437

De la Inteligencia a la Sabiduría



Me encuentro cancelando en la caja de un negocio y un pequeño cartel manuscrito llama mi atención. Dice así:

Cuando era Inteligente quería cambiar el mundo.
Ahora que soy Sabio quiero cambiarme a mi mismo.

Quedé pensativo como si un Maestro me lo hubiera señalado. Esta es una profunda Enseñanza del plano de la maestría. Para intentar entenderlo es necesario recordar que todos nacemos en una serie ascendente de ciclos de muerte y nacimiento en el que la muerte es un dormir más de nuestra alma individual y el morir su despertar para asimilar lo positivo de la encarnación y así el alma crecer y evolucionar al desarrollar latentes facultades para ser realizadas en el plano de la materia. Plano que es un ilusión mental pero que es la única manera en el que alma entienda lo que es: Luz, superando la oscuridad de este nivel; Bondad superando la ignorancia de este nivel; Sabiduría superando la ignorancia de este nivel; Sutilidad superando lo denso de este nivel; Amor superando el odio  de este nivel... Para ello se requiere ir curso a curso en la Escuela de la Vida, y en eso estamos, unos más adelantados por ser almas antiguas y otros menos adelantados por ser almas más jóvenes, pero como almas siendo todos iguales intentando superar la gran desigualdad entre personas de este nivel racional de la materia.

Para lograr Inteligencia y después Sabiduría es necesario reconocerse a uno mismo tal cual se es y PERDONARSE los errores. Luego; sin máscara social mirarse fijo al espejo e intentar iniciar el Cambio. Cambio que se logra por uno mismo Reprogramando la propia mente mediante el arte del Mejor Pensar y poniéndose por meta lograr ser Mejor Persona y útil a otros sabiendo que como humanos ninguno es superior ni inferior a otro y esto por sobre las enormes injusticias y diferencias que los humanos, en nuestra ignorancia, hemos creadoEste personal proceso de Cambio desencadena una verdadera alquimia en la que en la mente consciente y subconsciente partículas densas del pensar basura se van sutilizan con el mejor pensar. Lo cual se replica en el cerebro en el que se crean nuevas circunvalaciones destinadas al salto cuántico del mejor pensar desde la mente y se refuerzan las ya existente, debilitando a las predominantes del pensamiento basura. Se crean neurotransmisores para el mejor pensar los que hacen llegar esta energía de armonización a cada célula del organismo y, en su genoma celular dar lugar a la mutación de genes primitivos hacia genes sutiles.


Rabbi Chaim de Sanz (1793–1876), un real Maestro, quien solía contar a sus discípulos hasidim:

"En mi juventud, como estaba inflamado por el amor de Dios, yo creía que podía convertir a Él al mundo entero. Pero pronto comprendí que tendría bastante si llegaba a convertir a la población de mi ciudad, y lo intenté durante largo tiempo; pero sin éxito. Entonces me di cuenta de que había exagerado también, y concentré mi atención en las personas que vivían en mi casa. Tampoco logré convertirlas. Finalmente, me vino la revelación: debo ponerme yo mismo en orden y servir a Dios en verdad. Pero ni siquiera he logrado aún esa conversión."

Si esta personal transformación así lo era para un Maestro, no nos frustremos por nuestros fracasos y dificultades en el ascendente camino del cambio personal.

*  *  *




Richard Feynman, destacado físico cuántico y Premio Nobel manifestó:


a) "No engañarse a sí mismo"
b) "No engañar a otros científicos"
c) No engañar a los profanos cuando se habla de la propia disciplina científica.

"¿Qué queremos decir con "comprender" algo? Imaginen que el mundo es parecido a una gran partida de ajedrez que juegan los dioses, y que nosotros somos observadores del juego. No sabemos cuáles son las reglas del juego; todo lo que nos está permitido es observarlo. Por supuesto, si observamos durante un lapso suficiente, con el tiempo podríamos captar algunas reglas. Las reglas del juego son lo que llamamos física fundamental. Sin embargo, incluso si las conociéramos todas, puede que no fuéramos capaces de entender por qué se hace un determinado movimiento durante el juego; es, simplemente, demasiado complicado y muy limitada nuestra mente. Si juegan ajedrez sabrán que es fácil aprender todas las reglas, y no obstante suele ser muy difícil elegir el mejor movimiento o comprender por qué un competidor juega como lo hace. Lo mismo sucede en la naturaleza, sólo que en mucho mayor grado. Nos debemos limitar al asunto más básico, a las reglas del juego. Si las conocemos, consideramos que "comprendemos" el mundo."


