456

Cambio Climático -XI-

Proemio



Este escrito lo realizo habiendo cambiado mi PC. Consideré que ya tenía sus años y el Sistema Operativo estaba quedando obsoleto. Entonces desde la página en Internet de una Empresa de Viña del Mar seleccioné la tarjeta madre, el procesador, las memorias, la fuente de poder, el gabinete, el disco duro y el reproductor de CD que consideraba adecuado, moderno, potente y un sistema operativo más actualizado que el anterior. Un técnico amigo lo armó y ensambló. Ello manteniendo en el nuevo disco duro las tres particiones que uso: C-D-E y, del anterior disco copiando al nuevo todo el contenido de las particiones D y E. Logrado ello me significó tener que volver a cargar todos mis programas, algunos bastante complejos, lo que demuestra que, al lograrlo con éxito quiere decir que aun sigo operativo...

Miro mi Patria, noticias de otras naciones y con pena reconozco que el Cambio Climático con el Calentamiento Global van en acelerado incremento a pesar de la Conferencia Cumbre de Paris de diciembre 2015 o COP21. El silencio oficial sobre la real magnitud del problema tiene quizá que ver con no alarmar a la población, pero cada día son más quienes estiman que todo está diferente y no para bien precisamente. Han pasado tan solo dos meses y la cantidad de información nueva sobre el tema me lleva a dar forma a este título, parte de una saga tal parece con final anunciado. Dejaré a continuación artículos variados con la intención de dar una idea de conjunto de lo que ahora sucede y que cada uno vea el cómo preparar su mente...

Desarrollo


1.
La Cumbre de París muestra las divergencias sobre el cambio climático
Alguien dijo que, siendo realistas, esto no es más que un acuerdo para llegar a un acuerdo dentro de cuatro años que se aplicará cinco años más tarde
El sábado 12 de diciembre de 2015, 195 países reunidos en París, tras  doce días de intensas negociaciones, decidían dar su respaldo al primer acuerdo universal de lucha contra el cambio climático, cuyo contenido ha merecido un recibimiento dispar en lo que se refiere a su credibilidad y a los compromisos reales contemplados en las 31 páginas que, por primera vez, reúne el compromiso mundial por “mantener el aumento de las temperaturas por debajo de los 2 grados con respecto a los niveles preindustriales y perseguir los esfuerzos para limitar el aumento a 1,5 grados”.
Pese a una puesta en escena posiblemente excesivamente triunfalista  de los resultados de la COP21, por parte de los dignatarios mundiales como Obama, Xi Jinping o Ban Ki-moon, conscientes de que no se podía defraudar las expectativas de los ciudadanos de medio mundo, nunca como hasta ahora había tomado cuerpo, a nivel mundial y con tanta contundencia, el conocido proceso de saturación de información o directamente de desinformación, propalada a través de las nuevas tecnologías, lo que convertía el desenlace final de la cumbre parisina en un ejercicio lleno de dudas sobre su futuro cumplimiento y, por lo tanto, de su éxito.
Porque a la avalancha de juicios, mayoritariamente grandilocuentes, pronunciados por los representantes del establishment se unían las voces no solo de movimientos ecologistas escasamente sólidos y con tendencia a la apocalipsis, sino la de rigurosos académicos con demostrada hoja de servicios a favor de la lucha contra el cambio climático.
Uno de ellos, quizá el más rotundo, fue el juicio de Hansen, ex climatólogo de la NASA y profesor de la Columbia University y el primero en alertar hace tres décadas, en el Congreso norteamericano, sobre los riesgos del calentamiento global, que se despachaba con unas declaraciones en las que enfatizaba  que “estamos ante un fraude y una farsa” o “una excusa que tienen los políticos para poder decir: tenemos una meta de dos grados e intentaremos hacerlo mejor cada cinco años”, a la vez que criticaba el hecho de que no se adoptaran medidas  para la urgente descarbonización de la economía.
Coincidía con el académico, el director del Centro Internacional de Política del Clima y de la Energía, Kallbekken, al denunciar que al acuerdo para reducir la temperatura le faltaban  los medios ambiciosos para su mitigación.
No han sido los únicos en manifestar sus críticas opiniones sobre los acuerdo parisinos y en ese sentido convergen relevantes personalidades del mundo de la ciencia guiados por el axioma de que mientras los combustibles fósiles sean los más baratos, los vamos a seguir quemando.
PUBLICIDAD
Alguien dijo que, siendo realistas, esto no es más que un acuerdo para llegar a un acuerdo dentro de cuatro años que se aplicará cinco años más tarde. Un compromiso demasiado vago en su alcance y extenso en sus plazos que hace difícil cumplir con el objetivo de controlar el incremento de la temperatura del planeta por debajo de los 2ºC.
El tiempo lo dirá.
http://www.elplural.com/opinion/la-cumbre-de-paris-muestra-las-divergencias-sobre-el-cambio-climatico/


2.
Cambio climático: el camino a recorrer después de COP21

El 12 de diciembre, casi 200 países aprobaron el llamado “Acuerdo de París”. Este documento de 32 páginas de extensión detalla minuciosamente el nuevo plan oficial de la humanidad para hacer frente a la crisis que supone el cambio climático. Las negociaciones para llegar al acuerdo se llevaron a cabo en un complejo fuertemente protegido ubicado en la zona parisina de Le Bourget. En virtud del “estado de emergencia” declarado tras los atentados terroristas que el 13 de noviembre provocaron la muerte de 130 personas en París, en todo el territorio francés estaban prohibidas las manifestaciones. Pese a ello, hubo activistas que no acataron la prohibición, también en virtud de un “estado de emergencia”, frase con la que describen la situación del clima del planeta. Durante las dos semanas de la Cumbre de Naciones Unidas sobre Cambio Climático se llevaron a cabo manifestaciones, por momentos violentamente reprimidas por la policía, en las que personas de todo el mundo pidieron un tratado justo, ambicioso y vinculante a fin de evitar las peores consecuencias del cambio climático.
Dos días después del término de las negociaciones, el periodista británico George Monbiot sostuvo en Democracy Now!: “Lo que veo es un acuerdo sin plazos ni objetivos, con vagas y leves aspiraciones. Veo muchas palmadas en la espalda, mucha auto-felicitación, pero veo muy poco en términos del contenido real que se requiere para evitar el colapso de clima”.
La postura de George Monbiot es opuesta a la de muchas personas comprometidas con la causa ambiental, quienes consideran el resultado de las negociaciones como un avance positivo. Michael Brune, director ejecutivo de Sierra Club, dijo: “Casi todos los países del mundo se comprometieron ya sea a reducir su propio nivel de emisiones de carbono o a poner un tope al aumento de sus emisiones. Hubo también un reconocimiento explícito de que aquello a lo cual se comprometieron no es suficiente y por tanto se estableció un proceso para evaluar el grado de avance que se alcanza y comprometerse entonces a efectuar mayores reducciones de forma ininterrumpida en los años siguientes”.
La cumbre comenzó con el mayor encuentro de jefes de estado de la historia. El Dr. Hoesung Lee, presidente del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), organización de casi 2 mil científicos que publica el consenso de la comunidad científica mundial sobre el cambio climático, se dirigió a los líderes y enunció: “El clima ya está cambiando y sabemos que ello se debe a la actividad humana. De continuar de esta manera, nos arriesgamos a enfrentar impactos cada vez más graves e irreversibles: aumento del nivel del mar, sequías e inundaciones cada vez peores, escasez de agua y alimentos, aumento de los flujos de inmigración y refugiados a causa del clima, para mencionar solamente algunos”. En casi todos los rincones del planeta, las conclusiones de la ciencia que estudia el clima se aceptan como un hecho. Estados Unidos, principal país contaminante en la historia y sede de algunas de las compañías de extracción de combustibles fósiles más poderosas y políticamente influyentes a nivel mundial, es el único lugar donde se da crédito a quienes niegan el cambio climático.
Los especialistas en clima del IPCC proporcionaron distintos escenarios posibles frente al calentamiento global en los que describen de qué manera podría ser el mundo si el planeta alcanzara una serie de distintas temperaturas. Ya nos encontramos 1° Celsius por encima de la temperatura promedio de la era preindustrial y enfrentamos impactos devastadores. El principio rector del Acuerdo de París es la promesa de mantener “el aumento de la temperatura promedio del mundo muy por debajo de los 2° Celsius (lo que equivale a 3,6° F) en relación a los niveles preindustriales y desarrollar esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5° Celsius (o 2,7º F) por encima de los niveles preindustriales”.
Esta diferencia, en apariencia pequeña, resulta de suma importancia. Con una rápida descarbonización de la economía mundial, con un rápido pasaje a energías renovables no contaminantes podríamos limitar el aumento de la temperatura a 1,5° Celsius. En ese escenario, los pequeños países insulares podrían sobrevivir al aumento del nivel del mar que se prevé. Con un aumento de 2° Celsius, el hielo polar se derrite, el agua se calienta y, por tanto, se expande y el nivel del mar se incrementa 91 cm. Varios pequeños países insulares, como Maldivas o las Islas Marshall quedarían completamente sumergidos y desaparecerían. El objetivo de limitar el aumento de temperatura a un grado y medio por encima del nivel de la era pre-industrial se incluyó en el Acuerdo de París, pero como destaca George Monbiot: “Es como si se hubieran permitido adoptar 1,5° Celsius como objetivo al que aspirar ahora que esa meta ya es casi imposible de alcanzar”.
La periodista y activista Naomi Klein habló también sobre el acuerdo. Klein sostuvo: “Pasará por encima de los límites cruciales establecidos por los científicos y pasará también por encima de los límites de la equidad. Sabemos, haciendo cálculos y sumando los objetivos que las principales economías presentaron en París, que esos objetivos nos llevan a un futuro muy peligroso. Nos llevan a un futuro con un calentamiento de 3 a 4 grados Celsius”.
Asad Rehman, de Amigos de la Tierra, describió el límite de la equidad del que hablaba Naomi Klein: “Se trata de dar apoyo a los más vulnerables, las personas más pobres, que son quienes ya están perdiendo sus vidas y medios de sustento y que son quienes van a enfrentarse a impactos climáticos cada vez peores, principalmente por responsabilidad de los países ricos y desarrollados que han crecido y se han enriquecido gracias a la contaminación con carbono”. En el Acuerdo de París, a este apoyo se le llama “Pérdidas y daños”, que en los hechos significa un sistema de compensaciones de índole financiera por parte de los países ricos a los países pobres que sufren los graves impactos del cambio climático. Rehman agregó: “Los países ricos responsables de esta crisis pretenden ahora trasladar la carga de la responsabilidad de los ricos a los pobres. Mi gente habla del legado de Obama en lo que refiere al cambio climático. Desafortunadamente, el legado que dejará en este sentido es un cáliz de veneno para los pobres, al hacerles pagar realmente los impactos del cambio climático”.
Una amplia coalición de organizaciones de acción contra el cambio climático prometieron un agresivo año de acciones directas orientadas a precipitar el fin de la era de los combustibles fósiles. Como me dijo Kumi Naidoo, de Greenpeace: “La mayoría de los que formamos parte de las organizaciones de la sociedad civil, nunca hablamos del ‘camino hacia París’, siempre hablamos del ‘camino que pasa por París’.
http://radio.uchile.cl/2015/12/21/cambio-climatico-el-camino-a-recorrer-despues-de-cop21


3.
http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=167874&relacion=&tipo=Noticias&categoria=1


