445

La Fuerza del Destino



Lo que Hermann Hesse (1877 - 1962) manifestó representa una gran verdad del espiritualismo para darle un nombre al antónimo del materialismo que no logro entender cómo es alimentado en el paradigma de ciertos pensantes con muchos pergaminos y para qué. A su vez la física cuántica permite comprender que esa realidad exterior, como lo adelantó Hesse no es tal, representa un reflejo del mundo interior, viviendo una aparente realidad en una irrealidad que dificulta al mundo interior manifestarse, siendo la única realidad la que tenemos dentro, lo cual es el motivo de desarrollar este tema del título 445.

Tendremos el destino que nos hayamos merecido. 
Albert Einstein

La Fuerza del Destino ópera en cuatro actos con música de Giuseppe Verdi (Roncole, 1813- Milán, 1901) y libreto de Francesco Maria Piave, basado en la obra teatral Don Álvaro o la fuerza del sino del literato romántico español Ángel de Saavedra, duque de Rivas. Compuesta por encargo del Teatro Imperial de San Petersburgo (Teatro Marinskii).
La fuerza del destino (La forza del destino) ópera que fue estrenada en dicho teatro el 10 de noviembre de 1862. El público se esperaba algo menos dramático pero, aún así, Verdi recibió las felicitaciones del zar Alejandro II de Rusia y de la crítica. Posteriormente, Verdi decidió revisar el libreto, lo que encargó a Antonio Ghislanzoni. Esta segunda versión, que satisfizo más a Verdi, fue estrenada en el Teatro della Scala de Milán el 20 de febrero de 1869 y es la más representada hoy en día. La fuerza del destino es una de las óperas verdianas favoritas de los teatros actualmente.
La acción transcurre en España e Italia a mediados del s.XVIII, y gira en torno a la relación prohibida entre Leonor, hija del marqués de Calatrava, y Don Álvaro, un joven noble procedente de Sudamérica que es discriminado por su “bajo origen” y su “sangre de mulato”. Las circunstancias obligarán a Don Álvaro a cometer actos contrarios a su voluntad, que desencadenarán en un trágico desenlace. Un drama de amor, muerte y venganza que culmina de manera trágica.
http://guiadeviena.com/?p=36&l=3&id=138

Breve biografía de Giuseppe Verdi
Nació el 10 de octubre de 1813 en Roncole, estado de Parma. Hijo de Carlos Verdi y Luisa Uttini, campesinos analfabetos. Muy pronto un mecenas se hizo cargo de Giuseppe. Antonio Barezzi, gestor de la Sociedad Filarmónica de Busetto se propuso para ayudarle.
Sus dos primeros maestros fueron el canónigo Don Seletti y el director de la escuela de música de Busetto, maestro de capilla y organista de la Catedral. En 1832 fue rechazado por el conservatorio de Milán a causa de su juventud y de que "sus ejercicios no mostraban especiales aptitudes para la música". Fue discípulo del compositor milanés Vincenzo Lavigna.
De regreso a Busetto en 1833 fue director de la Sociedad Filarmónica. Cuando contaba 25 años vuelve a Milán y su primera ópera estrenada fue Oberto conde de San Bonifacio en el año 1839 en La Scala, no tuvo repercusión alguna. Su ópera cómica Un giorno di regno (Un día de reino, 1840) fracasó y, afectado por las muertes de su mujer Margarita Barezzi y de dos de sus hijos, decide abandonar la composición.
Un año después el director de La Scala lo convence para que escriba Nabucco (1842). Lo hizo en menos de tres meses y la ópera causó gran sensación, ayudado por el tema de la cautividad de los judíos en Babilonia que era considerado por el público italiano como una alusión a la oposición al gobierno austriaco en el norte de Italia. Apareció la costumbre de aclamar a Víctor Manuel como rey de Italia al decir "Viva Verdi" ya que el nombre del compositor era un acrónimo de la frase "Vittorio Emanuele Rè d'Italia". En muchas de las representaciones de sus óperas se producían verdaderos motines patrióticos que requerían la intervención del Ejército. Los voluntarios italianos cantaban algunos números de sus óperas cuando iban a luchar contra los austríacos. A estas óperas siguieron I Lombardi alla prima crociata (1843) y Ernani (1844), que gozaron de gran éxito.
De las 11 óperas siguientes sólo Macbeth (1847) y Luisa Miller (1849) se mantienen en el repertorio actual de ópera. Rigoletto (1851), Il trovatore (1853) y La Traviata (1853), que supusieron su consagración, se encuentran entre las más populares de todos los tiempos. Entre las óperas que escribió en los siguientes años se encuentran Las Vísperas Sicilianas (1855), Simone Bocanegra (1857) Un ballo in maschera (1859), La forza del destino (1862) y Don Carlo (1867). Aida (1871) fue encargada por el virrey de Egipto para celebrar la inauguración del Canal de Suez y su estreno se produjo en El Cairo.
Tres años más tarde compuso su obra no operística más importante el Réquiem (1874) en conmemoración de la muerte del novelista italiano Alessandro Manzoni. Entre sus composiciones no operísticas destacan la cantata dramática Inno delle nazioni (1862) y el Cuarteto para cuerda en mi menor (1873) así como un Te Deum, compuesto a los 85 años y otras obras religiosas.
Cuando contaba 70 años compuso Otello (1887), con un libreto que el compositor y libretista italiano Arrigo Boito había adaptado hábilmente de la tragedia de William Shakespeare. Le siguió su última ópera Falstaff (1893.
Llegó a ser diputado y senador y la gente lo adoraba no sólo como músico, sino por su significado en la lucha por la reunificación de Italia.
Giuseppe Verdi falleció el 27 de enero de 1901 en Milán.
http://www.buscabiografias.com/biografia/verDetalle/5061/Giuseppe%20Verdi

Rememoro la época de niño sin T.V. ni computación con Internet en que los domingos en casa con mis padres se escuchaba por la radio el programa "Italia canta" en donde me deleitaba con la música napolitana y las arias famosas de óperas, en especial de Verdi. Un Verdi a quien la Fuerza del Destino lo llevó desde campesinos padres analfabetos a que un mecenas lo descubriera y por un no fácil sendero, digamos más bien difícil sendero, lograra llegar al sitial más alto en el mundo musical. Verdi jamás olvidó su origen y vivió no en la gran ciudad, lo hizo en el poblado de Busetto en donde donó un Hospital y abundantes tierras para que lo mantuvieran. Tuvo la visión del "derecho de autor" para sus obras y su fortuna fue grande y grande la manera de repartirla entre los humildes a quienes no olvidó en su testamento. El título de la ópera “La Fuerza del Destino” presiento Verdi la vivió cual su propia realidad en cuanto al destino en su vida personal.

En su funeral se entonó cual himno coral "Va pensiero" de la Ópera Nabuco; que dice:

¡Vuela pensamiento, con alas doradas, pósate en las praderas y en las cimas donde exhala su suave fragancia el aire dulce de la tierra natal!
¡Saluda a las orillas del Jordán y a las destruidas torres de Sión!
¡Ay, mi patria, tan bella y abandonada! ¡Ay recuerdo tan grato y fatal!
Arpa de oro de los fatídicos vates, ¿por qué cuelgas silenciosa del sauce?
Revive en nuestros pechos el recuerdo, ¡háblanos del tiempo que fue!
Canta un aire de crudo lamento al destino de Jerusalem, o que te inspire el Señor una melodía que infunda virtud al partir.

Ese coro “Va pensiero” en vida pasó a convertirse en la canción de súplica y combate de los patriotas italianos que se identificaron con el pueblo hebreo en su hora más difícil, en su esfuerzo por liberarse de la dominación extranjera.

Es de madrugada. Un cortejo fúnebre avanza, con sigilo, por las solitarias calles de Milán. De pronto, surgen de las casas y callejuelas centenares de personas que se unen al grupo. Alguien entona «Va pensiero» y se forma un coro multitudinario que acompaña al féretro hasta el cementerio. Es el 27 de enero de 1901. ¿El difunto? Giuseppe Verdi. Antes de morir Verdi dio órdenes precisas y rotundas: «Quiero un entierro modesto, sin música ni canto, al amanecer, para que nadie asista…». Así trataron de hacerlo los encargados: María Verdi, su prima, y Arrigo Boito, su libretista. No lo lograron. La gente de alguna manera se enteró se unieron al cortejo entonando el popular coro por miles de agradecidas voces... de un país que lleva el canto en la sangre.


Conviene pensar en el ejemplo de Verdi donde sus genes eran de padres campesinos analfabetos, su medio ambiente era el de campesino analfabeto, acá no hubo azar ni accidente de la naturaleza, acá actuó la fuerza del destino que a cada uno rige y es la razón de ser de este breve escrito. Sabiendo que muchos pensantes de moda solo hablan del azar y que todo está centrado en el cerebro sin que nada hubiera de uno antes de nacer y lo haya después de morir. Intento ponerme en esa mentalidad científica agnóstica, cerebropática dogmática, materialista y no lo soporto pues supera mi entendimiento y no estoy capacitado para llevar una vida así: carente de toda razón de ser. No logro entenderlos y ellos por lógica no me comprenden a mí.

**********************************

El hombre sensato cree en el destino; el voluble en el azar.
Benjamin Disraeli


¿La fuerza del destino?

En 1970 aparecía un libro escrito por el premio Nobel de Medicina francés Jacques Monod: El azar y la necesidad. En él, convierte en lema de su libro el pensamiento de Demócrito “todo lo que existe en el mundo es fruto del azar y la necesidad”. El texto, una reflexión desde la ciencia del mundo y el ser humano, se convirtió en un best seller y suscitó numerosos debates. El motivo: su defensa de que la vida es un simple accidente en la historia de la naturaleza. Monod lo dijo más poéticamente: “El hombre vive en un mundo extraño; un mundo que es sordo a su música, y tan indiferente a sus esperanzas como a sus sufrimientos y sus crímenes”.
El ser humano es accidental y superfluo: estamos en este mundo de chiripa –si los dinosaurios no hubieran desaparecido no estaríamos aquí– y al universo le importa un bledo que permanezcamos o nos extingamos. Claro que otros piensan que el azar es simplemente una excusa que hemos inventado para aquello que no encontramos explicación, que todo tiene un motivo para suceder, que las casualidades no son tales.
¿Existe el destino? Antes de plantear esta pregunta habría que decidir qué es. Definirlo, como hace la Real Academia, como una “fuerza desconocida que se cree obra sobre los hombres y los sucesos” no es decir gran cosa. ¿Qué o quién es esa fuerza irresistible? ¿Por qué debe interferir en la vida del ser humano? Se dice que todo tiene un motivo. ¿Pero cuál? ¿Qué razón hay para quien muere al caerle una maceta un día de viento? ¿O a quien le toca el gordo de Navidad? ¿No será que nos negamos a aceptar la aleatoriedad del mundo? Es bien conocido en psicología que el ser humano necesita encontrar razones para lo que sucede. Si no las ve las busca, y si no las encuentra, las inventa. ¿No será la creencia en el destino una forma de dejar todo atado y bien atado?
El concepto de destino siempre ha estado relacionado con lo sobrenatural. La conexión es evidente: si nuestro futuro está predeterminado, alguien debe haberlo hecho. Llamémoslo dios o energía vibratoria multidimensional. Los griegos, y con ellos los romanos, dejaron muy claro quienes tejían el futuro de los seres humanos: las Moiras –en Roma, las Parcas–. Ellas, en el momento del nacimiento, decidían los actos y el momento de la muerte de toda persona. El destino griego siempre estuvo impregnado de hado, de fatalidad, algo que ha persistido hasta nuestros días: nadie habla de destino cuando gana, sino justamente cuando pierde.
La contrapartida nórdica son las Nornas, tres viejas brujas malévolas que deciden el futuro de los hombres con las runas y que viven bajo las raíces del Yggdrasil, un fresno cuyas ramas y raíces mantienen unidos los diferentes mundos que componen la mitología escandinava. El porvenir es tremendamente sombrío. Acorde a la mentalidad guerrera de la sociedad vikinga, donde morir en la batalla era un destino digno de admiración, el fin del mundo estaba predeterminado por una gran y última batalla: Ragnarok. De ella se sabía qué iba a suceder, quién iba a luchar y el destino de cada uno de los participantes en la batalla. En el Völuspá (La profecías de la adivina), se narra la historia del mundo, desde su creación hasta su destrucción.
Conocemos nuestro destino pero no podemos evitarlo: esta creencia está perfectamente reflejada en las brujas de MacBeth, en la ópera de Verdi La forza del destino –basada en la obra que marcó el comienzo del romanticismo español, Don Álvaro o la fuerza del sino, del Duque de Rivas– o El puente de San Luis Rey, del norteamericano Thornton Wilder: cinco viajeros se encuentran con un mismo destino, cinco personas diferentes, en viajes motivados por razones diferentes, cruzan el puente más bonito del Perú al mediodía del fatídico 20 de Julio de 1714 en que se vino abajo. ¿Casualidad? ¿Fue el azar quien juntó a esas 5 personas en el puente? ¿O fue Dios?
El destino, a veces, lo invocamos porque necesitamos de Justicia. Si miramos a nuestro alrededor descubrimos que el mundo lo es todo menos justo: Dios ayuda a los malos cuando son más que los buenos. Pero en nuestro fuero interno necesitamos que al final exista algún tipo de justicia divina que ponga las cosas en su sitio y que nos recompense el esfuerzo. Este mensaje es habitual en la psicología pop y en vendedores de felicidad como Andrew Matthews: “La Creación es justa. Lo que sembramos es lo que cosechamos”. Deseosos como estamos de recompensa, no es de extrañar que esos mensajes se conviertan en superventas.
En cuestiones del destino estamos muy influidos por la cultura griega, cuyo paradigma es Edipo. Si miramos hacia otras culturas podemos encontrarnos con una variedad de planteamientos: los judíos no creen en la predestinación. Yaveh ha creado al hombre libre de elegir su propio destino, es la única criatura del universo que goza de libro albedrío, para escoger seguir –o no– el camino de Dios. Totalmente diferente sucede entre los musulmanes. El sexto y último pilar de la fe es la creencia en el destino (Al-Qadr): “creer en el destino significa creer en Dios; es el que decide y crea los acontecimientos y las criaturas de acuerdo con su conocimiento previo y absoluto”.
La creencia en un destino tampoco se puede separar de la psicología. Así, uno de los sesgos cognitivos de la depresión es el fatalismo: la indefensión ante los sucesos se interpreta en función de que ése es el destino. De hecho, una de las técnicas terapéuticas usadas en su tratamiento es combatir esa idea haciendo ver al paciente que cierto problema ha sido debido a cierto conjunto particular de situaciones. Un ejemplo han sido los trabajos de la psicóloga Susan Blackmore sobre coincidencias entre creyentes y escépticos en fenómenos paranormales. En ellos Blackmore ha puesto de manifiesto que los creyentes estiman la probabilidad de las coincidencias más bajas de lo que en realidad son, lo que les permite interpretarlas como señales del destino.
Exista o no, quizá lo mejor sea aplicar a la propia vida este dicho que se atribuye al filósofo Betrand Russell: “Para ser feliz hay que tener la fuerza suficiente para cambiar las cosas que puedes cambiar, resignación para aceptar las que no vas a poder cambiar y sabiduría para distinguirlas”.
https://masabadell.wordpress.com/2009/10/14/%C2%BFla-fuerza-del-destino/



Frida Kahlo (1907 - 1954). Escritora y poetisa mexicana en esta frase nos dice una verdad que pocos desean reconocer. Siendo nuestro destino la tierra y el hombre el dueño de su destino al estar destruyendo la tierra como lo hacemos nos quedaremos sin destino. Es más, si llegara una delegación de una hipotética civilización galáctica, en la situación actual no seríamos aceptados para llegar a otros planetas habitables por ser nosotros una poco evolucionada raza de peligrosos contaminantes tóxicos para ellos y su tierra...

