449

Una panorámica Cuántica del presente y futuro




Desarrollo


Y todo porque:


Max Planck fue el primero en resolver el problema de la radiación del cuerpo negro. El problema de la radiación del cuerpo negro era un problema que había tenido ocupados a los físicos durante todo el siglo XIX y que no había podido ser resuelto aplicando lo que se sabía de Física en aquellos tiempos.
Planck resolvió este problema porque fue el primero en utilizar una idea completamente nueva, según la cual los cuerpos no emiten y absorben cualquier cantidad de energía sino sólo ciertas cantidades múltiplos de una energía fundamental. Es decir, según esta idea la energía no se absorbe y se emite como un flujo continuo sino fragmentado. A estos fragmentos o paquetes de energía, Planck les llamó cuantos.
En 1900, descubrió una constante fundamental, la denominada constante de Planck, usada para calcular la energía de un fotón. Esto significa que la radiación no puede ser emitida ni absorbida de forma continua, sino solo en determinados momentos y pequeñas cantidades denominadas cuantos o fotones. El joven Einstein defendió y apoyó de manera entusiasta lo encontrado por Planck.
Al recibir Planck el Premio Nobel en 1919 para sorpresa de sus pares y que ahora es una realidad para los físicos cuánticos de avanzada, les dijo
:

No existe la materia en sí.  Toda materia nace y permanece únicamente en virtud de una Fuerza que pone en vibración las partículas intraatómicas y las mantiene vinculadas semejando al más pequeño sistema solar del mundo. Siendo que en el Universo no existe fuerza inteligente ni fuerza eterna (abstracta) alguna (la humanidad nunca pudo inventar un “perpetum mobile”), debemos admitir detrás de la Fuerza mencionada la presencia de un Espíritu consciente inteligente, o sea que EL FUNDAMENTO ESENCIAL DE LA MATERIA ES DICHO ESPIRITU. Ya que según vimos la Materia no existe sin este Espíritu, lo real, cierto y efectivo no es la Materia visible y transitoria, sino el Espíritu invisible e inmortal. Pero siendo que no puede haber espíritu en sí por pertenecer cada espíritu a un ser, debemos forzosamente admitir seres espirituales. Ahora bien: como a su vez los seres espirituales no pueden ser por sí mismos, sino que deben ser creados, no vacilo en denominar a ese misterioso Creador como lo han nombrado todos los pueblos cultos de la Tierra en los pasados milenios: Dios.

El presente de la física cuántica se sustenta sobre un pasado gracias a Max Planck que jamás imaginó la revolución mental científica que iba a desencadenar y una serie de ilustres físicos cuánticos o cuántico-teóricos que nos tienen donde estamos en cuanto al conocimiento del universo y la vida.
El futuro de la física cuántica mas bien parece ciencia ficción, y no nos sorprendamos que hacia allá vamos si...

Niels Borh defendió el principio de complementariedad según el cual los aspectos de onda y partículas de la luz y de la materia son complementarios pero exclusivos. Se asemeja a las dos caras de una moneda, que puede ser cara o sello pero no ambas a la vez.

El físico alemán Werner K. Heisenberg es conocido sobre todo por formular el principio de incertidumbre, una contribución fundamental al desarrollo de la teoría cuántica. Este principio afirma que es imposible medir simultáneamente de forma precisa la posición y el momento lineal de una partícula. Heisenberg fue galardonado muy joven a los 31 años con el Premio Nobel de Física en 1932. El principio de incertidumbre desempeñó un importante papel en el desarrollo de la mecánica cuántica y en el progreso del pensamiento filosófico moderno. Dirigió parte del desarrollo de la bomba nuclear de la Alemania nazi aunque él rechazaba a Hitler y el nazismo al igual que Planck.

Se resume este fabuloso principio de incertidumbre que tanto afectó a Einstein, con esta frase:

No se puede conocer simultáneamente la posición exacta del electrón y el valor exacto de su momento (o lo que es lo mismo, de su velocidad)”

En 1930 Paul Dirac da a conocer su teoría conocida Como Océano de Dirac: El vacío que sería como un mar infinito de partículas con energía negativa. El vacío no está vacío, dejando entrever que en él se está creando materia que obtiene la energía del futuro. Esta se crearía en forma de partícula y antipartícula –partícula con idénticas propiedades que su partícula pero con carga contraria–.
Entre el tesoro de rarezas que descubrió la física cuántica al penetrar en el átomo, probablemente la más significativa y maravillosa sea el entrelazamiento cuántico. Desde 1935 el físico Erwin Schrödinger notó una propiedad peculiar en la materia subatómica que llamó ”entrelazamiento cuántico”. Esto es, cuando dos sistemas cuánticos entran en contacto entre sí permanecen conectados instantáneamente, como si fueran parte de un todo indivisible.  Schrödinger rápidamente apuntó que esta era la diferencia fundamental entre la teoría cuántica y la física clásica.
Actualmente el entrelazamiento cuántico se entiende como un proceso en el que una sola función de onda describe dos objetos separados, los cuales comparten una misma existencia no obstante lo lejos que puedan estar entre sí, como si estuvieran unidos por un cordón umbilical invisible o una onda que, en teoría, se puede propagar por todo el universo. Dos partículas que se han entrelazado tienen una descripción definida juntas, pero cada partícula por separada yace en un estado completamente indefinido: podemos decir que no existe la una sin la otra (aunque una partícula pudiera estar en las Pléyades y la otra entrando a tu pupila en la Tierra). El entrelazamiento cuántico, que ha sido observado principalmente entre fotones, ha sido descrito por Henry Stapp en los términos de “luz gemela”, una “disposición correlacionada a responder”.
La no localidad es la influencia que pasa instantáneamente de un sistema o partícula a otro a una velocidad que supera el límite de la de la luz, de modo que una causa ubicada en un determinado lugar puede producir un efecto inmediato en otra ubicación distante.
Actualmente se considera que la dualidad onda-partícula es un
“concepto de la mecánica cuántica según el cual no hay diferencias fundamentales entre partículas y ondas: las partículas pueden comportarse como ondas y viceversa”.


:-) 1

Física cuántica: correlaciones entre pasado y futuro
Niels Bohr fue probablemente el primer físico en comprender y aceptar las ecuaciones de la física cuántica, al hablar de una realidad externa al hombre, que no es consistente con los conceptos de espacio, tiempo e incluso realidad en el sentido habitual. Del mismo modo que es necesario especificar una referencia para hablar de la velocidad y el movimiento de un objeto en física clásica, no es posible describir los objetos cuánticos, sin especificar las condiciones experimentales de las observaciones que hemos hecho en ellos.
Igual que no existe una velocidad absoluta para un observador, tampoco se puede hablar de objetos cuánticos en forma de ondas o bolas de billar que existan en forma aislada. Esto es lo que Niels Bohr sobrentendía con su famoso principio de complementariedad (comparado con el principio de la relatividad) y esto es lo que posteriormente vendría a decir uno de los mejores alumnos de Bohr, el gran físico John Wheeler, cuando declaró: “Ningún fenómeno es real hasta que no es un fenómeno observado“.
Para mostrar hasta qué punto la mecánica cuántica no permite pensar la realidad de los conceptos de espacio y el tiempo de nuestra vida cotidiana, John Wheeler propuso el concepto de experimentos de elección retardada. Aunque Wheeler presentaba este tipo de experimentos como una forma de demostrar de cierta manera que el pasado depende en parte del futuro, implica que es posible viajar al pasado, ya sea para cambiarlo o simplemente para enviar un mensaje.
En 2007, un experimento realizado por Jean-François Roch y sus colegas de la ENS Cachan, habría permitido realizar, mucho mejor que antes, el llamado experimento de elección retardada, propuesto por Wheeler. Una vez más, los resultados, aunque sorprendentes, han sido consistentes con las ecuaciones de la mecánica cuántica. Recientemente, Anton Zeilinger y sus colegas publicaron en la revista Nature los resultados de un experimento de elección retardada realizado utilizando pares de fotones entrelazados.
Misterios y magia del entrelazamiento cuántico
En las palabras de Zeilinger, este experimento pone de manifiesto que: “Con una visión clásica e ingenua del mundo, la mecánica cuántica parece imitar el efecto de las acciones futuras sobre acontecimientos del pasado“. Una vez más, este experimento no prueba que uno pueda ejercer control sobre los acontecimientos del pasado, sino que demuestra que no es posible en la física cuántica considerar ciertas situaciones como una secuencia y encadenamiento de eventos que van del pasado al futuro. Intentaremos explicar por qué, a pesar de que es bastante sutil.
Los investigadores comenzaron produciendo dos pares independientes de fotones entrelazados, A y B. Si la medida de las características de uno solo de estos pares, por ejemplo A, muestra una correlación que se debe a la distancia en el espacio entre estos dos fotones, dos observadores que midan un solo fotón de uno de los pares (en este caso en A para uno y en B para otro) no verán estas correlaciones.
Pero. ¿qué ocurriría si un tercer observador, eligiendo una observación específica, mide un par de fotones cada uno de los cuales se extrajera de los dos pares anteriores, es decir, A y B?
En este caso, las mediciones de los fotones restantes por otros observadores muestran una correlación entre el fotón del par A y el del par B. Estaríamos ante un efecto EPR bien conocido.
Eso sería correcto si las mediciones de los fotones A y B por los dos observadores se hacen después de que el tercer observador haya entrelazado un fotón de A con un fotón de B. Sin embargo, estamos frente a un experimento de elección retardada si el entrelazamiento se produce después de la medida de las características del otro par de fotones extraídos de A y B. Esta variante del experimento de Wheeler fue propuesta por Asher Peres en el año 2000. Esta es la primera vez que se ha realizado de forma convincente.
http://kerchak.com/fisica-cuantica-correlaciones-pasado-y-futuro/


:-) 2

Salto cuántico
Cuando el núcleo de un átomo es excitado por una fuente de energía exterior, tiene lugar el salto quántico, que consiste en el paso de un electrón a otra órbita con una carga energética mayor.
De la misma manera, hay momentos en el proceso de las sociedades, el planeta y el Universo en que la energía acumulada genera una tensión excepcional e impone la necesidad de una transformación.
Ya hemos hablado en ediciones anteriores de la estructura energética del Universo. Hemos visto como todo lo que vemos es la manifestación de campos de energía vibrando a distintas frecuencias.
Los procesos y transformaciones de la energía son la clave del funcionamiento de la vida y del Universo.
Todo cuanto acontece, desde los fenómenos más elementales al interior del organismo hasta los procesos cósmicos mas abarcativos y complejos, pueden ser entendidos como diversos tipos de transmutaciones energéticas. De la misma manera, nuestros pensamientos, intenciones y acciones son frecuencias vibratorias que imprimen cambios en los patrones energéticos que dan forma a nuestra realidad.
La Física Quántica explica que cuando el núcleo de un átomo es excitado por una fuente de energía exterior, tiene lugar lo que se denomina un “salto quántico”, que consiste en el pasaje de un electrón a otra órbita con una carga energética mayor (recordemos que los electrones giran en órbitas fijas alrededor del núcleo atómico).
De la misma manera podemos pensar que hay momentos en la vida de las personas, las sociedades, el planeta y el Universo en que la energía acumulada genera una tensión excepcional e impone la necesidad de una transformación.
Se produce entonces una crisis que los impulsa a dar un salto hacia un nuevo estadio. La medida en que la entidad en cuestión se resista a abandonar el viejo estado, determina el grado en que la transformación será vivida como violenta y penosa.
En la actualidad, la humanidad terrestre está siendo receptáculo de grandes cantidades de energía en la medida en que el planeta se encamina hacia un proceso de ascensión evolutiva. Como ser vivo en proceso de evolución nuestro planeta va cambiando su patrón vibratorio. Al ascender se aproxima a planos de vibraciones más rápidas y sutiles y recibe por lo tanto una carga voltaica mayor.
Esto crea las condiciones para un salto cuántico en la conciencia de la humanidad en la medida en que esta se halle en sintonía con el proceso de ascensión. Es por esto que tanto se insiste en la necesidad de una masa crítica de seres humanos trabajando concientemente en este proceso.
Hoy más que nunca fuerzas provenientes de planos sutiles se ponen a nuestra disposición y nos brindan el impulso necesario para dar el gran salto hacia la transformación de nuestra sociedad planetaria.
Como seres humanos conscientes, dotados de libre albedrío, tenemos la opción de resistirnos a este proceso de cambio o trabajar activamente en él.

http://www.bibliotecapleyades.net/esp_salto_quantico.htm

El salto cuántico se produce por un aumento en la energía, es decir en la velocidad que induce un cambio de estado a un plano más sutil y esto es importante por ser nosotros seres pensantes conscientes que podemos, mediante el mejor pensar sutilizar la propia mente e inducir la sutilización cerebral y del organismo, y hacerlo a la par con la sutilización planetaria que ya está ocurriendo y lo notamos en que el tiempo pasa más rápidos al ser los días más cortos.

Un buen ejemplo de salto cuántico entre el cerebro y la mente lo es cuando entramos en éxtasis, abstracción, inspiración y durante la meditación. Lo mismo sucede al repetir mentalmente un mantra u observar un símbolo iniciático. El simbolismo que se estudia en escuelas iniciáticas tiene un significado externo de lo que representa, pero su real valor al contemplarlo es el significado interno de una ancestral enseñanza que activa la Conciencia del iniciado sin el notarlo. Nuestra conciencia da el salto cuántico entre lo exterior y nuestra realidad del personal mundo interior que tenemos, pudiendo estar a la vez en ambas dimensiones. Los niños suelen caer en abstracción y de manera natural realizar un salto cuántico de su conciencia.

Este título, uno más motivado por la Física Cuántica lo escribo con la intención de destacar lo moderno de la misma en este presente y cómo algunos optimistas se proyectan por ella hacia el futuro.


:-) 3

Fred Alan Wolf, en su libro “Dando un Salto Cuántico”, define el término como: “El salto explosivo que una partícula de materia da al moverse de un lugar a otro, en un sentido figurado, dar un salto cuántico significa tomar un riesgo, entrar en un territorio desconocido sin un mapa que seguir”.

En física moderna, un
salto cuántico es un cambio abrupto del estado físico de un sistema cuántico de forma prácticamente instantánea. El nombre se aplica a diversas situaciones. La expresión salto se refiere a que el fenómeno cuántico contradice abiertamente el principio filosófico repetido por Newton y Leibniz de que Natura non facit saltus ('La naturaleza no procede a saltos').

Fred Alan Wolf escribe:

Yo creo que los descubrimientos de la física cuántica aumentan el apoyo a Platón (quien enseñó que hay una morada más perfecta y no-materialista).
Hay evidencia de que existe un universo no material, no físico que tiene una realidad aunque no sea claramente perceptible por nuestros sentidos ni por nuestros instrumentos científicos. Cuando consideramos las experiencias extra corporales (OBE), los viajes chamánicos y los estados lúcidos del sueño, aunque no puedan ser repetidos en el sentido científico real, también indican la existencia de dimensiones no materiales de la realidad.

El Doctor en física teórica Fred Alan Wolf, nos explica el moderno experimento de la doble rendija que lleva el nombre de Feynman, cuya síntesis es:

1.-
a) Si queremos comprobar cómo se comportan las partículas de materia usamos una placa con un rendija central vertical y de fondo una pantalla. Con un disparador de manera aleatoria se disparan pequeñas bolitas sobre la placa. Un número atraviesa la rendija y va a impactar en la pantalla dejando en ella una huella visible que termina por dar la forma de la rendija por los impactos recibidos.
b) Ahora ponemos una placa con dos rendijas verticales paralelas y del mismo tamaño. Pasada la secuencia de disparos las bolitas que pasaron por las rendijas forman en la pantalla dos franjas verticales similares a las rendijas. No hay interferencia.
2.-
a) En un tanque con agua tenemos la placa con una rendija y la pantalla de fondo. Se crean ondas en el agua, al pasar la rendija se difractan y avanzan hasta la pantalla dando lugar con su impacto a una línea central similar a la rendija en el centro de una zona de impacto difuso y parejo por el impacto de la onda. Un efecto similar al de las partículas(bolitas) con una franja o línea vertical central.
b) Se repite el experimento con la placa de dos rendijas, al pasar las ondas de agua y encontrarse su máximo de onda con el mínimo de otra onda se forma un patrón de interferencia que queda reflejado en la pantalla, no con dos líneas verticales sino con varias líneas, siendo la central más intensa por el choque de las ondas.
3.-
a) Se dispara un flujo de electrones a través de la placa con una rendija vertical central, en la pantalla el resultado es similar a las partículas (bolitas) con una sola franja central.
b) Al repetir el experimento con la placa de dos rendijas el resultado de la pantalla es similar al de las ondas con varias franjas y no dos. Se supuso que los electrones chocaban entre sí y por ello, en su rebote daban lugar a las ondas.
4.-
Para aclarar este comportamiento dual de los electrones como partículas y como ondas, se usa a continuación la placa de dos rendijas pero empleando un disparador no de un flujo de electrones sino de a un electrón seguido de otro. Acá la sorpresa es mayúscula, cada electrón unitario se comporta como ondas. Ahora se supuso que el electrón parte como partícula, atraviesa de manera poco entendible las dos rendijas a la vez, interfiere consigo mismo y ello se refleja en la pantalla como ondas.

5.-
Deciden observar por cuál rendija el electrón realmente pasa. Al ser "observado" el electrón actúa como partícula y no cual onda, dando lugar en la pantalla a dos franjas y no a varias de ellas.  ¿Qué pasó? Ignoro si la Ciencia podrá saberlo...


Por lo tanto el observador humano cambió la acción de los electrones por el solo hecho de observar el fenómeno. El observador deja de ser algo externo a lo observado y debiera ser estudiado en el conjunto experimental cuántico dado que:


Cuando no se observa al electrón en el experimento de las dos rendijas se tiene:
El electrón muestra naturaleza ondulatoria (un patrón de interferencia consigo mismo).
Cuando se observa al electrón:
El electrón muestra naturaleza corpuscular (dos bandas).--> Se colapsa la función de onda por el hecho de observar.