4.
Ciudades chinas, en alerta roja por la contaminación
27 de diciembre de 2015  
Aproximadamente 96 millones de habitantes entre Pekín y Shangái fueron afectados por el esmog que cubrió regiones del norte y nordeste
La salud de los ciudadanos es amenazada. Las emisiones que ha tenido por cuarta vez en un mes el gigante asiático se deben al carbón.
Al menos diez ciudades y una provincia de China se encontraban en alerta roja por contaminación atmosférica y zonas extensas del norte estaban envueltas en una espesa niebla contaminante por cuarta vez en un mes.
La provincia de Shandong, entre Pekín y Shanghái, poblada por unos 96 millones de habitantes, decretó por primera vez, una alerta roja para el conjunto de su territorio.
Al menos una decena de ciudades hicieron lo propio frente al esmog que cubre regiones del norte, nordeste y centro de China. Entre ellas figura la ciudad de Xinxiang, en la provincia de Henan (centro).
La concentración de partículas de 2.5 micras de diámetro, muy peligrosas para la salud porque penetran profundamente en los pulmones, rondaba los 730 microgramos por m3, según las autoridades provinciales.
Lo que significa que multiplica casi por 30 el tope máximo de 25 recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para una exposición de 24 horas. Al comienzo de diciembre, el municipio de Pekín decretó una alerta roja por contaminación y volvió a hacerlo unas semanas después, con medidas excepcionales como restricciones a la circulación y cierres de fábricas.
La capital canceló su alerta roja, debido a que un frente frío expulsó el aire contaminado, indicó la agencia de noticias estatal Xinhua.
Durante la alerta en Pekín, varias fábricas cerraron y se recurrió a una circulación alternada, con lo que cada día la mitad de los coches privados quedaron fuera de las calles, entre otras medidas.
La oficina nacional de medio Ambiente anunció el que había ordenado a seis grandes ciudades, que no cita, que evaluaran sus sistemas de alerta y que mejoren la aplicación de medidas para la ‘reducción urgente de emisiones' contaminantes.
La decisión de Pekín de decretar una alerta de contaminación parece haber abierto la vía a que otras ciudades, también afectadas por la polución atmosférica, tomen medidas similares.
LA PEOR CALIDAD DEL AIRE
La calidad del aire en noviembre y diciembre ha llegado a mínimos en tres años, según el diario estatal China Daily , pese a las medidas adoptadas para hacer frente a este crónico problema.
‘La elevada contaminación provocada por el carbón' es uno de los responsables, asegura el diario, que cita al experto en polución Meng Fan, de la Academia china de investigación medioambiental. El presidente chino Xi Jinping afirmó que las emisiones de CO² del país, provocadas en gran medida por el uso del carbón, alcanzarán su nivel máximo ‘en torno a 2030'.
Sin embargo, el gobierno chino anunció planes para reducir en 60%, antes de 2020, la cantidad de emisiones contaminantes de sus centrales térmicas a carbón.
Para desarrollarse económicamente, China ha utilizado esencialmente fuentes de energía sucias y baratas, como el carbón.
Ahora que la segunda economía mundial sufre una ralentización, el país tiene dificultades en renunciar a este tipo de energía, pese a los problemas medio ambientales y de salud.
http://laestrella.com.pa/vida-de-hoy/planeta/ciudades-chinas-alerta-roja-contaminacion/23912326


5.
Más de 170 mil evacuados por las inundaciones en Argentina, Paraguay, Brasil y Uruguay
La crecida de los ríos limítrofes es considerada la más complicada de “los últimos 50 años”, según las autoridades. En Concordia, la localidad más afectada del país, el agua llegó a algunos lugares del casco urbano y complica los trabajos de evacuación.
26-12-2015
Unas de las peores lluvias e inundaciones de las últimas décadas dejaban el sábado más de 170.000 evacuados en Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay, como consecuencia de la crecida de ríos limítrofes, manteniendo en alerta a las autoridades.
Dos personas más fallecieron y 20.000 fueron evacuadas en tres provincias del noreste de Argentina, principalmente por la crecida de los ríos Paraná y Uruguay, que colinda con el país homónimo, según los últimos reportes de las autoridades.
"Esta creciente apunta a ser una de las más complicadas de la historia", aseguró el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, durante un recorrido este sábado por la provincia de Entre Ríos, mientras el jefe de gabinete Marcos Peña visitó la provincia de Corrientes.
La agroindustrial Entre Ríos es la más afectada con cerca de 10.500 desplazados de sus hogares, la mayoría en Concordia, una ciudad de 170.000 habitantes a orillas del río Uruguay y que vive su "peor inundación en 50 años", según las autoridades.
"Lo más complicado es Concordia porque el agua está en algunos lugares del casco urbano por lo que el problema de la evacuación es más severo", manifestó Frigerio a una radio local.
El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, y el secretario de Desarrollo Humano de Concordia, Guillermo Echenause, reportaron este sábado que se mantiene el estado de alerta en la ciudad, pese a que los caudales del río Uruguay "disminuyeron muy poquito".
"En este momento la situación está estabilizada como consecuencia de que hay buen tiempo y esto nos ha dado un respiro", expresó Bordet, quien precisó que el río Uruguay se mantiene en 15,86 metros.
Las autoridades estaban pendientes de las proyecciones de inundaciones derivadas de El Niño, pero no esperaban las dimensiones actuales. Si el río aumenta su nivel a 17 metros, se espera que en Concordia los desplazados superen los 20.000.
Otros 2.000 evacuados se registraron en la vecina Corrientes (90.000 habitantes) y 1.500 más en Chaco.
En Paraguay, la gran crecida del río Paraguay provocó 130.000 evacuados, según las autoridades.
Cuatro personas murieron aplastadas por la caída de árboles y la capital, Asunción, quedo sin electricidad temporalmente.
Los cuerpos de socorro continúan las labores de rescate y evacuación, indicó a la AFP David Arellano, jefe de Operaciones de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN).
"No podemos dejar abandonadas a las miles de familias que cada año son afectadas por inundaciones", dijo el presidente paraguayo Horacio Cartes en su mensaje de Navidad. El mandatario decretó el estado de emergencia para liberar más de 3,5 millones de dólares en atención para los evacuados.
Los efectos del fenómeno meteorológico El Niño -resultante de la interacción entre el océano y la atmósfera en las zonas oriental y central del Pacifico ecuatorial- son los más virulentos desde 1950 y podrían continuar hasta el primer trimestre de 2016, según predijo la Organización Meteorológica Mundial (OMM) de la ONU en noviembre pasado.
Brasil y Uruguay también afectados
El fuerte caudal del río Uruguay golpeó además parte del estado brasileño de Rio Grande do Sul (sur), donde 1.795 familias (unas 9.000 personas) fueron desplazadas por el temporal registrado en los últimos días.
Este sábado, la presidenta Dilma Rousseff sobrevoló la región de Uruguaiana, la principal ciudad del sur del país también a orillas del río Uruguay.
"Estamos aquí porque sabemos que Brasil sufre el fenómeno de El Niño que provoca fuertes lluvias en el sur del país y una terrible sequía en el noreste", dijo Rousseff.
El mayor Rinaldo da Silva Castro, de la Defensa civil regional, indicó que 38 ciudades de esa región fueron afectadas por las crecidas de los ríos Uruguay y Quaraí.
En el norte de Uruguay este sábado subieron a 9.083 los desplazados -7.185 voluntariamente-, según el último reporte del Sistema Nacional de Emergencia (Sinae).
El organismo indicó que la situación más grave se registra en los departamentos (provincias) de Artigas, Paysandú, Rivera y Salto (norte) y Río Negro (sur) y Durazno (centro).
http://www.eldiariodelarepublica.com/pais/Mas-de-170-mil-evacuados-por-las--inundaciones-en-Argentina-Paraguay-Brasil-y-Uruguay-20151226-0021.html


6.
La retranca: los que niegan el cambio climático están negándose a sí mismos
30 diciembre, 2015
No hay nieve en Times Square, el Cono Sur americano sigue bajo agua, pero Colombia está seca. La NASA, sirviéndose de esos satélites suyos que escudriñan el planeta con la energía de las comadres fisgonas, explica por qué la mitad del planeta está bajo agua y la otra suspira por una gota.
Los de la NASA pronostican que lo peor está por llegar pese a que ya está muy comprometida  la producción mundial de arroz, trigo, café y otros cultivos y que eso ha disparado los precios de esos alimentos.
Y ya saben ustedes quienes pagarán los platos rotos, los que menos tienen y más necesitan.
Es que hay cosas que m nunca cambian.
El cambio climático es una cuestión política pero no es la conjura del capitalismo como dice la izquierda que suspira por el Muro de Berlín. Sin embargo, negarlo a ultranza parece ser una prioridad  entre  los sectores ultraconservadores. (Y también entre la gente más alejada de la cultura y la información, pero eso es harina de otro costal).
Para los ‘’mercaderes del templo’’, luchar contra el cambio climático es luchar contra ellos y contra la bonanza económica y ese pedazo de cielo que es  la clase media,  que ellos y sólo  ellos pueden garantizar.
Muchas de las élites empresariales en Estados Unidos y en el resto del mundo se niegan a que alguien les cante las cuarenta y les acuse de irracionales, inciviles y rapiñeros.
Supongo que si por estos días se asoman a la ventana y son capaces de mirar más allá de sus ombligos, los que niegan el cambio climático tal vez logren entender que están negándose a sí mismos y a todos los que están por llegar.
El cambio climático es una cuestión política pero no es la conjura del capitalismo como dice la izquierda que suspira por el Muro de Berlín.

http://cnnespanol.cnn.com/2015/12/30/la-retranca-los-que-niegan-el-cambio-climatico-estan-negandose-a-si-mismos/

7.
El caos climático de Fin de Año
El fenómeno El Niño y el cambio climático provocan inundaciones, sequías y alteraciones térmicas extraordinarias en buena parte del planeta
04/01/2016
El 2015 se despide con una de las situaciones meteorológicas/climáticas más complejas y singulares de las últimas décadas. El cambio climático, la alteración de la corriente en chorro (jet stream, en inglés) y el fenómeno El Niño están provocando alteraciones muy importantes en buena parte del planeta.
Éstas son algunas de la imágenes que ilustran una situación que incluso la NASA ha calificado como caótica (ver aquí su último informe).
En el centro y la costa este de Estados Unidos se han producido durante las últimas semanas precipitaciones torrenciales y, al mismo tiempo, temperaturas inusualmente altas para esta época del año en ciudades como Nueva York.
En amplias zonas del Reino Unido, la tormenta Frank -considera como la más potente en esta zona en los últimos 140 años- ha dejado inundaciones catastróficas en centenares de poblaciones.
En el hemisferio sur, los efectos del fenómeno El Niño han dejado inundaciones importantes en diversas regiones de Argentina, Paraguay, Brasil y Uruguay.
El Polo Norte vive uno de los finales de año más cálidos de su historia reciente, con temperaturas que rondan los cero grados centígrados, es decir, 30 grados por encima de la media para esta época del año.
Mientras que en Turquía se registran importantes nevadas en el último día del año, en el centro de Europa se han superado las temperaturas históricas de un mes de diciembre y la mayor parte de los Alpes siguen sin nieve, como se puede observar en este vídeo captado el día 25 de diciembre en las Dolomitas (Alpes italianos).
http://www.lavanguardia.com/natural/20151231/301127257736/fenomeno-el-nino-provoca-caos-meteorologico-mundial-coleccion-de-imagenes-cambio-climatico.html


8.
Cambio climático reducirá en 60% la producción eléctrica
7 Ene, 2016
El impacto del cambio climático sobre el caudal de los ríos y los arroyos podría reducir hasta en un 60% la capacidad de producción de electricidad en el mundo entre 2040 y 2069, según un estudio publicado en la revista científica NatureClimateChange.
El estudio, en el que participa el Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (Iiasa) de Viena, Austria, pide “mayores esfuerzos de adaptación para mantener la seguridad energética futura”, según informó esa organización en un comunicado.
“El cambio climático está afectando a los recursos hídricos, ya que está cambiando las precipitaciones y afectando a las temperaturas del agua”, explicó Keywan Riahi, coautor de la investigación y director del programa de energía del Iiasa.
Las centrales nucleares y las termoeléctricas necesitan el agua como refrigerante, por lo que su escasez o su calentamiento supone una “importante restricción” para su funcionamiento, indicó el científico.
En conjunto, las centrales hidroeléctricas y termoeléctricas (que incluyen las alimentadas por combustibles fósiles, biomasa y las nucleares) aportan el 98 por ciento de la producción eléctrica mundial, según el Iiasa.
Las plantas termoeléctricas toman agua directamente de los ríos, lagos o del mar para enfriar los condensadores de la turbina, antes de devolver el agua a su punto de origen, provocando así un efecto de “contaminación térmica”, pues regresa a mayor temperatura.
Estados Unidos, el sur de Sudamérica, África del Sur, América Central, el sur de Europa, el sudeste de Asia y el sur de Australia son las regiones más vulnerables.
En estas regiones se prevé “la disminución del caudal principal anual, combinado con fuertes aumentos en la temperatura del agua bajo el cambio climático” algo que, según el informe, reducirá la capacidad de la producción hidro y termoeléctrica.
“Las plantas de energía no sólo están causando el cambio climático, sino que también podrían verse afectadas por su impacto”, advirtió Riahi.
http://www.latribuna.hn/2016/01/07/cambio-climatico-reducira-en-60-la-produccion-electrica-2/