**********************************

Siempre se ha creído que existe algo que se llama destino, pero siempre se ha creído también que hay otra cosa que se llama albedrío.
Lo que califica al hombre es el equilibrio de esa contradicción.
Gilbert Keith Chesterton


Definición de destino
Se conoce como destino la fuerza sobrenatural que actúa sobre los seres humanos y los sucesos que éstos enfrentan a lo largo de su vida. El destino sería una sucesión inevitable de acontecimientos de la que ninguna persona puede escapar.

La existencia del destino supone que nada ocurre por azar sino que todo tiene una causa ya predestinada, es decir, los acontecimientos no surgen de la nada sino de esta fuerza desconocida.
La corriente filosófica del determinismo señala que todos los pensamientos y acciones humanas se encuentran causalmente determinados por una cadena de causa y consecuencia. Para el determinismo fuerte, no existe ningún suceso que sea azaroso, mientras que el determinismo débil sostiene que existe una correlación entre el presente y el futuro sometida la influencia de sucesos aleatorios.

Para muchas religiones, el destino es un plan creado por Dios que no puede ser alterado por los seres humanos. El cristianismo, en cambio, no cree que exista una predestinación absoluta y sostiene que Dios ha dotado al hombre del libre albedrío (el poder para tomar sus propias decisiones).
Las personas que creen en la existencia de un destino predeterminado suelen consultar a especialistas en el campo de las ciencias ocultas para que les digan qué es lo que les espera en el futuro. En tal caso, suele realizarse la lectura de la línea de la mano, donde éste se plasma, según lo afirman quienes creen en estas cuestiones.
En otro sentido, menos filosófico y simbólico, el destino es un punto de llegada o una meta. Suele utilizarse para referirse al lugar adonde se viajará en un determinado momento. En las carteleras de estaciones de autobuses, por ejemplo, puede leerse bajo el título de “destino” los distintos puntos a los que viajan los autobuses. “Mañana salimos de viaje con destino a las playas del Caribe”, “Necesito un boleto con destino a Mar del Plata”.
La predestinación y la voluntad de los individuos
Se conoce como predestinación una doctrina religiosa que analiza y discute la relación que existe entre el principio y el destino de las cosas y sucesos.
Se diferencia de otras teorías, como el determinismo, e incluso el libre albedrío, en que asegura que los acontecimientos del origen de la creación y la posterior evolución están vinculados estrictamente con la decisión de Dios, lo que determinaría que lo que nos sucede también ha sido contemplado por este ser superior. Este concepto se encuentra íntimamente relacionado con la idea de la omniciencia de Dios (que todo lo sabe). Se cree que Dios conoce el destino del Universo desde antes de que este existiera; en este sentido el destino estaría sujeto a la voluntad de esta deidad.
Respecto de este tema se han tablado numerosas discusiones a lo largo de la historia; las mismas giran en torno no solo a la existencia del destino como tal sino de que alguien (una entidad, en este caso) tenga la facultad de conocer hacia dónde vamos, es decir que pueda ver ese destino. Según las ideas ortodoxas impuestas por el cristianismo y otras religiones, Dios no solamente puede conocer el futuro, sino también todo el pasado y el presente, ya que se trata de una entidad atemporal.
A lo largo de la historia, los seres humanos se han apoyado en creencias y mandatos para justificar sus acciones y para restarle importancia a sus actos malos. Si el destino como una existencia fija existiera ¿qué sentido tendrían cada una de nuestras decisiones? ¿Alguien nos impulsa a escoger uno u otro camino? Considero que la mejor forma de entender este concepto es sabiendo que somos seres individuales, condicionados por nuestra historia y nuestra vida en sociedad, pero totalmente aptos de escoger una determinada senda y ser consecuentes con ella. Pero, a la vez, reconociendo que muchas cosas que suceden a nuestro alrededor afectarán el resultado de nuestro camino, sin ser necesariamente quienes dirijan nuestros pasos.
http://definicion.de/destino/


**********************************


El que puede cambiar sus pensamientos puede cambiar su destino.
Stephen Crane


Sino y destino

Sino:
Fuerza supuesta y desconocida que determina lo que ha de ocurrir.
Destino:
Se conoce como destino la fuerza sobrenatural que actúa sobre los seres humanos y los sucesos que éstos enfrentan a lo largo de su vida. El destino sería una sucesión inevitable de acontecimientos de la que ninguna persona puede escapar.

Rabbi Avi Weiss señala la Biblia: "Yo (D-os) te daré el número de tus días".
La explicación del Talmud es que D-os decreta los años de vida de cada persona, pero que su calidad puede ser superior o inferior según el potencial del individuo.
El Rabbí. Yosef Dov Soloveitichik, explica la diferencia entre sino y destino.  El sino caprichosamente nos envuelve en una determinada dimensión que no podemos controlar; por otra parte, el destino es: "una existencia activa en la cual el hombre confronta el medio en que fue colocado... Este nace y muere como un objeto, pero tiene la capacidad de vivir como un sujeto, como un creador que imprime en su vida su sello particular para vivir independientemente". Según Rabbí. Soloveitchik: "La misión del hombre en este mundo es convertir sino en destino, una existencia pasiva e inducida en una activa e influyente".
Esther Wachsman: "Uno puede ser víctima de su sino o el iniciador de un nuevo destino
".

Cuida tus Pensamientos porque se volverán Palabras.
Cuida tus Palabras porque se volverán Actos.
Cuida tus Actos porque se harán Costumbre.
Cuida tus Costumbres porque forjarán tu Carácter.
Cuida tu Carácter porque formará tu Destino.
Y tu Destino será tu Vida.
Talmud.



**********************************

No puedo cambiar mi historia, ni mis decisiones así que la acepto.
Al final no importa el destino, sino el camino porque si no llego por una u otra razón,
quiero irme en paz sabiendo que aprendí y disfruté al máximo todo este viaje llamado VIDA.
Are Rojas.

La fuerza del destino
Se puede considerar a un ser humano como un ser que nace pre-programado, con la capacidad de aprender, desarrollarse y crecer.
Con respecto a la existencia de algún patrón invisible que de algún modo interfiera en nuestras decisiones individuales y en las oportunidades que se nos presenten en la vida, es algo que no podemos probar, pero si abrimos nuestra mente y leemos algunas biografías de gente famosa, nos damos cuenta que aunque sea difícil demostrarlo, el destino parece siempre estar presente.
Shopenhauer decía: “… Todos los hechos que pueden ocurrirle a un hombre, desde el instante de su nacimiento hasta en el de su muerte, han sido prefijados por él. Así, toda negligencia es deliberada, todo casual encuentro una cita, toda humillación una penitencia, todo fracaso una misteriosa victoria, toda muerte un suicidio…”
¿Es que acaso nosotros somos los que vamos edificando libremente nuestro propio destino, eligiendo nuestras opciones o es que nacemos con tendencias que hace que siempre tomemos las mismas decisiones?
Vemos a diario, en nuestra experiencia cotidiana y más aún los psicólogos en los consultorios, qué difícil es encausar una vida que parece destinada al fracaso, enderezar caminos, modificar tendencias, o cambiar conductas autodestructivas que parecen estar cumpliendo un mandato.
Un astrólogo diría, dentro de su marco de referencia, que el sujeto está cumpliendo su karma, entendiendo por karma el condicionamiento de vidas pasadas, que lo impulsan a reparar sus acciones anteriores o a cumplir con objetivos pendientes.
Un Psicoanalista, afirmaría que el paciente está motivado por un trauma infantil fijado en el inconsciente que hace que reitere esa forma de actuar en forma permanente, hasta que logre por medio del Psicoanálisis la elaboración emocional de dicho trauma y lo integre a su vida para poder llegar a amar y trabajar normalmente.
Un terapeuta Conductista sostendría que lo que le ocurre al sujeto es puro condicionamiento del pasado. Conductas aprendidas no adaptativas que la terapia le permitirá desaprender para incorporar otras nuevas.
Otras corrientes pensarían que los problemas recurrentes en la vida son las dificultades de los individuos para percibir la realidad en forma normal y entonces lo que intentan es un cambio en la percepción del mundo y de los problemas.
Lo cierto que el tema del destino por ahora no tiene respuesta sólida alguna fuera de los marcos de referencia de la fe o la especulación filosófica.
Sin embargo, si pensamos que el hombre y la naturaleza son una unidad, no es tan descabellado creer que tanto el afuera como el adentro del hombre es lo mismo: inteligencia organizada con un propósito, ambos con el mismo poder de realización.
http://psicologia.laguia2000.com/general/el-destino


Son tus decisiones y no tus condiciones lo que determina tu destino
Christopher Barquero

El misterioso destino
A lo largo de la vida, seguramente en un momento determinado, te has preguntado “¿Existe el destino?” y en ocasiones no has encontrado respuesta a la sucesión de hechos encadenados que se producen en la vida y que parecen llevarte, casi sin darte cuenta, de un sitio a otro. Como cuando das un paseo por el parque y por el camino te tropiezas con el amor de tu vida, o mientras estás pasando tus vacaciones en un pueblo perdido de la montaña y la magia del lugar te hace descubrir tu verdadera vocación en la vida. Entonces te preguntas si todo lo que te está ocurriendo, estaba marcado en tu destino.
Más de una vez has pensado que todo está predestinado y que hagas lo que hagas, si algo tiene que suceder en tu vida, las cosas acontecerán para que se produzca, sin que puedas explicarte cómo, pero cuando te sucede algo malo piensas que no es posible que el destino te haya jugado tan mala pasada y entonces dudas y crees que simplemente has tenido mala suerte o ha sido casualidad, pero... ¿Existe la casualidad? Eso es tan difícil de responder como la pregunta anterior. Todos sabemos cuál es el principal objetivo y destino de la vida de las personas, la muerte. Ese acontecimiento inevitable marca la vida de una persona, porque es el momento en el que deja de tener vida.
Frente a esta pregunta se pueden plantear dos opiniones:
La primera defiende que no importan las decisiones que vayamos tomando en el día a día, el destino es inevitable; cuando una persona toma una decisión, al cabo de cierto tiempo piensa, ¿qué habría pasado si hubiera tomado otra? Ese es nuestro mayor error, no importa que decisión tomes, el destino sigue de todas formas igual y todos los caminos que se imponen a tu paso, llegan al mismo final.
Algunos de nosotros nos inclinamos más por este punto de vista, cuando eliges una carrera, como por ejemplo medicina, no importan los caminos que hagas para llegar a ella, sean módulos, Bachillerato, cursos... Al final llegas a esa carrera. Cuando una persona piensa que por otro camino le hubiera ido mejor, no está equivocada, a lo mejor sí que los caminos pueden variar algunos pasos o acontecimientos, pero finalmente terminas de la misma forma.
Encontramos en la muerte, una confirmación clara de lo que decimos. La muerte es inevitable para todo el mundo, cada ser vivo nace para morir. Puede tener una vida diferente, (Sea pobre, rico, tenga una enfermedad, sea la persona más feliz del mundo o la más triste...) pero al fin y al cabo como se dice de manera vulgar << Seas rico o pobre todos acabamos enterrados en la misma tierra.>> Por ello decimos que nosotros ya estamos destinados a nacer, vivir, crecer, aprender tal y como lo hacemos, una persona no nace con una familia rica por “casualidad” , sino que eso ya estaba destinado a ser así; una persona no nace con una enfermedad por mala suerte de la vida, sino porque su destino era aquel y aunque le pueda parecer injusto, esa es su vida y su destino.
El segundo punto de vista defiende que dependiendo de las decisiones tomadas, en el día a día tu destino será uno u otro. Al hablar de destino la gente piensa que nos referimos a algo “perfecto” pero el destino de una persona no ha de ser ni perfecto, ni imperfecto, sino ser tal y como se ha presentado. Algunos hablan de que para que exista el destino, tiene que haber algo o alguien que tenga en cuenta a todos los seres vivos del universo, así como la asignación de todos los acontecimientos que les ocurrirán durante su vida, tanto si toman caminos de una clase o de otra, todas las posibilidades que a cada sujeto le ocurren y le podrían ocurrir en los millones de circunstancias posibles.
En la película “El efecto mariposa” o la saga “Destino final” se muestra el hecho de que da igual lo que hagas para cambiar un suceso pues éste acabará ocurriendo o, por el contrario, provocará otro suceso diferente, de lo que deducimos que cambiar el destino intentando cambiar un hecho lo único que provoca es que este hecho acabe ocurriendo o, al final, esto comporte un cambio total en el curso de tu vida, como puede ser el caso de “Destino final” en el que por mucho que eludan a la muerte, después de que un compañero tenga una visión de que van a morir en un accidente, todos los que sobreviven porque hacen caso al personaje que tuvo la visión acaban muriendo de una forma u otra pues no se puede eludir al destino que, en este caso, es la muerte.
En las flores, cada semilla no puede dejar de ser lo que es, las amapolas nacieron siendo amapolas y las rosas nacieron siendo rosas y nunca podrían ser otra flor diferente, aunque quisieran. Está establecido así desde el principio de los tiempos y lo mismo sucede con las personas. El lugar y la familia en la que naces vienen determinados desde antes de tu propio nacimiento y no puedes elegirlo. El por qué naces en una familia y no en otra no es mera casualidad, es parte del misterio de la vida, pero con el tiempo te das cuenta que la familia en la que has crecido, es la única posible que podías tener y la que necesitabas para tu evolución y crecimiento personal. El mundo también tiene un destino que influye en las personas y tiene un desarrollo y una meta. Para crecer y desarrollarse, las plantas necesitan ingredientes básicos como la luz del sol, el agua, tierra fértil y un clima adecuado, pero el que la planta eche raíces en la tierra, crezca y florezca, depende en gran medida de sí misma y de su adaptación al medio donde se desarrolla su vida. Lo mismo sucede con las personas, si bien no puedes determinar tu nacimiento, sí puedes decidir cómo afrontar tu vida eligiendo tu actitud frente al medio que te rodea y si eres positivo y optimista tus raíces crecerán sanas y fuertes y te adaptarás a cualquier situación que la vida te presente. Por eso no puedes hacer responsable al destino de tus alegrías o de tus desgracias, puede que no puedas evitar que determinadas cosas te sucedan, pero eres lo que piensas.
En conclusión la pregunta que se nos plantea es actualmente incontestable: ¿somos dueños de nuestro destino? Los caminos nos llevan al mismo lugar, puede que sí o puede que no, la vida es como un puente que se desmonta a cada paso que das; no hay marcha atrás.
http://www.jmzafra.com/index.php/comunitat-filosofica/1051-el-misterioso-destino.html


**********************************


Lo importante no es lo que nos hace el destino, sino lo que nosotros hacemos de él.
Florence Nightingale

No dependemos de nuestro destino sino de nuestra mente
Usted no depende del destino sino de su mente
¿Un destino ya trazado nos podría impedir vivir la existencia deseada en lo más profundo de nuestro corazón?
ADVERTISEMENT
De hecho, nuestra vida no sólo depende del destino sino también de nuestro estado mental. Si pensamos no estar libres, nunca lo conseguimos. Pero si pensamos estar fundamentalmente libres, lo conseguiremos forzosamente un día.
La verdadera libertad es el conocimiento. Así, abra su mente y aprenda tantas cosas como le sea posible sobre la vida y en los ámbitos que le interesan.
No crea más en el azar ni que lo que le ocurre sucede sin que tenga control sobre los acontecimientos. A menudo, se habla de azar porque no se conocen las causas de los acontecimientos que nos ocurren, pero el azar no existe.
Todos podemos influir sobre los acontecimientos en nuestras vidas que resultan a menudo de un pensamiento, unas palabras o una acción. Así, ¡un acontecimiento preciso es la consecuencia de un pensamiento que llega a ser, él mismo, la causa de un nuevo suceso y así sucesivamente! Nuestra existencia es, de esta manera, un encadenamiento de causas y de consecuencias.
Amplíe el campo de sus conocimientos y tomará sus decisiones con total conocimiento de causa. Entonces será verdaderamente libre.
http://www.las2orillas.co/dependemos-de-nuestro-destino-sino-de-nuestra-mente/


**********************************


El hilo conductor

Nuestro hermoso deber es imaginar que hay un laberinto y un hilo.
Nunca daremos con el hilo; acaso lo encontraremos y lo perderemos
en un acto de fe, en una cadencia, en el sueño,
en
las palabras que se llaman filosofía...
Jorge Luis Borges

Cada persona desde el momento de la concepción trae un hilo conductor que es entrelazado por los pasillos del complejo laberinto de la vida. No es un azar, fatalismo o capricho divino, es fruto de la libre decisión del alma que ajusta en el ciclo de encarnaciones lo que será necesario desarrollar en la materia para que el alma vaya, de manera gradual manifestando cualidades latentes que en este plano dimensional material se deben superar. A este hilo conductor podemos llamarlo como la Fuerza del Destino.