Entre físicos cuánticos se dice al respecto:

a) El hecho de observar ha cambiado lo que ha sucedido. La función de onda del electrón ha colapsado, eliminando correlaciones que antes sí estaban presentes. Y este fenómeno es probablemente una de las consecuencias más importantes de la Física Cuántica: el observador no es algo objetivo que está fuera de lo observado, que es independiente de él; forma parte del sistema y por tanto tiene que ser estudiado conjuntamente.
b) Lo que dice la mecánica cuántica, en la forma de suma de caminos de Feynman, es que la naturaleza sigue todos los caminos posibles y solo cuando es observada adquiere la función de onda en un estado de partícula.
c) La dualidad onda-partícula de la naturaleza es el principio fundamental de la física cuántica. De acuerdo a esta dualidad, un pedazo de materia (un electrón, por ejemplo) se comporta a veces como si estuviese en un sólo lugar a la vez, como una partícula, y otras veces como si estuviese en varios lugares al mismo tiempo, como una onda.
d) El punto de vista actual es aceptar el hecho de que la luz posee una doble naturaleza que explica de forma diferente los fenómenos de la propagación de la luz (naturaleza ondulatoria) y de la interacción de la luz y la materia (naturaleza corpuscular). Esta dualidad onda/partícula, postulada inicialmente para la luz, se aplica en la actualidad de manera generalizada para todas las partículas materiales y constituye uno de los principios básicos de la mecánica cuántica.

Para algunos es como si el electrón se "enterara de todo", si el electrón deja de ser observado, se desdobla nuevamente en lo que se considera "inexplicable". Lo que intenta hacernos entender la física cuántica, siguiendo la suma de caminos de Feynman, es que la naturaleza sigue todos los caminos posibles y solo cuando la observas colapsa la función de onda en un estado concreto de partícula.

La doble rendija cuántica es considerado el experimento más bello de la física, un experimento mental de Richard Feynman que se demostró y dio plena validez a lo imaginado por Feynman, lo cual tuvo consecuencias inesperadas, en su inicio en especial en las mentes abiertas de algunos físicos cuánticos y, tal parece, ha sido cual bola de nieve que está removiendo lo ilusorio de la costra material para fundamentar, en una sublime realidad sutil mental que a todo le permite ser desde lo Inmanifestado en lo Divino, de manera gradual descendente hasta el humano pensante y, de manera gradual ascendente, desde lo humano hacia lo Divino por expansión cuántica de la Conciencia...

Richard Feynman en el Instituto de Tecnología de California estudió unas partículas "extrañas" llamadas positrones y, en 1949 concluyó que el positrón es tan solo un electrón que se mueve hacia atrás en el tiempo. Es decir anticipó que el futuro influye en el pasado. Fue Premio Nobel de Física 1965.


:-) 4

Experimentos muestran que el futuro afecta el pasado ¿tiene el universo un destino?
Nuestra experiencia ordinaria nos dice que lo que hicimos en el pasado es la causa de lo que sucede en el futuro. Que el tiempo solo fluye en una dirección. El pasado es inexorable y determinante. Pero, para aquellos a los que les gustaría escapar de la tiranía del pasado, existe una posibilidad: que el futuro lo modifique. Al menos esto ocurre en el mundo subatómico, como ha sido demostrado en una serie de experimentos que dan pie a este artículo. Formados por átomos que son influidos por las fuerzas físicas del futuro, es posible, en teoría, que el porvenir cambie nuestra historia. Lo que abre la posibilidad de que el universo mismo tenga un destino, el cual, como un misterioso imán al final del tiempo, esté guíando el presente.
Desde hace varias décadas el físico Yakir Aharonov formuló la hipótesis de la causalidad en reversa para explicar varios fenómenos de la mecánica cuántica que superaban toda lógica basada en el mundo que generalmente observamos. Pese a que las matemáticas de Aharanov eran impecables, lo extraño y contraintuitivo de su razonamiento hicieron que la mayoría de los físicos desestimaran su teoría. Algo que empieza a cambiar en la actualidad después de varios experimentos que confirman la influencia del futuro en el pasado.
En la física clásica se creía que las leyes de la física podían ser usadas para determinar el futuro de todo el universo y cada objeto dentro de él. Teniendo la suficiente información podríamos saber el estado que tomará cada partícula, persona o planeta. Sin embargo, con la mecánica cuántica y su principio de incertidumbre se mostró que esto no era así. Según el principio de incertidumbre es imposible saber todas las propiedades de una misma partícula en el mismo momento. Es imposible saber en dónde está la partícula y a que velocidad se está moviendo; entre más preciso se determina un aspecto, menos precisión se tiene en la medición del otro. En la escala cuántica las partículas pueden existir en más de un lugar en el mismo momento –hasta que las observas. Esta superposición es uno de los misterios centrales de la física.
La incertidumbre del mundo cuántico puede observarse en laboratorio, por ejemplo en la decadencia de los átomos radioactivos. Si tienes dos átomos radioactivos idénticos, uno puede decaer en un minuto y el segundo puede tardar una hora en decaer. Simplemente no hay forma de explicar los diferentes comportamientos de cada átomo o de predecir cuando decaerán observando su historia y –en apariencia- no hay causa definitiva que produzca estos efectos. Este indeterminismo famosamente contrarió a Einstein, que dijo en su momento ”Dios no juega a los dados”. ¿Pero si Dios no juega a los dados, dónde está la información que determina lo que le sucede a las partículas? Aharanov cree que no podemos percibir esa información que regula el comportamiento de la materia porque no existe en el pasado, proviene del futuro.
“La naturaleza nos está tratando de decir que existe una diferencia entre dos partículas aparentemente idénticas con destinos distintos, pero esa diferencia solo puede ser encontrada en el futuro”, dice Aharanov, quien ha formulado la teoría mecánica cuántica de tiempo simétrico, que explica cómo la información del futuro podría llenar el hueco indeterminista del presente.
Ahranov y el físico de la Universidad de Chapman, Jeff, Tollaksen, diseñaron una serie de experimentos en los que el resultado es determinado por los eventos que ocurren después de que el experimento fue realizado. El protocolo incluye una medición de preselección realizada en un grupo de partículas; una medición intermedia; y una postselección en la que los investigadores seleccionan un subgrupo de las partículas para realizar una tercera medición relacionada. Para encontrar evidencia de la causalidad en reversa –información fluyendo del pasado al futuro- el experimento tendría que demostrar que los efectos medidos en el estado intermedio están ligados a acciones realizadas al subgrupo de partículas en un tiempo posterior.
La idea es que las estelas de las mediciones realizadas en el futuro regresarían al presente para combinarse con el pasado, como olas combinándose por las mareas de dos barcos que fluyen en dirección opuesta.
El año pasado el físico John Howell de la Universidad de Rochester logró materializar un experimento siguiendo estos principios, realizado con las llamadas “mediciones débiles” para que el acto de medir no anulara el experimento al perturbar las propiedades cuánticas, lo que consiste en repetir los experimentos miles de veces para crear una base de datos consistente.
En el experimento de Rochester se midió el paso de luz laser a través de un aparato que segmenta los haces de luz. Parte del haz de luz pasaba directamente a través del aparato y parte rebotaba en un espejo que se movía milimétricamente debido a que estaba adherido a un motor. Los investigadores midieron la difracción del laser reflejado y así determinaron cuánto se había movido el espejo motorizado. En el caso en el que los experimentadores decidieron no realizar una medición de postselección entonces los ángulos de difracción de la fase intermedia resultaron ser mínimos. Pero cuando realizaron una medición de postselección, los resultados fueron completamente distintos. Cuando los científicos escogieron medir la luz laser saliendo de una de las aperturas, entonces solo esa luz acabó con ángulos de difracción amplificados por un factor de más de 100 en el paso de medición intermedia. De alguna forma la decisión de medir al final afectaba el resultado de la medición intermedia, aunque esta había sido realizada en un tiempo anterior. 
Aharanov cree que posiblemente Dios juegue a los dados con el universo justamente para crear una incertidumbre, una especie de laguna legal, a través de la cual pueda ejercer una influencia en el presente, sin jamás ser sorprendido haciéndolo.
“El futuro solo puede afectar el presente si existe espacio para descartar su influencia como un error”, dice Aharanov.
Uno de los físicos más reconocidos del mundo, Paul Davies, de la Universidad de Arizona State cree que es posible que la retroalimentación del futuro este guíando el desarrollo de la vida en el universo. Los cosmólogos desde hace tiempo se han maravillado por cómo las condiciones de nuestro universo –como el ritmo de su expansión- proveen el caldo de cultivo ideal para las galaxias, estrellas y planetas. La probabilidad de obtener un universo como el nuestro por el mero azar es sumamente remota. Pero si el estado final del universo está definido y se extiende de adelante hacia atrás para influir el universo desde sus inicios, esto amplifica la posibilidad de que surja la vida y la inteligencia en el universo.
“Nuestra meta es descubrir si la Madre Naturaleza ha estado haciendo sus propias postselecciones, causando que aparezcan estos efectos inesperados”.
Notablemente, al afectar el futuro el pasado y el presente se genera la posibilidad de que el universo tenga un destino, una especie de programa que magnetiza los sucesos hacia su estado final. Lo asombroso es que el “destino” del universo podría haber sido establecido tanto en el pasado como en el futuro, es posible que dios sea una especie de horizonte en el porvenir que inmanta al universo hacia ser él –donde el pasado y el futuro se enrollan como una serpiente ouroboros. Más que el creador, la creación.
Surgen innumerables conjeturas, ¿si el futuro ya existe hasta que punto tenemos libre albedrío?
La ciencia ficción cobra una nueva dimensión a la luz de la causalidad en reversa. Nosotros mismos, como individuos o como humanidad podríamos estar influyendo nuestra evolución e incluso regulándola desde el futuro: como un extraño atractor al final de un túnel. Es posible que retrocausalmente una civilización suficientemente avanzada -tal vez al borde de la destrucción,- pudiera alterar su destino alterando su pasado, llamándose a sí misma para cumplir con una autoprofecía.
http://pijamasurf.com/2010/09/experimentos-muestran-que-el-futuro-afecta-el-pasado-%C2%BFtiene-el-universo-un-detsino/


:-) 5

Afirman que la Tierra está girando más rápido y el día tiene 16 horas
Un científico alemán viene realizando estudios desde el 2000 y afirma que el planeta aumentó su velocidad en su movimiento de rotación. Por eso el día que vivimos, es más corto de lo que creemos. El estudio es conocido como “Resonancia Schumann”, el cual trata sobre Metafísica Cuántica y Astrofísica Meta Cuántica, y explica por qué la tierra gira más rápido.
De esta manera, el Dr. Schumann, con base en la universidad UTN de Münich, realizó el descubrimiento por el cual afirma que el día sólo tiene 16 horas, en vez de 24.
Según afirma, durante siglos la tierra giró sobre su propio eje a 7.8 hz. pero a partir de 1980, ese número cambió. Aunque lo hizo muy rápidamente en tan sólo seis años, hasta llegar a 12 hz.
Básicamente, el Dr. Schumann afirma que el día que vivimos como de 24 horas, en realidad, tiene 16 horas y por eso los tiempos de hoy se ven tan acelerados.
En el informe, también se hace alusión a las catástrofes climáticas como una posible consecuencia de la alteración de los campos magnéticos de la tierra, que también se ha visto modificada desde el 2000.
http://www.diarioregistrado.com/tec-y-ciencia/83037-afirman-que-la-tierra-esta-girando-mas-rapido-y-el-dia-tiene-16-horas.html

Que la Tierra gire más rápido representa la sutilización previa a un salto cuántico a un nivel superior, y lo mismo estaría sucediendo en nosotros los pensantes aunque lo ignoremos, vamos hacia un nivel superior de conciencia.


:-) 6
Desarollo

En Alemania Halfmann y su equipo en la Universidad Técnica de Darmstadt publicaron un estudio en el que describían cómo paralizar un rayo de luz durante un minuto: todo un récord mundial que casi multiplica por cuatro el anterior. El avance técnico, que se ha logrado usando rayos láser y superposición cuántica, es un importante paso hacia un nuevo sistema de comunicación basado en la luz que sería virtualmente imposible de hackear.

Uno de los últimos y sorprendente hallazgo de la ciencia ha sido posible gracias a un grupo de expertos de la Universidad Tecnológica de Chalmers en Suecia, quienes han logrado crear luz de la nada. Un experimento que ha sido posible gracias a un sofisticado aparato científico como un dispositivo superconductor de interferencia cuántica (SQUID) capaz de modificar la velocidad de la luz.
Durante la investigación, el dispositivo superconductor de interferencia cuántica (SQUID) actuó como si fuera un espejo y ajustó la dirección del campo magnético, logrando así desplazar la velocidad de la luz. Lo que dicho con otras palabras provocó una luz de fotones que emergían del vacío.
:-) 7

En la ciencia se está produciendo una revolución
En las últimas décadas ha habido un aumento significativo de la investigación en física cuántica, el estudio de las características y de las relaciones entre las partículas subatómicas y las energías. Los físicos heterodoxos e innovadores nos cuentan que esta importante investigación tiene fuerte relación en la comprensión de los fenómenos paranormales y de la vida póstuma. Estos físicos están descubriendo que no hay conflicto entre la física y creer en lo paranormal y en la vida póstuma.
En verdad, están mostrando que los fenómenos que ahora llamamos “paranormales” son normales y consistentes con las leyes de la ciencia.
El profesor Fred Alan Wolf resume este punto de vista cuando escribe:
yo creo que los descubrimientos de la física cuántica aumentan el apoyo a Platón (quien enseñó que hay una morada más perfecta y no-materialista).
Hay evidencia de que existe un universo no material, no físico que tiene una realidad aunque no sea claramente perceptible por nuestros sentidos ni por nuestros instrumentos científicos. Cuando consideramos las experiencias extra corporales (OBE), los viajes chamánicos y los estados lúcidos del sueño, aunque no puedan ser repetidos en el sentido científico real, también indican la existencia de dimensiones no materiales de la realidad (1998:245).
El científico británico, Ron Pearson, en su artículo “La física de la supervivencia” sostiene que la sobrevivencia de la muerte es una parte natural de la física y los esfuerzos para desacreditar la evidencia de la supervivencia están mal orientados:
Puesto que se puede mostrar que la supervivencia es una parte esencial e integral de la física, se debe esperar que los esfuerzos que todavía se hacen para desacreditar toda la evidencia de la supervivencia acaben pronto. Esta teoría mereció su publicación en las Actas rusas de las conferencias (1&2) de 1991 y 1993 respectivamente y en la revisión por colegas en el periódico científico “Perspectivas de la Frontera” (3) en 1997. Más aún, el Prof. Peter Wadhams, Profesor de Física Marítima en la Universidad de Cambridge apoyó la teoría durante una transmisión conjunta en los programas de radio americanos en 2001. (Pearson, 2004).
El Dr. Harold Puthoff, es un físico y director actual del Instituto de Estudios Avanzados en Austin, Texas. El hizo una contribución significativa para establecer empíricamente la validez del “psi”, particularmente en el campo de la “visión remota”. Este es un término que él forjó para describir una forma del funcionamiento psíquico conocido históricamente como clarividencia.
El Profesor Russell Targ es un físico y autor pionero del desarrollo del rayo laser. Fue también cofundador del Instituto de Investigación de Stanford para investigar las actividades psíquicas en los 1970s y 1980s. Escribió numerosos libros sugiriendo que la mente alcanza los confines del universo y que es esta calidad “no-local”, antes que ningún mecanismo particular, responsable de la formidable información de la parapsicología.
El Profesor John Bokris en su libro El Nuevo Paradigama —una confrontación entre la Física y los Fenómenos Paranormales (The New Paradigm—A Confrontation Between Physics and the Paranormal Phenomena (2005) discute la evidencia de lo paranormal, incluyendo telepatía, experiencias cercanas a la muerte, viajes extra corporales, mediumnidad, reencarnación, apariciones, posesión, curas a distancia, y otros fenómenos. Concluye que otros conceptos tales como lo paranormal, las teorías sobre la conciencia, y la interconectividad deben ser integrados a la ciencia para obtener un entendimiento superior de la realidad.
Su propuesta central es que vivimos en un “universo sincronizado,” en una de cuyas capas vivimos, interactuamos y nos sincronizamos. Esto es lo que identificamos como universo “real”. Hay otros universos paralelos, sostiene, que son tan reales como éste. Esto, sostiene, “comienza a ofrecer una forma de entender como el alma, el centro de la conciencia humana, puede existir en forma permanente, sobreviviendo a la muerte física. Ofrece un comienzo útil a la comprensión del universo y de nosotros mismos.” (Bokris 2005)
Otro físico, el Dr. Claude Swanson, ha juntado la “mayor evidencia” ilustrando la inadecuación de nuestro paradigma científico actual. En su libro, El Universo Sincronizado (The Synchronised Universe), describe los experimentos científicamente controlados de visión remota y de percepción extrasensorial, ESP, las demostraciones de curas a distancia, psicoquinesia (mente sobre materia), los experimentos científicamente controlados sobre levitación, tele transportación, y fenómenos extra corporales (OBE). El compendia numerosos ejemplos de estas fuerzas extrañas demostradas bajo condiciones científicas rigurosas, cuya probabilidad de casualidad es de una en millones. El Dr. Swanson sostiene que hay necesidad de una nueva “teoría del campo unificado” que realmente pueda explicar y entender ambos, ciencia y conciencia.
En vez de ser materia carente de vida, las partículas subatómicas están revelando que tienen conciencia. Michael Talbot describe un experimento por Aspect, Dalibard y Roger 1982 el cual él predice que será el experimento más importante del siglo XX:
Aspect y su equipo descubrieron que, bajo ciertas circunstancias, las partículas subatómicas, tales como los electrones, pueden comunicarse instantáneamente entre si sin importar la distancia que los separe.
El físico David Bohm de la Universidad de Londres cree que los descubrimientos de Aspect implican que la realidad objetiva no existe y que, a pesar de su aparente solidez, el universo es fundamentalmente un fantasma, un gigantesco holograma detallado espléndidamente. (Talbot 2000: 196).
Muchos otros físicos se están convirtiendo a la idea de que el universo es esencialmente conciencia, más que materia y energía.
El Professor Jacob D. Bekenstein dice:
Un siglo de desarrollo en física nos ha enseñado que la información juega un papel crucial en los sistemas y procesos físicos. En verdad, una tendencia actual, iniciada por John A. Wheeler de la Universidad de Princeton, es considerar al mundo físico como lleno de información, en el que la energía y la materia son incidentales ( Bekenstein 2003).
Cuando se une a la otra evidencia abrumadora presentada en este trabajo, la física cuántica es una herramienta poderosa para demostrar que la conciencia sobrevive a la muerte física. Yo predigo que en los próximos años la física cuántica será el método revolucionario de demostrar absolutamente la supervivencia después de la muerte.
Fuente: http://vida-despuesdelavida.com/Spanish4thedtn/chapter25.htm


:-) 8

Fritjof Capra: la ciencia física es la base de una vida sostenible
Permite comprender las dimensiones biológica, ecológica, cognitiva y social de la vida
La física tiene mucho que aportar a una vida sostenible, afirma en la siguiente entrevista el físico y teórico de sistemas Fritjof Capra. La ecología, considera, no es propia sólo de la biología, sino también de otras muchas ciencias, incluyendo la termodinámica y otras ramas de la física. Sin embargo, para contribuir significativamente al gran desafío de generar un futuro sostenible, los físicos necesitarán reconocer que su ciencia jamás dará lugar a una “teoría de todas las cosas”, sino que es tan sólo una de las muchas disciplinas científicas necesarias para comprender las dimensiones biológica, ecológica, cognitiva y social de la vida.