9.
El cambio climático colabora en la fortaleza de 'El Niño'
09/ENE/2016
Expertos habían advertido que este fenómeno ganaría en intensidad antes de fin de año
Tornados, inundaciones, temperaturas récord, ola de calor: los fenómenos meteorológicos extremos que marcaron el año pasado se debieron al fenómeno “El Niño” particularmente acentuado en un contexto de cambio climático pero también a variaciones naturales.
“No hay una respuesta sencilla” para explicar los fenómenos excepcionales, a veces devastadores, observados tanto en América del Sur como en Europa, Estados Unidos o Australia, señala Jérôme Lecou, ingeniero meteorólogo francés. “Existe una conjunción” de factores, coincide el climatólogo Hervé Le Treut.
Extremadamente poderoso
La Organización Meteorológica Mundial (OMM), una agencia dependiente del sistema de Naciones Unidas, había advertido en noviembre pasado que “El Niño” ganaría en intensidad el fin de año.
Este “evento extremadamente poderoso” explica por ejemplo “las inundaciones particularmente intensas en Paraguay y el Norte de Argentina”, indica Lecou. Se trata efectivamente de zonas expuestas a fuertes lluvias cuando aparece este fenómeno climatológico.
Las temperaturas anormalmente cálidas registradas en el Noreste de Canadá y en Australia coinciden con aquel fenómeno, bautizado en referencia al Niño Jesús porque se produce en torno al solsticio que coincide con la Navidad.
Por otra parte, los efectos del cambio climático “comienzan a hacerse sentir”, asegura el meteorólogo.
A nivel mundial, el año pasado “fue el más cálido jamás registrado” y los cinco últimos años constituyen el quinquenio más caluroso de que se tengan estadísticas.
Según la OMM, “la temperatura promedio en la superficie del globo superará sin duda el umbral simbólico y significativo que constituye un calentamiento global de un grado centígrado” con relación a la era preindustrial.
“De manera más puntual, se producirá este recalentamiento a nivel regional, con un fin de año absolutamente fuera de serie en el Hemisferio Norte, con un mes de diciembre histórico en Europa por ejemplo”, explica Lecou.
Calentamiento por todas partes
“Existe un calentamiento de base que hace que se estén batiendo récords por todas partes”, asegura Hervé Le Treut.
Temperaturas explican las inundaciones en Inglaterra. “Los inviernos clementes que estamos viviendo favorecen precipitaciones importantes, como es el caso en Inglaterra”, estima el climatólogo Jean Jouzel. “Existe un claro vínculo entre las inundaciones y los inviernos muy suaves en Europa Occidental, eso está claro”.      
Un vínculo poco claro
¿Existe aun vínculo entre “El Niño” y el cambio climático? “No necesariamente”, aclara el climatólogo Hervé Le Treut, aunque “se puede imaginar que sea modulado un poco por el cambio climático”.
Según el secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Michel Jarraud, “el fenómeno natural que constituye ‘El Niño’ y el cambio climático provocado por el hombre pueden interactuar y ejercer su influencia el uno sobre el otro de manera totalmente inédita”. “‘El Niño’ no hace sino acentuar la tendencia al calentamiento”.
No es seguro sin embargo que los mortíferos tornados de Texas se deban al cambio climático.
“Efectivamente hay un poco más de tornados pero no existe un vínculo comprobado hasta el momento” con el cambio climático, señala el climatólogo Jean Jouzel, ex vicepresidente del grupo de expertos sobre el clima (IPCC).
La “variabilidad natural” del clima también ocurre en los fenómenos excepcionales, advierte Jérôme Lecou. Según él, la misma explica la ola de temperaturas clementes en el Noreste de Estados Unidos y Europa, así como las inundaciones fuera de lo común en Inglaterra.
LA FRASE
"La temperatura promedio en la superficie del globo superará sin duda el umbral simbólico y significativo que constituye un calentamiento global de un grado centígrado".
Organización Meteorológica Mundial.
http://www.informador.com.mx/tecnologia/2016/637311/6/el-cambio-climatico-colabora-en-la-fortaleza-de-el-nino.htm


10.
El Cambio Climático y la salud mundial

Fuente: http://www.ecoticias.com/medio-ambiente/110800/Cambio-Climatico-salud-mundial
El Cambio Climático y la salud mundial
“A medida que los Cambios Climáticos se intensifican, se eleva el riesgo de lesión, enfermedad y muerte a causa de las olas de calor, de los incendios forestales, las tormentas intensas y de las inundaciones.”
11/01/2016,
El calor extremo Si las altas temperaturas, especialmente cuando se combinan con una alta humedad relativa, persisten durante varios días (las llamadas olas de calor) y éstas no bajan en las horas nocturnas, el calor extremo puede ser un asesino.
De todas las proyecciones relacionadas con el clima hechas por los científicos, el aumento de las temperaturas es la más preocupante. Las muertes relacionadas directa o indirectamente con el calor extremo se han disparado y se prevé que las cifras sigan en alza.
Por otra parte y debido a que las temperaturas invernales están aumentando más rápido que las estivales, las muertes que se deben al impacto del frío (desde enfermedades que se agravan hasta el congelamiento por exposición a la intemperie) es probable que disminuyan.
Los desastres "naturales"
Los cambios proyectados en la temperatura y en las precipitaciones, ocasionados por el calentamiento global y el consiguiente daño al Medio Ambiente es probable que conduzcan a otros efectos que amenazan la salud y la seguridad humanas.
Por ejemplo, el cambio de los patrones de precipitación sumado al calor prolongado, pueden crear sequías de larga duración, lo que puede causar incendios forestales, poniendo en peligro a las personas y a los animales y plantas locales.
Sin embargo, un calentamiento de la atmósfera también retiene más humedad, por lo que la probabilidad de lluvias extremas continúa aumentando en algunas regiones las tormentas, huracanes, tornados o nieve excesivos, además de la inundación de las zonas más cercanas a las aguas.
Las aguas oceánicas más cálidas están siendo el escenario de huracanes tropicales y tifones cada vez más agresivos mientras que los ciclos oceánicos continúan siendo un factor de influencia medioambiental en la frecuencia de los ciclones tropicales.
La mala calidad del aire
La combinación de tres ingredientes: la luz del sol, el aire caliente y la contaminación (en especial de la que proviene de la quema de carbón y de los derivados del petróleo) se combinan para lograr que a nivel del suelo exista lo que se llama smog que causa que los seres humanos experimentan diferentes males asociados a la mala calidad del aire.
El problema más grave es que si las temperaturas son más altas aumenta el smog, así la luz del sol, la contaminación del Medio Ambiente y las corrientes de se mantengan inalteradas.
Los alérgenos y otras molestias
Las temperaturas más cálidas y una mayor concentración de dióxido de carbono en la atmósfera estimulan el rápido crecimiento de algunas plantas que maduran antes o producen alérgenos más potentes.
Los alérgenos comunes como el polen parecen responder particularmente bien a mayores concentraciones de CO2, como lo hacen las plantas que consideramos “malas hierbas”, como la hiedra venenosa.
Las enfermedades relacionadas con la alergia están clasificadas entre las más comunes y crónicas de las que padecen los seres humanos y les afectan en todos los sentidos ya que no solo les provocan episodios de mala salud, sino que bajan o anulan su productividad.
La propagación de enfermedades
Los científicos temen que un mundo más cálido acarree cambios drásticos en los llamados "vectores de enfermedades" o sea los mecanismos por medio de los cuales se propagan algunas enfermedades.
Los insectos que anteriormente eran detenidos por inviernos fríos ya se están moviendo hacia los polos, o sea a las latitudes más altas (dengue – zika…). Los océanos más cálidos y otras aguas superficiales también pueden significar graves brotes de cólera y de microrganismos dañinos contenidos en ciertos tipos de pescados y mariscos (como la marea roja).
Un problema para cada lugar
En las distintas regiones del mundo se experimentan las más diversas reacciones a los factores antes mencionados, por lo que en cada punto del planeta se agudizarán los problemas y se harán de índole cada vez más local por las razones que exponemos a continuación.
Las tendencias climáticas difieren según la región
Las personas que viven en las llanuras, en los cauces de ríos y en las zonas costeras son más propensas a tener inundaciones. Quienes habitan en zonas secas están a merced de la desertización o padecen de riesgos mayores de incendios.
Algunas personas son más vulnerables que otras
Los niños pequeños, los ancianos y las personas que ya están enfermas son menos capaces de soportar altas temperaturas y la mala calidad del aire. Por ejemplo, las temperaturas extremas y el smog resultan particularmente dañinas para aquellos que padecen de asma o de problemas respiratorios o cardíacos crónicos.
Los países ricos son más propensos a adaptarse al cambio climático
Los países pobres cuentan con muchos menos recursos económicos para recuperarse de los desastres relacionados con las variaciones del clima. Incluso dentro de las diferentes naciones, los individuos menos afortunados económicamente son más vulnerables debido a que tienen menos recursos para escapar del peligro que representan las altas temperaturas (carecen de aire acondicionado o de un correcto aislamiento de sus hogares).
Una reflexión final
El mundo se calienta y las naciones siguen prometiendo hacer algo, pero no dicen ni qué medidas tomarán ni cuándo se decidirán a combatir el Cambio Climático y sus consecuencias en las personas y en el Medio Ambiente. La realidad es que ya no queda más tiempo para seguir de manos cruzadas.
Es necesario hacer una mejor planificación e inversiones importantes y tangibles en infraestructura sanitaria a nivel público, para ayudar a las diferentes comunidades a resistir el severo calentamiento que se vislumbra en el horizonte.
El problema es que estas inversiones podrían resultar más caras que tomar cartas en el asunto y comenzar con una drástica reducción los costos de las emisiones que atrapan el calor. La diferencia entre escoger una medida u otra, puede tener que pagarse con vidas humanas.
http://www.ecoticias.com/medio-ambiente/110800/Cambio-Climatico-salud-mundial
 
El Cambio Climático y la salud mundial

Fuente: http://www.ecoticias.com/medio-ambiente/110800/Cambio-Climatico-salud-mundial
El Cambio Climático y la salud mundial

Fuente: http://www.ecoticias.com/medio-ambiente/110800/Cambio-Climatico-salud-mundial
El Cambio Climático y la salud mundial

Fuente: http://www.ecoticias.com/medio-ambiente/110800/Cambio-Climatico-salud-mundial
El Cambio Climático y la salud mundial

Fuente: http://www.ecoticias.com/medio-ambiente/110800/Cambio-Climatico-salud-mundial
El Cambio Climático y la salud mundial

Fuente: http://www.ecoticias.com/medio-ambiente/110800/Cambio-Climatico-salud-mundial


