La ley en virtud de la cual se generan efectos“, esto nos da una idea de que los antiguos griegos tenían una especie de sistema de organización de ideas, priorizando su pensamiento a niveles de análisis de proyectos antes de ejecutarlos, pues estaban concientes de cuales serían los efectos de sus acciones sin una premeditación de las consecuencias que podrían originarse ante la realización de una causa. Este entendimiento “Animó” al hombre a estudiar la causalidad de sus acciones para así conservar el hilo de sus funciones en la sociedad.
La causalidad participa de lleno en el desenvolvimiento de la sociedad, de manera que lo evidente puede ser evitado, lo factible puede proceder y la conciencia es clara en sus pensamientos, la premeditación es una herramienta de parte de las causas, así se justifican y se evitan las consecuencias negativas, las cuales no se quieren cuando un proyecto se ejecuta en pro de una labor en común. La física nos demuestra la causalidad en el estudio de las moléculas en búsqueda de respuestas de cómo se generó el universo, pues, estudios científicos están convencidos que el universo no apareció de la nada, por lo que se debe determinar cuál fue la causa física, astronómica y biológica de la creación del universo, de los mundos y de toda la vida en el planeta.
https://conceptodefinicion.de/causalidad/

El concepto de causalidad implica sin duda alguna un cierto nivel de abstracción que lo hace de difícil comprensión en algunos casos. A modo de simplificar la cuestión, se puede decir que la causalidad es el fenómeno mediante el cual se relacionan causas con efectos. En otras palabras, la causalidad es la conexión que existe entre las razones o las causas de ciertos fenómenos o procesos y los resultados o efectos de los mismos. La noción de causalidad implica así una permanente relación entre un evento anterior y su continuación, además de formarse así un círculo infinito de conexión entre sucesos y eventos que se generan unos a otros.

El término causalidad puede aplicarse a todos los ámbitos y espacios de la vida así como también a diferentes disciplinas científicas. La causalidad es utilizada en muchos estudios como el sistema de deducción que permite analizar un proceso específico a partir de sus causas, comprenderlo y quizás hasta poder prevenir los siguientes hechos. La causalidad es entonces de gran utilidad para la ciencia ya que establece ciertos parámetros que pueden guiar la investigación y facilitar la obtención de resultados.

... via Definicion ABC https://www.definicionabc.com/general/causalidad.php

Desarrollo

En el ámbito de la Ciencia por razones que ignoro predomina el materialismo que los hace afirmar que en nosotros todo está en el cerebro, incluyendo la conciencia, la mente, el alma, dios y sin fundamentos convincentes sostienen que todo es fruto del azar: la vida, el cosmos... Este paradigma hiere mi inteligencia, discernimiento y sentido común y en mi Portal de Internet Mundo Mejor he intentado destacar la relación alma - mente - cerebro en nuestra vida, en donde el alma da la forma a la mente y la inserta en nuestro estado embrio-fetal, siendo el cerebro un maravilloso computador biológico al servicio de la mente que está en un plano más sutil para lograr realizar la Misión de Vida que cada humano por la propia alma en una CAUSALIDAD de vida nos tiene reservado para la presente encarnación.

Intentaré sobre la base de variados pensadores señalar a quien esto logre leer de la razón de ser de nuestra Causalidad y la Causalidad del Universo que no es azar, el cual está sustentado en un 99.999% de vacío y un 0.001% de átomos que son un 99.99% de vacío con partículas que... Siendo ese vacío Energía o Inteligencia Pura que a lo material desde un Orden Superior Mental le permite expresarse para que a nuestras mentes sean realidad.

Si en el campo de la ciencia se afirma, por ejemplo, que la vida ha surgido por azar de una materia inanimada, evolucionando también por azar hasta llegar al hombre, de tal forma que cada uno de nosotros es un producto aleatorio; y todo por la simple razón de que no se puede pensar algo distinto de lo que señalan los procesos de la física y de la química. En parte rígidamente determinados y en parte casual; Si todo esto es así, es que se ha superado la frontera del absurdo.
Walter Heitler (1904 –1981). Físico alemán que contribuyó a desarrollar la teoría del enlace de valencia
e hizo importantes aportaciones a la electrodinámica cuántica y a la teoría cuántica de campos, así como al estudio de la radiación cósmica.


El Principio de causalidad
Uno de los fundamentos principales del determinismo es el principio de causalidad. Del principio de causalidad se han dado muchas formulaciones. Nosotros proponemos la siguiente:”cualquier suceso nuevo tiene otro suceso anterior como causa, que lo determina y lo hace ser como es, y no de otro modo”.
Este es un principio muy general ya que pretende aplicarse a sucesos de cualquier tipo, es decir, no sólo a fenómenos físicos o químicos, sino también a fenómenos sociológicos, psicológicos, morales, etc.
En el sentido en que empleamos la palabra en la formulación del principio, “causa” quiere decir un suceso anterior y distinto del efecto (suceso nuevo), del que éste último depende de tal manera que, si se cumple el primero (la causa), se cumple también indefectiblemente el segundo (el efecto). Los ejemplos de esta peculiar relación causa-efecto son numerosos en la experiencia cotidiana: si un libro ha desaparecido de mi mesa (efecto), pienso que alguien lo ha cogido (causa); si tengo fiebre (efecto), pienso que en mi organismo existe un proceso infeccioso (causa).
La creencia en la verdad del principio de causalidad, y su aplicación constante a nuestra vida, son universales. Todos lo utilizamos sin vacilar, tanto en la investigación científica como en la vida cotidiana. En la práctica, por lo tanto, es indudable que todos admitimos la validez del principio de causalidad.
https://carta77.wordpress.com/2013/01/03/el-principio-de-causalidad/


Campo de la relación causal
Supuesto que las relaciones causales tienen un campo no nulo y supuesto que tampoco tienen un campo universal (y advertimos que la relación podría ser universal sin ser conexa), la cuestión más importante que se nos plantea es la de determinar criterios eficaces para delimitar las condiciones que han de reunir determinados sistemas de términos para que puedan considerarse vinculados por la relación causal; condiciones cuya ausencia nos permitirá reconocer la realidad del sistema de términos que no podrán, sin violencia, considerarse vinculados por esta relación causal, sin que por ello podamos considerar acausales a estos sistemas (que podríamos llamar “transcausales”).
Podríamos ensayar, como hilo conductor inicial que nos conduzca a la delimitación del campo de la relación causal, la pregunta ¿por qué? Parece que el campo de la relación causal no es más extenso que el campo en el que tiene aplicación la pregunta ¿por qué? Este hilo conductor, por lo menos, nos permitirá poner fuera de la relación causal a todas aquellas preguntas que puedan considerarse afectadas por los interrogantes: ¿dónde?, ¿cuándo?, ¿cómo?, incluso al interrogante: ¿qué es? La causa no responde a la esencia o sustancia, ni al dónde ni al cuándo –de lo que podríamos inferir que las esencias no están ligadas causalmente, ni tampoco están ligados causalmente los lugares o los dóndes, a pesar del análisis propuesto por Hume, cuando pretendía reducir la relación causal a una asociación, según ciertas condiciones, de términos por lugares y tiempos.
Aun concediendo provisionalmente que el campo de las relaciones causales se mantiene dentro del campo de aplicación de la pregunta ¿por qué?, es indudable que no es coextensivo con él. Pues muchas veces –en realidad, casi todas–, la pregunta ¿por qué? investiga, para decirlo con la terminología tradicional, razones y no causas. Cuando respondemos a la pregunta: “¿por qué en el triángulo rectángulo el cuadrado de la hipotenusa es la suma de los cuadrados de los catetos?”, no pretendemos haber encontrado una causa, sino una razón o fundamento. Por tanto, para lograr una delimitación más precisa del campo de la relación causal necesitamos criterios que nos permitan separar causas de las razones dentro de su común característica de respuestas posibles a la pregunta ¿por qué?
http://www.filosofia.org/filomat/df129.htm

