413
Collage Mental -III-
Sobre la Reencarnación

El animal es el mejor Amigo del hombre. Nosotros los pensantes: ¿Cómo tenemos su hábitat?

Proemio

La idea de este título 413 del Portal MUNDO MEJOR surgió al finalizar el anterior título 412 "Collage Mental -II-", sentí que era necesario estimular a varios a que logren pensar que somos más que simples cerebros pensantes descendientes del mono y enfatizar que somos aquello que nos hace humanos, la mente individual que no está en el cerebro, se encuentra en un plano más sutil y se puede acá expresar gracias al humano cerebro y reforzar la idea que esta no es la única oportunidad de vida que tenemos pues nuestra alma necesita desarrollar en la materia atributos y los hace de manera gradual ascendente en un ciclo de vidas llamado Reencarnación.

Es paradigma personal que resume la esencia de lo que pienso y escribo. Dice así:

Antes que tu cerebro fuera tu mente ya era.
Antes que tu mente fuera tu alma ya era.
Antes que tu alma fuera tu espíritu ya era.
Antes que tu espíritu fuera Dios ya era, es y será.
Como espíritu desde Dios emanaste.
Como alma por tu espíritu eres regido.
Como mente desde tu alma programado vienes.
Como cerebro por tu mente eres conducido.

Como organismo por tu cerebro eres dirigido.


Previo de nacer fuimos y como almas somos y seguiremos siendo, y lo somos gracias a la mente regidos, mente formada por el alma, lo cual sin el humano cerebro no podría manifestarse, cerebro que lo es por el código genético que el alma programó antes de uno nacer, cerebro que representa al computador biológico de la mente. Estamos acá con la esperanza de acelerar los cursos de la Escuela de la Materia que el planeta representa. Hemos ya finalizado varios cursos, cuántos cursos más nos quedan, no lo sabemos. De esta Escuela nuestra se pasará a aprender y desarrollar atributos de una Academia mundo de cuarta dimensión. Ángeles o dioses nos llamarán los de tercera dimensión que ahora somos. Esa es la importancia de la Reencarnación o de una serie de vidas curso de desarrollo para la propia alma.

Llegó la hora que comprendan que nada de lo negativo sucedido en el plano de la vida tridimensional vibra en el nivel sutil de la realidad del alma, realidad que en la Tierra os permite ser. Por lo tanto nada que tú hagas en lo físico te puede, eternamente condenar y afectar al infinito y eterno espíritu que es lo que cada uno de ustedes son.

 Todo lo positivo logrado en la encarnación vibra en la sutil realidad del alma y la ayuda a crecer. Cada vida es un curso en la Escuela del Saber. Cada curso os hace crecer y nuevos atributos latentes del alma lograr manifestar y con ello cumplir la misión de cada encarnación.

 Quien comprende las Sagradas Leyes que nos rigen, acepta el karma y sabe que la maldad es un aspecto transitorio de la bondad que es lo permanente, y que vida tras vida, mediante la evolución, se retorna a Dios; que no hay personas superiores ni inferiores, pues todos son hermanos y como espíritus, hijos de Dios, siendo en la Tierra algunos almas encarnadas más evolucionadas que otras, ya que la Tierra es una Escuela del desarrollo con diferentes cursos.
No es culpable el ser humano en su ignorancia de su actuar ignorante. No es culpa del destino ni del azar nacer como se nace, ni ser quien se es. El universo es regido por Sabias Leyes a las que el hombre no escapa. Todo tiene su justa razón de ser. No debes dañar a otros, pero a su vez no debes aceptar ser dañado por otros.

Cada alma está dotada de latentes atributos que necesita manifestar. Nada es al azar, todo tiene su razón de ser. Cada alma recibe, para cumplir su misión, un programa cósmico computacional que permite escoger el óvulo y espermatozoide adecuado al código genético que su cuerpo necesitará junto con el medio ambiente apropiado que lo rodeará. Cada vida es un conjunto de peldaños a escalar, por ahora en la tercera dimensión, pronto para muchos en la cuarta dimensión.

Triste vida actual la de aquel que por dogma acepta que esta es su única oportunidad para ser salvo o eterno condenado. Que mal dejan al PADRE quienes así piensan. DIOS es sólo Amor, Comprensión y Perdón para con todos sus hijos por igual en todas las dimensiones y los universos, y vosotros hijos de DIOS sois.

Beethoven como todo iniciado real, aceptaba la reencarnación, es más, señaló:

Soy lo que es.
Soy todo lo que fue,
lo que es y lo que será.


///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Desarrollo
Quien cree en la reencarnación acepta la existencia de una encarnación futura mejor sobre la base de los méritos logrados en la presente, aunque sean pocos y de una pasada vida con un Karma a ajustar en la actual, y que no es un ser limitado por humanos dogmas ni teme al eterno castigo de un macabro infierno inventado para tener por miedo ligado al grupo, y actúa así pues ve en el PADRE la realidad cósmica de su Amor, Comprensión y Perdón para con todos sus HIJOS por igual. Sin embargo, en respuesta a ese Amor es lo correcto desde ya luchar y esforzarnos por lograr ahora esa vida mejor y no descansar tan sólo en el amor divino que nos da nuevas oportunidades cada vez con mejores herramientas para superar las pruebas de la vida, en una Creación en la que todo es un perfecto orden, salvo el transitorio desorden que nosotros, los humanos pensantes provocamos con nuestro accionar, fruto de la ignorancia que dará paso, vida a vida a la sabiduría.

No puede saber lo que es la luz quien desconoce la oscuridad. No llegará a sabio quien antes no fue un ignorante. Sólo entenderá lo infinito quien primero vivió en lo finito. Sólo comprenderá lo eterno e inmortal quien vivió la ilusión de lo transitorio y mortal. No puede explicarse el dolor quien no lo ha padecido. No se puede entender el ajeno sufrimiento sin previo conocerlo uno por propia experiencia. No puede disfrutar plenamente la libertad quien no ha sido primero esclavo de los sentidos. No puede entender, vivenciar y hablar de amor, bondad, caridad, paz, perdón, comprensión, amistad quien no ha superado y vivenciado previamente el odio, la maldad, la avaricia, la guerra, la venganza, el fanatismo y la envidia, y esa evolución natural se logra en varias vidas, las que permiten a nuestra alma ir, en cada una de ellas, manifestando algunos de sus positivos atributos con el fin de crecer y desarrollarse. Destacando que cada vez que un atributo positivo es manifestado, su opuesto negativo desaparece para siempre, dado que en la evolución lo negativo es transitorio y lo positivo permanente. Por tanto, todo lo malo y negativo que una persona es, corresponde a la falta de manifestación de los atributos positivos, en una joven alma que en alguna encarnación esos atributos logrará mostrar.

El desarrollo de un alma al abrirse temporalmente paso en perecibles cuerpos físicos por una sucesión de vidas humanas, es el resultado de todo aquello positivo que logre realizar y de la forma en que cada misión asignada a cada vida es cumplida. Lo negativo es una vibración densa que no tiene sentido ni cabida en el sutil nivel de las almas. Esto nos explica el por qué jamás hay un eterno castigo, ni jamás hay un retroceso en la individual evolución. En casos calificados como sucede con los traficantes envenenadores con drogas de las juveniles mentes que ellos dejan bloqueadas, los corruptores de menores, los que abusaron del poder temporal humano, los que mucho tuvieron y nada compartieron, los criminales y los suicidas, hay en ellos un variable período dormido antes de ser su alma autorizada a volver a despertar en un sueño vida y pedir nuevamente encarnar, diríamos que hubo una detención pero no un retroceso. En el nuevo curso el alma, analizada la ley de causa y efecto o Karma, solicita sacrificarse voluntariamente con el fin de ajustar el daño causado, y toma un cuerpo que la hace perder la posibilidad de aprender, o que, con dolor, esfuerzo y sacrificio la faculta a realizar las leyes del perdón, la humildad, la tolerancia y la expiación, en una dura vida...

Los ciclos de nacimiento-muerte, muerte-nacimiento son una constante espiral en ascenso. Ascenso desde un primitivo, elemental y básico punto alfa humano hasta un excelso vértice o punto omega humano, que permite el salto cuántico a la cuarta dimensión suprahumana dar, para un nuevo ciclo de vidas más evolucionadas comenzar. Todo aquel que sólo se identifica con su cuerpo mortal, teme a la muerte, sufre por ello y frena su evolución por apego a la vida mundana. Quien sólo tuviera regaladas vidas jamás querría dejar la mundana dimensión. Todo aquel que proyecta su mente a la eternidad y la armonía universal tan sabiamente regida por la Inteligencia Pura emanada de Dios, vive más tranquilo, se proyecta sin límites hacia el futuro radiante y acelera su evolución, pues allá desea estar y allá estará.

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Católicos opinan contra la Reencarnación

1/
¿Entonces, existe la reencarnación?  No existe la reencarnación, porque no es posible que ningún hombre pueda reencarnarse. Además Jesús sólo enseñó que los hombres resucitarían al fin del mundo para ser premiados o castigados según las obras que hicieron durante su vida en la tierra.
¿Qué pasa con el hombre cuando muere?  Cuando el hombre muere, su alma se separa del cuerpo, y el alma inmortal es juzgada por Jesús para ser premiada si obró bien, o castigada si obró mal.
¿Qué es el cielo?  El cielo es el lugar donde van las almas de los que han agradado a Dios por sus buenas obras: son eternamente felices.
¿Qué es el infierno?  El infierno es el lugar donde son excluidos para siempre de la felicidad de Dios los que han obrado mal en esta vida y no se han arrepentido.
¿Qué es el purgatorio?  El purgatorio es un lugar de purificación donde van las almas que mueren en gracia o amistad con Dios, pero que aún deben pagar una pena por sus pecados.
Pbro. Fernando Castro Aguayo

2/
El juicio de todos los teólogos católicos es absolutamente claro: las teorías modernas de la reencarnación son incompatibles con la esperanza cristiana en la vida nueva y eterna, y contradicen no sólo versículos específicos de la Sagrada Escritura o alguna afirmación dogmática aislada de la Iglesia, sino que van contra las ideas esenciales de la fe cristiana, situándose en contraste con el conjunto de esa fe.
El mensaje central del Evangelio es que la realización del hombre no es obra nuestra ni fruto de nuestro propio esfuerzo, sino, más bien, don de la gracia de Dios. En el cristianismo no vale, como en la doctrina del Karma, la ley de la obra personal y la recompensa, sino el principio de la gracia. Lo que esto significa se revela en la parábola de los viñadores. El dueño de la viña es bueno y por ello incluso los que han trabajado solo una hora reciben la recompensa completa de una jornada de trabajo, igual que los que han soportado el peso y el calor de todo el día (Mt 20, 1-6).
Cardenal Walter Kasper . Presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos

3/
Reencarnación, lo único que podría hacer es retrasar el problema y agravar los problemas sociales. "La muerte es el fin de la peregrinación terrena del hombre, del tiempo de gracia y de misericordia que Dios le ofrece para realizar su vida terrena según el designio divino y para decidir su último destino". Cuando ha tenido fin "el único curso de nuestra vida terrena", ya no volveremos a otras vidas terrenas. "Está establecido que los hombres mueran una sola vez". "No hay "reencarnación" después de la muerte." (Catecismo 1013).
Sabemos que "por la muerte, el alma se separa del cuerpo, pero en la resurrección. Dios devolverá la vida incorruptible a nuestro cuerpo transformado reuniéndolo con nuestra alma. Así como Cristo ha resucitado y vive para siempre, todos nosotros resucitaremos en el último día" (Catecismo 1016).
Desde el punto de vista individual "cada hombre, después de morir, recibe en su alma inmortal su retribución eterna en un juicio particular que refiere su vida a Cristo, bien a través de una purificación, bien para entrar inmediatamente en la bienaventuranza del cielo, bien para condenarse inmediatamente para siempre" (Catecismo 1022).
Dr. Enrique Cases Sacerdote. Universitat Internacional de Catalunya

4/
Las modernas ideas reencarnacionistas no dejan lugar para la gracia de Dios, la única capaz de redimir al pecador y de purificar al justo, porque son incompatibles de raíz con la fe en que el mundo y el hombre son creación de Dios en Cristo. El ser humano, en efecto, ha sido creado a imagen y semejanza de Dios. Por eso ni una ni mil "reencarnaciones" bastarían de por sí para conducirle a su plenitud. No es el esfuerzo por salvarse a sí mismo lo que plenifica al ser humano. Pues es Dios mismo, su vida eterna gratuitamente compartida con sus criaturas capaces de diálogo personal con él, la que constituye la verdadera plenitud del hombre.
Ricardo Blázquez Pérez, Obispo de Bilbao. Presidente de la C.E. para la Doctrina de la Fe

5/
Los cristianos que creen en la reencarnación niegan y abandonan algo esencial en la fe cristiana porque la reencarnación es una apostasía del cristianismo: es la negación del único Salvador, que, una vez por todas, se inmoló por nosotros y nos salvó. Sobre una visión dualista de mundo se buscaba purificar el alma a través de reencarnaciones. En el hinduismo, por una secuencia de vidas, por la filosofía del budismo, del karma, se alcanza la beatitud. Esas y otras doctrinas, en nuestros días, propagan de forma diferente la multiplicación de existencias sucesivas. No hay necesidad de recurrir a una supuesta reencarnación por causa de hechos que no son explicables totalmente por el conocimiento humano. Para esos episodios no hay pruebas científicas. Nosotros optamos por el mensaje cristiano, que nos da otra perspectiva de la vida y de la muerte, contraria a la migración de los espíritus. La Sagrada Escritura es perentoria: no hay lugar para la reencarnación. Defiendo la enseñanza cristiana que niega la hipótesis de que un alma pueda pasar a otro cuerpo. Esta teoría contradice frontalmente la Revelación divina, en sus enseñanzas respecto de la historia de cada hombre, desde el nacimiento hasta la muerte. Conforme al Nuevo Testamento, forma parte de la doctrina del cristianismo, que la salvación o la perdición de cada hombre se defina en esta vida, única e irrepetible. La idea de nueva existencia en este mundo está excluida por ser la negación de aspectos fundamentales del mensaje cristiano. Jesús vino una sola vez para operar, de modo definitivo y único, de una vez por todas, la salvación del mundo. Cristo es la única y exclusiva respuesta de Dios al mundo. En él ha operado toda la salvación. De modo definitivo, está en la gloria del Padre e intercede por nosotros. El cristiano ya toma parte de esa victoria. La creencia de la reencarnación es irreconciliable con el cristianismo. Son dos concepciones diferentes del mundo y del perfeccionamiento de la criatura, de la historia de la salvación de la humanidad. Es necesario hacer una opción, porque se trata de una materia de fe.

Arzobispo de Río, Cardenal Eugenio Sales

6/
Lo que impulsa a muchos de nuestros contemporáneos a creer en la reencarnación es el sentimiento de que una única vida terrestre es demasiado breve para sostener el paso de una decisión que tiene alcance eterno. Al mismo tiempo existe el sentimiento de que nuestros actos humanos, tan fuertemente condicionados por muy diversas circunstancias, no pueden tener ese carácter definitivo que la tradición bíblica les atribuye. Así surge el intento de imaginar existencias sucesivas que permitan “corregir” lo que ha faltado en la vida presente.
A primera vista, este modo de ver las cosas parece más indulgente con las debilidades humanas, aunque, en realidad, es de una dureza inhumana, pues de hecho hace recaer sobre el hombre el peso de una liberación, que sólo puede recibirse de Dios. Efectivamente, desde esa perspectiva, es el hombre solo quien debe llevar a buen término la propia vida. ¿Quién puede afirmar que obtendrá un resultado mejor la próxima vez? ¿No seguirá estando, igual que ahora, sometido a debilidades? Y aunque consiguiese escapar a ciertas carencias que le oprimen en la existencia presente, ¿quién podrá prepararle contra nuevas dificultades, quizá más graves que las de ahora? Realmente de este modo no se escapa de la idea alucinante de interminables existencias sucesivas, con altos y bajos infinitamente variables, sin posibilidad de salida, desde el momento en que, para poder salir, es necesario que el hombre fuese capaz de una vida completamente lograda, íntegra, perfecta. ¿Cómo podría lograrlo en mil vidas mejor que en una sola, si en todas y cada una depende de sus solas fuerzas? ¿Quizá lo que no se quiere es precisamente salir del círculo de la propia vida? ¿Y si eso fuese precisamente el infierno?
Cardenal Christoph Schönborn . Arzobispo de Viena



Evangélicos y Reencarnación

¿No existe la reencarnación?
Cuando evangelizamos, hay personas que protestan y presentan objeciones, especialmente contra la persona de Dios o la Biblia o creyentes o religión en general.  Algunas objeciones son meramente una manera para decir: “No quiero hablar de eso” (la causa por la cual frecuentemente hacen esto es un sentir de culpabilidad por el pecado.  Se sienten incómodos).  Pero si la queja es sincera, estamos obligados a proveer respuesta (1 P. 3:15).
Entonces se ofrecen algunas respuestas a las objeciones más comunes, siguiendo una serie de artículos sobre el tema.
Objeción: ¿No existe la reencarnación? Muchos creen en eso, y dicen que hay evidencia para apoyarla.  Si cada uno paga ahora por sus propios pecados o lo hace en una vida posterior, no hay necesidad para el sacrificio de Cristo.  (Una clarificación: Cristo se hizo hombre, que es una encarnación.  La reencarnación es completamente diferente. Se trata de morir y volver a la vida varias veces, en otro sexo, o como un animal o insecto.)
Sugeridas respuestas a una persona que tiene esta queja:
Examinemos lo que la Biblia realmente enseña sobre este tema.
He aquí la impresión de apoyar la idea: Jesús parece decir que Elías ha vuelto en la persona de Juan el Bautista:
Mateo 17:10-13, Entonces sus discípulos le preguntaron, diciendo: ¿Por qué, pues, dicen los escribas que es necesario que Elías venga primero?  Respondiendo Jesús, les dijo: A la verdad, Elías viene primero, y restaurará todas las cosas.  Mas os digo que Elías ya vino, y no le conocieron, sino que hicieron con él todo lo que quisieron; así también el Hijo del Hombre padecerá de ellos.  Entonces los discípulos comprendieron que les había hablado de Juan el Bautista.”
Pero aquí la clara enseñanza bíblica:
Hebreos 9:27, Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.”
Tenemos una sola vida.  Punto final.  Y Cristo murió una sola vez por cada persona.  (Si usted ha vivido varias vidas, ¿cuál de los cuerpos suyos será levantado en el día de resurrección?)
Además: Juan niega ser Elías:
Juan 1:21, Y le preguntaron: ¿Qué pues? ¿Eres tú Elías? Dijo: No soy. ¿Eres tú el profeta? Y respondió: No.”
Y la filosofía de “karma” es que cada uno tiene que pagar por sus propios pecados, eventualmente.  La idea es que usted está sufriendo ahora por causa de su pecado en una vida anterior, aunque no recuerde qué haya hecho.  Piense en la lógica paralela de un padre con su hijo.  “Hijo, mío, estoy castigándote hoy por una desobediencia que cometiste hace un par de años y no revelaré qué cosa fue.”  ¿Tiene sentido alguno?  ¿Dónde estaría la lección? Además, no es posible pagar por nuestros propios pecados.  Gracias a Dios, Cristo pagó nuestra deuda en la Cruz (Ro. 5:6-10).
Ahora, en cuanto a la supuesta evidencia a favor de la reencarnación.
Ejemplo 1: Una señora bajo hipnotismo describió una vida hace tiempo como princesa alemana, con descripciones de su ropa y su palacio.  Ella estaba convencida de la realidad de la reencarnación, hasta el tiempo de la muerte de su madre.  Limpiando la casa de su madre para venderla, encontró una caja de libros.  Uno era de una princesa alemana con descripciones de la ropa y el palacio.  Se dio cuenta de que este fue el libro que su madre le leyó cuando tenía cuatro años. Por eso estaba “escondida” en su memoria. Y claro, el hipnotista puede sugerir cosas que el cliente ahora piensa que son memorias.
Ejemplo 2: Un señor bajo hipnotismo comenzó a hablar en un idioma antiguo que jamás había estudiado.  ¿No es convincente?  ¡No! Porque lo que sabemos con certidumbre es lo que dice la Biblia.  Entonces, ¿cómo se explica?  Una posibilidad obvia es que el señor es poseído por un demonio, que claro habla otros idiomas.
Conclusiones
Las teorías espirituales tienen que ser medidas según lo que enseña la Biblia.  La reencarnación queda falsa.
Aunque hay personas que no toman la Biblia en serio, nosotros los creyentes tenemos esta fuente de verdad que revela secretos que el mundo ni sabe ni aprecia.
Si creemos la Biblia, sabemos que la reencarnación simplemente no existe.  Aun si no podemos explicar las “memorias” de ciertas personas, no importa.  Ya sabemos lo que no es.  No es evidencia la descripción de una vida anterior.
¡Y qué triste en países como la India, que hay gente muriendo de hambre cuando hay toneladas de carne de res caminando en su alrededor!  No aprovechan porque erróneamente creen que la vaca puede ser su abuelo.  ¡He aquí la importancia de la sana doctrina!
Seamos fieles contestando las dudas y objeciones de acuerdo a lo que enseña la Palabra de Dios.
http://lasteologias.wordpress.com/2008/06/16/%C2%BFno-existe-la-reencarnacion/

¿Podría un cristiano creer en la reencarnación?
Por Matt Slick
La reencarnación es la enseñanza de que el alma de una persona, después de muerta, va a un lugar de espera para posteriormente entrar nuevamente en un nuevo cuerpo humano, animal, plantas o en objetos inanimados (Transmigración). Este ciclo continua una y otra vez por miles de años, hasta que la persona aprende lo que necesita aprender para que el proceso se detenga.
Ahora bien, y con relación a la pregunta, un cristiano no deberá creer en la reencarnación. La Biblia, en Hebreos 9:27, dice: Por lo tanto, los hombres mueren una sola vez, para enfrentar posteriormente el juicio. Por lo tanto, la reencarnación es una herejía y un genuino cristiano no deberá creer en esta.
http://www.miapic.com/podria-un-cristiano-creer-en-la-reencarnacion


Comentario:
Si uno carece de sólidos argumentos ataca con la soberbia de la crítica y carencia de humildad imponiendo autoridad al rebaño fundamentada en el dogma, títulos, honores y, en vez de buscar puntos de unión aumentan la separación entre hermanos que es lo expresado por varios de los opinantes. Sin embargo así es el dogma. Me vienen a la mente tres versículos del Nuevo Testamento:

1.-
Que no os conforméis a este siglo, sino que os transforméis por la renovación de la mente, para que podáis discernir... Romanos 12: 2

Si se quiere Despertar, ser Libre y liberarse de ajenas opiniones rompiendo con el “cordón umbilical” de hombre rebaño-masa condicionado, para ello no debe conformarse uno con el siglo en que se vive sino que crear las sólidas bases mentales para vivir en un Mundo Mejor. La TRANSFORMACIÓN es un acto de REPROGRAMACIÓN MENTAL que lleva a transformarse mediante la renovación de la mente, es decir, con un personal NUEVO PROGRAMA DE PENSAMIENTOS que permita saber que PODEMOS PENSAR MEJOR y ser mejores personas, sin importar el credo; y saber que podemos activar el Pensamiento Positivo aprendiendo a anteponerlo al negativo cuando éste surja y así, sólo así, transmutar en la propia mente, gracias al consciente ejercicio del Buen Pensar, lo denso hacia lo sutil. Cada uno puede y debe iniciar el proceso de la transformación mental sin ajeno guía externo, proceso maravilloso en el cual una media diaria de 70% de pensamiento basura que de promedio tenemos, se va depurando y limpiando; proceso que ahora, en los inicios siglo XXI, por cósmicos, planetarios y humanos factores hace que frente al voluntario Pensamiento Positivo por uno emitido se anule más de la negativo mental acumulada, eso da lugar a que se desencadene una Transformación mental por transmutación de las partículas densas en sutiles que pasan a ser permanentes. Esta Transformación por renovación transmutativa se produce por la voluntaria y personal potencia del Mejor Pensar que nos ayuda a entender mejor, nos faculta a usar de manera espontánea y natural ese atributo del alma que está en nosotros y se llama Discernir o facultad de decidir por uno mismo sobre lo que otro dice o está escrito y, sin importar quién lo diga o dónde esté escrito, por uno mismo encontrar lo que es válido o no, como por ejemplo el fraude de los emperadores Constantino y Justiniano y el por qué se ignoró, entre otras verdades la validez y el cósmico sentido del Divino Amor que representa la Reencarnación y no una lotería de vida de una sola oportunidad condenando al que nació en ambientes para ser condenado, y el discernir en libertad permite entonces entender la Ley de Karma y no injusticia de la divino, que por ignorancias de lo denso material condena a lo sutil que no vibra con lo denso. Esto se omitió para mantener en la ignorancia y el temor al rebaño evitando que se dispersara si lograban pensar por sí mismos y discernir

El Nuevo Testamento, versión de Eloíno Nácar Fuster y Alberto Colunga Cueto. O. P., versión conocida como de Nácar Colunga lo dice: No nos conformemos con este siglo, hagamos la personal Reprogramación mental que, por medio de la renovación de la mente nos transformará y facilitará discernir, así nos lo recuerda desde el pasado Pablo. En el mencionado versículo está condensado todo el secreto y potencial de la Ciencia de la Mente. Esa Enseñanza que Pablo nos dejó puede ser ahora entendida, antes no lo fue dado que era para ser comprendida en el contexto de vida de gran desarrollo tecnológico, racional entendimiento de la Ciencia de la Mente y acelerado cambio de este presente que vivimos.

La mente no se crea en los genes ni es producto o parte de la actividad cerebral, la mente es algo sutil  que está desde antes uno nacer, esa parte sutil es insertada por el alma al hacerse cargo del embrión y permitirle ser un nuevo ser humano, por considerar el alma a ese vehículo adecuado para su evolución. Tenemos una capacidad y elasticidad mental que a lo más se ha manifestado en un 10% de nuestro potencial por ser ese 10% el tope cuántico con la mente del desarrollo cerebral humano. La Reprogramación mental positiva ayuda a Discernir, da lugar a una sorprendente Reingeniería cerebral y, es precisamente esto lo que, pese a ser superada la natural capacidad de adaptación al cambio, nos permite soportar el cambio dirigiendo su lado negativo, oscuro y denso hacia el lado positivo, luminoso y sutil. Al así pensarlo valoro aún más la Enseñanza que Pablo en Romanos 12: 2 nos legó.

Es tan importante el tema para estos especiales días de cambio que: Repetita Iuvant, nunca dejarán de ser útiles las repeticiones si ellas logran que el contenido de lo expuesto sea asimilado y comprendido, no a la primera lectura en su totalidad, sino a la tercera por lo menos. De nueve mil millones de personar – hijos; qué padre condenaría de manera eterna a ocho mil millones de sus hijos dándoles por credo y dogmas una sola oportunidad y sabiendo que muchos nacieron para la regalada vida, la vida en hogares creyentes o la vida en los peores lugares en donde la delincuencia, el asesinato y la drogadicción es el único camino para sobrevivir... No hay padre humano que haría eso, entonces: ¿Por qué dudan del AMOR del Padre eterno? ¿Quién les otorgó autoridad a ciertos cristianos evangélicos para ser los sectarios jueces de un dios injusto?