Dios fue inventado para explicar el misterio. Dios es siempre inventado para explicar esas cosas que no entiendes. Pero, cuando finalmente descubres la manera en que trabaja algo, obtienes ciertas leyes que estás arrebatando a Dios; no lo necesitas más. Pero lo necesitas para los otros misterios. Por tanto lo dejas para que creara el Universo porque eso aún no lo entendemos; lo necesitas para entender esas cosas que no crees que las leyes puedan explicar, tales como la conciencia, o por qué sólo vives un cierto período de tiempo --vida y muerte-- cosas como esas. Dios siempre es asociado a aquellas cosas que no comprendes. Por consiguiente yo no creo que las leyes puedan ser consideradas como semejantes a Dios porque ellas ya han sido entendidas.



¿Qué es la inteligencia?
Hoy en día la inteligencia es un tema que se encuentra en el punto de mira de muchas discusiones por parte de distintas disciplinas, como la psicología, la medicina, la filosofía, etc. Hasta ahora se había medido la inteligencia humana con ayuda de tests en que se ponía a prueba las capacidades numéricas, lingüísticas o espaciales de cada persona. Pero se ha visto que esto ha sido un error, pues hemos estado tan interesados en medir la inteligencia dedicada a resolver problemas técnicos, que hemos olvidado otras habilidades del ser humano como son la comunicación afectiva o la inteligencia emocional.
La teoría que más se ha impuesto últimamente es la de la inteligencia múltiple de Howard Gardner. Dice que no tenemos una sola capacidad mental, sino varias, concretamente siete: la lógico-matemática, la espacial, la lingüística, la musical, la corporal, la interpersonal y la intrapersonal. Por tanto, cuando queremos medir la inteligencia de un sujeto, lo debemos hacer basándonos en todas ellas, no sólo en unas cuantas. Se están intentando generar nuevos test que midan estas capacidades, pero este es un proceso difícil y que todavía está en sus inicios.
La inteligencia de una persona está formada por un conjunto de variables como la atención, la capacidad de observación, la memoria, el aprendizaje, las habilidades sociales, etc., que le permiten enfrentarse al mundo diariamente. El rendimiento que obtenemos de nuestras actividades diarias depende en gran medida de la atención que les prestemos, así como de la capacidad de concentración que manifestemos en cada momento. Pero hay que tener en cuenta que, para tener un rendimiento adecuado intervienen muchas otras funciones como, por ejemplo, un estado emocional estable, una buena salud psico-física o un nivel de activación normal.
La inteligencia es la capacidad de asimilar, guardar, elaborar información y utilizarla para resolver problemas, cosa que también son capaces de hacer los animales e incluso los ordenadores. Pero el ser humano va más allá, desarrollando una capacidad de iniciar, dirigir y controlar nuestras operaciones mentales y todas las actividades que manejan información. Aprendemos, reconocemos, relacionamos, mantenemos el equilibrio y muchas cosas más sin saber cómo lo hacemos. Pero tenemos además la capacidad de integrar estas actividades mentales y de hacerlas voluntarias, en definitiva de controlarlas, como ocurre con nuestra atención o con el aprendizaje, que deja de ser automático como en los animales para focalizarlo hacia determinados objetivos deseados.
La función principal de la inteligencia no es sólo conocer, sino dirigir el comportamiento para resolver problemas de la vida cotidiana con eficacia. Hasta ahora la interpretación errónea de que la inteligencia sólo servía para resolver problemas matemáticos o físicos había dejado de lado las capacidades personales de resolver problemas que afectan a la felicidad personas o a la buena convivencia social.