No es casualidad lo que te sucede, es Causalidad

El término “casualidad”, definiéndolo como un suceso que te ocurre en tu vida que concuerda con lo que venías pensando o sintiendo, por ejemplo, cuando piensas en una persona y “por casualidad” esa persona te llama o te la encuentras, ¿casualidad?, mas bien sería < causalidad >. Ya que por medio del pensamiento se produjo una atracción, ¿te das cuenta de el poder de tus pensamientos?. Ahora lo mismo sucede cuando piensas en un resultado catastrófico o crees que algo puede “salir mal”, y luego te sorprendes porque efectivamente salió como lo pensabas, creías que saldría diferente a como en realidad deseabas, porque le diste poder a ese pensamiento.
Tu vida la causas a cada momento con tus pensamientos, sólo pueden haber 2 tipos de pensamientos, pensamientos de ego o miedo, y por otro lado pensamientos de amor, alegría o alta vibración. Estés consciente de esto o no, así sucede, no importa si lo entiendes o no, tu mismo estás creando tu realidad con tus pensamientos, como la gravedad de la tierra, puede que no la entiendas pero eso no significa que flotes porque no entiendas a la fuerza de gravedad
Ahora que estás consciente que todos los pensamientos tienen un efecto en tu vida, te preguntaras ¿pero como puedo controlar tantos pensamientos?, no se trata de que los controles, sólo que los observes, no te subas arriba de ellos, sólo míralos, se un espectador de tus pensamientos, y decide cual quieres que se quede en tu mente o que se vaya y fluya. Es cuestión de práctica, imagínate que la mente fue como un niño que nunca tuvo limites, el niño sube, baja, se tira, hace sus travesuras y hasta te voltea la casa, pero en cambio si decides poner limites a tus pensamientos o más bien decidir que pensamientos tener o elegir. La mente irá aprendiendo a “cacharse” cuando anden merodeando pensamientos negativos, y en automático decidirá dejar fluir.
Perfecto, ya que conocemos esta forma de ver, ¿qué quieres causar en tu vida?, si, ¿qué quieres que se manifieste en tu vida?, y aquí aplicamos de forma invertida el “ver para creer” por el “creer para ver”, en donde eres completamente responsable de tus creaciones las cuales se originan en tu mente, lo que estas creyendo estas creando, tus creencias forman tu realidad, la vida que vez hoy con tus ojos es el resultado de tus creencias.
Entonces, si quiero o deseo que mi vida cambie, primero requiero poner mas atención a los pensamientos de amor, los pensamientos de Dios, de los ángeles o de tu guía espiritual, el que sea que tu elijas. Recuerda que a cada momento estamos decidiendo la vida que tenemos ahora, y lo más importante, darte cuenta que eres completamente amado e infinitamente amoroso, ósea que tienes todo, si, tienes todo el apoyo espiritual en este preciso instante, sólo es que decidas pedir ayuda.
Pero hay algo que todos terminaremos por causar, causaremos el amor que ya es en nosotros, expresando con cariño, con toda confianza y seguro que al momento de compartirlo crece y se multiplica de forma instantánea, porque en efecto lo estas causando, todo lo que compartes lo causas.
La pregunta sería, ¿qué quisieras causar hoy?
http://vidayfelicidad.com/no-es-casualidad-lo-que-te-sucede-es-causalidad/


El alma es a la vez el principio organizativo y pensante en el hombre; sería pues, el alma quien edifica el cuerpo. Lo que psique puede hacer sin servirse del cuerpo, podrá también llevarlo a cabo sin estar ya en posesión del mismo cuerpo.
Du Prel

Varios prestigiosos científicos, algunos de ellos Premio Nobel, al estudiar la clave genética y comprender que detrás de ella hay una lógica programación en una pequeña molécula dotada de una información superior al contenido de 1.000 enciclopedias, han tenido una transformación al captar la realidad existente hacia lo infinitamente pequeño y hacia lo infinitamente grande, y por sobre el dogmatismo señalan que una mente está detrás de la vida que no es azar, es Causal en un Universo regido por una Mente Cósmica. Llega a tanto esa programación previa al nacimiento, que esos científicos aceptan y postulan que la clave genética viene estructurada de tal manera para cada persona, que no se podrá vivir más años que los que cada uno trae programados vivir; que se padecerán determinadas enfermedades de manera espontánea o si ciertos condicionantes se hacen presente; que se será más o menos inmune ante predeterminadas enfermedades infecto contagiosas. Ellos, con su apertura mental, tienen un chispazo divino que los hace, en alguna medida, comprender la justicia y la lógica del Plan Divino que nos rige. Dios no tiró los dados para nuestro nacer, fue la propia Alma la que programó por una razón Causal nuestra ruta de vida.

Cada ser humano es una individualidad regida por su personal alma individual, la cual para evolucionar requiere manifestar ciertos atributos en el "ilusorio" plano de la materia. Para lograrlo el alma, vida a vida, dado que acá necesitamos superar varios cursos ascendentes, el alma da forma a la mente, la cual es insertada NO POR AZAR pero sí por CAUSALIDAD en nuestro estado embrio-fetal, haciéndose desde ese instante la MENTE cargo en nuestra evolución que está regida por Libre Albedrío y orientado a lograr cumplir LA MISIÓN de vida en la presente encarnación en donde el cerebro es el computador biológico de la mente y no la mente una parte del cerebro. MENTE que vibra en un plano dimensional más sutil y, nuestra Física Cuántica no logrará entender dado que llega hasta las partículas del átomo que es sustento de la materia y JAMÁS podrá incursionar en los átomos de planos más sutiles de la CREACIÓN.

***

De los cuatro Sires de la Ciencia antimaterialista:

1-
Desde un amplio punto de vista filosófico, muchos sostendrían que el mayor logro de la física del siglo veinte no es la teoría de la relatividad y la fusión de espacio y tiempo que comporta, ni la teoría cuántica con su aparente negación de las leyes de la causalidad, ni la disección del átomo y el consiguiente descubrimiento de que las cosas no son como parecen; es el reconocimiento generalizado de que todavía no estamos en contacto con la realidad última.
En mi opinión, las leyes a las que obedece la naturaleza sugieren menos aquellas que una máquina obedece en sus movimientos que aquellas que un músico obedece al escribir una fuga, o un poeta al componer un soneto. ..Si esto es así, entonces el Universo puede ser mejor representado, si bien aún muy imperfecta e inadecuadamente, como consistiendo en puro pensamiento, el pensamiento de lo que, por falta de una expresión más amplia, debemos describir como un pensador matemático.

Comenzamos a sospechar que tal vez debemos saludar a la Inteligencia como creadora y legisladora del Reino de la materia.
Creo que la mente tiene el poder de afectar a los grupos de átomos interfiriéndose en la conducta de los mismos e incluso que la voluntad de los seres humanos puede alterar el curso del mundo aunque este curso esté predeterminado por leyes físicas.
El Universo en que vivimos es creación de nuestros pensamientos.
Sir James Jeans (1877-1946) Matemático, físico, astrónomo y filósofo de la ciencia.

2-
Comparando la certeza de las cosas espirituales y las cosas temporales no olvidemos esto: el alma es, el primero y más directo objeto de nuestra experiencia; todo lo demás es inferencia remota.
Creo que la mente tiene el poder de afectar a los grupos de átomos interfiriéndose en la conducta de los mismos e incluso que la voluntad de los seres humanos puede alterar el curso del mundo aunque este curso esté predeterminado por leyes físicas.

En cuanto a que lo sobrenatural está asociado con la negación de la estricta causalidad, sólo puedo contestar que esto es lo que nos conduce al desarrollo científico moderno de la teoría de los cuantos.
El universo material llegará algún día a un estado muy parecido a la muerte.
Quien desee un universo que pueda continuar indefinidamente su actividad, debe emprender una cruzada contra la segunda ley de la termodinámica. Es inconcebible que nosotros hayamos sido herederos de un tiempo infinito de preparación. El concepto de un universo cíclico bajando sin cesar por la pendiente de su evolución y rejuveneciéndose también sin cesar, me parece enteramente retrógrado.
La vida quedaría chata y estrecha si el mundo que nos rodea no tuviera para nosotros otro significado que el poderlo pensar y medir con los instrumentos de la física, o el de poderlo describir por medio de los símbolos métricos matemáticos.
Un individuo es un objeto cuatridimensional de forma muy alargada: en el lenguaje ordinario decimos que tiene una extensión considerable en el tiempo y una insignificante extensión en el espacio. En forma práctica, se le representa por una línea: su paso a través del mundo.
El materialista, que está convencido de que todos los fenómenos surgen de los electrones, los cuantos y otras entidades parecidas, gobernados por fórmulas matemáticas, probablemente abrigará la creencia de que su esposa es una ecuación diferencial harto cumplida; pero no hay duda que tendrá suficiente tino como para no exteriorizar esta opinión en la vida doméstica.
La materia básica de nuestro mundo es materia espiritual.

El materialismo, en su sentido literal, ha muerto hace tiempo
.
Sir Arthur Eddington (1882-1944), astrónomo inglés.