11.
Voces contra el cambio climático
Ni la reciente Cumbre sobre Cambio Climático celebrada en la capital francesa es la solución a todo ni tampoco ha servido para nada
En una batalla cada vez más global intervienen personajes internacionales como los que forman este proyecto fotográfico
14 ENE 2016
"Tampoco los dinosaurios creían en el cambio climático”, decía el cartel de un activista en la recién celebrada conferencia de París. Dio en el clavo, porque si hay una víctima clara e indiscutible de esa reunión mundial, esa son justo los climaescépticos. Ya nadie los escucha y, después de que 188 países hayan tasado la realidad del calentamiento global y lo feas que parecen sus perspectivas, los pocos que quedan –como los republicanos de Estados Unidos– han dejado de hacer ruido y se han sumido en un clamoroso silencio. Ni los estadistas ni sus primos parecen tener ya nada que decir.
Por lo demás, las opiniones que cabe leer o escuchar sobre la Cumbre de París sobre Cambio Climático son casi inabarcables, pero se pueden organizar en un abanico con solo dos listones en los extremos: que París es la solución a todo y que no ha servido para nada. Como siempre, ambos extremos se equivocan. No es que la interpretación correcta esté en el medio: es que está por encima de todo eso.
El consenso científico es que resulta esencial no superar en 2050 la frontera de los dos grados –es decir, dos grados más que en la era preindustrial– y que ello requiere haber eliminado gradualmente los combustibles fósiles para entonces. El acuerdo de París no garantiza ese objetivo ni de lejos, pero desde luego lo hace posible. Harán falta nuevas restricciones, acuerdos más audaces y herramientas científicas más refinadas, pero nada de eso ocurriría sin el pacto imperfecto e incompleto que ha salido de la ciudad de la luz. Los ambientalistas harían bien en dar a los líderes mundiales la bienvenida a la fuerza aplastante de la razón. Que progresen más allá dependerá sobre todo de la presión que los ciudadanos ejerzan sobre sus Gobiernos. La lucha será larga, y los líderes ecologistas más necesarios que nunca. Pero la imperfección de un acuerdo no puede ser un argumento para desaprovechar sus virtudes y sus oportunidades.
Es verdad que en Copenhague, en 2009, se habían suscitado las mismas esperanzas, y que al final quedaron en un embarazoso fiasco. El acuerdo que salió de allí reconocía la necesidad de explorar medidas para mitigar los efectos del calentamiento, pero sin mirar mucho hacia cuáles eran sus causas. En París, más de 150 países han presentado, a instancias de la organización, unos planes minuciosos para recortar sus propias emisiones. Es importante que acepten unas medidas de supervisión internacional. Junto a un refuerzo persistente de los objetivos, esa puede ser la clave para seguir adelante.
La historia de la razón científica aplicada a la política ambiental tiene un precedente soberbio en la reducción drástica, por la industria, de los gases (CFC, clorofluorocarbonos) que dañan la capa de ozono. También es importante recordar que, en aquel caso, había alternativas baratas y eficaces para esos productos.
Al final, la eliminación de los combustibles fósiles dependerá también de que haya alternativas viables. Y esto vuelve a poner el acento en la importancia crítica de investigar en energías eficaces, accesibles e inocuas para el medio. La solución vendrá algún día de ese mismo Sol que este invierno se ha resistido tanto a desaparecer tras las cumbres nevadas. Entre tanto, siempre nos quedará París.
http://elpais.com/elpais/2016/01/12/eps/1452614318_894845.html


12.
Preocupante: investigación arrojó que cambio climático afectará primero a trópicos que a polos
-El clima es uno de los motores principales de los procesos biológicos y puede afectar significativamente a ecosistemas y personas.
18 de enero 2016
El biólogo e investigador de la Universidad de Hawái en Estados Unidos, Camilo Mora, realizó una investigación sobre cambio climático, el cual afectaría primero a los trópicos y no a los polos.
“Cuando hablamos de cambio climático se nos viene a la mente el hielo derritiéndose, pero los cambios más graves en el clima ocurrirán primero en otras latitudes, como los trópicos”, explicó Mora de acuerdo a su estudio sobre las consecuencias que tendría el aumento de la temperatura del planeta en relación a la emisión de gases de efecto invernadero.
De acuerdo a la investigación, en cuatro décadas más el clima de los trópicos romperá con los patrones que ha seguido desde 1860, es decir, aproximadamente en 2047 se superarán por primera vez los registros históricos de temperaturas en las regiones tropicales si se mantiene el ritmo de emisiones actual.
El estudio reitera que hay variadas especies cuya supervivencia está relacionada al clima y que los cambios de temperatura pueden provocar que algunos animales se vean en la obligación de migrar o quedar extintas.
Es menester no olvidar que el clima es uno de los motores principales de los procesos biológicos y puede llegar a afectar significativamente a ecosistemas y a personas.
http://www.elciudadano.cl/2016/01/18/249123/preocupante-investigacion-arrojo-que-cambio-climatico-afectara-primero-a-tropicos-que-a-polos/


13.
California investigará si Exxon Mobil mintió sobre los riesgos del cambio climático
21 de enero 2016
La fiscal general de California, Kamala D. Harris, está investigando si Exxon Mobil Corp. mintió repetidamente al público y sus accionistas sobre los riesgos de su negocio por el cambio climático —y si dichas acciones podrían considerarse un fraude y violar las leyes ambientales—.
La oficina de Harris está investigando que era lo que Exxon Mobil sabía sobre el calentamiento global y qué fue lo que la compañía le dijo a sus inversionistas, reveló una persona cercana a la investigación.
Dicha acción es consecuencia de los reportes publicados, basados en documentos internos de la compañía, que sugieren que en las décadas de los 80 y 90 la empresa se basó en su investigación sobre el clima para desarrollar los proyectos relacionadas con su industria, pero al mismo tiempo cuestionó públicamente la veracidad del cambio climático.
Tales documentos fueron mencionados en historias de la Comunidad de Reporteros de Energía y Medio Ambiente de Universidad de Columbia, que hizo esas publicaciones en conjunto con el L.A. Times. La organización no lucrativa InsideClimate News también publicó varias historias basadas en esos documentos.
Poco después de dichas publicaciones, la oficina de Harris lanzó una investigación como consecuencia de los hallazgos, indicó la fuente. El fiscal general de Nueva York también está investigando a la compañía petrolera por esos mismos reportes.
Exxon Mobil no ha respondido a varias solicitudes telefónicas y por correo electrónico para que se pronuncie al respecto.
Un vocero de Harris no confirmó si dicha investigación está en curso.
El representante federal demócrata Ted Lieu, quien ha presionado a las autoridades federales para que investiguen a Exxon Mobil, aplaudió la decisión de Harris.
Lieu dijo que la investigación significa que cualquier hallazgo que se le pueda comprobar a Exxon Mobil sería de beneficio para los californianos.
Lieu dijo que le ha enviado cartas a Loretta Lynch, fiscal general del Departamento de Justicia de Estados Unidos, así como a la Securities and Exchange Commission (SEC), pidiendo que se investigue si hubo fraude, violaciones a la protección del consumidor o la salud pública, publicidad falsa, protección a los accionistas o algún otro delito.
Lieu agregó que espera que la decisión de Harris, representante de un estado con la octava mayor economía del mundo, incite a otros estados y al Departamento de Justicia a investigar.
"Pienso que esta acción será tomada con mucha seriedad por Exxon Mobil", dijo Lieu.
Richard Keil, vocero de Exxon Mobil, anteriormente dijo que la compañía niega cualquier falta respecto a los reportes.
"Negamos categóricamente las acusaciones de la prensa acerca de que Exxon Mobil ocultó información sobre el cambio climático", aseguró Keil en un comunicado, en respuesta a las cartas enviadas en octubre pasado por Lieu y Mark DeSaulnier, otro representante demócrata. Keil emitió el mismo comunicado a principios de noviembre cuando la investigación en Nueva York se hizo pública.
Exxon Mobil sigue recibiendo llamadas de distintos legisladores acerca de investigaciones criminales basadas en los reportes de prensa, entre ellos Hillary Clinton, Bernie Sanders y Al Gore.
Todavía no está clara la forma en que Harris canalizará la investigación en California.
http://www.hoylosangeles.com/latimesespanol/hoyla-lat-california-investigara-si-exxon-mobil-mintio-acerca-de-los-riesgos-del-cambio-climatico-20160121-story.html


La historia de Exxon Mobil, la mayor petrolera del planeta
Exxon Mobil es la fusión de las herederas de la Standard Oil perteneciente a John D. Rockefeller, creada en 1870. Para 1939 esta empresa era la más grande el mundo, y solamente tenía como rival a la SHELL que extraía petróleo de México. La compañía era la segunda de los seis macrooperadores petroleros mundiales con una producción diaria de 6,5m bep (barriles equivalentes de petróleo). ExxonMobil ocupaba el primer lugar en el mundo en reservas de petróleo y gas entre las empresas privadas productoras de hidrocarburos, aunque todavía sin alcanzar el tamaño de algunos de los mayores productores de petróleo estatal. Exxon ha sido objeto de numerosas críticas por su registro de prácticas comerciales y ambientales, como muchas compañías de talla mundial.
Unase en www.twitter.com/alvarodabril a nuestra red social que ya cuenta con varios miles de seguidores (hoy casi 8.200) . Allí podrá mantenerse al día en temas de negocios y marketing.
Exxon Mobil Corporation se formó en 1999 gracias a la fusión de dos grandes compañías petroleras, Exxon y Mobil.
En 1998, Exxon y Mobil firmaron en EE.UU. un acuerdo por U$73,7 billones para fusionarse y formar una nueva empresa llamada Exxon Mobil Corporation, la empresa más grande del planeta. Tras las correspondientes aprobaciones accionarias, la fusión se completó el 30 de noviembre de 1999. La fusión de Exxon y Mobil fue única en la historia de Estados Unidos, ya que reunió las dos mayores empresas del conglomerado Standard Oil de John D. Rockefeller; la Standard Oil Company de Nueva Jersey / Exxon y la Standard Oil Company de Nueva York / Mobil, que habían sido separadas forzosamente por orden del Gobierno norteamericano casi 100 años antes. Como resultado de la fusión, se llevó a cabo la más grande fusión empresarial en la historia de EE.UU.
En el año 2005 el precio de las acciones de ExxonMobil aumentaron en paralelo con el aumento de los precios del petróleo, superando a General Electric como la corporación más grande del mundo en términos de capitalización bursátil. A finales de 2005, se informó sobre su récord de ganancias en EE.UU. alcanzando los U$ 36 mil millones en ingresos anuales, es decir, un 42% respecto del año anterior (la producción anual total de ingresos fue record de todos los tiempos en ingresos anuales respecto de cualquier negocio, e incluye $ 10 billones sólo en el tercer cuarto del año, también un récord de todos los tiempos en ingresos para un solo cuarto anual en relación con cualquier otro negocio).
La compañía y el Instituto Americano del Petróleo, el principal aparato de lobby del petróleo en EE.UU., trataron de minimizar este éxito con el fin de evitar las críticas del consumidor mediante la colocación de anuncios en los principales periódicos de EE.UU. tales como el New York Times y el Washington Post, comparando la industria del petróleo con los beneficios de otras grandes industrias como la farmacéutica y la banca.
http://negociosypoder.com/la-historia-de-exxon-mobil-la-mayor-petrolera-del-planeta/

No tan solo la poderosa ExxonMobil financió a laureados científicos para que desacreditaran al cambio climático y, si no era posible al menos minimizar los peligros contaminantes de las energías no renovables como el petróleo y el carbón. Poco podrá hacer la Justicia, a lo más una multa que no los afectará. Que pena que en esas empresas no hubo ejecutivos visionarios que se hubieran diversificado hacia el uso de los medios de energía no contaminantes desde que ellos supieron por los años 70 lo que se venía.