http://www.psicoactiva.com/arti/articulo.asp?SiteIdNo=138


¿Qué es la Inteligencia Emocional?
La inteligencia emocional es la capacidad para identificar, entender y manejar las emociones correctamente, de un modo que facilite las relaciones con los demás, la consecución de metas y objetivos, el manejo del estrés o la superación de obstáculos.
Ante cualquier acontecimiento que suceda en tu vida, las emociones, tanto positivas como negativas, van a estar ahí, y pueden servirte de ayuda y hacerte feliz o hundirte en el dolor más absoluto, según cómo sea tu capacidad para manejarlas.
Las personas con una alta inteligencia emocional no necesariamente tienen menos emociones negativas, sino que, cuando aparecen, saben manejarlas mejor. Tienen también una mayor capacidad para identificarlas y saber qué es lo que están sintiendo exactamente y también una alta capacidad para identificar qué sienten los demás. Al identificar y entender mejor las emociones, son capaces de utilizarlas para relacionarse mejor con los demás (empatía), tener más éxito en su trabajo y llevar vidas más satisfactorias.
Características de las personas con una inteligencia emocional alta
- Identificar las propias emociones. Son capaces de identificar sus emociones y saber lo que están sintiendo en cada momento y porqué, y darse cuenta de cómo influyen en su comportamiento y en su pensamiento.
- Manejo de las emociones. Son capaces de controlar sus impulsos, no se dejan llevar fácilmente por estallidos emocionales, saben calmarse a sí mismos cuando sus emociones son especialmente negativas e intensas y saben adaptarse a las circunstancias cambiantes.
- Identificar las emociones de los demás. Tienen una alta capacidad para entender las emociones, necesidades y preocupaciones de los demás, saben ponerse en el lugar del otro y entender puntos de vista diferentes a los propios. Tienen una alta capacidad para reconocer la dinámica de un grupo, para relacionarse con los demás, pues saben cómo se sienten y pueden actuar en base a ello del mejor modo posible. Por este motivo, los demás se encuentran a gusto a su lado, pues se sienten comprendidos y respetados. Tienen también una alta capacidad para mantener buenas relaciones, influir en los demás, comunicarse con claridad, manejar conflictos y trabajar en equipo. Así pues, es frecuente que tengan también una alta inteligencia social.
La importancia de la inteligencia emocional
Las personas con más éxito en sus vidas son aquellas con una inteligencia emocional más alta, no necesariamente las que tienen un CI más alto. Esto es debido a que las emociones, cuando no se manejan correctamente, pueden acabar destrozando la vida de una persona, impedirle tener relaciones satisfactorias, limitar su progreso en el trabajo, etc. En general, la inteligencia emocional:
- Ayuda a triunfar en todas aquellas áreas de la vida que implican relacionarse con los demás y favorece el mantenimiento de relaciones más satisfactorias.
- Ayuda a mantener una mejor salud al ser capaces de manejar mejor el estrés y las emociones negativas como ansiedad, sin dejar que les afecten el exceso o durante demasiado tiempo. El estrés no manejado correctamente puede repercutir negativamente en la salud mental, haciendo que seas más vulnerable a los trastornos de ansiedad y depresión. Además, la persona que no maneja bien sus emociones tiene muchos más altibajos emocionales y cambios de humor que perjudican sus relaciones y su funcionamiento.
- Ayuda a relacionarse mejor con los demás. Las personas con una alta inteligencia emocional son más capaces de expresar lo que sienten a los demás y entender lo que sienten los otros. Esto les permite comunicarse de manera más efectiva y crear relaciones más profundas, tanto en la vida personal como profesional.