En el ejemplo de Verdi la fuerza del destino es un demostrativo que toda persona ha sido, es y será una causalidad y no una casualidad del destino. No fue azar cerebral fue programación de la propia alma individual realizada antes de nacer sobre la base de experiencias de anteriores vidas, ajustes o karma para ajustar en la presente con un hilo conductor mental que usa al cerebro de computador biológico, hilo entrelazado con el de otras mentes para que lo que ha de suceder así suceda en la presente encarnación, teniendo libre albedrío para que ese sino sea mejor o peor según cada uno piense y actúe con su libre capacidad para decidir. Esto lo pude entender por propia vivencia al escribir "Mi Vida" y descubrir el hilo conductor en el que hechos, por ejemplo de la infancia, si no los hubiera realizado no sería quien soy...

Quiero acá, en cuanto hilo conductor, dejar un capítulo de mi libro titulado: "Mi Vida":


JUICIO

Pero no final porque ese cuento desde niño y más aún por mi pasada de siete años por el colegio de curas lo rechacé

Al esto escribir y leer, siento una extraña sensación. Hubo en el relato de Mi Vida, a lo menos tres trampas en que participé, en cuanto este relato... ¿Qué siento por eso recordado y en el papel acá dejado? Son sentimientos encontrados. A la Luz del futuro personal, a lo mejor así debía ser para llegar a una Misión. ¿Cómo responder? No lo se.

En marzo antes de iniciar las clases en mi primer año de Liceo Fiscal, volví al Colegio Particular en busca de unos papeles. Me recibió como padre inspector, el muy pequeño en lo físico, pero grande en lo espiritual. Él si sabía qué había sucedido con los libros de clases. En el gran patio colegial, me animó a seguir adelante, nada del incidente me señaló. Estaba alegre y feliz al ver que lograba pasar de curso con mis exámenes aprobados hacía pocos días en el Instituto Nacional. Es más, al despedirme lo hizo con un abrazó y su bendición me dejó. Es decir, él que era el principal afectado me perdonó. Suficiente perdón, alivio en mi conciencia. Repetir curso significaba no haber conocido a mi MAESTRO Bèla Székely ni haber llegado a Argentina y Uruguay como sucedió, ni sería quien hoy soy. Solo puedo decir GRACIAS padre Justiniano, cuyo nombre casi olvidé y ayudó a que logré lo que debía ser.

Me detengo en este punto, crucial en mi camino. Si el hecho y otros del relato no hubieran sucedido, a Olga mi esposa no la habría conocido, ni nuestros dos hijos habrían nacido. Como persona ignoro qué sería de mi y si aún estaría vivo. La página de InterNet MUNDO MEJOR, ni "Mi Verdad" ni "Mi Vida" como escritos se hubieran conocido. Ariadna, hija de Minos y Parsífae, tu amor por Teseo te hizo darle el hilo que a tu amado le permitió salir del laberinto tras derrotar al Minotauro. Hoy, la frase "el hilo de Ariadna" simboliza aquello que nos guía en medio de las dificultades de una empresa laboriosa y nos permite darle el correcto sentido a nuestro sendero. Cuán complejos son los hilos de la tela que el destino teje en nuestras vidas. Apreciar que un detalle como lo fue una juvenil y desesperada trampa escolar, al lograr con arte y maestría genial alterar mis notas en el libro del Colegio,  más otros detalles de universitario fuera de la Patria tanto pudieron variar mi destino... Me hace ser agradecido y pensar sin comprender tu hilo, al darte las Gracias Ariadna por tú sacrificio de amor. Entendí que el alma de uno es la individual Ariadna que cada uno tiene en la propia encarnación. Y lo que ha de suceder uno es guiado para que así sea

Del examen de Dermatología, cómo llamarlo, no lo se. En la vida diaria si tengo una duda ante un paciente la consulto en un libro o con un colega. Este era un examen libre que podría haberlo dado un mes después si hubiera sido reprobado. Quizá para nada el actual futuro habría afectado. No me siento culpable de la reprimenda que el Profesor brindó molesto a su cuerpo docente. Si yo, un alumno, en cinco apurados minutos solucioné el difícil diagnóstico de esa manera, ¿por qué ellos en tres días relajados no lo hicieron? No creo que ese libro que al azar tomé en la sección de Tuberculosis de la Biblioteca, con las fotos tan similares a la paciente y tan sucinta y clara descripción del cuadro clínico, lo hubiera estado allí solo para mi. No lo creo, al menos no lo soñé, era un libro real, antiguo pero real. ¿O lo vi en la imaginación?  Ignoro cómo calificar el hecho. Me abstengo en mi juicio.

Del examen de Obstetricia, el gran colador final junto a Pediatría en Córdoba, reprobar hubiera significado aplazar mi llegada a Uruguay y alterar "mucho" en los sutiles hilos de la tela del tiempo que me guiaban. En un examen público ante un auditórium circular cual pequeño circo romano, humillante para la mujer embarazada de pueblo, ¿es mi culpa si ella, ante mi escondida pregunta me susurra al oído que es embarazo gemelar a cinco días del parto? ¿O seré culpable si con esa información mis manos palparon ese vientre como si fueran mágicas en su clínica percepción? Mirando la cara del sobrado Profesor "tan superior" a los demás él, me declaro INOCENTE.

Es bueno escribir nuestra vida habiendo ya vivido varios lustros de ella, pues ha servido de fabulosa catarsis personal que permite muchas cosas comprender y os recomiendo realizar. Por ejemplo, me referí al suicidio del académico profesor de Filosofía y mi reacción ante el dogmatismo fundamentalista religioso. En el Colegio de sacerdotes españoles a uno de los más destacados compañeros que tuve, con cariño le decíamos el "chino". Vivía con sus abuelos e ignoré su por qué. Se trataba de un joven brillante, puntual, caballero, impecable en el vestir, poco comunicativo, más bien introvertido, pero de una destacada inteligencia. Quedó en Medicina entre los cinco primeros seleccionados. Siendo yo médico, soltero, como Pediatra General de Zona en Quilpué, subía las escalinatas de una Sucursal Bancaria de Viña del Mar y lo veo bajar. Cumplía él con su beca de especialidad clínica. No se si no me reconoció o me ignoró. Yo, frente a él, le dije: Chino, ¿acaso se te fueron los humos a la cabeza con tu colega? ¿No te acuerdas de mi? Saludó de manera extraña, algo me habló de su beca, me felicitó y nunca más supe de él. Estando en mi consulta como Oftalmólogo, llega un visitador médico que había sido compañero de nuestro curso en la edad escolar. Hicimos recuerdos y al preguntarle por el "chino", me miró y sorprendido dijo: ¿Cómo, no lo supiste? Allí me enteré que el brillante y superdotado "CHINO" fue el del bullado caso de aquel médico que subiendo un edificio con su hijo de diez años, llegó al piso quince de la torre habitacional de moda en Santiago, y abrazado a su hijo, al vacío se lanzó. ¿Qué opino? Que DIOS igual lo perdonó, y que duro karma acumuló. Mucho le debe haber costado en el Más Allá despertar y aceptar el hecho antes de él perdonarse y entender el desajuste en la vida que en dos vidas provocó, la de su hijo y la de él. Ignoro qué karma asumió, siento que si lo viera, pues ya encarnó, y lo reconociera, le tendería una mano de amistad y respeto, con una SONRISA de comprensión, acompañada de la Energía Mental de ¡ÁNIMO! Vas bien, sigue adelante...

Cuán complejos son los hilos de la tela que el destino teje en nuestras vidas. Apreciar que un detalle como lo fue una juvenil y desesperada trampa escolar, al lograr con arte y maestría genial alterar mis notas en el libro del Colegio,  más otros detalles de universitario fuera de la Patria tanto pudieron variar mi destino... Me hace ser agradecido y pensar sin comprender tu hilo, al darte las Gracias Ariadna por tú sacrificio de amor. Entendí que el alma de uno es la individual Ariadna que cada uno tiene en la propia encarnación. Y lo que ha de suceder uno es guiado para que así sea.


                                                

                                  
Albert Einstein sabía muy bien la fuerza de su destino y que de él cual arquitecto dependería su construcción.
Además declaró:

Siempre me pareció una ironía del destino el haber suscitado tanta admiración y respeto inmerecidos. Comprendo que surgen del afán por comprender el par de conceptos que encontré, con mis escasas fuerzas, al cabo de trabajos incesantes. Pero es un afán que muchos no podrán colmar.
Si no logramos encontrar el camino de la honesta cooperación y acuerdos con los árabes, es que no hemos aprendido nada de nuestra vieja odisea de dos mil años, y mereceremos el destino que nos acosará.
Para castigarme por mi desacato a la autoridad, el destino me hizo a mí mismo autoridad.
Tal ha sido en efecto mi destino, y hay un contraste grosero entre la capacidad y el rendimiento que se me atribuyen y lo que en realidad soy.
Einstein además dijo:
La señora Curie es, de todos los seres célebres, el único que la gloria no ha corrompido, siguiendo como una extraña el curso de su propia vida, intacta, natural, casi insensible a su sorprendente destino.


El hilo rojo del destino

Los japoneses tienen la creencia de que las personas predestinadas a conocerse se encuentran unidas por un hilo rojo atado al dedo meñique.
Esta leyenda surge cuando se descubre que la arteria ulnar conecta el corazón con el dedo meñique. Al estar unidos por esa arteria se comenzó a decir que los hilos rojos del destino unían los meñiques con los corazones; es decir, simbolizaban el interés compartido y la unión de los sentimientos. Por eso también el hecho de hacer promesas en algunos países al entrelazar estos dedos con el otro.
La historia en sí cuenta que entre dos o más personas que están destinadas a tener un lazo afectivo existe un «hilo rojo», que viene con ellas desde su nacimiento. El hilo existe independientemente del momento de sus vidas en el que las personas vayan a conocerse y no puede romperse en ningún caso, aunque a veces pueda estar más o menos tenso, pero es, siempre, una muestra del vínculo que existe entre ellas.
http://creacionhumanidadpazamor.blogspot.cl/2014/05/la-leyenda-del-hilo-rojo-del-destino.html


Se viaja no para buscar el destino sino para huir de donde se parte. 
Miguel de Unamuno


Nuestro cuerpo es el hilo conductor de la vida
De acuerdo a como tú lo trates, será tu vida.
Si muere el cuerpo, muere la vida. Él nos da la oportunidad de conectarnos con el exterior a través de nuestros sentidos y con nuestro interior, a través de la mente.
Es imposible separar el cuerpo de la mente. Si cuidas tu cuerpo, tu mente probablemente estará sana, y si tienes un buen manejo de tu mente, tu cuerpo se verá beneficiado. Recuerda que lo que tú piensas, eso sientes. Si tienes pensamientos de rencor, tu cuerpo somatizará esos resentimientos probablemente en forma de gastritis, úlcera, inconvenientes estomacales, dolor de espalda, dolor de cabeza, nervios o, en un caso extremo, cáncer gástrico o, inclusive, la muerte.
Por eso, si en estos momentos tienes algún problema de salud y sientes que tu vida está al borde del abismo, debes comenzar a cambiar la manera de pensar, para que esa energía negativa se transforme en positiva y que te aporte a tu sanación en lugar de entorpecerla. Te recomiendo entonces que sin importar el tipo de enfermedad o dolencia que tengas, desde hoy hagas lo siguiente: Por último, deja de mirar el dolor como un enemigo y deja de resistirte a enfrentarlo. Míralo como un amigo fiel que te avisa que algo no anda bien en tu cuerpo. Trata de imaginar cómo es su forma y su manifestación. Siente su intensidad y, conscientemente, al ritmo de tu respiración, cuando vas inhalando profundamente por tu nariz, trata de contraer el dolor, y cuando exhales lentamente por la boca, trata de expandirlo, sintiendo cómo el dolor se mueve hacia arriba y hacia abajo, hacia un lado y hacia el otro; luego, míralo desde afuera, como si tú fueras un espectador, no quien lo está sintiendo.
El poder del proceso curativo radica en la observación silenciosa, positiva, permanente y focalizada de tu mente. Debes desarrollar una imagen visual clara y nítida de que te estás sanando y curando y tu mente creativa (el médico que tienes a tu lado), en silencio total, hará los ajustes necesarios para que se acelere el proceso de curación. Esto mismo lo aprendemos diariamente de la naturaleza. 
http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-6457468

Es decir, según pienses o mejor dicho uses tu mente será tu vida...


Lo importante no es lo que nos hace el destino, sino lo que nosotros hacemos de él
Florence Nightingale

Hilo conductor de la vida
Este último tiempo estuvo marcado por aciertos, por aciertos y errores, tantos y tan variados que los primeros dejaron de ser considerados como tales. Todo esto me llevó a considerar que hay algo esencial en la vida de cada persona y que, si uno logra entenderlo, te haces de un poco de felicidad inigualable a cualquier otra. Hablo del perdón, de pedir perdón, pero sobre todo de perdonar. Recientemente aprendí que el perdón y el perdonar son el hilo conductor de una vida. El sufrimiento que significa una guerra, la muerte de un hijo, la traición, la infidelidad, la indiferencia, son dolores difíciles de soportar. Nadie ha inventado nada todavía que sane heridas tan grandes y es el perdón en muchas ocasiones el paso más duro y el único que nos lleva a seguir con el peso de la vida.
Perdonar es la única forma que tenemos de viajar en el tiempo, con el perdón viajamos al pasado para evitar -de alguna forma- lo que ya sucedió. Rompemos las barreras del tiempo, del espacio, de la lógica y de la razón y cambiamos el enojo por una sonrisa sincera. No hay nada más grande que perdonar un gran pecado, ni nada con más valor que pedir perdón con el corazón en la mano. La vida es un constante perdonar y ser perdonado, un darse cuenta de que somos limitados, de que: no es que no quede esperar más del otro, sino que siendo tan pequeños como somos albergamos una grandeza que en ocasiones nos trasciende a nosotros mismos.
http://leftitallbehind.blogspot.cl/2013/03/hilo-conductor-de-la-vida.html


Una vez tuve un sueño lúcido en el que veía que la vida era un escenario de marionetas y que por lo tanto yo era una marioneta en el mundo, ignorando quién me guiaba. Entonces entendí que cada uno, los más sin saberlo, es el propio marionetista que rige para bien o para mal los hilos conductores de la vida. Que esos hilos estaban entrelazados con otros y que, mirado desde lo alto se apreciaba que hasta cierto lugar podías llegar y a otros no y que para la personal meta había camino más gratos y fáciles que otros, caminos todos que por destino convergen en la vida en un centro común. Centro que según uno piense podrá adelantar y dar paso en esta vida hacia la LUZ...