2.-
Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos. Hechos : 28

TODOS y no tan sólo los favorecidos por los dados de Dios que tienen un determinado credo vivimos, nos movemos y como humanos somos en Dios y a su vez TODOS y no tan solo unos pocos por fe y credo, somos del Linaje de Dios.

3.-
Dios según nos escogió en ÉL antes de la creación del mundo. Efesios 1 : 4

A TODOS DIOS nos escogió en ÉL y lo hizo antes de la creación del mundo y no tan solo unos pocos por humano credo y humana fe.


///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Pitágoras y la Reencarnación

Enseñanza dejada hace 2.500 años en su Círculo Interno

El alma está sometida a sucesivas reencarnaciones, cuando se libra de la materia, el dolor y el sufrimiento, pasa a ser un Daimón o Genio Divino que no regresa a la Tierra y habita los Jardines Estelares de la Vía Láctea. Todas las almas derivan de la Gran Alma Universal. La Ley de la Armonía es la Ley del Amor, amor hacia las plantas, amor hacia los animales, amor a las personas y amor hacia lo divino. Son los números, no lo olvidéis, quienes guardan la clave universal rigiendo ellos la Ley Ternaria de la constitución de los mundos, presididos por la Ley Septenaria. DIOS es la Fuente de la Armonía Universal en la que estamos inmersos, es la Substancia Indivisible que tiene por Número a la Unidad la cual contiene al Infinito, por tanto DIOS se puede representar con esta ecuación:

0 : infinito = 1

Dos son las evoluciones del Universo, una es la material, la otra es la espiritual. Mediante la evolución material se va alcanzando insensiblemente el plano espiritual, pasando desde el mundo exterior hacia el mundo interior. Todos los hombres son emanados de un Orden Superior. Los planetas son la expresión directa del Pensamiento de DIOS. El espíritu es inmortal, es una chispa del Espíritu Divino. El alma es parte de la manifestación del espíritu y como hombre se encuentra encerrada entre dos puertas más allá de las cuales nada puede ver: Una puerta es el nacimiento, la otra es la muerte. El alma mantiene después de la muerte la individualidad en la otra vida. Conserva de la Tierra sólo aquellos recuerdos positivos útiles para su evolución. Antes de volver a encarnar promete el alma: Recordar la verdad en el mundo de la mentira; evocar la belleza espiritual en el mundo de la materia; acordarse del amor en el mundo del odio y no olvidar su verdadero origen divino en un mundo velado. Todo eso y mucho más prometimos como almas recordar en el mundo al que descendimos con el fin de poder crecer y evolucionar. Amigos, el nacimiento es una muerte espiritual, la muerte es la resurrección celestial. La alternancia de nacimiento y muerte es necesaria para la evolución del alma. Cada vida se va encadenando con una implacable lógica regida por la Ley de Repercusión de las Vidas en donde las acciones pasadas están repercutiendo en la vida presente. Eso explica las aparentes injusticias del destino y condiciona las características al nacer, de tal manera que las enfermedades, las deformidades, las miserias y los sufrimientos son el resultado de compensación de las acciones de la vida anterior. Ello así sucede para que el alma pueda superarlas en el cuerpo físico y entonces crecer. Llegará el día, amigos míos, en que la gran masa de la humanidad pasará a otro planeta para comenzar en él un nuevo ciclo en la serie de los ciclos de la cadena planetaria por los que la humanidad desarrollará sus principios intelectuales para que se pueda dar cumplimiento a la Sagrada Ley de Evolución, que nos lleva a mundos cada vez más etéreos y sutiles, hasta finalizar en la Esfera del Estado Divino en el Espíritu Puro.

Cuando Pshiche el alma individual preguntó ¿Quién soy? No soy de este mundo, no vengo de la Tierra, voy hacia otra parte, pero hacia dónde voy? La Voz Interior le respondió: Pshiche, ¡conócete a ti mismo! El alma, nuestra alma, debe vencer a la materia para lograr por sí misma desarrollar sus latentes facultades. Cuando ya no necesita encarnar, pasa al estado Divino en completa Unión con la Inteligencia Pura o Superior de la que emanó. Y con su propia individualidad, convertida ya, en espíritu puro, se une a DIOS que es nuestro arquetipo. Para lograrlo es necesario comenzar a realizar la Verdad en la Inteligencia, la Virtud en el Alma y la Pureza en el Cuerpo. Siendo el Bien lo único real. Cuando más se asciende en la Evolución, más Libre se es al ir penetrando en la Luz, recibiendo de Ella la Fuerza para el Bien.

Respeta toda creencia. Elige a los de más destacada virtud por amigos. Sé sobrio en el comer. Vence del mismo modo la pereza, la lujuria y la ira. Sobre todo respétate. No permitas que en la noche cierre el sueño tus párpados sin examinar juiciosamente todas las acciones del día. Pregúntate: ¿En qué habré faltado? ¿Qué dejé de realizar que debía haber hecho?
Vuestro propio Ser, vuestra alma, ¿No son un microcosmo, un pequeño universo?. Pero ellos están llenos de tempestades y discordias. Se trata de realizar la unidad en la armonía y aquellas discordias han de desaparecer. Entonces y sólo entonces, Dios descenderá en vuestra conciencia, entonces participaréis de su poder y haréis de vuestra voluntad la piedra del hogar, el altar de Hestia, el trono de Júpiter.

En la proximidad de la muerte, el alma presiente su separación del cuerpo. Una vez ocurrida, ella se escapa liberada, y se siente arrebatada hacia la luz espiritual a la que pertenece. Esto sucede si es que ella ha despertado a sus sentidos espirituales. No sucede lo mismo con el hombre ordinario. El alma pasa a una fase intermedia, que puede prolongarse por mucho tiempo, en la que debe purificarse antes de seguir su viaje. Luego es conducida por un guía hacia donde se encuentran otras almas semejantes a ella. En la medida de su esfuerzo terrestre y de la luz adquirida será la duración de esta vida celeste. Sólo pueden prolongarla los más sublimes, los más perfectos. Las otras almas son conducidas a reencarnarse para una nueva prueba y así poder ascender un escalón más. Sin embargo, no han perdido su origen divino. Despiertan sobre una atmósfera densa - la tierra - borrada la consciencia divina. El niño ha nacido, el recuerdo de vidas anteriores quedará en las profundidades ocultas del olvido. Este recuerdo revivirá sólo por medio del dolor, la ciencia, el amor o la muerte. A través de la encarnación y de la desencarnación se descubre el verdadero sentido de la vida y de la muerte. Después de tantas vidas y muertes, entonces no necesitará de la encarnación y entrará en un estado divino. La apoteosis del hombre no es la inmersión en la inconsciencia, sino la actividad creadora en la suprema consciencia, así el alma llega a ser espíritu puro.

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Henry Leo Bolduc
Tratar de verificar la autenticidad de las vidas anteriores es como tratar de probar la existencia del amor. El más grande descubrimiento es que al nivel de la mente la gente de todos lados está conectada, y de manera semejante, todos están conectados con Dios. La historia de cada alma - el total de vidas acumuladas en un lapso de siglos - es grabada en la mente subconsciente de la persona. En nuestros muchos años de regresiones activas y exploración de vidas pasadas, no hemos tenido ningún reporte algún cliente que haya sido famoso. La terapia de regresión generalmente revela a personas haciendo sus actividades diarias, viviendo vidas que son normales para el tiempo, y reportando o reviviendo experiencias emocionales relacionadas con el desarrollo de sus vidas personales y espirituales.

El valor verdadero del conocimiento de vidas pasadas son las lecciones que has aprendido. La memoria de tu alma es tu verdadera sabiduría. ¿Qué tan bien has servido a la humanidad? ¿Qué tan cerca llegaste a realizar el propósito para el que viniste a la tierra? ¿Trabajaste en acercarte o acercar a otros a Dios? Las preguntas anteriores, significan cómo has aprendido y qué has aprendido, parece ser más importante que los datos de quién, dónde y cuándo. El progreso del alma hacia la armonía con Dios es la vara para medir como vemos un tiempo de vida. En las regresiones a vidas pasadas, exploramos los misterios del ser interior, la mente subconsciente, donde la historia del alma está grabada.

Fundada en 1980, la Asociación para la Investigación y Terapias de Vidas Anteriores (Association for Past-Life Research and Therapies) es un grupo serio que activamente estudia y utiliza estos métodos. La dificultad que algunos pudieran encontrar en la regresión a vidas anteriores es que presenta ideas nuevas sobre la forma de percibir nuestra existencia y la complejidad de nuestras mentes. Algunos terapeutas creen que vivimos más de una vida y que la tierra nos sirve de escuela con experiencias y grados progresivos; otros sostienen que la gente tiene solamente una oportunidad de triunfar o fracasar, y por último están los que encuentran la regresión a vidas anteriores demasiado inverosímil o confusa para garantizar un examen más profundo.

Uno de los primeros argumentos críticos contra la regresión a vidas anteriores expresaba que los recuerdos eran pura imaginación. Consideremos primero que no todo el que desea recordar una vida anterior tiene éxito. En segundo lugar, a muchos que no esperan tener recuerdos de una vida anterior o que no creen en la reencarnación, con frecuencia se les presenta una de esas experiencias. En tercer lugar, aun aquellos que decididamente se oponen a la posibilidad de la reencarnación se ha sabido que experimentaron en ocasiones recuerdos que no se pueden explicar de ninguna otra manera.

Una pregunta más inmediata pudiera ser: "Si hemos vivido antes, ¿por qué no lo recordamos?" Soportar todos nuestros pasados errores, rencores, dolores y problemas en nuestra mente consciente sería un impedimento mucho más grande que la ayuda que podría presentar. Nuestras acciones pasadas y nuestras experiencias sin resolver son una influencia fundamental en quién y cómo somos. Sin embargo, con cada nueva vida se nos da la oportunidad de olvidar nuestro pasado y aprender en nuevas formas, con nuevos enfoques. Quienes hacen regresiones rara vez intentan explorar todas las vidas anteriores de un individuo, sólo las que aporten comprensión, que sanen y prueben ser de ayuda para la persona. Esta investigación despierta controversias debido a sus implicaciones, muy profundas. Si nosotros, en realidad, vivimos numerosas vidas, entonces nuestro entendimiento y acciones actuales tienen mucha más importancia en la realidad a largo plazo. Muchos no están preparados para afrontar esta responsabilidad, así que es mucho más fácil descartar por entero el concepto.

Los recuerdos de vidas anteriores son tesoros invaluables, el problema es que la mayoría de la gente ha olvidado que los sepultó. Una vez que se logra la apertura mental que se necesita para este trabajo, la verdadera exploración empieza: el alma lo recuerda todo. A más de que mi experiencia ha demostrado que la regresión a vidas anteriores tiene una genuina aplicación terapéutica, también ha probado ser un instrumento valioso para la investigación, la comprensión de algunas lecciones y el descubrimiento espiritual. La mayoría de mis clientes no acude a resolver problemas psicológicos profundos, sino a experimentar más plenamente su vida actual.

La hipnosis moderna es uno de los recursos más valiosos para explorar la mente, pero la ciencia de la mente todavía está en su infancia. Al principio sugiero que te concentres en la experiencia, dejando (pero no omitiendo) la evaluación y disección para un momento posterior. Hay tantas cosas emocionantes para que las descubras. La mente está lista para develar grandes secretos en respuesta a preguntas relevantes. Uniendo los fragmentos de un pasado enigmático, los regresionistas ayudan en la búsqueda de la expresión y de la comprensión humanas. Su trabajo muestra desaliento, traición, enfermedad e incluso tortura. Para otros, este trabajo revela la alegría más grande y el amor por sus semejantes. Hay tanto por aprender de cada experiencia y de cada vida.

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Si me preguntaran, sin ser chiste, cuál es la palabra que más conflicto produce en la Religión, Filosofía y Ciencia diría que es Reencarnación. Entre quienes no la aceptan cuesta entender en algunos la razón visceral de su rechazo a pesar de estar presente desde que el hombre sabe que sabe, pues los sumerios la aceptaban de manera natural al igual que otras culturas del pasado. a la realidad material y se olvidó la realidad del plano superior. Se dice que el orden de los factores no altera el producto: ¿Qué pasa si son los pensamientos elaborados por la mente los que producen, mediante salto cuántico, los cambios químicos cerebrales? ¿Qué pasa si el cerebro es tan solo un intermediario de la mente, y la mente un intermediario del alma? ¿Qué pasa si la que rige la vida es el alma y no el cerebro? ¿Qué pasa si el alma es regida por el espíritu y el espíritu por DIOS? Los factores humanos serían en apariencia los mismos, su orden varía y el producto no impide que yo pueda pensar una u otra teoría. ¿Qué varía entonces? Varía que hay una nueva visión dinámica más allá de lo personal o transpersonal y el dogma materialista y dogmático con pánico comprueba que pierde terreno ante una realidad mental situada en una realidad sutil más allá de lo físico, siendo lo físico una ideación mental, realidad que se impone demostrando una Inteligencia Cósmica detrás de lo creado. Cosa similar sucede con la Reencarnación donde lo absolutamente descalificatorio en muchos está dado porque no pueden soportar la idea que quienes no son tan buenos como ellos, tengan varias oportunidades para ser mejores y acercarse a Dios. Todo lo encapsulan en una única oportunidad de vida donde, según ellos, Dios juega a los dados con nosotros: ¡Hagan juego señores! Este gana, este pierde, este pierde, este pierde, este pierde, este gana... al que le tocó le tocó. ¡Se tiran los dados!: Naciste en esta zona y en ese hogar privilegiado = ganas; ¡Van los dados!: naciste allá en la miseria, el vicio y la delincuencia = pierdes. El que gana se va al cielo el que pierde al infierno. Hagan juego señores, no va más. Con esa interpretativa manera de sentir la Enseñanza carente de amor, justicia y lógica solo unos pocos serán salvos en el plano eterno, plano que la Reencarnación no rechaza pero, donde nadie es condenado por la sencilla razón que nada negativo de lo transitorio puede afectar a lo sutil del eterno espíritu que cada uno es, y por lo demás para nada DIOS juega a los dados con nosotros. Y sobre todo que DIOS es AMOR, siendo el Padre su intermediario del AMOR con nosotros. Amor para con todos por igual

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Dr. Brian Weiss

Especial mención merece el Dr. Brian Weiss quien, de manera inspirada sacrificó su futuro profesional brillante como médico psiquiatra y, luego como hipnoterapeuta tuvo el valor de dar la cara con los relatos de sus experiencias de hipnosis regresivas, que por una extraña causalidad lo llevaron en una inicial paciente a anteriores vidas. Él ha dado renovada luz a quienes aceptan la reencarnación mediante libros, cursos y charlas que lo hacen recorrer el mundo. 

El Dr. Weiss señala:

Nuestras vidas no son el resultado de actos y acontecimientos aleatorios. Las trayectorias vitales están previstas sabia y detenidamente para mejorar el aprendizaje y la evolución. Como han predicho muchas otras culturas, seríamos espíritus dentro de un ciclo de crecimiento en varias etapas. Las herramientas básicas e irrenunciables para llegar a la luz son el amor, la comprensión y la compasión. "Usted es inmortal". Está aquí para aprender, para saber más, para ser divino. Lo que aprenda aquí seguirá con usted cuando muera. No podrá llevarse nada más. Es así de sencillo. El reino de los cielos está en nuestro interior. Deje de buscar gurúes. En vez de eso, búsquese a sí mismo. No tardará en encontrar su verdadero hogar.

Nuestra tarea es aprender, llegar a ser divinos a través del conocimiento. Sabemos tan pocas cosas. Gracias al conocimiento nos acercamos a Dios, y entonces podemos descansar. Después volvemos para enseñar y ayudar a los demás... El conocimiento de las vidas anteriores no es necesario para alcanzar esos cambios positivos: lo más importante es la comprensión. A medida que comprenda su auténtica naturaleza y su verdadero propósito, su vida se irá transformando de forma permanente, y entonces podrá empezar a cambiar el mundo... Elegimos a nuestros padres, que suelen ser almas con las que hemos interactuado en vidas anteriores... Cuando el alma abandona el cuerpo en el momento de la "muerte" física, seguimos el aprendizaje en planos superiores, que en realidad son niveles superiores de conciencia... No nacemos en nuestra familia por accidente ni por casualidad. Elegimos las circunstancias y preparamos un plan para nuestra vida antes incluso de ser concebidos... Cuando un embarazo no termina bien, no es infrecuente que la misma alma ocupe el cuerpo de un hijo posterior de los mismos padres... En realidad somos seres inmortales que no mueren nunca y que nunca se separan energéticamente de los que aman... Para eso estamos aquí, en esta Tierra, para aprender y para ayudar a nuestros semejantes con amor y con compasión, sin preocuparnos por lo que podamos conseguir a cambio.

El emperador Constantino había borrado del Nuevo Testamento antiguas referencias a la reencarnación, cuando el cristianismo se convirtió en religión oficial del Imperio Romano. Al parecer, el emperador consideró que el concepto de la reencarnación amenazaba la estabilidad del imperio. Si los ciudadanos creían que tendrían otra oportunidad de vivir, podían mostrase menos obedientes y respetuosos de la ley que quienes creían en un único Día del Juicio para todos. En el siglo VI, el Segundo Concilio de Constantinopla respaldó el acto de Constantino declarando oficialmente que la reencarnación es una herejía. Como Constantino, la Iglesia temía que la idea de vidas anteriores debilitara y socavara su creciente poder, brindando a los seguidores demasiado tiempo para buscar la salvación. Estaban de acuerdo en que era necesario el látigo del Juicio Final para asegurar las actitudes y la conducta correctas.


Entrevista al Dr. Brian Weiss
Junio de 2007

“Estamos empezando a entender el poder del amor”

Gracias a la labor de investigadores como Brian Weiss, en las últimas décadas se ha producido un extraordinario interés en la reencarnación y en la terapia regresiva. En su primer libro Muchas vidas, muchos maestros (1988), este psiquiatra americano abrió una puerta inesperada al sorprendente reino de la regresión a vidas pasadas, mientras que en A través del tiempo (1992) mostraba cómo emplear técnicas rápidas y seguras para sanar todo tipo de síntomas clínicos. Más recientemente, extrayendo sabiduría de los Maestros, guías espirituales que modelan nuestros destinos, este autor best-seller nos ha ofrecido una valiosa obra -Sólo el amor es real- donde revela que la fuerza esencial de la vida en el universo y la energía sanadora suprema es el AMOR.


Al parecer su vida profesional adoptó un nuevo giro a raíz de trabajar con una paciente que bajo hipnosis revivió supuestas vidas pasadas. ¿Podría contarnos algo en relación con ese período entre "la antigua forma de ver el mundo" y "la nueva" ¿En qué medida afectó su vida?

Sí, esta paciente tuvo un efecto muy profundo en mi vida porque yo era un científico, había escrito bastantes libros y ensayos y mi reputación académica era notoria, estaba alcanzando incluso renombre internacional en psico-farmacología. Pero cuando comencé a trabajar con Catherine la visión que tenía de la vida y la muerte cambiaron por completo. Entonces se me habría podido definir como un agnóstico. Creía en la ciencia, en la lógica, en los valores del hemisferio cerebral derecho. Esto aconteció hace 23 años y desde entonces he tratado a 3.500 pacientes más. Empecé a investigar en áreas como la reencarnación y la conciencia humana sobre las que nunca se me ocurrió que podría llegar a investigar. En fin, cambió mi sistema de valores, me di cuenta de lo que era importante y lo que no.

¿Y ahora qué es lo más importante para usted?
La forma en que me relaciono con los demás, los sentimientos sobre mí mismo, la paz interior que experimento cuando medito, la comprensión de un todo mayor. Ahora son menos importantes para mí las cosas materiales que poseo o lo que puedan pensar los demás. Ser una persona espiritual, compasiva y amorosa con los demás y con uno mismo… eso sí que importa. Es lo que nos llevamos cuando pasamos al otro lado. Creo que hay un propósito tras la creación y que no existimos como resultado de una colisión caótica de moléculas. Tampoco creo que el tiempo exista. Si todo es energía, en términos de reencarnación no importa cuántas vidas tenemos. Creo que estas vidas ocurren en realidad de forma simultánea y que seguimos viviendo cuando nuestro cuerpo muere, somos inmortales.

¿Se ha sometido personalmente al proceso de regresión? ¿Cómo ha sido su experiencia? ¿Cuántas veces la ha tenido?
Unas ocho o nueve con diferentes colegas y mi esposa y sé que puede ser algo muy emotivo y vívido. Alguna vez me ha ocurrido en sueños. Recuerdo una experiencia especialmente interesante durante una sesión de shiatsu. Recordé haber sido una especie de sacerdote en tiempos babilónicos, pero no tengo forma de comprobarlo. Ni siquiera regresé con un nombre, pero estaba en un zigurat y era una persona que no ayudaba a los demás, sino que se aprovechaba de ellos para su ganancia personal. En otra vida me vi como un sacerdote católico y sufrí tortura y muerte durante la inquisición en Dublín. Mi actitud era muy distinta a la anterior. Quizá fue mi mente la que creó todo el escenario, pero mirando a mi mente de forma objetiva fue algo muy diferente a como suelo soñar despierto, por ejemplo. Eran recuerdos cargados con mucha emoción, tenían una cualidad diferente. ¿Cómo voy a probar algo así en laboratorio? Hay zonas del cerebro que se activan durante estas experiencias según comprobó el neurólogo Penfield, pero creo que hace falta investigar mucho más todavía. En Occidente todo queremos explicarlo científicamente pero también debemos ser pragmáticos y filósofos. La esencia de la ciencia es mantener una visión abierta y encuentro que la mayoría de los científicos no la tienen.

Además de estas experiencias de regresión, ¿ha probado algunas drogas enteógenas con ánimo de explorar la conciencia?
Buena pregunta…
La verdad es que nunca me atreví a pesar de haber estado investigando con ácido lisérgico mucho antes de trabajar con técnicas de regresión. Trabajaba con ratas para observar qué efectos producía en sus cerebros. Su posible influencia en la genética me disuadió. No sé si me he perdido algo, pero nunca he probado drogas alucinógenas, ni siquiera cuando estuve en Brasil. En cambio, sí he probado técnicas muy efectivas como el Hemi-Sync. De todas formas para vaciar la mente practico diariamente un sistema de meditación elaborado por mí con diferentes técnicas. Me funciona mejor por la mañana, antes de comenzar la jornada, y suelo alcanzar niveles muy profundos de relajación.

¿Continúa haciendo regresiones en la actualidad?
Nunca he dejado de investigar y sigo siendo muy crítico. No sería científico aceptar las cosas sin evaluarlas cuidadosamente. Sin embargo, ahora soy más intuitivo. Sigo atendiendo pacientes y fundamentalmente hago regresiones, pero sobre todo estudio la conciencia. Por ejemplo, ¿cómo puede alguien saber lo que está ocurriendo en un momento determinado a seis mil kilómetros de distancia? ¿Cómo establecen los médiums contacto con los espíritus de difuntos? Estudio todo esto. No digo que todo sea religión o espiritualidad, sino algo científico. Se trata de energías y habilidades que tenemos para las que todavía carecemos de explicaciones científicas, pero las tendremos muy pronto.

¿Se está refiriendo a investigación parapsicológica?
A este tipo de investigación hoy la denominamos así, pero dentro de pocos años poseerá carácter de ciencia. Se trata de la energía de la mente. Cuando hacemos un electrocardiograma o en electroencefalograma, por ejemplo, lo que estamos testando es mera energía coronaria o cerebral. La conciencia se encuentra situada a lo largo de todo el espectro. Ahora hay científicos muy serios que estudian todos estos fenómenos. Aunque todavía los situamos en el reino de la parapsicología están deslizándose en el terreno de la ciencia tradicional.

En relación con dicha “energía”, ¿ha tenido alguna experiencia que pudiera calificar de paranormal?
Bueno, no sé hasta qué punto. Hay muchas personas que afirman ver auras y colores. Hace unos años asistí a una pequeña reunión en Estados Unidos con el Dalai Lama. A su alrededor y alrededor de los otros lamas que le acompañaban vi un halo de luz dorada. Se me ocurrió decirlo y con gran sentido del humor todos se echaron a reír diciendo que sí, que tenían esa luz a su alrededor. Estuvo muy bien. También hice unos experimentos en la universidad con unos sanadores chinos para comprobar si la energía de sus manos afectaba a unos cultivos de bacterias y a personas. Funcionó. Creo que estamos empezando a comprender en qué consiste todo este mundo de las energías, el poder del amor, la compasión, etcétera.
 
¿Cuál cree que ha sido la contribución más importante de la terapia regresiva al campo de la psicología?
Los pacientes se benefician profundamente y en consecuencia sufren menos y gastan mucho menos porque el tiempo de tratamiento se reduce muchísimo. Aunque sólo sea por lo bien y rápidamente que funciona merece la pena ponerla en práctica y estudiarla a fondo. Es terapéutico cuando la persona sigue el proceso y lo vive con emoción, no sirve que un psíquico o un médium les diga lo que fueron en vidas pasadas. Personalmente trabajo en dos niveles. Uno es la validación de los recuerdos, es decir, los detalles históricos, nombres, etcétera. Hay casos de personas que hablan cinco idiomas que no han aprendido en esta vida. El otro nivel es el terapéutico: los pacientes se curan al margen de sus creencias en la reencarnación. Desaparecen los síntomas físicos que padecían, al igual que las fobias, sienten una profunda paz y relajación. Esto es muy notable al margen de nuestra capacidad para explicarlo de forma científica. La fenomenología está clara: la gente se cura rápidamente. A veces es suficiente con un par de sesiones, mientras que antes hacían falta un par de años o más de psicoterapia para obtener resultados. Suele haber recuerdos reprimidos con una gran carga emocional y con la técnica de la regresión afloran casi inmediatamente. Es muy potente.

Algunos investigadores piensan que las historias que emergen durante las regresiones relativas a supuestas vidas pasadas son mera fantasía elaborada por nuestra mente inconsciente para satisfacer al investigador. ¿De qué argumentos dispone para refutar esto? ¿En cuántos casos de los investigados por usted ha podido verificar datos sobre vidas pasadas?
Nuestra mente es sorprendente y apenas empleamos sus poderes creativos, pero al margen de esto cada vez nos encontramos con más casos que parecen confirmar y validar la existencia de la reencarnación. Van más allá de las explicaciones. Recuerdo, por ejemplo, el caso de una mujer inglesa que recordó una vida pasada en Irlanda. Nació en los años treinta y murió en los cincuenta a raíz del parto de su quinto hijo. Los cinco niños todavía vivían y confirmaron todos los recuerdos de la infancia de su madre, tal y como ella los había recuperado durante la regresión. No se trata evidentemente del inconsciente colectivo ni nada similar. Ya contamos con cientos de casos. Cuando preguntas las personas recuerdan perfectamente que sus recuerdos son de una vida anterior. Sin duda, todo esto es muy difícil de demostrar en laboratorio. Como ahora viajo mucho lo que hago es entrenar en esta terapia a unos doscientos profesionales al año en todo el mundo. Cuantos más la practiquen más datos tendremos para una evaluación científica. Se trata de dar credibilidad a esta terapia. Aunque a veces no es fácil discernir lo que es real de lo que no lo es, lo importante en definitiva es que el paciente se cure de verdad. Es increíble que muchas personas con síntomas físicos o incluso con tumores que han sido confirmados por resonancias magnéticas o tomografías cuando se someten a una técnica de regresión se curan. Se trata de cambios fisiológicos palpables. Es una prueba clara de la conexión entre cuerpo y mente.