3-
Creo que en mi existencia hay un misterio fundamental -el alma- que trasciende toda explicación biológica del desarrollo de mi cuerpo, con su herencia genética y su origen evolutivo. Si digo que la peculiaridad del ser humano no se deriva del código genético ni de la experiencia, entonces, ¿de qué se deriva? Mi respuesta es la siguiente: Se trata de una creación divina. Cada ser humano es una creación divina. Creo que la ciencia ha ido demasiado lejos al romper la creencia del hombre en su grandeza espiritual y le ha dado la idea de que es meramente un animal insignificante que surgió por azar y necesidad en un planeta insignificante en la gran inmensidad del cosmos. Debemos aceptar el gran desconocimiento de la física y la fisiología de nuestros cerebros, de las relaciones de mente y cerebro y de nuestra imaginación creadora.
Debemos aceptar que la conciencia es un misterio.
El cerebro es una máquina tan perfecta, maravillosa y misteriosa, que ni en 2.000 años un hombre podría construir semejante máquina... no tengo dudas de la existencia de Dios ni de la existencia del alma humana.
El cerebro no es una estructura lo suficientemente compleja para dar cuenta de los fenómenos relacionados con la conciencia, por lo que hay que admitir la existencia autónoma de una mente autoconsciente distinta del cerebro, como una realidad no material ni orgánica que ejerce una función superior de interpretación y control de los procesos neuronales.

El materialismo carece de base científica, y los científicos que lo defienden están, en realidad, creyendo en una superstición. El materialismo lleva a negar la libertad y los valores morales, pues la conducta sería el resultado de los estímulos materiales. El materialismo niega el amor, que acaba siendo reducido a instinto sexual: por eso, Karl Popper, uno de los pensadores actuales de más prestigio, ha podido decir que Freud ha sido uno de los personajes que más daño han hecho a la humanidad en el último siglo. 
En el núcleo de nuestro mundo mental... existe un alma creada por la divinidad.

La inteligencia es una facultad inmaterial exclusiva del ser humano.
La mente es más que simplemente física por mostrar que el área motora suplementaria del cerebro puede ser encendido por una mera intención de hacer algo, sin que la corteza motora del cerebro (que controla los movimientos de los músculos) esté operando. De hecho, la mente es para el cerebro lo que un bibliotecario es para la biblioteca. El primero no está rebajado por el último.

La mente espiritual controla e interactúa con la maquinaria cerebral.
La mente existe independientemente de su sustrato físico, el cerebro
.
Sir John Eccles. Australia 1903-1997. Premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1963.

4-
Los evolucionistas confiesan que la probabilidad de que los átomos y las moléculas apropiadas se juntaran debidamente para formar tan solo una molécula proteínica sencilla es de 1 en 10 a la 113, este número es mayor que la cantidad total de átomos que se calcula para todo el universo. Los matemáticos consideran que cualquier suceso que tenga una probabilidad de ocurrir de menos de 1 en 10 a la 50 nunca sucede. Para la vida se necesita mas que una simple molécula de proteína; tan solo para que una célula se mantenga activa se necesitan 2.000 diferentes proteínas, y la probabilidad de que todas ellas se presenten al azar es de solo 1 en 10 a la 40.000. Este calculo desestima la afirmación de la creación espontánea.
La teoría de la evolución pretende que este sistema (el de la célula) --que el género humano no pudo reproducir con toda la inteligencia, conocimiento y tecnología a su disposición-- pasó a existir fortuitamente bajo las condiciones de la Tierra primitiva. Para hacernos una mejor idea de ello, podemos decir que la probabilidad de que una célula se forme de manera casual es tan mínima como la posibilidad de que un libro sea impreso por medio de una explosión que ocurra en una imprenta.
Es imposible que el ADN evolucionara y se formara de una forma casual. Si en un hangar esparcimos por el suelo todas las piezas desmontables, tornillo a tornillo, de un Boeing 747 y en un momento dado cruza un tifón, ¿Cuál será la probabilidad de que después nos encontremos allí el avión completamente rearmado y listo para volar?". Tiene la misma probabilidad -o incluso mayor- de la que el ADN se formase de manera casual.
La posibilidad de que los aminoácidos de una célula humana se puedan unir al azar, es matemáticamente absurda. La falta de credibilidad de la casualidad es matemáticamente demostrable con esta analogía: ¿Cuáles son las posibilidades de que un tornado que pase por un lote de basura que tiene todas las partes de un avión, accidentalmente se junten y creen otro avión listo para despegar? Las posibilidades son tan remotas e insignificantes incluso si un tornado pasara por todos los lotes de basura del universo. O es tan improbable que una proteína de hemoglobina, con sus 141 aminoácidos, sea formada de una sola vez por selección como el que un huracán que arrasara un desguace de chatarra ensamblara un avión Boeing 747. Esto significa que no es posible que la célula pase a existir por medio de coincidencias, y por lo tanto, de modo definido, tiene que haber sido "creada". En realidad una teoría así (que la vida fue montada o convocada por una inteligencia) es tan obvia que uno se asombra de porqué no es ampliamente aceptada como algo autoevidente. Las razones son psicológicas antes que científicas. La materia no puede generar vida por sí misma, sin una interferencia deliberada: Si hubo un principio básico de la materia que de alguna manera condujo a los sistemas orgánicos hacia la vida, su existencia debería ser fácilmente demostrable en el laboratorio. Por ejemplo, uno podría tomar una bañera donde preparar el caldo primitivo, llenarla con cualquiera de los elementos químicos de naturaleza no biológica que le plazca. Después se puede bombear los distintos gases que más le guste sobre esos elementos químicos, o a través de ellos, e irradiar todo con el tipo de radiación que se le ocurra. Dejemos a continuación que el experimento prosiga durante un año y veamos después cuántas de las 2 mil enzimas (proteínas producidas por células vivas) han aparecido allí. Yo le daré la respuesta, así ahorra el tiempo, los problemas y los gastos para hacer el experimento. No encontrará nada en absoluto, excepto, posiblemente, un sedimento aglutinado compuesto de aminoácidos y otros elementos químicos orgánicos simples. Al observar el universo, uno debe darse cuenta de que es una estructura intelectual.
La verdaderamente desesperante situación en que nos encontramos es que aquí estamos, en este fantástico universo, sin ninguna pista que nos conduzca a pensar que nuestra existencia tiene un significado real.
La vida no puede haberse producido por casualidad. Hay una Inteligencia coexistente con el universo y esta Inteligencia y el Universo se necesitan mutuamente.

Sir Frederick Hoyle (1915-2001) astrónomo y matemático inglés.

***
.
La Causalidad Primaria y la Secundaria
Muchas de las dificultades teológicas y de los dilemas metafísicos del hombre mortal se deben al hecho de que el hombre desubica la personalidad de la Deidad y la consiguiente asignación de los atributos infinito y absoluto, a la Divinidad subordinada y a la Deidad evolucionaria. No debéis olvidar que, aunque realmente existe una verdadera Primera Causa, también hay huestes de causas coordinadas y subordinadas, causas tanto asociadas como secundarias.
La distinción vital entre causas primeras y causas segundas es que las causas primeras producen efectos originales libres de la herencia de todo factor derivado de toda causalidad antecedente. Las causas secundarias producen efectos que invariablemente exhiben la herencia de otra causalidad precedente.
Los potenciales puramente estáticos inherentes en el Absoluto No Cualificado son reactivos a esas causaciones del Absoluto de Deidad que se producen por las acciones de la Trinidad del Paraíso. En presencia del Absoluto Universal estos potenciales estáticos impregnados de causalidad se vuelven de pronto activos y reactivos a la influencia de ciertas agencias trascendentales cuyas acciones dan como resultado la transmutación de estos potenciales activados al estado de verdaderas posibilidades universales para el desarrollo, capacidades actualizadas para el crecimiento. Es sobre dichos potenciales madurados sobre los cuales los creadores y controladores del gran universo ejecutan el drama interminable de la evolución cósmica.
La causalidad, si dejamos de lado los existenciales, es triple en su constitución básica. Al operar en esta edad universal y refiriéndose al nivel finito de los siete superuniversos, se la puede concebir como sigue:
1. Activación de los potenciales estáticos. El establecimiento del destino en el Absoluto Universal por las acciones del Absoluto de Deidad, que funciona en el Absoluto No Cualificado y sobre éste y como consecuencia de los mandatos volitivos de la Trinidad del Paraíso.
2. Eventuación de las capacidades universales. Esto comprende la transformación de los potenciales no diferenciados en planes segregados y bien definidos. Ésta es la acción de la Ultimidad de la Deidad y de las múltiples agencias del nivel trascendental. Dichas acciones son en anticipación perfecta a las necesidades futuras de todo el universo maestro. Es en relación con la segregación de potenciales que existen los Arquitectos del Universo Maestro como verdaderas incorporaciones del concepto de la Deidad, mantenido en los universos. Parece que sus planes son, en último término, limitados en su extensión por el espacio, por la periferia conceptual del universo maestro, pero, como planes no están condicionados de ninguna otra manera por el tiempo o el espacio.
3. Creación y evolución de actuales en los universos. Es sobre un cosmos impregnado de la presencia productora de capacidad de la Ultimidad de la Deidad, sobre el cual los Creadores Supremos actúan para efectuar las transmutaciones temporales de los potenciales madurados en actuales experienciales. Dentro del universo maestro toda actualización de la realidad potencial está limitada por la capacidad última para el desarrollo y está condicionada espacio-temporalmente en las etapas finales de su emergencia. Los Hijos Creadores que salen del Paraíso son, en actualidad, creadores transformadores en el sentido cósmico. Pero esto no invalida de manera alguna el concepto que tiene el hombre sobre ellos como creadores; desde el punto de vista finito ellos indudablemente pueden crear, y por cierto lo hacen.
https://bigbluebook.org/es/118/4/
***