Entrevista:

Usted comenzó su carrera como investigador de la física de partículas y se hizo famoso por su popular libro El Tao de la Física, publicado en 1975, y en el que se relacionaba la física del siglo XX con las tradiciones místicas. ¿Esperaba usted tener tanto éxito con su obra cuando la escribió?
A finales de la década de los 60, advertí algunos llamativos paralelismos entre los conceptos de la física moderna y las ideas fundamentales de las tradiciones místicas orientales. En ese momento, intuí con fuerza que estos paralelismos algún día serían de dominio público y que debía escribir un libro sobre ellos. El éxito posterior de la obra superó todas mis expectativas.
Recientemente, me ha resultado muy gratificante enterarme de que mi trabajo como escritor ha sido reconocido por el CERN. El CERN recibió hace unos años el regalo de una estatua de Shiva Nataraja, Señor de la Danza, del gobierno hindú, para celebrar la relación a largo plazo entre la organización y la India. Allí se instaló una placa especial que explica la conexión entre la metáfora de la danza cósmica de Shiva y la “danza” de las partículas subatómicas, tomando varias citas del Tao de la Física.

La física de partículas puede verse como un método reduccionista, pero usted aboga por la visión de los sistemas como un todo. ¿Cuándo comenzó a profundizar en la teoría de sistemas y qué dirigió sus propias ideas?
En el epílogo de El Tao de la Física, argumenté que “la visión del mundo derivada de la física moderna es incoherente con nuestra sociedad actual, que no refleja la interrelación armoniosa que observamos en la Naturaleza”. Para conectar los cambios conceptuales en la ciencia con el profundo cambio en la cosmovisión y en los valores de la sociedad, tuve que ir más allá de la física y buscar un marco conceptual más amplio. Entonces, me di cuenta de que las cuestiones sociales principales –salud, educación, derechos humanos, justicia social, poder político, protección del medioambiente, gestión empresarial, economía, etc.- todas tenían que ver con los sistemas vivos: con los seres humanos individuales, con los sistemas sociales y con los ecosistemas. A partir de esta comprensión, mi interés investigador cambió y, a mediados de los 80, abandoné las investigaciones en la física de partículas.

Ahora esta interpretación se ha hecho popular, porque hay un aumento del interés por las ideas sobre la complejidad. ¿Le gusta ver cómo se está desarrollando la complejidad?
Sí. Creo que el desarrollo de la dinámica no-lineal, conocida popularmente como teoría de la complejidad, en los años 70 y 80 marcan un cambio en nuestra comprensión de los sistemas vivos. Los conceptos clave de este nuevo lenguaje –caos, atractores, fractales, bifurcaciones, etc- no existían hace 25 años. Ahora sabemos qué tipo de preguntas hacer cuando tratamos con sistemas no lineales. Esto ha producido algunos descubrimientos significativos en nuestra comprensión de la vida. En mi propio trabajo, he desarrollado un marco conceptual que integra tres dimensiones de la vida: la biológica, la cognitiva, y la social. Presenté este marco en mi libro Las Conexiones Ocultas.

¿Cómo se involucró en el Center for Ecoliteracy de Berkeley?
Durante los pasados 30 años, he trabajado como científico y divulgador, y también como educador y activista medioambiental. En 1995, algunos colegas y yo fundamos este centro para promover la ecología y la filosofía de sistemas en las escuelas públicas. Durante los últimos 10 años, hemos desarrollado una pedagogía especial, la “educación para una vida sostenible”. Crear comunidades humanas sostenibles significa, en primer lugar, comprender la habilidad inherente a la naturaleza de sustentar la vida, para después rediseñar nuestras estructuras físicas, tecnológicas y las instituciones sociales en concordancia con esa comprensión. Eso es lo que queremos decir con “ecológicamente culto”.

¿Qué éxito atribuye a sus proyectos y cómo mide ese éxito?
Me siento feliz de poder decir que nuestro trabajo ha recibido una gran respuesta por parte de los educadores. Hay un intenso debate sobre los estándares y las reformas educativos, pero basado en la creencia de que el objetivo de la educación es preparar a los jóvenes sólo para competir en el entorno de la economía global. El hecho de que esta economía no sirve para preservar la vida sino para destruirla se ignora normalmente, y ahí el verdadero desafío educativo de nuestro tiempo: comprender el contexto ecológico de nuestras vidas, apreciar sus escalas y límites, reconocer los efectos de la acción humana y, sobre todo, “conectar los puntos”.
Nuestra pedagogía, “la educación para una vida sostenible” es experimental, sistémica y multidisciplinar. Convierte los colegios en comunidades de aprendizaje, a los jóvenes en ecológicamente cultos y les aporta una visión ética del mundo y de las posibilidades de vivir como personas completas.

De lo que usted conoce sobre educación a ambos lados del Atlántico, ¿cree que hay grandes diferencias entre los sistemas educativos de Europa y USA, y cree que pueden aprender unos de otros?
Los educadores que asisten a nuestros seminarios proceden de muchas partes del mundo. Las conversaciones con ellos nos han permitido darnos cuenta de que, aunque nuestra pedagogía haya inspirado a gente de muchos países (de Europa, Latinoamérica, África y Asia), no puede ser aplicada como modelo en dichas naciones de manera directa.
Los principios de la ecología son los mismos en todas partes, pero los ecosistemas en que se practica el aprendizaje experimental son distintos, así como los contextos culturales y políticos de la educación en los diversos países. Esto supone que la educación para la sostenibilidad necesita una re-invención continua.

¿Puede contribuir la física a la visión de la vida sostenible?
Absolutamente. La ecología es intrínsecamente multidisciplinar porque los ecosistemas conectan el mundo vivo con el inorgánico. La ecología, por tanto, no es propia sólo de la biología, sino también de otras muchas ciencias, incluyendo la termodinámica y otras ramas de la física.
El flujo energético, en particular, es un importante principio de la ecología, y el desafío de pasar de utilizar combustibles fósiles a fuentes de energías renovables es un campo en el que los físicos pueden hacer contribuciones muy significativas. No es casual que uno de los mayores expertos mundiales en energía, Amory Lovins, director del Rocky Mountain Institute, sea un físico.

Actualmente, usted trabaja en un Nuevo libro sobre la ciencia de Leonardo da Vinci. En su seminario en el Festival de Ciencia de Génova usted explicó que lo que necesitamos hoy es exactamente el tipo de ciencia que Da Vinci anticipó. ¿Cómo cree que la física debe –o puede- evolucionar en el futuro? ¿Hay, en su opinión, un futuro para la física?
Bien, usted me pregunta varias cuestiones en una, todas ellas muy sustanciosas. No estoy seguro de si podré hacerles justicia de manera breve. Ciertamente, podemos aprender mucho de la ciencia de Leonardo. Dado que nuestras ciencias y tecnologías se han ido estrechando cada vez más en sus enfoques, no se pueden comprender los problemas de nuestro tiempo desde una perspectiva interdisciplinar, dominados como estamos por compañías con escaso interés por el bienestar de los seres humanos. Urgentemente, por tanto, necesitamos una ciencia que honre y respete la unidad de todas la formas de vida, reconozca la interdependencia fundamental entre todos los fenómenos humanos y nos reconecte con la Tierra viva. Ésta es exactamente la ciencia que Leonardo da Vinci anticipó y esbozó hace 500 años.
Los físicos tienen mucho que aportar al desarrollo de este nuevo paradigma científico. En la ciencia moderna, la interdependencia fundamental de todos los fenómenos naturales fue por primera vez reconocida en la teoría cuántica, y diversas ramas de la física resultan esenciales para la comprensión completa de la ecología.
Sin embargo, para contribuir significativamente al gran desafío de generar un futuro sostenible, los físicos necesitarán reconocer que su ciencia jamás dará lugar a una “teoría de todas las cosas”, sino que es tan sólo una de las muchas disciplinas científicas necesarias para comprender las dimensiones biológica, ecológica, cognitiva y social de la vida.
http://www.tendencias21.net/Fritjof-Capra-la-ciencia-fisica-es-la-base-de-una-vida-sostenible_a1577.html



:-) 9

Entrevista a Henry P. Stapp 
Un físico teórico en la Universidad de California-Berkley quien trabajó con algunos de los padres fundadores de la mecánica cuántica, él no busca probar que el alma exista, pero dice que su existencia encaja en las leyes de la física.

ENLIGHTENNEXT: En octubre pasado, lo ví dando una presentación fascinante en la Conferencia de Ciencia y No dualidad Ud. mostró una breve historia de la relación entre mente y materia en la ciencia moderna, empezando por Newton y Descartes y terminando con una comprensión revolucionaria de la mecánica cuántica. Quisiera empezar solicitándole que nos presente brevemente esa misma historia. Si recuerdo bien, ud empezó con el dualismo clásico del cartesianismo, en los cuales se piensa que la mente y la materia están completamente separados.
HENRY STAPP: Así es. En el siglo diecisiete, René Descartes concebía que la naturaleza estaba compuesta de dos tipos de cosas muy diferentes: las cosas materiales, que estaban ubicadas en el espacio, y las cosas mentales, tales como los pensamientos, ideas y emociones. El mundo de las cosas materiales, que Descartes denominaba “res extensa” puede ser descrito en un lenguaje matemático simple. Por ejemplo, le asignamos cantidades matemáticas a puntos de espaciotiempo para expresar cosas como las trayectorias de las partículas físicas, o las fuerzas de campos eléctricos o magnéticos. Por otra parte, el mundo de las cosas mentales, que Descartes llamaba “res cogitans” se describe en el lenguaje de la experiencia. Y todos nosotros sentimos que en cierto sentido, nuestro yo interno o self “es”este flujo o corriente de experiencia conciente.
Para Descartes, estos aspectos físicos y mentales de la naturaleza estaban ontológicamente separados y funcionaban de acuerdo a leyes fundamentalmente diferentes. Esta es la noción clásica del dualismo cartesiano, y también, el fundamento sobre el cual se construyó la física moderna. De acuerdo a la ley del movimiento de Newton, todo el universo físico, desde los objetos mas grandes hasta los objetos mas pequeños, es físicamente determinístico. Esto quiere decir que una descripción completa de todas las propiedades físicas que existían justo después del “Big Bang” determinaría completamente cada propiedad física de nuestro universo presente.
Por mas de doscientos años, esta idea del determinismo físico universal relegó a nuestras mentes a un papel de observadores pasivos, completamente fuera de las leyes de causa y efecto. No había una manera racional de explicar, estrictamente sobre la base de la física clásica, ni la existencia de, o algún efecto de, nuestros pensamientos concientes. Sin embargo, estos aspectos experienciales de la naturaleza, son todo lo que actualmente conocemos. Todos basamos nuestras vidas en la idea de que nuestros esfuerzos concientes intencionales pueden tener algún tipo de influencia sobre como actuamos, sin embargo, la visión clásica del mundo, nos dice que todo estuvo determinado en el nacimiento del universo y que ha estado mecánicamente avanzando desde entonces.
En 1892 William James desafió, sobre bases racionales, la afirmación basada en la física- clásica que nuestra mente era impotente. En su trabajo seminal Psicología: el curso mas breve1 el alertó a sus lectores acerca de que los supuestos subyacentes de las ciencias naturales eran “ cosas provisorias y sujetas a revisión”. Pero no fue sino hasta ocho años después, cuando Max Planck descubrió una falla real en los preceptos de la física clásica, que los científicos de ese tiempo se vieron obligados a empezar a buscar un conjunto nuevo de preceptos con lo que se podía comprender e interpretar la realidad.

EN: ¿Y ese conjunto nuevo de preceptos eventualmente sería luego conocido como la mecánica cuántica?
HS: Así es. Al principio del siglo XX, se empezaron a descubrir muchos fenómenos que eran incompatibles con las ideas de la mecánica clásica, y empezó a emerger otra matemática que fuera capaz de explicarlos.
El primer gran avance fue el descubrimiento de Planck con relación a la radiación del cuerpo negro. El descubrió que para poder analizar con precisión la energía radiante emitida por un objeto negro calentado, el tenía que asumir que la luz que provenía del objeto estaba quantizada. Contrariamente a lo que predecía la mecánica clásica, parecía que las ondas electromagnéticas podían ser liberadas solamente en unidades discretas o “paquetes” conocidos como quanta. Y para poder describir correctamente las energías de estos quantas, Planck necesitó introducir una constante completamente nueva en las ecuaciones.
Por muchos años, los científicos habían estado observando las frecuencias espectrales de la luz emitida por átomos calientes como el hidrógeno o el helio, y habían notado que la energía de la luz estaba concentrada en bandas discretas de frecuencias, en vez de a lo largo de una curva suave. Ahora empezaron a darse cuenta que estas bandas de frecuencias también estaban relacionadas de maneras misteriosas con la nueva constante de Planck. De nuevo, nada de esto había jamás emergido de la mecánica clásica, y emergió un período de gran confusión acerca de cómo entender estos fenómenos básicos.
El gran avance teórico vino cuando Heisenberg trató de modelar lo que estaba ocurriendo, y descubrió que para que las formulas pudieran funcionar, tuvo que asumir que, contrariamente a las reglas de las aritmética corriente, el orden de las operaciones matemáticas tenía importancia. En esencia, él descubrió que tenía que empezar a considerar a las cantidades matemáticas mas como acciones y menos como números. El orden de la causalidad era importante. En el álgebra convencional, a veces b es lo mismo que b veces a. Sin embargo, las formulas de Heisenberg parecían estar diciendo que no: en este caso a veces b no era igual a b veces a. Cuando se tomaban estas cantidades y las multiplicaban en un orden a veces b, se obtiene algo distinto si se multiplican en otro orden, b veces a. Había algo completamente sin sentido desde el punto de vista clásico.
Al principio esto era un gran misterio, y las personas estuvieron perplejas por un tiempo. No era solo que estuvieran desarrollando un nuevo conjunto de ecuaciones; estaban descubriendo que la manera como realizaban las operaciones matemáticas cambiaba el resultado. Una manera completamente nueva de ver el mundo estaba emergiendo, y en esa nueva manera de ver las cosas, la conciencia humana y los efectos de las acciones humanas conscientes eran una parte esencial de esa dinámica. Esto daba vuelta la idea Newtoniana donde la consciencia quedaba completamente afuera. Ahora, de repente, la mente pasaba de ser “una observadora objetiva” a ser “un elemento de interés fundamental”. Por la primera vez, teníamos desde el punto de vista de la ciencia, un pegamento natural y racional de los aspectos mentales y físicos de la naturaleza.

EN: Hoy, casi cien años después, la mayoría de los científicos todavía creen que la mente y la conciencia pueden ser reducidos a sus componentes físicos y por lo tanto son esencialmente determinísticos. De acuerdo a la mecánica cuántica, ¿donde exactamente, es que entra en el cuadro este elemento mental no determinístico?
HS: Bueno, la mecánica cuántica tiene muchas partes, y una de ellas es determinística. Está gobernada por la ecuación de Schrödinger, que es algo análogo a las leyes del movimiento de Newton en la mecánica clásica. Tal como las reglas de la mecánica clásica pueden decir cómo un sistema físico va a evolucionar en el tiempo, la ecuación de Schrödinger describe de manera muy precisa cómo va a evolucionar en el tiempo, el estado cuántico de un sistema físico. Pero hay un giro.
Una manera completamente nueva de ver el mundo estaba surgiendo, y en esa nueva manera de ver las cosas, la conciencia humana y los efectos de las acciones humanas conscientes eran una parte esencial de esa dinámica.
En la mecánica cuántica, uno puede empezar con un sistema que esta muy bien definido – digamos que tienes una partícula, ubicada en cierta región. Uno la ha observado. Con esta comprensión inicial acerca del estado de la partícula, se puede usar la ecuación de Schrödinger para predecir cómo va a evolucionar desde allí. Esta evolución, puede tener sentido de muchas maneras. Pero una vez que se deja que el sistema evolucione durante un tiempo, y un momento mas tarde tratas de ver como es, en general vas a encontrar que no corresponde más a ninguna observación posible. De acuerdo a la ecuación de Schrödinger, se ha transformado en una especie de mancha de diferentes posibilidades. De manera que esta cosa que originalmente estaba bien definida, desde el punto de vista de la observación, de alguna manera evolucionó hacia una mancha de indeterminación.
Este era un enorme misterio: las ecuaciones determinísticas por si mismas no eran capaces de darle sentido a la realidad observada. Algo estaba faltando.
Lo que los fundadores de la física cuántica descubrieron fue que para usar las ecuaciones de la mecánica cuántica para formular predicciones acerca de cosas, tu en tanto que investigador tenías que elegir un procedimiento experimental – en otras palabras, elegir una propiedad que te interesaba estudiar – y luego diseñar el experimento de tal manera que pudieras investigar esa propiedad en particular. En ese momento, y solo en ese momento, las reglas de la mecánica cuántica te podrían dar la probabilidad de que esta propiedad pudiera actualizarse cuando estuvieras de hecho midiéndola.
Esta es la primera entrada de la mente, con el observador, porque no hay nada en la teoría misma, que determine cuál es el experimento que se elegirá. Si estás tratando con la parte determinística de la teoría, – la parte gobernada por la ecuación de Schrödinger, todo estaría como una mancha borrosa. Si comienzas con el Big Bang y dejas que el estado cuántico evolucione todo se vuelve difuso. La luna no tendría un lugar específico, diferente, especial, en el cielo nocturno. Estaría dispersa como una mancha borrosa sobre todo el cielo nocturno. Igual cosa ocurriría con las montañas, las ciudades, y todo lo demás, incluyendo el cerebro de cada uno. Para deshacerse de esta mancha borrosa, y vincular la teoría de la mecánica cuántica a un fenómeno observable, es necesario introducir algo que esta fuera de la ecuación físico determinística. De acuerdo a las reglas de la teoría cuántica ortodoxa, se necesita un experimentador que decida lo que quiere medir, y esa elección se hace se hace sobre la base de alguna razón. El experimentador, tiene que estar interesado en algo. Pero cualesquiera que sean sus razones o motivos, ¡ellos no se encuentran dentro de la ecuación de Schrödinger!
El matemático, John Von Neumann, en su descripción de la estructura matemática de mecánica cuántica, llamó “Proceso 1” a esta elección del observador. Es un proceso que no esta determinado por ninguna ley física conocida, y resulta de una elección que no viene del mundo físico, sino que al parecer viene del mental. Así que la manera como funciona la mecánica cuántica es que se tienen estas leyes matemáticas que operan sobre variables físicas, y luego se tienen estas elecciones mentales de lo que se quiere investigar, y todo el conjunto calza de una manera muy hermosa. Esto es lo que trae de nuevo de vuelta al ser humano al asiento del chofer, al menos en cierto sentido. Esto nos lleva de vuelta a la posición en la cual intuitivamente sentimos que estamos. No somos solamente observadores pasivos, objetos mecánicos robóticos; de nuevo se le permite a nuestra psicología entrar dentro de la dinámica de la naturaleza, porque no hay ninguna manera conocida de que la parte física pueda hacer el trabajo por sí sola.