http://motivacion.about.com/od/psicologia/a/Que-Es-La-Inteligencia-Emocional.htm


¿Qué es el cociente o coeficiente intelectual?
El coeficiente intelectual, también conocido como cociente intelectual, es un número que resulta de la realización de una evaluación estandarizada que permite medir las habilidades cognitivas de una persona en relación con su grupo de edad. Este resultado se abrevia como CI o IQ, por el concepto inglés de intelligence quotient.
Como estándar, se considera que el CI medio en un grupo de edad es 100. Esto quiere decir que una persona con un CI de 110 está por sobre la media entre las personas de su edad. Lo más normal es que la desviación típica de los resultados sea de 15 o 16 puntos, ya que las pruebas se diseñan de tal forma que la distribución de los resultados sea aproximadamente una distribución normal. Se considera como superdotados a aquellos que se sitúan por encima del 98% de la gente.
Serviría mucho definir previamente qué es la inteligencia. Para el término inteligencia existen muchas definiciones. La que estableció la American Psychological Association asegura que consiste en la habilidad a través de la cual los individuos son capaces de comprender cosas complejas y de enfrentar y resolver ciertas complicaciones a través del razonamiento; de acuerdo a la capacidad de cada persona se dice que es más o menos inteligente que otra.
Cabe aclarar que según esta definición las capacidades intelectuales de cada individuo varían al tiempo que lo hacen los problemas a los que debe enfrentarse.
El Mainstream Science on Intelligence propuso una segunda definición, corroborada por más de 50 investigadores. En ella se postula que la inteligencia incluye las habilidades de razonar, resolver problemas, pensar de forma abstracta, planear.
La inteligencia no se trata de la facultad para aprender de los libros, únicamente, sino también de la destreza para resolver conflictos y saber qué es lo que hay que hacer a cada momento.
Para poder establecer las facultades intelectuales de una persona se deben realizar varios tipos de pruebas. En estas pruebas se incluyen problemas con palabras o números, formas y diseños, a fin de poder definir la capacidad individual del CI del individuo.
Por otro lado, es necesario definir la inteligencia emocional para comprender las diferencias entre CI de diferentes individuos. La IE incluye habilidades como percepción de los sentimientos (propios y de las emociones del entorno), utilización de las emociones (dominar los sentimientos con el fin de facilitar una actividad cognitiva), entendimiento de las emociones (comprender el lenguaje de los sentimientos y reconocer cómo evolucionan en el tiempo) y control de las emociones (habilidad para manejar los sentimientos propios en función de las necesidades, para alcanzar las metas que se ha propuesto).
Estudios sobre el CI
Según algunos estudios desarrollados en la University College de Londres, para saber si el CI se mantiene indeleble al paso del tiempo o si se modifica, se ha descubierto que el valor del CI de una persona cambia significativamente a medida que esta crece; en algunos casos aumenta su valor y en otros disminuye.
Se descubrió también que los cambios en el CI relacionado con el lenguaje, se encuentran asociados con las variaciones en una determinada región del cerebro, más precisamente en la corteza motora izquierda. Por su parte, en lo referente a las pruebas no verbales, se sabe que puede deberse a un aumento de la materia gris que reside en el cerebelo anterior (la que controla la parte sensitiva y motora del organismo).
Se sabe también que existen diferencias en el CI entre hombres y mujeres, esto no significa claramente que uno sea más inteligente que otro, sino que poseen habilidades cognitivas diversas; lo mismo ocurre en personas pertenecientes a unas y otras culturas, porque más allá del aprendizaje social hay una determinada predisposición a desarrollar de una forma específica el CI.
La historia, por su parte, muestra que las puntuaciones en una evaluación dada y en una población determinada han tendido a subir. Por lo tanto, los test que miden el coeficiente intelectual deben ser actualizados en forma periódica para que los estándares anteriores se mantengan.
Este fenómeno es conocido como Efecto Flynn, gracias a los estudios de James Flynn. Este neozelandés especialista en cuestiones políticas fue quien advirtió que las puntuaciones de IQ subían en todo el planeta una media de tres puntos por década. Entre las explicaciones esgrimidas por los especialistas, aparecen una educación de mayor calidad, una nutrición más saludable y una mayor preponderancia de las familias con una cantidad de integrantes reducida.
Según los parámetros establecidos por los psicólogos, una persona normal tiene un C. I. de 90 a 109. Entre 110 y 119 se considera una inteligencia brillante (John F. Kennedy) y a partir de los 120 puntos, una inteligencia superior (Gerald Ford y Eisenhower).
Si alcanza los 130 puntos se habla de superdotado moderado (Nicole Kidman, Bill Clinton).
Por encima de 140 se sitúan los superdotados (Geena Davis), y rebasando los 160, los genios (Tarantino, James Wood). Como rareza, el caso del artista Andy Warhol, con un escaso C. I. de 86, que se considera apenas dentro de los límites de lo funcional.
El ránking de los inteligentes:
Genios (más de 160): Dolph Lundgren, Quentin Tarantino, Albert Einstein, Stephen Hawking, Bill Gates. Por su parte, James Woods y B. Netanyahu alcanzan el 180; el ajedrecista Bobby Fischer el 187, Gari Kaspárov el 190 y Marilyn vos Savant, la persona con el cociente intelectual más alto del mundo según el libro Guinness, un escalofriante 228.
El hombre más inteligente de la historia fue William James Sidis, con un C.I cercano a los 250.
William James Sidis, (1 abril 1898 a 17 julio 1944) era un judío ucraniano-estadounidense niño prodigio con excepcionales habilidades matemáticas y lingüísticas. Durante su vida, su relación de IQ  se estima entre 250 y 300, por lo que es una de las más altas jamás registradas, pero la prueba era diferente de las pruebas estándar de coeficiente intelectual. 
Entró en Harvard a los 11 años y, como adulto, fue dijo ser versado en más de cuarenta idiomas y dialectos. Se reconoció más tarde, sin embargo, que algunas de las afirmaciones eran exageraciones, con un investigador que dice "He estado investigando la veracidad de las fuentes primarias de varios temas durante unos veinte y ocho años, y nunca antes había encontrado un tema tan saciada con mentiras, los mitos, medias verdades, exageraciones y otras formas de desinformación como es la historia detrás de Sidis William".  Sidis se hizo famoso primero por su precocidad y más tarde por su excentricidad y la retirada de la vida pública. Finalmente, evitó por completo las matemáticas, la escritura sobre otros temas en una serie de seudónimos.