¿Podría resumir los mensajes más importantes que ha recibido de los Maestros? ¿Cómo los obtuvo? ¿Mediante canalización tal vez?
Creo que todos tenemos contacto con la conciencia o el yo superior, da igual el nombre que utilicemos para definirlo. Pero cuando escuchamos los mensajes se observa que todos giran en torno al amor, la compasión, la ayuda a los demás, etcétera. Eso es precisamente lo que están descubriendo los científicos. A veces cuando leo a Albert Einstein o a otros científicos cuánticos me doy cuenta de que su trabajo es profundamente místico. Es siempre el mismo mensaje: hay mucho más en la vida que no vemos. Somos energía, compasión, amor y tenemos que actuar en consecuencia. Ese es el mensaje. Creo que podemos debatir cuanto haga falta sobre si la reencarnación es real o no, pero en última instancia lo que cuenta es comprender que nuestra verdadera naturaleza es espiritual. Tenemos que sanarnos individualmente y en grupos.

En su libro Lazos de amor muestra que cada uno de nosotros tiene un alma gemela a la que ha amado en reencarnaciones pasadas y con la que espera reunirse en esta vida. ¿Es esto aplicable a todo el mundo? ¿Es posible encontrarnos con nuestras almas gemelas sin pasar por el proceso de la regresión?
Todos tenemos más de un alma gemela. Puede ser un amigo, un padre, un amigo íntimo… Se trata de personas con las que hemos compartido una o más vidas pasadas y las reconocemos inmediatamente por su mirada, el toque de sus manos, la sensación de familiaridad. Están muy próximos a nosotros, nos ayudamos mutuamente y aprendemos juntos las lecciones de la vida. No hace falta una regresión para encontrarlas. Muchísimas personas que han leído mi libro me escriben contándome cómo conocieron a sus almas gemelas. A veces tienen sueños antes de encontrarlas. No hace falta hacer ningún esfuerzo, nos las trae la vida.
Isabela Herranz.
http://espaciodivino.blogspot.com/2010/07/entrevista-brian-weiss.html


///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Dr. Ian Stevenson

LA REENCARNACION HUMANA ES UN HECHO DEMOSTRADO 
Probablemente la más conocida, si no las más respetada, recogida de datos científicos que parecen proporcionar pruebas científicas de que la reencarnación es real, es un trabajo de toda una vida el del Dr. Ian Stevenson. En lugar de depender de la hipnosis para comprobar que un individuo ha tenido una vida anterior, en su lugar optó por reunir miles de casos de niños que de forma espontánea (sin hipnosis) recordaban una vida pasada. El Dr. Ian Stevenson utiliza este enfoque, porque los espontáneos recuerdos de vidas pasadas en un niño pueden ser investigados mediante estrictos protocolos científicos. La hipnosis, aunque son útiles en la investigación de las vidas pasadas, es menos fiable desde una perspectiva puramente científica. Con el fin de recabar datos, el Dr. Stevenson metódicamente documenta las declaraciones de una vida anterior del niño. Luego se identifica a la persona fallecida que el niño recuerda haber sido, y verifica los hechos de la vida de la persona fallecida que coinciden con la memoria del niño. Incluso coincide con las marcas de nacimiento y defectos de nacimiento de las heridas y cicatrices en el fallecido, certificado por los registros médicos. Sus métodos estrictos de manera sistemática descarta todas las posibles explicaciones “normales” de los recuerdos del niño.
El Dr. Stevenson ha dedicado los últimos cuarenta años a la documentación científica de los recuerdos de vidas pasadas de niños en todo el mundo. Cuenta con más de 3.000 casos en sus archivos. Muchas personas, incluso los escépticos y los académicos, están de acuerdo en que estos casos ofrecen la mejor evidencia hasta ahora de la reencarnación.
Las credenciales del Dr. Stevenson son impecables. Él es un doctor en medicina y tenía muchos artículos académicos en su haber antes de que comenzara la investigación paranormal. Él fue jefe del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Virginia, y Director de la División de Estudios de la Personalidad en la Universidad de Virginia.
La idea de que algunos niños de edades entre tres o cinco años no sólo recuerden una existencia anterior, sino que además puedan identificar a sus seres queridos en ella, golpea a la mayoría de los occidentales y al ser tan extraño obliga a la incredulidad. Tal vez por eso el investigador más destacado del mundo en este fenómeno, el Dr. Ian Stevenson, ha tenido tan poca atención.
Desde finales de los años sesenta el Dr. Ian Stevenson, ha documentado casos en la India, África, el Cercano y el Lejano Oriente, Gran Bretaña, Estados Unidos y otras partes, en los que niños pequeños han asombrado a sus padres con detalles precisos sobre las personas que afirman haber sido. Algunos de estos niños han reconocido sus antiguos hogares y barrios, así como amigos y familiares que aún vivían. Recordando los acontecimientos de sus supuestas vidas anteriores, entre ellos la muerte a menudo violentas. A veces, sus marcas de nacimiento se asemejan a las cicatrices que corresponden a las heridas que provocaron, según ellos, la muerte.
Sus estudios son escrupulosamente objetivos y metodológicamente impecables. El fallecido Herbert S. Ripley, ex-presidente del departamento de psiquiatría de la Universidad de Washington en Seattle, señaló: “Tenemos la suerte de tener a alguien de su habilidad y alta integridad investigando esta controversial área.” El Dr. Harold Lief escribió en el Journal of Nervous and Mental Diseases: “O él está cometiendo un error colosal, o será conocido como el Galileo del siglo XX”.
http://teatrevesadespertar.wordpress.com/2012/03/01/la-reencarnacion-humana-es-un-hecho-demostrado-por-la-investigacion-del-dr-ian-stevenson/

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Los Maestros Padres de la Iglesia

Herederos de la Enseñanza del Círculo Interno de Jesús

1/ Justino Mártir (100-165)
El Alma vive más de una vez en cuerpos humanos, pero no puede recordar sus experiencias anteriores.

2/ San Clemente de Alejandría (150-220)
        Las Escrituras son de poca utilidad para quienes las toman tal como han sido escritas. La fuente de muchos males consiste en el hecho de que sólo se atiende a su parte carnal o exterior. Busquemos, pues, el espíritu y los frutos sustanciales de la palabra que están ocultos y misteriosos.
        Hay cosas que se nos infieren como históricas pero que jamás han sucedido, pues eran imposibles como hechos materiales, y otras que eran posibles, pero que tampoco han sucedido. 
Antes de la creación del mundo preexistíamos en el ojo de Dios, nosotros criaturas racionales del Verbo de Dios, a causa de lo cual nos remontamos hasta el principio; pues el principio era el Verbo.
        No puse por escrito todo lo que pienso pues hay un cristianismo esotérico que no es para toda la gente.
Los misterios de la Fe no son para ser divulgados a todos. Es necesario ocultar en un Misterio la Sabiduría hablada. 

3/ Orígenes de Alejandría (185-254)
        Todos los seres existieron como mente pura en un nivel ideacional o de pensamiento. Los seres humanos, los ángeles y los cuerpos celestiales carecían de existencia encarnada y sus propios seres eran sólo ideas.
        La educación de las almas continúa en mundos sucesivos. Hay innumerables mundos que se siguen unos a otros durante eras eternas. El alma frecuentemente encarna y experimenta la muerte. ¿No será más conforme a la razón, que cada alma por ciertas razones misteriosas es introducida en un cuerpo, de acuerdo con sus méritos y acciones anteriores?
        Se llama alma por haberse enfriado en el ardor del fuego divino, pero sin perder por ello la facultad de volver al estado de fervor en el que se hallaba al principio... parece deducirse que el intelecto o espíritu habiendo caído de su primer rango vino a hacerse y llamarse psique, y, si se corrige, vuelve a ser espíritu. Al morir el cuerpo, las psiques pueden ir al Paraíso terrenal, que es una especie de antesala preparatoria de los Cielos superiores; las almas o psiques que no han despertado a su origen divino pueden tomar de nuevo un "cuerpo".
La preexistencia del alma es inmaterial y por tanto sin principio ni fin de su existencia. Las predicciones de los evangelios no pueden haberse hecho con la intención de una interpretación literal. Hay un progreso constante hacia la perfección. Todos los espíritus fueron creados sin culpa y todos han de regresar, por fin, a su perfección original. La educación de las almas continúa en mundos sucesivos. El alma frecuentemente encarna y experimenta la muerte. Los cuerpos son como vasos para el Alma, la cual gradualmente, vida tras vida debe ir llenándolos. Primero el vaso de barro, luego el de madera, después el de vidrio y por último los de plata y de oro.

4/ Porfirio (232-304)
Las "reencarnaciones" de los seres humanos sólo pueden tener lugar nuevamente como hombres.

5/ Gregorio de Nisa  (331 - 395)
Para el alma es una necesidad natural purificarse paulatinamente a través de múltiples vidas.

6/ San Jerónimo (342 - 420)
Ten cuidado, hermano mío, con el camino que sigas en la Santa Escritura. Todo cuanto leemos en la Palabra Santa es luminoso e irradia también exteriormente, pero la parte interior es aún más dulce. El que quiera comer la almendra debe romper la cáscara.

7/ San Agustín (354 - 430)
En las obras y los milagros de nuestro Salvador hay misterios ocultos que no se pueden interpretar imprudentemente y según la letra, sin que caigamos en el error y aceptemos graves faltas. ¿No habré llevado ya otra vida en otro cuerpo antes de que entrase en el vientre de mi madre?

8/ Sinesio (370 – 430)
Padre, concede que mi alma, estando en la Luz ya no sea sumergida en la ilusión engañosa de la Tierra. El alma que no regresó pronto a la región celestial de donde fue mandada a la tierra, tiene que pasar por muchas vidas recorriendo el mundo.

No requiere comentario la opinión de los primeros Padres de la Iglesia, ligados a la Enseñanza del Círculo Interno de Jesús, Enseñanza que no era del agrado de quienes fueron dos emperadores y de actuales cristianos ligados al humano dogma...


Qué sucedió realmente con la Reencarnación y el Cristianismo


Se destacó la reencarnacionista creencia y enseñanza de los Primeros Padres de la Iglesia, Maestros del Círculo Interno. Para entender lo que a continuación va es necesario saber que Jesús estratificó la Enseñanza en niveles, diferenciando lo que decía en el círculo externo según la capacidad de quienes lo escuchaban a los que les dejaba solo parábolas que no entendían; en el círculo intermedio les explicaba el significado de las parábolas y a quienes eran sus discípulos del círculo interno les entregaba la privada Verdad Cósmica del hombre ante Dios. Es decir. Claramente los Evangelios así lo señalan:     

Y llegándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas? Él les respondió, y dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado. Por eso les hablo por parábolas; porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.
Mateo 13: 10, 11, 13
Y les dijo: A vosotros es dado saber el misterio del reino de Dios; mas a los que están fuera, todo se les trata por parábolas.
Marcos 4: 11

Con muchas parábolas semejantes a esta les predicaba la palabra de Dios, conforme la capacidad de los oyentes; y no les hablaba sin parábolas: bien es verdad que aparte se lo explicaba todo a sus discípulos.

Marcos 4: 33, 34

A vosotros se os ha concedido el entender el misterio de Dios, mientras a los demás, se les habla en parábolas: de modo que viendo no vean y oyendo no entiendan.
Lucas 7: 10

Jesús dejó en el Círculo Interno una Enseñanza esotérica para ser conocida en un futuro lejano que es el actual presente, enseñanza no ligada al dogma.

Síntesis histórica     

¿Qué pasó? Dentro del Cristianismo este concepto de la Reencarnación ha sido muy mal interpretado en muchas ocasiones, llegando hasta el punto de haber sido declarado anatema (herejía) en cierto momento histórico por razones políticas cuando el Cristianismo se convirtió en la religión oficial del Imperio Romano. Esto ocurrió a pesar de que el concepto de la Reencarnación se encontraba claramente en La Biblia y era profesado por algunos padres de la Iglesia.
Afortunadamente, gracias a la investigación de muchos historiadores y al descubrimiento reciente de varios documentos históricos que revelan nuevas perspectivas sobre los orígenes del Cristianismo, hoy sabemos cómo, cuándo y por qué ocurrió este aparente desacuerdo entre la Teología Cristiana oficial y la doctrina de la Reencarnación. Si la reencarnación era una idea en circulación entre los primeros Cristianos, ¿por qué ha desaparecido de la religión Cristiana tal y como la conocemos hoy?
http://martinmukta.spaces.live.com/blog/cns!2E46ADCE1E00FE16!243.entry

Durante una importante batalla el emperador romano Constantino vio una cruz con una leyenda escrita en el cielo que decía: «Con este signo vencerás». Mandó colocar el signo de la cruz en sus estandartes y ganó la batalla. Desde entonces proclamó al cristianismo religión oficial del imperio y la cruz pasó a convertirse en uno de los símbolos más conocidos del mundo.


Es Constantino, en el edicto de Milán del año 313 D.C., quien legaliza la religión cristiana y, posteriormente, la instituye como religión oficial del Imperio. Se unifican, en este importante personaje, los primados político y religioso-cristiano del Imperio. Es a partir de él, que los "Papas y obispos" llevan el título de "Sumos Pontífices" y la Mitra, como símbolos de su primacía religiosa.

El edicto de Milán señalaba:

Hemos resuelto acordar a los cristianos y a todos los demás la libertad de practicar la religión que prefieran, a fin de que la divinidad que reside en el cielo, sea propicia y favorable, tanto a nosotros como a los que viven bajo nuestro dominio. Nos ha parecido un sistema muy bueno y muy razonable no rehusar a ninguno de nuestros súbditos, sea cristiano o pagano, el derecho de practicar la religión que mejor le convenga. De ese modo, la Divinidad suprema, que cada uno honrará libremente, podrá acordarnos su favor y su benevolencia acostumbrados. Es digno del siglo en que vivimos y conviene a la tranquilidad de que disfruta el imperio, que todos nuestros súbditos tengan la completa libertad de adorar al Dios de sus preferencias, y que ningún culto sea privado de los honores que se le deben.

Fue Elena, la madre de Constantino, quien influyó en su hijo para que ordenara revisar los Evangelios de la Biblia y sacar de ella los textos y referencias que hiciesen referencia a la reencarnación
como así sucedió.

Durante el Concilio de Nicea del año 325 convocado por el emperador Constantino, se divinizó a Jesús, al elaborar la doctrina de la consubstanciación con Dios.

Constantino y el Concilio de Nicea

En el año 325 de nuestra era, el emperador Constantino organizó el concilio de Nicea, para acordar cuales textos sagrados serían aprobados, y cuales desechados en la nueva religión aceptada por el estado, eliminaron 25 textos bíblicos y más de 20 documentos de soporte, entre ellos el libro de Enoc o Enoglos. Los textos aprobados fueron condensados y reinterpretados convirtiéndose en lo que hoy conocemos, como la sagrada Biblia, esto nos dejó una herencia incompleta de la sabiduría contenida en los textos originales, eliminando información sobre quienes somos, de donde venimos por qué estamos aquí, y que podemos esperar que suceda. Desapareció toda referencia a la evolución de conciencia a través de la reencarnación y la acción del hombre durante su única vida, determina si pasará el resto de la eternidad en el cielo o en el infierno, al ver el universo con la óptica de una sola vida apareció el concepto de un Dios injusto y arbitrario que distribuye al arbitrio o azar el nacimiento de las personas como ricas, pobres, enfermas o sanas por azar. Toda esta concepción tuvo sentido mientras el aprendizaje y la evolución espiritual se realizaban a través de la oscuridad del sufrimiento, el martirio o el sadismo inquisidor.

«La masa del Imperio romano -escribe Schaff- fue bautizada solamente con agua, no con el Espíritu y el fuego del Evangelio, y trajo así las costumbres y las prácticas paganas al santuario cristiano bajo nombres diferentes»: 

«Sabemos por Eusebio -nos explica Newman (un cardenal Católico Romano)-, que Constantino, para atraer a los paganos a la nueva religión, traspuso a ésta los ornamentos externos a los cuales estaban acostumbrados. . . El uso de templos dedicados a santos particulares, ornamentados en ocasiones con ramas de árboles; incienso, lámparas y velas; ofrendas votivas para recobrar la salud; agua bendita; fiestas y estaciones, procesiones, bendiciones a los campos; vestidos sacerdotales, la tonsura, el anillo de bodas, las imágenes en fecha más tardía, quizá el canto eclesiástico, el Kyrie Eleison, todo esto tiene un origen pagano y fue santificado mediante su adaptación en la Iglesia».

En el año 529, el emperador Justiniano I decretó el cierre de las escuelas filosóficas de Atenas y ordenó clausurar la academia que había fundado Platón, 860 años antes.

El año 553 Justiniano I pasa a dirigir en vez del Papa el Segundo Concilio de Constantinopla que declara una serie de anatemas, uno de ellos contra la Reencarnación, por no ser útiles para facilitar el sometimiento político y religioso del pueblo.

Justiniano y el Segundo Concilio de Constantinopla

5 de mayo - 2 de junio de 553

El Segundo Concilio de Constantinopla fue convocado por un Emperador que temía que la divulgación de la Reencarnación debilitara el Imperio y su autoridad... El año 553 el Concilio de Constantinopla no fue presidido por un Papa como debe ser, sino que por un laico como lo era el Emperador de Oriente Justiniano I quien puso como presidente a Eutiquio, Patriarca de Constantinopla. Logró Justiniano que se declarara herética la enseñanza de Orígenes en especial, y otros padres de la Iglesia en general, todos ellos reencarnacionistas. Quince postulados origenistas fueron condenados sinodalmente: La preexistencia de las almas; la reencarnación; la eternidad de la creación; el pecado original; la procedencia del Hijo; la liberación final de todos los pecadores del infierno...

Quince postulados origenistas fueron condenados sinodalmente, entre ellos están: La preexistencia de las almas; la reencarnación; la eternidad de la creación; el pecado original; la procedencia del Hijo; la liberación final de todos los pecadores del infierno... De aquel Concilio se muestran a continuación 15 cánones, quizá extensos, aburridos, repetitivos, densos... Los dejo por ser ellos parte de un documento histórico que dio lugar a dogmas actuales. Entre otros considerandos se sentencia:

Can. 1. Si alguno no confiesa una sola naturaleza o sustancia del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y una sola virtud y potestad, Trinidad consustancial, una sola divinidad, adorada en tres hipóstasis o personas; ese tal sea anatema. Porque uno solo es Dios y Padre, de quien todo; y un solo Señor Jesús, por quien todo; y un solo Espíritu Santo, en quien todo.

Can. 2. Si alguno no confiesa que hay dos nacimientos de Dios Verbo, uno del Padre, antes de los siglos, sin tiempo e incorporalmente; otro en los últimos días, cuando Él mismo bajó de los cielos, y se encarnó de la santa gloriosa madre de Dios y siempre Virgen María, y nació de ella; ese tal sea anatema.

Can. 3. Si alguno dice que uno es el Verbo de Dios que hizo milagros y otro el Cristo que padeció, o dice que Dios Verbo está con el Cristo que nació de mujer o que está en Él como uno en otro; y no que es uno solo y el mismo Señor nuestro Jesús, el Verbo de Dios que se encarnó y se hizo hombre, y que de uno mismo son tanto los milagros como los sufrimientos a que voluntariamente se sometió en la carne, ese tal sea anatema.

Can. 4. Si alguno dice que la unión de Dios Verbo con el hombre se hizo según gracia o según operación, o según igualdad de honor, o según autoridad, o relación, o hábito, o fuerza, o según buena voluntad, como si Dios Verbo se hubiera complacido del hombre, por haberle parecido bien y favorablemente de Él, como Teodoro locamente dice; o según homonimia, conforme a la cual los nestorianos llamando a Dios Verbo Jesús y Cristo, y al hombre separadamente dándole nombre de Cristo y de Hijo, y hablando evidentemente de dos personas, fingen hablar de una sola persona y de un solo Cristo según la sola denominación y honor y dignidad y admiración; mas no confiesa que la unión de Dios Verbo con la carne animada de alma racional e inteligente se hizo según composición o según hipóstasis, como enseñaron los santos Padres; y por esto, una sola persona de Él, que es el Señor Jesús, uno de la Santa Trinidad; ese tal sea anatema. Porque, como quiera que la unión se entiende de muchas maneras, los que siguen la impiedad de Apolinar y de Eutiques, inclinados a la desaparición de los elementos que se juntan, predican una unión de confusión. Los que piensan como Teodoro y Nestorio, gustando de la división, introducen una unión habitual. Pero la Santa Iglesia de Dios, rechazando la impiedad de una y otra herejía, confiesa la unión de Dios Verbo con la carne según composición, es decir, según hipóstasis. Porque la unión según composición en el misterio de Cristo, no sólo guarda inconfusos los elementos que se juntan, sino que tampoco admite la división.

Can. 5. Si alguno toma la única hipóstasis de nuestro Señor Jesús en el sentido de que admite la significación de muchas hipóstasis y de este modo intenta introducir en el misterio de Cristo dos hipóstasis o dos personas, y de las dos personas por él introducidas dice una sola según la dignidad y el honor y la adoración, como lo escribieron locamente Teodoro y Nestorio, y calumnia al santo Concilio de Calcedonia, como si en ese impío sentido hubiera usado de la expresión "una sola persona"; pero no confiesa que el Verbo de Dios se unió a la carne según hipóstasis y por eso es una sola la hipóstasis de Él, o sea, una sola persona, y que así también el santo Concilio de Calcedonia había confesado una sola hipóstasis de nuestro Señor Jesús; ese tal sea anatema. Porque la santa Trinidad no admitió añadidura de persona o hipóstasis, ni aun con la encarnación de uno de la santa Trinidad, el Dios Verbo.

Can. 6. Si alguno llama a la santa gloriosa siempre Virgen María madre de Dios, en sentido figurado y no en sentido propio, o por relación, como si hubiera nacido un puro hombre y no se hubiera encarnado de ella el Dios Verbo, sino que se refiriera según ellos el nacimiento del hombre a Dios Verbo por habitar con el hombre nacido; y calumnia al santo Concilio de Calcedonia, como si en este impío sentido, inventado por Teodoro, hubiera llamado a la Virgen María madre de Dios; o la llama madre de un hombre o madre de Cristo, como si Cristo no fuera Dios, pero no la confiesa propiamente y según verdad madre de Dios, porque Dios Verbo nacido del Padre antes de los siglos se encarnó de ella en los últimos días, y así la confesó piadosamente madre de Dios el santo Concilio de Calcedonia, ese tal sea anatema.

Can. 7. Si alguno, al decir "en dos naturalezas", no confiesa que un solo Señor nuestro Jesús es conocido como en divinidad y humanidad, para indicar con ello la diferencia de las naturalezas, de las que sin confusión se hizo la inefable unión; porque ni el Verbo se transformó en la naturaleza de la carne, ni la carne pasó a la naturaleza del Verbo (pues permanece una y otro lo que es por naturaleza, aun después de hecha la unión según hipóstasis), sino que toma en el sentido de una división en partes tal expresión referente al misterio de Cristo; o bien, confesando el número de naturalezas en un solo y mismo Señor nuestro Jesús, Dios Verbo encarnado, no toma en teoría solamente la diferencia de las naturalezas de que se compuso, diferencia no suprimida por la unión (porque uno solo resulta de ambas, y ambas son por uno solo), sino que se vale de este número como si [Cristo] tuviese las naturalezas separadas y con personalidad propia, ese tal sea anatema.

Can. 8. Si alguno, confesando que la unión se hizo de dos naturalezas: divinidad y humanidad, o hablando de una sola naturaleza de Dios Verbo hecha carne, no lo toma en el sentido en que lo enseñaron los Santos Padres, de que de la naturaleza divina y de la humana, después de hecha la unión según la hipóstasis, resultó un solo Cristo; sino que por tales expresiones intenta introducir una sola naturaleza o sustancia de la divinidad y de la carne de Cristo, ese tal sea anatema. Porque al decir que el Verbo unigénito se unió según hipóstasis, no decimos que hubiera mutua confusión alguna entre las naturalezas, sino que entendemos más bien que, permaneciendo cada una lo que es, el Verbo se unió a la carne. Por eso hay un solo Cristo, Dios y hombre, el mismo consustancial al Padre según la divinidad, y el mismo consustancial a nosotros según la humanidad. Porque por modo igual rechaza y anatematiza la Iglesia de Dios, a los que dividen en partes o cortan que a los que confunden el misterio de la divina economía de Cristo.

Can. 9. Si alguno dice que Cristo es adorado en dos naturalezas, de donde se introducen dos adoraciones, una propia de Dios Verbo y otra propia del hombre; o si alguno, para destrucción de la carne o para confusión de la divinidad y de la humanidad, o monstruosamente afirmando una sola naturaleza o sustancia de los que se juntan, así adora a Cristo, pero no adora con una sola adoración al Dios Verbo encarnado con su propia carne, según desde el principio lo recibió la Iglesia de Dios, ese tal sea anatema.

Can. 10. Si alguno no confiesa que nuestro Señor Jesús, que fue crucificado en la carne, es Dios verdadero y Señor de la gloria y uno de la santa Trinidad, ese tal sea anatema.

Can. 11. Si alguno no anatematiza a Arrio, Eunomio, Macedonio, Apolinar, Nestorio, Eutiques y Origenes, juntamente con sus impíos escritos, y a todos los demás herejes, condenados por la santa Iglesia Católica y Apostólica y por los cuatro antedichos santos Concilios, y a los que han pensado o piensan como los antedichos herejes y que permanecieron hasta el fin en su impiedad, ese tal sea anatema.