EN. ¿Sería correcto decir que, desde su punto de vista, la física cuántica de hecho prueba que la mente no puede ser reducida al cerebro físico?
HS. Yo no diría que lo “prueba”, pero sí que permite lograr una comprensión racional coherente acerca del hecho de que la mente y la materia son dominios distintos ninguno de los cuales puede ser reducido al otro. La formulación inicial de la teoría cuántica dividía o “cortaba” el mundo en dos partes. Había una parte bajo el “corte” que podía ser descrita en términos de la mecánica cuántica – en términos de vectores y de espacio Hilbert y de toda la maquinaria matemática que va con la mecánica cuántica. Y luego estaba la parte que estaba sobre el “corte” y que era descrita en términos de la física clásica, que trata de todo lo que vemos y hacemos en la escala humana. Bajo el corte, estamos pensando en cosas construidas sobre la base de átomos cuánticos, y los átomos cuánticos no son más puntos en el espaciotiempo. Son una especie de funciones de ondas de manchas borrosas. Arriba del corte, por otra parte, estamos tratando con lo que los observadores humanos pueden ver y hacer, es decir que estamos tratando con objetos. Estos objetos ocupan ciertas regiones en instantes particulares del tiempo, y no hay nada borroso aquí.
El físico danés, Niels Bohr dijo que donde dibujamos el corte o frontera entre el mundo microscópico de las funciones de las ondas cuánticas y el mundo macroscópico de los objetos clásicos es en cierta manera variable. Y Von Neumann usó esta variabilidad para ahondar mas profundamente en la relación entre mente y el cerebro. Imagino una secuencia de dispositivos, uno sobre el otro, donde cada uno mide el producto del dispositivo mas abajo e indica lo que ve al dispositivo mas arriba. Y mostró que a medida que uno se mueve hacia arriba de la escala de estos dispositivos de medición, uno puede también subir la ubicación del corte. Cada dispositivo es el primero sobre el corte, y uno lo describe en términos clásicos. Pero uno puedo moverlo bajo el corte y describirlo en términos de la mecánica cuántica, y las predicciones no cambian. Uno puede mover el corte paso a paso hacia arriba, arriba y arriba y arriba y las reglas se mantienen, hasta que eventualmente, tu cerebro entero y tu cuerpo quedan bajo el corte, siendo descritas en términos de la mecánica cuántica, y aún necesitas, de todas maneras, el Proceso 1 de elección para que las cosas tengan sentido. Las predicciones de la teoría aún residen en la mente del observador, aún cuando lo que esta siendo observado no son átomos pequeñitos pero objetos del tamaño y escala de los cuerpos humanos y el cerebro.
La mecánica cuántica de Copenhagen es una teoría pragmática maravillosa que nos permite captar de una manera poderosa, esta relación misteriosa que hay entre la mente y la materia. Pero no es, ni con mucho, una descripción completa de la naturaleza en sí misma.
Esencialmente, Von Neumann empujó el corte tan alto que todo lo que llamamos el mundo físico ahora estaba siendo descrito a partir de la mecánica cuántica. Hace bastante sentido describir el cerebro a la manera de la mecánica cuántica. El cerebro esta hecho de átomos, y los átomos son básicamente cosas mecánico cuánticas. Pero eso empujaba a la otra parte, a la parte mental, completamente fuera del mundo físico. Y este es el punto. Lo que Von Neumann mostró fue que dentro de la concepción mecánico cuántica de la naturaleza, la mente no puede ser el cuerpo, porque los elementos psicológicos de la teoría, siguen siendo los elementos psicológicos, independiente de donde se trace el corte. La teoría cuántica, requiere aún la interacción entre los dos ámbitos.
Antes de que Von Neumann hiciera este ejercicio, parecía que el elemento psicológico de la teoría podría estar asociado de alguna manera con el cerebro o el cuerpo. Pero no después. Ahora estamos de vuelta otra vez a una concepción de la realidad que parece mucho al Cartesianismo dual.

EN: Así que estamos de vuelta al dualismo Cartesiano – dos ámbitos separados, el de la mente y la materia – entonces ¿qué es exactamente este ámbito mental?
HS: Es lo que uno piensa y siente intuitivamente que es. El mundo mental es nuestro flujo de experiencias conscientes. Fue erróneo desde el inicio pensar que era parte del cuerpo. Realmente es algo como lo que decía Descartes: tienes estos dos ámbitos, y la mente debe ser capaz de influir al cerebro. Pero el no fue capaz de entender como están conectados. Luego vino Newton y dijo que ellos no estaban conectados. El dejó que el mundo físico funcionara independientemente de la mente, y la idea de Descartes fue eliminada porque no calzaba con la física de Newton. Finalmente, llegó Newmann quién dijo sí, estos son dos ámbitos , y están conectados, y ahora tenemos algunas leyes que nos muestran cómo funciona. Tenemos este Proceso 1 que es necesario para poner al ámbito físico en concordancia con el mental, con lo que sabemos. Así que estamos de vuelta al dualismo Cartesiano, pero ahora sabemos como ellos se relacionan entre sí – ¡al menos en el dominio descrito por la mecánica cuántica!

EN: ¿Quieres decir que hay dominios que no son descritos por la mecánica cuántica?
HS: Muy probablemente sí. Mira, la mecánica cuántica de Copenhagen es una teoría pragmática maravillosa que nos permite captar de una manera poderosa, esta relación misteriosa que hay entre la mente y la materia. Pero no es, ni con mucho, una descripción completa de la naturaleza en sí misma. No es una ontología. Y el gran problema con ello es antropocéntrico. Dice que hay una dimensión mental y una dimensión física en todo, y que se necesita la dimensión mental para colapsar la función onda. Pero es difícil imaginarse que los seres humanos somos tan especiales en el universo, que somos necesarios en todas partes para hacer colapsar la función onda. Esto estira los limites de lo plausible.
Una solución a este problema es modificar la interpretación de Copenhagen, de manera de hacerla biocéntrica, para decir que esta dimensión psíquica no está solo asociada con los seres humanos, sino con toda la vida. Esto rectifica en parte las cosas, pero también presenta otro problema. Sugiere que antes de que apareciera la vida, el universo estaba evolucionando de una manera particular y luego, apenas apareció en escena el primer pedazo de vida –algún microbio o algo – de repente el universo se puso a evolucionar de manera distinta. Esto es difícil de digerir. De todas maneras, la frontera entre la vida y la no vida, probablemente no es tan clara. ¿Dónde exactamente de dibujaría esta frontera? ¿Puede uno decir realmente que apenas apareció la primera cosa viviente, de repente se introdujo una enorme diferencia en la leyes de la naturaleza? No parece ser así.
En ese punto hay caminos. Una solución es seguir el panpsiquismo hasta el final, y decir que aún cosas como los átomos y sistemas totalmente inanimados son de alguna manera concientes, que alguna forma de conciencia es ubicua en el universo. Pero yo no veo porqué una cosa tan simple como un átomo podría ser ni siquiera sutilmente conciente. Pienso que uno se mete en problemas si uno dice que eventos de colapso cuántico siempre necesitan tener tanto un imput psíquico como un imput físico, porque entonces uno estaría obligado a seguir esta cadena de eventos psíquicos hasta el principio del universo.
Yo creo que uno puede traer el elemento psicológico en el cuadro de una manera mucho mas coherentemente racional si uno simplemente acepta que algunos eventos tienen orígenes solamente físicos. Este sería el segundo camino, que es casi el opuesto al panpsiquismo. Solo porque la teoría cuántica ortodoxa entiende que los eventos que ocurren en el ámbito humano son psicofísicos – al tener un lado mental y uno físico – no hay una razón poderosa para no creer que podrían haber otros procesos físicos que no conocemos con la capacidad de causar el colapso de la función onda, sin la intervención de algo que se le parezca a la conciencia humana. Pienso que esto es una salida, mas próxima al sentido común, de la dificultad del antropocentrismo y del biocentrismo – para dejar un espacio a la posibilidad de eventos de colapso puramente físico que se mantienen juntos en virtud de solamente leyes físicas, sin ninguna cosa mental.

EN: ¿Tenemos alguna idea de qué podrían ser estos mecanismos de colapso puramente físicos?
HS: Yo he avanzado mi propuesta personal en las segunda y tercera edición de mi libro, Mente, Materia y Mecánica Cuántica, pero es algo demasiado técnico para entrar en eso aquí. Acordémonos sin embargo, que ¡ni siquiera sabemos cuales son los mecanismos psicofísicos en la teoría cuántica ortodoxa! Sabemos que las leyes determinísticas, como la ecuación de Schrödinger, no dan cuenta de ellos. Y una vez, que uno admite que hay leyes fuera de la ecuación de Schrödinger, no estoy seguro porqué uno querría decir que todo lo que esta fuera de la ecuación de Schrödinger tiene que tener un lado mental. En esto, la mecánica cuántica tiene un vacío causal, punto. No es una teoría completa. Ni tampoco es totalmente comprendida. Yo siento que uno no tiene que ir mucho mas allá de la mecánica cuántica ortodoxa para sugerir que bien puede haber un proceso físico desconocido capaz de colapsar la función onda por sí mismo.
Una vez que uno da este paso, entonces se puede postular una pregunta muy interesante: si podemos tener eventos solamente físicos, entonces ¿porqué no también eventos solamente mentales, sin fundamentos físicos de ninguna especie? En Los Principios de Psicología, William James escribió acerca de lo que el llamaba “las fantástica leyes del apego” en nuestra vida mental, de cómo pensamiento e ideas parecieran tejer “una infinita alfombra de si mismos, como dominós en cambio constante, o como los pedazos de vidrio en un caleidoscopio”. El quería saber de donde venían estas fantásticas leyes de apego, y porqué los movimientos de la mente podían permanecer unidos de la manera que lo hacen.
Hay bastantes científicos razonables y personas de mente crítica, algunas de las cuales que yo conozco personalmente, que dicen que hay buena evidencia para cosas como la reencarnación y otros fenómenos paranormales – evidencia que ellos han juntado con considerable esfuerzo y han evaluado críticamente. ( Ver, en particular, Irreducible Mind, de Edward Kelly, Emily Kelly et al). Yo mismo he basado siempre mis escritos en ideas ortodoxas de la mecánica cuántica fundados en datos establecidos. Sin embargo, yo creo que es posible, al menos teóricamente, acomodar algunos de estos fenómenos “picaros” sin violentar demasiado la mecánica cuántica ortodoxa.

EN: ¡Vaya, nunca hubiera pensado que ud iba a decir eso! ¿Como podría encajar un fenómeno psíquico como la reencarnación, en la teoría de la mecánica cuántica?
HS: Bueno, muchos teóricos bien respetables sostienen una gran variedad de puntos de vista acerca de cómo entender la mecánica cuántica, que claramente acomodan una variedad de fenómenos que no están permitidos por la mecánica clásica. Aquí el punto central es el siguiente: si los eventos solamente mentales, como lo estaba sugiriendo, pueden permanecer unidos solamente en virtud de sus cualidades mentales, entonces hay lugar para cosas como la reencarnación. Si algo como las fantásticas leyes de apego de James, existen, y si son lo suficientemente fuertes, entonces aspectos de la personalidad podrían sobrevivir la muerte corporal y persistir durante un rato como una entidad mental perdurable, existiendo en alguna parte de la “res cogitans” de Descartes. Yo realmente no veo ninguna razón teóricamente convincente de porqué una tal transferencia de características de la personalidad de una persona muerta hacia un biosistema vivo tendría que necesariamente violar los preceptos básicos de la mecánica cuántica.
Esta observación, por supuesto, no alcanza a ser una teoría completa. Pero creo ya no se puede sostener racionalmente que las fuertes dudas acerca de la supervivencia de la personalidad basadas solamente en la creencia de que es estrictamente incompatible con las leyes físicas contemporáneas,. La opinión científica de esta cuestión, debe estar basada en el contenido y la calidad de los datos empíricos, y no en una supuesta incompatibilidad de tal fenómeno con nuestra comprensión contemporánea del funcionamiento de la naturaleza.
http://ciencia-noetica.blogspot.cl/2011/03/entrevista-con-el-fisico-profesional.html

:-) 10

El Instituto Tecnológico de Massachussets en sus investigaciones con Lamas budistas en estado de meditación, descubrió que nuestro cerebro está permanentemente rehaciéndose, incluso en la ancianidad. Por ello se puede aprender y desaprender nuevas formas de vivir las emociones.
Las formas de sentir negativas y repetitivas son las que en su mayor parte nos conducen a las enfermedades, de ahí la importancia de conocer estas investigaciones para empezar a generar el gran cambio de trabajar en la adquisición de una mente creadora. Y si somos capaces de crear este cambio, la vida entonces no será una sucesión de acontecimientos al azar, sino que podremos convertirnos en los protagonistas de una existencia con sentido.


:-) 11

Tomado de:
Crea Tu Realidad Con La Física Cuántica
Todo en el cosmos sería un aspecto de esta inteligencia infinita, cada persona, cada animal, cada estrella y cada planeta.
Los físicos han descubierto que esta energía, o cuanta, es influida por La Mente, en forma de pensamientos.
La teoría cuántica dice entonces, básicamente, que cuando una persona dirige su atención y pensamiento hacia una cosa como un coche o un televisor, - que son nada más que arreglos de la misma energía – dicha cosa es creada por procesos de pensamiento de la mente.
Así, la física cuántica dice que nada puede existir de forma permanente a menos que se observe, ya que es la mente que controla la Cuanta cuando se enfoca en algo. Cuando la persona deja de enfocar en eso, la energía “deshace” el objeto para una vez más ser energía con "potencial" para otra cosa.
La física cuántica confirma que sólo mediante el reconocimiento de que algo existe, es que dicho algo puede realmente entrar en la "existencia".
Ley de atracción
Este proceso es la base misma de cómo cada persona puede crear su propia realidad. Cada pensamiento único, como la energía, directa e instantáneamente influye en el campo cuántico moviendo esta energía hacia la forma de un evento localizado, observable y bajo la influencia de otros.
La diferencia entre las personas que han logrado sus sueños y las que no, sería entonces la conciencia de la creación.
Mientras la mayoría de la gente va por el mundo creando de manera inconsciente su realidad con sus pensamientos y su enfoque, el creador consciente dirige sus esfuerzos de manera creativa para cambiar su realidad..