14.
VEERABHADRAN RAMANATHAN, PREMIO FRONTERAS DEL CONOCIMIENTO EN CAMBIO CLIMÁTICO DE LA FUNDACIÓN BBVA
08/01/2016
El climatólogo indio Veerabhadran Ramanathan ha sido el ganador de la octava edición del Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Cambio Climático.
La Fundación BBVA destaca del trabajo de Ramanathan su descubrimiento de que además del CO2 hay otros gases y contaminantes afectados por la actividad humana con un enorme poder para alterar el clima de la Tierra, sobre los que se puede actuar y combatir el calentamiento global con resultados a corto plazo.
El trabajo de Ramanathan, señala el acta del jurado, “ha servido de inspiración a la hora de proponer y evaluar acciones prácticas para mitigar el cambio climático y mejorar a la vez la calidad del aire y la salud humana, especialmente en las regiones más desfavorecidas del planeta”.
Además, resalta que las aportaciones de este científico son indispensables para “evaluar las estrategias que se propongan para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París”.
El jurado reconoce también “la visión y dedicación” de este catedrático de la Universidad de California a la hora de “comunicar los riesgos que suponen el cambio climático y la contaminación atmosférica”, implicando a líderes mundiales y contribuyendo a “crear opinión pública”.
Ramanathan es miembro de la Academia Pontificia de las Ciencias y, según la Fundación BBVA, en los últimos años ha desempeñado un papel crucial en el asesoramiento sobre cambio climático a líderes religiosos como el Papa Francisco y el Dalai Lama.
PEORES QUE EL CO2
En 1975, Ramanathan descubrió que los clorofluorocarbonos (CFCs), un tipo de gases hasta entonces asociados únicamente a la destrucción de la capa de ozono, eran además potentísimos gases de efecto invernadero; es decir, contribuían al cambio climático.
En concreto, descubrió que una tonelada de CFCs atrapa tanto calor en la atmósfera como 10 toneladas de CO2, y más adelante detectó otras sustancias con las mismas características.
El climatólogo y otros investigadores encontraron más tarde que estos gases llamados ‘traza’ (son menos abundantes que el CO2) causan el 45% del efecto invernadero atribuible a la acción del hombre.
Ramanathan es además pionero en el estudio del papel de las partículas en suspensión en el cambio climático. Para la investigación de estos aerosoles puso en marcha experimentos a gran escala sin precedentes en el área, con tecnologías muy innovadoras entonces como los drones.
Así, una flotilla de estos aviones atravesó una nube de contaminación sobre el Pacífico tan extensa como todo Estados Unidos, gracias a lo cual Ramanathan y sus colaboradores acabaron descubriendo que un tipo específico de aerosol, el hollín o carbonilla, ejerce también un potente efecto invernadero y por tanto tiene un gran impacto en el calentamiento global.
Este tipo de aerosoles proceden de motores de automóviles y calefacciones y de la quema de combustibles poco eficientes como heces de ganado en cocinas en países pobres, como la India y en general el sudeste asiático. Constituye una parte importante de la contaminación de las ciudades europeas y causa la muerte de decenas de miles de personas en los países en desarrollo.
RECOMENDACIONES
Por todo ello, el experto defendió la necesidad de enfocar la lucha contra el cambio climático también contra este tipo de contaminante, con enorme impacto en la salud y en el clima.
En su opinión, tras el “memorable” acuerdo logrado en París, la comunidad global debería poner más énfasis en combatir los gases traza y el hollín, ya que ofrecen “una gran oportunidad” para lograr un efecto rápido contra el calentamiento.
Ambos permanecen en la atmósfera poco tiempo en comparación con los siglos que tarda el CO2 en desaparecer, explica, así que disminuir sus emisiones conseguiría un efecto mucho más rápido del que se logra reduciendo el CO2.
Los gases traza y el hollín “son entre 25 y 4.000 veces más potentes que el CO2 en su contribución al efecto invernadero, pero se quedan en la atmósfera días, en el caso del hollín, o hasta 15 años en el caso de los HFCs”, apuntó Ramanathan.
“Reducir las emisiones de estos contaminantes de vida corta tendrá un impacto inmediato y puede ralentizar enormemente el calentamiento global de aquí a unas décadas. Esto retrasaría los desastres ambientales y nos daría un tiempo que necesitamos desesperadamente para cambiar radicalmente nuestra dieta energética”, concluyó.
http://www.teinteresa.es/espana/VEERABHADRAN-RAMANATHAN-FRONTERAS-CONOCIMIENTO-FUNDACION_0_1500450391.html



15.
ONU advierte sobre cambio climático en Davos
22 de enero de 2016
El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, afirmó en Davos que la lucha en contra del cambio climático es una cuestión de supervivencia, así como que los gobiernos aún no han reaccionado frente a este problema.
El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, afirmó, en el marco del Foro Económico Mundial realizado en Davos, Suiza, que la lucha en contra del cambio climático es una cuestión de supervivencia, además que las señales de fatiga que muestra el planeta son inequívocas.
“El cambio climático está socavando el desarrollo mundial. Y si no implementamos correctamente los acuerdos de París, todo lo que hemos hecho hasta ahora no servirá de nada”, aseveró el dirigente de la ONU, así como que los gobiernos no han reaccionado y que las consecuencias se sentirán a corto plazo.
Por su parte, el ministro de Exteriores de Francia, Laurent Fabius, se sumo a la advertencia de Ban Ki-moon, asegurando que Europa actualmente tiene una fuerte crisis debido a los cientos de miles de personas que emigran al continente, pero que una consecuencia del cambio climático podría ser la migración de millones: “Pero ¿y si fueran cientos de millones los que emigraran? ¿Entonces qué? A fin de cuentas se trata de una cuestión de seguridad. Y este acuerdo, el de París, es un pilar para la seguridad mundial”, puntualizó el anfitrión de la pasada Cumbre del Clima (COP21).
Cabe mencionar que, expertos han advertido que a consecuencia del cambio climático los huracanes, inundaciones, sequía y temporales crecen en número y que cada uno de estos desastres naturales conlleva consecuencias económicas, sociales y humanitarias, además que estos incidentes cada vez serán mayores.
http://www.sexenio.com.mx/articulo.php?id=71269



16.
FAO: "El cambio climático reintroduce la inseguridad alimentaria en el mundo"
22 ene 2016
El director general de la Agencia de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano da Silva, afirmó hoy en una entrevista con Efe que el cambio climático reintroduce la inseguridad alimentaria que había sido superada en muchos países tras la "revolución verde".
Graziano explicó que a raíz de la revolución científica y tecnológica que mejoró la producción agrícola a partir de 1960, en el mundo se lograron producir "muchos más alimentos de los necesarios", de manera que incluso "un tercio de ellos son desperdiciados".
Sin embargo, el escenario para los próximos años plantea un retorno a "la lucha por la supervivencia" y una "incertidumbre" con respecto a la posibilidad de producir alimentos para toda la población, una situación que había sido superada en algunos países.
"Hoy sabemos que hay suficientes alimentos disponibles, pero en 5 o 10 años más no sabemos si tendremos. Si no hacemos un esfuerzo científico y tecnológico ante los impactos del cambio climático, volveremos a tener problemas de seguridad alimentaria en muchos países que ya habían logrado conquistar esa seguridad", afirmó Graziano.
Citó como ejemplo que el aumento de temperatura a nivel global provoca un incremento en el número de insectos, que pueden atacar las cosechas y poner en riesgo la producción de alimentos.
El director de la FAO dijo, además, que el cambio climático intensifica "las sequías e inundaciones", que afectan a la producción de alimentos, e incluso "cambian las configuraciones históricas" del clima en ciertas regiones.
Según Graziano, los trabajos de la FAO para mitigar los efectos del cambio climático se centran en la preservación de los bosques, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y el avance tecnológico.
Añadió que estos avances tecnológicos son "lo único que puede evitar que los impactos del cambio climático generen una mayor incertidumbre", y citó a la biotecnología y a la creación de organismos genéticamente modificados como "alternativas a futuro".
"Hoy en día no necesitamos los organismos modificados genéticamente, pero por la incertidumbre alimentaria que nos genera el cambio climático, no sabemos decir si los necesitaremos en un futuro. No podemos desperdiciar ni una sola oportunidad científica", destacó Graziano.
El director de la FAO concluye hoy su visita a Paraguay para la evaluación de los programas de seguridad alimentaria, agricultura familiar y combate a la pobreza entre otras áreas que mantiene en el país.
Durante su estancia en Asunción se entrevistó con el presidente paraguayo, Horacio Cartes, con el canciller Eladio Loizaga, y con parlamentarios y representantes de la sociedad civil.
Según datos de la FAO publicados en diciembre, el sector agrario de América Latina y el Caribe perdió 11.000 millones de dólares entre 2003 y 2013 debido a los desastres naturales vinculados al cambio climático, como inundaciones y sequías.
Por otra parte, el Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC, por su sigla en inglés) estima que los efectos del cambio climático podrían provocar que el rendimiento de algunos cultivos básicos en todo el mundo sea en 2050 un 25 % más bajo que en la actualidad.
http://noticias.terra.cl/ciencia/fao-el-cambio-climatico-reintroduce-la-inseguridad-alimentaria-en-el-mundo,4cf0ac3274cfd96e4e20bafc26f74e58arze781c.html
 