La vida es hermosa, vivirla no es una casualidad.
Albert Einstein
 

Sobre la indeterminación en el mundo cuántico
Es un error suponer que la causalidad implica el determinismo. Desde un punto de vista del racionalismo de Leibniz, parece ser que un efecto es algo que puede deducirse de su causa, es decir se analiza el evento desde la causa hacia su efecto. Sin embargo, un tomista diría solamente que un efecto depende de una causa. En una concepción tomista del principio de Razón suficiente, que una causa sea suficiente para explicar un efecto, no implica que lo cause, tan sólo hace el efecto en inteligible. Esto va de acuerdo con una interpretación  indeterminista de la mecánica cuántica. Es más, la causalidad determinista es sólo un tipo de causalidad. Como se dijo anteriormente, las causas “per acciden” son causas accidentales que no están determinadas a causar tal efecto. Si yo pateo una pelota, ésta se choca contra un vehículo en movimiento, y luego golpea y rompe una ventana cerca, es un evento accidental e indeterminado, pues no hay nada en la pelota que la determine a romper una ventana. Yo no podría predecir que iba a terminar rompiendo una ventana por jugar con la pelota. Solamente después de ver la ventana rota, y yendo hacia atrás, desde el efecto hacia su causa, es que puedo explicar lo que sucedió.
Uno de los padres de la mecánica cuántica y postulante del principio de indeterminación, Werner Heisenberg, hace mención a la teoría aristotélica del acto y la potencia que es la que permite precisamente formular el principio de causalidad :
En el fondo lo que dice Heisenberg aquí es que todo en el mundo físico está en potencia salvo que interaccione con algo que ya está en acto, como son por ejemplo los fotones de luz que se usan para observar las partículas. Y eso es en esencia lo mismo que el principio de causalidad aristotélico: “de potencia a acto nada pasa sino por la acción de un ente en acto”, “todo lo que se mueve se mueve por otro”, etc., de lo que se sigue que en el mundo físico hay tanto acto como potencia y que se lo debe entender como un conjunto de entes compuestos de potencia y acto de los cuales los que están en acto, en cuanto tales, tienen la capacidad de actualizar a los que están en potencia, en cuanto tales.
Fuente; https://teismoclasico.wordpress.com/2016/07/29/causalidad-y-mecanica-cuantica/


Nuestra mente es una mente cuántica
La materia es más “nada” (energía) que “algo” (partículas). La vieja escuela creía que los electrones orbitaban alrededor del núcleo como los planetas orbitan alrededor del sol. La nueva escuela nos dice que el átomo se compone de un 99,99999 por ciento de energía y de un 00,00001 por ciento de materia. En forma de proporción, eso es casi nada.
Los físicos cuánticos descubrieron que la persona que está observando las infinitesimales partículas del átomo afecta la conducta de la energía y la materia. Los experimentos cuánticos demostraron que los electrones existen como una infinidad de posibilidades o probabilidades en un campo invisible de energía.
Pero solo cuando el observador se fija en cualquier localización de un electrón, es cuando aparece ese electrón. En suma, una partícula no puede manifestarse en la realidad, es decir, en el espacio-tiempo tal como nosotros lo conocemos hasta que es observada. Entonces, cuando el observador “busca” un electrón hay un punto concreto en el espacio y el tiempo en el que todas las posibilidades del electrón se colapsan en un suceso físico.
Con este descubrimiento, mente y materia ya no pueden seguir considerándose de manera separada; están intrínsecamente ligadas, porque la mente subjetiva ejerce cambios perceptibles en el mundo físico objetivo: hablamos de una mente cuántica.
Piensa que, si a nivel subatómico la energía responde a tu atención y se convierte en materia, ¿cómo cambiaría tu vida si aprendieras a dirigir el efecto observador y a colapsar infinitas ondas de probabilidad en la realidad que deseas? ¿Serías un mejor observador de vida que deseas vivir?
Fuente: https://lamenteesmaravillosa.com/la-mente-cuantica-como-podemos-transformar-nuestra-realidad/


Aplicación de la causalidad a la mecánica cuántica
El primer tropiezo que presenta la idea de causalidad en la física aparece con la propuesta de la dualidad onda-partícula. De Broglie, quien hace la propuesta (pensando en una analogía anterior hecha por Einstein), otorga características ondulatorias a los electrones. Esta idea desencadena una serie de aplicaciones duales de carácter ondulatorio y corpuscular para todos los objetos subatómicos. Gracias a esta dualidad logra explicarse la dificultad que se presenta en la medición del estado a niveles cuánticos, pues la esquizofrenia de las partículas subatómicas impide medir posición y velocidad en un mismo instante. Para solucionar este problema, que parecía sólo una limitación de los aparatos de medición, Heisenberg propone el principio de incertidumbre, no sin antes proponer una nueva noción de estado, donde la medición debe involucrar aspectos de carácter ondulatorio y corpuscular.
El éxito de Heisenberg es que logra involucrar dentro de un sistema axiomático la imposibilidad que se presentaba para medir el estado (en sentido clásico) en la mecánica cuántica. Esta axiomatización formaliza totalmente la imposibilidad —considerada como un defecto de la teoría—, convirtiéndola en parte esencial del mundo subatómico.
Muchos científicos se resistieron a creer en la validez de este principio pues el determinismo fue uno de los enunciados más valiosos en el desarrollo de la física, dado que permitió volcar toda la credibilidad en los resultados de la ciencia. Por eso, decir que el determinismo no era más que una creencia metafísica, significó un duro cambio de paradigma que muchos físicos no estuvieron dispuestos a afrontar.
Pero lo más terrible de Heisenberg no fue sólo introducir la invalidez del determinismo en la axiomática de la mecánica cuántica, sino utilizar para el cálculo de los sistemas subatómicos ecuaciones no causales, lo que alertó a la ciencia acerca de la validez de la causalidad.
La confusión de la causalidad y el determinismo
Es fácil, cuando se lee sobre el papel de la causalidad en la nueva teoría cuántica, encontrar autores que afirman la invalidez de la causalidad apoyados en la imposibilidad de medir la posición y la velocidad de un objeto subatómico. Esta confusión puede haber sido producida, en primera medida, por la forma indistinta en que se trataron determinismo y causalidad en los siglos XVIII y XIX, y en segundo lugar, por la introducción inicial de ecuaciones no-causales para el cálculo de la nueva teoría. Sin embargo, esta matemática revolucionaria usada en los fenómenos cuánticos no fue una imposición definitiva. Desde la axiomatización hecha por Heisenberg no pasó mucho tiempo antes de que otro científico lograra estructurar una ecuación causal equivalente a esta primera: la función de onda introducida por Schrödinger que tenía el firme propósito de restaurar la forma clásica de los principios científicos, introduciendo una ecuación que fuese equivalente a la Causalidad y Mecánica cuántica newtoniana. Puede ser ligero afirmar que esta forma matemática causal, aplicada a la mecánica cuántica, en lugar de ser un adelanto para la ciencia constituyó un retroceso, pero es importante mencionarlo, si se tiene en cuenta que los procesos de medida que seguían realizándose en la experimentación negaban continuamente la estructura causal del mundo subatómico.
Por eso, debe ser claro entender que la mecánica cuántica no rompe con la causalidad por la imposibilidad demostrada de medir posición y velocidad, pues estas características sólo la hacen indeterminista y por la misma razón se le da nombre al principio de incertidumbre (ahora demostrado y hecho teorema), porque niega el sueño determinista de poder conocer el estado de todas las partículas del universo en un instante dado.
¿Es o no es?
Queda entonces abierta la pregunta: ¿es o no aplicable la causalidad a la mecánica cuántica? Esta pregunta plantea ya un terreno resbaladizo y fangoso que lleva fácilmente a confusiones. Muchos estudiosos han llegado a concluir que, siendo posible usar ecuaciones causales para los fenómenos cuánticos, la validez de la aplicación causal es directamente deducible de esa posibilidad. Sin embargo, no puede ignorarse la importancia que tiene la experimentación en esta ciencia y por consiguiente la importancia que tienen los procesos de medida en la teoría. Estos procesos de medida, por condición axiomática y de principio, interfieren sustancialmente en los fenómenos mismos. No es posible realizar una observación a niveles cuánticos sin interferir en el sistema. Observar es interferir y no sólo eso: si no se observa no se puede saber nada acerca del sistema, y si se observa se está interfiriendo en el fenómeno mismo. Ésta es una de las razones fundamentales por las que los fenómenos subatómicos son no-causales, pues no puede saberse, mientras no se observe, lo que ocurre con el sistema y la separación entre un intervalo y otro de observación genera la necesidad de considerar los resultados de los cálculos sólo en términos de probabilidades. Así, aunque la función de onda sea una ecuación causal, los resultados son sólo probabilidades y no predicciones, como los resultados de las ecuaciones clásicas causales. La otra razón por la que puede decirse que los fenómenos cuánticos no son causales es porque, como se dijo anteriormente, la causalidad implica que estados pasados iguales desencadenen estados futuros iguales y ésta es una condición fundamental que no se cumple a la hora de observar un sistema cuántico, ya que, dado el estado de dos sistemas idénticos a este nivel, es imposible predecir el estado futuro de ambos que será, por demás, diferente en cualquier caso.
Debe concluirse entonces, cautelosamente, que no tiene validez experimental la aplicación de la causalidad a los fenómenos de la mecánica cuántica. Aunque en la forma matemática de la ecuación sea posible evidenciarla. Además, puede ser importante mencionar que si bien la causalidad en la filosofía cumple el papel de una categoría del conocimiento, debe pensarse con cuidado las consecuencias que la ruptura de este principio trae para la comprensión de los fenómenos subatómicos. En alguna ocasión Heisenberg comentaba a su amigo y colega Pauli lo difícil que era entender en estos campos nuevos de la ciencia, planteando una reformulación del concepto entender. Puede decirse que la dificultad que encontró Heisenberg en este punto está sustentada en la ruptura esencial que se da en la correspondencia causal de los fenómenos. Y, aunque sea aventurado decirlo, si Kant tenía razón, no puede ser posible el conocimiento de estos fenómenos, o bien deberá superarse la ausencia de esta categoría para lograr comprenderlos.
Fuente: https://aprendeenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/versiones/article/viewFile/18347/15787