http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/16394364/Coeficiente-Intelectual---Definicion-y-Genios-CI---IQ.html



Los antiguos sabios rishis vedanta señalan algo que era para nuestro tiempo de Cambio, cambio en todo orden de cosas:

La religión abandona al hombre que cree que la religión es algo separado del alma. El poder abandona al hombre que cree que el poder es algo separado del alma. Los dioses abandonan al hombre que cree que los dioses son algo separado del alma. Las criaturas abandonan al hombre que cree que las criaturas son algo separado del alma. Y también el Todo, abandona al hombre que cree que el Todo es algo separado del alma. Pues que la religión, el poder, los cielos, los seres todos, los dioses y el Todo reposan en el alma. Conforme un hombre obra y se mueve en el camino de la vida, así se vuelve. Mientras que permanezcamos en este mundo, es posible que alcancemos la luz de la sabiduría; y si no es así, es porque las tinieblas en que nos encontramos es harto profunda. Los que ven la luz se adentran en la vida eterna; los que viven en tinieblas, se adentran en la tribulación.

Hermes afirmó:

Tú, ahora que se han disipado las nubes de la ignorancia crees que ha aparecido la Luna de la Sabiduría, pero te equivocas; la Luna brillaba detrás de las nubes durante eternidades.

Lao Tse enseñó que:

La gran sabiduría no juzga poco lo pequeño, ni mucho lo grande.

Confucio explicó:

La verdad absoluta es indestructible. Siendo indestructible es eterna. Siendo eterna es existente en sí misma. Siendo existente en sí misma es infinita. Siendo infinita, es vasta y profunda. Siendo vasta y profunda, es trascendental e inteligente. Porque es vasta y profunda contiene toda la naturaleza. Porque es trascendental e inteligente abarca toda la existencia. Porque es infinita y eterna perfecciona la sabiduría.

Sondra Ray manifiesta:

La facilidad con que se lleve a cabo el proceso de cambio dependerá de lograr bajar los niveles de resistencia al mismo.




¿Qué es la sabiduría?

1. La sabiduría como fortaleza La sabiduría es considerada como una de las fortalezas humanas por la psicología positiva y hace referencia a la capacidad que tiene una persona para adquirir información a partir de su vida y experiencias y usarla para mejorar su bienestar y el de los demás.
Es decir, no es sabia la persona que tiene muchos conocimientos, sino aquella que los sabe utilizar de manera positiva. A nivel social, la sabiduría permite a las personas escuchar a los demás, evaluar lo que dicen y ofrecer un buen consejo, aportando una forma de apoyo social. Cuando las personas se sienten mal, confusas o con problemas, intentan recurrir a una persona a la que consideran sabia para recibir su ayuda, por lo que esta fortaleza tiene una función social importante. Los principales líderes religiosos de la historia, como Buda, Jesús, etc., mostraron un grado de sabiduría que conmovió a naciones enteras, aportando modos de mejorar como personas y en las relaciones entre nosotros y con el resto de los seres vivos. No obstante, a veces sus palabras pueden ser tergiversadas o usadas para hacer daño. Es decir, el conocimiento puede utilizarse de un modo erróneo. Por ejemplo, la intolerancia, el odio hacia quienes son diferentes, las guerras por motivos religiosos, la imposición por la fuerza de determinadas ideas, etc., constituyen un mal uso del conocimiento y no pueden considerarse sabiduría.


2. Características de la sabiduría
La sabiduría procede de la capacidad para afrontar y superar experiencias difíciles, obstáculos o situaciones dolorosas, ya sea a través de experiencias vividas en carne propia, o mediante las de los demás, cuando les ayudamos a superarlas, así como de la tendencia a pensar en situaciones sociales o morales difíciles, propias y ajenas, analizarlas en profundidad, sacar conclusiones y encontrar soluciones y pautas de acción.
La persona sabia es aquella que tiene un conocimiento experto sobre el significado de la vida (lo que verdaderamente importa en la vida) y sabe como planificar y conseguir tener una vida con significado. Sabe dar buenos consejos ante importantes dilemas o conflictos. Además, tienen la flexibilidad suficiente como para saber que lo que es una respuesta sabia en una situación puede que no lo sea en otro contexto diferente.
Para medir la sabiduría, los investigadores usan diversos métodos. Uno de ellos consiste en presentar a las personas dilemas sociales, como: "Alguien recibe una llamada telefónica de un buen amigo que le dice que no puede más y que ha decidido suicidarse". Luego le preguntan: "¿Qué podría tomar esta persona en consideración y hacer?" y le piden que piense en voz alta como respuesta a la pregunta. Después, varios investigadores entrenados evalúan las respuestas en base a determinados criterios y dan una puntuación.