17.
Así funciona la industria más odiada por el cambio climático: la industria del carbón
22 Enero 2016

La economía mundial asiste estupefacta al abaratamiento progresivo del precio del petróleo. En mínimos históricos, lo hace más accesible que nunca. Es algo que el carbón lleva experimentando décadas en sus propias carnes. A menudo soslayado por el influjo del crudo, el carbón ha pervivido como un elemento central de las economías de todo el mundo, especialmente la de los países en desarrollo, hasta nuestros días. Hoy, es la principal fuente de electricidad del mundo. Un siglo después de su apogeo, ¿cómo es posible? Y sobre todo, ¿cómo hemos llegado hasta aquí y por qué?
La respuesta más habitual para las anteriores preguntas es simple: es muy barato. Extremadamente barato. Su extracción es menos compleja que la de otros combustibles fósiles, y su transporte es relativamente sencillo. Del mismo modo, su proceso es económicamente más rentable. Todo esto tiene un altísimo precio: como primera fuente de energía eléctrica de la humanidad, el carbón revierte cualquier avance que logremos dilatando el cambio climático. Es la pesadilla del sueño ecologista, una fuente aún abundante que propicia crecimiento económico rápido a un precio muy accesible. Y que contamina mucho.
China: el principal responsable del carbón
El gigante asiático produce el 46% del total mundial. Estados Unidos, el segundo productor, ni se le acerca: sólo representa el 11% mundial
A día de hoy, hablar del carbón implica de forma automática hablar de China. El país representa alrededor de la mitad de producción mundial, y tiene pocos incentivos para cambiar su modelo. Como ya exploramos en este artículo sobre contaminación y efectos en la salud, China continúa teniendo gran parte de las plantas eléctricas de carbón cerca de las ciudades. Es una tendencia que en Europa desapareció hace décadas, trasladando las plantas, que no apagándolas por completo, a regiones más alejadas de los núcleos urbanos. En China, sin embargo, la quema de carbón se hace de forma indiscriminada y a gran escala.
En cifras: el 46% de la producción total del mundo corresponde a China, con más de 3.650 millones de toneladas al año. Estados Unidos, el segundo país en la lista, se ubica a años luz: acapara el 11,7% de la producción mundial. Por debajo de ellos, el resto de naciones no superan los dos dígitos: la India, Australia, Sudáfrica, Indonesia y Rusia están entre el 3% y el 7% del total universal, y los primeros países europeos en aparecer en la lista son Alemania y Polonia, con menos del 2,5% cada uno.
¿Por qué China extrae y usa tanto carbón? Obviamente, está relacionado con su meteórico crecimiento económico tras las Segunda Guerra Mundial. En 1950, China apenas producía carbón. Su economía era fundamentalmente agraria. Con el despegue económico a finales de la década de los setenta y la revolución total de su economía, el país necesitaba de ingentes cantidades de energía para crear electricidad y alimentar a su cada vez más sedienta industria. Encontró la respuesta en el carbón, muy abundante en sus provincias del norte, fácil de extraer y relativamente barato comparado con otras fuentes de energía.
China, de la nada, a titán del carbón
Desde entonces su uso no ha hecho más que crecer (orientado de forma notable a la generación de electricidad, pero también a una pequeña parcela de uso doméstico y a un significativo porcentaje de uso industrial), aunque ahora se enfrenta a un pequeño receso. Parte de las esperanzas de los ecologistas (y del futuro ambiental del planeta) se sitúa ahora en el receso que encara la economía China: su consumo está descendiendo por primera vez en varias décadas, y aunque aún quema mucho, es indicativo de cierta tendencia futura. Si no crece tanto, China podría no utilizar tanto carbón para su economía.
Eso es una buena noticia para la salud del planeta, pero una no tan positiva noticia para los gobernantes de Pekín. Como la historia europea y norteamericana han puesto de manifiesto, el abandono de la industria del carbón, aunque sólo sea paulatino, tiene aparejado diversos costes políticos. Este reportaje de The Washington Post explora cómo el declive de la producción del carbón en China, aunque aún muy tenue, podría suponer un problema para el gobierno comunista: varias regiones dependen en gran medida de su economía, y se verían afectadas de forma profunda por un cambio de tan gran calado.
El resto del mundo también le está ayudando
Pese a que el porcentaje de responsabilidad de China en la utilización del carbón es alto, no es exclusivo. El resto del mundo también está contribuyendo a la causa. Especialmente allí donde el crecimiento económico está siendo espoleado por el crecimiento poblacional, pero no sólo en aquellos países. Estados desarrollados como los europeos o Japón observan con tranquilidad y complacencia cómo el porcentaje del carbón crece en su mix energético o en sus exportaciones. Los motivos, variados.
Empecemos por Japón. El país nipón tiene un serio problema de abastecimiento eléctrico: tras el accidente de Fukushima, cerró todas sus centrales nucleares. Dependía en gran medida de ellas. ¿Cómo aspiraría a crear la electricidad que tanto necesita sin recurrir al átomo? Sencillo, optando por el carbón. Tal y como manifiesta este reportaje de Político, la apuesta de Japón por el carbón, pese a todos sus problemas contaminantes, es muy clara: no sólo cuenta con numerosísimas plantas energéticas de carbón en su propio suelo, sino que las está exportando con gran entusiasmo a sus países vecinos.
Japón no produce tanto como China, pero fomenta la quema del carbón exportando su alta tecnología e incentivando su prevalencia frente a otros recursos
Vietnam, Indonesia o Filipinas, sin ir más lejos, están obteniendo tecnología de procesamiento japonesa a un precio asequible, junto a planes de financiación hechos a la medida por los bancos japoneses. El actual gobierno japonés, liderado por Shinzō Abe, ha encontrado un notorio nicho de mercado: Japón cuenta con la mejor tecnología de procesamiento de carbón del mundo, y sus plantas son las más eficientes (cuando más eficiente es una central, menos carbón tiene que quemar para generar igual electricidad). Mientras el 29% de su electricidad se genera con carbón, fomenta lo propio en su entorno.
Esto ha supuesto un notable enfrentamiento entre la administración Obama, de declarada alergia a la industria del carbón (las exportaciones de tecnología para el procesamiento del carbón se han limitado muchísimo en Estados Unidos) y la de Abe. Sin embargo, Japón tiene un argumento que es de difícil discusión: los países pobres van a seguir utilizando carbón porque es la fuente de energía más barata y ahora hay un mercado mundial del carbón de fácil acceso para todos. Puestos a elegir, ¿preferís que sea China quien venda sus muy contaminantes y pobremente tecnológicas plantas o que seamos nosotros, que ofrecemos rendimiento puntero y menos polución? El G7 se encoge de hombros.
¿Por qué se da por supuesto que los países emergentes van a seguir utilizando carbón? La respuesta quizá se halle en el comportamiento de aquellos que ya están desarrollados y que, pese a sus intentos, aún no han sido capaces de deshacerse del carbón como principal suministro de energía. Una buena forma de observar la importancia del sector del carbón en nuestras economías es, al margen del mix energético, la omnipresencia de las subvenciones: Alemania, Polonia, España o Dinamarca siguen ofreciendo generosos subsidios a la utilización del carbón. Su uso, por tanto, se incentiva.
Retirarlos y dejar morir al carbón tiene costes sociales, y por tanto políticos, especialmente en regiones donde el carbón ha vertebrado durante años la vida cultural y el imaginario identitario de los votantes.
Si queremos más electricidad, necesitamos carbón
Es al menos la lógica que parece subyacer en la tendencia global a no dejar de utilizar carbón. A nivel global, el carbón aún representa el 40% del mix energético, frente al 22,5% del gas natural, el 5% del petróleo (es demasiado caro como para generar electricidad con él, aunque no para Arabia Saudí), el 10,9% de la nuclear y el 21% de las renovables. En total, el uso de carbón ha crecido un 192% desde 1980, frente al 410% del gas natural (más limpio) y al 171% de las renovables (!).
Ese crecimiento sostenido ha tenido reflejo incluso allí donde el carbón parecía destinado a desaparecer para siempre. Tras décadas de espoleo industrial gracias a las generosas cuencas mineras polacas, alemanas, británicas y belgas, el continente europeo parecía encarar el fin de la utilización del carbón a principios de los noventa. Desde entonces y hasta 2010, la curva fue descendente: Europa recurrió menos al carbón. Sin embargo, la tendencia volvió a mutar a partir de la década que nos ocupa: la importancia del carbón en la generación de electricidad europea está creciendo.
¿Qué ha pasado? Por un lado, las autoridades europeas son cada vez más escépticas respecto a la energía nuclear, que podría proporcionar un importante porcentaje de electricidad de forma sostenible. Por otro, Estados Unidos empieza a ser menos dependiente del carbón gracias al gas natural, pero sigue produciendo mucho. Esa producción se lleva a Europa (donde sí ha decaído de forma muy consistente), que la compra a precio barato. Y como el continente está repleto de centrales energéticas que dependen del carbón, hay suficiente abastecimiento para mantenerlas en funcionamiento.
En Europa, tras años en decadencia, la utilización del carbón vuelve a estar al alza, aunque sea de forma más marginal que en décadas anteriores
El resultado es que en pleno 2015 y con la clara intención de reducir las emisiones de CO2, una gran mayoría de países europeos continúan dependiendo mucho de la quema de carbón. En Polonia, país minero por excelencia y uno de los estados miembros con más centrales energéticas de carbón, representa casi el 80% del consumo total de electricidad. En Alemania la quema de lignito y carbón supera el 40%. En Reino Unido las cifras son parecidas. Lógicamente, eso afecta mucho al cambio climático, y son malas noticias, porque el carbón es el combustible fósil que más emisiones produce.
España no es ajena a la tendencia. En 2014, las emisiones en nuestro país aumentaron un 1,1%, contrario a la tendencia que venía registrándose durante los cursos anteriores. El aumento del 7,7% de la quema de combustibles fósiles tuvo parte de responsabilidad en ello. De 2013 a 2014, la quema de carbón para generar electricidad creció en un 24%. En todo caso, el mix energético español es más verde que el de otros países. La nuclear aún cuenta con un amplio margen, y el carbón no supera el 20%. 
Sin embargo, como se explica aquí, el carbón es atractivo, de nuevo, por su precio. ¿Estamos ante una tendencia al alza? El carbón no representa ni un 20% del mix energético español, pero durante los últimos años su consumo ha ido al alza. ¿Nueva tendencia?
Si no encontramos otras formas de generar electricidad, puede ser. Uno de los casos más significativos de Europa es el de Países Bajos. Allí, el gobierno ha apostado decididamente por el fin del motor de combustión, y es generoso en las subvenciones al automóvil eléctrico. Buenas noticias, claro, porque los automóviles continúan siendo una parte importantísima del problema de las emisiones a la atmósfera... y malas noticias, por desgracia, porque de algún modo habrá de generarse tanta electricidad para tantos coches como desean desplegarse por el muy denso país. 
¿A qué fuente de energía están recurriendo los Países Bajos para alimentar a sus preciados coches eléctricos? En efecto, al carbón. Dado que la pequeña nación siempre ha sido altamente dependiente de tan contaminante combustible fósil para generar su electricidad, ahora tiene menos incentivos para deshacerse de él. Lo que obtiene por un lado con coches verdes y energéticamente sostenibles, lo pierde por otro. Es el dilema de Europa, y el gran reto del mundo: ¿cómo vamos a generar toda la electricidad que necesitamos? Hasta que tengamos una respuesta clara y decidida, el carbón gana la batalla.
http://magnet.xataka.com/en-diez-minutos/asi-funciona-la-industria-mas-odiada-por-el-cambio-climatico-la-industria-del-carbon