Can. 12. Si alguno defiende al impío Teodoro de Mopsuesta, que dijo que uno es el Dios Verbo y otro Cristo, el cual sufrió las molestias de las pasiones del alma y de los deseos de la carne, que poco a poco se fue apartando de lo malo y así se mejoró por el progreso de sus obras, y por su conducta se hizo irreprochable, que como puro hombre fue bautizado en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y por el bautismo recibió la gracia del Espíritu Santo y fue hecho digno de la filiación divina; y que a semejanza de una imagen imperial, es adorado como efigie de Dios Verbo, y que después de la resurrección se convirtió en inmutable en sus pensamientos y absolutamente impecable; y dijo además el mismo impío Teodoro que la unión de Dios Verbo con Cristo fue como la de que habla el Apóstol entre el hombre y la mujer: Serán dos en una sola carne [Eph. 5, 31]; y aparte otras incontables blasfemias, se atrevió a decir que después de la resurrección, cuando el Señor sopló sobre sus discípulos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo [Ioh. 20, 22], no les dio el Espíritu Santo, sino que sopló sobre ellos sólo en apariencia ¡ éste mismo dijo que la confesión de Tomás al tocar las manos y el costado del Señor, después de la resurrección: Señor mío y Dios mío [Ioh. 20, 28], no fue dicha por Tomás acerca de Cristo, sino que admirado Tomás de lo extraño de la resurrección glorificó a Dios que había resucitado a Cristo. Y lo que es peor, en el comentario que el mismo Teodoro compuso sobre los Hechos de los Apóstoles, comparando a Cristo con Platón, con Maniqueo, Epicuro y Marción dice que a la manera que cada uno de ellos, por haber hallado su propio dogma, hicieron que sus discípulos se llamaran platónicos, maniqueos, epicúreos y marcionitas; del mismo modo, por haber Cristo hallado su dogma, nos llamamos de Él cristianos; si alguno, pues, defiende al dicho impiísimo Teodoro y sus impíos escritos, en que derrama las innumerables blasfemias predichas, contra el grande Dios y Salvador nuestro Jesús, y no le anatematiza juntamente con sus impíos escritos, y a todos los que le aceptan y vindican o dicen que expuso ortodoxamente, y a los que han escrito en su favor y en favor de sus impíos escritos, o a los que piensan como él o han pensado alguna vez y han perseverado hasta el fin en tal herejía, sea anatema.


Can. 13. Si alguno defiende los impíos escritos de Teodoreto contra la verdadera fe y contra el primero y santo Concilio de Éfeso, y San Cirilo y sus doce capítulos (anatematismos, v. 113 ss), y todo lo que escribió en defensa de los impíos Teodoro y Nestorio y de otros que piensan como los antedichos Teodoro y Nestorio y que los reciben a ellos y su impiedad, y en ellos llama impíos a los maestros de la Iglesia que admiten la unión de Dios Verbo según hipóstasis, y no anatematiza dichos escritos y a los que han escrito contra la fe recta o contra San Cirilo y sus doce Capítulos, y han perseverado en esa impiedad, ese tal sea anatema.

Can. 14. Si alguno defiende la carta que se dice haber escrito Ibas al persa Mares, en que se niega que Dios Verbo, encarnado de la madre de Dios y siempre Virgen María, se hiciera hombre, y dice que de ella nació un puro hombre, al que llama Templo, de suerte que uno es el Dios Verbo, otro el hombre, y a San Cirilo que predicó la recta fe de los cristianos se le tacha de hereje, de haber escrito como el impío Apolinar, y se censura al santo Concilio primero de Éfeso, como si hubiera depuesto sin examen a Nestorio, y la misma impía carta llama a los doce capítulos de San Cirilo impíos y contrarios a la recta fe, y vindica a Teodoro y Nestorio y sus impías doctrinas y escritos; si alguno, pues, defiende dicha carta y no la anatematiza juntamente con los que la defienden y dicen que la misma o una parte de la misma es recta, y con los que han escrito y escriben en su favor y en favor de las impiedades en ella contenidas, y se atreven a vindicarla a ella o a las impiedades en ellas contenidas en nombre de los Santos Padres o del santo Concilio de Calcedonia, y en ello han perseverado hasta el fin, ese tal sea anatema.

Así, pues, habiendo de este modo confesado lo que hemos recibido de la Divina Escritura y de la enseñanza de los Santos Padres y de lo definido acerca de la sola y misma fe por los cuatro antedichos santos Concilios; pronunciada también por nosotros condenación contra los herejes y su impiedad, así como contra los que han vindicado o vindican los tres dichos capítulos, y que han permanecido o permanecen en su propio error; si alguno intentare transmitir o enseñar o escribir contra lo que por nosotros ha sido piadosamente dispuesto, si es obispo o constituído en la clerecía, ese tal, por obrar contra los obispos y la constitución de la Iglesia, será despojado del episcopado o de la clerecía; si es monje o laico, será anatematizado.


Enfatizando además que:
Todo aquél que sostenga la mítica idea de la preexistencia del alma y la maravillosa opinión de su regreso será anatemizado. Si alguien dice, o piensa, que las almas de los hombres preexisten y que han sido anteriormente espíritus y virtudes (potencias santas, y que han obtenido hartura de la contemplación divina; que se han pervertido y que en consecuencia el amor de Dios se ha enfriado en ellos, a causa de lo que se les ha llamado almas (soplos), y que han sido enviadas en cuerpos como castigo: que sea declarado anatema.
Este especial Concilio dirigido por un emperador laico mientras al Papa Virgilio se le impidió salir de Roma para no estar presente dado que aceptaba la Reencarnación y los postulados de Orígenes y los otros primeros Padres de la Iglesia, carece de testimonio sobre las discusiones para fundamentar sus conclusiones dado que las actas "desaparecieron". Justiniano I dejó retenido en Roma al Papa Virgilio que debía presidir el Concilio, el Papa no acató la validez de dicho Concilio, al igual que tres de sus sucesores, los Papas Pelagio I, Pelagio II y Gregorio I o Magno, quienes ignoraron los mandatos del Concilio del año 553 hasta que, el año 604, un Papa, quizá para evitar el cisma o por política conveniencia, reconoció el Concilio. Y por este concilio trucho no aceptan los cristianos ligados al dogma a la Reencarnación.

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Conciliares opiniones

1/
En le año 325 de nuestra era, el emperador Constantino organizó el concilio de Elicea, para acordar cuales textos sagrados serían aprobados, y cuales desechados en la nueva religión aceptada por el estado, eliminaron 25 textos bíblicos y más de 20 documentos de soporte, entre ellos el libro de Enoc o Enoglos. Los aprobados fueron condensados y reinterpretados convirtiéndose en lo que hoy
conocemos como los Evangelios de la sagrada Biblia, esto nos dejó una herencia incompleta de la sabiduría contenida en los textos originales, eliminando información sobre quiénes somos, de dónde venimos porqué estamos aquí, y qué podemos esperar que suceda. Desapareció toda referencia a la evolución de conciencia a través de la reencarnación y la acción del hombre durante su única vida, determina si pasará el resto de la eternidad en el cielo o en el infierno. Al ver el universo con la óptica de una sola vida apareció el concepto de un Dios injusto y arbitrario que determina el nacimiento de las personas como ricas, pobres, enfermas o sanas por azar. Toda esta concepción tuvo sentido mientras el aprendizaje y la evolución espiritual se realizaban a través de la oscuridad del sufrimiento, el martirio o el sadismo inquisidor.
Mónica Barbagallo

2/
Si Jesús y los primeros cristianos profesaban la reencarnación, nos preguntamos entonces, por qué esta verdad se perdió en algún momento y por qué no forma parte de la teología cristiana oficial hoy en día. La respuesta a esa pregunta hay que buscarla en los eventos históricos que siguieron al Primer Concilio de Nicea en el año 325, cuando el emperador romano Constantino decidió convertir al cristianismo en la religión oficial del imperio, así como a los esfuerzos posteriores de la Iglesia por desterrar de la teología cristiana cualquier referencia al concepto de la preexistencia del alma y la reencarnación que, en el Segundo Concilio de Constantinopla realizado en el año 553 bajo el auspicio del emperador Justiniano, pasó a ser anatema. Sobre esto se ha escrito mucho recientemente gracias al trabajo de historiadores y eruditos, los cuales han contribuido a una mejor comprensión de los orígenes del Cristianismo apoyándose en nuevos documentos de gran valor histórico como son los Evangelios Gnósticos descubiertos en Nag Hammadi (Egipto) en 1945 y los Pergaminos del Mar Muerto encontrados en Qumrán a partir de 1947.
Ulises del Castillo

3/
Sólo fue a partir del año 543, en el IV Concilio de Constantinopla, que la Iglesia condenó la Ley de la Reencarnación por una errónea traducción e interpretación de un texto tal como en los primeros siglos del cristianismo se conocían. Es decir que, 500 años después de la muerte de Jesús, personas que -quizás honestamente- creyeron interpretarle, decidieron que la idea de la reencarnación -la cual forma parte de muchas otras religiones- debía ser borrada de la Biblia "oficial".
Levi H. Dowling

4/

Cuando el emperador Constantino supuestamente se convirtió en cristiano en el año 313 d. C. (en realidad, fue una astuta maniobra política), le dio libertad a los cristianos, así como también categoría oficial a la iglesia cristiana en colaboración con el paganismo. Puesto que ahora era un cuerpo religioso reconocido en el imperio, Constantino, como emperador, tenía que ser reconocido como su cabeza de facto. Como tal, convocó el primer concilio ecuménico, el Concilio de Nicea, en el año 325. Mientras gobernaba la iglesia cristiana, Constantino continuó encabezando el sacerdocio pagano, oficiando en las celebraciones paganas, y donando templos paganos, aún después que comenzó a edificar iglesias cristianas. Como cabeza del sacerdocio pagano, Constantino era el PONTIFEX MAXIMUS (PONT MAX), y necesitaba un título similar como cabeza de la iglesia cristiana. Los cristianos lo honraron como "Obispo de Obispos", mientras Constantino se llamaba a sí mismo "Vicarius Christi", Vicario de Cristo. Sin embargo, esta frase en latín, si es traducida al griego, literalmente significa Anticristo. Constantino era el prototipo del Anticristo profetizado en la Escritura, y quien todavía tiene que venir.
Daniel Sapia

5/
Las alusiones bíblicas a la reencarnación fueron retiradas del texto el año 325 por orden del emperador Constantino, lo que se confirmó en el Concilio de Constantinopla del año 553.
Henry Leo Bolduc

6/
¿Existe la reencarnación? Sí existe. Algunas religiones la incluyen en sus doctrinas; pero el Cristianismo anuló o suprimió esta enseñanza en los tiempos del emperador Constantino. A él, no le convenía que la gente supiera esto y lo suprimió por razones de poder y alianza con la Iglesia de aquel tiempo. Desde entonces, el Cristianismo ignora y rechaza la reencarnación que ya se enseñaba en tiempos de Jesús de Nazaeth y anteriormente. La reencarnación era, por entonces, aceptada con naturalidad. La Biblia también la ha suprimido, pero quedan algunos vestigios de verdad en las antiguas escrituras sagradas.
Araceli Egea
7/
Aún San Pablo expresa la teoría de la reencarnación en sus epístolas en las cuales relata los casos de Jacob y Esaú, diciendo que el Señor amó a uno y odió al otro antes de que estos nacieran. Obviamente, el Señor no puede amar u odiar una cosa que no existe, por lo tanto implica que Jacob y Esaú en vidas previas fueron respectivamente bueno y malo, desde luego el Señor, o karma, amó uno y odió al otro antes de su nacimiento como Jacob y Esaú. En este caso, Pablo se refiere al mismo acontecimiento de que habla también Malachi, el profeta mayor, en perfecta sintonía con la idea prevaleciente. Después de Pablo y los discípulos, aparecieron los primeros padres de la iglesia y muchos de ellos enseñaron lo mismo. Orígenes fue el más grande, impartió la doctrina en modo específico y a causa de la influencia de sus ideas, el Concilio de Constantinopla, 500 años después de Jesús, creyó oportuno condenar la doctrina como deletérea. Esta condena funcionó porque los padres eran seres ignorantes, la mayoría eran gentiles y no les interesaban las doctrinas antiguas, aún la obviaban. Por lo tanto, la doctrina de la reencarnación desapareció de las enseñanzas públicas y al final desvaneció para el mundo occidental. Pero debe ser resucitada porque era unas de las creencias del fundador, ofrece una base permanente y poderosa para la ética y es en realidad la doctrina teosófica más importante.
William Brehon

8/
Tradicionalmente, se ha considerado el alma (especialmente por parte de los cristianos) como un ser divino y santo, ubicado "allá arriba en los cielos". A los escritores cristianos posteriores al siglo sexto nunca se les ocurrió escribir sobre la reencarnación. La doctrina de la reencarnación fue expurgada de la Biblia por instigación del Emperador Justiniano I. Las iglesias eliminaron rápidamente esta desagradable idea de que encarnamos y reencarnamos, ya que si encarnásemos una y otra vez tendríamos tiempo de evolucionar; no existiría tanta presión sobre nosotros para ser 'buenos' y cumplir nuestros deberes para con la iglesia. Si por cualquier razón prefiriésemos no ser buenos sino herejes, lo que la iglesia llamaba 'malos', tendríamos otra vez, otra oportunidad. Eso no es bueno para el clero. Los sacerdotes necesitan poder, y no se obtiene poder diciendo: "¡No os preocupéis! Tenéis tiempo. ¿Qué más da? ¡Libre albedrío! ¡Seguid así, hijos míos!" Eso no le iba a dar poder a los sacerdotes. Quizá les hiciera muy populares, pero poder y popularidad no suelen ir de la mano. La Iglesia ha olvidado la doctrina de la reencarnación (que los primitivos padres de la iglesia enseñaban), y de ahí procede la idea que colorea el pensamiento cristiano moderno: el alma, si es que existe algo así, está ahí arriba, en el cielo, y la veremos cuando muramos.
Benjamín Creme

9/
Ese monstruo Constantino.  Ese verdugo hipócrita y frío, que degolló a su hijo, estranguló a su mujer, asesinó a su padre y a su hermano político, y mantuvo en su Corte una caterva de sacerdotes sanguinarios y serviles, de los que uno sólo se hubiera bastado para poner a media humanidad en contra de la otra media y obligarlas a matarse mutuamente.
Karlheinz Deschner

10/
La doctrina de la reencarnación fue hecho aceptado en la comprensión de los dirigentes de las comunidades cristianas de los primeros tiempos. En el año 540 esto cambió rotundamente. Durante el Concilio de Constantinopla, convocado y dirigido por el emperador Justiniano I, en el año 538, la doctrina fue rechazada por exigencia del emperador. Justiniano I dominaba la Iglesia y llegó a encarcelar al Papa. En el año 543 el Papa Virgilio -probablemente por coerción- confirma la excomunión contra Orígenes, que había sido un defensor de esta doctrina. Justiniano I, por su parte, se sometió a la presión de las poderosas órdenes monásticas considerándolo necesario para sus afanes políticos. A pesar de estas medidas, en las cuales no se daba valor a la verdad, se conocía la doctrina hasta bien entrada la Edad Media.
Osthagen

11/
Según investigaciones de Osthagen, la doctrina de la reencarnación fue hecho aceptado en la comprensión de los dirigentes de las comunidades cristianas de los primeros tiempos. En el año 540 esto cambió rotundamente. Durante el Concilio de Constantinopla, convocado y dirigido por el emperador Justiniano I, en el año 538, la doctrina fue rechazada por exigencia del emperador. Justiniano I dominaba la Iglesia y llegó a encarcelar al Papa.
Kurt Eggenstein
12/
Constantino, el emperador Romano, quien gobernaba sobre lo que hoy se conoce como Francia y Gran Bretaña estaba en guerra con su cuñado Magencio, de Italia. Según informes del propio emperador, en el camino hacia la batalla tuvo una visión, apareció una cruz en el cielo con la siguiente Inscripción  IN HOC SIGNO VINCES, "bajo este signo vencerás". Después de su victoria Constantino hizo de la cruz el estandarte de sus ejércitos. Posteriormente, cuando el cristianismo llegó a ser la religión estatal del Imperio Romano, la cruz se convirtió en el símbolo de la iglesia católica. Constantino  no era un emperador ario, aunque era adorador entusiasta del Dios Solar. El Monarca Romano incluso dedicó el primer día de la semana, el domingo, llamado originalmente Dies Solis, "Sun day" o día del dios solar SOL a su adoración, sin embargo su fragmentado imperio estaba siendo corrompido en su base, las legiones, tradicionalmente seguidoras del culto a Mithra y por tanto ario solares, estaban influenciándose por el cristianismo, Constantino aprovechó esta condición para someter y unir a sus huestes, ya no bajo el concepto guerrero de Mithra, sino con la sumisión y redención del pecado cristiano, la culpa y obediencia, el mismo Constantino era preso de un sentimiento de culpa, era el responsable del asesinato de su esposa y su hijo, un recuerdo que le acompañó siempre, la religiones paganas no lo perdonaron por ese crimen, por lo que buscó el consuelo de la única religión que sí lo perdonaba, el cristianismo, lo cual se acomodaba perfectamente además, a sus intenciones políticas. Esto es fácilmente corroborado reconociendo la habilidad política de Constantino, el poder estaba en la milicia, las legiones eran la base del Imperio Romano, instauraban y derrocaban emperadores según su conveniencia. Respecto a la visión de Constantino, así como el tipo de cruz que se supone vio en los cielos nunca estuvo clara. El otro símbolo, la inscripción que apareció a través de un sueño, y que según su propia descripción correspondería a las primeras letras del nombre cristo, Ji-Rho, cristos en griego o  Xristos Wotánico / Thor Hijo Resurrecto, la denominada cruz de Chi apareció formalmente algunos siglos después, tergiversándose nuevamente su significado pues en los caracteres rúnicos significaría "Thor- el hijo resurrecto", la esperanza de la era de la restauración, de Shiva, la derrota de Kaly, la vuelta de la virilidad sobre la feminidad. Constantino, a pesar de reconocer este significado Rúnico.- Druídico- Pagano, rechazó la religión de los druidas como su fe, buscaba la absolución personal que solo el Cristianismo le había ofrecido, sin embargo continuó con sus ceremoniales paganos ario solares a pesar de adoptar la fe cristiana como oficial del imperio, hasta se hizo bautizar en su lecho de muerte sin abandonar su creencia ario solar, el del culto al dios del cordero.
Paulo E. F. López Meza
13/
El temor que existe con la regresión a vidas pasadas se debe no solo al desconocimiento de sus prácticas y beneficios sino al interés de la iglesia que ha sido más político que religioso. El emperador Constantino había borrado del nuevo testamento referencias a la reencarnación cuando el cristianismo se convirtió en la religión oficial del imperio romano. Constantino pensaba que si el pueblo tenía más oportunidades a través de las diferentes vidas, su imperio y todo lo que él representaba, se le podía venir al suelo como un castillo de arena.
Mario Mesa Saldarriaga

14/
Las verdaderas enseñanzas de Jesús fueron alteradas por romanos ignorantes. Comenzó en el siglo IV después de que Constantino conquistó Roma e incorporó la iglesia al estado. En el año 553 Después de Cristo, la relación romana de iglesia-estado comenzaron a sacar todas las referencias de la reencarnación en el Nuevo Testamento; sin embargo, hay algunas cosas que olvidaron. Por ejemplo, Jesús, habló acerca de uno de los Cesar diciendo que era Cesar dos veces (Cesar nunca cedió el poder y tampoco regresó al poder alguna vez). Los discípulos de Jesús le preguntaron si era Elías, y más allá de reprenderlos por creer en la reencarnación, él les respondió que Juan el Bautista había sido Elías. La reencarnación fue rechazada vehementemente por la relación iglesia-estado porque se dieron cuenta de que no podían controlar a la población que creía en ella. Ellos querían que las masas estuvieran con ellos y pagaran a la iglesia por su salvación. (Reencarnación: El Ave Fénix del misterio. Compilado y editado por Joseph Head y S. L. Cranston). De pronto y por un voto, hicieron divino a Jesús. Eso era una idea genial! El hacer a Jesús más de lo que pretendió ser; que es, el único hijo de Dios, fue puesto en un pedestal para admiración y nunca nada se le compararía. El Mesías significa el elegido. Aquel que saca a la gente de la oscuridad y lo lleva al conocimiento de la Unidad.
Kathlee Milner

15/
Constantino decretó dogmas y creencias que le sirvieran de sustento a los nuevos credos. Uno de esos dogmas está en evidente contradicción con el antiguo concepto de las vidas sucesivas. Por tal razón la doctrina de la reencarnación fue eliminada de todas las enseñanzas del imperio, al tiempo que se tildaba de pagano y herético todo conocimiento que procedía de otras culturas.
Wilfredo Muñoz
16/
Cuando el emperador Constantino declara al cristianismo como religión oficial de Roma trescientos años después de Jesús, fusiona a la Iglesia con el Estado y la convierte en un instrumento del poder político y desde entonces hasta nuestros días, con algunas excepciones, el poder y la riqueza mantienen desvirtuada la palabra de Dios. Satisfecho el Estado, permite a la Iglesia dejar de pagar impuestos.
Trescientos años más tarde, en el Segundo Concilio de Constantinopla, se consolida el "pacto" con el poder político y se proclama a la Iglesia como la única puerta para entrar al cielo. Se suprime del cristianismo la idea de la reencarnación por herética y con el objeto de monopolizar el poder divino en la tierra se desaloja a Dios de su principal templo: el corazón humano, para situarlo en regiones celestiales inaccesibles al común de los mortales si no es con el visto bueno de la iglesia o del poder político.
Guillermo Antonio Pérez Leiva

17/
Cuando, finalmente, en el siglo IV el poder político claudica ante el cristianismo con aquella historia de los sueños de Constantino, lo hace con determinadas condiciones. El emperador convirtió al cristianismo en la religión oficial del Imperio Romano pero no sin suprimir las referencias del Nuevo Testamento a la reencarnación. Esa doctrina, defendida hasta entonces por diferentes padres de la Iglesia, entrañaba una seria amenaza ya que si los ciudadanos no temían morir, al poder mejorar en otras vidas, serían menos fácilmente obedientes a las leyes y ordenes del emperador. Constantino, declara herejía la creencia en la reencarnación, pensando seguramente que si los cristianos tenían demasiado tiempo, vida tras vida, para alcanzar la salvación, no se apresurarían a obedecer a una institución que gozaba día tras día de más y más poder.
Dr. J. M. De la Villa Merchán, psiquiatra

18/
Orígenes -uno de los más famosos Padres de la Iglesia- fue el pensador más sobresaliente de quienes especularon sobre la existencia de almas que regresan a la Tierra. Todos sus libros, y principalmente el titulado De los primeros principios, escrito en el siglo III, fueron condenados en el Segundo Concilio de Constantinopla, llevado a cabo en el año 553 bajo el patronato del emperador Justiniano I. El veredicto sentenciaba: "Si alguien afirmara la fabulosa pre-existencia de las almas y se adhiriese a esa doctrina monstruosa, ¡sea anatema!" Aunque este edicto estableciera la naturaleza herética de la doctrina de la reencarnación, los estudiosos de la religión encuentran huellas de nociones similares en los escritos de san Agustín, san Gregorio y san Francisco de Asís.
Dr. Stanislav Grof


Comentario

De niño, en la edad escolar, en general no fue buena mi experiencia en clases de Religión, ese que allí se enseñaba, en ocasiones, no era mi Dios, entre otras cosas rechazaba el infierno y algunos dogmas que ya ni recuerdo. Cambió mi óptica el saber, aceptar y reconocer que Jesús estratificó su Enseñanza adecuándola a la media evolutiva de quienes lo escuchaban, a los más se la dejó encriptado en Parábolas para ser entendidas quizá, en próximas encarnaciones. A sus Iniciados les reveló la Verdad de lo Divino, Divino de lo cual somos parte aunque lo hayamos en la encarnación olvidado y esa Verdad a sus discípulos los Liberó.

Me parece ver o mejor dicho imagino, hace 1.650 años al humilde sacerdote, un erudito anónimo monje presionado, traductor "corrector" de los Evangelios originales desde el arameo al griego. Está molesto el monje por tener que acatar la orden "superior" de eliminar ciertos inconvenientes párrafos o frases neotestamentarias que molestan al Emperador Constantino, párrafos y frases que entre otras razones daban la razón a la Reencarnación que Jesús no rechazó pudiendo hacerlo, y los primeros Padres de la Iglesia aceptaron sabiendo que era un conocimiento del plano oculto de la Enseñanza dejada por Jesús, Enseñanza que ellos conocían. Este monje deja entonces una clave para nuestra era: Deja una frase en arameo, el idioma sirio-caldeo que habló Jesús, le agrega a continuación una INCORRECTA traducción, lo hace a propósito quizá con la secreta esperanza que los futuros se darían cuenta y buscarían la Verdad en los textos, textos originales que desaparecieron, ya sea escondidos o quemados.

¿Ese monje, por orden imperial traductor-recopilador ¿qué dejó mal traducido de esa especial frase que se le quedó en arameo? Dice lo siguiente:

Jesús clamó a gran voz, diciendo: "Elí, Elí, ¿lama sabactani?" Esto es: ¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?
Mateo 27: 46

Lo hace el monje a sabiendas que Elí, Elí era un GRITO DE VICTORIA en el que Jesús además señaló al mundo lo siguiente:

Dios mío, Dios mío, para este propósito fui destinado.

Eludiendo la revisión de esa mala traducción para las posteriores versiones quedó mal traducida la advertencia hasta nuestros días. Así yo lo hacía saber siendo expulsado de clases de religión por hereje. Sí hay una primitiva versión del lejano Oriente cuyo revisión de la traducción se tomó la molestia en traducir bien la frase aramea y, en esa primitiva versión esta se destaca así:

Dios mío, Dios mío, para este propósito fui reservado.

No lo entendía, era y es absurdo suponer que Jesús poco antes de morir mostrara debilidad como se señala al mal traducir a propósito del arameo así: Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has desamparado? Es ilógico aceptar que tras un grito de victoria a gran voz, como lo es la sentencia "Elí, Elí"  viniera la plañidera y débil frase que Jesús jamás expresó. El monje traductor, revisor-censor logró su objetivo 1.600 años después, justo cuando el Fin de Era iniciaba sus primeros síntomas en que ese encriptado Mensaje se entendería. Así lo comprendieron a mediados del siglo XX algunos eruditos estudiosos de la Biblia e investigaron. La primera sorpresa fue la de encontrar esa versión primitiva de Oriente y luego demostrar la VERDAD al ver las irrefutables concordancias en arameo: Jesús antes de morir dejó al mundo Su Grito de Victoria:

Dios mío, Dios mío, para este propósito fui destinado

El monje traductor-obligado adulterador de la Sagrada Escritura, deja una señal con la esperanza que se sepa la Verdad y motivar a investigar lo que con esos textos en algunos párrafos y frases sucedió, como lo fue toda referencia relacionada con la Reencarnación. ¿Por qué los Evangelios originales desaparecieron?

Los Evangelios quedaron escritos en arameo el idioma sirio-caldeo de Jesús, su primera traducción lo fue al griego, o mejor dicho el koiné que es una variedad de la lengua griega conocida desde Roma hasta Egipto. Jerónimo hizo una posterior traducción según él del arameo al latín... lo fue desde la versión griega al latín. Es para ser destacado el hecho que circulan hoy varias versiones de los Evangelios, algunas católicas otras protestantes y TODAS dicen ser traducción del Nuevo Testamento. ¿De dónde la hicieron? Ninguna lo es desde el arameo original. ¿Por qué las copias oficiales mantienen el ERROR del mal significado de la frase en arameo que el monje a propósito dejó para advertirnos de la maniobra de Constantino? ¿Qué le pasó al monje?