**********************************

Útiles breves repeticiones

A menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo.
Jean de La Fontaine

Para entender en parte lo abstracto que nos rige mediante la fuerza del destino creé un paradigma personal con la intención además de hacer entendible lo que para los más, con justa razón de formación cultural, religiosa, filosófica... es inentendible. Dice así:




Antes que tu cerebro fuera tu mente ya era.
Antes que tu mente fuera tu alma ya era.
Antes que tu alma fuera tu espíritu ya era.
Antes que tu espíritu fuera Dios ya era, es y será.

Como espíritu desde Dios emanaste.
Como alma por tu espíritu eres regido.
Como mente desde tu alma programado vienes.
Como cerebro por tu mente eres conducido.

Como organismo por tu cerebro eres dirigido.


La física cuántica moderna nos ayuda al señalar el concepto conciencia que a la materia que es un aparente que cobra forma virtual por la mente que lo observa, con una Conciencia  Cósmica que rige a los entes espirituales y resulta que cada ser humano es un ser espiritual emanado de Dios evolucionando por ahora en esta tercera dimensión. Prefiero centrarme en la trilogía Alma - Mente - Cerebro porque es a la que nuestro subconsciente mental está ligado.

Para nada es fácil entender los objetivos de la vida con sus constantes caídas, frustraciones, dolores, incomprensiones, sufrimientos, angustias in crescendo en el ámbito mundial... ... ... Un in crescendo que se intensifica en intensidad, frecuencia y magnitud, viviendo en dogmas que no nos dan respuesta de la realidad y justa razón de ser inmersa en el Amor Cósmico. El dogma fue necesario para nuestra etapa de inmerso período vivencial en lo denso terrenal, necesario para el natural desarrollo de nuestra mente consciente y del hemisferio cerebral izquierdo. Ahora, logrado ese desarrollo, se da acelerado paso a una reactivación dinámica del potencial de nuestra mente subconsciente con el consiguiente desarrollo del cerebro derecho. Entonces el dogma con fanatismo es limitante y un freno al Despertar de quien desea Despertar.

Llegado el cerebro izquierdo a un determinado desarrollo ya alcanzado en muchos y una mente consciente llena de ideas dinámicas que hacen mirar hacia lo que hay más allá de las ideas, surge, de manera natural la inquietud de buscar y saber qué hay más allá del tiempo, qué hay más allá del espacio, qué hubo antes de nacer, qué hay después de morir, o el clásico decir: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Hacia dónde voy? inquietud que, de manera consciente activa al subconsciente que recuerda, en el CONÓCETE A TI MISMO, el saber trascendente con el que, por el alma fue dotado y ello da lugar a una dinámica reactivación del cerebro derecho que da paso al enorme saber trascendente que el subconsciente comienza a manifestar. Lo pasivo trascendente es reemplazado por el dinamismo trascendente en un saber personal, saber impregnado de la experiencia de vida racional que nos lleva a lo supra racional, preparando el cambio desde lo humano a lo Suprahumano. Este saber desde el remoto pasado se hace presente dando forma a la conceptualización del espíritu, del alma, de la mente y del cerebro, lo cual nos lleva a entender más allá de un impuesto dogma inentendible en lo que somos y nuestra real razón de ser en lo que somos, por no entender ni aceptar el dogma lo que es suprasensorial y transpersonal. Surge un saber desde lo interno al que se accede por uno mismo y por uno mismo se inicia la reactivación del cerebro derecho lo que da paso a un mayor diario porcentaje de Mejor Pensar con la finalidad de lograr alcanzar un cerebro integrado por el logro de una mente integrada, lo que es el Portal dimensional de paso a la realidad superior que nos aguarda, realidad que intentaré fundamentarte en la trilogía de vida de cerebro, mente, alma, que a continuación va.


Cerebro

Sin el cerebro humano la mente no podría expresarse, nuestro cerebro es el único órgano dotado de los puntos dimensionales de salto cuántico que permiten el constante e ininterrumpido salto cuántico de la mente al cerebro y de las percepciones cerebrales a la mente. Pero,  somos más, infinitamente más que un cerebro pensante: Somos lo que al cerebro le permite ser y a la mente pensar... 

El cerebro sería cual computador periférico del alma que usa a la mente como Sistema Operativo y Programador. Sistema Operativo para que el cerebro pueda funcionar y Programador para permitirle desarrollar programas sobre la base de lo que se piensa, esa fuerza que le permite ser y actuar al cerebro viene desde el alma, esa fuerza la recibe el subconsciente mental que la hace pasar al cerebro para que, por su intermedio cada célula pueda vivir...

El paso de los pensamientos al cerebro

De todas las cosas que el hombre conocerá,
la última probablemente será él mismo.
Alexis Carrel

La moderna física nos permite hoy entender el paso de los pensamientos al cerebro y la elaborada respuesta cerebral con la percepción de los sentidos, que el cerebro hace llegar a la mente. La ciencia informática nos permite entender a la mente como el programador cerebral, es decir al cerebro cual un computador al servicio de la mente, mente que sin el cerebro no se puede manifestar acá en la Tierra. Todo ello sucede por saltos cuánticos en un constante diálogo mente-cerebro y cerebro-mente. Siendo el cerebro el órgano dotado para el salto cuántico al tener un 10% de las neuronas dotadas de especiales microtúbulos con electrones astrales y no físicos, electrones que están a la vez en el cerebro y la mente.

Gracias a los microtúbulos con electrón astral el cerebro es cual un computador cuántico que trabaja con qbits y puede estar en actividad on y en off de manera simultánea, es decir en 1 y 0 del lenguaje binario que permite a los computadores trabajar al funcionar
con dos códigos: 1 y 0, que en términos electrónicos es de: línea abierta y línea cerrada. El electrón astral está a la vez en la realidad cerebral y mental. El conjunto de microtúbulos sería, para lograr de alguna manera entender algo abstracto que escapa al racional entendimiento humano, un sistema computacional cuántico dentro del cerebro. A los microtúbulos tan sólo se los puede apreciar con la microscopía electrónica, están formados por dos proteínas: la a-tubulina y la b-tubulina, teniendo cada molécula de tubulina forma de maní con un hueco central ocupado por un electrón físico y, en un 10% de neuronas con un especial electrón astral que es el que participa en los saltos cuánticos entre la dimensión mental y la dimensión física cerebral. Allí, en esa estructura cerebral, hay un punto o rendija en el que ambas dimensiones se conectan cuánticamente de manera continua. El cerebro humano es la única estructura biológica apta para ser puente de unión con la dimensión mental, siendo los mutados microtúbulos esos portales dimensionales gracias al electrón astral...

Cada una de las 200.000 millones de neuronas del cerebro tiene unos 1.000 microtúbulos en su axón, ellos tienen que ver con la función biológica de la neurona. Cada microtúbulo de forma de maní cilindro tiene en su interior un electrón físico. Un 10% de las neuronas aumenta sus microtúbulos a 10.000 y, en cada uno de ellos el electrón físico es reemplazado por un electrón astral lo que permite a esas neuronas el constante salto cuántico con la mente. Eso es el llamado desarrollo cerebral del 10% y lo que hace a nuestro cerebro algo único en lo biológico planetario... y que la mente se puede expresar por ese especial cerebro para recibir desde el cerebro las impresiones del mundo exterior gracias a los sentidos y regir la vida humana...

Mente

Todo es Mente simplemente mente. Desde la Mente de Dios de cuyo Pensamiento tomaron forma, en lo Manifestado en Dios, las dimensiones, los universos... A la mente individual del espíritu con el que desde Dios emanamos, a la mente individual del alma formada por el espíritu, a la individual mente humana formada por el alma. Y desde la mente humana regir el cerebro y, gracias a él lograr manifestarse en el plano de la materia, materia que es una Ideación Mental...  

La mente humana es una creación de la mente del alma desde que uno inició su primera fase en la escuela de la vida terrenal. Cada uno es dotado de la mente por el alma en el estado fetal estando en el útero materno. Esa mente posee un núcleo básico subconsciente cual base de datos de las pasadas vivencias de vida más el aporte de lo nuevo que el alma requiere para esta vida desarrollar en un amplio abanico de posibilidades para cada situación de vida.

El subconsciente mental está dotado con las directrices que uno en vida podrá ser y bien sabe él lo que uno no será. Por lo tanto si no se nació dotado para genio musical el subconsciente no aportará la energía para que uno eso sea. El subconsciente, que se desplaza más allá del tiempo y del espacio, busca y aprovecha las circunstancias de vida para que uno logre realizar lo que el alma requiere de esta vida aprender y en ella de positivo expresar. 

El subconsciente es un transformador y filtro necesario de la energía vital del alma que, si nos llegara de manera directa fundiría los circuitos cerebrales y desintegraría las neuronas. La energía vital del alma es la que le permite a la mente, al cerebro y a cada célula del organismo ser y vivir.

Nadie puede pensar por uno mismo y tan solo de cada uno depende si se mejora o no la calidad de los pensamientos mediante la Reprogramación mental que permite al subconsciente limpiarse como filtro y hacer llegar una mejor energía que beneficia a la mente, al cerebro y a cada célula del cuerpo. Al Reprogramar la mente el subconsciente se sutiliza y hace llegar al cerebro derecho energía de mejor calidad. A su vez la mente consciente se sutiliza, mejora la calidad de los pensamientos y hace llegar al cerebro izquierdo energía de mejor calidad lo que ayuda a la integración de ambos cerebros y ambas mentes.

Por lo tanto ante tu pregunta: ¿Cómo puedo ser y estar mejor?

La respuesta es simple: Mejorando la calidad de tus pensamientos. Es decir usando mejor tu mente. Al así hacerlo las partículas mentales densas propias del pensamiento basura serán transmutadas a sutiles, crecerás como persona en la escala cósmica del Ser, favorecerás tú cerebro por aumentar este su desarrollo con lo que habrá una mayor expresión mental. En cada célula de tu cuerpo se dará inicio a una alquimia transmutativa llamada MUTACIÓN, en la cual genes primitivos serán transformados en genes divinos. Proceso que se potencia y favorece por la llegada a la Tierra de la Crística Energía del Cambio, que nos llevará de hombre a Suprahumano. Cambio que no se impone dado que cada uno es el soberano y señor de su manera de pensar.

Alguien señaló: "La mente consciente siembra la semilla y la mente subconsciente cultiva el jardín". La mente es una facultad del alma que la crea para lograr pensar y actuar en el plano de la materia por medio del cerebro y el organismo humano en especial gracias a los órganos de los sentidos. La mente consciente o fuente de los pensamientos es intelecto racional muy ligado al mundo por medio del: razonar, reflexionar, planificar, sacar conclusiones, resumir, formar ideas, deducir, inducir, juzgar o formar juicios, meditar, analizar, sintetizar, imaginar, observar, comparar, argumentar, conocer, reconocer, recordar, aprender, etc. Es racional lineal, "ver para creer".

Cada pensamiento pasa a la mente subconsciente o depósito de los mismos en módulos de pensamientos afines. El subconsciente rige nuestra vida al permitir que cada célula se mantenga viva y cada órgano funcione. Actúa por sugestión y ello nos faculta a manejarla con nuestros pensamientos para bien o para mal, como veremos en las siguientes cuartillas. El subconsciente es un "desconocido" para el consciente, cual parte oculta de un iceberg que permanece bajo el agua sin saberlo su parte externa visible.

Predomina en el humano pensar, de acuerdo a lo sembrado, el alimento de la codicia por lo ilusorio mundano y su fruto es el del sufrimiento con la ligazón al mundo por los bajos deseos humanos. Sin uno notarlo, el cambio va dando paso al alimento de la fe, esperanza y el amor cuyo fruto será la Libertad enmarcada por la realidad de lo espiritual cósmico.

El nivel subconsciente mental rige todas las funciones de nuestro organismo, da la energía vital a cada célula para que pueda vivir, acepta como reales los pensamientos que el nivel consciente de la mente considera válidos, él no los discrimina entre verdaderos o falsos. Al aceptar algo, canaliza la FUERZA el subconsciente para que eso se haga realidad. Si una persona piensa que no es capaz, el subconsciente activa los mecanismo para la derrota, si por el contrario, esa misma persona, con fe cree ser capaz, el subconsciente otorga la energía para la victoria. El subconsciente se mueve más allá de los límites del tiempo y del espacio, es potencialmente mucho más poderoso de lo que creemos y es más fácil de programar y usar de lo que pensamos.

Por lo tanto, apoyados en este simple y milenario conocimiento reforzado por la moderna Ciencia de la Mente desde ya podemos comenzar a programarnos, o mejor dicho reprogramarnos en forma positiva anulando el lastre negativo que tenemos. Al ser los pensamientos los que activan al subconsciente, y tener nosotros la facultad creadora de producir a voluntad cada pensamiento, lograremos crear conjuntos de pensamientos positivos, los que si son repetidos varias veces durante el día, debilitarán gradualmente a los bloques de pensamientos negativos, profundamente enraizados por años en el subconsciente, y los sustituirán por los nuevos bloques de pensamientos o módulos mentales positivos, que conscientemente hemos creado cual eficiente programador de nuestra propia mente. Conviene detenerse acá ante un nuevo conocimiento que ha sido mostrado:

Iniciado ya el cambio por una serie de factores cósmicos, planetarios y humanos, ante cada pensamiento positivo que se tenga, este se verá cuánticamente potenciado en su alquímico efecto de reingeniería cerebral que conlleva al desarrollo del cerebro.
Conviene preguntarse por qué se nació en este especial, duro y complejo período de cambio que, entre el caos estaría señalando un ascenso de la humanidad toda. No fue por azar, hubo una causalidad de la que cada uno, como alma, programó para crecer mejor. Ninguno es superior por dogma o lo que sea a otro. No existen privilegiados grupos escogidos pues Dios no juega a los dados con nadie. No eres ni superior ni inferior a otro. Todos somos hijos de estirpe divina y nada de lo negativo hecho en la encarnación afecta a lo sutil del alma que no vibra con lo denso. Lo malo de una persona representa la falta de desarrollo en la vida, por parte del alma, del correspondiente atributo positivo que, en esta o en futura encarnación se manifestará. Así evolucionamos, desde lo denso hacia lo sutil. Sabiendo que ahora el cambio nos faculta a dar un significativo salto evolutivo, aunque se lo ignore o no se crea en ello. Lógico que quien abre su mente y se esfuerza por ser mejor, tendrá un mayor avance, pues la Energía del cambio potencia los ya demostrados positivos efectos del mejor pensar.

Cada uno es lo que piensa y se piensa lo que se es. Somos todo el tiempo el producto de los propios pensamientos y nadie podrá cambiarnos si uno no desea cambiar. Solo uno puede hacer el cambio en uno mismo.