3. Características de las personas más sabias La sabiduría tiene consecuencias positivas para las personas. Los más sabios llegan a la vejez experimentando un mayor bienestar y más satisfacción en diversas áreas de su vida.
La sabiduría está también relacionada con características de personalidad como madurez, apertura mental, temperamento estable, sociabilidad, inteligencia social y ausencia de neuroticismo.


4. El desarrollo de la sabiduría
A nivel general, se considera que es a partir de los 40 años de edad cuando podemos empezar a encontrar personas que podemos llamar sabias.
Sin embargo, la sabiduría puede encontrarse también en personas jóvenes y a una edad muy temprana. De hecho, algunos estudios sugieren que los conocimientos relacionados con la sabiduría pueden empezar a desarrollarse entre los 15 y los 25 años de edad.
Los cambios en la personalidad de las personas a través del tiempo (incluyendo el desarrollo de la sabiduría) no están relacionados con el paso del tiempo sino con las experiencias que cada persona ha vivido y cómo ha respondido a ellas. Así, como escribió Allport, una persona de 11 años bien equilibrada puede mostrar "una mayor madurez que muchos adultos neuróticos y centrados en sí mismos."
Es cierto que el paso del tiempo nos hace que vivamos más experiencias difíciles que, al afrontarlas, son las que pueden hacernos más sabios si sabemos manejarlas adecuadamente y usarlas para aumentar nuestra sabiduría; pero la edad no necesariamente hace a una persona más sabia.

5. ¿Qué experiencias nos hacen más sabios?
Aunque son pocos los estudios al respecto, se sabe que existen ciertas experiencias que pueden ayudar a desarrollar la sabiduría, como el hecho de tener cerca de una persona sabia que nos instruya.
Algunas profesiones pueden proporcionar a las personas experiencia y entrenamiento para pensar acerca de problemas y dificultades personales difíciles, lo que facilita el acceso y la adquisición de este sistema de conocimiento. Por ejemplo, entre los psicólogos clínicos se encontró un rápido aumento de la sabiduría entre los 20 y los 50 años de edad, en comparación con el resto de las personas del estudio.
Independientemente de su profesión, algunas personas experimentan un mayor desarrollo de la sabiduría a lo largo del tiempo. Suelen ser personas más resilientes, creativas y motivadas.
La acumulación de un amplio rango de experiencias precede el desarrollo de la sabiduría, así como la generación de tareas vitales o profesionales creadas por uno mismo y la implicación en esas tareas. Es decir, la implicación en el trabajo parece jugar un papel importante en el desarrollo de la sabiduría.
La persona más sabia no es necesariamente aquella que nunca ha tenido problemas psicológicos o emocionales. Es la forma de responder a los problemas emocionales o físicos lo que determina si desarrollará o no sabiduría.
Llegar a estar en paz con las propias decisiones juega un papel importante en el desarrollo de la sabiduría. La sabiduría emerge de la trascendencia de las propias limitaciones, por una parte, y de su aceptación, por otra. Las situaciones en las que tenemos que decidir lo que podemos cambiar y lo que no, ponen a prueba nuestra sabiduría.
Las personas que han cometido errores pero los han aceptado son más sabias que aquellas que dicen no arrepentirse de nada o aquellas que han cometido errores y no los han aceptado.
La sabiduría y la salud psicológica están relacionadas, puesto que las personas más sabias tienen una mayor salud psicológica. De hecho, la sabiduría suele adquirirse mediante la resolución satisfactoria de crisis vitales y problemas. Así, vivir más experiencias estresantes a lo largo de la vida puede facilitar el desarrollo de la sabiduría. No obstante, si el número de sucesos estresantes negativos es demasiado alto, parece producirse una inhibición del desarrollo de la sabiduría, sobre todo entre los que son poco resilientes.
Las personas que han hecho cambios importantes en el amor y el trabajo son más sabias a los 50 años. Hacer cambios vitales importantes entre los 30 y 40 años parece tener un efecto positivo en el desarrollo de la sabiduría.

http://motivacion.about.com/od/psicologia_positiva/ss/Que-Es-La-Sabiduria.htm#step-heading

*  *  *
En 1936 un swami vedanta de la India, el swami Vijoyananda dio un ciclo de conferencias radiales en las que destacó:

Este mundo está lleno de sufrimiento. No es necesario observarlo durante mucho tiempo para convencerse de la terrible existencia del dolor. Me habéis dicho públicamente y en privado que soy un hombre peculiar porque hablo de Cristo sin ser cristiano. No me he vendido a, ni soy esclavo de, ninguna iglesia, ningún hombre, ningún santo, ni siquiera DIOS. ¡No soy un esclavo! No soy un esclavo, lo repito, y siento profunda compasión por los esclavos de toda clase. Los esclavos políticos deben ser liberados; dadles libertad política. Los esclavos mentales deben ser liberados; dadles libertad de pensamiento. ¿Pero cómo podremos liberar a aquellos esclavos religiosos que no sólo han vendido su cuerpo y entregado su mente a las distintas ideas de debilidad, sino que han abdicado hasta su alma?
Debéis ser libres. Busca primero tu propio ideal, elígelo libremente, sin que nada externo te presione; y luego dedícate a él por completo sin detenerte ni un solo segundo hasta alcanzarlo. Si así haces, te afirmo que lograrás tu ideal y te convertirás en él. En realidad sólo existe UN DIOS que aparece como múltiple. Desde DIOS el Creador hasta el más insignificante átomo de SU Creación, todo es ÉL. En el pasado era ÉL, ÉL es en el presente, y ÉL será en el futuro. ÉL es la Existencia. ÉL es la vida que vivimos y es la muerte que produce los cambios y se presenta cual heraldo de una vida nueva.


Cuando llega a la Tierra un Enviado, un Maestro de Sabiduría, lo hace para entregar su Mensaje orientado a ayudar en el despertar mental de los seres humanos. Viene a colaborar en la humana evolución. Una parte del Mensaje es para la gran masa; los de afuera. Otra parte es para una minoría; los de adentro que están representados por un nivel intermedio que recibe los arcanos menores y un nivel superior que recibe los arcanos mayores. El conocimiento público se recibe por el gran círculo externo y el privado por el pequeño círculo interno. Este conocimiento activa la Mente, se produce un despertar. Por lo general surge una religión o un grupo filosófico obra de humanos sobre la base del Conocimiento recibido. Pasan los años, el Maestro ya no está entre los hombres y la luz dejada por él comienza a debilitarse. Humanos intereses retocan la enseñanza que se adecua a sus voluntades y viene la decadencia, se apaga la Luz. Y esto ha sucedido en una verdadera cadena escalonada en la historia de la humanidad.

Morir para muchos es una tragedia, sin embargo para los muertos clínicos resucitados fue una experiencia trascendente de la que no querían retornar. La tragedia es mirar la muerte con ojos humanos, la liberación es contemplar el mismo hecho con ojos suprahumanos.

No es fácil con humano entendimiento llegar a comprender que para ver la luz, es necesario primero conocer la obscuridad; que vara ver la sabiduría es necesario primero haber estado en la ignorancia; que para valorar el amor es necesario haber vivido el odio; que para entender la bondad es necesario primero haber vivido la maldad. Todo lo negativo es transitorio, lo positivo es permanente Por lo tanto quien no ha conocido la obscuridad, la ignorancia, el odio y la maldad, no podrá aspirar a llegar a la LUZ, a la SABIDURÍA, al AMOR y a la BONDAD. Mirada nuestra realidad bajo este prisma y aceptando que son muchas las vidas que hemos tenido y tendremos para lograr alcanzar la perfección; la Justicia y el Amor de DIOS se nos hace más comprensible estemos donde estemos y seamos como seamos. Saber que ahora somos pequeños pero que llegaremos a ser grandes, saber que ahora somos humanos pero que llegaremos a ser suprahumanos, saber que ahora sufrimos en este cuerpo pero que nos liberaremos definitivamente del dolor y el sufrimiento; en fin, tantas cosas que llegaremos a saber. El conocimiento con sabiduría nos hace la vida más fácil, más lógica, más justa y nos motiva a seguir adelante en un mundo que a la mayoría tiende a detener en vez de avanzar.