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////




¿Biblia y Reencarnación?
http://www.misionrahma.de/docs/LA_REENCARNACION_EN_LA_BIBLIA.pdf
Muchas veces nos encontramos con pastores protestantes o con sacerdotes católicos que argumentan en contra de la reencarnación diciendo, que si la reencarnación fuera una realidad, estaría en forma explícita en el texto de la Biblia y ellos afirman que no está. O no ven la reencarnación en la Biblia y eso demuestra poco conocimiento del contenido de la misma, o no quieren verla, y esto si es grave, porque significa escamotear la verdad...
El alma es una entidad viviente inmortal e inmaterial que no tiene ningún componente de materia o cuerpo físico. Por esta razón, el alma está impedida de experimentar sensaciones, ya que las sensaciones son vivencias que se perciben por medio de los sentidos, y los sentidos son los medios que tiene el cuerpo físico para relacionarse con la realidad material que lo rodea. Cuando un alma desea experimentar sensaciones con la finalidad de conocer a fondo su significado, requiere necesariamente de un cuerpo físico material que le permita percibir sensaciones, y experimentar emociones. Esta es la razón por la cual el alma inmaterial tiene la necesidad de tomar un cuerpo físico que le sirva de vehículo para poder “sentir” vivencias sensoriales (como el dolor por causa de una herida, las carencias materiales como el hambre y el frío, etc.) y además, puede percibir las carencias inmateriales (que van unidas a las emociones, como la pena y el desengaño) así como también las vivencias inmateriales positivas (como la alegría y las demás satisfacciones que nos ofrece la vida terrenal). Como una sola vida no es posible para poder experimentar todas estas sensaciones, se crea la necesidad de repetir la experiencia de vivir nuevamente en un cuerpo material, a fin de experimentar sensaciones que no se experimentaron en la vida anterior. Este proceso, repetido de manera sucesiva representa el llamado ciclo de las reencarnaciones del alma humana y es un proceso que puede durar muchos miles de años. Dicho de una manera muy simple, el proceso de reencarnación de un alma, es el ingreso de dicha alma en un cuerpo nuevo, después de la muerte del cuerpo anterior.
El proceso de la reencarnación es un proceso repetitivo que se cumple hasta que el alma ha alcanzado el suficiente cúmulo de experiencias, de manera que ya no tiene necesidad de reencarnar nuevamente y por lo tanto, el proceso termina. Es decir, a través de un proceso que se repite una y otra vez, las almas de los seres humanos van pasando de un cuerpo a otro después de la muerte del cuerpo anterior, acumulando de este modo una serie de experiencias que van quedando almacenadas en la memoria del alma. Es importante poner bien en claro, que cuando un alma reencarna, el cuerpo del recién engendrado que toma, no tiene nada que ver directamente con el cuerpo que tuvo en su vida anterior y por lo tanto, su rostro y sus formas, incluido el nombre, tienen que ser necesariamente otros. Además, aunque hay excepciones, el nuevo cuerpo no guarda inicialmente recuerdos de sus vidas pasadas.
La vida de Jesús, tal como nos ha llegado por medio de los Evangelios, tiene varios pasajes en los cuales se relatan episodios que no tendrían ningún sentido si los queremos entender fuera del tema reencarnacionista. Veamos algunos de ellos.
En el capítulo 16, verso 13 de Mateo se lee: “... Jesús preguntaba a sus discípulos: ‘¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?’ Ellos dijeron: “Algunos dicen Juan el Bautista, otros Elías, todavía otros Jeremías o alguno de los profetas.”
Este pasaje parece que no ha sido analizado muy bien por los exegetas. La pregunta es: ¿Si no hubiera existido la reencarnación, por qué pues, los judíos decían que Jesús era Juan, Elías, Jeremías o alguno de los profetas? Además, si esto era una falsa creencia, Jesús mismo los hubiera reprendido, pero no hizo esto ¿Por qué?
En el capítulo 9, verso 1 leemos: “Entonces al ir pasando vio a un hombre ciego de nacimiento. Y sus discípulos le preguntaron: ‘Rabí, ¿quién pecó, este hombre o sus padres, para que naciera ciego?’ Jesús contestó: ‘Ni este hombre pecó ni sus padres, sino que fue para que las obras de Dios se pusiesen de manifiesto en su caso.”
Este texto, no tiene ningún sentido fuera del concepto de la reencarnación. El hombre ERA CIEGO DE NACIMIENTO, de manera que no podía haber pecado en ESA VIDA para volverse ciego ¿verdad? En conclusión, a lo que se referían los discípulos cuando le dijeron a Jesús “¿quién pecó, este hombre o sus padres?” Es que estaban afirmando que debía haber pecado en UNA VIDA ANTERIOR, de otra manera no tiene ningún sentido la pregunta, ¿verdad?
Finalmente, tenemos el caso tan conocido de Nicodemo, que acude a Jesús a consultarle en secreto y hablan de “renacer del agua y del espíritu” y cuando Nicodemo le dice que no entiende, Jesús lo reprende diciéndole: “¿Eres tú maestro de Israel y sin embargo no sabes estas cosas?” ¿A qué se refería Jesús cuando hizo esta pregunta? Pues, evidentemente, a la reencarnación.
Bueno, todo esto, sirve para preparar nuestro ánimo para la prueba definitiva. Esta prueba definitiva es Juan el Bautista.
Primero veamos la misión del Bautista: En el capítulo 1, verso 16, del Evangelio de Lucas, leemos: “...y a muchos de los hijos de Israel los volverá a Jehová, Dios de ellos. También irá delante de Él con el espíritu y el poder de Elías, para volver los corazones de padres a hijos y los desobedientes a la sabiduría práctica de los justos, para alistar para Jehová un pueblo
preparado.”
Aquí hay dos cosas que debemos resaltar. Primero, anuncia la misión de Juan como el precursor del Día de Jehová, es decir, el precursor del Mesías; y segundo, lo más importante que dice es que Juan “irá delante de Él CON EL ESPIRITU Y EL PODER DE ELÍAS”. Nos preguntamos: ¿Cómo puede ser esto sin que Juan sea la reencarnación del espíritu de Elías?
Pero aquí no termina este tema, hay otras menciones a lo mismo que se unen para darnos la seguridad de que la reencarnación está en la Biblia. En el Libro del profeta Malaquías capítulo 4, verso 5, leemos: “Envío a ustedes a Elías el profeta antes de la venida del día de Jehová, grande e inspirador de temor. Y él tendrá que volver el corazón de padres hacia
hijos...” Nos parece que está diciendo bien a las claras que ESTÁ ENVIANDO AL PROFETA ELÍAS COMO PRECURSOR DEL MESÍAS. Y además, para que nadie se confunda, menciona el trabajo que haría Juan como precursor y que hemos reseñado unas líneas antes. Pero todavía hay más. En el libro de Mateo capítulo 17, verso 10, leemos: “Sin embargo, los
discípulos le hicieron la pregunta: ‘¿Por qué pues, dicen los escribas que Elías tiene que venir primero?’ En respuesta dijo: ‘Elías, en realidad viene y restaurará todas las cosas. Sin embargo, yo les digo que Elías ya ha venido y ellos no lo reconocieron, antes hicieron con él las cosas que quisieron’...Entonces percibieron los discípulos que les hablaba de Juan el
Bautista.”
El texto que acabamos de mencionar es más claro que el agua: El espíritu de Juan y el espíritu de Elías, son EL MISMO ESPÍRITU.
¿Todavía nos queda alguna duda? Pues para que no nos quede la menor duda de que Juan y Elías tenían el mismo espíritu, veamos qué dijo Jesús en forma categórica, al respecto. Leamos el capítulo 11, verso 13 del Evangelio de Mateo: “Porque todos, los profetas y la Ley, profetizaron hasta Juan; y si ustedes quieren aceptarlo: Él mismo es Elías que está destinado a venir.” ¿Alguien nos puede decir que no es esta una afirmación categórica de parte del mismísimo Jesús, sobre que Elías y Juan son un mismo espíritu?
¿Por que es tan importante la reencarnación? ¡Porque así podemos darnos cuenta que NO HAY INJUSTICIA EN LA DIVINIDAD! Todo lo que hagas lo pagas, en esta vida o en otra, pero lo pagas y NO PUEDES ESCAPAR A ESTA LEY DE DIOS. Desgraciadamente, no entendemos los caminos de Dios y pensamos en tantos sinvergüenzas que conocemos y que lo pasan “en grande” mientras nosotros sufrimos o vivimos con muchas dificultades (no por la injusticia de Dios, sino por nuestra propia culpa generada en nuestros actos en vidas anteriores y que tenemos que saldar definitivamente, ahora, o arrastrar la deuda a otra vida…).
Cuando reflexionamos de esta manera, estamos pensando en el fondo de nuestra conciencia que se está cometiendo una injusticia con nosotros.
¿Cuántas veces hemos escuchado la frase?: “¡Qué habré hecho yo para merecer esto!” Y nunca encontramos respuesta hasta que no nos encontramos con la reencarnación cara a cara. Con la reencarnación sí podemos explicarnos por qué hay pobres y ricos, por qué hay blancos y negros; por qué hay gente que sufre y gente que la pasa bien, aún cuando no está cumpliendo con las verdaderas Leyes de Dios (ya pagará sus desaciertos en su próxima, vida, no lo duden…).
¿Cómo puede tener sentido que Dios siendo justo, (se menciona en la Biblia muchas veces que Dios es justo y muy pocas que Dios es bueno) pueda castigar a todo el género humano por la culpa de Adán y Eva? Un Dios tan malvado que castiga a seres inocentes por la culpa de otro, debía ser rechazado de nuestras vidas para siempre, porque no es algo bueno para nosotros. En cambio si entendemos el castigo del paraíso como un inicio del ciclo de reencarnaciones, entonces sí cobra sentido todo el mundo dual y el
proceso reencarnatorio en el que fatalmente estamos sumergidos. Y así podremos tener la seguridad de que Dios SIEMPRE OBRA EN JUSTICIA.
Recordemos también la ley del Talión: “Ojo por ojo y diente por diente” que no es más que un enunciado general de la ley de causa y efecto del karma y del drama, pero que solamente tiene sentido en un proceso reencarnatorio del cual NADIE PUEDE ESCAPAR. ¡ESO NI DUDARLO!
De la misma manera tampoco escaparán de la reencarnación los que digan muy sueltos de huesos “yo no creo en la reencarnación” y piensen que pueden saltar por encima de las Leyes de la Justicia Divina. (Para quien me diga esto, le propongo un experimento muy simple: Suba a un edificio muy alto y sosténgase de pie en el borde de la azotea y diga a los cuatro vientos: “yo no creo en la ley de la gravedad” y… dé un paso adelante…Después del experimento hablamos…)
Jesús dijo una frase enigmática: “Con la vara que midas serás medido” sin embargo, cuando vemos la aplicación de esta frase desde el contexto de la idea generalizada de que tenemos una única vida, nos encontramos con que Jesús nos falló y nunca se hace justicia en esta vida pues vemos por doquier que muchos sinvergüenzas se la pasan en grande y todavía tienen una muerte placentera y feliz riéndose de los tontos que “creyeron que sería castigado por sus trasgresiones a las Leyes de Dios”. Sin embargo, cuando vemos que no es así y nos damos cuenta que hay otra vida para ese sinvergüenza y que en esa vida pagará con largueza sus prevaricaciones y desvergüenzas, entonces con la Reencarnación cobra sentido que las palabras de Jesús son eternas y antes pasarán el cielo y la tierra y sus palabras no pasarán.
Francisco J. Bartra Gros
///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Si por definición Kafkiano es todo aquel procedimiento burocrático cuyo meta última es la negación absoluta del resultado previsible, de acuerdo a quienes, como almas, nos dan una sola posibilidad de vida se podría alegorizar diciendo: Todos los días, las 24 horas del día en el Casino llamado Tierra Dios crea millones de almas para cada uno de los zigotos o huevos que son formados mediante la concepción. Millones se pierden en los tres primeros meses, abortan y son almas que jamás vivirán, entre las que logran nacer, millones mueren de niños antes del año de vida o en su primera infancia, es decir, otros millones de almas, todos se irían al limbo, como lugar y estado de aquellos que habiendo muerto antes de llegar al uso de razón y sin bautismo, y por tanto con pecado original pero sólo con él, son privados de la visión de Dios, que es don gratuito y personal, aunque no sean castigados con penas aflictivas, sino que pueden gozar de una felicidad natural. Los niños del limbo ignoran en absoluto que exista la visión beatífica. Y por eso, aunque en realidad permanecerán eternamente privados de ella (y en este sentido meramente privativo están en las mismas condiciones que los condenados del infierno) sin embargo no padecen por ello pena ni tristeza alguna, ya que ignoran en absoluto que hubieran podido poseer aquel tesoro divino. O sea que su "pena de daño" es objetivamente infinita (como en los condenados), pero subjetivamente nula (ignoran que la tienen). Las almas que logran vivir y alcanzar el uso de razón, lo fue pues participaron, al ser creadas, de la lotería en la que los menos ganan y se van al cielo y los más pierden y se van, eternamente al infierno, concepto teológico que afirma: Dios es infinitamente justo y no puede quedar indiferente ante las maldades que se hacen en este mundo. Cómo van a estar lo mismo en la otra vida, el asesino, el ladrón, el egoísta y el vicioso, que el honrado y caritativo con todo el mundo. Evidentemente tiene que haber un castigo para tanta injusticia, tanto crimen y tanta maldad como queda en este mundo sin castigo. El temor al infierno no es el mejor motivo para servir a Dios. Es mucho mejor servirle por amor, como a un Padre nuestro que es. Pero somos tan miserables que a veces no nos bastará el amor de Dios, y conviene que tengamos en cuenta el castigo eterno, porque es una realidad.

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Judaísmo y Reencarnación

Las reencarnaciones existen, y en el judaísmo se lo asume totalmente. En prácticamente todos los libros de oraciones -sidurim- en existencia, aparece la plegaria para antes de irse a dormir: "En este acto perdono a todo el que me hizo enojar, o pecó contra mí, tanto contra mi cuerpo como contra mi dinero, tanto contra mi honor como contra con todo lo que tengo... tanto en esta encarnación como en cualquier otra encarnación".
Rabino Manasseh Ben Israel (1604-1657)

La creencia, o la doctrina de la transmigración de las almas, es un dogma establecido e infalible que el conjunto de nuestra iglesia acepta unánimemente, por lo tanto no existe nadie que ose negarlo... En realidad, en Israel hay muchos sabios que siguen firmemente esta doctrina, convirtiéndola entonces en un dogma, un punto fundamental de nuestra religión. Desde luego, es nuestro deber obedecer y aceptar este dogma con aclamación... En cuanto el "Zohar" y todo libro cabalístico, han inequivocadamente demostrado que es verdadera.
Rabino Manassa. En "Nishmath Hayem".

Una sola alma puede reencarnar varias veces en diferentes cuerpos y, de esta manera, rectificar el daño hecho en encarnaciones previas. De modo similar, también puede alcanzar la perfección que no alcanzó en encarnaciones previas.
Rabino Moshe Chaim Luzzato (1707-1747)

Eso es verdad. Mucha gente desea dejar Israel. Y muchos se marcharán. Haciendo eso agregarán más Mal a su cuenta privada espiritual. Ellos no desean oír las explosiones cerca de sus hogares, pero en varios años ellos se convertirán en víctimas de catástrofes aún mayores. Todo está predefinido y nadie puede escapar a este hecho... Nadie puede escapar de su misión - como en el caso del Profeta Jonah. El encuadre de cada alma tiene lugar en el mundo superior de acuerdo con la reencarnación, el destino de cada alma y su estado finito. A no ser que Ud. aprenda esas maneras, mis palabras le sonarán vacías.
De generación en generación, es decir de reencarnación en reencarnación, el alma desciende a este mundo y se reencarna en el cuerpo físico a fin de conducir la guerra contra ello. Nosotros no percibimos esta guerra, ella sucede dentro nuestro en el nivel inconsciente y es vista por nosotros como una lucha por la vida, como una necesidad de sobrevivir, como la anulación de los sufrimientos y el logro de placeres. Esta es nuestra guerra interna.
Una vez que el alma pasó un cierto numero de reencarnaciones de esta guerra inconsciente (el hombre no comprende las razones y objetivos de sus pruebas y los procesos de la reencarnación están ocultos para él), ello deviene en una nueva etapa -una consciente. Para pasar esto de una manera rápida e indolora los kabbalistas desarrollaron un método especial que es necesario estudiar durante esta etapa consciente de corrección. Por estas razones la Kabbalah es llamada las matemáticas del alma.
El tema del significado de la vida, de las causas de pruebas y sufrimientos, encuentra a un hombre no preparado independientemente de su edad. Posiblemente, ya a la edad de 10 años, el comienza a sentir esta cuestión dentro de el mismo, aunque aparentemente el no haya vivido ningún sufrimiento en su vida y crezca dentro de una familia segura. La cuestión viene a el desde su ultima reencarnación en este mundo.
Rabbi Laitman

Los judíos muertos en el holocausto lo fueron por sus pecados de la anterior vida y que ellos decidieron ajustar en esta vida sus culpas pasadas. Las víctimas de los malditos nazis fueron pobres gentes que eran reencarnaciones de espíritus pecadores, gente que transgredió e hizo todo tipo de cosas que no deberían haber cometido, y que reencarnaron para hacer penitencia.
Rabino Ovadia Yosef (Jerusalén, noviembre de 2000).

Yo he estado diez veces en este mundo. He sido alto dignatario de la Iglesia, príncipe, rey, y he estado desterrado; he tenido diez clases diferentes de rango social. Pero mi amor a la humanidad no fue nunca perfecto. Por eso he sido enviado una vez más aquí, para aprender el amor perfecto. Si lo consigo esta vez, ya no volveré más.
Rabino Abrahi Jehoschua

El pueblo judío cree fielmente en la Reencarnación y en los misterios que encierra la Cábala, en la que están, según ellos, los secretos de la vida y análisis a profundidad del hombre y al universo. Su estudio es sólo para iniciados y quienes llegan a leerla tienen el don de las profecías.
Joaquín Torres

La ciencia de la reencarnación es una de las ramas de Kabala las subvenciones de tribunal celestes al hombre después de su muerte, el peñasco de ocasión expiar las faltas hechas de sonido vivo. Los corazones pueden volver sobre la tierra (razón) en varias formas, según la gravedad de su mancha.
Robert Corcos

La Reencarnación es una creencia individual (o de ciertos grupos), tal como la no-creencia en la misma lo es. Es una creencia de índole restringida, y que no atenta contra los principios generales y superiores (Torá y halaja), ni tampoco es obligatorio compartirla. En el judaísmo no hay dogmas, ni fe ciega; pero hay leyes establecidas que deben ser cumplidas cabalmente. Por lo tanto los judíos que creen en la reencarnación, están dentro del judaísmo, como los que consideran que al morir nuestra alma retorna a la Fuente de Vida Eterna.
Rabino Yehuda Ribcol

La gente piensa que la reencarnación es un concepto oriental. Y si lo es. Es un concepto del Medio Oriente. Uno de los regalos del judaísmo al pensamiento oriental es la reencarnación. Hasta la persona mas alejada de la rectitud vuelve una y otra vez a este mundo hasta que transformarse por fin en un ser virtuoso y noble.
Rabi Yaakov Asher Sinclair

Entre el pueblo judío e incluso en las escuelas se creía en el regreso del alma de los muertos en la persona de los vivos.
padre Didon.

En el judaísmo existe, desde hace miles de años, una creencia fundamental en la reencarnación o gilgul. Esta creencia fue piedra fundamental de la fe judía aproximadamente hasta 1800 o 1850, época en que las comunidades judías de la Europa Oriental se transformaron ante la necesidad de "modernizarse" y de ser aceptadas por el orden Occidental, más científico. En las comunidades judías ortodoxa y jasídica, la fe en la reencarnación continúa incólume hasta hoy. La Cábala, literatura judía mística que data de milenios atrás, está llena de referencias a la reencarnación.
Dr. Brian Weiss.

Hay muchos libros del Arizal (Rabi Isaac Luria) que explican los conceptos relacionados con la reencarnación. El Arizal plantea cuándo y cómo tiene lugar la reencarnación; también brinda detalles acerca de las raíces de muchas almas y cómo las encontramos reencarnadas en la Biblia y luego en la época de la Torá Oral, los Sabios e incluso en la era del Arizal mismo. Traza los guilgulim desde Adam hasta su propia generación y explica que la reencarnación es para rectificar otro nivel del alma. También revelaba a las personas acerca de su reencarnación para que puedan rectificar imperfecciones de vidas anteriores.
El camino del Baal Shem Tov y el Jasidismo es el conocimiento de la reencarnación, especialmente por el tzadik ("el justo"). No es necesario revelar esta información a cada individuo. Conocer nuestra reencarnación, a veces, puede ser perjudicial para nuestra rectificación personal. Limita la mente de la persona y no le permite estar abierto a lograr el bien de una manera simple y pura, como puede lograrlo siendo un puro y simple judío sin el conocimiento de las vidas anteriores. Ese conocimiento puede estrechar nuestra conciencia en vez de ampliarla.
http://www.dimensiones.org/canales/respuestas/elarizal.htm

Reencarnación y Cábala 

Ninguno de nosotros es un alma nueva; todos hemos acumulado experiencias de vidas previas en otras encarnaciones. En cada generación, a lo largo de los últimos seis mil años, descendieron almas que ya habían estado aquí en ocasiones anteriores. No son almas nuevas, sino con alguna forma diferente de desarrollo espiritual.

Las almas descienden a la tierra según un orden determinado: ingresan al mundo cíclicamente. Su número no es infinito: vuelven una y otra vez, progresando en su corrección. Los nuevos cuerpos físicos que ocupan son más o menos parecidos,  pero los tipos de almas que descienden son diferentes. Esto es lo que se conoce popularmente como reencarnación. Los Cabalistas usan la expresión "desarrollo de las generaciones".

Esta interrelación o conexión entre el alma y el cuerpo colabora con la corrección del alma. Nos referimos al ser humano  como "alma" y no como "cuerpo". El cuerpo en sí puede ser reemplazado, como se reemplazan hoy en día los órganos. El  cuerpo es útil sólo como recipiente desde dónde el alma puede actuar. Cada generación se parece físicamente a la anterior,  pero difieren una de otra porque en cada oportunidad las almas bajan con la experiencia acumulada de sus vidas previas aquí.  Llegan con sus fuerzas renovadas por su estadía en el cielo.
Por lo tanto, los objetivos y deseos de cada generación difieren de los de la generación anterior. Esto explica el desarrollo  específico de cada una de ellas. Inclusive aquella generación que no alcance el deseo de conocer la verdadera realidad o el  reconocimiento divino, cumplirá su tarea a través del sufrimiento. Esa será su forma de progresar hacia la auténtica realidad.  Todas las almas se originan en una, llamada "el alma del primer hombre". Esto no se refiere al Adán que conocemos, sino a  una realidad espiritual interna. Partes del alma del primer hombre descienden al mundo para encarnar, tomando forma de  cuerpos y provocando la conexión entre el cuerpo y el alma. La realidad está diseñada para que las almas desciendan y se  autocorrijan. Al encarnar aumentan su nivel 620 veces respecto al nivel inicial. El orden en que descienden a encarnar en esta  realidad va de sutiles a densas.

El alma del primer hombre consta de muchas partes y muchos deseos, algunos sutiles, otros densos, según su cantidad de  egoísmo y crueldad. Llegan a nuestro mundo primero las sutiles y luego las densas, con sus correspondientes requerimientos  de corrección. Al corregir los deseos más sutiles, pueden luego ayudar a corregir los más densos, los más problemáticos.  En su descenso al mundo, las almas han adquirido experiencia a través de su sufrimiento. Esto se conoce como "el camino del  sufrimiento", ya que esta experiencia desarrolla el alma. Cada vez que reencarna, aumenta su impulso inconsciente de buscar  respuestas a las preguntas acerca de su existencia, de sus raíces y de la importancia de la vida humana.

Existen, según esto, almas más y menos desarrolladas. Las más desarrolladas tienen tal enorme urgencia de reconocer la  verdad, que no soportan limitarse a los confinamientos de este mundo. Si se las provee de herramientas correctas, libros  adecuados e instrucción acorde, llegarán a reconocer el mundo espiritual. La Cábala también distingue entre almas  descendentes más o menos puras o refinadas, según la medida de la corrección requerida. Las que requieren una corrección  mayor son llamadas "menos refinadas". 10.04.99

Las distintas almas descendentes requieren diferentes guías y correcciones, específicas para cada generación, así como líderes  adecuados para conducir su progreso espiritual. En sus libros y grupos de estudio transmiten el método de descubrimiento de  la verdadera realidad más adecuado para su generación. En esta era mediática, pueden aparecer por televisión, por radio o  más comúnmente por Internet.

Al principio, (antes de que apareciera el alma del Ari), reinaba una era de acumulación de experiencia y de persistencia en el  mundo. Progresaban hacia la corrección con su mera existencia. El sufrimiento acumulado agregó urgencia en la búsqueda del  alivio. El deseo de dejar atrás el sufrimiento fue la fuerza motivadora del desarrollo de las generaciones. Cuando, en el siglo XVI, apareció el Ari, declaró que, a partir de su generación, los hombres, las mujeres y los niños de todas las naciones podían y debían introducirse en la Cábala. Había llegado el momento del desarrollo generacional en que las almas descendentes podían reconocer la verdadera realidad, completando su corrección con el propio método del Ari. Podían cumplir lo que se esperaba de ellas.

Aún en su cuerpo físico, el alma tiene un solo deseo -retornar a sus raíces. Los cuerpos físicos, en su deseo de recibir, las  arrastran de vuelta a este mundo. Pero el Ser Humano desea conscientemente elevarse espiritualmente. El esfuerzo resultante  de la gran fricción creada por esta dicotomía le ayuda a elevarse 620 veces por encima de su nivel anterior. Si un alma no completa su tarea, reencarnará en el mundo con más necesidad de corrección.