Alma

El espíritu para poder desarrollar sus atributos da forma al alma y la dota de su individual mente para que esta pueda ser instrumento de evolución del espíritu en el plano de la 5a dimensión. El alma, para poder desarrollar sus atributos dota de la mente al feto adecuado a sus propósitos para que este, como ser humano, pueda ser instrumento de evolución para el alma en el plano de la 3a dimensión. La mente es una, viene desde el espíritu escalonada en degradé hasta llegar a nosotros. Al uno morir la mente en su 4a dimensión se reduce a un núcleo de información para el análisis del alma. A su vez en lo físico el código genético es cual holograma proyección del subconsciente en el plano celular... 
El alma sabe que su "dormir" llamado por nosotros vida, lo es gracias a la mente que la misma alma formó como proyección de su propia mente hacia un plano más denso en la cuarta y tercera dimensión. Es nuestra humana mente la que viene programada para hacernos sentir lo irreal como real y lo ilusorio como vida. En esa irrealidad que por la mente es real, el cerebro nos permite ser para que el alma desarrolle en este plano atributos latentes que necesita expresar para crecer. Sabe el alma que en su "dormir" descenderá a lo denso, ignorando por su sutilidad qué es realmente lo denso por vibrar ella en lo sutil. Por lo tanto programa los aspectos de la vida que la faculten a desarrollar aquello que en lo denso requiere manifestar, lo hace sin tener idea qué es la miseria, la oscuridad, el sufrimiento, la maldad, el odio, el egoísmo, la avaricia, la envidia... Si lo supiera el alma, quizá ninguno de nosotros hubiera aceptado, de manera voluntaria encarnar. Sabe a su vez el alma que hubo aspectos en la vida precedente que faltó ajustar y dieron lugar a la Ley de causa y efecto llamada Karma que ahora decide equilibrar, ello da lugar, en el caso de grave karma, a sufrientes seres que si logran superar la dura prueba avanzan de manera significativa en el sendero de las vidas del alma por superar esa prueba
.
Cada vida es un avance para el alma, despertada el alma, o mejor dicho retornados al Más Allá después de morir, vive el alma un período de aprendizaje sobre la base de todo lo positivo de la vida, aún el más pequeño detalle favorable la hace crecer. Eso lo comparte con otras almas afines en la Academia Del Saber Universal. Si pudiéramos desde acá definir la vida del alma, la palabra sería IDÍLICA y carezco de elementos para expresar el cósmico significado de esa palabra en la quinta dimensión en donde la mente del alma plasma los pensamientos en colores, armonía musical y acción suprasensible por sobre las barreras del espacio-tiempo. A su vez, lo más importante, el alma actúa con la plena certeza de DIOS, lógico que desde su limitada óptica de quinta dimensión pero infinitamente superior a la nuestra.
La ventaja del alma como tal es saber que es, por qué es y para qué es; saber que se desarrolla para un día despertar cual espíritu infinitamente grande y desarrollado en su previo retorno a DIOS.
En nosotros el alma es la fuente de la energía pensante y la fuente de vida que le permite al cerebro y cada célula del organismo ser para vivir. La mente es el vehículo del alma para conectarla por medio del cerebro y los órganos de los sentidos con el mundo exterior. Sin mente no hay vida cerebral y a su vez sin cerebro no se puede la mente manifestar. La mente está en un plano sutil más allá de las posibilidades de análisis de la limitada ciencia humana. La fuente de los pensamientos se encuentra en el nivel consciente de la mente.
En el mundo del alma, almas liberadas de las encarnaciones rigen allí las Escuelas de vida formativa para las almas en el período entrevidas terrenal. Allí cada uno evalúa lo que desarrolló en la última encarnación, lo que le falta por desarrollar de sus atributos a realizar en el mundo de la materia y, a su vez, uno capta qué de la anterior experiencia de vida quedó pendiente como saldo a saldar o ajuste a ajustar, lo que se logrará en la nueva encarnación que se prepara y que acá llamamos Karma, que no es castigo sino que lógico ajuste entre vidas, voluntario y necesario ajuste para evolucionar y seguir adelante.
¿Qué pasa cuando como alma que eres despiertas después del sueño vida? Sucede lo mismo que te pasó cuando hoy despertaste del sueño del nocturno dormir. ¿Notaste alguna diferencia? Salvo, quizá, el recuerdo de parte del sueño te sientes ser el mismo que anoche antes de irte a dormir y ahora preparándote para la diaria jornada. Tu alma así despierta de esta vida, es la misma y recuerda del sueño-vida lo positivo que acá cada uno ha logrado y ese recuerdo lo comparte con su grupo de estudio en uno de los cursos que como almas debemos realizar.
Allá tienes tu cuerpo luminoso megadimensional que trasciende la forma física y la forma mental. Tienes tu propia mente adecuada para ese plano, mente que el espíritu a tu alma le otorgó y allí estás ligado en plenitud a los Propósitos del Plan Divino, nuestra razón de vida como almas.
Desde acá no es posible describir e imaginar ese Allá en donde uno se prepara para el próximo sueño de vida que se tendrá, evaluación positiva que, de manera cuántica el alma la hace llegar al espíritu lo que le permite crecer y evolucionar. En el mundo de las almas la forma no es estática como en este mundo físico, allá es dinámica y se va adecuando a cada pensamiento del alma y todo lo que piensas tiene un propósito de vida que se conjuga con la Vida de los Universos.
Allá no temes a la muerte, que algún día cual alma tendrás pues sabes que ese morir será el pleno despertar de lo que uno, como espíritu es, en un despertar plenamente desarrollado previo al retorno a Dios.
Ya en este plano no hay diferencias de sexos. Sexo y otras menudencias tan importantes acá, allá están trascendidas por vivir con el propósito de sustentar la vida en los planos más densos y sabes, cual alma, la potencia de tus pensamientos con su beneficio para lo cósmico y para uno crecer y lograr evolucionar... 
La Voz del alma es inaudible para nuestros oídos saturados con la algarabía exterior; la Luz del alma es invisible para nuestros ojos nublados por lo denso exterior; el radiante destino que nos aguarda es ignorado por el intelecto ligado al mundo. Para lo racional lo ilusorio material lo es todo por el rechazo a la realidad interior, rechazo que estimula al subconsciente a ignorarla. Se llegó al nivel evolutivo de máxima profundidad en la mental inmersión del plano existencial en la materia, ello significa que se inicia la senda del retorno luego del largo viaje que nos alejó de la realidad del alma. Este retorno se inicia desde lo profundo de lo exterior al irse por uno mismo hacia el mundo interior ayudado por la personal Reprogramación Mental que nos hará escuchar gradualmente la Voz del alma, ver su Luz y apreciar el fabuloso destino que a TODOS nos aguarda más allá de lo transitorio en lo ilusorio de la materia que a muchos "pensantes" los hace creer que el cerebro lo es todo.
El mundo interior rige nuestra vida y el mundo exterior aporta, gracias al cerebro, las sensaciones del mundo exterior que recibe la mente. Todo queda archivado en los módulos mentales y lo positivo la mente lo hace llegar al alma que crece y se desarrolla con cada aspecto positivo del mundo material, en especial por nuestros mejores pensamientos. Por ser el pensamiento un acto mental consciente cada uno tiene a la mano la "Llave maestra" del ascenso hacia lo sutil y liberación de lo denso. Esa "Llave maestra" se llama Mejor Pensar y, solo de ti amigo, de nada ni de nadie más depende el cómo tu quieras pensar. Asumir esa responsabilidad hace que sin uno notarlo realice la Magna Obra de la Reprogramación mental ligada de manera íntima al Viaje Interior que todos tenemos ya que iniciar para dejar atrás la ilusión exterior...

El alma joven inicia la serie de oníricos viajes con etapas de dormir con soñar y vigilia de desarrollo sobre la base de lo positivo logrado en cada vida-soñar por el denso plano de la ilusión mental en la materia. Cada viaje permite al alma desarrollar atributos que la hacen crecer. Ignora el alma lo negativo de la vida que sí permanece en el núcleo mental asignado por el alma para la experiencia en la materia. Sabe el alma que necesita ajustar algún atributo, lo que se llama Karma, cuyo ajuste le significa al alma progresar en su desarrollo. Si apreciara el alma lo que es la vida en el plano humano y lo difícil que será sobrellevar algún Karma, pocos serían los encarnados. Quizá por eso el velo que uno tiene desde el momento de nacer y el velo de esta realidad que el alma tiene desde el momento de uno morir. Velo dado por la enorme diferencia vibracional entre ese plano sutil y este denso plano material en donde lo sutil no tiene cabida al igual que en lo denso lo sutil no tiene cabida. La mente es la que hace de intermediaria entre ambos planos, el del cerebro y el del alma.

**********************************

Los más ignoran o no desean admitir la propia responsabilidad de lo que son ni del deber que tienen por el hecho de ser, al así actuar frenan la acción del subconsciente orientada a proyectar ser mejores en el futuro, dado que uno es lo que se ha pensado y se será el fruto de lo que se piense y solo podrá cambiar quien así lo desea y acepta que puede y debe cambiar, para aceptarlo es necesario primero reconocer lo errado del propio pensar. El freno subconsciente impuesto por una actitud consciente de falta de autocrítica dificulta el paso de la Fuerza desde el alma hacia el cerebro y la propia mente. La autocrítica no es una actitud masoquista sino una acción reivindicatoria con la misión de vida que cada uno tiene. La autocrítica es tener el valor y humildad para reconocer los propios errores, asumirlos, perdonarse y así dar el siguiente paso de la AUTOACEPTACIÓN, sin importar lo sucio que uno se encuentre y lo profundo que se haya descendido en el abismo de la vida. Logrado ello, desde ese plano, proyectar la mente hacia arriba en la Luz del mejor pensar. Eso libera al subconsciente de su freno y este, que es sabio y poderoso, trabajará más allá del tiempo y del espacio para que los anhelos se hagan realidad si los mismos son justos y además realizables. Esta senda no está en ningún camino exterior, es interior.

El cambio no lo esperes en los demás, el positivo cambio se inicia en uno, en la propia mente mediante el acto consciente de mejorar la calidad de los pensamientos.

Para entender mejor los cursos de vida en los planos dimensionales vale la analogía siguiente:

Recuerda esa tu etapa preescolar de parvulario donde jamás se te pasó por la mente que te explicaran el conocimiento de la enseñanza primaria y, en la etapa de alumno básico no pedías el saber de alumno secundario y, como alumno secundario no pretendáis el acceso al saber universitario que, a su debido tiempo si lo podrías lograr, sobre esta base tan lógica a manera de corolario te puedo decir:

En lo referente a la búsqueda del saber de tu esfera superior, que es interior, quédate con el subconsciente mental que es lo que te corresponde conocer y trabajar en su desarrollo. Cuando hayas superado esa etapa te preocuparás del saber sobre el alma, pero ya no estarás evolucionando en cuerpo físico. Cuando hayas superado el conocimiento del alma te preocuparás del Saber del espíritu, pero ya no serás alma...

Eliminar el:

- es que yo no puedo -.
- eso es imposible para mi -.
- a mi siempre me va mal-.
- es que yo he sufrido tanto en la vida-.
* Quien vive de los recuerdos del pasado carece de futuro.
* Quien piensa que no podrá, tiene razón, no podrá.
* Quien cree que algo es imposible para él, totalmente de acuerdo es imposible para él.
* Quien repite que siempre le va mal, correcto, seguirá mal.
* Quien habla que ha sufrido tanto en la vida, va a seguir sufriendo en su vida.

   Son actitudes mentales negativas que marcan el destino de las personas en forma negativa. Si esas mismas personas revierten el proceso dirán:

* Yo sí puedo, y podrán.
* Eso es posible para mi, y lo será.
* Desde ahora me va ir bien, y les irá bien.
* No seguiré sufriendo en la vida, y sus vidas serán mejores.
Por lo tanto cada uno es el propio responsable de su destino y de su futuro. Todo ser humano es el fruto de sus pensamientos.
Antes de iniciar algo, sea  lo que sea, si se piensa en fracaso se fracasará y si se piensa en éxito se triunfará. Somos los dueños de la mente y en la propia mente está nuestro destino, sin embargo hemos evolucionado como siervos de ella. La hora del despertar mental es la hora de la liberación de esa servidumbre y la hora de tomar el sano control de nuestro destino de acuerdo con los propósitos del Plan Divino, pues estamos, vida a vida en el mundo con la finalidad de encontrar la verdad y ser felices. La magia mental es poderosa, su alquimia es insuperable y con ella modelamos nuestro cerebro y por medio de él regimos al organismo.
Cada uno se hace responsable de lo que es y desea ser y estar mejor mejorando los personales pensamientos. Como dijo Einstein: "Dios no juega a los dados con nosotros". Si se mira bien se verá que somos nosotros quienes jugamos a los dados con el propio destino. La vida es el fiel reflejo del actuar humano, el actuar es el resultado del pensar, solo cada uno es responsable de lo que piense. Quien se inicia en la senda del positivo pensamiento se transforma en una persona responsable de sí misma, de su entorno y del planeta...


Por ello soy repetitivo con los trascendentes conceptos que necesita el subconsciente validar mediante el proceso de bio retroalimentación orientado a aceptar que somos LIBRES en transitorio paso por la forma física, necesario estado para el desarrollo de atributos del alma. Aceptar que en este estado físico somos regidos por la mente que es intermediaria del alma. Aceptar que mediante el voluntario pensamiento podemos regir el destino. Aceptar que somos de Linaje Divino en formación, por estar dotados de la Individualidad y Libre Albedrío, para ser Administradores Cósmicos en los insondables propósitos del Plan Divino.

Todos somos los arquitectos de nuestro destino. Por lo tanto, forjaos nuevas imágenes, nuevos ideales de plenitud y abundancia, para llegar a la riqueza espiritual... La verdadera riqueza es la íntima y plena conciencia de nuestra unión con Dios... Los pensamientos son imanes que atraen todo lo de su misma índole y no hay manera de atraer lo contrario de aquello en que pensamos... Si queréis atraer la paz, desechad todo pensamiento de turbación; si queréis atraer la riqueza, empezad por repeler todo pensamiento de pobreza. Olvidad cuanto hasta ahora os infundió temor y expulsadlo de vuestra mente, porque es el mayor enemigo de vuestro adelanto. En cambio, acoged y alimentas pensamientos de índole opuesta a los que entorpecen vuestros pasos y os sorprenderéis al ver cuán luego vienen a vosotros las cosas por las que durante tanto tiempo suspirasteis... con tal de que vuestras ambiciones sean legítimas y derecho el camino elegido para alcanzar vuestro fin.

De manera sabia el sabio Ralph Waldo Emerson dijo:

El hombre es lo que piensa de sí mismo todo el tiempo.

Ello me lleva a suponer que los ateo materialista cerebrales son lo que piensan y a este mundo volverán hasta que logren pensar de manera supracerebral en más allá de las estrellas, que es nuestro divino y cósmico destino al que, por sí mismo y de voluntaria manera cada uno, a su debido tiempo, llegará... 

Cada pensamiento puede dar lugar a un programa mental. La repetición de un pensamiento crea un nuevo surco cerebral. A mayor profundidad del surco cerebral, mayor facilidad en la emisión espontánea de ese pensamiento que lo creó. Cada grupo de pensamientos afines forman un conjunto de surcos cerebrales y quedan archivados en la mente en módulos de pensamientos. Cada módulo de pensamiento aflora al nivel consciente con mayor espontaneidad en la medida de su repetición y de la creencia que en ellos se tenga. De manera consciente podemos inducir la creación de nuevos surcos cerebrales y nuevos módulos mentales. Sólo de uno depende la calidad que dará a esa nueva creación. Estamos dotados del libre albedrío. Es nuestra libre capacidad de decidir la que nos hará ser más eficientes o no.

El subconsciente no discrimina, acata lo que el consciente le hace llegar como válido. El subconsciente es sugestionable, la autosugestión ayuda en el logro de positivas metas. Fijada una meta en la vida es fundamental visualizarla y reiterar o repetir que ella será lograda. En la medida de la constancia e intensidad del propósito y creencia que será lograda, el subconsciente la aceptará como válida y movilizará la energía para que esa meta se haga realidad. Cada uno es lo que piensa y se piensa lo que se es. Somos todo el tiempo el producto de los propios pensamientos y nadie podrá cambiarnos si uno no desea cambiar. Solo uno puede hacer el cambio en uno mismo.