:-) 12

La física cuántica revela la unión entre mente, emoción y materia
La física cuántica es la física de las posibilidades, de las transformaciones, del manejo de los campos unificados de las cuatro fuerzas: gravedad, electromagnetismo y la fuerza fuerte y débil del núcleo atómico.
Einstein sugirió en sus teorías, la existencia de un campo que sostiene las transformaciones del espacio -tiempo y de la masa – energía. Todo estaría unido y esta unificación demostraría que dos cosas, en apariencia totalmente diferentes, se pueden transformar la una a la otra.
En las investigaciones los físicos encontraron que los “hardons” (partículas muy pequeñas que abundan en el universo), tienen las características de ondas, de cuerdas y que existirían billones y billones de ellas en el universo sosteniendo todo lo existente.
De sus distintas frecuencias se originaría toda la materia y la energía de lo que llamamos creación.
Si usamos la física cuántica en la vida cotidiana, seríamos capaces de afectar estas super-cuerdas y gracias a la física cuántica uniríamos la mente y la emoción con la materia.
Esta física rompe, por así decirlo, los parámetros de la física tradicional Newtoniana, que no sigue esos parámetros.
El poder del pensamiento
La física newtoniana decía que todo es continuo
Para entender qué es esto de continuo, pensemos en el termómetro que mide la temperatura. Cuando vemos que la misma aumenta en un grado, en realidad, aumenta primero en una décima de grado y antes en una millonésima de grado, en un proceso de aumento de temperatura que medimos con el termómetro, es un movimiento que sería continuo.
En el mundo de la física cuántica esto no es así. El físico Max Planck estudió como se producía la radiación desde un cuerpo incandescente y su explicación fue que los átomos que componen el cuerpo incandescente, cuando liberaban energía en forma de radiación, no lo hacían en forma continua, sino en pequeños bloques a los que él denominó cuantos de energía.
Estos pequeños bloques, no continuos, pueden ser afectados directamente por una energía: el pensamiento.
Y descubrió algo extraordinario: estas partículas tienen otra extraña característica: si las estas observando, son partículas, si no las estas observando, son ondas, incluso se ha llegado a determinar que cambian de acuerdo a las expectativas de quienes las están observando, es decir, los cuantos actuarían de acuerdo a lo que dichos observadores desean que hagan.
Brian Josephson, ganador del premio Nobel de Física, nos dice que en esta búsqueda de estas pequeñas partículas, los físicos podrían estar creando su propia realidad. Por ejemplo, una cierta partícula llamada el “anomalón”, tiene propiedades que varían de laboratorio en laboratorio. Brian Josephson indica que esto ocurre y depende de quien esté encontrándola y creándola.
La física y lo cotidiano
Si usamos la física cuántica en lo cotidiano de la vida, seríamos capaces de afectar estas super-cuerdas y gracias a la física cuántica uniríamos la mente/emoción con la materia.
Einstein fue el primero en dar una explicación de esta palabra relacionándola con la vida real. Einstein llamo a esta física, “la física de la aventura del pensamiento”, nada más acertado. Para muchos investigadores esta física sería la responsable de lograr explicar cómo la mente crea la materia a niveles muy pequeños en lo que nosotros llamaremos el mundo de los quantums o de los fotones, que es lo más pequeño de algo que podemos tener. Este descubrimiento lo hizo Max Planck con quien se inicia la teoría cuántica.
¿Cómo nos conectamos con esos bloques? Eso pasaría gracias a los campos unificados de conciencia y a otra propiedad sorprendente de la física cuántica a la que se denomina “no localidad”. Esta propiedad se da cuando dos partículas interaccionan transmitiéndose información entre ellas, instantáneamente, sin importar cuán lejos o cuan separadas lleguen a estar, no importa si las distancias son de millones de kilómetros o de años luz, todo sucede de manera instantánea: es decir, los objetos y los acontecimientos del cosmos se hallan interconectados.
La mente y el cuerpo
Ahora sabemos que las células de nuestro cuerpo no están especializadas: la doctora Candace Pert, directora de la división de bioquímica cerebral del Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos, ha señalado que la mente no se halla confinada en el cerebro mediante alguna definición nítida. La mente se proyecta a todas las partes del espacio interno.
Los neurotransmisores y los compuestos bioquímicos como el ADN no pertenecen solo al cuerpo, no hay tal separación entre la mente y el cuerpo y todo el sistema debería llamarse mente – cuerpo ya que son asombrosamente parecidos.
Por ejemplo, hoy se sabe que la insulina, una hormona que siempre se ha relacionado con el páncreas, también se produce en el cerebro. Asi mismo, ciertos compuestos químicos cerebrales como el transferón se producen en el estómago. Todo estaría unido y todas las partes del cuerpo podrían crear lo que el cuerpo necesita ya que estarían interconectados por la física cuántica y su propiedad de “no localidad”. Todo nuestro cuerpo es inteligente y se relaciona, por lo tanto, la salud está en nuestras manos.
No pensar en cosas
Según la física quántica, existe una sustancia química que coincide con cada estado. Los átomos no son cosas, solo son tendencias. Así que, en vez de pensar en cosas, hay que pensar en posibilidades. Todas son posibilidades de una conciencia. Las emociones son sustancias químicas impresas de manera holográfica. La farmacia más sofisticada del universo está dentro del cuerpo. Hay una parte del cerebro que se llama el hipotálamo. El hipotálamo es como una mini fábrica y es un lugar que reúne ciertas sustancias químicas que combina con ciertas emociones que experimentamos. Y esas sustancias químicas se llaman “Péptidos” que son pequeñas secuencias encadenadas de aminoácidos. El cuerpo es básicamente una unidad de carbono que fabrica en total unos 20 aminoácidos diferentes para formular su estructura física. El cuerpo es una máquina que produce proteínas. En el hipotálamo, tomamos pequeñas cadenas de proteínas llamadas péptidos y las reunimos en determinados neuro-péptidos o neuro-hormonas que combinan los estados emocionales que experimentamos diariamente. Así que hay sustancias químicas para el enojo, para la tristeza y hay sustancias químicas para la victimización.
Y justo cuando experimentamos ese estado emocional en nuestro cuerpo o en nuestro cerebro, ese hipotálamo inmediatamente reunirá el péptido y luego lo libera a través de la pituitaria en la corriente sanguínea llegando a las células.
Somos un todo integrado
Las personas operamos, vivimos, producimos situaciones como un todo integrado. A lo largo del exterior de la célula hay billones de sitios receptores que en realidad sólo son receptores de información de entrada. Un receptor que tiene un péptido encima, cambia la célula de muchas maneras. Activa toda una cascada de acontecimientos bioquímicos y algunas acaban con cambios en el núcleo de la célula. Cada célula está viva y cada célula tiene una conciencia particular.
De hecho, la célula es la unidad más pequeña de conciencia en el cuerpo. Por toda esta explicación, una adicción es algo que no se puede detener. Nos causamos situaciones que buscan satisfacer las necesidades químicas de las células de nuestro cuerpo.
Movimiento, mente y materia
Nosotros podemos crear nuestra vida, crear nuestra realidad, somos seres creadores en potencia y al ser creadores, esta cualidad nos une con la espiritualidad y la capacidad de hacer todo aquello que queramos si le damos la intención y la dirección necesaria. Y esto no lo están diciendo unos pastores, lo dicen los físicos cuánticos.
“Vosotros podéis hacer cosas como las que yo hago y aún superiores, si tuvierais fe como un grano de mostaza, podríais decir a este sicomoro: desarráigate y plántate en el mar, y él os obedecería”. Nos dijo Jesús.
Y ahora con la física cuántica sabemos literalmente que así es.
A esta capacidad de crear flujos y cambios se lo llamó el “Holo-movimiento”, término utilizado por el físico David Bhom. En el Holo – movimiento, mente y materia están unidos, y Bhom dijo “cuando vibra el electrón, el universo vibra”.
Jack Sarfatti y William Tiller físicos muy conocidos nos dicen que la mente y la materia interaccionan a través de ondas de información intermediarias que tanto influyen como organizan la materia y estas ondas son guiadas por la intención consciente.
De acuerdo con el físico Bearden “los pensamientos se recolectan y se unen por su similitud de frecuencia y forma”, por lo tanto, somos lo que pensamos.
El proceso de conectar estos pensamientos y la realidad física ocurre mediante el fotón de luz, que es el portador de los patrones del pensamiento. En ese proceso, los fotones similares se unen y crean colectivamente la realidad inobservada y observada.
Los físicos han demostrado que la física cuántica y los pensamientos participan de forma activa creando nuestra realidad.
Cómo funcionan los campos electromagnéticos
Todos poseemos un campo electromagnético ya que todos tenemos dos polos, igual que el planeta y todas las cosas, polo sur y polo norte. Los fenómenos magnéticos se deben a fuerzas originadas por cargas eléctricas en movimiento; en otras palabras, toda carga además de crear un campo eléctrico, cuando se desplaza, origina en el espacio que le rodea una nueva perturbación que constituye un campo magnético y electromagnético.
El campo electromagnético es la inteligencia que exhiben las partículas actuando colectivamente.
Los fotones de luz son los mensajeros del campo electromagnético y la luz viene de un espacio dimensional superior (esto ha sido medido y cuantificado). El cuerpo humano emite fotones (biofotones) desde el interior del ADN.
Cuando más cargado está el campo electromagnético, más activo es el intercambio de información y nos proporciona nuestra conciencia expansiva.
Es el campo electromagnético quien proporciona la organización, la estructura y la forma de lo que llamamos materia y nos conecta con el cambio físico observable.
La luz es la portadora del patrón del pensamiento del campo electromagnético, el fotón es el mensajero que comunica la información entre las partículas electromagnéticas que contienen a su vez, luz visible e invisible.
Ahora sabemos, gracias a la física cuántica, que la luz es el componente básico del campo electromagnético, por lo que resulta claro que somos seres de luz electro– bioquímicos. Por lo tanto, podemos modular nuestras frecuencias vibratorias y crear nuestra realidad a través de los pensamientos. En una ocasión Arthur Eddington dio su opinión como físico y dijo: “La materia del mundo es materia mental”.-
http://eladanbuenosayres.com.ar/?p=2324

:-) 13

Físico experimenta bifurcación en un universo paralelo con una fascinante sincronicidad
Una de las teorías más fascinantes y ampliamente aceptadas que han surgido en la física en la última época es la interpretación de los muchos mundos o “universos paralelos”. Hace unos años una encuesta mostró que, entre un grupo de los físicos más reconocidos, 58% consideró que está teoría es verdadera. Esto es algo que merece detenerse a reflexionar, ya que esta interpretación, primero articulada por Hugh Everett, altera radicalmente la naturaleza de la realidad como la conocemos.  
En resumidas cuentas, la teoría resuelve elegantemente muchos de los predicamentos matemáticos de la física cuántica en relación con la teoría de la relatividad apelando a que cada vez que tomas una decisión o haces una observación todos los posibles desenlaces ocurren, sólo que no los percibes porque en ese momento continúan en otro universo donde existe otra versión de ti, y así hasta el infinito realizando infinitesimales variaciones. En cierta forma todo ocurre todo el tiempo, todas las posibilidades –aunque nosotros sólo tengamos conciencia o, mejor dicho, coherencia, de una.
Un divertido y didáctico ejemplo es la correspondencia entre David Deutsch y Seth Lloyd, dos de los físicos más importantes de la actualidad. En lo que se convirtió en un formidable episodio de “tenis mental”, Lloyd le escribió a Deutsch: 

Te escribo para contarte un suceso extraño que ocurrió hace un par de semanas en la librería de MIT. Estaba enfrente de un anaquel, intentando decidir si comprar tu nuevo libro o el de Roger Penrose. Ahora bien, como tú sabes las neuronas son células notoriamente sensibles, capaces de amplificar los efectos más diminutos. Como resultado de una pequeña fluctuación mecánica-cuántica, unos pocos químicos transmisores extras llevaron a una neurona a su umbral provocando que disparara, detonando una ráfaga de actividad neural que me hizo, a manera de un impulso, comprar tu libro, The Fabric of Reality. Al leer el libro descubrí que tú sostienes la llamada “interpretación de los muchos mundos” de la mecánica cuántica, en la que cada fluctuación cuántica causa que el mundo se bifurque en partes diferentes, cada una de las cuales es igualmente real. Parece que estas sugiriendo que en otro mundo igualmente real hay otro yo, igualmente real, que está leyendo el libro de Penrose. ¿Cómo te atreves a afirmar esto? Realmente compré tu libro y realmente prefiero estar leyéndolo en vez del de Penrose. ¿Quién eres tú para decir que ese impostor que está leyendo a Penrose es tan real como yo? Espero tu respuesta. 

El físico Seth Lloyd, aunque sea sólo con fines narrativos para poder debatir a David Deutsch, vivió aquí lo que podemos llamar una metasincronicidad. Reflexionando sobre el proceso cuántico de tomar una decisión compró un libro sobre cómo con cada acto el universo se bifurca, un libro que explica justamente el proceso que vivió al decidir comprar ese libro (que en realidad anula la decisión). Esto es una coincidencia significativa –la definción de Jung de la sincronicidad– en un ámbito metarreferencial. En el caso del universo significante de Jung, lo que da realidad o “coherencia” (para usar el término cuántico) es el significado de las cosas, más allá de causalidad: todas las bifurcaciones ocurren en relación con la mente, son fenómenos mentales que se imprimen en el espacio-tiempo del multiverso. Hay una paradoja implícita, según Deutsch: “La realidad es un multiverso, una entidad enorme que, en una escala masiva, tiene una estructura que semeja múltiples copias del universo de la física clásica, pero que es, en una escala suficientemente fina, un sólo sistema unificado”.
La correspondencia –la partida de tenis cuántico– entre Lloyd y Deutsch discutiendo el tema de qué tan reales son las “copias” que se disgregan en otros universos es fascinante y un tanto compleja. Al primer cuestionamiento de Lloyd, Deustch contestó:

En el sentido en el que tu decisión dependió de eventos aleatorios, ciertamente hay otras versiones de ti, igualmente reales, en otros universos, que eligieron de manera diferente y ahora viven las consecuencias. ¿Por qué creo esto? Sobre todo porque creo en la mecánica cuántica. Sólo escribe la ecuación describiendo la moción de esas ominosas moléculas transmisoras, y su efecto en ti y en el ambiente. Nota que su “aleatoriedad” consta de que hacen dos cosas a la vez: cruzando esa sinapsis y no cruzándola; y que su efecto en ti fue igualmente que hiciste dos cosas a la vez: comprar mi libro y comprar el libro de Penrose. Dichos efectos se difundieron, haciendo que todo hiciera varias cosas a la vez, que es lo que significa decir que hay “universos paralelos”. Y aún más, los universos se afectan entre sí. Aunque los efectos sean diminutos, se pueden detectar en experimentos cuidadosamente diseñados.

Pocas cosas más fascinante y cognitivamente vertiginosas que escuchar los ecos de otro universo o percibir el punto de “decoherencia” en el que se bifurcan nuestras vidas, ese permanente ramificarse en otro que podría ser una definición del infinito y de ser infinito. 
http://pijamasurf.com/2014/10/fisico-experimenta-la-bifurcacion-en-un-universo-paralelo-con-una-fascinante-sincronicidad/

:-) 14

“MUCHOS MUNDOS QUE INTERACTÚAN”, NUEVA TEORÍA DE LA FÍSICA CUÁNTICA
La idea de que nuestro universo pueda ser sólo uno de una serie de infinitos universos paralelos, -algunos muy similares, otros muy diferentes-, ha cautivado los corazones y las mentes de muchos aficionados de la ciencia ficción. Un multiverso ramificado, objetos que existen en dos lugares al tiempo, la luz que se comporta tanto como onda como partícula, son sólo algunos de las   extrañas facetas de la realidad que nos ha traído la mecánica cuántica.
Pero los universos paralelos tienen un lugar especial en esta lista. De hecho, ellos podrían ser la raíz de toda la rareza cuántica. En un  artículo publicado la semana pasada en la revista Physical Review X, el físico cuántico Howard Wiseman y sus colegas sientan las bases para su nueva teoría de “muchos mundos que interactúan”.
En este nuevo enfoque de la física cuántica, cada mundo individual es gobernado por la mecánica clásica de Newton. ¿Y dónde queda todo eso del comportamiento cuántico? En realidad, es el resultado de diferentes mundos “chocándose” entre sí.
Este enfoque muestra un marcado contraste con la tradicional interpretación de los  “muchos mundos” de la mecánica cuántica, que es sería algo así: hay un montón de realidades paralelas por ahí, y cada vez que un evento es observado en alguna de ellas, las ramificaciones del universo generan una gran cantidad de nuevas realidades, una para cada posible resultado de la observación. Este proceso de generar universos que crean universos se repite hasta el infinito .
Varios aspectos de la teoría de muchos mundos son preocupantes. Por un lado, no define con precisión cuando se produce una observación, por lo que es imposible decir cuántos mundos existen en realidad. En segundo lugar, los diferentes “resultados” de observación tienen diferentes probabilidades: todos los mundos son reales, pero algunos mundos son más reales que otros. Si esto suena confuso para usted, puede estar seguro de que está en buena compañía.
“El problema con la interpretación de los muchos mundos es que es difusa”, dijo Wiseman. “En pocas palabras, no podemos contar el número de mundos que existen en cualquier punto en el tiempo. Esto hace que todo el concepto sea muy difícil de conciliar con la afirmación de que estos mundos son reales”.
En lugar de ello, la teoría de “muchos mundos que interactúan” propone un número fijo, -aunque gigantesco-, de universos.
“En nuestra teoría, todos los otros mundos son tan reales como el nuestro, y todos ellos han estado con nosotros desde el principio de los tiempos”, dijo Wiseman. “El único misterio es que mundo particular ocupamos nosotros.”
Algunos de estos universos son nuestros vecinos cósmicos, casi idénticos al nuestro en la posición de cada partícula individual. Según la teoría de Wiseman, es una especie de fuerza de repulsión entre estos vecinos la responsable de todos los fenómenos cuánticos.
“La mecánica cuántica ha sido siempre un enigma debido a los  sutiles pero profundos modos en que se desvía de la mecánica de Newton,” Wiseman  escribió la semana pasada. “Que estas desviaciones puedan deberse a una delicada interacción de mundos esencialmente newtonianos con mundos paralelos ‘cercanos’ es una solución totalmente nueva al enigma cuántico “.
Si eso no es suficiente para que usted duerma bien, hay que añadir que la fuerza de interacción entre universos no es nada que los físicos hayan conocido jamás. La mayoría de las fuerzas en nuestra experiencia se producen entre dos cuerpos diferenciados: la interacción gravitacional entre la Tierra y la Luna, por ejemplo. Pero en la teoría de Wiseman, existen fuerzas entre grupos de universos, y que no pueden descomponerse en interacciones individuales, de dos cuerpos.
“Esta fuerza sólo existe cuando los universos están muy juntos en … bueno, cualquiera que sea el espacio en que existan los universos paralelos,” me dijo Wiseman.
Si es correcta, la teoría significaría que la onerosa ” función de onda “, -una compleja formulación matemática que los físicos cuánticos elaboraron para explicar cómo las partículas pequeñas interactúan-, es un componente fundamental de la realidad. (En un interesante desarrollo relacionado, los investigadores de Brown recientemente rompieron una función de onda cuántica.)
Si la teoría del equipo resulta cierta, también significaría que conclusiones ampliamente aceptadas sobre la base del principio de incertidumbre de Heisenberg, -que la velocidad y posición de una partícula nunca pueden conocidas al mismo tiempo-, de una partícula conocida tienen un grave error.
“Operativamente, el principio de incertidumbre de Heisenberg sigue siendo válido en nuestra teoría. Nunca podremos saber la velocidad y la posición de una partícula al mismo tiempo “, dijo Wiseman.” Pero es la deducción a partir de ahí, que las partículas no tienen posiciones definidas y velocidades, la que es incorrecta.”
No podemos medir las posiciones y velocidades definidas, porque un montón de otros universos colisionan constantemente contra el nuestro.
Hay  muchas interpretaciones para la mecánica cuántica, y esta nueva seguro que provocará  la oposición de otras facciones en la comunidad científica. Pero Wiseman es optimista de que otros puedan ser convencidos para considerar el concepto de su equipo en serio. Y por una buena razón: “muchos mundos que interactúan” ya ha sido capaz de reproducir las características estándar de la mecánica cuántica, incluyendo el  experimento de doble rendija, que por lo general se toma como demostración de que la luz puede comportarse como una onda o una partícula.
Entonces, la pregunta que en realidad está en la mente de todos: si los universos paralelos no son tan paralelos después de todo, ¿seremos nosotros, seres macroscópicos, capaces un día de interactuar con los otros universos de nuestra vecindad?
“No es una parte de nuestra teoría”, dijo Wiseman. “Pero, si una fuerza existe entre mundos paralelos, puedes empezar a preguntarte, ¿qué pasa si esa fuerza no es exactamente lo que hemos escrito antes. La idea de las interacciones con otros universos ya no es pura fantasía”.
Abre puertas, por así decir.
https://libertaliadehatali.wordpress.com/2014/11/01/muchos-mundos-que-interactuan-nueva-teoria-de-la-fisica-cuantica/

:-) 15
Científico afirma que la física cuántica demuestra que la muerte no es real