A veces creemos que debemos negar nuestros deseos y anhelos para ser más exitosos en la próxima reencarnación. Pensamos que no deberíamos desear nada sino un poco de alimento y estar tirados al sol como un gato. Sin embargo, lo contrario es verdad, pues la próxima vez seremos aún más crueles, demandantes, exigentes y agresivos.
El Creador quiere que nos colmemos de placeres espirituales, que seamos plenos. Ello sólo es posible a través de un deseo enorme. Sólo mediante un deseo corregido podremos alcanzar realmente el mundo espiritual, tornándonos fuertes y activos.  Un deseo pequeño no nos hará mucho daño, pero tampoco mucho bien. El deseo "corregido" sólo funciona a partir del  estímulo correcto. No se lo posee automáticamente, sino que se lo adquiere mediante el estudio correcto de la Cábala. Existe una pirámide de almas, basada en el deseo de recibir. En su base se encuentran muchas almas con pequeños deseos terrenales, buscando una vida confortable, de tipo animal -comida, sueño, sexo. El nivel siguiente, con menor número de  almas, contiene aquéllas que desean adquirir riqueza. Se trata de personas deseosas de dedicar su vida entera a hacer dinero,  y aún a sacrificarse en aras de la riqueza.
A continuación se encuentran las que harían cualquier cosa con tal de controlar a los demás, gobernar y alcanzar posiciones de poder. Otras aún menos numerosas poseen un deseo todavía mayor por conocer: son los científicos y académicos que pasan su vida empeñados en un descubrimiento específico, sin interesarse por ninguna otra cosa. El deseo más intenso, compartido sólo por unos pocos, es el de alcanzar el mundo espiritual. Todos están incluidos en la pirámide. El hombre a su vez posee la misma pirámide de deseos en su interior, la cual debe invertir, de modo que el peso vaya al deseo más puro, el deseo infinito de verdad. Debe rechazar y descartar sus deseos terrenales, poniendo todos sus esfuerzos y energía en aumentar el deseo de espiritualidad. Lo logrará estudiando de la manera correcta.
Cuando uno de verdad desea aumentar su anhelo de espiritualidad, la luz circundante, el mundo espiritual oculto, comienza a  reflejarse en él, haciéndoselo desear aún más. En esta etapa, resulta crucial estudiar en grupo bajo la guía de un Cabalista [ver  el capítulo "Cómo estudiar Cábala"]. El mayor cambio que observamos en las almas que descienden hoy , radica en su deseo definido de lograr un sistema espiritual. Hasta la gente común busca algo más allá de este mundo, algo espiritual. Aunque esta "espiritualidad" todavía incluye todo tipo de atajos, trucos mágicos y grupos esotéricos que prometen respuestas a sus acólitos, indica una búsqueda de la auténtica realidad. Si las almas de esta generación aumentan más su deseo, probablemente hagan surgir un método nuevo adecuado para ellas.
En los últimos quince años se ha activado y acelerado el descenso de las nuevas almas. Su deseo es mucho mayor y más  genuino. Quieren lograr la auténtica verdad, y nada más. Cuando comprendamos realmente cómo se nos aplica y nos afecta la realidad, dejaremos de hacer lo prohibido e insistiremos en hacer lo correcto. Entonces percibiremos la armonía existente entre nosotros y el verdadero mundo. Mientras tanto, meramente abusamos y luego nos damos cuenta de que hemos abusado. No podemos escapar a dicha situación. Es por ello que la humanidad se encuentra en un callejón sin salida, inmersa en dificultades cada vez mayores.
 
Descubriremos que no nos queda otra alternativa sino reconocer el mundo espiritual del cual formamos parte. Este  reconocimiento nos conducirá a una nueva situación, en la que comenzaremos a actuar concientemente al unísono, y no como  individuos aislados. Todos estamos conectados en una alma, de una generación a otra. Compartimos una responsabilidad colectiva. Es por ello que el Cabalista es considerado "fundador del mundo". Afecta al mundo entero, y el mundo todo lo afecta a él.
http://www.kabbalah.info/spanishkab/bgspanish.htm

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Dr. Raymond Moody
El Dr. Raymond Moody tiene el mérito paradigma de ser el primero con el valor de publicar su experiencia médica con muertos clínicos que retornaron  a la vida y varios con similares testimonios que refuerzan a la Reencarnación, lo hace gracias a su objetividad científica por sobre el subjetivo escepticismo de sus colegas e inicial incredulidad del público en general. Él dice:

Francamente, en ese momento de mi vida, jamás se me había ocurrido la idea de que pudiéramos sobrevivir espiritualmente después de la muerte física. Siempre creí que la muerte era la extinción tanto del cuerpo físico como de la consciencia. Naturalmente me intrigaba el hecho de que un médico eminente tuviera la suficiente seguridad como para admitir públicamente que había recibido un destello del más allá. Las investigaciones realizadas en 1980 por Richard Kohr demostraron que Todas las personas que han vivido una E.C.M. sufren una gran transformación interior. Se hacen más positivas y agradables, se sienten impulsadas a tener un compromiso más activo en el mundo, que les ayudan a enfrentarse con más coraje y claridad de pensamiento a las dificultades de la vida. Algunos incluso después han empezado a adquirir y potenciar facultades psíquicas como la intuición o la percepción de pensamientos y sentimientos de los que les rodean. Hay una mayor tendencia en estas personas a experimentar fenómenos como la percepción extrasensorial, la psicocinesis, visión de auras, apariciones y experiencias extracorpóreas o percibir presencias de seres espirituales.

El Dr. Moody fue filósofo, luego se tituló de médico especializándose en psiquiatría y en la enseñanza de la filosofía en la medicina. En la introducción de su famoso primer libro sobre el tema, "Vida después de la vida" dice que espera llamar la atención sobre un fenómeno muy extendido y al mismo tiempo oculto y que creará una actitud pública más receptiva sobre la materia. La obra de Moody fue el detonante para que otros investigadores mostraran en público sus privadas experiencias e investigaciones que no habían dado a conocer.

La Ley de Reencarnación no es aceptada por el cristianismo ignorando que hasta el año 300 los primeros padres de la Iglesia enseñaban la justicia de la Reencarnación y que por razones de estado de los emperadores Constantino y Justiniano I pasó a ser anatema... Las experiencias de millones de muertos clínicos retornados desde el Más Allá luego de estar varios minutos clínicamente muertos y "resucitados" gracias a la tecnología de la medicina moderna, sin daño cerebral y positivos cambios en su personalidad, han dado que pensar a los escépticos al comprobar estadísticamente, mediante método científico riguroso que los relatos son similares sin importar sexo, edad, raza o religión, y que esos relatos concuerdan con los de la milenaria Enseñanza.


Corresponde al Dr. Raymond Moody el mérito de haber sido el primero en atreverse a escribir sobre la ECM o Experiencia Cercana a la Muerte, que yo considero como de los muertos clínicos retornados. Fue primero filósofo, luego se tituló de médico especializándose en psiquiatría y en la enseñanza de la filosofía en la medicina. En la introducción de su primer libro sobre el tema, "Vida después de la vida" dice que espera llamar la atención sobre un fenómeno muy extendido y al mismo tiempo bien oculto y que creará una actitud pública más receptiva sobre la materia. Y lo logró, su primer libro fue un "best-seller", había más gente de la que se pensaba, interesada en el tema del Más Allá. La obra de Moody actuó de detonante para que otros investigadores mostraran en público sus experiencias e investigaciones que mantenían en privado
en especial por temor al dogma científico y religioso.

El Dr. Moody nos dice:

¿Qué es la muerte?

La humanidad ha venido haciéndose esa pregunta desde el principio. En los últimos años he tenido la oportunidad de plantearla ante gran número de auditores, desde mis alumnos de psicología, filosofía y sociología, hasta los que me han escuchado en organizaciones religiosas, en mis debates en la televisión, o los que lo han hecho en clubes cívicos y en las sociedades profesionales de médicos. Por la experiencia que he obtenido en esos años de exposición, puedo decir que el tema excita poderosos sentimientos en individuos emocionalmente diferentes y de muchas clases sociales.
A pesar del interés, sigue siendo cierto que a muchos de nosotros nos es muy difícil hablar de la muerte, y ello principalmente por dos razones. Una de ellas es de carácter psicológico y cultural: es un tema tabú. Tenemos la sensación, quizá sólo subconscientemente, de que cualquier forma de contacto con la muerte, por muy indirecta que sea, nos enfrenta con la perspectiva de la nuestra; la hace más cercana y real. Por ejemplo, la mayor parte de los estudiantes de medicina, yo incluido, han descubierto que incluso el encuentro remoto con ella, que se produce en la primera visita a los laboratorios anatómicos nada más entrar en una facultad de medicina, provoca fuertes sentimientos de inquietud.
En mi caso, la razón de esa respuesta me parece ahora obvia. Con la perspectiva de los años pasados me doy cuenta de que no me sentía implicado con la persona cuyos restos estaba viendo, aunque también había algo de eso. Lo que vi sobre la mesa fue el símbolo de mi propia mortalidad. En cierta manera, quizá sólo preconscientemente, por mí mente debió cruzar este pensamiento: «A mí también me ocurrirá.»
Asimismo, hablar de la muerte puede considerarse, a nivel psicológico, como otra forma de aproximación indirecta. Sin duda, mucha gente siente que hablar de ella equivale a evocarla mentalmente, a acercarla de tal forma que haya que enfrentarse a la inevitabilidad de propio fallecimiento. Por tanto, para ahorrarnos el trauma psicológico, decidimos evitar el tema siempre que nos sea posible.
La segunda razón de la dificultad de discutir la muerte es más complicada y se relaciona con la naturaleza del lenguaje. En su mayor parte, las palabras del lenguaje humano aluden a las cosas que hemos experimentado con nuestros sentidos físicos. Sin embargo, la muerte es algo que recae más allá de la experiencia consciente de la gran mayoría de nosotros, pues nunca hemos pasado por ella.
Si hemos de hablar de ese tema, tendremos que evitar los tabúes sociales y los dilemas lingüísticos profundamente arraigados derivados de nuestra inexperiencia. Lo que a menudo terminamos haciendo es utilizar analogías eufemísticas, compararla con cosas más agradables de nuestra experiencia, con cosas que nos son familiares.
Quizá la analogía más común sea la comparación entre muerte y sueño. Morir, nos decimos, es como dormirse. 
En los últimos años me he encontrado con gran número de personas que han pasado por lo que llamaremos «experiencias cercanas a la muerte». Las he conocido de diversas formas. Al principio fue por coincidencia. En 1965, cuando era estudiante de filosofía en la Universidad de Virginia, conocí a un profesor de psiquiatría de la facultad de medicina. Desde el primer momento quedé sorprendido por su amabilidad y cordialidad, pero la sorpresa fue mayor cuando, posteriormente, me enteré de que había estado «muerto» -en dos ocasiones, con diez minutos de intervalo- y que hizo un fantástico relato de lo que le ocurrió en aquel estado. Más tarde lo oí relatar su historia a un pequeño grupo de estudiantes interesados. Quedé muy impresionado, pero como carecía de capacidad para juzgar tales experiencias, me limité a archivarla, tanto en mi mente como en una cinta en la que había grabado la charla.
Unos años después, tras haber recibido el doctorado en filosofía, era profesor en una universidad del este de Carolina del Norte. En uno de los cursos mis alumnos leían el Fedón de Platón, obra en la que la inmortalidad es una de las materias discutidas. En las clases había enfatizado las otras doctrinas presentadas por Platón en el libro, pasando por alto la discusión de la vida posterior a la muerte. Un día, al acabar la clase, un estudiante me detuvo para hablar conmigo. Me preguntó si podíamos discutir el tema de la inmortalidad. Le interesaba porque su abuela había “muerto” durante una operación y le contó una sorprendente experiencia. Le pedí que me hablara de ella y, para mi sorpresa, me relató casi la misma serie de acontecimientos que había oído al profesor de psiquiatría unos años antes.
A partir de ese momento mi búsqueda de casos se hizo más activa y comencé a incluir lecturas sobre la supervivencia humana a la muerte biológica en mis cursos de filosofa. Decidí, sin embargo, no incluir en ellos las dos experiencias que me fueron relatadas, adoptando la prudente actitud de esperar y ver. Pensaba que si esos informes eran muy comunes llegaría a conocer más de ellos si introducía el tema general de la supervivencia en las discusiones filosóficas; expresaba una actitud de simpatía ante la cuestión y esperaba. Quedé realmente sorprendido cuando descubrí que, de cada clase de treinta alumnos, uno al menos venía a verme después de la lección y me contaba una experiencia personal cercana a la muerte.
Lo que más me llamó la atención desde que se despertó mi interés fue la gran similitud de las historias, a pesar del hecho de haber sido vividas por gente de muy diversos antecedentes religiosos, sociales y culturales. En 1972 me matriculé en una facultad de medicina y conocía ya varias experiencias de ese tipo. Comencé a hablar del estudio informal que estaba haciendo a alguno de los médicos que conocía. Finalmente, un amigo me habló de dar una charla en una sociedad médica y otras conferencias públicas le siguieron. De nuevo se repitió el hecho de que tras cada charla alguien venía a contarme una experiencia personal.
Cuando fui más conocido por mi interés en el tema, los doctores comenzaron a ponerme en contacto con personas a las que habían resucitado y que contaban experiencias inusuales. También he recibido muchos informes por correspondencia tras la aparición en los periódicos de artículos sobre mis estudios.

Hay que dejar bien sentados unos cuantos hechos con el fin de introducir en una estructura apropiada el resto de mi exposición sobre la experiencia de la muerte:


1) A pesar de las sorprendentes similitudes entre los diversos relatos, ninguno de ellos es idéntico (aunque algunos se aproximen notablemente).
2) No he encontrado a nadie que informe de todos y cada uno de los detalles del modelo. Varios han citado a la mayoría (es decir, ocho o más de los quince) y unos pocos han informado hasta de doce.
3) Ningún elemento del modelo de experiencias ha sido proporcionado por todos los informadores. Sin embargo, alguno de los elementos tiene un carácter casi universal.
4) Ningún componente del modelo abstracto ha aparecido solo en un relato. Cada elemento ha aparecido en varias historias.
5) El orden en que una persona muerta pasa a través de los diversos estadios antes delineados puede variar del que ocupa en el «modelo teórico». Por ejemplo, varias personas afirman haber visto al ser luminoso antes, o al tiempo de abandonar el cuerpo físico, en lugar de como en el modelo, donde se produce poco después. Sin embargo, el orden que he dado es bastante típico y las variaciones no son frecuentes.
6) El grado en que una persona que está muriendo profundiza en la experiencia hipotética depende de si la persona sufre realmente una aparente muerte clínica y, en tal caso, del tiempo que permanece en ese estado. En general, las personas que estuvieron «muertas» dan un relato más vívido y completo de la experiencia que las que sólo han estado cercanas a la muerte, y los que estuvieron «muertos» por un largo periodo profundizan más que los que han estado menos tiempo.
7) He hablado con algunos que fueron considerados muertos, pero resucitaron y regresaron sin informar de ninguno de estos elementos. Alegan que no recuerdan nada en absoluto de sus «muertes». También he entrevistado a personas que estuvieron clínicamente muertas en diferentes ocasiones con intervalos de años y no habían tenido experiencias en todos los casos.
8) Debo poner de relieve que estoy escribiendo sobre informes o relatos que se me han dado verbalmente en el curso de entrevistas. De este modo, cuando observo que un elemento dado del modelo no se produce en un relato determinado, no puede inferirse necesariamente que no le haya ocurrido a la persona implicada. Significa, simplemente, que no me dijo que ello ocurriera, o que no se explicita definitivamente en el relato que hace. Dentro de este marco de referencia, examinemos algunos de los estadios y acontecimientos comunes a la experiencia de la muerte.
9) El Ser Luminoso: El elemento común quizá más increíble de los relatos que he estudiado, y con toda certeza el que mayor efecto ha producido en el individuo, es el encuentro con una luz muy brillante. Lo típico es que en su primera aparición la luz sea débil, pero rápidamente se hace más brillante, hasta que alcanza un resplandor sobrenatural. A pesar de que esta luz -generalmente dicen que es blanca o «transparente»- tiene un brillo indescriptible, muchos de los entrevistados especifican que no daña a la vista, ni deslumbra, ni impide ver las cosas que los rodean -quizá porque en ese momento ya no tengan ojos físicos para «deslumbrarse».
No obstante la inusual manifestación de luz, nadie ha expresado duda con respecto a que era un ser, un ser luminoso. Todos afirman que es un ser personal, que tiene una personalidad bien definida. El amor y calidez que emanan de él hacia la persona que está muriendo carecen de palabras para expresarse, pero ésta se encuentra totalmente rodeada y poseída por él, muy a gusto y totalmente aceptada en su presencia. Siente una irresistible atracción magnética ante ese ser, una atracción inevitable.
Mientras que la anterior descripción del ser luminoso permanece siempre inalterable, su identificación varía entre los diferentes individuos y parece estar en función de los antecedentes religiosos, educación o creencias del individuo que ha sufrido la experiencia. Casi todos los cristianos por educación o creencia identifican la luz con Cristo o trazan paralelos bíblicos en apoyo de su interpretación. Un hombre y una mujer judíos lo identificaron con un «ángel». En ambos casos, los sujetos dejaron bien claro que ello no implicaba que el ser tuviera alas, tocara el arpa o tuviera forma o apariencia humanas. Sólo era luz. Ambos se referían a que consideraban al ser como un emisario o guía. Un hombre que no había tenido creencias ni educación religiosas antes de la experiencia lo identificaba simplemente con un «ser luminoso». La misma etiqueta utilizó una señora de fe cristiana, quien no parecía oponerse mucho a llamar Cristo a la luz.
Poco después de su aparición, el ser comienza a comunicarse con la persona que está sufriendo la transición. La comunicación es igual de directa que las que encontramos antes en la descripción de la forma en que una persona en el cuerpo espiritual puede «recoger los pensamientos» de los que lo rodean. En este estadio, todos afirman que no oyeron sonidos físicos o voz que proviniese del ser, y no le respondieron con sonidos audibles. Informan que tuvo lugar una transferencia directa y sin impedimentos de pensamientos, y que además se hacía en forma tan clara que no había posibilidad de malinterpretarlo o mentirle.
Además, ese intercambio comunicativo no se produce en la lengua nativa del sujeto, aunque la entiende perfectamente y toma conciencia de todo instantáneamente. Ni siquiera puede traducir los pensamientos que intercambiaron, cuando estaba cerca de la muerte, al lenguaje humano que habla ahora, después de haber sido reanimado.
El siguiente estadio de la experiencia ilustra perfectamente las dificultades de traducción de este lenguaje sin palabras. El ser dirige un pensamiento, casi inmediatamente, a la persona en cuya presencia ha aparecido de manera tan sorprendente. Usualmente, las personas con quienes he hablado tratan de formular el pensamiento en forma de pregunta. Entre las traducciones que he oído se encuentran: «¿Estás preparado para morir?», «¿estás listo para morir?», «¿qué puedes enseñarme de lo que has hecho con tu vida?», «¿qué has hecho con tu vida que sea suficiente?» Las dos primeras formulaciones, referidas a la «preparación», pueden, a primera vista, tener un sentido diferente a las otras dos, que enfatizan la «realización».

El Dr. Moody hace una síntesis de la experiencia:

1.- Se experimenta la salida, separación o despegue de una parte energética del cuerpo físico, quedando éste en estado inmóvil e inconsciente. Esta experiencia permite ver desde fuera su propio cuerpo.
2.- La conciencia se aleja del cuerpo material o físico.
3.- Se sienten transportados o incorporados a otro plano extraño, calificado de trascendental, donde el espacio tiempo es diferente.
4.- Se da la sensación de poseer una estructura física diferente al de su original, muchas veces puede comprobarlo porque se observa que yace en el lugar de los hechos inconsciente y casi sin vida.
5.- Manifiestan pasar por un túnel oscuro y que al final llegan a un espacio de luz radiante de características nunca experimentadas.
6.- Se producen encuentros con seres conocidos ya fallecidos y con entidades espirituales nunca vistas.
7.- Se experimenta una especie de paz y se escuchan sonidos celestiales armónicos muy agradables.
8.- Se ven paisajes y luces brillantes de origen inexplicado.
9.- Se oye una especie de zumbido.
10.- Se da una especie de revisión o recuerdo de las experiencias vividas, produciendo una especie de reflexión de la conciencia. Especie de juicio propio.
11.- Los entes espirituales que son observados dan a entender que siguen ligados a circunstancias terrenales y propiedades materiales.
12.- Se producen encuentros con entidades espirituales que les sirven de guía.
13.- El ente espiritual le induce a hacer una reflexión sobre sus actos en vida, sin acusarlo ni juzgarlo.
14.- Se llega a un límite o puerta de donde se presume que si se pasa ya no regresa a la vida.
15.- La vivencia de esta experiencia previa al regreso, hace que este estado de felicidad no quiera ser cambiado por el otro terrenal de donde vino, por ello pocos quieren volver a la vida.
16.- Las versiones varían dependiendo del contexto socio-cultural en que viven los sujetos que experimentan este fenómeno; así mismo, difieren de acuerdo a sus creencias y a su religión.
17.- Luego de la vivencia se abre una especie de psiquismo trascendente, que para el medio que lo rodea puede ser sorprendente y hasta es considerado anormal.
18.- Este fenómeno puede ser vivenciado por cualquier persona, independiente de su religión, cultura, sexo, edad y creencia.
19.- Ninguna experiencia es igual a la otra, ni reúnen todas las características señaladas.
20.- NO TEMEN A LA MUERTE
Después de la experiencia, los que han tenido la ECM ya no tienen miedo a la muerte. Eso quiere decir diferentes cosas para diferentes personas. Para algunas, el miedo más grande que tienen es el del terrible dolor que se imaginan que acompaña al acto de morir. Otras no saben quién cuidará a sus seres queridos en su ausencia. A otras más lo que les espanta es la permanente suspensión de la conciencia.
Las personas que controlan a otras y que son autoritarias tienen miedo de la pérdida de control sobre sí mismos y sobre los demás que piensan que la muerte les va a ocasionar. El fuego del infierno y la condenación aterroriza a muchos, mientras que algunos simplemente tienen miedo a lo desconocido.
Cuando los que han tenido la ECM dicen que han perdido el miedo a la muerte, casi siempre quiere decir que ya no tienen miedo a la pérdida de la conciencia o a la pérdida de si mismos. Lo cual no quiere decir que quieran morir pronto. Quiere decir que su experiencia les hace tener una vida más rica y más llena que la que tenían antes. Los que yo conozco quieren seguir viviendo más que nunca. De hecho, muchos sienten que están viviendo por primera vez.
El temor al castigo del infierno por actos carnales ya no es un problema para muchos. Cuando hacen la revisión de su vida, las personas que tienen la ECM se dan cuenta de que el ser luminoso las ama y cuida de ellas.
Se dan cuenta de que él no es castigador, sólo quiere que ellas se vuelvan mejores. Esto las ayuda a perder el miedo y a tratar, en cambio, de convertirse en personas bondadosas.
Hay que comprender que el ser luminoso no les dice que tienen que cambiar.
La conclusión a la que yo he llegado, después de escuchar a cientos de casos así, es que las personas cambian voluntariamente porque están en presencia del modelo de bondad, que las hace querer cambiar su comportamiento radicalmente.
21.- SIENTEN LA IMPORTANCIA DEL AMOR
“¿Has aprendido a amar?” es una pregunta a la que se enfrentan casi todos los que tienen una ECM durante su episodio. Al regreso, casi todos dicen que el amor es la cosa más importante de la vida. Muchos dicen que es la razón por la que estamos aquí. La mayoría descubren que es la base de la felicidad y de la realización, y que otros valores palidecen a su lado.
Como ustedes se pueden imaginar, esta revelación cambia radicalmente la escala de valores de la mayoría de los que han tenido la ECM. Si antes eran intolerantes, ahora ven a cada individuo como una persona querida. Si antes la riqueza material era su máxima aspiración, ahora reina el amor fraternal.
22.- SIENTEN QUE ESTÁN CONECTADOS CON TODAS LAS COSAS
Las personas que han tenido una ECM cuando regresan tienen la sensación de que todas las cosas en el universo están relacionadas. Es difícil para ellos definir este concepto, pero casi todos tienen un renovado respeto por la naturaleza y el mundo que les rodea.
23.- VALORAN EL APRENDIZAJE
Los que han tenido la ECM sienten también un renovado respeto por el conocimiento. Algunos dicen que éste ha sido el resultado de la revisión de sus vidas. El ser luminoso les dijo que el aprendizaje no se acaba cuando uno muere; que el conocimiento es algo que podemos llevar con nosotros. Otros describen un reino entero de la otra vida que está reservado para la búsqueda apasionada del conocimiento.

Concluye el Dr. Raymond Moody manifestando:

Bueno, yo no soy teólogo; no soy más que un estudioso que ha recopilado narraciones de personas que han estado cercanas a la muerte, y las he expuesto en mi libro de la forma más honesta que he podido. Si bien de este trabajo no pueden extraerse conclusiones determinantes, sí que tiene un interés personal para muchos seres humanos, así como un interés profesional para médicos o sacerdotes.

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Al aceptar la Reencarnación aceptamos que varias veces hemos nacido y por lo tanto varias veces hemos muerto. Muchos de los retornados que no murieron se acercan a la Tanatología como parte de su Misión que en el Umbral con el Más Allá el SER de Luz les recordó.