Concepto Cuántico del ser humano
Para entender como el ser humano se inserta e interrelaciona con la vida y la naturaleza vamos a utilizar ciertos principios o leyes de la teoría de campos cuánticos relativistas.
Ya que este documento no pretende ser un curso de física cuántica, solamente expondremos en forma general algunos conceptos cuánticos que nos permitan entender mejor las bases científicas que sustentan nuestro trabajo en el aspecto diagnóstico y terapéutico.
Todos aquellos que deseen profundizar mas en estos postulados de física cuántica pueden hacerlo utilizando la bibliografía citada al final de este documento.
Según la moderna física cuántica las diferentes estructuras materiales son formas de energía. Esto quedó ampliamente probado por el físico Albert Einstein cuando postulo su famosa y conocida ecuación: E = mc2, dónde E es la energía de un sistema (materia) la cual tiene una masa (m) y (c) es la velocidad de la luz al cuadrado. Esta ecuación un tanto compleja para quienes no poseen conocimientos en física cuántica, establece que la masa (materia) y la energía son expresiones duales de la misma sustancia universal.
Este “campo de energía” es la fuente original de la que todos estamos compuestos. Es la base de toda la existencia y vida. El calor del sol, la gasolina que ocupamos en nuestros autos, la electricidad que usamos en los aparatos domésticos, la energía que mantiene a los sistemas vivientes, son formas diferentes de este “campo de energía”.
Se entiende este “campo”, como el movimiento continuo de partículas subatómicas (fotones, quark), los cuales se interrelacionan entre sí constantemente creando y destruyendo materia (dualidad onda/partícula), siendo la base de la existencia material.
Como dijo el premio Nobel Carlo Rubia (director general del CERN en Ginebra, Suiza), “Las partículas materiales son una minoría; existen casi mil millones (9,746 x 10 elevado a 8) de veces más cuantos interactivos ( bosones y en especial fotones, es decir energía) que partículas con masa (nucleones, es decir, materia sólida).
Dada nuestra capacidad de percepción solo podemos ver una pequeña parte de la realidad total (espectro de la luz visible), es decir, una mil millonésima parte de la existencia total.
Atendiendo a esto, podemos establecer que todos los procesos materiales están regulados por procesos energéticos.
Somos, principalmente, un cuerpo de energía que tiene un aspecto físico.
El ser humano esta inserto en una realidad que es una totalidad. La totalidad del mundo y todo lo que existe está completamente interrelacionado, hablar de individuos aislados o separados es una distorsión de la realidad, como lo expresó el físico cuántico David Bohm. Este llamado “campo de energía” es el que sostiene la enorme y compleja interacción entre todo lo que existe. La vida se expresa y se manifiesta como el fluir permanente de energías, mantenido por la tensión constante entre dos polos.
El cuerpo humano es un sistema abierto, es decir, necesita mantener un adecuado y continuo intercambio de energías con su medio, para mantener sus mecanismos reguladores y por lo tanto su salud.
http://www.vittalys.cl/ccserhumano.html