Cada persona es exactamente lo que él se ha ganado en su anterior encarnación. Está exactamente en el lugar que le corresponde y donde él, como alma pidió estar y se programó antes de nacer. Vive rodeado de la felicidad o de la miseria cuyos derechos ha ganado en el pasado, no como premio ni castigo dado que el nacer es para el alma un dormir mpas y la muerte su despertar del sueño vida terrenal. En la actualidad se enfrenta a las deudas contraídas, a los aspectos del desarrollo que le faltan manifestar y que se deben superar. Se es infeliz en la vida presente como una manera de aprender lecciones que en la vida pasada, al hacer sufrir a otros, quedaron pendientes. Si se tiene un cuerpo débil es porque se lo descuidó en la vida precedente. Somos el resultado del pasado. Superar las dificultades de la vida presente engrandece la vida futura. Las Leyes de Reencarnación, Karma y Evolución son la respuesta a las terribles desigualdades humanas. No es por castigo o azar o capricho que se nace con defectos, o se nace en la miseria, o se nace en el dolor y la ignorancia siendo explotado por otros y llevando una dura cruz en la vida. La herencia negativa no lo fue por azar, lo fue para reforzar  aspectos que el Alma necesitaba para poder crecer. Se que no es fácil aceptar este conocimiento. Pero más difícil es aceptar a un PADRE que castiga sin misericordia a sus hijos sufrientes del mundo. Aceptar las Sagradas Leyes tranquiliza la mente y hace más llevadera la vida. Nada es injusto, todo es armonía y justa compensación para poder crecer en una ilusión mental llamada vida. Sólo se comprenderá la felicidad conociendo la desgracia; sólo se comprenderá la alegría conociendo el dolor; sólo se comprenderá el amor conociendo el odio; sólo se comprenderá la bondad conociendo la maldad; sólo se conocerá la luz conociendo la oscuridad; sólo se conocerá la sabiduría siendo ignorante. Karma no obliga a sufrir; si padecemos una dolorosa enfermedad, con ella podemos ejemplarizar ante los demás al sobrellevarla dignamente. Cuántos hay que pasan por el mundo llevando dignamente su pesada carga, ellos han cumplido lo que prometieron antes de nacer, ellos se han liberado de la pesada carga y han crecido más que el que con regalada vida perdió las posibilidades que la encarnación le ofreció. El sabio en su oración dice: "PADRE no te pido liberes mi carga sino que te pido me des fuerza para llevarla mejor".

Cada vida es un nuevo curso. Cada vida es un peldaño en la escalera a escalar. Cada prueba superada son peldaños ganados que nos  acercan a la meta a la que todos hemos de llegar. La enfermedad, el dolor y el sufrimiento son peldaños ganados de la escalera a escalar. Cada vicio o debilidad que se vence son peldaños superados en la escalera a escalar.

Todo lo negativo en nosotros es transitorio, es debido a que aún el Alma no ha desarrollado su aspecto opuesto positivo que deberá desarrollar. Todo lo negativo que es transitorio, será transmutado a lo positivo que es eterno. Usamos no más del 10% de la capacidad de salto cuántico mente-cerebro; En un futuro, uno a uno usaremos el  pleno potencial mental y seremos "dioses" sirviendo dinámicamente al Plan Divino, ayudando a la creación de la vida en otros mundos y a regir la misma; orientando pero sin pasar a llevar el libre albedrío de las jóvenes almas que nos corresponderá supervisar.

El Cambio o Transformación no es fácil, si lo fuera carecería de mérito y el mérito está en que por uno mismo se pase a ser mejor persona, eso da una nota humana que se aúna con muchas otras notas humanas vibrando lo que es parte de
una armonía cósmica o la "señal del Cambio de Era", cambio que a todos nos aguarda por igual.

El bloqueo mental por daño cerebral traumático, por enfermedad o por drogadicción; marihuana incluida afecta a la inteligencia y frena el paso a la sabiduría. Por años he destacado que nuestra mente sin el cerebro humano no se podría manifestar en la Tierra y el cerebro sin la mente humana no sería. El cerebro es el computador biológico de la mente y está dotado de cientos de millones de puntos de paso cuántico de la mente hacia el cerebro y del cerebro hacia la mente. Estos puntos son dinámicos y aumentan con el Mejor Pensar lo que explica lograr la Sabiduría, a su vez esos puntos son afectados por la drogadicción. Ser inteligente no significa necesariamente tener una buena media diaria de mejor pensar, eso es atributo de la Sabiduría.

Hemos nacido entre cuatro paredes que nos impiden ver más allá:

1. Qué hubo antes de nacer.
2. Qué hay después de morir.
3. Qué hay más allá del tiempo.
4. Qué hay más allá del espacio

Somos imperfectos; seremos perfectos.
No somos materia perecedera; somos espíritu inmortal.
Somos limitados; seremos ilimitados.
La vida lo es dentro de esas cuatro paredes sin salida; al Despertar estaremos más allá del tiempo; estaremos más allá del espacio; estaremos más allá de lo que hubo antes de nacer y lo que habrá después de morir.




Dr. Iván Seperiza Pasquali
Quilpué, Chile
Abril de 2015
http://www.isp2002.co.cl/
isp2002@vtr.net