Mientras a la mayoría de las sociedades se les explican los misterios que nos rodean invocando a un dios o un grupo de dioses, un número de científicos trabajan para ofrecer respuestas objetivas sobre la infinitud del espacio y sobre la maquinaria interna del átomo.
Robert Lanza es un científico de renombre mundial que ha abarcado muchos campos y una de las mentes más brillantes de nuestro tiempo; su teoría del biocentrismo está en sintonía con las tradiciones más antiguas del mundo. Su “nueva teoría del Universo” tiene en cuenta “todos los conocimientos que hemos adquirido durante los últimos siglos”.
Robert Lanza afirma que según la teoría del Biocentrismo la muerte es una ilusión. La vida crea el universo, y no al revés. El espacio y el tiempo no existen en la forma lineal que pensamos que lo hace; y si el espacio y el tiempo no son lineales, entonces la muerte no puede existir en el ‘sentido real’.
Robert Lanza afirma que tiene pruebas para confirmar la existencia más allá de la tumba y se encuentran en la física cuántica; el biocentrismo muestra que la muerte tal como la conocemos es una ilusión creada por nuestra conciencia.
Lanza dice que como seres humanos creemos en la muerte, porque “nos han enseñado que morimos”, y nuestra conciencia asocia la vida con el cuerpo biológico.
El Biocentrismo es clasificado como una teoría del todo y viene de la palabras griegas “vida’ y ‘centro”. Es la creencia de que la vida y la biología son centrales a la realidad y que la vida crea el universo, y no al revés.
Lanza utiliza el ejemplo de la forma en que percibimos el mundo que nos rodea. Una persona ve un cielo azul, y se le dice que el color que están viendo es azul, pero las células en el cerebro de una persona podría ser cambiadas para que el cielo pareciese de color verde o rojo.
En un experimento, cuando los científicos ven pasar partículas a través de dos rendijas, la partícula pasa a través de una ranura a la otra. Pero si ninguna persona lo observa, actúan como una onda y puede ir a través de las dos rendijas al mismo tiempo. Esto demuestra que la materia y la energía pueden mostrarse con características de onda o partícula en base a la percepción y la conciencia de una persona. El espacio y el tiempo son meros instrumentos de nuestra mente.
Al observar el universo desde el punto de vista biocéntrico, esto también significa que el espacio y el tiempo no se comportan de la manera dura y rápida que nuestra conciencia nos dicen que lo hacen. En resumen, el espacio y el tiempo son “meros instrumentos de nuestra mente” y esto implica que la idea de la inmortalidad existe en un mundo sin fronteras de espacio y tiempo. Del mismo modo, los físicos teóricos creen que hay infinidad de universos con diferentes variaciones que tienen lugar al mismo tiempo.
Lanza añade que todo lo que posiblemente puede ocurrir está ocurriendo en algún punto en este multiverso y esto significa la muerte no puede existir en “ningún sentido real”.
“La idea de que la conciencia crea la realidad tiene soporte cuántico … y también es coherente con algunas de las cosas que la biología y la neurociencia nos está informando sobre las estructuras de nuestro ser”, señala Ronald Green, director del Instituto de Ética de la Universidad de Dartmouth, sobre el trabajo de Lanza.
En el siglo XV se afirmaba que si la tierra fuera realmente redonda, entonces la gente de la parte inferior se caerían. El Biocentrismo revoluciona la visión del mundo, volviendo el planeta “patas arriba” otra vez con la visión revolucionaria de que la vida crea el universo en lugar de al revés. Al mismo tiempo, estos hallazgos han aumentado la duda y la incertidumbre acerca de explicaciones físicas tradicionales de la génesis y la estructura del universo.
Robert Lanza es director científico de la compañía Advanced Cell Technology (ACT) y Profesor Adjunto en el Instituto de Medicina Regenerativa de la Universidad de Wake Forest. Ha publicado un libro titulado “Biocentrismo” en dónde detalla sus argumentos tanto de forma convincente como estimulante.
https://universoparalelo14.wordpress.com/2015/03/03/la-muerte-es-una-ilusion-cientifico-afirma-que-la-fisica-cuantica-demuestra-que-la-muerte-no-es-real/


:-) 16

FÍSICA  CÚANTICA,  CONFIRMA  EL  PODER  DE  LA  MENTE:
“LO  QUE  PENSAMOS,  CREEMOS  Y  TEMEMOS,
 SE  MATERIALIZAN  EN  NUESTRO  ENTORNO”
Condensado del libro “Origen Electro Mental de los Terremotos” (Nuestros pensamientos positivos o negativos, deciden el destino feliz o infeliz del mundo). Resumido por su autor, Robert Salas Falconi.
Cuando en la “Teoría Biocéntrica del Cosmos” (Vida increada al interior y contorno de las partículas subatómicas) aseguro que la vida discreta, es la única entidad creadora (por evolución) de la materia, tal vez alguien esté pensando en la ecuación E= mc2, de Einstein o esté recordando el viejo edicto que asevera que la materia y la energía, no se crean ni se destruyen solo se transforman. En efecto, en la mecánica clásica de Newton y en la relativista de Einstein, el principio de la conservación de la energía física, es inviolable; pero sólo en los límites de la tercera dimensión de la escala cósmica de las cosas ordinarias.    
Pero en los mundos invisibles de la cuarta, quinta y otras dimensiones superiores del universo así como en los mundos mentales en las que permanecemos activos mientras dormimos o estamos desprendidos en definitivo de nuestro organismo muerto; el principio de la conservación de la energía física, carece de importancia. Asimismo, en los mundos subatómicos donde interactúan los protones, electrones, neutrones; la conservación de la energía, es considerada todavía, como principio básico, pero ya no con la validez absoluta que antes tenía.
Debido al principio de incertidumbre de Heisenberg por ejemplo, en periodos breves de tiempo pero tan breves que casi son inexistentes pero son reales, no se cumple el principio de la conservación. Cuando colisiona un protón virtual con un antiprotón también virtual por ejemplo, ambas partículas se aniquilan y desaparecen por completo en la nada sin dejar tras de sí, ninguna forma de energía como síntesis. Pero en cambio, si colisiona un protón ordinario con un antiprotón también ordinario; ambas partículas se aniquilan y desaparecen dejando un campo de energía de rayos gamma. Así vemos que las leyes de la física clásica de Newton y la física relativista de Einstein, discrepan con la física cuántica de Max Planck. Las cosas macroscópicas para su estudio, requieren leyes de la mecánica clásica y de la relativista; pero las cosas microscópicas para su comprensión, necesitan leyes de la física o mecánica cuántica.
En el universo paralelo, las leyes psíquicas de la mente ondulatoria y de la mente corpuscular, están entrelazadas con las leyes de la materia a través de la física cuántica. No obstante la mayoría, desconocemos que la mecánica cuántica; es decir, el modelo teórico y práctico hoy dominante en la ciencia, ha demostrado la relación íntima que existe entre el pensamiento y las realidades del universo. Experimentos extraordinarios en laboratorios complejos, han reconocido la ley de la atracción psíquica que dice; “Lo que pensamos, creemos y tememos, se materializan en nuestro entorno, en sucesos felices o infelices”. Empecemos analizando a continuación, los siguientes experimentos de neurología en la que están involucradas sutilmente, las leyes de la mecánica ondulatoria o física cuántica.
Mediante la tomografía, se ubican las diferentes zonas de la actividad definida de la mente en el cerebro. Con electrodos conectados al cerebro y al tomógrafo, se obtiene una tomografía; por decir así, se perciben en el cerebro, imágenes mentales por secciones como ver desde el aire, un valle dividido en parcelas con distintos sembradíos. La técnica consiste en medir la actividad eléctrica del cerebro, mientras se produce otra actividad mental de carácter racional, sentimental o emocional. De esta manera, se sabe a que parte del cerebro, corresponde cada actividad de la mente consciente dentro del cerebro. 
Cuando los neurólogos abren el cráneo y manipulan algunas neuronas encefálicas correspondientes al área del leguaje, el paciente sin ser políglota; habla diferentes idiomas ajenos a su lenguaje natal. ¿Cómo explicar de manera racional este hecho?  Cuando vemos un objeto como una manzana, surge en nuestro encéfalo, una imagen mental del objeto visto; por eso, identificamos como manzana, al objeto visto. Pero cuando cerramos los ojos y pensamos en la manzana; aparece la misma imagen psíquica de la manzana antes vista.
Si la actividad cerebral es igual, tanto cuando vemos como cuando pensamos; entonces, ¿Cuál es la realidad para nosotros? ¿Lo que vemos o lo que pensamos? Para nuestro cerebro, lo que vemos, es tan real como lo pensado. Por esta igualdad de imágenes psíquicas dentro del cerebro, elaboramos nuestras realidades por medio de nuestras emociones; es decir, todo lo que pensamos, creemos y tememos, se materializan en sucesos felices o infelices, en cumplimiento de la ley mental de atracción psíquica.
En nuestro cerebro el hipotálamo, produce pequeñas moléculas llamados neuropéptidos (neurohormonas). Los genera, como respuesta a nuestros pensamientos y emociones (ira, alegría, tristeza, envidia, etc.) que a diario, sentimos. Cuando pensamos o tenemos una emoción, el hipotálamo produce y descarga a través de la glándula pituitaria, un torrente de neuropéptidos a la sangre. Esto es, el cerebro libera a los neuropéptidos, por medio de la fisura sináptica (espacio entre neurona y neurona); para que nuestro organismo, reaccione de acuerdo a la calidad de nuestra emoción o pensamiento. Así queda demostrado que el pensamiento aunque nunca es visto de manera ordinaria, es “percibido” por medio de los neuropéptidos descargados a la sangre.
Investigaciones realizadas en la física atómica (microfísica de moléculas, corteza atómica y física de las partículas elementales), han convencido a ciertos científicos, que nuestra mente ondulatoria y la corpuscular, es capaz de crear una realidad; a partir de nuestros pensamientos, creencias, temores y emociones. El comportamiento de una micropartícula (partícula elemental o subatómica) por ejemplo, cambia según nuestra actividad. Cuando en un momento dado nuestra expectativa es mirar, la micropartícula se comporta como onda; mientras que en otro momento cuando dejamos de mirar, se comporta como partícula. Esto significa que nuestras realidades hasta cierto punto, son productos de nuestras propias expectativas.
Con moléculas de agua, se demuestra que nuestra mente corpuscular y la ondulatoria, es capaz de crear nuestras realidades. Gotas de agua limpia y de agua sucia, se guardan por separado en una nevera. En la fotografía microscópica del agua limpia solidificada, las moléculas, crean cristales de alineación bellísima; mientras que del agua sucia, crean cristales de formación caótica. En recipientes de agua, se ponen las palabras (con letras metálicas) amor y odio. En la vasija de agua conteniendo la palabra amor, las moléculas, crean formaciones armoniosas de cristales; mientras que en la segunda, aparecen cristales desordenados. Si las moléculas de átomos de hidrógeno y oxígeno del agua, crean formaciones armoniosas de cristales como también en desorden; entonces en nuestro organismo formado por 70% de agua, nuestras emociones, pensamientos, creencias y temores; decidirán que nuestras realidades, sean armoniosas o caóticas.
Los experimentos de la neurología y la física cuántica en el campo de la mente y la espiritualidad, están orientados a tratar de localizar el lugar de residencia de nuestra conciencia individual; es decir, intentan encontrar al verdadero pensador y observador de toda experiencia a través de los sentidos. Se preguntan, ¿quién está detrás del cerebro o quien manipula a las neuronas encefálicas? Los científicos saben que desde las neuronas cerebrales, parten los impulsos eléctricos hacia nuestros músculos donde chocan con la glucosa para una definida acción; pero no saben, quien es el pensador o que cosa es el observador dentro del cerebro.  
En los libros “Teoría Biocéntrica del Cosmos” y “Origen Electro Mental de los Terremotos”, deciden el destino feliz o infeliz del mundo), se enseña que sólo existen dos únicas realidades reversibles y en estados vibracional. Vida increada y materia creada por medio de la evolución cósmica. En nuestro caso, un extremo de la realidad vibratoria, es nuestra vida humana; mientras que el opuesto, es la materia humana en forma de organismo. El núcleo central de la vida humana, constituye el hombre divino, interno y reencarnante. A este hombre interno, la psicología lo distingue como ego, Yo o psiquis; mientras que las religiones, denominan alma o espíritu. Con cualquier nombre, el hombre interno como núcleo de la vida humana, es la que exterioriza en cada gota de nuestra sangre, vibraciones de consciencia, mente y memoria; por tanto el hombre interno, está detrás del cerebro y percibe las cosas con o sin la intervención de nuestros sentidos físicos.
Cuando sin ver a ninguna mujer por ejemplo, tenemos un pensamiento erótico o fantasía sexual, nuestra mente, tiene el poder de producir la erección del pene. En lo femenino también, el poder del pensamiento asociado al erotismo, manifiesta un hecho físico o realidad placentera. Con nuestros pensamientos como causa psíquica y asociados a una correcta visualización, podemos obtener en el mundo de los efectos, casi todo lo que sanamente deseamos.  
http://teoriabiocentricadelcosmos.blogspot.cl/2012/06/fisica-cuantica-confirma-el-poder-de-la.html


:-) 17

Mirando hacia el futuro:
Michio Kaku
Este físico cuántico señala:
Albert Einstein dijo una vez algo muy profundo. Dijo que el Universo podría haber sido caótico, aleatorio y feo, y sin embargo nos dió la magnífica síntesis en el origen del Universo mismo, dando origen a las galaxias, los planetas, el ADN, la vida. Einstein dijo que la armonía que se ve, no podría haber sido un accidente. No estamos hablando necesariamente de la concepción de los seres humanos, no estamos hablando de una intervención que nos ha dado ojos, narices y orejas, pero ¿de dónde vienen las leyes de la física?
Como ustedes saben, yo trabajo en algo llamado la teoría de cuerdas, lo cual hace afirmar que estamos leyendo la mente de Dios. Se basa ( la teoría de las cuerdas) en la música o pequeñas cuerdas vibrantes que nos dan así las partículas que vemos en la naturaleza. Las leyes de la química con las que hemos tenido problemas en la escuela secundaria serían las melodías que se pueden ejecutar en estas cuerdas vibrantes.
El Universo sería una sinfonía de estas cuerdas vibrantes y la mente de Dios, sobre la que Einstein escribió ampliamente, sería música cósmica resonando a través de este nirvana … a través de las 11 dimensiones hiper espaciales, que sería la mente de Dios. Los físicos son los únicos científicos que puede decir la palabra “Dios” y no sonrojarse.
El hecho esencial es que se trata de  preguntas cósmicas de  existencia y significado. Thomas Huxley, el gran biólogo del siglo pasado, dijo que la cuestión de todas las preguntas de la ciencia y la religión es determinar nuestro lugar y nuestro verdadero rol en el Universo. Por tanto la ciencia y la religión se tratan de  la misma pregunta.  Sin embargo,  ha habido esencialmente un divorcio en el último siglo, más o menos, entre el la ciencia y el humanismo, y creo que es muy triste que no hablemos ya  el mismo idioma.
He llegado a la conclusión de que estamos en un mundo hecho por reglas creadas por una inteligencia, no muy diferente de su juego de ordenador favorito, por supuesto, más complejo e impensable. Analizando el comportamiento de la materia a escala subatómica, afectado por el semi radio primitivo de taquiones, un diminuto punto en el espacio, por primera vez en la historia, totalmente libre de cualquier influencia del universo, la materia, la fuerza o la ley se percibe de una forma inédita el caos absoluto. Créeme, todo lo que llamamos azar hoy no tendrá más sentido. Para mí está claro que estamos en un plano regido, por reglas creadas y no determinadas por azares universales.
Ha dado una serie de entrevistas sobre la base de sus revolucionarios libros del futuro, que podríamos definir de "Cuántica-Ficción".
Para nada él, en cuanto futuro, considera la caótica situación mundial actual que lo es alarmante y en todo orden del cosas, además del Cambio Climático, Él es un físico cuántico teórico y se concentra en sus teorías haciendo abstracción del entorno, quizá eso sea Sabiduría en un sabio extrovertido, carismático que intenta simplificar lo complejo en su búsqueda de la Verdad. Manifiesta:
Debemos intentar dejar el mundo como un lugar mejor al que conocimos cuando entramos en el. Como individuos, podemos hacer una diferencia, ya sea sondeando los secretos de la naturaleza, cuidando el medio ambiente y trabajando por la paz y la justicia social como alimentando la curiosidad vibrante del espíritu de los jóvenes, siendo un mentor y una guía.
Los físicos están hechos de átomos. Un físico es un átomo intentando entenderse a sí mismo.
Ya como físico, he aprendido que ‘imposible’ suele ser un término relativo.
Todo lo que llamamos azar hoy no tendrá más sentido. Para mí está claro que estamos en un plano regido, por reglas creadas y no determinadas por azares universales.
No tiene sentido tener un escritorio limpio y ordenado… pues significa que no estás haciendo nada.