***

Las casualidades no existen
No somos marionetas en manos del azar. La vida no es un accidente regido por la suerte ni las coincidencias. Por más que nos cueste creerlo, recogemos lo que sembramos. Veamos la vida como un continuo aprendizaje.
Formamos parte de una sociedad materialista, desencantada del mundo en el que vivimos. Por eso, en general solemos creer que nuestra vida es un accidente regido por la suerte y las coincidencias. Es decir, que no importan nuestras decisiones y nuestras acciones, pues en última instancia las cosas pasan por "casualidad". Esta visión nos convierte en meras marionetas en manos del azar.
En paralelo, muchos individuos nos hemos vuelto "nihilistas". No es que no creamos en nada. Simplemente "negamos cualquier significado o finalidad trascendente de la existencia humana". De ahí que orientemos nuestra vida a saciar nuestro propio interés.
Pero ¿realmente la vida es un accidente que se rige de forma aleatoria? ¿Estamos aquí para trabajar, consumir y divertirnos? ¿Acaso no hay una finalidad más trascendente? Lo irónico es que la existencia de estas creencias limitadoras pone de manifiesto que todo lo que existe tiene un propósito, por más que muchas veces no sepamos descifrarlo. No en vano creer que no tenemos ningún tipo de control sobre nuestra vida refuerza nuestro victimismo. Y pensar que la existencia carece por completo de sentido justifica nuestra tendencia a huir constantemente de nosotros mismos.
Es decir, que incluso estas creencias no están ahí por casualidad, sino que cumplen la función de evitar que nos enfrentemos a nuestros dos mayores temores: el "miedo a la libertad" y el "miedo al vacío". Mientras sigamos creyendo que nuestra propia vida no depende de nosotros, podremos seguir eludiendo cualquier tipo de responsabilidad. Y mientras sigamos pensando que todo esto no es más que un accidente, podremos seguir marginando cualquier posibilidad de encontrar la respuesta a la pregunta ¿para qué vivimos?
DEL POR QUÉ AL PARA QUÉ
"El caos es el orden que todavía no comprendemos"(Gregory Norris-Cervetto)
Cegados por nuestro egocentrismo, solemos preguntarnos por qué nos pasan las cosas, en lugar de reflexionar acerca de para qué nos han ocurrido. Preguntarnos por qué es completamente inútil. Fomenta que veamos la situación como un problema y nos lleva a adoptar el papel de víctima y sentirnos impotentes.
Por el contrario, preguntarnos para qué nos permite ver esa misma situación como una oportunidad. Y esta percepción lleva a entrenar el músculo de la responsabilidad. Una actitud mucho más eficiente y constructiva. Favorece que empecemos a intuir la oportunidad de aprendizaje subyacente a cualquier experiencia, sea la que sea.
Y esto es precisamente de lo que trata la "física cuántica". En líneas generales, establece que "la realidad es un campo de potenciales posibilidades infinitas". Sin embargo, "solo se materializan aquellas que son contempladas y aceptadas". Es decir, que ahora mismo, en este preciso instante, nuestras circunstancias actuales son el resultado de la manera en la que hemos venido pensando y actuando a lo largo de nuestra vida.
Si hemos venido creyendo que estamos aquí para tener un empleo monótono que nos permita pagar nuestros costes de vida, eso es precisamente lo que habremos cocreado con nuestros pensamientos, decisiones y comportamientos. Por el contrario, si cambiamos nuestra manera de pensar y de actuar, tenemos la opción de modificar el rumbo de nuestra existencia, cosechando otros resultados diferentes. El simple hecho de creer que es posible representa el primer paso.
LA TEORÍA DEL CAOS
"El aleteo de una mariposa puede provocar un 'tsunami' al otro lado del mundo" (proverbio chino)
Lo mismo nos sugiere "la teoría del caos". Por medio de complicados e ingeniosos cálculos matemáticos "permite deducir el orden subyacente que ocultan fenómenos aparentemente aleatorios". Dentro de estas investigaciones, destaca "el efecto mariposa". Para comprenderlo, un ejemplo: imaginemos que un chico se va un año fuera de su ciudad para estudiar un máster en el extranjero. Y que al regresar a casa entra a trabajar de becario en una empresa. Allí aparece una nueva becaria, a quien sientan a su lado. Nada más verse, los dos jóvenes se enamoran. Y seis años más tarde se casan, forman una familia y viven juntos para siempre.
En este ejemplo, "el efecto mariposa" estudiaría la red causal de acontecimientos que hicieron posible que el chico coincidiera con la chica en un lugar físico determinado en un momento psicológico oportuno.
Al observar su historia detenidamente, comprobamos que el joven decidió estudiar un máster a raíz de la separación con su exnovia, a quien conoció años atrás en una discoteca. Remontándonos a esa noche de fiesta, destaca que el chico decidió salir con sus amigos tras perder una apuesta. Es decir, si no hubiera perdido la apuesta no habría ido a aquella discoteca y, en consecuencia, no habría conocido a su exnovia. Y si esta no lo hubiera dejado, no habría estudiado el máster, que es lo que le permitió entrar a trabajar de becario. Y fue precisamente este empleo el que le posibilitó conocer y enamorarse de la mujer con la que pasaría el resto de su vida. Perder una simple apuesta le llevó a ganar un amor eterno.
LA LEY DE LA SINCRONICIDAD
"Lo que no hacemos consciente se manifiesta en nuestra vida como destino" (Carl Jung)
Nuestra existencia no está gobernada por la suerte ni el azar, sino por "la ley de la sincronicidad". Esta determina que "todo lo que ocurre tiene un propósito". Pero como todo lo verdaderamente importante, no podemos verlo con los ojos ni entenderlo con la mente. Esta invisible red de conexiones tan solo puede intuirse y comprenderse con el corazón.
La ley de la sincronicidad significa que "aunque a veces nos ocurren cosas que aparentemente no tienen nada que ver con las decisiones y las acciones que hemos tomamos en nuestro día a día, estas cosas están ahí para que aprendamos algo acerca de nosotros mismos, de nuestra manera de disfrutar la vida".
De ahí que mientras sigamos resistiéndonos a ver la vida como un aprendizaje, seguiremos sufriendo por no aceptar las circunstancias que hemos cocreado con nuestros pensamientos, decisiones y acciones. No existen las coincidencias. Tan solo la ilusión de que existen las coincidencias. De hecho, "la ley de la sincronicidad" también ha descubierto que "nuestro sistema de creencias y, por ende, nuestra manera de pensar determinan en última instancia no solo nuestra identidad, sino también nuestras circunstancias".
Por ejemplo, que si somos personas inseguras y miedosas, atraeremos a nuestra vida situaciones inciertas que nos permitan entrenar los músculos de la confianza y la valentía. Así, los sucesos externos que forman parte de nuestra existencia suelen ser un reflejo de nuestros procesos emocionales internos. De ahí la importancia de conocernos a nosotros mismos.
LA LEY DEL KARMA
"Cada uno recoge lo que siembra"(Buda)
Si bien la "física cuántica", "la teoría del caos", el "efecto mariposa" y "la teoría de la sincronicidad" son descubrimientos científicos llevados a cabo en Occidente a lo largo del siglo XX, lo cierto es que no tienen nada de nuevo. En Oriente se llegó a esta misma conclusión alrededor del siglo V antes de Cristo. Según los historiadores, por aquel entonces se popularizó "la ley del karma", también conocida como "la ley de causa y efecto".
La ley del karma afirma, en esencia, que "todo lo que pensamos, decimos y hacemos tiene consecuencias". De ahí que en el caso de que cometamos errores, obtengamos resultados de malestar que nos permitan darnos cuenta de que hemos errado, pudiendo así aprender y evolucionar. Y en paralelo, en el caso de que cometamos aciertos, cosechemos efectos de bienestar que nos permitan verificar que estamos viviendo con comprensión, discernimiento y sabiduría.
Esta es la razón por la que los sucesos que componen nuestra existencia no están regidos por la "casualidad", sino por la "causalidad". Según "la ley del karma", cada uno de nosotros "recibe lo que da", lo que elimina toda posibilidad de caer en las garras del inútil y peligroso victimismo.
https://elpais.com/diario/2011/03/06/eps/1299396413_850215.html#despiece1?rel=mas


Programa tu vida
La diferencia básica entre causalidad y casualidad, es que mientras en la causalidad se puede programar o controlar, la casualidad ocurre simplemente.
Sin embargo, es la apariencia, ya que todo en el universo se encuentra programado, nada ocurre sino forma parte de todo el plan del universo.
La casualidad tiene los mismos conceptos del azar. Los juegos de azar son susceptibles de poderse calcular. Se conocen la variables que hace rentables los negocios de los casinos, loterías, bingos, apuestas de azar en general.
Las apuestas de azar de cartas, ruletas, tragamonedas, tienen sus respectivos cálculos matemáticos. Si se suma un buen tránsito planetario el día de las apuestas, las probabilidades de ganar serán más posibles.
De la misma manera la predictibilidad de los siniestros para las compañías de seguros. Para estas compañías la casualidad no es algo desconocido.
Sistemas caóticos y el azar
Sin embargo, existe el estudio de los sistemas caóticos o sistemas complejos que hace más difícil descubrir el azar, pero, al final de cuentas, la suerte o la casualidad es posible explicarla.
Las explicaciones van desde las estadísticas, hasta la física cuántica y la existencia de multiversos, a contraparte de los universos. El físico Copenhagen nos ha dado importantes aportes al respecto.
Aquí tiene mucha participación la astrología, es decir la participación del cosmos en la causalidad de nuestras vidas. La causalidad en cada hecho, depende de los tránsitos planetarios, que se conjugan con el mapa astral producido al momento del nacimiento de cada uno de nosotros. Este factor, debe agregarse a todos los considerados en la física cuántica.
El principio de causalidad, estará incompleto si no se agrega las influencias del cosmos en nuestras vidas. En nuestro Instituto, podemos acercarnos a cuando sucederán los acontecimientos futuros en la vida de cada persona. No es preciso en día y hora, pero si en el año o mes que sucederá.
El estudio de los sistemas caóticos es interesante si deseas penetrar en la profundidad de las predicciones.
El azar, entonces, se puede controlar. Muchos de los juegos que anteriormente si por casualidad salían, ahora se sabe las mejores formas de ganar en los casinos. Es falso decir que  el destino no se puede controlar.
Fuente: https://vidaok.com/puede-existir-la-casualidad-o-todo-es-por-causalidad/

***

MAX PLANCK Y EL PROBLEMA DE LA CAUSALIDAD
Análisis de algunas ideas expresadas por Planck en su libro "¿A donde va la ciencia?