* Cree que puedes, y podrás.
* La visualización permite crear imágenes mentales y esta imaginación moviliza el subconsciente si se tiene plena confianza en que lo imaginado se hará realidad.
* La mente consciente origina cada pensamiento. Nos permite saber que "yo soy yo" y "tú eres tú"; conocer y entender la realidad exterior; programar las propias facultades mentales; tener memoria del pasado; entender las emociones. Para ello la mente consciente usa la lógica, el juicio, el cálculo, la conciencia, el sentido moral siendo su función más elevada la del razonamiento.
* La mente subconsciente es el acumulador y manejador de la fuerza interior. Archiva en ella todos los pensamientos recibidos desde la mente consciente.

No soy poseedor de la Verdad absoluta o parcial. Carezco de autoridad para pontificar sobre el tema, pero por algo recibí un Conocimiento que llenó mi razón de ser y eso intento compartir sabiendo que al exponer lo que siento Verdad no tienes tú por qué sentirla o aceptarla así. Solo expongo y no impongo un saber.  Saber que, por razones que ignoro te da respuesta racional a todo, lo recalco: A todo lo Trascendente, eliminando el injusto factor azar en lo que cada uno es y priorizando la justa causalidad regida por la propia alma cuyo hilo conductor viene por nuestras mentes desde Dios. No somos lo que somos ni estamos por injusto azar sino que lo es así por cumplir cada uno un personal trabajo de su alma, trabajo necesario en nuestra etapa natural de crecimiento, desarrollo y evolución, etapa regida en este grado de vida por la individual mente por el alma programada, mente que se puede expresar gracias al especial cerebro biológico cuántico con el que hemos nacido.

**********************************


Física cuántica y Destino

Max Planck al aceptar en 1919 el Premio Nobel señaló:
La Materia no existe sin un Espíritu, lo real, cierto y efectivo no es la Materia visible y transitoria, sino el Espíritu invisible e inmortal. Pero siendo que no puede haber espíritu en sí por pertenecer cada espíritu a un ser, debemos forzosamente admitir seres espirituales. Ahora bien: como a su vez los seres espirituales no pueden ser por sí mismos, sino que deben ser creados, no vacilo en denominar a ese misterioso Creador como lo han nombrado todos los pueblos cultos de la Tierra en los pasados milenios: "Dios”.


La física cuántica confirma que creamos nuestra realidad
La física moderna dice “tú si puedes”
Durante décadas, los poderes de la mente han sido cuestiones asociadas al mundo “esotérico”, cosas de locos. La mayor parte de la gente desconoce que la mecánica cuántica, es decir, el modelo teórico y práctico dominante hoy día en el ámbito de la ciencia, ha demostrado la interrelación entre el pensamiento y la realidad. Que cuando creemos que podemos, en realidad, podemos. Sorprendentes experimentos en los laboratorios más adelantados del mundo corroboran esta creencia.
El estudio sobre el cerebro ha avanzado mucho en las últimas décadas mediante las “tomografías”. Conectando electrodos a este órgano, se determina donde se produce cada una de las actividades de la mente. La fórmula es bien sencilla: se mide la actividad eléctrica mientras se produce una actividad mental, ya sea racional, como emocional, espiritual o sentimental y así se sabe a qué área corresponde esa facultad.
Estos experimentos en neurología han comprobado algo aparentemente descabellado: cuando vemos un determinado objeto aparece actividad en ciertas partes de nuestro cerebro… pero cuando se exhorta al sujeto a que cierre los ojos y lo imagine, la actividad cerebral es ¡idéntica! Entonces, si el cerebro refleja la misma actividad cuando “ve” que cuando “siente”, llega la gran pregunta: ¿cuál es la Realidad? “La solución es que el cerebro no hace diferencias entre lo que ve y lo que imagina porque las mismas redes neuronales están implicadas; para el cerebro, es tan real lo que ve como lo que siente”, afirma el bioquímico y doctor en medicina quiropráctica, Joe Dispenza en el libro “¿y tú qué sabes?”. En otras palabras, que fabricamos nuestra realidad desde la forma en que procesamos nuestras experiencias, es decir, mediante nuestras emociones.
La farmacia del cerebro
En un pequeño órgano llamado hipotálamo se fabrican las respuestas emocionales. Allí, en nuestro cerebro, se encuentra la mayor farmacia que existe, donde se crean unas partículas llamadas “péptidos”, pequeñas secuencias de aminoácidos que, combinadas, crean las neurohormonas o neuropéptidos. Ellas son las responsables de las emociones que sentimos diariamente. Según John Hagelin, profesor de física y director del Instituto para la ciencia, la tecnología y la política pública de la Universidad Maharishi, dedicado al desarrollo de teorías del campo unificado cuántico: “hay química para la rabia, para la felicidad, para el sufrimiento, la envidia…”
En el momento en que sentimos una determinada emoción, el hipotálamo descarga esos péptidos, liberándolos a través de la glándula pituitaria hasta la sangre, que conectará con las células que tienen esos receptores en el exterior. El cerebro actúa como una tormenta que descarga los pensamientos a través de la fisura sináptica. Nadie ha visto nunca un pensamiento, ni siquiera en los más avanzados laboratorios, pero lo que sí se ve es la tormenta eléctrica que provoca cada mentalismo, conectando las neuronas a través de las “fisuras sinápticas”.
Cada célula tiene miles de receptores rodeando su superficie, como abriéndose a esas experiencias emocionales. Candance Pert, poseedora de patentes sobre péptidos modificados y profesora en la universidad de medicina de Georgetown, lo explica así: “Cada célula es un pequeño hogar de conciencia. Una entrada de un neuropéptido en una célula equivale a una descarga de bioquímicos que pueden llegar a modificar el núcleo de la célula”.
Nuestro cerebro crea estos neuropéptidos y nuestras células son las que se acostumbran a “recibir” cada una de las emociones: ira, angustia, alegría, envidia, generosidad, pesimismo, optimismo… Al acostumbrarse a ellas, se crean hábitos de pensamiento. A través de los millones de terminaciones sinápticas, nuestro cerebro está continuamente recreándose; un pensamiento o emoción crea una nueva conexión, que se refuerza cuando pensamos o sentimos “algo” en repetidas ocasiones. Así es como una persona asocia una determinada situación con una emoción: una mala experiencia en un ascensor, como quedarse encerrado, puede hacer que el objeto “ascensor” se asocie al temor a quedarse encerrado. Si no se interrumpe esa asociación, nuestro cerebro podría relacionar ese pensamiento-objeto con esa emoción y reforzar esa conexión, conocida en el ámbito de la psicología como “fobia” o “miedo”.
Todos los hábitos y adicciones operan con la misma mecánica. Un miedo (a no dormir, a hablar en público, a enamorarse) puede hacer que recurramos a una pastilla, una droga o un tipo de pensamiento nocivo. El objetivo inconsciente es “engañar” a nuestras células con otra emoción diferente, generalmente, algo que nos excite, “distrayéndonos” del miedo. De esta manera, cada vez que volvamos a esa situación, el miedo nos conectará, inevitablemente, con la “solución”, es decir, con la adicción. Detrás de cada adicción (drogas, personas, bebida, juego, sexo, televisión) hay pues un miedo insertado en la memoria celular.
La buena noticia es que, en cuanto rompemos ese círculo vicioso, en cuanto quebramos esa conexión, el cerebro crea otro puente entre neuronas que es el “pasaje a la liberación”. Porque, como ha demostrado el Instituto Tecnológico de Massachussets en sus investigaciones con lamas budistas en estado de meditación, nuestro cerebro está permanentemente rehaciéndose, incluso, en la ancianidad. Por ello, se puede desaprender y reaprender nuevas formas de vivir las emociones.
Mente creadora
Los experimentos en el campo de las partículas elementales han llevado a los científicos a reconocer que la mente es capaz de crear. En palabras de Amit Goswani, profesor de física en la universidad de Oregón, el comportamiento de las micropartículas cambia dependiendo de lo que hace el observador: “cuando el observador mira, se comporta como una onda, cuando no lo hace, como una partícula”. Ello quiere decir que las expectativas del observador influyen en la Realidad de los laboratorios… y cada uno de nosotros está compuestos de millones de átomos.
Traducido al ámbito de la vida diaria, esto nos llevaría a que nuestra Realidad es, hasta cierto punto, producto de nuestras propias expectativas. Si una partícula (la mínima parte de materia que nos compone) puede comportarse como materia o como onda… Nosotros podemos hacer lo mismo.
La realidad molecular
Los sorprendentes experimentos del científico japonés Masaru Emoto con las moléculas de agua han abierto una increíble puerta a la posibilidad de que nuestra mente sea capaz de crear la Realidad. “Armado” de un potente microscopio electrónico con una diminuta cámara, Emoto fotografió las moléculas procedentes de aguas contaminadas y de manantial. Las metió en una cámara frigorífica para que se helaran y así, consiguió fotografiarlas. Lo que encontró fue que las aguas puras creaban cristales de una belleza inconmensurable, mientras que las sucias, sólo provocaban caos. Más tarde, procedió a colocar palabras como “Amor” o “Te odio”, encontrando un efecto similar: el amor provocaba formas moleculares bellas mientras que el odio, generaba caos.
Por último, probó a colocar música relajante, música folk y música thrash metal, con el resultado del caos que se pudieron ver en las fotografías.
La explicación biológica a este fenómeno es que los átomos que componen las moléculas (en este caso, los dos pequeños de Hidrógeno y uno grande de Oxígeno) se pueden ordenar de diferentes maneras: armoniosa o caóticamente. Si tenemos en cuenta que el 80% de nuestro cuerpo es agua, entenderemos cómo nuestras emociones, nuestras palabras y hasta la música que escuchamos, influyen en que nuestra realidad sea más o menos armoniosa. Nuestra estructura interna está reaccionando a todos los estímulos exteriores, reorganizando los átomos de las moléculas.
El valioso vacío atómico
Aunque ya los filósofos griegos especularon con su existencia, el átomo es una realidad científica desde principios de siglo XX. La física atómica dio paso a la teoría de la relatividad y de ahí, a la física cuántica. En las escuelas de todo el mundo se enseña hoy día que el átomo está compuesto de partículas de signo positivo (protones) y neutras (neutrones) en su núcleo y de signo negativo (electrones) girando a su alrededor. Su organización recuerda extraordinariamente a la del Universo, unos electrones (planetas) girando alrededor de un sol o núcleo (protones y neutrones). Lo que la mayoría desconocíamos es que la materia de la que se componen los átomos es prácticamente inexistente. En palabras de William Tyler, profesor emérito de ingeniería y ciencia de la materia en la universidad de Stanford, “la materia no es estática y predecible. Dentro de los átomos y moléculas, las partículas ocupan un lugar insignificante: el resto es vacío”.
En otras palabras, que el átomo no es una realidad terminada sino mucho más maleable de lo que pensábamos. El físico Amit Goswani es rotundo: “Heinsenberg, el codescubridor de la mecánica cuántica, fue muy claro al respecto; los átomos no son cosas, son TENDENCIAS. Así que, en lugar de pensar en átomos como cosas, tienes que pensar en posibilidades, posibilidades de la consciencia. La física cuántica solo calcula posibilidades, así que la pregunta viene rápidamente a nuestras mentes, ¿quién elige de entre esas posibilidades para que se produzca mi experiencia actual? La respuesta de la física cuántica es rotunda: La conciencia está envuelta, el observador no puede ser ignorado”.
¿Qué realidad prefieres?
El ya famoso experimento con la molécula de fullerano del doctor Anton Zeillinger, en la Universidad de Viena, testificó que los átomos de la molécula de fullerano (estructura atómica que tiene 60 átomos de carbón) eran capaces de pasar por dos agujeros simultáneamente. Este experimento “de ciencia ficción” se realiza hoy día con normalidad en laboratorios de todo el mundo con partículas que han llegado a ser fotografiadas. La realidad de la bilocación, es decir, que “algo” pueda estar en dos lugares al mismo tiempo, es algo ya de dominio público, al menos en el ámbito de la ciencia más innovadora. Jeffrey Satinover, ex presidente de la fundación Jung de la universidad de Harvard y autor de libros como “El cerebro cuántico” y “El ser vacío”, lo explica así: “ahora mismo, puedes ver en numerosos laboratorios de Estados Unidos, objetos suficientemente grandes para el ojo humano, que están en dos lugares al mismo tiempo, e incluso se les puede sacar fotografías. Yo creo que mucha gente pensará que los científicos nos hemos vuelto locos, pero la realidad es así, y es algo que todavía no podemos explicar”.
Quizás porque algunos piensen que la gente “de a pie” no va a comprender estos experimentos, los científicos todavía no han conseguido alertar a la población de las magníficas implicaciones que eso conlleva para nuestras vidas, aunque las teorías anejas sí forman parte ya del dominio de la ciencia divulgativa.
Seguramente la teoría de los universos paralelos, origen de la de la “superposición cuántica”, es la que ha conseguido llegar mejor al gran público. Lo que viene a decir es que la Realidad es un número “n” de ondas que conviven en el espacio-tiempo como posibilidades, hasta que UNA se convierte en Real: eso será lo que vivimos. Somos nosotros quienes nos ocupamos, con nuestras elecciones y, sobre todo, con nuestros pensamientos (“yo sí puedo”, “yo no puedo”) de encerrarnos en una realidad limitada y negativa o en la consecución de aquellas cosas que soñamos. En otras palabras, la física moderna nos dice que podemos alcanzar todo aquello que ansiamos (dentro de ese abanico de posibilidades-ondas, claro).
En realidad, los descubrimientos de la física cuántica vienen siendo experimentados por seres humanos desde hace milenios, concretamente, en el ámbito de la espiritualidad. Según el investigador de los manuscritos del Mar Muerto, Greg Braden, los antiguos esenios (la comunidad espiritual a la que, dicen, perteneció Jesucristo) tenían una manera de orar muy diferente a la actual. En su libro “El efecto Isaías: descodificando la perdida ciencia de al oración y la plegaria”, Braden asegura que su manera de rezar era muy diferente a la que los cristianos adoptarían. En lugar de pedir a Dios “algo”, los esenios visualizaban que aquello que pedían ya se había cumplido, una técnica calcada de la que hoy se utiliza en el deporte de alta competición, sin ir más lejos. Seguramente, muchos han visto en los campeonatos de atletismo cómo los saltadores de altura o pértiga realizan ejercicios de simulación del salto: interiormente se visualizan a sí mismos, ni más ni menos que realizando la proeza. Esta técnica procede del ámbito de la psicología deportiva, que ha desarrollado técnicas a su vez recogidas del acervo de las filosofías orientales. La moderna Programación Neurolingüística, usada en el ámbito de la publicidad, las relaciones públicas y de la empresa en general, coincide en recurrir al tiempo presente y a la afirmación como vehículo para la consecución de los logros. La palabra sería un paso más adelante en la creación de la Realidad, por lo que tenemos que tener cuidado con aquello que decimos pues, de alguna manera, estamos atrayendo esa realidad.
La búsqueda científica del alma
En las últimas décadas, los experimentos en el campo de la neurología han ido encaminados a encontrar donde reside la conciencia. Fred Alan Wolf, doctor en física por la universidad UCLA, filósofo, conferenciante y escritor lo explica así en “¿Y tú qué sabes?” de la que se espera la segunda parte en pocos meses: “Los científicos hemos tratado de encontrar al observador, de encontrar la respuesta a quién está al mando del cerebro: sí, hemos ido a cada uno de los escondrijos del cerebro a encontrar el observador y no lo hemos hallado; no hemos encontrado a nadie dentro del cerebro, nadie en las regiones corticales del cerebro pero todos tenemos esa sensación de ser el observador”. En palabras de este científico, las puertas para la existencia del alma están abiertas de par en par: “Sabemos lo que el observador hace pero no sabemos quién o qué cosa es el observador”.
Hoy recuperadas por la física cuántica, muchas de estas afirmaciones eran conocidas en la Antigüedad, como en el caso del “Catecismo de la química superior”, de Karl von Eckartshausen.
http://www.rafapal.com/?page_id=663


Max Planck el padre de la física cuántica y modernos físico cuánticos hacen referencia a la Conciencia que definen como el conocimiento que un ser tiene de sí mismo y de su entorno, es la noción que tenemos de las sensaciones, pensamientos y sentimientos que se experimentan en un momento determinado. Es la comprensión del ambiente que nos rodea y del mundo interno a los demás. La conciencia es un producto de la mente, y es lo mejor que la mente produce. Es la esencia de la mente. Max Planck además describía un campo universal de energía que llamó Matriz y conecta a todos y a todo lo que hay en la creación. Los modernos cuánticos lo llaman: La Matriz Divina. Cambia todo lo que creíamos acerca de nuestro papel en la creación. Lo que nos rodea y sucede así lo es porque se han manifestado mediante la misteriosa esencia de la Matriz Divina donde la propia conciencia juega un papel clave en la existencia del universo. Las partículas superan lejos la velocidad de la luz y no son materia carente de vida, son entes que tienen conciencia. Se acepta lo que Max Planck postuló: El universo es esencialmente conciencia, más que materia y energía.