Sobre los avances que están por llegar sugiere:
«Los viajes en el tiempo y la teletransportación tendrán que esperar. Puede que tardemos siglos en dominarlos. Pero en las próximas décadas entenderemos la materia oscura, es posible que demostremos la validez de la teoría de cuerdas, puede que encontremos otros planetas que alberguen vida y quizá tengamos un “cerebro 2.0″, esto es, la capacidad de almacenar nuestra conciencia en un disco que perduraría más allá de nuestra muerte.»
«Creo que, en los próximos años, dispondremos que un marcapasos para el cerebro, que estimulará la memoria de las personas que padezcan alzheimer. Podrán cargar recuerdos sencillos sobre quiénes son y dónde viven. Además, quizá podamos utilizar dispositivos electrónicos para cargar en nuestro cerebro recuerdos de vacaciones que nunca hemos vivido. Y la propia internet será una «brain-net» [red de cerebros] de emociones y recuerdos.»
«El siglo XX fue el siglo de la física, con los ordenadores, los láseres, la televisión, la radio, el GPS, internet… La física, a su vez, ha permitido la exploración biológica. Por eso creo que el siglo XXI será el de la física y la biología, en particular el de la biología que se pueda explorar mediante la física. Por eso, será un futuro de nanotecnología, biotecnología, inteligencia artificial y física cuántica.»
Sobre la película “Her“:
«No la he visto, pero creo que solo es cuestión de tiempo. Hoy en día, aún es fácil distinguir cuándo estamos hablando con un ordenador. Los ordenadores no poseen autociencia, y no dominan el sentido común. Pero es una cuestión técnica, así que creo que, en las próximas décadas, tendremos algo como Her
Sobre la colonización de otros planetas:
«Estoy de acuerdo con Carl Sagan, que decía que en el futuro nuestra especie debería vivir a caballo entre dos planetas. La vida es demasiado valiosa como para limitarla a un solo planeta. Pero también creo que deberíamos buscar maneras de abaratar los viajes espaciales. En lugar de los costosos cohetes propulsores, quizá deberíamos pensar en cohetes impulsados por láser o microonadas, o en ascensores espaciales. Mientras tanto, el coste de la exploración espacil limitará nuestra capacidad de explorar el universo.»
«Pienso que pasará mucho más tiempo del que creen los escritores de ciencia ficción antes de que podamos tener una colonia en el espacio. Poner un kilo de cualquier material en órbita cerca de la Tierra cuesta unos 20.000 dólares. Nuestro peso en oro. Llevarlo hasta la Luna supone alrededor de 200.000 dólares. Y para que llegue a Marta se necesitan 2 millones de dólares.»
Sobre el nacimiento del universo:
«La idea actual es que el tiempo no empezó con el Big Bang, y que existía un multiverso incluso antes del Big Bang. Tanto la teoría de la inflación cosmológica como la teoría de cuerdas contemplan la posible existencia de universos antes de nuestro Big Bang, y el hecho de que se estén produciendo continuamente nuevos Big Bangs. Los universos se forman cuando chocan dos burbujas, o cuando una de ellas se divide en dos más pequeñas.»
Sobre la política:
«Uno de los problemas de la política es que se trata de un juego de suma cero. Es decir, los políticos discuten sobre la manera de repartir el pastel en pedazos cada vez más pequeños, distribuyendo los trozos de distintas maneras. Creo que esto es destructivo. Lo que deberíamos hacer es crear un pastel más grande; esto es, invertir en ciencia, que es la fuente de toda nuestra prosperidad. La ciencia no es un juego de suma cero.”
Sobre el aprendizaje:
«Un consejo: Mantened viva la llama de la curiosidad y el asombro, incluso cuando estudiéis materias aburridas. Ese es el pozo del que todos los científicos nos nutrimos y sacamos nuestra energía. Además, aprended matemáticas. Son el lenguaje de la naturaleza, y tenemos que dominarlo.»
«De niño tuve dos modelos. Uno era Einstein, cuya infructuosa búsqueda de una teoría del todo me tenía fascinado. Pero también veía Flash Gordon, la antigua serie televisiva. Todo lo que en ella aparecía me tenía enganchado: naves espaciales, extraterrestres, pistolas de rayos… Con el tiempo, me di cuenta de que la base de la serie era la física, y así fue como vi que mis dos amores de infancia eran en realidad una misma cosa.»
"Este universo es una burbuja en una sopa de universos"


:-) 18

Michio Kaku: Entrevista en "La Contra" de "La Vanguardia" 
Tengo 63 años. Nací en California y vivo en Manhattan. Soy catedrático de Física Teórica y colaboro con el acelerador de partículas de Ginebra. Estoy casado y tengo dos hijas veinteañeras. ¿Política? Tecnología para la prosperidad. La ciencia coincide con visiones de la mística
 
¿Qué es lo último que sabemos sobre el universo? 
Que no es universo: es multiverso. 
¿Qué significa eso? 
Que no hay un solo universo: ¡hay muchísimos universos a la vez, simultáneos, paralelos..! 
¿Dónde están? Yo no los veo. 
En lugares y tiempos lejanísimos. Imagine una sopa de burbujas... 
Vale, ya la tengo. 
Una de esas burbujas es este universo nuestro: nosotros y todas las galaxias estamos en su superficie en expansión. Pero hay en la sopa otras burbujas parecidas naciendo a cada momento, creciendo, fundiéndose unas con otras, estallando... 
¿Cómo lo sabe usted? 
Nuestros modelos teóricos así lo indican, y hoy los físicos nos dedicamos a rastrear las evidencias de estos universos paralelos al nuestro, que nacen a cada instante. No hubo un solo big bang:¡los hay continuamente! 
Mientras usted y yo hablamos ¿está habiendo un big bang en algún lugar? 
Sí. El de nuestro universo fue hace 13.700 millones de años, quizá por fusión o colisión de otros universos, otras burbujas.
¿Y cómo y cuándo acabará la nuestra? 
Seguirá expandiéndose indefinidamente, hasta un "gran frío". ¡Quizá por entonces hayamos aprendido a saltar a otro universo! 
¿Existe también algún tipo de conciencia en los demás universos? 
No sabemos... Pero quizá, en otro universo paralelo, otro usted esté haciéndole otra entrevista como esta a otro yo...
Procuraré que la mía aquí sea la mejor. 
A escala cuántica ya podemos lograr que una misma partícula esté en dos lugares a la vez, y también teletransportar un átomo: es como copiarlo en otro sitio y que desaparezca el original. Será difícil lograr esto mismo con personas para viajar en el espacio... 
¿Y viajar en el tiempo? 
Es teóricamente posible..., pero exigiría una energía descomunal. Creo que la tecnología nos permitirá obtener esa energía en un futuro. Así que si hoy alguien llama a tu puerta y te dice: "hola, soy tu ta-ta-ra-ta-ta-ranieta"... ¡no le des un portazo! Puede que sea una descendiente que viene del futuro... Y los físicos creemos que el viaje en el tiempo podría ser posible. Hay una rendija en las ecuaciones de Einstein, de la que él era consciente. El tiempo es como un río que fluye más velozmente o más despacio. Pero Einstein no sabía que pueden existir remolinos en este río temporal, que pueden hacer que se divida en dos. Aunque el viaje en el tiempo resulte impracticable ahora, es una posibilidad -
Buen truco para ligar. 
Es factible una visita desde el futuro: generando dos líneas temporales, no afectaría al linaje del visitado que conduce al visitante. 
¿Acaso le visitó a usted alguien, para empezar a interesarse por estas cosas? 
Ja, ja... Una profesora en el colegio cristiano me despertó el interés, a los ocho años. Mis padres, japoneses, me habían empapado de budismo: el universo no empieza ni termina. ¡Y esa profesora nos explicó el Génesis..! 
Donde Dios crea cielos y tierra. 
Eso chocaba con lo que yo sabía, así que alcé el dedo y pregunté: "¿Y dónde está la mamá de la que nació Dios?" Si el universo tenía un origen, ¡yo iba a saber cuál era! 
¿Y qué dijo la profesora? 
Que preguntaría a su director espiritual. 
¿Y qué dice de estos relatos la ciencia? 
La ciencia hoy describe escenarios ya anticipados por la mística: otros planos, otras dimensiones... El multiverso combina infinitud y creación continua. Y ahora buscamos la ecuación que englobe todas las fuerzas. 
¿Qué dirá esta fórmula? 
Todo es vibración y cada partícula elemental, una nota: la física estudia armonías; la química, melodías. ¡El universo es sinfonía! 
¿Qué le gustaría descubrir a usted? 
Coopero con el gran acelerador de partículas de Ginebra: buscamos la partícula S, que confirmará lo que he estado explicándole. 
Espero que no saltemos por los aires... 
Puede dormir tranquilo. Nos llegan ahora mismo del universo rayos más peligrosos... 
¿Y qué utilidad práctica le sacaremos a todo este saber? 
A corto plazo, ninguna. Pero cada nueva fórmula científica modifica el mundo... 
¿Qué nuevos avances tecnológicos tenemos ahora más a punto? 
Pronto los chips serán más baratos que el papel: ¡los tendrás integrados por todo tu alrededor, incluso en tu cuerpo! 
Póngame un ejemplo. 
Tus gafas o lentillas, conectadas on line, te identificarán a tu interlocutor - nombre, estudios, perfil...-y si habla otro idioma, te bajarán subtítulos automáticamente. 
¡Compro! 
Entrarás en tu baño y será mejor que el mejor hospital de analíticas actual: te analizará orina y heces cada vez, y el espejo analizará tu aliento cada día, y así sabrás que alguna proteína de tus células puede generar un tumor ¡diez años después! No habrá tumores. 
¡Adiós al cáncer, pues! 
Tendrás un escáner del tamaño de un móvil, te harás una prueba instantánea que enviarás a una pantalla: ¡ella será tu médico! 
Y si tuviese que operarme, ¿qué? 
Dispondrás de órganos de recambio de todo tu organismo, desarrollados a partir de algunas células tuyas. Tendrás piel, huesos, arterias, válvulas coronarias, tráquea, nariz, orejas, narices... Y también hígado y páncreas: ¡adiós a la cirrosis y a la diabetes! 
¿Cuándo dispondremos de todo esto? 
Antes de diez años. 
¡Bravo! Y luego, ¿qué? 
Cambio de civilización: a fines de este siglo sabremos usar ya la energía planetaria y no precisaremos de hidrocarburos. Luego, aprenderemos a usar la energía estelar. Y luego, la energía galáctica... 

:-) 19

Magia Cuántica - “El Universo Es Mental” 
"La percepción origina el fenómeno."
He aquí “La Fórmula" exacta del Método a través del cual, en el milenario Camino del Desocultar Lo Oculto, Alguien aprende a atraer lo que Desea.
Pero durante siglos ¿…no es a  Eso a lo que  Occidente llamó "Magia"? Entonces …cuanto más avanza la Ciencia Occidental, más confirma a La Magia Milenaria:
"La Fórmula del Método De La Magia" que abre este Artículo, no proviene de un oscuro Tratado Hermético de Antigüedad inmemorial… sino de uno de los Ensayos más recientes de Física Cuántica ! 
Junto a conceptos tales como:
·      "La percepción ( ... ) y la aparición de un objeto en el universo son lo mismo", 
·      "De un modo u otro, la materia no podía existir sin una conciencia que la percibiera",
·      "En una auténtica perspectiva en el seno de la física cuántica el observador y lo observado se convierten en uno",
·      "En todo momento la elección de un observador para medir una propiedad particular de un sistema, fuerza al sistema a emerger de un estado de probabilidad a uno real",
·     "Los electrones son en cierto sentido conscientes (...) la mente del físico se vincula con la mente del electrón (...). Vincular lo observado con el observador. Se trata de una sola mente en funcionamiento".
·      "La elección de un observador de medir una propiedad física concreta, realmente la crea o lleva el estado de dicha propiedad a la existencia simplemente observándola. Me preguntaba si el mundo, a su vez, era una simple concepción de nuestros pensamientos."
 La Física más avanzada explicando con Rigurosidad Científica los Conceptos que “la misma” Ciencia ortodoxa despreció durante siglos bajo el término "Magia", usándolo como “adjetivo descalificativo”.
Conceptos que explican que la separación entre "mundo interior" y "mundo exterior" es ilusoria.
…Es decir: conceptos que explican y avalan El Principio Fundamental de La Magia y Primera Ley de Hermes Trismegisto: “El Universo Es Mental” Y si esa separación entre “exterior” e “interior” ya no es aceptada siquiera desde la mismísima Física -que históricamente postuló el estribillo tan ingenuo como habitual de que: "el experimentador trabaja con un objeto ubicado en el espacio externo a él y realiza experimentos imparcial y objetivamente"- pues es la Física Cuántica la que ahora demuestra que "la percepción y la aparición de un objeto en el universo son lo mismo", que "el observador y lo observado se convierten en uno" o que "el observador lleva el estado de una propiedad a la existencia, simplemente observándola”…
¿…Por qué entonces limitar su Aplicación sólo a los fenómenos que se observan y se perciben en el supuesto "mundo exterior"? La Ciencia redescubre ahora desde la Cuántica el milenario Principio Fundamental del Método De La Magia: la separación entre “exterior” e “interior” es ilusoria.
Pero ese mismo “descubrimiento” no se limita entonces a objetos percibidos en el “exterior”, sino que obligatoriamente abarca también objetos percibidos en lo “interno”.
Es decir: Percepciones …Mentales. Si “Observador = Observado”, el laboratorio externo en el que el Científico hace sus experimentos coincide entonces con el "laboratorio" más incomparablemente poderoso que haya conocido el Hombre, en el que El Mago realiza desde siempre su Experimentación: el de Su Mente.
La Ciencia Desoculta entonces, algo que hasta ahora sólo era encontrable en el Camino de la Iniciación:
Si "La percepción –lo interno- origina el fenómeno –lo externo- " y “el observador y lo observado –lo interno y lo externo- se convierten en uno", entonces:
Aquel fenómeno que alguien logre percibir en sí mismo, indefectiblemente también será percibido como fenómeno en el universo "externo".
…Es decir:
Aparecerá en lo “externo” el fenómeno que logremos percibir en la mente “interna”. Y Eso es, precisa y exactamente, lo que desde hace milenios, el Método De La Magia, paso a paso Enseña:
Quien logra anidar en sí mismo una imagen mental con un sentimiento acorde, una idea y una meta claramente Definida... comienza a alterar el espacio externo, originando como fenómeno en el "exterior" eso que observó en su percepción "interior".
Chamanismo, Zen, Taoísmo, Kabalha, Hinduismo, Kybalión, Alquimia: con máxima Rigurosidad, Todos Enseñan Eso mismo… que ahora comienza a "descubrir" también la Física Cuántica.
Si “afuera” es un espejo de “adentro”:
...Hombre = Dios Pero el Hombre ¿…comprende realmente el alcance de Eso que aceptó Oficialmente a través de la Ciencia predilecta y más avanzada de Occidente? Cuando en el Camino del Desocultarse Alguien accede a Ese mismo Saber que le Enseña a pensar lo “Interno” y lo “Externo” como dos espejismos de una misma Realidad, suele tardar años en Comprender esa Posibilidad Infinita de Invocar “adentro” lo que desea encontrar “afuera”.
Es que una Cosmovisión que Acepta tal Realidad… está Aceptando también a revolucionar radicalmente el concepto de “Realidad”, en tanto Descubre que “Eso” que se creía estaba afuera y era totalmente independiente del Sujeto …está “Mágicamente” determinado como consecuencia de ese mismo Sujeto que se creía determinado por la “Realidad”.
Y por lo tanto, para cambiar la Realidad, es necesario cambiar “algo” que –de a poco Descubrirá- es en realidad mucho más difícil de cambiar: a Sí Mismo.
…Exactamente como los Físicos Cuánticos ya se ven obligados a aceptar
·“Me di cuenta de que un montón de suposiciones que normalmente tenemos sobre el mundo y sus vicisitudes no eran fruto de los problemas de índole físico, sino de las trabas mentales que todos arrastramos. Dicho de otro modo, el mundo con todos sus éxitos y fracasos, sus tratados comerciales, sus violaciones de fronteras y sus guerras, sus gastos militares y sus programas de armamento, sus lenguas y el aceptar o no a otros que hablan distintas lenguas, son conceptos de nuestro pensamiento o sistemas de creencias. Incluso el dinero es un concepto de la misma naturaleza. (...) No existen límites, excepto aquellos que nos imponíamos nosotros mismos. El mundo mítico de las ideas y de las visiones, y el mundo “real” de materia y personas, se superponían ahora en mi mente”.  Aceptar tal Realidad  -sinónimo de "creer para ver"- es el Primer Paso para Desocultar progresivamente un “Nuevo Universo”, que incluirá Conceptos tales como:
·Como han señalado físicos de la importancia de Freemn Dyson y filósofos del nivel de Alfred North Whitehead, incluso las partículas elementales se encuentran dotadas de una cierta forma y nivel de (proto) conciencia. De algún modo y en una cierta medida, toda la materia es consciente, no pudiéndose afirmar que la conciencia sea categóricamente inmaterial. En ese caso, no existe una división categórica entre la materia y la mente. 
·La materia y la mente no están separadas y no son realidades diferentes; son aspectos de una realidad más profunda que tiene tanto un aspecto material externo, como un aspecto mental interno 
·El registro de una imagen de un objeto en la mente del observador crea un objeto nítido en el mundo. El acto “exterior”, la aparición repentina del objeto, es simultáneo a la observación del objeto. Se trata de una relación mente-materia. Se trata de la acción de la conciencia. 
·«Como persona que ha dedicado toda su vida a la ciencia más perspicaz, el estudio de la materia, todo lo que puedo decirles sobre el resultado de mis investigaciones sobre los átomos es lo siguiente: "¡La materia no existe!". Toda materia se origina y existe sólo en virtud de una fuerza que hace vibrar las partículas de un átomo y mantiene unido al más diminuto de los sistemas solares, el átomo... Tras esta fuerza hemos de suponer la existencia de una mente consciente e inteligente. La mente es la matriz de toda materia»." 
Pero junto al Maravilloso Descubrimiento Cuántico de un Universo de Pura –e históricamente rigurosa- Magia …Algo todavía infinitamente Superior transcurre paralelamente en Quien lo Descubre:
Pues aceptar que Eso que alguien instala en su mente, será Fenómeno realizado "fuera" de esa mente en el mundo “real” y concreto…aproxima progresiva e inquietantemente al Hombre al Estado Divino.
Por lo tanto aceptar como Realidad Eso que está en La Base de La Magia y ahora en los postulados de la Ciencia -“Afuera es un espejo de Adentro”, y en consecuencia “El Universo es Mental”- …hace realidad no sólo la Base sino El Objetivo más Elevado de La Magia:
Acercar al Hombre a Dios.
http://www.edipo.org/index4b04.html