 
18.
Los chilenos deben prepararse para el efecto que el cambio climático tendrá en sus vidas
Ricardo Katz, Investigador Asociado del CEP
27 enero 2016
El experto señala que el país tendría que adaptarse a esta realidad e invertir en nuevas especies forestales, nuevos cultivos agrícolas, abastecimiento de agua, y fuentes de energía renovables. Asimismo, indica que el plan de descontaminación para Santiago nuevamente no ataca el problema global que es limitar la masa de contaminantes.
Mientras se realizaba el V Congreso del Futuro, la ciudad apenas respiraba a raíz del incendio del vertedero Santa Marta. Las imágenes borrosas por el humo recordaron a los santiaguinos los meses de invierno que están por venir y que el plan de descontaminación que el Gobierno lanzó a inicios de enero pretende erradicar.
Ricardo Katz estuvo la semana pasada en uno de las tantas conferencias que se dieron la capital sobre cambio climático, organizado por Rad Fundación. Allí habló como investigador asociado del Centro de Estudios Públicos y no como director gerente de Gestión Ambiental Consultores (GAC), firma que se dedica a la asesoría ambiental a empresas tan diversas como Aguas Andinas, Caserones, VIK, CMPC, Arauco y CAP, según figura en su página web, donde se refirió tanto al efecto invernadero como a la contaminación de Santiago.
-Usted dijo en la conferencia de RAD Fundación que Chile no tenía nada que hacer frente al cambio climático…
-Salvo prepararse (interrumpe Katz).
-La otra afirmación fue que los impuestos específicos que se han puesto con la etiqueta de verdes son irrelevantes frente a lo que verdaderamente se debería cobrar.
-Son irrelevantes porque son irrelevantes en el contexto global. Las emisiones chilenas son menos del 0,5% del total, si las lleváramos a cero –lo que no se puede– nada cambia en el mundo. En segundo lugar, si se quiere aplicar un impuesto a las emisiones de carbón para que mitigaran los daños y los costos, las cifras te dan entre US$ 35 y US$ 40 tonelada de carbón emitido a nivel mundial o carbón equivalente. La tasa, además, debería ser creciente. En 2050 se debería cobrar US$ 80 y a finales del siglo del orden de US$ 250.
-¿Cuánto cobramos nosotros?
-Primero, no les cobramos a todas las fuentes. Transporte no tiene. El impuesto verde se generó para turbinas y calderas de un cierto tamaño y cuando se hacen las conversiones da alrededor de US$ 1,3 por tonelada de carbón. Algo corrige.
-¿Las turbinas y calderas son importantes?
-Las termoeléctricas a carbón o petróleo sí lo son, pero el transporte es muy relevante. También hay industrias que emiten mucho dióxido de carbono en sus procesos y actividades agrícolas que emiten metano. Si fuéramos un país ganadero tendríamos problemas con las vacas.
-Entonces el impuesto que se cobra por este concepto va destinado a recaudar más que a disminuir emisiones.
-Sí y aunque va en la dirección correcta, debería haberse cobrado a todas las actividades y no haber discriminado. Creo que ese fue un error conceptual.
-¿Qué deberíamos hacer para disminuir las emisiones de carbono si es que las necesitamos aminorar?
-Más allá del tema ético, si Chile disminuye sus emisiones, el impacto global que provoca es mínimo. Lo que yo haría sería implementar medidas para solucionar problemas ambientales locales que apunten en la misma dirección. O sea, en la medida que favorezco los combustibles más limpios, disminuyo la contaminación local y por esa vía, aporto a la disminución de los gases de efecto invernadero.
Yo creo que el esfuerzo mayor de Chile debe estar en invertir en adaptación, en investigación y desarrollo para preparar al país frente al impacto que sufrirá con el cambio climático. Investigar sobre nuevas especies forestales, nuevos cultivos agrícolas, abastecimiento de agua y fuentes de energía renovables. Todas estas iniciativas apuntan a la misma dirección y me ayudan a estar en mejores condiciones para enfrentar el cambio.
-Lo que usted está diciendo es que nuestro problema no es la disminución del impacto climático, sino que nuestro problema es el efecto que este cambio tendrá en nuestra forma de vida.
- Exactamente… Además, yo pienso que deberíamos tener una mejor evaluación de los desastres naturales. Los eventos extremos de clima comienzan a ser más comunes y, por ejemplo, llueve mucho en poco tiempo. Cuando estudié ingeniería nos enseñaron que había que usar las estadísticas de los últimos 40 años, ahora ya no se puede. Se diseña para eventos más extremos.
-¿En este proceso de adaptación deberíamos invertir en embalses a lo largo del país?
-Si voy a tener cultivos en zonas donde hay períodos de sequía más o menos prolongados, estoy obligado a almacenar agua. Ya los proyectos mineros se adecuaron y ahora se piensan con agua de mar. Esto es relativamente nuevo y se puede hacer, porque hace cuatro o cinco años había que poner una central térmica para bombear el agua, pero ahora está la energía solar que permite reemplazar esa fuente.
-En ese sentido, empresas como Enel GreenPower tienen un desarrollo que hace diez años no tenían.
-¡Diez años! Hace cinco años nadie pensaba que los costos de energía solar iban a estar a estos niveles y creo que recién estamos comenzando.
-¿Cuál es el valor de la cumbre de Kioto o la de París?
-Que las personas con cierto nivel cultural han comenzado a internalizar que algo está pasando. Todavía no tienen asumido que hay que hacer algo, pero sí que hay un efecto.
-¿Los países que deben esforzarse son Estados Unidos y China?
- Estados Unidos y Europa por su responsabilidad en el pasado y China e India porque deben hacer las cosas de manera diferente.
De un plan a otro plan para Santiago
-Usted dijo que Santiago no ha tenido resultados en materia de contaminación en 20 años.
-Hemos tenido resultados, pero no hemos logrado las metas. Estábamos muy mal y cada vez cuesta más porque la fruta madura ya la recogimos. Los índices de 1978 y 1979 no eran muy distintos a los que Beijing tiene hoy y que uno se asombra. Llevamos 45 años con contaminación… Las Condes tuvo los mejores índices del aire en 2014 e Independencia, Cerrillos, Pudahuel y Cerro Navia arrojaron los peores. Sabemos que tenemos un problema, sabemos quiénes son los afectados y qué lo causa. Sabemos que no podemos permitir que haya más emisiones en la ciudad y nunca hemos dicho –salvo para un sector industrial– que todo lo que ingresa debe restar. Pasamos de un plan que no se cumple a otro plan que no se cumple y así se suma y sigue porque la mayor actividad te come.
-¿Qué se ha hecho en otros países?
-En Singapur se limitó el número de autos que podían entrar al centro, por ejemplo.
-¿Cuál es la regla general que usted impondría?
-En 1990, con el profesor Juan Escudero, definimos que había un millón de autos que emitían 20 gramos por kilómetro de monóxido de carbono, es decir, el total eran 20 millones. Dijimos hay que llegar a 500 mil. Para eso, se debería haber combinado autos eléctricos, diésel y gasolina, pero que no pasaran de 500 mil. Sin embargo, se optó por bajar de 20 gramos a 2 gramos por kilómetro, pero los autos crecieron a 2 millones. ¡Nunca se ha limitado la masa de contaminantes que se debe emitir en la ciudad!
- ¿Y qué se saca con eso?
-Con una masa de contaminantes definida, se puede combinar –por ejemplo– una industria a carbón con autos eléctricos o industrias eléctricas y autos diésel. Los juegos son múltiples, pero con un techo fijo.
-¿Es muy duro impulsar que se fije la masa de contaminantes?
-Muy duro políticamente porque es conducir un cambio cultural que implica una presión sobre el transporte público y el desarrollo urbano. Las personas querrán estar más cerca del trabajo o del colegio de los niños, por lo tanto, vivir en Chicureo o sobre la cota 1.000 se vuelve muy pesado. Es un reacomodo de la sociedad completa, pero es la señal correcta.
-¿Qué ciudades se han reacomodado?
-Londres, Singapur, Curitiba… En rigor, es más caro vivir en una ciudad que corrige sus problemas ambientales que la que no los enfrenta.
-¿Esa afirmación también toma en cuenta los costos indirectos, como problemas de salud u horas de ausencia laboral?
-No, solamente los directos. Por eso, el plan descontaminación tiene beneficios, que son los costos no incurridos, pero las señales hay que darlas. El plan de ahora contempla viviendas más sustentables con mejor aislación para que consuman menos energía en calefacción, asumiendo que no tengan más costos, es una señal correcta.
-¿Cuándo debería estar implementado?
-Asume que vas a cumplir todas las normas en 2026. Este no es el primer plan de la historia, es el quinto y ninguno ha cumplido su meta.
-¿Y este lo va a cumplir?
-No, porque nuevamente no regula la masa de emisiones. Ahora, puede que surjan nuevas tecnologías que abaraten el costo de los autos eléctricos y cambie el panorama, tal como ocurrió con las energías renovables.
-Falta una campaña fuerte en la sociedad.
-Los estudiantes implantaron el concepto de educación gratuita, más allá que uno esté de acuerdo o no con la gratuidad, esa fuerza no está para descontaminar la ciudad. Juan Grau decía en su tiempo: aparecen los volantines en septiembre y la gente se olvida de la contaminación. Entre septiembre y marzo, la contaminación no es tema. En realidad, de acuerdo a las encuestas del CEP, nunca es tema.
-¿Qué hay que hacer para que este plan tenga éxito?
-Decirles a los santiaguinos que hay que emitir 30% menos y quedarnos en eso. Eso implicará un cambio en los precios relativos.
http://www.elmostrador.cl/mercados/2016/01/27/los-chilenos-deben-prepararse-para-el-efecto-que-el-cambio-climatico-tendra-en-sus-vidas/



19.
El cambio climático amenaza al planeta
31/01/2016
El cambio climático es la mayor amenaza medioambiental a la que se enfrenta el planeta Tierra. Desde la revolución industrial hasta hoy, la quema de combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas), que se usan para producir energía, libera gases de efecto invernadero (CO2) a la atmósfera, aumentando la temperatura de la Tierra y provocando una distorsión en el sistema climático global. La humanidad se encuentra ante una encrucijada histórica. Los científicos advierten que si la temperatura global supera los 2°C las consecuencias serán catastróficas. Si cruzamos este umbral, los impactos económicos, sociales, políticos, culturales y ambientales perjudicarán seriamente a todas las regiones del mundo. Esto ya ha comenzado a verse en los últimos años en todas las partes del mundo y, por supuesto, en Santiago del Estero: meses de calor insoportable con más de 50º de sensación térmica, inviernos con menos días fríos cada vez que pasan los años, intensas tormentas, ríos desbordados, pueblos totalmente inundados y sequías en algunos otros sectores de la provincia son algunas muestras que el calentamiento global está haciendo estragos. Mientras pasan los días, el ecosistema se colapsa y el planeta está en riesgo. "La solución es la forestación. Es decir, que la única forma de reducir bióxido de carbono y el metano en la atmósfera es capturando ese bióxido de carbono que se producen por otros desarrollos contaminantes que hace el ser humano, y que se fija a través de los árboles", explicó el Ing. Victorio Mariot.
http://www.elliberal.com.ar/ampliada.php?ID=236046



20.
¿Quién niega aún el cambio climático?
El 2015 ha sido el año más caluroso jamás registrado. Las temperaturas del planeta han sido superiores de 0,13 grados a las de 2014. Lo han confirmado tres informes diferentes, entre ellos el de la NASA. ¿Cuál será nuestro futuro? Según los climatólogos existen dos escenarios, el primero de los cuales preve un aumento de 1,8 grados en las temperaturas en los próximos cincuenta años, lo que desatará la fusión extendida de los glaciares, la subida del nivel del mar, el ahogamiento de los atolones oceánicos, la muerte de los arrecifes de coral, el aumento de tormentas e inundaciones y millones de refugiados ambientales. Y este es el escenario optimista. El segundo, el pesimista, es lo mismo pero multiplicado por diez. La principal causa de todo esto la conocemos de sobra, hasta el punto de que ya no sólo los científicos, sino también prácticamente todos los gobiernos del mundo están indicando la reducción de gases de efecto invernadero como el principal objetivo estratégico del próximo futuro. Sin embargo, algún soldado sigue en pie en la selva del negacionismo.
El presidente ruso, Vladimir Putin, ha afirmado en varias ocasiones que el temor occidental al cambio climático es un fraude, pensado para frenar el desarrollo industrial de países como Rusia. Como dijo en 2003: “Las temperaturas más cálidas permitirán a los rusos gastar menos en abrigos de piel, mientras que la producción de trigo aumentará, y para ello rendimos gracias a Dios”. Por su parte, el candidato presidencial Donald Trump ha tenido recientemente que defenderse por un ‘tuit’ en el que acusaba a China de haber “inventado el cambio climático para golpear a la industria americana”. Era una broma, dijo.
Los países en desarrollo, reticentes
La conferencia COP21 de París ha puesto en relieve una vez más la división entre los países ricos y los que están en vía de desarrollo, que reclaman el derecho a contaminar para crecer, como hizo Occidente durante décadas. En los Estados Unidos, la presión de los lobbies de la industria petrolera en las políticas climáticas está a la orden del día. China produce el 25% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y no quiere renunciar a su enorme consumo de carbón. India tiene 300 millones de personas que todavía viven sin electricidad, por tanto los objetivos ambientales están subordinados al desarrollo del país. En Japón, el quinto mayor emisor de gases de efecto invernadero, el desastre de Fukushima ha obligado al país a revaluar su estrategia energética y ha revivido el uso del carbón.
Sin embargo, como los que no hace mucho tiempo afirmaban que no había evidencias de los daños provocado por el tabaco, hoy en día los que aún niegan la antropogénesis del cambio climático están perdiendo algo de su encanto. Incluso existe una ley internacional que establece el delito de negacionismo medioambiental. Son culpables, por ejemplo, los científicos que cuestionen las bases del Protocolo de Kyoto. En 2013 tuvo bastante éxito en los EE.UU. una petición que proponía poner a los huracanes los nombres de los políticos que aún niegan el cambio climático, una lista que incluía a doce miembros del Partido Republicano.
La estrategia negacionista es experimentada y los protagonistas son casi siempre los mismos desde los años 50
Un consenso casi unánime
Si la teoría de la evolución continúa siendo rechazada por muchos sectores religiosos, parece que el cambio climático goce ya de un consenso unánime entre las autoridades espirituales. “Las excesivas emisiones nocivas derivadas del uso de combustibles fósiles amenazan con destruir los regalos que nos han sido donados por Dios. Regalos como un medio ambiente equilibrado, aire limpio para respirar, la alternancia regular de las estaciones y océanos en buena saludad”, escribían este año en un documento conjunto las guías islámicas de veinte países. La movilización del mundo musulmán llega después de la encíclica ecologista del Papa Francisco y del Interfaith climate summit de 2014, que reunió a representantes judíos, musulmanes, hindúes, budistas y cristianos contra el calentamiento global.
Cuando se trata de clima o de evolución parece que para ser considerados expertos sea suficiente una licenciatura científica cualquiera. Internet, en particular, es un tesoro en el que se pueden encontrar decenas de estudios en apoyo a las teorías más diversas y pintorescas. Es relativamente fácil seleccionar sólo las pruebas que nos otorgan la razón y descartar las muchas otras que nos explican que estamos equivocados. Pero tampoco puede uno pasarse la vida discutiendo de si la lluvia está mojada. Actualmente, existe un consenso del 97% sobre la teoría del cambio climático antopogénetico, una casi unanimidad que se apoya en miles de evidencias científicas abrumadoras, procedentes de múltiples áreas de investigación y obtenidas con procedimientos universalmente aceptados y con una revisión permanente.
Un tres por ciento de negacionistas
En cambio, ese 3% de artículos negacionistas a menudo está en contradicción entre sí, los temas se repiten y los autores son siempre los mismos, que se citan y se apoyan mutuamente. Se presentan como pensadores libres, antidogmáticos y dispuestos a enfrentarse a la comunidad científica para discutir del calentamiento global. Sus posiciones, sin embargo, a menudo van dirigidas a la defensa de grandes intereses económicos o responden a una búsqueda de visibilidad personal, con algunos sonados medios de comunicación, como los del imperio de Rupert Murdoch, siempre dispuestos a acoger sus tesis.
La estrategia negacionista es experimentada y los protagonistas son casi siempre los mismos desde los años 50. Han pasado sin esfuerzo de negar a los daños del fumo, a los peligros de una guerra nuclear, hasta las responsabilidades humanas en fenómenos tales como las lluvias ácidas y el agujero en la capa de ozono. La defensa de sectores económicos muy influyentes y de una supuesta y mal interpretada sacralidad del libre mercado ha motivado el nacimiento de estos think tanks, como el Heartland Institute de Chicago, que en 2012 lanzó una campaña en la que, junto a las fotografías de dictadores y asesinos famosos, destacaban las palabras “Yo todavía creo en el calentamiento global, ¿y tú?”. A finales de 2013 un estudio publicado en la revista Climate Change examinó 91 organizaciones estadounidenses que se dedican asiduamente a combatir la información correcta sobre el cambio climático. Los investigadores encontraron que éstas vienen financiadas cada año con casi mil millones de dólares, en gran parte procedentes de donaciones cubiertas. Cuando el río suena, agua lleva.
http://www.lavanguardia.com/natural/20160201/301819139997/negacionistas-cambio-climatico.html