Postula que las mediciones en la física nos proporcionan información acerca de la realidad externa. Estas mediciones son sólo representaciones de las reacciones a los fenómenos físicos, y como no contienen información explícita tienen que ser interpretadas. De ahí que Planck diga: “Admitiendo que el mundo exterior de la realidad es gobernado por un sistema de leyes, el físico elabora una síntesis de conceptos y teoremas; y esta síntesis es considerada como la imagen científica del universo físico”. Planck esta en lo cierto cuando dice: “La principal cualidad que debe tener la imagen del mundo obtenido por el físico es que entre el mundo real y el mundo de la experiencia sensorial exista el acuerdo más perfecto posible”. Pone énfasis en que el desarrollo de la física no ha sido de un continuo progreso, sino que ha sido un constante devenir. Más adelante agrega: “Los hallazgos experimentales y teóricos están siempre relacionados, y las unas no pueden progresar sin las otras”. Es cierto que no se puede demostrar “… la falta de significación de tales problemas sobre fundamentos a priori”. Planck dice que algunas teorías han sido superadas y mejoradas por otras teorías científicas, dice que “cumplen un papel, y luego pasan”.
Planck se pregunta ¿debe considerarse que el principio de causalidad tiene validez y fuerza en todos los fenómenos físicos? ¿O tiene únicamente una sumaria significación científica cuando se aplica a los átomos? Plantea que el científico puede basarse en una causalidad “dinámica” o en una causalidad “estática”. Dice: “Es obvio que de la sucesión de las experiencias realizadas no puede deducirse una conexión estrictamente causal, sino tan sólo una relación estadística”. Planck se pregunta si la voluntad humana es libre o esta determinada de una forma estrictamente causal. Plantea que algunos físicos toman la libertad humana como base para postular la causalidad estadística. Aclara que “…el problema de la voluntad humana nada tiene que ver con la oposición entre la física causal y la estadística”. La voluntad humana, postula Planck, es libre cuando tenemos la libertad de elegir. Los humanos pueden aplicar la ley de la causalidad a los sucesos del mundo cuando el acto de aplicar dicha ley no tiene influencia sobre el suceso mismo. Postula que: “En consecuencia, no le es posible aplicar la ley de la causalidad a sus futuros pensamientos o a los actos de su propia voluntad”. Más adelante dice: “la ley de causalidad no puede dictar la línea de acción y no es capaz de relevar el individuo de la responsabilidad moral de sus propias acciones”. “La propia conciencia es el tribunal que aplicará esa ley de responsabilidad moral…”. Expresa que es un autoengaño decir que la libertad humana es el inevitable resultado de una inexorable ley de la naturaleza, ya que esto es un intento de desprenderse de la obligación moral. Dice: “El ser humano que considera su propio futuro como previamente determinado por el destino, o la nación que cree en una profecía la cual está llamada a derrumbarse en virtud de una ley de la naturaleza, únicamente reconoce una falta de voluntad para esforzarse y vencer”.

Causalidad y libre albedrío. Toda investigación científica parta de la ley de causa-efecto, tanto las ciencias de la naturaleza, como la ciencia que estudia los procesos psíquicos: la psicología. Planck se pregunta hasta donde el acto de voluntad de los humanos es considerado independiente del principio de causalidad. Dice: “El principio de causalidad es aplicable universalmente o no lo es”. A través de la historia del pensamiento se ha discutido sobre el libre albedrío. Las principales posturas son dos: los que afirman que toda la realidad, incluyendo a la actividad humana, se rige por la ley de la causalidad, y hay otros que dicen que la libertad de la voluntad humana es el atributo más elevado del hombre y que los humanos no son autómatas que se rigen por la causalidad”.

Planck dice es muy difícil imaginar sucesos u objetos sin una relación causal, aunque todas las causas o sucesos de la vida diaria tienen sus causas. Esto se ve de mayor grado en lo que llamamos milagros, maravillas, magia. Entonces vemos como la mente humana tiene la capacidad de “trastocar” la realidad. Por ejemplo la mente puede idear un río que suba aunque ello sea imposible. Planck aclara que existe otro tipo de imposibilidad: la imposibilidad lógica. Ejemplo la idea de un círculo cuadrado o que la parte de un todo sea más grande que esta, “pues por más esfuerzos que hagamos para pensar en tales cosas, no podemos concebirlas en tanto que encierran una contradicción interna”.

Es correcto cuando se afirma “El hombre no puede imaginar sucesos y condiciones de existencia contrarias al principio causal que él conoce, jamás enriquecerá su ciencia con la adición de una nueva idea”. Así llega a la conclusión de que “…la ley de la causalidad no es en modo alguno un instrumento necesario en el proceso del pensamiento humano”. Planck plantea ¿la causalidad es en la misma naturaleza de las cosas o si es una facultad imaginativa de los seres humanos? ¿La humanidad desarrollo el concepto de causalidad para satisfacer las necesidades de una vida práctica?

Algunos filósofos han propuesto que el concepto de causalidad esta basado sobre fundamentos puramente abstractos. Estos establecieron como una necesidad lógica la existencia de una “suprema causa”, pero ellos mismos dicen que esta “suprema causa” puede interrumpir el orden causal de las cosas es decir producir fenómenos no causales (milagros). Por ejemplo para Descartes, Dios hace las leyes de la naturaleza y todas las leyes que gobiernan el espíritu humano. Descartes no excluía la posibilidad de “milagros”. En física esto se entendería como interrumpir una cadena causal. Para Spinoza no hay casualidad o milagros. Para Leibniz en todas las cosas creadas Dios implanto la ley de su propio ser individual, de modo que cada ser en el mundo es independiente y se desarrolla independientemente de los demás cosas, siguiendo tan sólo la ley de su propio destino individual. Esto significa excluir y negar la causalidad.

Para Locke el principio de causalidad no significa otra cosa que cierto orden experimentado en la seriación de sensaciones. La idea de orden es en sí misma un impresión sensorial. Por eso para Locke no existió la causalidad. Esto se debe a que los empiristas parten de una falsa premisa: el de la subjetividad del conocimiento, y su grado más extremos el solipsismo. Kant al intentar escapar del solipsismo propuso que además de las impresiones sensoriales existen conceptos en nuestra mente que son independientes de toda experiencia, y los llama categorías; una de estas categorías es la causalidad, Kant dice: “Todas las cosas que suceden presuponen un algo, a partir del cual se originan siguiendo una ley”. Para Comte y los positivistas la causalidad no esta fundada en la naturaleza de las cosas en sí, sino que es una “experiencia” de la mente humana. Para Comte el hombre a moldeado el concepto de causalidad. Planck plantea: “…la ciencia acepta,…, el principio de causalidad como un concepto completamente independiente de las percepciones sensoriales”.

Planck se equivoca en parte al decir que el primer paso de una ciencia es el salto a la metafísica. Dice: “…no se basan en la lógica pura, sino más bien en las hipótesis metafísicas”. Si bien ello es cierto en algunos contextos no ocurre siempre, sino miremos el desarrollo de nuevas ciencias que niegan toda metafísica como la cibernética, la ciencia militar y otras.

En física, la causalidad “se expresa en ecuaciones matemáticas según las cuales todos los sucesos… pueden ser predichos si se conocen las condiciones de tiempo y espacio”. Las leyes estadísticas no son más que una aproximación a una ley causal. Planck dice: “…las leyes estadísticas dependen de la aceptación de la estricta ley de causalidad aplicada en cada caso particular”. El autor plantea que nuestra voluntad no esta determinada por la ley de la causalidad ya que tiene la capacidad de elegir y además es muy difícil en la práctica analizar las leyes causales que rigen la vida de una persona.

Tomamos hasta acá a Planck y analicemos su teoría de la causalidad y la casualidad. En primer lugar ¿la causalidad es un fenómeno real o es solo una idea usado útilmente por la humanidad? Soy de la opinión que la causalidad es real en el sentido que existe independiente de nosotros. Antes de existir la humanidad, se dio y se seguirá dando fenómenos y estos responden a una causa. Pero también tener en cuenta el fenómeno contrario, la casualidad que también rige a los fenómenos. Engles decía en su Anti-Duhring que la causalidad es casualidad y la casualidad es causal. ¿Cómo entender ello? ¿Cómo es posible la identidad de estos fenómenos aparentemente tan contradictorios? ¿No es acaso el colmo de la más falaz metafísica como mencionaba Reichenbach? Dice Meliujin: “La división de los fenómenos en causas y efectos es relativa y se determina por el carácter de las conexiones de los objetos materiales. Esto significa que un fenómeno se manifiesta, bien sólo como causa, bien sólo como efecto en las relaciones dadas, pero nunca en general”. Y sobre lo casual Meliujin crítica la siguiente idea: “Lo que llamamos casualidad es, en realidad, la necesidad no conocida”, plantea que ello es plantear el carácter absoluto de la necesidad. Dice Meliujin: “la casualidad es un suceso que expresa los nexos temporales, inestables e inesenciales de los cuerpos; un suceso que en las condiciones dadas puede ocurrir o no, y que depende de las cambiantes relaciones causales del sistema. La necesidad, por el contrario, es un suceso o varios sucesos que representan los vínculos constantes, estables y esenciales de los cuerpos y deben realizarse obligatoriamente en las condiciones dadas”. ¿Cómo se da su transformación? Citemos nuevamente a Meliujin: “Durante el desarrollo de los fenómenos, la casualidad puede transformarse en necesidad si resulta íntimamente ligada a las condiciones que se originan en el sistema y se deduce de las leyes del desarrollo del sistema dado. Por otra parte, la necesidad puede convertirse en casualidad si desaparecen las causas constantes y esenciales que la producen”.
http://culturadedebate.blogspot.com/2011/01/max-planck-y-el-problema-de-la.html

Max Planck (1858-1947), el sabio alemán Padre de la Física Cuántica, al recibir el Premio Nobel de Física en 1918 creó inquietud entre los doctos "casuales" asistentes al destacar que:

"¡La materia no existe!". Toda materia se origina y existe sólo en virtud de una fuerza que hace vibrar las partículas de un átomo y mantiene unido al más diminuto de los sistemas solares, el átomo. Tras esta fuerza hemos de suponer la existencia de una mente consciente e inteligente. La mente es la matriz de toda materia.