Todo es Luz
El término cuántico proviene de quantum, que es la unidad más pequeña que constituye la luz. Los experimentos llevados a cabo en los más avanzados laboratorios que estudian la física de partículas han demostrado que, en el nivel más pequeño de la materia, el nivel de las partículas elementales, todo es energía. Para comprenderlo mejor digamos que la materia es luz condensada. En los laboratorios se descubrió que las partículas y las antipartículas se aniquilan entre sí, dando lugar a la aparición de la energía radiante y de la pura energía. En el mundo cuántico surgen procesos de creación y destrucción, demostración científica de que energía y materia no son más que dos polos de la misma esencia, de una única sustancia universal.
El hombre mismo está formado de esta misma sustancia universal: luz pura y radiante. Cada uno de nosotros es un sistema de energías en vibración continua. Es decir que las moléculas de que se compone cualquier clase de materia, inclusive nuestros cuerpos, están en constante vibración. Nuestros cuerpos crean, entonces, bandas de energía electromagnética con una determinada amplitud de onda que les permite, al mismo tiempo, emitir y absorber información. Así estamos en continua comunicación con una matriz cuántica universal de carácter holográfico.
La Conciencia: una propiedad fundamental
Puede afirmarse que nuestro cuerpo contiene, entonces, un patrón holográfico de energía que trasciende el marco conceptual de la energía física, ya que sería energía consciente. A niveles cuánticos, la conciencia es parte integrante, esto significa que la realidad cuántica no es objetiva, entonces el observador forma parte de la realidad y tiene incidencia sobre la misma. Esto puede comprenderse bajo un principio clásico de la dinámica cuántica, el de la dualidad onda-partícula: el observador, con el simple acto de observar, determina el estado de la función en onda o en partícula. La visión es una propiedad de la conciencia, entonces la conciencia co-crea lo que observamos. Somos partícipes de un mundo cuántico que cambia de estado de acuerdo a los observadores-participantes de la realidad.
La dinámica cuántica es un pilar clave en la unión entre la materia y la conciencia, estableciendo una nueva concepción de nosotros mismos. La dualidad de la existencia onda-partícula (o bien energía-materia) está entonces determinada por nuestra observación. A esto habría que agregarle que el perceptor (sujeto) y la fuente de emisión (objeto) están en una interrelación de resonancia conocida con las siglas PCAR, que permite que la información sea adecuadamente recibida. Esto puede simplificarse asegurando que cada individuo recibe la información que merece o que puede entender de acuerdo con su nivel de comprensión y asimilación consciente de recepción. Este proceso calificado de información y regido por ciclos resonantes de retroalimentación es conocido como Bio-Feed back.
Somos Energía
No somos una reacción química, sino una carga energética. Los seres humanos y todos los seres vivos son una configuración energética dentro de un campo de energía conectado con todas las demás cosas del mundo.
Hay un campo energético subyacente que es el responsable de las funciones más elevadas de nuestra mente, y es la fuente de información que guía el crecimiento de nuestros cuerpos. Es nuestro cerebro, nuestro corazón, nuestra memoria: es en todo momento un anteproyecto del mundo.
El tiempo y el espacio no existen tal como lo conocemos. Todo lo que aparece -hasta donde el ojo puede ver- es el gran paisaje del aquí y ahora.
Los pioneros cuánticos descubrieron que nuestra relación con la materia era crucial. Las partículas subatómicas existían en un estado potencial abierto a todas las posibilidades hasta que nosotros las alterábamos -al observarlas o medirlas- y en es momento se convertían, por fin, en algo real. Nuestra observación -nuestra conciencia humana- era fundamental para que ese flujo subatómico se convirtiera en una cosa fija.
A nuestro nivel más fundamental, los seres vivos, incluyendo los humanos, somos paquetes de energía cuántica intercambiando información constantemente con este inextinguible mar de energía.
La información respecto a todos los aspectos de la vida, desde la comunicación a nivel celular hasta la gran variedad de controles del ADN, se transfiere por medio de un intercambio de información a nivel cuántico. Incluso nuestras mentes, opera siguiendo procesos cuánticos. La percepción humana se produce por interacciones entre las partículas subatómicas de nuestros cerebros y el mar de energía cuántica. Literalmente resonamos con nuestro mundo.
Lo que hacemos y pensamos importa: de hecho, nuestra participación es crucial en la creación de nuestro mundo. Los seres humanos no estamos separados unos de otros.
Reconocer estas nuevas ideas exigiría borrar buena parte de las creencias de la ciencia moderna, y en cierto sentido, volver a empezar desde cero. La vieja guardia no está dispuesta a ello. Como las nuevas ideas no encajan en su visión del mundo, deben estar equivocadas.
Sin embargo, ya es demasiado tarde. La revolución es imparable.
http://unmismoamor.webs.com/fsicacuntica.htm



No nos referimos a la creación ilusoria, a una locura imaginaria.
Hablamos de una comprensión más profunda, básica.
La física cuántica apunta al siguiente descubrimiento:
No puede existir el universo sin una Mente que lo observe.
La mente moldea la propia cosa que está siendo observada.
Fred Alan Wolf


Sobre el físico cuántico Fred Alan Wolf

8 de agosto del 2006

De visita en Chile durante la semana pasada para participar del seminario "El poder del pensamiento", este científico estadounidense expuso su revolucionaria teoría, que sostiene que cada persona, a través de su pensamiento, puede cambiarse a sí misma y a la realidad que lo rodea. Aunque a veces se vea atrapada por una adicción a las malas emociones o por un errado concepto de lo que es la felicidad. "De la misma manera en que se puede ser feliz viendo una película triste, se puede estar feliz en otras circunstancias negativas de la vida. Para eso hay que desterrar la idea de que sólo se es feliz cuando se cumplen una serie de condiciones, y que si éstas no se dan la persona no encuentra la felicidad", argumenta.
Si el carisma fuera sinónimo de sabiduría, el doctor en física teórica Fred Alan Wolf seguramente tendría un sitial privilegiado entre los sabios del mundo. A sus 71 años, erudición no le falta. Es autor de una decena de libros, que firma con su seudónimo de "Dr. Quantum", y ha sido profesor invitado en varias universidades europeas y norteamericanas, pero no son precisamente sus conocimientos los que deslumbran cuando se presenta por primera vez ante sus interlocutores.
Su imán más poderoso es la forma que utiliza para transmitirlos, cualquiera sea el público que tenga al frente: antes de contestar una pregunta, primero se toma un respiro y luego sonríe a la audiencia. Luego, empapa cada una de sus palabras en la emoción que busca hacer aflorar en quienes escuchan su mensaje. Para él no existen las respuestas planas. Todas en algún momento incluyen una risa, un llanto, un grito, un largo silencio si es necesario.
Con esa clave ha logrado que su mensaje llegue no sólo a los oídos de la comunidad científica, sino también a los de las personas comunes y corrientes, a quienes busca sensibilizar sobre su particular teoría acerca de la estrecha conexión que existe entre las leyes del universo y la mente humana, y que a través de nuestros pensamientos podemos cambiar la realidad que nos rodea y, por ende, a nosotros mismos. Así también lo hizo aquí en Chile la semana pasada, en el seminario "El poder del pensamiento", organizado por Exhibits y que lo tuvo como invitado estrella junto al científico nacional Eric Goles y a la sicóloga Pilar Sordo.
La base de los postulados de Wolf nacen a partir de la física cuántica, una aproximación científica que estudia el comportamiento de las moléculas invisibles al ojo humano, y que evidencia que todas las ecuaciones y reglas que sirven para predecir el comportamiento de los bloques de materia - como que el agua siempre hierve a 100°C- no funcionan a la hora de saber cómo se comportará una partícula en solitario; su conducta siempre es impredecible. En términos simples, asegura que la base del mundo está regida por el azar y la libertad.
Lo que hace el Dr. Quantum es llevar esta conclusión al terreno del ser humano, transformar las leyes físicas a algo así como un eficaz manual de autoayuda: "Si las partículas son libres, nosotros también lo somos de poder cambiar nuestro comportamiento", sentencia. Si a ese nivel de la materia no existe ninguna ley que rija su comportamiento, las personas también podemos, a través del pensamiento, estimular cambios en nuestro cuerpo que permitan transformar la realidad y dar un vuelco a nuestras vidas. Nada está escrito; no existe el no puedo; no hay permiso para ser eternamente víctimas de las cosas malas que nos ocurren, porque está en nuestras manos hacer un giro.
¿Cómo hacerlo? "Suena como algo sin sentido o loco", advierte en un principio Wolf, "pero es posible, y no necesitas ser un experto en física cuántica para saberlo. Sólo debes descubrir el poder que hay en ti para lograrlo. No puedes cambiar una botella de Coca-Cola, porque es un bloque de materia muy grande, pero sí puedes influir en cosas más pequeñas, como tus neuronas, enzimas o procesos bioquímicos del cerebro. Yo creo en eso, en que el poder del pensamiento influye en establecer nuevas redes neuronales, una bioquímica diferente".
Si la mente es capaz de modificar químicamente al cuerpo, entonces los pensamientos positivos desembocarán en buenos mensajes para las células del cuerpo, y los malos pensamientos activarían neurotransmisores que enviarán malos mensajes a las células, lo que terminará deteriorando la calidad de vida. "De ahí que dependa de nosotros dejar de ser sólo observadores pasivos de la realidad, creyendo que no podemos hacer nada por intervenirla", explica el especialista. "Porque la realidad no es sólo el mundo físico. Es la relación de la mente con ese mundo físico la que crea la percepción de realidad".
Entre la ciencia y mística
Cómo llegó Fred Alan Wolf a elaborar este pensamiento es una "larga, larga historia", confiesa riéndose. En 1974, once años después de haber obtenido su doctorado en Física Teórica en la UCLA, fue llamado por un miembro de la Universidad de París para que se integrara como profesor visitante. Mientras estuvo en esa ciudad europea, un día llegó a sus manos un libro sobre Kabbalah - un sistema filosófico que enseña que los principios universales también afectan a nuestras vidas- y al leerlo notó que sus postulados eran muy parecidos a los de la física cuántica. "Hasta ese entonces yo no era nada de místico, era un matemático muy serio, un científico real (risas). Pero luego de leer ese libro me di cuenta de que la física y el kabalah tenían dos miradas complementarias del mundo. La física da una forma matemática y lógica, y el kabalah, una forma mística, espiritual".
Luego de esa experiencia, Wolf se abrió a la búsqueda de esta unión entre la disciplina lógica y la visión mística. En su periplo vivió distintas experiencias con las tradiciones aborígenes de México, Brasil y Perú, donde compartió con chamanes y se conectó con la sabiduría ancestral. También se dedicó a escribir libros sobre el tema, donde habla de la relación de la física y la conciencia.
Esa visión fue la que lo llevó a participar hace un par de años de la película-documental "What the bleep do we know?" (¿Qué diablos sabemos?, no estrenada en Chile), que reunió a una selección de científicos de distintas áreas que, a través de distintos argumentos, sostenían la tesis central de la película, muy en sintonía con sus propios postulados: si los seres humanos fueran más conscientes de la realidad que los rodea, a través del poder que tienen con su pensamiento, se darían cuenta de que es más fácil de lo que piensan cambiar el curso de sus vidas.
En la cinta se muestran dos ejemplos, con validez científica según quienes los exponen, que hablarían de este poder del pensamiento. El primero, realizado en 1993 en Washington, donde se convocó a 4.000 voluntarios para participar de una jornada de meditación que tenía como resultado bajar los índices de criminalidad en la ciudad. Como resultado, éstos se redujeron en un 15%. El otro, realizado por el neurofisiatra japonés Masaru Emoto, que dispuso varios frascos con agua destilada durante toda una noche. A cada frasco lo sometió a diferentes pensamientos, como el amor, el odio y la violencia. A la mañana siguiente fotografió los cristales de agua, y evidenció que aquellos que habían estado expuestos a mensajes como "te amo" eran hermosos, y los que habían recibido un "te odio, muérete", eran deformes y horribles.
"Si el pensamiento puede hacer eso por el agua, ¿qué podría hacer por tu cuerpo?", se pregunta la película.
Ambas evidencias han sido cuestionadas por la comunidad científica, restándole validez al documental. De hecho, el mismo Wolf no se ha salvado del escepticismo con que algunos pares científicos ven sus aseveraciones. Sin embargo, él tampoco está totalmente convencido de la replicabilidad de estos trabajos en otras circunstancias - requisito indispensable para creer como válidos los resultados de un experimento- , pero su teoría sí comparte el postulado inicial, y también otros, como que los seres humanos muchas veces somos "adictos" a nuestras emociones, buenas o malas, y que por eso es tan difícil cambiar de actitud aunque nos lo propongamos.
Adicciones, tristeza y felicidad
Según Wolf, nos convertimos en adictos a nuestras emociones cuando no somos capaces de distinguir que somos nosotros mismos quienes estamos constantemente boicoteándonos, enrostrándonos nuestros defectos en vez de hacer algo por mejorarlos. En el camino de superar esa adicción, poco y nada ayuda aferrarse a los pensamientos, explica, y desliza una solución al conflicto. "Hay que dejar de preocuparse tanto. No hay que tratar de ser más de lo que se es. Sólo sea. Deje que sus malos pensamientos lleguen como una nube, y luego déjelos ir. Siempre vendrá otra nube: mírela, pero no sea la nube, sólo deje que se vaya. Se irá; por más terrible que sea ese pensamiento, aparecerá, flotará y luego desaparecerá. Y por más feliz o bonito que sea ese pensamiento, también se irá. Hay que ser personas que miran la nube en vez de amarrarse a la nube de la felicidad o la infelicidad, porque las nubes se evaporan, y así lo hacen los pensamientos".
Respecto a la felicidad, también tiene su postulado, una conclusión con la que coronó su participación en el seminario al que asistió aquí en Chile: "¿Qué hay que hacer para alcanzar la felicidad?¿Cuántas veces ha llorado por una película triste, pero está feliz? Está llorando, pero está contento. ¿Cierto? De la misma manera en que se puede ser feliz viendo una película triste, se puede estar feliz en otras circunstancias negativas de la vida. Para eso hay que desterrar la idea de que sólo se es feliz cuando se cumplen una serie de condiciones, y que si éstas no se dan la persona no encuentra la felicidad".
http://jpcaamano.blogspot.cl/2006/08/entrevista-fred-alan-wolf.html