Tanatología

El conocimiento científico de la muerte, sus ritos y significado concebido como disciplina profesional, que integra a la persona como un ser biológico, social y espiritual para vivir en plenitud, es así como se define a la
tanatología. Una definición más concreta es considerarla como “el estudio de la vida que incluye a la muerte”. Del origen griego thanatos (muerte) y logos (estudio o tratado) el objetivo de la tanatología es proporcionar ayuda profesional al paciente con una enfermedad en etapa terminal y a sus familias.
La tanatología fue aceptada como ciencia a partir de los años 50’s. Desde su concepción y hasta la actualidad, se ha tratado a la tanatología de manera interdisciplinaria e incluye la evaluación de nuestra relación con la muerte y no tanto a las especulaciones o creencias (religiosas, culturales o de otra índole). La meta última del tanatólogo es orientar al enfermo hacia la aceptación de su realidad, aceptación que se traduce en esperanza sobre la situación real. Esto incluye una mejor calidad de vida, una muerte digna y en paz.
¿Qué implica una muerte digna? La doctora Kübler-Ross, una de las grandes especialistas en tanatología, concebía “la muerte como un pasaje hacia otra forma de vida”. En base a distintos estudios científicos, describió que los pacientes terminales pasaban por 4 etapas, muchas de ellas en su fase de agonía y previo a la muerte: Dentro del estudio de la tanatología se incluyen aspectos tales como: Uno de los puntos más importantes dentro la tanatología es el principio de Autonomía el cual le permite al individuo tomar sus propias decisiones relacionadas con el proceso de morir. La dignidad de la persona se comprende sólo a través del respecto a la libertad.
Otro de los aspectos importantes dentro de la tanatología es aprender los diferentes medios por los cuales el paciente puede tener ese principio de autonomía. Por ejemplo, pueden llevarse ciertas acciones, desde la realización de testamentos (como testamento vital o jurídico), legados, responsabilidades, o voluntades anticipadas (este último se refieren a la posibilidad que legalmente se ha establecido en algunos países en cuanto a solicitar el rechazo a la prolongación de la vida por medios innecesarios en circunstancias específicas). Uno de los grandes retos que se tiene con respecto al estudio de la tanatología es educar a las personas desde niños y jóvenes sobre los aspectos que involucren el respeto al proceso la muerte.
http://www.innsz.mx/opencms/contenido/investigacion/comiteEtica/tanatologia.html


Elisabeth kubler ross - Un nuevo amanecer
http://www.slideshare.net/amtacmx/elisabeth-kubler-ross-un-nuevo-amanecer

La Dra. Kubler Ross poco antes de morir nos deja una advertencia y enseñanza:

Ésta es una época muy confusa de la historia. Se ha maltratado a la Tierra durante demasiado tiempo sin pensar para nada en las consecuencias. Las armas, la ambición, el materialismo, la destrucción, se han convertido en el catecismo de la vida, en el mantra de generaciones cuyas meditaciones sobre el sentido de la vida se han desencaminado peligrosamente. Creo que la Tierra castigará muy pronto estas fechorías. Debido a lo que la humanidad ha hecho, habrá terribles terremotos, inundaciones, erupciones volcánicas y otros desastres naturales jamás vistos. Habrá muchísimo sufrimiento. ¿De qué otro modo puede despertar la gente? ¿Qué otra manera hay de enseñar a respetar la naturaleza y la necesidad de espiritualidad? No hay que tener miedo; no hay ningún motivo para tenerlo si recordamos que la muerte no existe. Se que el cielo o el infierno están determinados por la forma como vivimos la vida en el presente. 'La única finalidad de la vida es crecer. La lección ultima es aprender a amar y a ser amados incondicionalmente'. En la Tierra hay millones de personas que se están muriendo de hambre; hay millones de personas que no tienen un techo para cobijarse; hay millones de enfermos de SIDA; hay millones de personas que sufren maltratos y abusos; hay millones que padecen discapacidades. Cada día hay una persona mas que clama pidiendo comprensión y compasión. Escucha esas llamadas, óyelas como si fueran una hermosa música. En lugar de tener miedo, conozcámonos a nosotros mismos y consideremos la vida un desafío en el cual las decisiones más difíciles son las que más nos exigen, las que nos harán actuar con rectitud y nos aportarán las fuerzas y el conocimiento de Él, el Ser Supremo. El mejor regalo que nos ha hecho Dios es el libre albedrío, la libertad. Las casualidades no existen; todo lo que nos ocurre en la vida ocurre por un motivo positivo. Todas las personas procedemos de la misma fuente y regresamos a esa misma fuente. Todos hemos de aprender a amar y a ser amados incondicionalmente. Todas las penurias que se sufren en la vida, todas las tribulaciones y pesadillas, todas las cosas que podríamos considerar castigos de Dios, son en realidad regalos. Son la oportunidad para crecer, que es la única finalidad de la vida. Cuando nacimos de la fuente a la que yo llamo Dios, fuimos dotados de una faceta de la divinidad; eso es lo que nos da el conocimiento de nuestra inmortalidad. Debemos vivir hasta morir. Nadie muere solo. Todos somos amados con un amor que trasciende la comprensión. Todos somos bendecidos y guiados. Es importante que hagamos solamente aquello que nos gusta hacer. Podemos ser pobres, podemos pasar hambre, podemos vivir en una casa destartalada, pero vamos a vivir plenamente. Y al final de nuestros días vamos a bendecir nuestra vida porque hemos hecho lo que vinimos a hacer. La lección más difícil de aprender es el amor incondicional. Morir no es algo que haya que temer; puede ser la experiencia más maravillosa de la vida. Todo depende de cómo hemos vivido. La muerte es sólo una transición de esta vida a otra existencia en la cual ya no hay dolor ni angustias. Todo es soportable cuando hay amor. Mi deseo es que usted trate de dar más amor a más personas. Lo único que vive eternamente es el amor. 


En su trance de muerte la Dra. vio un futuro catastrófico, tal como lo ha ahora sido y, igual seguimos adelante. Insisto, todo lo ligado con el nacer, el morir y el vivir tiene que ver con las Leyes de Evolución, Karma y Reencarnación que, la propia alma ajusta en la mente para nacer como se nace y ser dotado de libre albedrío y lograr ser mejor o peor a lo que la propia alma programó para esta encarnación y así superar y manifestar atributos potenciales en el plano de la materia. Solo tu por ti mismo puedes pensar mejor y ser mejor persona ayudando de esa manera a otros que ignoran su realidad y razón de ser en la Vida. Lo recalco: Si estamos viviendo un infierno con el propio Mejor Pensar lo podemos transformar en un cielo. Es útil para la coherencia mental mundial que haya un 1% de especiales y potentes mejores pensadores para atenuar o posponer muchas de las calamidades previstas y, ese 1% ya se logró y presiento atenuación - alivio de los dolores de parto planetario...

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Opiniones a favor de la Reencarnación


Necesitamos muchas vidas, revestirnos de múltiples cuerpos, nacer y morir y volver a nacer muchas veces para llegar al fin último de la perfección que es el que los dioses nos reservan. Esta ley de vidas sucesivas da la adecuada explicación a todas las desiguales manifestaciones de nu3estra existencia.
Pitágoras (582 adC - 500 adC.)

1/
Durante la época de Jesús, los fariseos enseñaban una doctrina que incluía la creencia en ángeles, espíritus y la migración del alma a otros cuerpos.
Flavio Josefo (37-101) Historiador judío fariseo

2/
Nunca Dios ha de castigar eternamente... pero ¿Acaso sería justo, pues, que tuviesen el mismo premio una persona infinitamente bondadosa y otra infinitamente malévola? Si, en principio, asumimos la idea de la condenación y de la salvación eterna (que no admito), no sería justo que una persona mala tuviese un mismo premio que una buena y, como se ha visto en gran cantidad de religiones, el malo se condenará eternamente y el bueno se salvará eternamente. Pero volvamos al principio. Si Dios es nuestro padre, y por lo tanto nos ama, sería incapaz de castigar eternamente al malvado... pero al mismo tiempo sería injusto que alcanzase el mismo premio que el bueno... ¿Qué explicación encontramos? Muy simple, Dios concederá una nueva oportunidad al malvado para que se vaya mejorando. Si Dios nos ama, nunca nos negaría una segunda (tercera, cuarta...) oportunidad de ser buenos... ES DECIR, LA REENCARNACIÓN. Tras haber dado con la conclusión de que la reencarnación existe y de haber eliminado el castigo divino por ser inconsistente, llega la primera duda. ¿Adónde nos llevaría esta reencarnación? Sin duda, hemos admitido que Dios es capaz de darnos nuevas oportunidades... pero ¿Para qué? Ni más ni menos que para que APRENDAMOS A AMAR. Pues como bien dice Jesús, su reino es el reino del amor. Aprender a amar. ¿Y que conseguimos aprendiendo a amar? Pues seremos más perfectos. ¿Y que conseguiremos siendo más perfectos? Sin duda, alcanzar el máximo nivel de perfección. ¿Y cual es el máximo nivel de perfección? Ser Dios. Y si Dios nos ha creado y volvemos a él, todo resulta ser un ciclo. Dios, se ha dividido en pequeños trocitos, todos ellos, podríamos denominarlos “imperfectos”, y todo consiste en recuperar la noción de divinidad y volver a unirse a lo único... a Dios. "Todo padre desea que sus hijos sean al menos como él". Y si Dios lo es todo, nuestro verdadero fin es ser una parte del todo. Por lo tanto debemos aprender a conocernos, para asumir este gran regalo divino y acabar siendo parte del mismo Dios.
Raúl Argente Lázaro

3/
Ustedes sólo desean saber para llegar a ser libres, pero es mucho lo que todavía deben aprender para lograr la libertad espiritual. El progreso de la gran mayoría es a paso lento, pasan de una vida a otra vida, de un mundo a otro mundo, caminando casi sin avanzar. Se han olvidado de dónde vienen y no se preocupan hacia dónde van, sólo les interesa vivir el presente. Si supieran cuántas vidas han necesitado para lograr la primera idea que existe algo más en la vida que el tener que comer y dormir y más aún para comenzar a aprender que ese algo se llama perfección. Muchas nuevas vidas son necesarias para comprender la perfección y que la meta de la vida es saber reflejarla. Elegimos nuestro mundo venidero mediante lo que hemos aprendido en éste. No aprendes nada, y el próximo mundo será igual a éste, con las mismas limitaciones y pesos que superar. Pero hay algunos que logran comprender mucho de una vez y no necesitan tantas vidas para ir conociendo la Verdad.
Richard Bach

4/
En mis conferencias y escritos no trato de convencer a la gente de la validez de la reencarnación. Les enseño como buscar en el fondo de ellos mismos para introspección y guía. A los que están muy ansiosos de resultados inmediatos, les sugiero paciencia para entender mejor y asimilar más su información. Procediendo lentamente, con escepticismo honesto, se logra una experiencia más reflexiva. Hay una buena razón para escepticismo en todos los campos de la ciencia y el descubrimiento, pero de igual importancia es necesario tener mente abierta. Creemos, que por mas que otra razón, se nos ha dado mas de una vida para aprender las lecciones del PERDÓN. Casi todo el mundo dice que perdona a los demás, pero la realidad es que pocos de nosotros lo hacemos. La gente dice una cosa, pero frecuentemente hace justamente lo contrario. Las muchas experiencias y lecciones aprendidas en otras vidas nos permiten perdonar con mas facilidad.
Henry Leo Bolduc

5/
Yo sí creo que la doctrina de la Reencarnación es de suficiente interés para merecer bastante más atención de parte de los investigadores de los fenómenos psíquicos y de aquellos filósofos que se ocupan de la naturaleza y destino de los seres humanos. La teoría de la Reencarnación proporciona una motivación razonable para obrar correctamente.
Broad

6/
Yo creo en la reencarnación, porque me gustaría repetir esta asignatura.
Antonio Cabado

7/
Creer en la reencarnación no es aceptar un dogma, sino que demostrar juicio. Es la única explicación para las desigualdades entre los hombres, sin dudar de la justicia de Dios.
Octávio Caúmo Serrano

8/
Tal vez yo vea en la Biblia la reencarnación que no hay, pero tal vez vosotros suprimáis la que hay. El concepto de la reencarnación sólo le es útil a alguien si al conocerlo lo hace ser mejor persona.
Edgard Cayce

9/
No deberían reencarnarse aquellos que dicen que volverían a hacer exactamente lo mismo en su segunda vida que en la primera, la reencarnación debería estar vetada a los imbéciles.
Paloma Cobollo

10/
¿Por qué un niño que acaba de nacer está condenado de antemano a una vida de miseria y privaciones, mientras que otros está destinado a una vida feliz en la que podrá realizar diversas experiencias? ¿Se puede encontrar en esto la prueba de amor de Dios, de su misericordia y su justicia? ¿Por qué las ocasiones ofrecidas a los hombres son de tal modo desiguales? Hace falta una llave que pueda abrir todas estas puertas, devolver la realidad a la vida del espíritu, fortalecer la fe vacilante en la bondad de Dios y en el objetivo de la vida. Esta llave es la Reencarnación. Así, a la luz de la reencarnación, podemos representar a la humanidad como ascendiendo por una inmensa escala, cuya parte inferior emerge del oscuro principio de todas las cosas y cuyo término va a perderse en la Gloria de Dios. No conocemos la longitud de la escala, pero eso no tiene importancia. Lo que importa es comprender que en la hora presente estamos en uno de los peldaños, y que nuestro lugar en la procesión señala exactamente el grado de nuestro desarrollo.
Irving S. Cooper

11/
La ciencia de la reencarnación es una de las ramas de Kabala las subvenciones de tribunal celestes al hombre después de su muerte, el peñasco de ocasión expiar las faltas hechas de sonido vivo. Los corazones pueden volver sobre la tierra (razón) en varias formas, según la gravedad de su mancha.
Robert Corcos

12/
Las circunstancias actuales están obligando a la escatología contemporánea a ocuparse de un tema que durante mucho tiempo había desaparecido de su horizonte existencial. Sorprendentemente para ella, la esperanza en la resurrección de los muertos parece perder atractividad, mientras crecen los adeptos de la reencarnación. Es un fenómeno que urge a la reflexión sobre los propios contenidos de la fe cristiana y sobre los caminos más adecuados para hacerla plausible, comunicable y atrayente. En la oferta contemporánea de los diversos modelos de esperanza resulta inevitable y beneficiosa la confrontación con las creencias reencarnacionistas. Entre ambas se da una divergencia radical de fondo, difícilmente superable, a pesar de que profesen comúnmente la fe en una vida postmortal. Pero no solamente hay una vida después de la muerte, hay también una vida antes de la muerte. Y aquí, en la praxis premortal de la esperanza, es donde se decidirá seguramente el debate actual entre los diversos modelos que se hallan ahora en concurrencia. Con razón dice Greshake: "El debate ha de llevarse a cabo también con argumentos, es cierto. Pero, en último término, no se decidirá en las discusiones teóricas..., sino al menos igualmente en la solidez y en la fuerza de convicción de la praxis de la esperanza".
Santiago del Cura Elena

13/
La reencarnación le permite al hombre entender su misión en el mundo y da respuesta cabal a las tradicionales preguntas del por qué y para qué se nace, qué estamos haciendo en este planeta, hacia dónde vamos, qué hay detrás de la muerte, cuál es el sentido de la vida y cómo hacer para descubrirlo a tiempo. Explica igualmente una vez entendida la cuestión conciencialmente, el por qué unos son felices mientras otros no, unos nacen con talento mientras otros son brutales y grotescos; unos son agraciados y gozan de gran aceptación en la sociedad, entre el sexo opuesto, etc., mientras otros son desagradables, repelentes y no logran alcanzar sus metas en la vida. Detrás de lo que aparentemente es una injusticia visible, esta la justicia invisible. Esto aún no lo ha comprendido la humanidad, porque han perdido la clave esencial que da la verdadera respuesta, que explica el por qué de tantas distinciones y diferenciaciones entre la humanidad: La Ley de la Pluralidad de Existencias o Reencarnación.
María Alejandra Delgado

14/
La creencia en la reencarnación implica el planteamiento de ciertos postulados. En primer lugar, hay que creer en la realidad del alma, considerarla como una entidad más o menos autónoma, que podría existir sin el cuerpo o fuera de él.
Por lo tanto, se trata de creer en su supervivencia después de la vida sobre la Tierra y tras la existencia corporal. También se trata de creer en un lugar donde el alma prosigue su evolución, donde se encuentra a la espera de una envoltura carnal.
La creencia en la existencia del alma es sin duda muy antigua. Coincide con la creencia en un más allá, que sobrentiende la idea de la supervivencia del alma después de la muerte del cuerpo, es decir de una parte que no muere del todo.
Una opinión de InterNet

15/
Cada vez que nos quejamos de nuestro destino en la Tierra y de la mala suerte, estamos quejándonos de nuestra propia elección, porque nosotros hemos elegido lo que tenemos y es lo que merecemos.
Stewart C. Easton

16/
¿Qué es la muerte?
Un cambio de dimensión en continuidad mejor, una renovación con interesante aprendizaje, una liberación del sufrimiento, de agobios y penalidades, un descanso moral y emocional que fortalece para, luego volver a reencarnar como bebés, con olvido total del pasado. No hay ninguna aniquilación ni final al morir, sino continuidad y un regreso para bien. La Tierra es una escuela, un aula del Cosmos de las muchísimas que hay.

Araceli Egea

17/
El secreto del mundo es que todas las cosas subsisten y no mueren; tan sólo se retiran y desaparecen de nuestra vida para regresar más tarde. Nada muere; los hombres fingen estar muertos y tienen que aguantar la parodia de sus funerales y afligidas necrológicas, y ahí están, de pie, mirando por la ventana, sanos y salvos, con un nuevo y extraño disfraz.
Ralph Waldo Emerson

18/
Aunque puede que no sea un rey en mi vida futura, mucho mejor para mí: Seguiré llevando una vida activa y además no sufriré tanta ingratitud.
Federico el Grande

19/
El descubrimiento de la Reencarnación me trajo la paz; me gustaría comunicar a los demás la tranquilidad que da el poder ver lo larga que es la vida. El genio es experiencia. Algunos piensan que es un don o que es talento, pero es el fruto de larga experiencia a lo largo de muchas vidas. Algunas almas son más viejas que otras y por eso saben más. En la doctrina de la reencarnación yo veo la esencia de nuestro conocimiento sobre la verdad. El trabajo recién adquiere sentido y se vuelve fructífero cuando somos capaces de aprovechar en nuestra propia existencia las experiencias de vidas anteriores.
Henry Ford

20/
Apercibiéndome de que existo en este mundo, estoy convencido de que, en una forma u otra, existiré siempre; y a pesar de todos los inconvenientes que conlleva la vida humana, no pondré reparos a una nueva edición de la mía, esperando, sin embargo, que los errores de la última puedan ser corregidos.
Benjamín Franklin

Al redactar su epitafio Franklin puso:

Prometo publicar otra vez mis obras en una edición más nueva y bonita, revisada y corregida por el autor

21/
Nuestra alma es enviada por los dioses a un cuerpo y luego a otro.
Georgius Gemistus

22/
Estoy seguro de que he estado aquí, tal como estoy ahora, mil veces antes, y espero regresar otras mil veces más. El alma de un hombre es como el agua. Viene del cielo, se eleva hacia el cielo y vuelve después a la tierra, en un eterno ciclo. Quien no ha experimentado de nacer y morir a la vida sin interrupción, siempre será un huésped sombrío sobre esta Tierra. Mientras no seas consciente de la ley infinita del morir y volver a ser, eres meramente un vago invitado en un mundo oscuro.
J. W. von Goethe

23/
Nace un individuo dentro de una familia que le imparte desde la cuna una buena educación moral y ambiente de elevados ideales, mientras otro abre los ojos a un mundo mezquino dónde se le enseña desde la infancia a mentir y robar. ¿Sería justo exigir lo mismo de ambos? ¿Es justo recompensar (eternamente) al uno por vivir honestamente cuando ha sido colocado en un ambiente tal que difícilmente podría dejar de hacerlo, o castigar al otro (eternamente) que se encuentra en condiciones tan adversas que apenas puede tener una vaga noción de lo que constituye la moralidad? ¿Podemos acaso conformarnos con que se nos diga con un devoto golpe de pecho, que "esto es la voluntad de Dios". Debe haber una clave y esta clave sólo la puede ofrecer la teoría de las existencias múltiples y la ley de consecuencias. Todos, hasta los seres más abyectos somos criaturas de Dios, hechuras del mismo barro destinadas a reflejar algún día los destellos de un mismo Sol.
Emilio Guzmán

24/
La doctrina de la transmigración o reencarnación del alma se encuentra en muchas tribus salvajes, y, por lo que nosotros conocemos sobre la materia, podemos conjeturar que en ciertas etapas de evolución social y mental la creencia en la Metempsicosis fue más común y se ejercitó con una influencia más profunda en la vida e instituciones del hombre primitivo, que en las evidencias que hoy podamos tener sobre esta doctrina.
Sir James George Frazer

25/
Nuestra vida futura será la que nosotros mismos hayamos hecho. La reencarnación o continuidad de la existencia no es una teoría, sino una sólida realidad. No es ésta la primera vez que estamos en el mundo; de ser así la muerte nos suprimiría para siempre. Aquello que empieza en el tiempo debe finalizar en el tiempo. Si un determinado acontecimiento no debiera producirse más que una sola vez en el tiempo y el espacio, todas las cosas posibles habrían sucedido ya hace mucho tiempo, porque es la eternidad lo que ha transcurrido detrás de nosotros.
H. Fielding Hall

26/
Las leyes de la Reencarnación y el Karma hacen posible el constante progreso de todas las criaturas vivientes. No sólo crece el hombre, sino que los árboles, piedras y estrellas crecen con él. Todos se manifiestan conjuntamente, toda la vida crece en el espacio y hacia el espacio.
Manly P. Hall

27/
Cada vida física desarrolla nuevas posibilidades latentes en el espíritu, y en los mundos astrales sufre también un proceso transformatorio que impide la repetición y que impulsa al espíritu individual en grados ascendentes.
Julio Hiriart

28/
Personalmente, yo solía creer en la reencarnación, pero eso era en una vida anterior.
Paul Krassner

29/
Afirmar la reencarnación, es explicar el mundo que vemos por otro mundo que no vemos, pero en el que los hechos de cada día nos demuestran la existencia y nos dan la certidumbre de su existencia.
Charles Lancelin

30/
Léeme, OH lector, si en mi encuentras deleite, porque raras veces regresaré de nuevo a este mundo.
Leonardo Da Vinci

31/
El hombre muere y renace hombre, puede revivir más de una vez en esta Tierra y haber dado una vuelta en la vida reiterada, lo que trae consigo castigos y recompensas temporales, y otra vuelta, que justifica esperanzas de recompensas eternas. El alma debe volver con frecuencia para adquirir nuevos conocimientos y capacidad; pero puede también llevar consigo tantas adquisiciones, que no convenga que vuelva al mundo. El hombre se olvida, en verdad, de haber estado antes en este mundo. Pero esto es saludable, porque el recuerdo de la vida anterior no había de traer más que desgraciados modos de obrar. Por lo demás, no ocurre al alma olvidar para siempre, puesto que le basta olvidar temporalmente.
Lessing

32/
Todos volvemos, esto es lo que realmente da sentido a la vida, y no debe crear el problema de la diferencia insignificante sobre si recordamos o no nuestra vida anterior en una nueva reencarnación. Lo que cuenta no es el individuo ni su bienestar, sino la aspiración hacia lo perfecto y lo puro que prevalece en cada reencarnación.
Gustav Mahler

33/
Pensé que todo mal tenia un fin, hasta que empecé a creer en la reencarnación.
Emilio Martini

34/
Creo que cuando alguien muere su alma regresa a la tierra. Con miembros más robustos y un cerebro más brillante la vieja alma emprende de nuevo su camino.
John Masefield

35/
Donde estamos los siglos son como segundos, y después de vivir mil vidas, nuestros ojos empiezan a abrirse.
Eugene O Neill

36/
Las almas, de Dios vinieron, y a Dios vuelven, describiendo una trayectoria elíptica muy lenta, y quizás a través de innumerables vidas.
Amado Nervo

37/
Mi doctrina es: Vive de tal modo que llegues a desear vivir otra vez, ése es tu deber, ¡porque revivirás de todas maneras!
Nietsche

38/
La reencarnación no está condenada por la iglesia y de ninguna manera su creencia entra en conflicto con ninguno de los dogmas católicos.
Arzobispo Passarelli (1820-1897)

39/
La doctrina de la metempsicosis o transmigración del alma de unos cuerpos a otros, constituye una prueba más de que los seres humanos necesitan una fe que les de esperanza y les inspire en lo más íntimo de su conciencia individual.
Bruce Pattison

40/
Probablemente no hay otro pensamiento que, por sí solo, pueda efectuar una revolución tan completa en el concepto que se forma el hombre de la vida como el de la Reencarnación. Porque en vez de ver reducida su existencia al promedio del breve lapso de unos setenta años vividos sobre la Tierra, y luego... cuando más, una incógnita..., se abre ante la vista humana una amplísima perspectiva de existencia consciente que se extiende desde las brumosas regiones de un remotísimo pasado hasta un distante y siempre más grandioso futuro, para perderse en el esplendor sin límites de la gloria que habrá de coronar el esfuerzo final y magnífico de muchísimas vidas.
Norman Pearson

41/
La reencarnación dará también una mayor significación al Evangelio, pues nos sirve de guía en el camino hacia el destino de todos nosotros, como lo es el de realizar algún día la imagen de perfección conforme a la cual fuimos creados.
Herbert B. Pueryear

42/
La reencarnación es un proceso cíclico de vida, muerte y renacimiento. Esta teoría presenta una renovación continua del individuo, ya que cada vez que el alma regresa al mundo físico, regresa con un motivo en particular. Durante ese proceso nuestra alma busca alcanzar la perfección, enmendando errores o llevando a cabo metas que no pudo realizar en otras vidas.
Yagel Rainbow Moon

43/
Al descartar la doctrina de la reencarnación sin la debida consideración y estudio, el cristiano tendrá invariablemente serias dificultades para explicar las obvias injusticias observadas entre los seis mil millones de habitantes del planeta, un mundo donde  el ciego de nacimiento camina entre personas con una vista inmejorable, donde la exagerada riqueza coexiste con la pobreza más abyecta, donde la belleza física va lado a lado con la fealdad e incluso la deformidad, donde la abundancia y variedad de comida en ciertos países contrasta con el hambre de otros, donde las espléndidas oportunidades de algunos  parecen negadas a otros, etc. Descartar la Reencarnación como una doctrina sin valor, nos pone en una posición difícil cuando se trata de explicar la aparente ausencia de Justicia Divina. Porque si en verdad la gente no ha vivido antes  y cada  alma es creada con el nacimiento del cuerpo, ¿cómo reconciliar las diferencias antes mencionadas  con la infinita justicia y poder atribuidos a Dios, para no mencionar su Amor? Claramente, a un Padre Celestial infinitamente sabio y amante, de infinito poder, como el que se nos presenta en el cristianismo, no se le puede responsabilizar por semejantes cosas. Más aún, si Dios es de hecho un ser que todo lo puede, resulta inconcebible que semejante ser rehúse corregir tales anomalías. No hace falta un estudio muy detallado de la doctrina de "una sola vida para ser vivida" para observar su total ausencia de lógica cuando se trata de la existencia humana. Porque un ser Infinitamente Perfecto no puede, por definición, crear seres imperfectos, sin embargo sabemos perfectamente que como habitantes de este mundo  estamos llenos de imperfecciones de todo tipo, imperfecciones que exhibimos desde el mismo momento en que nacemos.
Enrique Renard

44/
Yo creo que en esto es muy difícil de comprenderlo si no le sumamos lo que es la idea de la reencarnación y de la reencarnación que es compartida por más de tres cuartas partes de la población mundial y que también estaba implícita en el cristianismo y otras visiones. En el sentido de que la vida sería un eterno y largo proceso de aprendizaje. Pero no hacia la perfección, y menos aún en el entendimiento de que la perfección es una especie de negación del mal, sino hacia la plenitud en el sentido de unir las luces y las sombras.
Alejandro Spanjenberg

45/
Después de la muerte todos nuestros pensamientos y representaciones mentales aparecen como un grandioso panorama delante del alma. La vida entre la muerte y el nuevo nacimiento es tan rica y variada como la vida entre el nacimiento y la muerte.
Rudolf Steiner

46/
Tú eres lo que eres y lo que haces, como resultado de lo que fuiste e hiciste en una reencarnación anterior, lo cual a su vez fue el resultado inevitable de lo que fuiste e hiciste en encarnaciones aun anteriores.
Davis Taylor

47/
Qué interesante sería conocer la historia de las experiencias en esta vida de un hombre que se suicidó en su vida anterior; cómo tropieza ahora con las mismas exigencias que se le habían presentado anteriormente, hasta que llega a comprender que debe satisfacerlas. Los hechos de una vida previa encauzan la vida presente.
Tolstói

48/
Nuestra alma es inmortal. Si no fuese así, ¿por qué tendríamos el horror de la nada? No es más sorprendente haber nacido dos veces que una sola; en la naturaleza todo es resurrección.
Voltaire

49/
Sé  que soy inmortal. No hay duda de que muchas veces he muerto en el pasado. Me río de lo que llamáis extinción y conozco la amplitud del tiempo. Antes de que yo naciera de mi madre, generaciones me guiaron.
Walt Whittman