***


Amiga, Amigo:

Hoy atendí en la Consulta a un paciente al que la Dirección de Tránsito había rechazado en la renovación de su licencia de conducir no profesional por mala visión de lejos, es decir Licencia Clase B. Me preguntó si yo era docente universitario de oftalmología, le respondí que no podría pues en la actualidad al dictar una clase académica la mayoría de los alumnos estaría watsapeando en su celular y yo no estoy para ser parte de esa realidad. En la conversación le comento del incremento en la drogadicción, siendo el principal consumidor los Estados Unidos porque a los que fueron combatientes de Vietnam, Afganistan, Irak... los citan cada mes al Hospital en donde a un gran número de ellos le dan la diaria dosis mensual de cocaína para evitar su descalabro. Y en el resto de la población el consumo es alto no por causas de guerra... Acá no hemos tenido guerras siendo el consumo y el tráfico de drogas preocupante. El paciente me dice que su hijo consume marihuana, dejó la Universidad y es como si nada le importara... Le digo que si por una razón superior de manera brusca desapareciera en el mundo la droga, a lo menos un 50% de la población enloquecería... ¿Es algo casual?

Cuando un imperio entraba en decadencia había señales que lo precedían, ahora en el ámbito mundial esas señales caóticas están presente. Esa realidad ¿Es algo casual? ¿El derrumbe será planetario? Esta realidad es parte de una megarealidad planetaria y me lleva a pensar en cuál es su causa, mejor dicho su Causalidad. No hay respuesta racional.

En nuestra Causalidad de Vida tenemos la mente consciente que es la fuente del pensamiento y, por lo tanto, estamos facultados a Reprogramar la Vida con nuestros propios pensamientos, siendo el subconsciente mental el que recibe y administra la Fuerza cuya Energía nos permite ser y vivir, un subconsciente que no discrimina pero sí se orienta por lo que cada uno anhela. Como recordatorio destaco:

En el reino de la mente lo similar atrae a lo similar. Pensar en positivo es rodearse de lo favorable. Actuar con una actitud mental positiva es recibir los elementos que harán que lo aspirado, si es justo y lógico, sea realizado.
La energía o fuerza mental no es física. Actúa más allá del tiempo y el espacio y tiene el poder de influir sobre la materia, transformándola.
Todos tenemos acceso a esa fuerza. Está en el subconsciente. Podemos usarla a voluntad si logramos convencer y sugestionar al subconsciente con el fin de que la canalice a determinados objetivos o metas; siempre y cuando esas metas sean positivas y no dañen a otras personas.
Tenemos que mejorar la calidad de los pensamientos emitidos, bajando ese 80% de pensamientos basura que nos caracterizan y en nada nos benefician, iniciando el arte de vivir con una actitud mental positiva.
Ante cada pensamiento negativo, que logremos percatarnos que lo estamos emitiendo, anteponer de inmediato su opuesto positivo. Ello debilita lo negativo y fortalece lo positivo.
El futuro será aquello que desde hoy nos representemos mentalmente que será. Nuestra vida es lo que los pensamientos hacen de ella, y sólo nosotros podemos controlar los propios pensamientos. Como un hombre piensa así es él. Pensemos de ahora en adelante sólo en grande.
El subconsciente no razona, acepta los cuadros mentales que el consciente fija en él.

Reitero y destaco algunos pensamientos de las cuatro Sires del antimaterialismo que fundamentan el Principio de Causalidad que nos rige:
 
1- Comenzamos a sospechar que tal vez debemos saludar a la Inteligencia como creadora y legisladora del Reino de la materia. Creo que la mente tiene el poder de afectar a los grupos de átomos interfiriéndose en la conducta de los mismos e incluso que la voluntad de los seres humanos puede alterar el curso del mundo aunque este curso esté predeterminado por leyes físicas. El Universo en que vivimos es creación de nuestros pensamientos.
 
2- La materia básica de nuestro mundo es materia espiritual. El materialista, que está convencido de que todos los fenómenos surgen de los electrones, los cuantos y otras entidades parecidas, gobernados por fórmulas matemáticas, probablemente abrigará la creencia de que su esposa es una ecuación diferencial harto cumplida; pero no hay duda que tendrá suficiente tino como para no exteriorizar esta opinión en la vida doméstica. El materialismo, en su sentido literal, ha muerto hace tiempo.
 
3- El materialismo carece de base científica, y los científicos que lo defienden están, en realidad, creyendo en una superstición. Lleva a negar la libertad y los valores morales, pues la conducta sería el resultado de los estímulos materiales. Niega el amor, que acaba siendo reducido a instinto sexual: por eso, Popper ha dicho que Freud ha sido uno de los personajes que más daño han hecho a la humanidad en el último siglo y tuvo ocasión de comprobar que el método de Freud no es científico, pues trabajó hace muchos años en Viena en una clínica donde se aplicaba ese método. El materialismo, si se lleva a sus consecuencias, niega las experiencias más importantes de la vida humana: «nuestro mundo» personal seria imposible".
 
4- Para la vida se necesita mas que una simple molécula de proteína; tan solo para que una célula se mantenga activa se necesitan 2.000 diferentes proteínas, y la probabilidad de que todas ellas se presenten al azar es de solo 1 en 10 a la 40.000. Este calculo desestima la afirmación de la creación espontánea. La vida no puede haberse producido por casualidad. Hay una Inteligencia coexistente con el universo y esta Inteligencia y el Universo se necesitan mutuamente.

El plano astral el nivel inmediato sutil más allá de nuestra materia, posee tres regiones cada una con divisiones. La región superior; la más sutil astral nos liga a mente y se manifiesta con Fuerza-Energía-Luz cual fuente mental para los elevados sentimientos que ayudan al Mejor Pensar. Hay una región intermedia neutra y está la región oscura, densa e inferior que es receptáculo residual de lo denso mental humano en cuanto pensamiento, sentimiento y acción, nivel que colinda con el mundo material. Todos al morir tenemos un breve tránsito en cuerpo astral por el plano astral previo ingresar al túnel con la Luz al fondo y trasponer el límite sin retorno desde el Más Allá. Límite en que uno se desprende del cuerpo astral y llega en cuerpo mental al Más Allá. Todo ello sintiéndose uno el mismo, en un estado diferente, pero la misma persona que sabe, acepta que murió y para nada desea regresar a este más acá que atrás quedó, digo la misma persona porque la mente no ha cambiado. En el astral inferior permanecen por más tiempo los suicidas, criminales etc. quienes antes de ingresar al túnel que nos lleva al límite con el más allá actúan en este plano, algunos deben estar allí por más tiempo y son los que suelen responder a quienes usan la tabla ouija, a llamados de espiritas, médiums o lo que sea, y lo hacen a manera de espíritus burlones diciendo a esas personas lo que desean escuchar y no la sana verdad en la que se encuentran...

Al morir aquellas personas que tienen un intenso apego a la vida física y a las sensaciones mundanas se quedan más tiempo en el astral inferior sin aceptar que han muerto. Lo hacen hasta que algún Ser de Luz los orienta a entrar en el Túnel, todos dejan ese plano, por algunos considerado infernal, y ascienden: NO HAY CASTIGO, a lo más un autocastigo transitorio. En vida nuestro subconsciente mental incursiona por el plano astral según sea la sutilidad mental que se tenga. Al hacerlo durante la abstracción de la oración o en la meditación está, más allá de tiempo y espacio en el astral sutil. El plano astral representa una síntesis de la forma del humano pensamiento que activa a los sentimientos. Lo similar atrae a lo similar en los planos vibratorios, si uno se sutiliza atrae lo sutil si uno densifica los pensamientos atrae lo denso, eso es personal CAUSALIDAD. Cada uno es el único responsable de su manera de Pensar. El plano astral aun en su denso nivel está por sobre el alcance de la humana tecnología científica, ni que hablar sobre los niveles de la mente y el alma. Eso lleva a científicos a crear limitados paradigmas que pocos osan contradecir, paradigma donde se señala que todo reside en el cerebro, incluso la mente, el alma y dios.

Acá se rompe con el caduco, limitante y falto de destino Paradigma de los materialistas… La causa humana nos tiene donde estamos la CAUSALIDAD nos da Esperanzas en un Mundo Mejor.

Dr. Iván Seperiza Pasquali
Quilpué, Chile
Septiembre de 2018
http://www.isp2002.co.cl/
isp2002@vtr.net
http://www.mundomejorchile.com/