De el poder de la mente para cambiar la realidad y trascender en la vida
"Soy mucho más de lo que creo que soy, puedo ser incluso mucho más que eso, puedo influir en mi entorno, en las personas, puedo influir en el espacio mismo, puedo influir en el futuro; por tanto, soy responsable por todas esas cosas y no estoy sólo".
El pensamiento positivo atrae acciones positivas en el largo plazo, debemos focalizarnos mentalmente en que tenemos toda la libertad de cambiar la concepción antigua de concebir la realidad como el hecho de que todo ya está definido.
La mente es la espiritualidad del cerebro y su poder es extraordinario, si cambiamos de mentalidad nos convertimos en los científicos de nuestras vidas, solamente necesitamos comprobar que podemos cambiar de actitud si cambiamos nuestra manera de pensar y de concebir la vida.
Nuestro yo interno se refleja por las actitudes que tomamos y tenemos la capacidad de atraer todo lo bueno del entorno si nuestra mente está focalizada en pensamientos positivos.
Tenemos la libertad, un don que nos ha regalado Dios, para abrir nuestras posibilidades y elegir nuestra alternativa de vida, precisamente es la física cuántica un fenómeno intangible que permite que nuestra libertad se entrelace con la naturaleza humana.
Está en nuestras manos el decidir continuar actuando con la resignación de que la vida "es así" y no podemos modificarla, manteniéndonos por inercia luchando cada día mecánicamente en una "carrera de ratas" (como el padre pobre) ó podemos aprovechar la libertad para alcanzar la tranquilidad financiera (del padre rico). Tenemos que escoger la mejor posibilidad que nos brinde un sentido positivo a nuestra vida y "trascender - dejando huella" en cada paso que damos en el sendero de nuestro camino.
La vida es el mayor regalo que Dios no ha dado y es el resultado más contundente del significado de la palabra amor. Nuestra misión en este mundo es agradecer este don que Dios no ha entregado "trascendiendo" con nuestro ejemplo de vida en el entorno familiar, en el entorno laboral y en el entorno de toda nuestra sociedad.
La preponderancia del impacto de las instituciones de formación es esencial para asumir un rol trascendental y que nos haga verdadero sentido. Debemos propiciar reemplazar la lógica de la educación tradicional – escolarizada – por una educación que nos permita la oportunidad de asumir nuestra libertad y absorber conocimientos técnicos sobre temas de innovación y emprendedurismo, proporcionando instrumentos y metodologías de enseñanza acordes y aplicables a nuestra realidad para mitigar los problemas socio-económicos que tiene Bolivia.
Finalmente, la vida, desde otro punto de vista no es más que una página en un libro enorme en el que siempre seremos quienes somos pero siempre con la necesidad inherente de una búsqueda ambiciosa, búsqueda que nos debe conducir a marcar una profunda huella para "trascender".
Las preguntas que entonces debemos responder son dos: http://www.monografias.com/trabajos93/poder-mente-cambiar-realidad-y-trascender-vida/poder-mente-cambiar-realidad-y-trascender-vida.shtml



**********************************


Amigas, Amigos:


Tenemos la vieja idea de que ahí afuera está el universo, y aquí está el hombre, el observador, protegido y a salvo del universo por un bloque de vidrio laminado de seis pulgadas. Ahora hemos aprendido del mundo cuántico que hasta para observar un objeto tan minúsculo como un electrón tenemos que quebrar ese vidrio laminado; tenemos que meternos dentro de él. Por lo tanto, sencillamente hay que tachar de los libros la vieja palabra observador, sustituyéndola por la nueva palabra participante.
John Wheeler


La teoría cuántica supone una verdadera revolución del pensamiento porque es capaz de tocar el misterio de la existencia, y ofrecernos una nueva percepción de la realidad llena de magia y autorresponsabilidad. Es una nueva visión que nos hace completamente responsables de lo que nos ocurre en nuestra vida; que nos hace conscientes del verdadero poder de nuestros pensamientos.
Estamos condicionados para creer que el mundo exterior es más real que el interior, y el nuevo modelo de ciencia de la física quántica dice justo lo contrario, afirma que lo que nos pasa dentro crea lo que pasa fuera.
Creemos que la percepción que tenemos del mundo es real; sin embargo, se trata sólo de una experiencia...
Si conectamos a una persona en un escáner cerebral y le pedimos que observe un objeto, se iluminarán ciertas partes del cerebro. Si a continuación le pedimos que cierre los ojos y piense en el objeto sin que esté presente el mismo, se iluminarán las mismas áreas cerebrales. ¿Quién es el que ve, entonces, los ojos, el cerebro? ¿Qué es la realidad, lo que percibimos con los ojos, con el cerebro…?
El cerebro no conoce la diferencia entre lo que ve en el entorno y lo que recuerda, porque con el recuerdo y con la percepción se activan las mismas redes neuronales.
Somos los creadores de nuestra realidad, somos lo que pensamos y lo que sentimos y de eso se compone nuestro mundo exterior.
Así es que si quieres cambiar algo, empieza por ti mismo, por ser consciente de tu propio interior, de lo que te mueve.
http://www.saberalternativo.es/spa/desarrollo_personal.asp?var1=&var2=Reflexiones%20sobre%20F%EDsica%20Cu%E1ntica%20para%20la%20vida%20diaria&nar1=&nar2=355






Nos dice Tony Dillard:
Evita los pensamientos y sentimientos negativos
La parte más difícil cuando se está haciendo uso de la Ley de la Atracción (y hacemos uso de ella todo el tiempo, conscientemente o no) es evitar tener pensamientos o emociones negativas.
Sin embargo, este paso es muy importante si deseas ver tus deseos manifestados.
Cuando estás pasando por un mal momento, es mucho más fácil dejarte llevar y sentir tristeza, culpa, vergüenza o dolor. O todo junto.
Es difícil enfocarte en el aspecto positivo de las cosas y de las situaciones.
Sin embargo, permanece inmutable el hecho de que la Ley de la Atracción funciona atrayendo aún más del mismo tipo de energía que tú envías hacia afuera.
Si estás pensando, diciendo, o haciendo algo negativo, entonces en realidad le estás diciendo a la Ley de la Atracción que no quieres nada positivo en tu vida, porque tu energía es negativa.
Si pides por algo positivo, como por ejemplo, buena salud, y a los pocos minutos te empiezas a preocupar por el estado de salud de tu cuerpo, le estás enviando al Universo señales mezcladas, mensajes confusos.
Cuando eso sucede, significa que no eres capaz de estar enfocado positivamente en tu deseo el suficiente tiempo como para que lo que deseas se manifieste en tu vida. Esta es una de las principales razones por las que muchos de tus deseos nunca se ven manifestados.
Una forma más fácil de tener controlada la negatividad, es estar atento a tus emociones. Esto es más fácil de tener que estar al pendiente de tus pensamientos a cada momento, porque si el promedio de tus pensamientos son positivos, entonces tu estado emocional resultante será uno que te haga sentir bien.
Cuando tu estado emocional te hace sentir bien, quiere decir que energía está alineada con tus deseos, y empezarás a atraer desde afuera, el mismo tipo de energía positiva.
Es decir, si tus emociones te hacen sentir mal, debes de cambiar tus pensamientos, hasta que la emoción resultante de los mismos te haga sentir bien.
Si en este momento estás enfermo, obviamente te sientes mal. La solución es que te imagines cómo te sentirías si tuvieras un estado perfecto de salud. Trata de imaginarte a ti mismo sintiéndote bien y contento, y con esperanza. Al poco rato, tu estado de ánimo habrá cambiado para mejorar, y ese cambio también incluye el tipo de vibraciones que emites hacia el Universo.
Recuerda que una vez que te alinees con la positividad, es solamente cuestión de tiempo para que tus deseos empiecen a manifestarse.
Es tu responsabilidad mantener siempre un estado emocional positivo y enfocado en tu deseo, hasta que se vuelva algo real.
http://expertodo.com/category/superacion/

La Vida es un estado Mental

Es decir depende del modo de pensar y calidad de los sentimientos tenidos.

Teniendo un alto porcentaje de hombre-masa en el ámbito planetario, casi cercano al 90%, incapaz de discernir, que acatan ajenas ideas de individuos o grupos anulando las propias y siembran el temor difundiendo noticias negativas carentes de base ya que el miedo frena el discernir, con una T.V y noticias dejadas a diario para mantener al hombre-masa apegado a la materia...

Teniendo TODOS una media diaria con 70% de pensar basura en una sobrepoblación real de 9.000 millones de habitantes y saturando con nuestra negatividad la Noosfera y dejando oscurecido el planeta...

Con estos dos factores en plena acción es suficiente para estar donde ahora nos encontramos. ¿Dónde? Al borde del abismo, un hecho cada día más indesmentible por lo acelerado en su manifestación que superó a los científicos y analistas.

Al ser la Vida un estado mental y corresponder los dos factores al humano pensar negativo que es prioritario, la solución a la Crisis Mundial que escapó al control de las naciones es mental; está en uno mismo, en cada uno de nosotros y se logra primero aceptando la realidad mundial y personal: Aceptar lo errado de nuestro pensar diario y, con valor decidir dar el primer paso hacia el Cambio Individual mediante la Reprogramación Mental, es decir Pensando Mejor, cada día un poco Mejor y, si un 1% así lo lograra, son 90 millones de personas, por imantación mental donde un Pensamiento Positivo anula a 100 negativos, la crisis terminal, estando en crisis ya no sería terminal y podría ser quizá controlable. Ese mítico 1% ya se logró por un anónimo grupo de especiales seres humanos y, además, hay en acción un 9% que, con sacrificio inicia su Despertar esforzándose por Pensar Mejor. Ese 9% es potenciado por el 1% y, en conjunto ayudan para que la Luz llegue a la mente humana y descienda a la Tierra disolviendo las tinieblas que nos rodean. Queda un 90% quienes por diversos factores se encuentran ligados al ajeno pensar por la TV, la farándula, la computación con InterNet, chateo, redes sociales... que los hacen vulnerables a los dictados de quienes no desean que se Despierte, se vea y entienda la realidad existencial y se logre Discernir pensando por sí mismo. Igual ese 10% de positivos los ayuda mentalmente dado que el subconsciente se desplaza más allá de tiempo y espacio y, en ese plano a más de uno se le activa para ver la realidad...

Alejandro Tarrab donde señala:

El desanudamiento de las ataduras que oprimen la esencia de los hombres despejará la vista hacia cualquier destino; provocará la amplitud hacia un nivel superior.

El nudo cerebral evolutivo está presente en el 90% de las neuronas en sus microtúbulos, no es orgánico, es energético. Liberarlo nos permite actuar a la vez en ambas dimensiones, la interior y la exterior, la física y la suprafísica, la personal y la transpersonal. Los nudos cerebrales desatados nos tienen con un tope del 10% de manifestación mental con electrones astrales para ese 10% de microtúbulos cuánticos especiales con la relación cerebro – mente - cerebro. Algunos usan drogas para ampliar su visión transpersonal, es un craso error que más allá de la inicial experiencia lleva a la atrofia de la función neuronal. Es pan para hoy y hambre para mañana, pan que tanto daño ha causado en los buscadores de la fácil liberación... Ese no es el camino natural, el camino natural es el Arte del Mejor Pensar. Y por ese camino de humano nos preparamos para el salto a lo Suprahumano. Si crees que no puedes desatar los nudos cerebrales no necesitas hacer como Alejandro Magno y con la espada cortarlos. Puedes, inténtalo y verás que con los dedos mágicos del Pensamiento Positivo uno a uno los desatarás más allá del tiempo y del espacio. Al así hacerlo el resultado será un Imperio a tus pies, el Imperio del Conocimiento de Ti Mismo logrado por la Gran Victoria sobre Ti Mismo, y de humano pasarás a ser un dios.

Si podemos aducir cualquier evidencia de que la vida o la actividad mental existe en el espacio, y que sólo se hace evidente esporádicamente por alguna actividad material, el estado de nuestro conocimiento presente de la física se presta para que nuestra aceptación del hecho sea perfectamente armónica. No tenemos que violentar nuestros conceptos físicos al admitir el hecho de la supervivencia. La vida y la mente nunca han sido funciones del cuerpo material, sólo se manifiestan por medio del organismo material.
Sir Oliver Lodge

Si la vida es un estado mental; si la mente tiene un plano consciente fuente de los pensamientos y un plano subconsciente que almacena y rige la fuerza vital que nos llega desde alma; si la materia cambia en su estructura atómica según ella sea observada o no; si la mente está en constante observación de la materia cerebral podemos presumir que ese hilo conductor de vida que rige la Fuerza de nuestro Destino cada uno lo puede hacer cual un sino más favorable gracias al libre albedrío de nuestro Mejor Pensar y las partículas de energía de nuestra realidad aprovecharlas para mejorar nuestra calidad de vida y desarrollo personal. Es decir la Fuerza del Destino que el alma nos la dotó al nacer lo hizo con las herramientas para que esa vida fuera provechosa en el cumplimiento de la Misión que cada uno trae al nacer si así cada cual lo descubre y realiza por sí mismo.


**********************************


Cogito ergo sum, del latín: Pienso luego existo fue una frase que transformó al gran filósofo Descartes (1595 - 1650), quien en su gran obra de 1637 "El discurso del método" así lo expone:
Pero enseguida advertí que mientras de este modo quería pensar que todo era falso, era necesario que yo, quien lo pensaba, fuese algo. Y notando que esta verdad: yo pienso, por lo tanto soy era tan firme y cierta, que no podían quebrantarla ni las más extravagantes suposiciones de los escépticos, juzgué que podía admitirla, sin escrúpulo, como el primer principio de la filosofía que estaba buscando.

Quedo pensativo: Entonces ¿existo? ¿Dónde? Pienso en cuán grato será el Despertar. Por algo sigo acá he intentaré en este final del presente camino ser un mejor marionetista del escenario de la Vida. Vida que con mi mente puedo lograr que la fuerza del destino me haga llegar a la anhelada meta...

Según cuánticos, como lo destaca Silvia Malamud, dicen que:

En el universo de la materia, o cuando estamos despiertos, la cuestión, a saber, es que absolutamente todos los escenarios que vivenciamos dependen de la decisión de la mirada del observador. Éste elige lo que va a “colapsar” en un evento material, o sea, en un algo físico. Tanto las ondas, que por la mirada del observador se organizan en eventos probables, como el colapso de la disposición de las ondas (pre-realidad material) forma parte de actitudes altamente creativas de nuestra mente/conciencia.
Dentro de esa percepción, el consenso colectivo tiene enorme responsabilidad para que la realidad física esté como está. Aunque esta elección sea sonámbula o inconsciente, está en todo momento verificándose y es poderosa. Somos todos co-responsables por los acontecimientos de nuestra realidad, y asimismo por el status físico del planeta. Estamos mentalmente interconectados en un amplio proceso creativo de manifestación.
Según la visión de la física cuántica, los sueños serían la experimentación en ondas de las posibilidades a ser vivenciadas y materializadas aquí en este plano. Serían el test de realidades probables con el propósito de facilitarnos el conocimiento de nosotros mismos y por tanto, de nuestras elecciones… O la vivencia, quién sabe, de nuestra conciencia en láminas de realidades, tan físicas como estas nuestras, pero en otras dimensiones.
Los sueños son versiones de realidades donde nos representamos dentro de un simbolismo único y totalmente comprendido por el soñador en el momento soñado.

Dicho esto me voy a dormir con la esperanza de soñar en un Mundo Mejor para Todos por igual, sabiendo que algún día lo bien soñado se hará una buena realidad... Si la Vida es un sueño del alma en su dormir, entonces el Soñar en el dormir de mi vida ¿Qué es?




Dr. Iván Seperiza Pasquali

Quilpué, Chile
Septiembre de 2015
http://www.isp2002.co.cl/
isp2002@vtr.net