:-) 20

La relación entre cuántica y conciencia
Para establecer la relación entre estos dos elementos ya de por sí bastante densos, lo primero que debemos hacer es intentar, si no definir, al menos sí saber a qué nos referimos cuando hablamos de esos dos temas.
Cuando hablamos de física cuántica, nos estamos refiriendo a la rama de la física que se dedica al estudio de los componentes más pequeños de la materia, las llamadas micropartículas. Los componentes más pequeños que existen, aun menores que los átomos y que son los que forman esa estructura que llamamos átomo y que durante mucho tiempo se creyó que era el componente más pequeño de la materia. Se les dio el nombre de micro partículas, porque siempre se pensó, que en lo más hondo, en lo más profundo de los componentes de la materia, se encontraría una pequeñísima, infinitesimalmente pequeña parte material, una especie de diminuta canica, indivisible pero con claras características materiales, es decir, una micro partícula. Esto no ha resultado ser cierto. Los descubrimientos físicos han llevado a la paradoja de que la materia no está formada por nada material. Todos sus componentes iniciales que conforman la materia son ondas inasibles de energía, no localizadas exactamente en ninguna parte y que funcionan más parecidas a ondas probabilísticas o a estados de información. Nada sólido.
Por otra parte lo que denominamos conciencia, que tampoco es material ni sólida, es mucho más difícil de describir. Todos experimentamos la sensación de nuestra conciencia personal, si vemos algo, por ejemplo, no son los ojos los que ven, “soy yo” viendo a través de mis ojos. Esa “sensación” de “yo”, ese saber que existo, que estoy, que siento y que no soy otro; eso y mucho más es la conciencia. Nuestros pensamientos, emociones y percepciones implican una entidad que piensa, siente y percibe, esa entidad sería la conciencia. 
Dentro de las leyes del universo cuántico, las leyes que rigen los componentes de lo más pequeño de la materia, que como ya hemos dicho, son componentes paradógicamente no materiales, existe una condición extraña y que genera un fuerte desafío a nuestro sentido común. Condición que lleva a la ruptura de paradigmas sólidos y en los cuales siempre hemos creído. Esta condición o ley cuántica se denomina SUPERPOSICIÓN CUÁNTICA. ¿Qué es la superposición cuántica? Es una característica que es inherente a todo lo que existe en nuestro universo y que consiste en que nada existe de manera definida, clara o precisa. Todo lo que existe se encuentra en un estado de probabilidad de existir y además de existir de diversas maneras. Parece mística o magia, pero no lo es, es ciencia cuántica pura. Lo que nos parece más sólido y real, solo lo es  cuando una Conciencia entra en contacto con el Sistema y genera que se produzca un colapso de onda, lo cual le da las características de existencia a nivel de materia que habitualmente  percibimos. Es la unión de la conciencia perceptora con el estado nebuloso de superposición cuántico, lo que genera que se produzca lo que llamamos realidad.
Pero existe una nueva complicación en todo esto, cuando decimos que el estado de superposición cuántico es una característica o ley que es inherente a todo lo que existe en el universo, estamos diciendo que también nuestros cerebros se encuentran en ese estado de superposición cuántico indefinido, insustancial, nebuloso. ¿Cómo puede, de ese montón de carne sin existencia material precisa, surgir la conciencia que a su vez produce el colapso de onda que genera la llamada realidad?
Nadie tiene una respuesta para esto. Sin embargo, se hace casi inexorable afirmar que existe una Conciencia Absoluta que permea y sirve de sustrato a todo el universo y que es esa  Conciencia Absoluta que auto observando las infinitas posibilidades que tiene de manifestarse, observa un universo, nuestro universo, donde seres con una condición particular de tener conciencia (a su imagen y semejanza) existen y son co-creadores de ese universo donde existen. Nuestra diminuta conciencia no sería entonces sino un destello ínfimo de la Conciencia Absoluta que le da origen, semejante en condición, pero infinitamente lejana en intensidad o tamaño. Conciencia diminuta, pero que como la ola no es otra cosa que una manifestación del océano.
En última instancia, lo único que existiría es la Conciencia Absoluta, la cual puede manifestarse de infinitas maneras, una de ellas es nuestro universo y nosotros mismos dentro de él. Somos, como todo lo que existe, emanación o manifestación de esa Conciencia Única y el proceso de evolución no es otra cosa que el camino de regreso a unirnos o fundirnos con lo que siempre hemos sido y no podemos dejar de ser sepámoslo o no, el retorno a nuestra verdadera realidad, la Conciencia Absoluta o Conciencia Universal. Es la ola tomando conciencia que es manifestación a la vez que unidad indisoluble del océano todo.
http://www.inspirulina.com/la-relacion-entre-cuantica-y-conciencia.html




:-) 21


El inspirado padre de la Física Cuántica Max Planck (1858 - 1947) señaló:

Considero la conciencia como algo fundamental. Considero la materia como derivación de la conciencia. No podemos ir más allá de la conciencia. Todo aquello acerca de lo que hablamos, todo aquello que consideramos como existente, postula la conciencia. Creo que la conciencia es fundamental. Creo que todo asunto deriva de la conciencia. Todo lo que hablamos, todo lo que consideramos como existente, es dictado por la conciencia.
Si no tuviéramos fe, pero pudiéramos resolver todos los enigmas de la vida por la aplicación del razonamiento humano, la vida sería una insoportable carga. No tendríamos arte ni música ni cosas maravillosas, y tampoco tendríamos ciencia. No sólo porque la ciencia perdería su principal atracción para sus propios cultores —la persecución de lo incognoscible— sino también porque la ciencia perdería la piedra angular de su propia estructura, que es la percepción directa por la conciencia de la existencia de la realidad externa.

Albert Einstein creía que la física estaba sometida a unas reglas predeterminadas y que el azar sólo existía en apariencia. Por eso, no se llevaba precisamente bien con las conclusiones adoptadas por la física cuántica, donde todo es probabilidad y donde las cosas no están determinadas mientras no sean observadas o medidas. Retaba a Bohr y a sus colegas con acertijos extraños con la única intención de atacar las ideas básicas de la mecánica cuántica, como "El principio de incertidumbre de Heisenberg", quien demostró que: no nos será posible idear un método para localizar la posición de la partícula subatómica mientras no estemos dispuestos a aceptar la incertidumbre absoluta respecto a su posición exacta. Es un imposible calcular ambos datos con exactitud al mismo tiempo.
Einstein se centró en atacar el Principio de Incertidumbre, que dice que es imposible medir simultáneamente la posición y el momento lineal de una partícula, o lo que es lo mismo, su energía y el instante en el que se mide. Este principio es fundamental en la cuántica, pues es el que hace que la realidad sea “borrosa” debido a la influencia de la medición.
1927. V Congreso Solvay de Física, dedicado al tema “Electrones y fotones”. En él se produce el debate entre Einstein y Bohr, como defensores de posturas antagónicas, sobre los problemas interpretativos que plantea la Teoría Cuántica. Esta discrepancia queda resumida en lo siguiente:
Escribió Einstein a Niels Bohr:
"Usted cree en un Dios que juega a los dados, y yo, en la ley y el orden absolutos en un mundo que existe objetivamente, y el cual, de forma insensatamente especulativa, estoy tratando de comprender.”
 “Ni siquiera el gran éxito inicial de la teoría cuántica me hace creer en un juego de dados fundamental, aunque soy consciente de que sus jóvenes colegas interpretan esto como un síntoma de debilidad.”
“La idea de que un electrón expuesto a un rayo elija con toda libertad el momento y la dirección hacia lo que quiere saltar me es insoportable. Si así fuese, yo preferiría ser un zapatero o incluso empleado en una casa de juego antes que físico”.
Niels Bohr molesto le contestó: 
"¡Deje de decirle a Dios lo que tiene que hacer!". “Usted no está pensando, sólo está siendo lógico”. ¡Y eso no parece ser suficiente en el dominio de la mecánica cuántica!
En 1935 el genial Einstein (1879 - 1995) tuvo temor de la física cuántica quizá al presentir que no era la luz el límite de velocidad y que para las partículas sincronizadas, sin importar la distancia la velocidad era casi la de la instantaneidad, y para desacreditar la validez cuántica que no aceptaban elaboró en 1935 un experimento mental, junto con los físicos Podolsky y Rosen, llegando a ser conocido por sus iniciales: La Paradoja EPR. Este experimento imaginario se basaba en el comportamiento de dos partículas que procedían de una fuente común, un electrón (carga negativa) y un positrón (electrón con carga positiva) se encuentran y se aniquilan mutuamente lo que da como resultado un par de fotones. Esos fotones poseen un mismo estado cuántico. Estas partículas salen disparadas en direcciones opuestas, a un distancia que podría ser muy lejana y si se intentara observar la característica de alguna de ellas, como su orientación INSTANTÁNEAMENTE, la otra partícula adoptaría una orientación opuesta, porque las partículas entrelazadas se complementan, es decir, debía existir una comunicación instantánea desde la primera partícula a la segunda, informándole sobre el valor complementario que debía adoptar tras ser medida. Esa comunicación debía suceder a una velocidad superior a la de la luz, como una “acción fantasmal” mediante unas “conexiones ocultas”. Einstein creía que las características de las partículas eran fijas y, por lo tanto, no había ninguna información que transmitir de forma instantánea, por lo tanto la teoría cuántica era incompleta según la Paradoja EPR, es decir existía “algo” que se le escapaba, que no contemplaba la física cuántica.

Pasaron los años y muchos daban la razón a Einstein, frenando en parte el desarrollo cuántico, hasta que en 1982, el físico francés Alain Aspect mediante fotones demostró que la Paradoja EPR se cumplía y no era algo fantasmal. El físico experimental francés Alain Aspect, de la universidad de París, descubrió junto a sus colaboradores que partículas subatómicas como los electrones, bajo determinadas condiciones, se comunicaban instantáneamente entre sí sin importar la distancia que los separara, sea uno o miles de millones de kilómetros. "Lo que nosotros identificamos como dos realidades diferentes es una sola realidad mientras los dos fotones se encuentren en un estado de entrelazamiento, ( además muy difícil de mantener ). Esto cambia radicalmente la noción de la realidad: a nivel cuántico, ya que cosas que consideramos tan comunes como la localidad en muchos casos debe considerarse ajena a la realidad."  A su vez el Teorema de Bell prueba la conexión-correlación entre sistemas no relacionados causalmente. Bell aduce que mientras la separación en el tiempo o en el espacio son "reales" en ciertos contextos, dicha separación es "irreal" o carece de importancia en la mecánica cuántica. Cada fotón sabe la medición a la que está siendo sometido el otro fotón, y lo sabe instantáneamente, y Bell prueba que este tipo de relación no local debe darse tanto en separaciones espaciales como  temporales. Años después con electrones se llega a las mismas conclusiones. Entonces los físicos de vanguardia señalaron que Einstein había sido derrotado y el resultado encontrado fue espectacular al demostrar que la realidad no sólo dependía de la observación para que pudiese adquirir características definidas, sino que además, las partículas entrelazadas compartían una misma existencia, formando un sistema inseparable y con capacidad para transmitir todas las circunstancias que pudieran afectar a cualquiera de ellas, sin importar la distancia. Aspect, con su experimento confirmó la no localidad del universo al nivel de las partículas subatómicas. Estas parecen intercambiar información a velocidades superiores a la luz a través de conexiones “misteriosas”. Aunque, realmente lo que ocurre es que dos fotones emitidos al mismo tiempo ( en su experimento) deben considerarse como un único estado cuántico, como una realidad expresada por una única función de onda. Finalmente, la mecánica cuántica ha cambiado radicalmente la noción que tenemos de la realidad. Algo tan intuitivo como la localidad, al menos en lo que respecta al nivel cuántico, debe considerarse en muchos casos ajena a la realidad.

:-) 22

La teletransportación es el proceso de mover objetos o partículas de un lugar a otro instantáneamente, sin usar métodos convencionales para moverlas. Literalmente quiere decir “desplazar a distancia”, lo que puede ser entendido como un deslizamiento que se produce sin necesidad de establecer contacto físico directo con el objeto.
Según los científicos, el experimento supone un importante paso para la criptografía cuántica; indicaron que el fenómeno de la física cuántica se basa en que dos partículas entrelazadas, que comparten el mismo estado cuántico, mantengan un vínculo mutuo a cualquier distancia.
El físico cuántico austriaco del teletransporte, Anton Zeilinger, consiguió transferir fotones entrelazados a unos 143 kilómetros. Zeilinger es conocido por ser el mejor especialista en el tema de la transferencia de partículas portadoras de radiación electromagnética a lugares lejanos, basándose en la física cuántica. En 1997, fue el primero en demostrar la teletransportación cuántica en Viena, entre las dos orillas del río Danubio y, a partir de entonces, fue aumentando el número de fotones entrelazados y la distancia cubierta.

Récord: teletransportan partícula entre dos laboratorios distantes a 143 kilómetros

Científicos lograron que un fotón transfiriera su estructura a otro ubicado a más de 140 km.
Las películas de ciencia ficción -desde Star Trek hasta La Mosca- nos han mostrado un futuro donde las personas pueden teletransportarse sin problemas. Y aunque los científicos aún no logran transferir materia, la física cuántica ha mostrado que sí se pueden teletransportar las propiedades de ésta.
El primer paso lo dio un grupo de científicos en 1997, al lograr teletransportar partículas separadas entre sí, aunque a no más de un metro. Ahora, un equipo internacional de científicos de Austria, Canadá, Alemania y Noruega batió el nuevo récord mundial, al teletransportar una partícula entre dos puntos ubicados a 143 km de distancia: los observatorios que la Agencia Espacial Europea (ESA) tienen en las Islas Canarias y Tenerife. El hito se registró en mayo de este año, aunque recién se publicó ayer en la revista Nature.
Según el experto de la ESA, Eric Wille, “este logro abre un nuevo camino para comunicaciones de larga distancia cuánticas” y sobre todo, porque en este experimento lograron mantener entrelazados los dos fotones que en realidad estaban separados a 143 km de distancia, aun cuando estaban presentes las perturbaciones propias de las condiciones atmosféricas (viento, temperaturas y lloviznas).
El récord mundial anterior de teletransportación se había conseguido en China, donde otro equipo había logrado, este mismo año, teletransportar el estado cuántico de un fotón a una distancia de 97 km.
Fotocopia
La teletransportación cuántica está lejos de lo que Star Trek mostraba en la pantalla. La mecánica cuántica señala que una partícula tan pequeña como un fotón puede ser transportada de un lugar a otro sin moverse de su posición original, pues lo que en realidad ocurre es que la estructura es la que se transporta y no la materia.
Alfonso Zerwekh, doctor en física y profesor de la U. Técnica Federico Santa María, señala que la teletransportación cuántica es como “sacar una fotocopia del estado de un fotón”. “Lo que se envía es la información acerca de la materia. Incluso se puede hacer sin necesidad de que se conozca el estado de esa materia. Lo importante es que su estado se reproduce en otro lugar distante y en forma casi instantánea”.
Por ejemplo, imagine que un papel con un texto escrito (fotón de luz) se encuentra en Santiago. Y otro papel en blanco está en San Fernando. Mediante haces de luz, ambas moléculas logran entrelazarse y en forma inmediata, el texto del papel que estaba en la capital se traspasa al papel que estaba en blanco en San Fernando. En este caso, el original desintegrarse y conservarse sólo el segundo.
Rodrigo Aros, director del Departamento de Ciencias Físicas de la U. Andrés Bello, dice que el entrelazamiento entre dos moléculas es tal, que ambas conforman un sólo estado y a una velocidad mayor que la luz. “Generar y mantener ese estado de entrelazamiento en forma estable es complicado, mucho más que intentar romperlo” y eso es precisamente lo que se logró en este experimento.
Para Albert Einstein y otros científicos como Boris Podolsky y Nathan Rosen, la posibilidad del entrelazamiento cuántico, en el que dos partículas distantes compartan el mismo estado, era prácticamente imposible. Y, además, no podía estar determinada por las leyes de la probabilística. Debía existir una explicación para ellas si efectivamente era correcta. De hecho, de allí viene la célebre frase de Einstein: “Dios no juega a los dados con el Universo”, con la que el físico respondía cada vez que le consultaban por la mecánica cuántica. Y la obsesión que tuvo durante los últimos años de su vida de escribir, incluso sobre las sábanas de su cama, una “Teoría del Todo”: una explicación que derrumbara las leyes de la probabilística, al menos en el mundo de la física. Pero no lo consiguió. Y ahora se demuestra que él y los otros físicos estaban equivocados.
El próximo paso es lograr la teletransportación cuántica a un satélite en órbita, para demostrar la comunicación cuántica a escala mundial.
http://diario.latercera.com/2012/09/07/01/contenido/tendencias/16-117821-9-record-teletransportan-particula-entre-dos-laboratorios-distantes-a-143.shtml



:-) 23

Amigas, Amigos:

La Física Cuántica nos señala un futuro en donde la Magia y los Sueños podrían ser realidad. Meterse al mudo cuántico es como hacer un viaje a la dimensión desconocida del reino de la mente. Nuestra mente está ligada para cada uno con alma individual, tiene tres planos o niveles de partículas: La externa en donde las partículas más densas nos ligan al plano material por medio de lo denso cerebral y las sutiles del centro de la mete ligadas con el alma. Nuestra personal sutilización se expresa por un ascenso en el plano de la conciencia humana.

La física cuántica facilita el entender lo cuántico de la relación alma - mente - cerebro y cómo el Buen Pensar acelera en su vibración a partículas densas cuyo salto cuántico las lleva a la órbita de lo sutil mental, proceso que a su vez, gracias al subconsciente mental se replica en el cerebro y por su intermedio en cada célula del organismo. Proceso que estaría viviendo el planeta al acelerar su vibración que se nota con el acortamiento en la duración horaria de los días, es decir una sutilización previa a su salto cuántico a una órbita superior o más sutil. Es decir se estaría en una etapa no consciente de perfeccionamiento y adaptación para vivir en un nuevo medio ambiente...

Todos podemos dar el personal salto cuántico, ello depende de cuanto nos desapeguemos de lo externo material y miremos hacia lo interno espiritual. Espero que estas cuartillas, más allá de lo complejas que puedan parecer, en algo ayude a motivaros para ese propósito.

Conviene que te preguntes en qué te diferencias de una mesa, físicamente en nada, ambos sois un conjunto de átomos. Pero resulta que en esa forma exterior tu tienes una realidad interior olvidada que se va manifestando, realidad que le permite a cada célula de tu organismo estar viva y que a cada órgano de tu cuerpo funcione teniendo al cerebro de intermediario con tu mente que lo rige. Todo ese proceso es cuántico. Pudiendo además ya de manera consciente iniciar el salto cuántico de tu Conciencia, la cual al aumentar su vibración se prepara para saltar a una órbita superior de evolución, favoreciendo con ello además al entorno y el planeta. Un conjunto de personas actuando así ligadas por su subconsciente mental pueden orientar su energía a la salvación del planeta... Podemos hacerlo y es hora ya de dar el primer paso usando la llave secreta que cada uno tiene y esa llave se llama Mejor Pensar, el cual da lugar a una potenciada poderosa Energía de salto cuántico que nos sutiliza y hace entender que tenemos que tomar dinámica conciencia de lo que somos.

El único que puede impedirte realizar tu salto cuántico eres tú mismo. El único que te ayudará a lograrlo eres tú si lo haces con Actitud Mental Positiva.

La física cuántica rompe paradigmas como ciencia teórica-práctica de avanzada que es arriesgada con preguntas arriesgadas y una a una se van haciendo muchas de ellas realidad, para dar paso a una impensada realidad sorprendente con argumentos para que entendamos quiénes somos en nuestra relación alma individual con la mente y el cerebro humano, y entender que detrás de cada uno está una razón de ser dada por la propia alma en un ciclo ascendente de vidas y, que por algo hemos nacido ahora en que se prepara el salto cuántico planetario de la humanidad...






Dr. Iván Seperiza Pasquali
Quilpué, Chile
Octubre de 2015
http://www.isp2002.co.cl/
isp2002@vtr.net