21.
¿Nos tomamos en serio el cambio climático?
La temperatura de la tierra cambia desde hace diez mil años. El asentamiento del hombre y su desempeño como agricultor o ganadero trajo las primeras modificaciones. Pero la emisión acelerada de gases de efecto invernadero llegó con la Revolución Industrial. La quema de combustibles fósiles inició un proceso que está llegando a un punto límite.
1 de febrero de 2016
La reciente cumbre de París sobre el cambio climático ha sido el último capítulo de un fenómeno que empieza a ser más que preocupante. El aumento de la temperatura global provoca el deshielo, el nivel del mar sube y las poblaciones costeras peligran. Las aguas de los océanos no se mezclan bien, los nutrientes no circulan y el Mar Mediterráneo podría convertirse en un mar muerto. Los eventos climatológicos extremos (inundaciones, nevadas, sequías) se multiplican. Todo esto tiene también unos efectos económicos. La Universidad de Harvard publicó en 2011 un informe estudiando las series temporales de los países en desarrollo entre 1950 y 2003. Cada aumento anual de 1,5 grados en la temperatura supone una caída de un 1,3% del PIB en ese año. Más recientemente, en septiembre de este año, la Universidad de Berkeley ha difundido un estudio sobre la economía global a final del siglo con y sin cambio climático. Con él, el PIB global descendería un 20%. Los efectos serían especialmente dramáticos si ocurrieran otras cosas. El Banco Mundial publicó un informe en 2012 en el que decía que, si la temperatura global aumentaba un 4% en lugar de un 2%, la alimentación mundial correría peligro. Eso supondría exacerbar los conflictos armados. Por eso el departamento de Defensa de Estados Unidos incluyó un paquete específico dedicado a este tema. También lo hizo la Estrategia de Seguridad Nacional española en 2013, explica Lara Lázaro, investigadora asociada del Real Instituto Elcano.
¿Es o no el asunto para preocuparse? La primera señal es que en la cumbre de París se ha registrado por fin algún avance. Es verdad que no ha habido acuerdos vinculantes. Ha sido más bien una declaración de buenas intenciones. Pero es un paso adelante, señala Emilio Chuvieco, catedrático de Geografía de la Universidad de Alcalá. Los países emergentes, que son los que cuentan con mayor potencial de emisiones, han entrado en el acuerdo por primera vez, y los desarrollados han aceptado financiarles inversiones como la transición a energías limpias. El compromiso es a priori de 100.000 millones de dólares anuales a partir del año 2020. No está claro cómo va a ser el reparto y cómo va a progresar. De hecho, un anuncio similar tuvo su polémica. La OCDE dijo que ya había dedicado 62.000 millones de dólares y fue criticado por diversas ONG. Sostenían que la financiación al clima no era tan alta.
Los compromisos de París para la reducción de emisiones se produjeron rápido. Los países más contaminantes anunciaron sus objetivos de disminución en este terreno y de adaptación al cambio climático en la primera semana. Sin embargo, el conjunto de esas medidas se traducía en un aumento del 2,7% de la temperatura global, muy por encima del 2% admitido por el consenso de científicos y políticos. Significa que París no va a ser definitivo. Harán falta más revisiones y un mayor aumento en la ambición. Hay compromiso, pero no suficiente, estima Lara Lázaro.
Estados Unidos, mayor contaminador per cápita, tiene como objetivo reducir entre un 26% y un 28% las emisiones de efecto invernadero hasta 2025; la Unión Europea pretende descender en un 40% hasta 2030; China, el mayor contaminador global, disminuirá entre un 60% y un 65% las emisiones de dióxido de carbono por unidad de PIB hasta el año 2030, en relación con el año 2005. Está claro que el proceso no va a ser fácil. La economía mundial está muy basada en los combustibles fósiles. Cambiarla requiere mucha inversión económica, señala Chuvieco. Además, no hay que olvidar que las diez principales empresas del mundo son petroleras. Estados Unidos es más reticente. Tiene la presión interna del Congreso, porque buena parte de sus componentes es escéptico con este tema  y por las repercusiones económicas que va a tener. El resto de países lo critica. Que el país más rico del mundo sea el que bloquee no deja de ser poco solidario, añade el catedrático.
Los países emergentes sostienen  que ellos no han causado el problema, y necesitan esas emisiones para mejorar su situación económica. Los no emergentes sufren las consecuencias. No tienen capacidad para presionar a los grandes, explica Chuvieco. La Unión Europea es la que se toma los compromisos más en serio.
La eliminación paulatina de las subvenciones a los combustibles fósiles es una de las medidas que podrían ir cambiando el panorama de las emisiones en este terreno. Los países van alineándose en el cambio hacia las energías renovables. La alianza solar anunciada por India y Francia en la cumbre de París va en esta línea. El secretario de Estado americano, John Kerry, también ha hecho un llamamiento muy claro en este sentido favorable a las llamadas energías limpias y a la eficiencia energética.
Los costes son además más razonables. Los de la energía fotovoltaica han bajado dos tercios desde el año 2009. Los de la eólica lo han hecho en un 18%. Esta disminución facilitará su implantación en los países más pobres. Además habrá que estar pendiente de lo que ocurra con otros temas, como la aviación y la navegación marítima. Hoy suponen el 5% de la emisión de gases de efecto invernadero, y van a aumentar sustancialmente en el futuro.  Aún no se han fijado objetivos a medio y largo plazo, explica Lara Lázaro.
A todo esto se añade lo que cada uno pueda hacer en este terreno. Es lo que se suele llamar el consumo responsable. A veces se dejan estas cuestiones en manos de los responsables políticos y de los grandes gestores, cuando hay muchas decisiones que tienen que ver con la actuación diaria de cualquier persona. En esta línea va, por ejemplo, la encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco, relacionada con el cuidado del planeta. Las generaciones futuras agradecerán una mayor implicación personal en esta dimensión. Dejarles un paisaje deteriorado sería muy egoísta por nuestra parte.
http://www.que.es/capital/201602011004-tomamos-serio-cambio-climatico.html



22.
Fuerte advertencia por cambio climático: "Parte de la Ciudad de Bs. As. tendería a desaparecer"
Macri pidió reducir efecto invernadero
6 de Febrero de 2016
Durante la presentación del proyecto de construcción de un parque solar en Jujuy, el presidente Mauricio Macri lanzó un alarmante mensaje por el cambio climático y sus posibles consecuencias en el país. "Si no se revierte hasta un parte de la ciudad de Buenos Aires tendería a desaparecer", advirtió el mandatario.
"La energía es fundamental. La Argentina no puede crecer sin energía. En Mendoza hay cuatro fábricas que no se pueden instalar y en Salta pasó lo mismo. En invierno o verano por un pico de frío o calor se corta y eso es por la pésima política de los últimos 10 años", sostuvo Macri al encabezar un acto en Purmamarca.
"La energía es fundamental, pero es la máxima generadora del cambio climático, que en la Argentina se manifiesta con olas de calor, sequías, lluvias e inundaciones. Sino logramos bajar el nivel de emisión de gases del efecto invernadero esto va a empeorar", aseveró, y recordó el acta de compromiso que firmó en París para reducir la contaminación. "Hasta un parte de la ciudad de Buenos Aires tendería a desaparecer si esto no se revierte", enfatizó.
"En Jujuy se generarán miles de megavatios que va a ayudar a que no se contamine el medio ambiente y será una provincia absolutamente sustentable. Consumirá muchos mas energía renovable que la que consumimos", ejemplificó el jefe de Estado.
"No queremos que ningún jujeño, salteño o tucumano tenga que abandonar su comunidad porque en esa comunidad no hay trabajo. Estamos comprometidos para que el trabajo esté en toda la Argentina, y que eso nos lleve a la Pobreza Cero. Un Argentina unida y que luego de mucho trabajo, entusiasmo y alegría para que todos los argentinos tengan las mismas oportunidades", expresó.
El acto se llevó acabo en inmediaciones del hotel El Manantial del Silencio, donde se hospedó el mandatario el viernes a la noche. Antes, se mostró con el gobernador de Salta, el peronista Juan Manuel Urtubey, el líeder del Frente Renovador, Sergio Massa y el jujeño Gerardo Morales.
El objetivo que tiene el gobierno jujeño es construir en la Puna un parque solar, "el más importante de la República Argentina", sostuvo Morales.
La visita del primer mandatario despertó mucho interés en Purmamarca y localidades vecinas de la quebrada de Humahuaca, como también del turismo, que ha colmado la hotelería de la zona. Macri -quien se había prometido volver a esta pintoresca localidad que eligió para el cierre de su campaña presidencial el año pasado-, tiene previsto particiar de una ceremonia simbólica de la Pachamama, mientras que el ballet "Juventud Prolongada" y grupos musicales animarán el evento, tras lo cual el mandatario nacional será invitado a participar del desentierro del Carnaval con integrantes de la comparsa "Los auténticos Chanca Chanca".
http://www.ambito.com/noticia.asp?id=826604


Amigas, Amigos



En estos 11 escritos motivados por el Cambio Climático, casi 200 artículos sobre el tema he dejado. Ahora fueron 22 nuevos los seleccionados. Para nada creo en la proyección que habría logrado el acuerdo de París de diciembre 2015 en cuanto lo realmente relevante para frenar el Calentamiento Global. En el momento de la realidad de la supuesta fiscalización vinculante que habría, dudo que EE.UU. China y Rusia digan que están dispuestos a realizar las metas estimadas de reducción en cuanto el consumo de petróleo y carbón que debieran ser reemplazado de manera gradual por energías renovables no contaminantes y: El Calentamiento Global seguirá con las catastróficas consecuencias que en cada país y lugar de una u otra forma ya se hacen sentir cada vez de manera más intensa y variada.

No hay profecías ni videntes relacionados con esta realidad que ha superado a todos y va más rápido de lo pensado o supuesto, otras profecías apocalípticas tal parece por "otros seres" fueron pospuestas, sin embargo la Tercera Guerra Mundial se estaría vislumbrando para el año 2017. Esa preparación ya iniciada favorece a la industria armamentista en especial de una nación.

No me es para nada fácil contemplar el panorama mundial y preguntarse quién o quiénes están detrás del intento suicida o de gran magnicidio para la humanidad.

Para lo Divino no hay personas excluidas. Imaginemos a una primitiva mujer que quedó abandonada, es absolutamente ignorante de lo que es el embarazo que ella tiene. Carece de ese instinto y ve cómo va su abdomen creciendo y siente movimientos internos. De manera gradual comienzan los dolores del parto que van en aumento. Ella supone que morirá. Está desesperada e indefensa hasta que le emerge un recién nacido, su hijo y allí aparece su natural instinto maternal, viene el alivio, la esperanza con Amor a ese su hijo. Esto que ahora en lo planetario vivimos es similar y nos fue señalado hace 2.000 años.

Lo más importante es, en estos momentos planetarios tener más Fe, más Valor y más Esperanza dado que representa una realidad, la realidad de los dolores de parto planetario del Fin de Tiempo que dará NACIMIENTO a un Nuevo Tiempo que a todos por igual nos beneficiará en un cambio ascendente de conciencia, más allá de credos, cultos, iniciaciones, rango social, económico o político. Cambio en el que ninguno será marginado por la ENERGÍA Divina que vendría llegando. Para reforzar esta Fe es que he insistido tanto en la realidad del Cambio Climático y lo que sucede
.




Dr. Iván Seperiza Pasquali  
http://www.isp2002.co.cl/
Quilpué, Chile
Febrero de 2016

isp2002@vtr.net