50/
Pues la Reencarnación afirma que los hombres nacen iguales y ésta afirmación me parece estar más de acuerdo con los hechos.
Alban Widgery

51/
Durante años la teoría de la reencarnación resultó una pesadilla para mí e hice todo lo posible por desecharla y hasta discutí con mis pacientes en trance diciendo que hablaban de tonterías. Pero pasaban los años y todos los sujetos me contaban la misma historia, aunque tuvieran creencias diferentes. Ahora, después de haber estudiado más de mil casos, debo admitir que existe algo llamado reencarnación.
Dr. Cannon

52/
La pluralidad de existencias es lo único que puede explicar la diversidad de los caracteres, la variedad de las aptitudes, la desproporción de las cualidades morales; en una palabra: todas las desigualdades que nos chocan a simple vista. La explicación del mal no es menos satisfactoria. El mal es sencillamente la medida de la inferioridad de los mundos y la condición necesaria para su perfeccionamiento. El mal es el gran aguijón de la actividad de los seres, necesario para que no se inmovilicen en su estado presente. Incluso en la humanidad avanzada, el dolor físico juega un papel importantísimo. El dolor impone el trabajo, e impide retrasarse o detenerse mucho tiempo en los placeres inferiores. Y en esta interpretación del Universo no hay sitio para el Infierno, ni para el Paraíso. “Castigos y recompensas” no vienen más que de nosotros mismos, y son la consecuencia natural, forzosa, de nuestras faltas y de nuestros esfuerzos. Soy reencarnacionista.
Y lo soy por tres razones:

1º Desde el punta de vista moral me parece plenamente satisfactoria.
2º Desde el punto de vista filosófico, absolutamente racional, y
3º Desde el punto de vista científico, verosímil y, mejor aún, probablemente verdadera.
Dr. Gustavo Geley

53/
La duración de la vida sobre la Tierra es un factor personal, y sucede lo mismo con la duración del tiempo que pasa antes de volver de nuevo a la Tierra, que es también un factor personal, dependiente de un gran número de circunstancias.
Dr. Gérad Encausse. (Papuse)

54/
La idea de la reencarnación explica de forma muy reconfortante la realidad, permitiendo con ello que el pensamiento hindú venza aquellas dificultades que dejan paralizados a los pensadores europeos. De joven fui un estúpido. Aprendí alemán, francés, latín, griego y hebreo, pero nada de inglés. En mi próxima encarnación el inglés será mi primer idioma.
Dr. Albert Schweitzer

55/
La teoría de la Reencarnación es en realidad la conocida teoría científica de la evolución, aplicada a un nivel psicológico y cósmico. Afirma sencillamente que cada alma se halla en el viaje de regreso a su Fuente u origen, que es Dios; que este viaje de perfeccionamiento no puede realizarse en una sola etapa o vida terrestre; y que las circunstancias de cada existencia o las etapas del viaje no dependen de la suerte, sino de leyes que operan en forma precisa y determinan progresivamente aquellas circunstancias. En todo caso reencarnación significa que hay una esencia inmortal o alma que vuelve a la Tierra muchas veces con el propósito de adquirir experiencia. El principio de la reencarnación, al abrir las etapas inmensamente profundas del subconsciente, puede darnos una explicación de las dificultades de la vida mucho más racional que cualquier otro sistema ideológico. Al recordarnos que somos esencialmente espíritus más bien que animales, y que nuestra finalidad no es simplemente sobrevivir sino alcanzar la perfección y la expansión de la conciencia. Puede ser que este triste mundo - tan bien llamado por Bernard Shaw "el asilo lunático del sistema solar" - se convierta al fin y al cabo en lo que debe ser: Un sitio luminoso lleno de seres humanos que no sólo han reconocido su pasado perverso y engañoso, sino que también han aprendido la manera de transformarlo y transmutarlo en objeto de luz y belleza.
Dra. Gina Cerminara

56/
Para la mayor parte de quienes hemos nacido y crecido al amparo de las tradiciones occidentales, la creencia en el karma y en las vidas pasadas resulta extraña, por no decir ingenua y extravagante. Pero resulta difícil ignorar el hecho de que los textos religiosos de las sociedades más avanzadas del planeta se hayan ocupado, a lo largo de los siglos, de las vidas anteriores, la reencarnación y el karma, y hayan descrito su impacto en nuestras vidas presentes. Desde su punto de vista, no venimos a esta vida como tabulas rasas ya que nuestra vida actual forma parte de un continuo que se remonta a vidas anteriores y que, probablemente, se extenderá también hacia otras vidas futuras. Por otra parte, los recuerdos de vidas pasadas de quienes han atravesado por estados no ordinarios de conciencia suelen estar entremezclados con experiencias de su nacimiento, infancia, niñez y adolescencia actual.
Somos muy conscientes de que el cristianismo y la ciencia ortodoxa niegan e incluso ridiculizan este tipo de creencias. Pero nuestra investigación en el dominio de lo transpersonal no deja de proporcionarnos abundante evidencia de que esta área de estudio es un verdadero tesoro, repleto de conocimientos sobre la naturaleza del psiquismo humano. Las pruebas a favor de la evidencia de este tipo de factores son tan decisivas que sólo podemos concluir que quienes se niegan a considerarlas están insuficientemente informados o tienen una mentalidad excesivamente estrecha.
Dr. Stanislav Grof
   
57/
La reencarnación no es nueva pues se viene hablando desde hace muchos siglos atrás. En el Judaísmo y desde muchos siglos a. C. era aceptada la reencarnación o Gingul y se decía que una alma puede encarnarse varias veces en distintos cuerpos, concepto que aún continúa. Para varios autores, los datos volcados por los pacientes, deben ser evaluados y pasados por el tamiz.
La reencarnación tampoco es novedad en el Nuevo Testamento pues a partir del Siglo IV se le borraron comentarios y muchos de ellos fueron a parar a la hoguera.
La primera experiencia de regresión a vidas pasadas en nuestro país fue en el año 1972 en nuestra Sociedad Argentina de Sofrología y Medicina Psicosomática (SASMEP) en donde se  presenta a una paciente (GB) de 42 años de sexo femenino y de origen español de mediano nivel socioeconómico.
Este acontecimiento ocurrió hace más de 30 años, y en su momento nos impactó tanto, que las opiniones se dividieron en dos bandos: Simuladora o Sicótica, pero hoy sabemos que no era nada de ello.
Vemos que en los últimos 30 años, la Regresión a Vidas Pasadas pasó de ser algo inentendible, a un hecho que hoy aceptamos como posible y lo mejor aún que nos permite utilizarlo como elemento terapéutico.
Dr. Mauricio Gerchunoff

58/
En el judaísmo existe, desde hace miles de años, una creencia fundamental en la reencarnación o gilgul. Esta creencia fue piedra fundamental de la fe judía aproximadamente hasta 1800 o 1850, época en que las comunidades judías de la Europa Oriental se transformaron ante la necesidad de "modernizarse" y de ser aceptadas por el orden Occidental, más científico. En las comunidades judías ortodoxa y jasídica, la fe en la reencarnación continúa incólume hasta hoy. La Cábala, literatura judía mística que data de milenios atrás, está llena de referencias a la reencarnación.
Dr. Brian Weiss

59/
Si convenimos en que hemos vivido muchas otras vidas para alcanzar nuestro presente estado de existencia, el pasado tal como lo entendemos está ya terminado y sólo puede volver a conocerse cuando se recoge la cosecha de lo que se sembró o hizo. Esta Ley se denomina Karma, o ley de causa y efecto. De todos modos, el pasado quedó atrás. La comprensión y tolerancia de la resaca física del Karma nos ayuda a ser pacientes con nosotros mismos en la búsqueda de la salud y de una conciencia reavivada. Siempre hay un punto donde el Karma cesa y queda saldado. Siempre hay un punto en que el Karma finaliza, y parece que este es el punto en que se produce la comprensión espiritual, en que la lección es aprendida y el perdón es aceptado por la persona que experimenta el Karma, es un autoperdón.
Dr. William A. McGarey

60/
Me gustaría que todos participaran de mi creencia en la reencarnación. Pienso que eso los volvería muy felices, mucho menos asustados y mucho más sanos. Es aún bastante desusado para un psiquiatra adoptar esa creencia y tomarla como base de su terapia.
Dr. Denis Kelsey

61/
No estamos obligados a creer que todo caso que hace pensar en la reencarnación tenga que explicarse como un ejemplo de ella. Lo que nos planteamos es si hay algunos casos (o por lo menos un caso) en el que no haya ninguna explicación que parezca mejor que la reencarnación para justificar todos sus datos. Y en numerosos casos no encuentro una explicación más ajustada que la de la existencia de la reencarnación.
Dr. Ian Stevenson

62/
Si pudiésemos recordar que en vidas pasadas tal vez fuimos bárbaros, violamos o asesinamos, entenderemos que lo que hoy somos representa una evolución. Pero también, como en la escuela, la lección no aprendida es año repetido.
Dr. Federico Zambrano

63/
Arzobispo Puacher Passarelli de la orden de los Capuchinos, predicador apostólico adjunto al Santo Sínodo (Vaticano) es partidario de la tesis de la reencarnación, escribiendo al senador Taurredi, su compañero de creencias, las siguientes palabras:
"Si fuese posible popularizar la idea de la pluralidad de las existencias en este mundo, sería un medio de realizar la voluntad divina de permitir al hombre expiar sus pecados, purificarse y esforzarse en ser digno de Dios y de la vida inmortal.
Esto sería un gran paso que resolvería intrincados y dolorosos problemas que angustian al alma humana.
Pienso cada día más en esta verdad, que será pródiga en beneficios para la religión y para la sociedad."  



///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Amigas, Amigos:

Tal parece llegué a esta encarnación, por fortuna sin inquisición, con algunos genes reencarnacionistas que desde niño, no recuerdo si por escuchar o leer lo básico de la mágica palabra REENCARNACIÓN, activaron mi mente con esa lógica idea "tan natural" que pocos entendían y, cuando di forma a mi primer libro de 1981 esa Sagrada Ley ligada a la de Polaridad, Evolución y Karma, cobró aun más fuerza mi convicción y señalo
en ese entonces ya lejano:

En estas páginas se pretende dar La Respuesta para evitar la incapacidad de tratar los graves problemas y no ser sobrepasados por los acontecimientos en este acelerado mundo. El relato refleja el fruto de una búsqueda de la Verdad, en la que quien quiera ver, verá La Respuesta. Se sigue en el desarrollo de la narración, sin ambición literaria, la línea de varias de las Sagradas Leyes que nos rigen, como lo son entre otras las de la Polaridad, Evolución, Karma y Reencarnación. De acuerdo con la Ley de Polaridad, dos opuestos no son tales, sino que extremos de una misma cosa; así tenemos como ejemplo nuestro relato en el que la fantasía está en un extremo y la realidad en el otro. Pero, ¿quién podrá decir con certeza dónde comenzó la realidad y dónde terminó la fantasía? Según la Ley de Evolución, todo evoluciona en el Universo, nada permanece estático, todo marcha hacia un arquetipo ideal, cuanto nos rodea tuvo un principio, fue creado, por lo tanto tendrá un fin; el hombre no fue creado en su esencia o realidad, es una emanación en Espíritu desde DIOS, y hacia DIOS, su arquetipo, retorna mediante la evolución. La ley de Karma enseña que todo hecho tiene su causa, toda causa genera un hecho con una reacción correspondiente. Lo que hoy somos se lo debemos a las acciones pasadas, lo que hoy realizamos condiciona nuestro futuro: Así es que lo que un hombre sembrare, eso recogerá. Gálatas 6:8. El propósito de la Ley de Karma se entiende mejor al conocer y aceptar la Ley de Reencarnación que de acuerdo a ella el hombre emanó de DIOS como un espíritu para descender a los planos de la creación y poder desarrollar mediante la evolución, vida tras vida, todas sus potencialidades latentes; cada vida es una nueva experiencia para el alma, todo lo positivo logrado en una encarnación permite al alma crecer y desarrollarse; quien ignora o no acepta las Sagradas Leyes, no puede comprender el fascinante misterio de la vida y la razón de ser en esta vida.
La reencarnación finaliza su ciclo cuando terminan los humanos deseos.
Libera por tanto al alma encadenada el dejar de desear. Liberarse pone fin a la Reencarnación en la Tierra o plano de la materia.
La Ley de Reencarnación no es aceptada por el cristianismo. Las experiencias de millones de muertos clínicos retornados desde el Más Allá luego de estar varios minutos clínicamente muertos y "resucitados" gracias a la tecnología de la medicina moderna, junto con los testimonios de miles de regresiones hipnóticas a la vida anterior han dado que pensar a los escépticos al comprobar estadísticamente  que los relatos son similares sin importar sexo, edad, raza o religión, y que esos relatos concuerdan con los de la milenaria enseñanza. Jesús en sus parábolas no habló en forma clara sobre la reencarnación y tampoco la negó, pudiendo hacerlo: Díjole Jesús a Nicodemo: Pues en verdad, en verdad os digo, que quien no naciere de nuevo, no puede ver el reino de DIOS o tener parte en él. Juan 3: 3. Por tanto no te extrañe que te haya dicho: Os es preciso nacer otra vez. Si os he hablado de cosas de la tierra y no me creéis, ¿Cómo me creeréis si os hablo de cosas del Cielo? Juan 3: 7, 12
Sobre la experiencia de los millones de muertos clínicos retornados, un resumen de la misma es:
Al ser una persona declarada clínicamente muerta, recobra la conciencia en un etéreo vehículo o cuerpo, aprecia nítidamente la escena del lugar donde murió, no siente apego hacia el cuerpo físico que contempla desde afuera. Con curiosidad mira como tratan de revivirlo, desaparecen las sensaciones de tacto, gusto y olfato, se mantiene la sensación visual y auditiva, la visión es más aguda y penetrante, pasa a través de los objetos, se escucha con mayor nitidez y se leen los pensamientos de las personas cercanas al lugar de la muerte, no hay dolor ni sensaciones desagradables, el tiempo y el espacio no existen como dimensión terrestre, si se desea estar en algún determinado lugar, no importa la distancia, allí se traslada uno rápidamente, no hay barreras físicas que lo detengan, desaparece el contacto con las personas vivas. Este es un período variable, le sigue un ruido más o menos intenso y confuso, da paso a un túnel en espiral que conduce a un grato lugar luminoso, algunos se encuentran con seres queridos fallecidos que dan la bienvenida y los animan a seguir adelante. Surge "La Presencia Luminosa" de intensa luz que no daña la visión ni molesta al mirarla, no hay palabras para describir a este Ser Superior que irradia tanto Amor, Paz, Sabiduría, Comprensión y Perdón. A nadie se le preguntó por sus creencias, el Ser pregunta si se está preparado para morir, si se lo está cruzará un límite que separa definitivamente de la vida terrenal, pese a reconocer espontáneamente que no estaban preparados, la gran mayoría no desea retornar a la encarnación. El Ser Luminoso les dice que deben evolucionar, adquirir más conocimiento trascendente, y ser útiles a los demás. En ese momento ocurre "el milagro clínico", la persona declarada muerta revive y pese a los minutos transcurridos lo hace sin daño cerebral y en forma inexplicable. Después de la experiencia todos han cambiado su vida, ahora tienen la certeza de un luminoso más allá, continuidad del más acá, han contactado con un Ser Superior comprensivo que los sabe perdonar en sus humanas debilidades, tienen la certeza de una misión en la vida terrenal y tratan de actuar de acuerdo a esa misión que el Ser les recordó. Desean explicar a sus seres queridos y amigos la Verdad del luminoso más allá, no son escuchados ni comprendidos, con pena deben guardarse para ellos este conocimiento.
Aun cuando la palabra "reencarnación" no aparece como tal en la Biblia, esa palabra no existe en hebreo arcaico y el término usado en arameo ha sido traducido como "resurrección", el concepto sí se encuentra en los textos del Antiguo Testamento, y mucho más claramente en los del Nuevo Testamento:  Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan. Y si queréis recibirlo, él es aquel Elías que había de venir. Mateo 11:13, 14. Entonces sus discípulos le preguntaron, diciendo: ¿Por qué, pues, dicen los escribas que es necesario que Elías venga primero? Respondiendo Jesús les dijo: A la verdad, Elías viene primero, y restaurará todas las cosas. Mas os digo que Elías ya vino, y no le conocieron, sino que hicieron con él todo lo que quisieron; así también el Hijo del Hombre padecerá de ellos.  Entonces los discípulos entendieron que les había hablado de Juan el Bautista. Mateo 17:10, 13. ¿Quién dicen los hombres que soy yo? Ellos respondieron: Unos, Juan el Bautista, otros, Elías; y otros, alguno de los profetas. Marcos 8: 27 Al pasar Jesús vio a un hombre ciego de nacimiento. Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres para que haya nacido ciego? Juan 9:1, 2.
Los primeros conductores o padres de la Iglesia, como Justino Mártir, San Clemente de Alejandría, Orígenes, Tertuliano y otros se refirieron a la Reencarnación, un conocimiento no destinado a la masa humana de la época. Orígenes ( 185 - 254 ) el más destacado teólogo enfatizó entre otras enseñanzas la de la Reencarnación. Decía: DIOS puso en el mundo vasos de oro, plata, madera y barro, para que las almas los ocuparan de acuerdo al mérito de sus propias acciones en vidas pasadas. Si DIOS endurece un corazón es para que se experimente los efectos del mal y se pueda aprovechar la amarga experiencia en la próxima encarnación. Partimos usando cuerpos con mentes equivalentes; primero cual vasos de barro, luego de madera, plata y al fin de oro. San Clemente de Alejandría ( 150 - 217 ) Doctor de la Iglesia opinaba: Los misterios de la Fe no son para ser divulgados a todos. Es necesario ocultar en un misterio la Sabiduría hablada. Como cosa curiosa para pensar, no fue la palabra de un Papa la que declaró herético el pensamiento de Orígenes y quienes por siglos lo habían seguido dentro de la Iglesia, fue la palabra de un laico la encargada de hacerlo en el Concilio del año 553, presidido por el emperador de oriente Justiniano I, quien no aceptaba la Reencarnación. No participó el Papa Virgilio que apoyaba el pensamiento de Orígenes. San Gregorio de Niza muerto en el año 395 consideró a Orígenes el príncipe de la erudición cristiana del siglo tercero.
No porque algo no esté literalmente escrito en los Evangelios, significa que Jesús lo negó o no lo enseñó, significa que aún no ha sido entendido el velado mensaje que tras parábolas quedó. Las parábolas son para los de afuera, no lo olvidemos... Juan finaliza su Evangelio diciendo: Otras muchas cosas hay también que hizo Jesús; que si se escribiesen una por una, me parece que ni aun en el mundo cabrían los libros, que se habrían de escribir. Fueron sobre 250 esos libros que quedaron en lo externo y de ellos sólo 4 se incorporaron como Evangelios oficiales en el siglo III. Me pregunto no ya por los Evangelios Apócrifos u ocultos, sino que por esa Enseñanza que si se hubiera escrito no cabrían sus libros en el mundo. Entonces, mal podemos por dogma, negar algo si ignoramos cómo lo Enseñó Jesús más allá de las parábolas.
Es conveniente destacar que los tres papas que siguieron al concilio del año 553 en Constantinopla, no lo recocieron y rechazaron sus acuerdos. Allí se aceptó que el alma es creada al mismo tiempo que el ser humano, para unos a los 40 días de la concepción, para otros al momento de nacer. En muchos cristianos surge la natural pregunta: ¿Por qué algunas almas son virtuosas, otras viciosas y unas con un equilibrio entre ambos extremos? ¿Por qué algunas almas nacen en cuna de oro y llevan vidas regaladas pudiendo tener acceso al conocimiento, otras nacen en la miseria, el analfabetismo y sin siquiera atisbar algo del conocimiento y otras lo hacen en una escala intermedia? ¿Por qué algunas almas nacen con cerebros poco desarrollados y viven como idiotas, otras lo hacen con desarrollados cerebros y unas en una escala intermedia? ¿Por qué algunas almas nacen en cuerpos hermosos y atléticos, otras deformes y minusválidos y algunas en una escala intermedia? No se acepta ya la respuesta: "Es un misterio de la Voluntad de Dios": ¿Cómo se puede atribuir justicia absoluta a esta Divinidad Creadora? Es una hipótesis que no midió el Concilio dirigido por el laico emperador, entra en pugna con la razón al chocar abiertamente con la noción de justicia. Es blasfemia, nos dicen, hablar de reencarnación. Jesús no la negó pudiendo haberlo hecho y entre líneas la esbozó. Más bien es una blasfemia cristiana seguir a un emperador en su capricho y pensar que Dios es injusto y antojadizo. La Sagrada Enseñanza enfatiza que es claro que la reencarnación está ajustada a las leyes de karma y de evolución. Lo que para unos es pura mala suerte en la que Dios juega a los dados con las almas, para otros es un natural ciclo, en el que todas las almas son formadas por el espíritu individual respectivo en igualdad de condiciones, ciclo que permite a un alma vida a vida manifestar de manera gradual sus atributos, la que en cada encarnación crece, evoluciona y puede desarrollar más atributos en la siguiente encarnación. Cada alma nace voluntariamente, y lo hace de acuerdo a su evolución y los ajustes que en la presente vida debe realizar. Esta Ley de reencarnación muestra la Justicia de DIOS y da una respuesta satisfactoria a tanta inquietud fruto de las desigualdades entre los seres humanos.
Deja Jesús el camino marcado en el Sermón de la Montaña. Mateo 5. 6. 7. ¿Quién puede en una vida, en esta vida, realizar las metas que señala el Sermón?  ¿Qué alumno de primero básico puede en un año lograr el título universitario? Al igual que ese alumno básico tiene que crecer año a año pasando de un curso a otro, nuestra alma crece vida a vida pasando de un cuerpo a otro cada vez más evolucionado. El cristiano que rechaza por dogma impuesto por un emperador de oriente en el año 553 la Reencarnación, debe suponer que el Reino de los Cielos no es para ninguno o, quizás algunos que logren realizar en sus vidas las pautas del Sermón de la Montaña. No envidio para nada el concepto de Dios que ellos tienen, pues dudo haya uno que sea capaz de realizar ese códice de conducta destinado al hombre liberado en su despertar mental, en realidad al superhombre del futuro. Reveló Jesús la Unidad con DIOS en la Luz y el Amor. Dijo que el Reino de los Cielos está en lo interno de cada uno de nosotros. Él no excluyó por dogma o por sangre a ninguno. Dioses sois nos señaló.

La Ciencia, tan critica y alejada de estos temas porque no caen dentro del campo del estudio del limitado método científico fue la que más me ayudó para exponer con mejores argumentos las Sagradas Leyes de Karma, Evolución y Reencarnación gracias a los relatos y estudios de millones de ECM o experiencias cercanas a la muerte en las que un 5% que estuvo en contacto con el Ser de Luz que nos recibe, retornó a la vida con el Mensaje de la realidad de un Más Allá, la convicción en la Reencarnación y la tranquilidad de vivir siendo mejores personas al saber el por qué volvieron a cumplir lo que les faltaba y que Allá no hay castigo ni infierno, solo hay AMOR y comprensión por nuestras debilidades humanas que para el alma no son dado que su plano vibratorio está por sobre lo denso humano, pero sí lo positivo nuestro, por mínimo que sea la ayuda a crecer. Es más, ninguno de los retornados quería volver acá... Además los miles de coincidentes testimonios de serias hipnosis regresivas que pasaron y relataron hechos de la vida o encarnación anterior y del período entrevidas. Las experiencias de millones de muertos clínicos que, de manera misteriosa regresaron o revivieron y las de miles de personas quienes en hipnosis se fueron a la etapa anterior a nacer han sido estudiados por serios estudios con el serio método científico estadístico y sus concordancias por sobre credos, razas, nacionalidades, condición social y edad los rotulan como válidos: inexplicables para los más pero reales e indesmentibles aún para escépticos estudiosos.

En cuanto a la Reencarnación unos actúan por dogma y votan en contra, otros lo sienten real por convicción interior y votan a favor. Llama la atención que varios médicos que ahora aceptan la Reencarnación fueron activados en su creencia por los abundantes relatos de muertos clínicos retornados desde la frontera con el Más Allá, o el resultado de sesiones de hipnosis regresiva con la aplicación, para su análisis, del estadístico método científico que valida la concordancia de casos para relatos similares en un universo de millones de testimonios, presentando similitud en la experiencia más allá de edad, credos, razas o condición social... 

Gracias a los emperadores Constantino en el 300 y Justiniano en el 500 quienes temían que la creencia en el pueblo de otras posibilidades de vida podría debilitar el poder del imperio, actuaron como ya vimos lo hicieron. Pues bien, gracias a ese engaño y adulteración de parte de lo que quedó recopilado en el Nuevo Testamento si uno acepta la REENCARNACIÓN es por convicción y no por dogma, es porque así uno, a la edad que sea, siente que es real y, aceptada como realidad desaparece el sentimiento de culpa y temor al castigo de una única posibilidad de vida de quienes creen por dogma y emerge la real dimensión del AMOR de Dios expresada por medio del Padre, su intermediario ante nosotros.

Vivimos tiempos duros, corresponden a un parto planetario que nos hará renacer y cual crisálida que somos desplegar las alas como mariposa, emprendiendo vuelo hacia más allá de las estrellas- siendo los mismos pero con una conciencia ascendida, iluminada y transformada por la Gracia del Enviado que cumple su promesa que volvería para llevarnos a la Casa del Padre. A esa transformación algunos la llaman rescate y, como lo señalan los retornados muertos clínicos es para TODOS por igual pues para el Padre no hay hijos escogidos ni de segunda solo hay AMOR para con todos por igual...

Si tanto nombras al infierno, debes entender que ahora vives en él y con tu Mejor Pensar lo puedes transformar en un Cielo, y eso solo de ti depende. Si tanto nombras al demonio, debes aceptar que ha engordado tanto porque considerados santones tienen, al igual que los demás, una media diaria de pensar con un 70% de basura mental, Piensa Mejor y tu demonio cada día será más inofensivo. No olvides que por algo Jesús señaló que SOMOS LA LUZ DEL MUNDO y dioses somos. Es hora que actives el centro de tu mente y te rodees de Tu Luz cual radiante escudo protector o Armadura defensiva para estos tiempos. Emitas TU LUZ para ser mejor persona y proyectar su potencia en beneficio de los demás. Critica menos y actúa más sin mirar pajas en ojos ajenos. No eres ni superior ni inferior a otros: Para el Padre somos iguales y estás capacitado para proyectar la potencia de la Luz del Centro de tu mente, en tu beneficio para ser mejor persona y en beneficio de otros que logren recibirla.

Créelo la Reencarnación es una Sagrada Ley de Justicia Divina... fundamentada en el AMOR, perdida palabra cuyo significado debemos reencontrar.



Si no nos queremos, al menos ayudémoslos a ellos que tanto amor nos dan.




Dr. Iván Seperiza Pasquali
Quilpué, Chile
Marzo de 2014
http://www.isp2002.co.cl/
isp2002@vtr.net